Issuu on Google+

ANOMALIAS PERCEPTIVAS DEL COLOR 1. 2. 3. 4.

Anomalías perceptivas, definición. Tipos de anomalía perceptiva. Como el ojo detecta y clasifica los colores. Teorías y algunos casos.


1.ANOMALIAS PERCEPTIVAS: Se denomina anomalía perceptiva a toda imagen o suceso que viene a romper un estado de normalidad o control perceptivo. Una anomalía perceptiva, por ejemplo, puede adquirir la forma de pasos escuchados en mitad de la noche, cuando creemos que estamos solos en casa. Un hecho de este tipo, como se apreciará por el ejemplo, puede alterar el estado de nuestro organismo en fracciones de segundo. En este sentido, la anomalía perceptiva es una dosis enorme de información significativa que llega a nosotros en un breve lapso de tiempo o en muy poco espacio. Y en ese momento pasa a ocupar el primer plano jerárquico en el orden visual, auditivo o emocional. En cualquier plano donde la anomalía esté sucediendo. La anomalía perceptiva tiene lugar, también, de manera menos escandalosa: cuando vemos algo que va contra una costumbre o contra un estilo. Entonces se genera un estado de perplejidad o de atención, que también ocupa un lugar alto en el plano jerárquico. Existen dos leyes que se relacionan con la anomalía perceptiva tal y como es vivida social y culturalmente.  La ley del factor incremental de lo nuevo La ley del factor incremental de lo nuevo enuncia que toda novedad, por el hecho de serlo, toma para sí un incremento de interés, sea éste positivo (se acepta la novedad) o negativo (se rechaza). Este factor incremental, evidentemente, influye sobre la jerarquía de lo que vemos.


 ley de efectos decrecientes

La ley de efectos decrecientes enuncia que todo estado repetitivo tiende a generar falta de estimulación a medida que se repite en el tiempo o en el espacio. De esta manera, un estímulo "viejo" y reiterado, por el hecho de serlo, puede experimentar apreciables variaciones jerárquicas en nuestra percepción. -TIPOS DE ANOMALÍA PERCEPTIVA: Existen numerosos tipos de anomalías, aunque pueden resumirse en tres grandes bloques:   

Anomalías semánticas Anomalías formales Anomalías cromáticas

Las primeras atañen a variaciones o cambios en el significado de lo que vemos. En la imagen tenemos un ejemplo pedagógico, que también incluye aspectos formales y cromáticos.

Como el significado es uno de los atributos más poderosos de las imágenes, una anomalía en algo que le afecte, puede alterar el aspecto jerárquico de la percepción de manera imprevisible.


El segundo tipo de anomalía, la de carácter formal, se refiere a variaciones imprevistas experimentadas en la forma.

En la imagen, el cuadrado establece una ley de formación, dentro de la cual el círculo es una entidad anómala, que por ello mismo reclama una mayor dosis de atención. El tercer tipo de anomalía se refiere a cambios que afectan al color.

Como se aprecia, todas ellas generan notables efectos de jerarquía en el diseño, por lo que su uso es muy recomendable, por ejemplo, para guiar la lectura del espectador, estructurando y secuenciando la información que recibe.


2.Anomalías en la percepción cromática. Para un observador normal, también denominada tricrómata, un color se puede definir mediante una mezcla aditiva de tres cantidades de primarios. Los observadores con visión defectiva o anómala del color no son capaces de distinguir colores, que son fácilmente diferenciables por un observador normal. Estas anomalías se clasifican en diferentes tipos. El examen se realizará de forma binocular, pero si se sospecha la existencia de una anomalía de tipo adquirido se llevará a cabo monocularmente.  Test de Farnsworth (100-HUE). Permite detectar todo tipo de anomalías en la percepción del color (incluidas las de tipo tritán), mediante un método de ordenación. Consta de 85 cápsulas, numeradas por detrás, con diferente tono pero igual luminancia y saturación. Las cápsulas están divididas en 4 grupos. Hay que utilizarlo sobre fondo negro, evitando deslumbramientos e iluminado con una fuente tipo C. El sujeto ha de ordenar las cápsulas de cada estuche en 2 minutos. Según los números de las cápsulas se realizan los cálculos para dibujar la gráfica correspondiente en una hoja de control. Comparando la gráfica obtenida con las gráficas patrón se determina si existe alguna anomalía.


 Test de Ishihara. Permite detectar deficiencias rojo verde (protán y deután) mediante el método de confusión. Está constituido por 38 láminas coloreadas, divididas en dos grupos: 25 con números que son las que se usan habitualmente y 23 pensadas para niños o analfabetos formadas por trazos sinuosos que han de seguirse. Hay que utilizarlo con luz natural a una distancia de observación de 75 cm. El sujeto ha de identificar rápidamente el número o la trayectoria. Dependiendo de las respuestas, y mediante unas tablas, se determina si existe alguna anomalía y el tipo.


 Anomaloscopio de Inopsa. Permite determinar con precisión las deficiencias rojo-verde mediante la igualación de un campo patrón amarillo con una mezcla aditiva de un rojo y un verde. Hay que verificar el cero del aparato. El sujeto va igualando los dos campos semicirculares mediante dos botones. Conviene realizar un mínimo de 2 lecturas completas (cada una en ambos sentidos). Los resultados obtenidos permiten clasificar a los anómalos mediante una tabla.


3.Como el ojo puede detectar y clasificar los colores que le llegan. ¿cómo puede el ojo humano distinguir los colores?. La respuesta a esta cuestión se encuentra en el ojo humano, básicamente una esfera de 2 cm de diámetro que recoge la luz y la enfoca en su superficie posterior. En el fondo del ojo existen millones de células especializadas en detectar las longitudes de onda procedentes de nuestro entorno. Estas maravillosas células, principalmente los conos y los bastoncillos, recogen las diferentes partes del espectro de luz solar y las transforman en impulsos eléctricos, que son enviados luego al cerebro a través de los nervios ópticos, siendo éste el encargado de crear la sensación del color.

Los conos se concentran en una región cerca del centro de la retina llamada fóvea. Su distribución sigue un ángulo de alrededor de 2° contados desde la fóvea. La cantidad de conos es de 6 millones y algunos de ellos tienen una terminación nerviosa que va al cerebro. Los conos son los responsables de la visión del color y se cree que hay tres tipos de conos, sensibles a los colores rojo, verde y azul, respectivamente.


Dada su forma de conexión a las terminaciones nerviosas que se dirigen al cerebro, son los responsables de la definición espacial. También son poco sensibles a la intensidad de la luz y proporcionan visión fotópica (visión a altos niveles). Los bastones se concentran en zonas alejadas de la fóvea y son los responsables de la visión escotópica (visión a bajos niveles). Los bastones comparten las terminaciones nerviosas que se dirigen al cerebro, siendo por tanto su aportación a la definición espacial poco importante. La cantidad de bastones se sitúa alrededor de 100 millones y no son sensibles al color. Los bastones son mucho más sensibles que los conos a la intensidad luminosa, por lo que aportan a la visión del color aspectos como el brillo y el tono, y son los responsables de la visión nocturna.

Existen grupos de conos especializados en detectar y procesar un color determinado, siendo diferente el total de ellos dedicados a un color y a otro. Por ejemplo, existen


más células especializadas en trabajar con las longitudes de onda correspondientes al rojo que a ningún otro color, por lo que cuando el entorno en que nos encontramos nos envía demasiado rojo se produce una saturación de información en el cerebro de este color, originando una sensación de irritación en las personas. Cuando el sistema de conos y bastoncillos de una persona no es el correcto se pueden producir una serie de irregularidades en la apreciación del color, al igual que cuando las partes del cerebro encargadas de procesar estos datos están dañadas. Esta es la explicación de fenómenos como la DALTONISMO. Una persona daltónica no aprecia las gamas de colores en su justa medida, confundiendo los rojos con los verdes. Tradicionalmente se les llama daltónicos a todos los que padecen de problemas con los colores por haber sido John Dalton, el primero en descubrir en sí mismo y su hermano, ceguera a los colores. Hoy en día, daltónicos son las personas que confunden el rojo y el verde, pero en realidad los hermanos Dalton eran tritanopes, es decir no percibían bien el azul29.


Debido a que el proceso de identificación de colores depende del cerebro y del sistema ocular de cada persona en concreto, podemos medir con toda exactitud la longitud de onda de un color determinado, pero el concepto del color producido por ella es totalmente subjetivo, dependiendo de la persona en sí. Dos personas diferentes pueden interpretar un color dado de forma diferente, y puede haber tantas interpretaciones de un color como personas hay. En realidad el mecanismo de mezcla y producción de colores producido por la reflexión de la luz sobre un cuerpo es diferente al de la obtención de colores por mezcla directa de rayos de luz, como ocurre con el del monitor de un ordenador.


5.TEORÍAS:

La teoría del color es un grupo de reglas básicas en la mezcla de colores para conseguir el efecto deseado combinando colores de luz o pigmento. La luz blanca se puede producir combinando el rojo, el verde y el azul, mientras que combinando pigmentos cian, magenta y amarillo se produce el color neutro. Existen muchas teorías acerca de los mecanismos de la visión de colores. La más antigua fue esbozada por Göethe quien sostenía que el color se derivaba del contraste entre el blanco y el negro.


Hering propuso la existencia de tres pares de colores primarios.

Finalmente Young Von Helmohltz difundieron la teoría tricromática, que es la más aceptada en la actualidad, según la cual la retina humana está provista de tres tipos de conos, cada uno con pigmentos diferentes sensibles a los tres colores primarios o fundamentales28. La población sin alteración de la visión cromática es definida como tricrómata o normal, los que no pueden percibir uno de los tres colores serán dicrómatas. Genéricamente se denomina discromatopsia a cualquier alteración de la visión del color y acromatopsia a la ceguera total a los colores. Los ciegos al rojo serán protanopes y al verde deuteranopes.


Algunos autores creen que la percepción de los colores se va perdiendo con la edad y se dice que puede ser debida a la disminución de los fotoreceptores. Otros estudios recientes muestran que restando las posibles opacidades de los medios y otras causas médicas, las personas por encima de los 80 años ven los mismos colores que los jóvenes, e incluso se ha encontrado una mayor sensibilidad en la periferia retiniana para la percepción de algunos colores. Con la introducción de la cibernética en la medición de los colores, es probable que se establezcan en forma más clara estos parámetros. Las anomalías existentes en la percepción de los colores son muchísimo más frecuentes en los hombres: se encuentra en un 8% de ellos, mientras que en mujeres sólo en un 0.4%. No se ha podido dar una explicación científica satisfactoria a esta desproporción. La presencia de tritanopia en personas con cataratas puede ser estudiada retrospectivamente en la historia del arte del siglo pasado, en aquellos artistas en los que se pudo constatar este tipo de alteración ocular; el caso específico, lo representan muchos de los pintores longevos del impresionismo que desarrollaron cataratas, comenzaron a manifestar cambios en el colorido de sus pinturas. Uno de los ejemplos más clásicos fue Claude Monet. Pero también tuvieron problemas similares Mary Cassatt, Joseph Turner, George Roualt. En la historia del arte se ha descrito repetidamente, cómo ciertas alteraciones sistémicas influyeron en los cambios de estilo de algunos pintores famosos. El pintor colombiano, Fernando Dávila solucionó su daltonismo, colocando un filtro rojo especial en un ojo, para darle a sus pinturas el color adecuado.


El uso de filtros de longitud de onda amplia mejora mucho la percepci贸n de colores en las personas con trastornos discromat贸psicos.



anomalias perceptivas del color