Issuu on Google+

LA EDUCACIÓN A DISTANCIA: Principios de la educación a distancia desde una perspectiva constructivista

En el marco de la Maestría en Procesos Educativos mediados por Tecnologías –Cohorte 2009Universidad Nacional de Córdoba Módulo: “Educación a Distancia” Tutora Académica: Gabriela Siñanes Maestranda: Marcela Belén Nicolau

En la Sociedad del Conocimiento y de la Información, las herramientas provenientes de las TICs marcan un nuevo escenario para la sociedad y por ende, para el sistema educativo. El Proceso de Enseñanza-Aprendizaje sufre rupturas pero conserva continuidades, como se viene mostrando en el presente trabajo. Y como bien señala Elena Barberá “.... provocan la evolución de una modalidad educativa tradicional, la educación a distancia, a una nueva modalidad educativa que no deja de crecer, la educación a distancia tecnológica” (Barberá, 2005)

En el SXXI, ¿de qué hablamos cuando hablamos de Educación a Distancia –EaD- desde una perspectiva constructivista? Como docentes sabemos que la Enseñanza debe plantearse como un conjunto de acciones dirigidas a favorecer el proceso constructivo. La adquisición del conocimiento por parte del alumno debe basarse en la comprensión, es decir, en el establecimiento de relaciones significativas entre la información nueva y la que ya posee -Aprendizaje Significativo-. Así, debemos pretender que se comprendan los contenidos, que se puedan utilizar y aplicar con eficacia en diferentes situaciones. ¿En nuevos escenarios del SXXI, la relación docente-alumno para la construcción de significados, cómo se presenta con modalidad a distancia? El aprender y enseñar en contextos virtuales han de ser considerados como parte de un mismo proceso interactivo en el cual se produce la construcción situada de conocimientos por parte del alumno en función, o como resultado, de un proceso dialógico social en el cual las comunidades de práctica negocian socialmente el significado de los contenidos que tratan (Martínez, 2009). El aprendizaje cognitivo práctico y virtual, se caracteriza por el desarrollo del aprendizaje práctico y para ello el profesor debe ser un facilitador de la construcción del conocimiento de sus alumnos mediante la propuesta de situaciones reales de aprendizaje con ayudas pedagógicas diversas y progresivas que lleven a una evaluación también auténtica inserta en situaciones educativas reales (Barberá, 2004) Y aquí me parece oportuno señalar a Díaz Barriga, cuando habla del paradigma de la cognición situada rescatando su potencialidad puesta en la promoción del aprendizaje significativo en


contextos escolares, y señala diferentes estrategias centradas en el aprendizaje experiencial y situado, entre las que cabe señalar el aprendizaje mediado por las nuevas tecnologías de la información y comunicación (Díaz Barriga, 2003) Como docentes sabemos que todo proceso de aprendizaje, producido en situaciones educativas, implica la presencia de un sujeto que aprende, un contenido a aprender y un componente situacional, es decir, un contexto que pone en cierta relación los elementos en juego. ¿Por qué en la EaD se habla de práctica social, compleja, situada y distribuida? Los principios del paradigma de la cognición situada están vinculado al enfoque sociocultural vigotskiano ... “el conocimiento es situado, es decir, forma parte y es producto de la actividad, el contexto y la cultura” (Díaz Barriga, 2003), ... se aboga por una enseñanza centrada en prácticas educativas auténticas, las cuales requieren ser coherentes, significativas (Díaz Barriga, 2003). Es una práctica social, al igual que la presencial, que se caracteriza por una racionalidad de tipo práctica. Se trata de una visión que reconoce la complejidad de los procesos educativos, dado por la complejidad de todas las formas de interacciones posibles que se dan en los distintos ambientes educativos, particularmente contextos virtuales, y la incidencia de todos los que participan activamente en la producción conjunta del conocimiento. Es una enseñanza distribuida, en tanto los procesos de formación contemplan, potencialmente, la distribución física, social y simbólica de la cognición (soportes materiales, rol de los otros en los procesos de pensamiento, apunta a los sistemas simbólicos que son socialmente compartidos y que permiten el intercambio y la comunicación, respectivamente) (Martínez, 2009). En un modelo de enseñanza situada, resaltarán la importancia de la influencia de los agentes educativos, que se traducen en prácticas pedagógicas deliberadas, en mecanismos de mediación y ayuda ajustada a las necesidades del alumno y del contexto, así como de las estrategias que promuevan un aprendizaje colaborativo o recíproco (Díaz Barriga, 2003) Como docentes sabemos lo que implica la interacción en el Proceso de Enseñanza-Aprendizaje. El ambiente es el resultado del entramado de relaciones entre las distintas variables ... esas interrelaciones constituyen un todo, una ecología del aula, en definitiva, un ambiente de aprendizaje (Parcerisa Aran, 1996). ¿Por qué en la EaD se habla de interactividad como acción mediada por instrumentos y por sujetos, entre otras? Desde la perspectiva constructivista, se entiende por Interactividad la articulación de las actuaciones del profesor y de los alumnos en torno a un contenido o a una tarea de aprendizaje ... término interactividad, más amplio que el de interacción social, incluye tanto los intercambios comunicativos dirigidos directamente entre el profesor y los estudiantes, o entre los estudiantes entre sí como aquellas otras actuaciones que, aún siendo de naturaleza más individual, tienen sentido en relación con el progreso de los procesos de enseñanza y aprendizaje (Martínez,2009). En esta perspectiva la unidad básica de análisis no es el individuo en singular ni los procesos cognitivos o el aprendizaje “en frío”, sino la acción recíproca, es decir, la actividad de las personas que actúan en contextos determinados (Díaz Barriga,2003). Díaz Barriga cita a Baquero que señala que en la perspectiva de la cognición situada, el aprendizaje se entiende como los cambios en las formas de comprensión y participación de los sujetos en una actividad conjunta. Debe comprenderse como un proceso multidimensional de apropiación cultural, ya que se trata de una experiencia que involucra el pensamiento, la afectividad y la acción (Díaz Barriga, 2003) Desde una perspectiva ubicada dentro del

2


marco de las propuestas socioculturales que vinculan la interacción con la acción mediada por instrumentos, las interacciones se conceptualizan como acciones mediadas que se desarrollan en un determinado escenario. Esta mirada sirve de fundamento para el análisis de las interacciones en un contexto constructivista de aprendizaje. En este marco, la enseñanza y el aprendizaje no pueden separarse de los medios e instrumentos que se utilizan para materializar el proceso. (Martínez, 2009) Como docentes sabemos que no basta la presentación de una información a un individuo para que la aprenda, sino que es necesario que la construya mediante su propia experiencia interna. Para ello es importante tener en cuenta que el docente debe prestar atención a las concepciones de los alumnos tanto a las que poseen antes de que comience el proceso de aprendizaje como a las que se irán generando durante ese proceso -ideas previas o concepciones espontáneas-. En la EaD, desde la perspectiva que venimos desarrollando, también se habla del reconocimiento de los saberes previos de los alumnos Establecer una relación entre el concepto de interacción social y la construcción situada de conocimiento, requiere considerar dichos conocimientos previos de los estudiantes en la construcción de nuevos conocimientos y la necesidad de favorecer una construcción significativa de conocimiento en contra de una construcción mecánica (Martínez, 2009). El enfoque de la enseñanza situada destaca la importancia de la actividad y el contexto para el aprendizaje, y reconoce que el aprendizaje sistemático es, ante todo, un proceso de enculturación en el cual los estudiantes se integran gradualmente a una comunidad o cultura de prácticas sociales (Martínez, 2009). “En esta misma dirección, se comparte la idea de que aprender y hacer son acciones inseparables. Y en consecuencia, un principio nodal de este enfoque plantea que los alumnos (aprendices o novicios) deben aprender en el contexto pertinente” (Díaz Barriga, 2003).

BIBLIOGRAFÍA     

BARBERA, E. Y BADIA, A. (2005) El uso educativo de las aulas virtuales emergentes en la educación superior. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento Vol. 2 - N.°2 / Noviembre de 2005 BARBERÀ, Elena, (2004) La educación en la red. Actividades virtuales de enseñanza y aprendizaje. Paidos, Barcelona DÍAZ BARRIGA, F. (2003) “Cognición situada y estrategias para el aprendizaje significativo”. En: Revista Electrónica de Investigación Educativa, 5 (2). Disponible en internet: http://redie.ens.uabc.mx/vol5no2/contenido-arceo.html MARTINEZ, María Teresa (2009) La educación a distancia: sentidos y contextos. Módulo de clase 2. CEA. UNC. PARCERISA ARA, Artur (1996) Materiales Curriculares. Cómo elaborarlos, seleccionarlos y usarlos. Barcelona: Graó. Biblioteca de Aula

3


La Educación a Distancia