Issuu on Google+

NOTA DE TAPA

INSPIRACIÓN ¿Cómo surgen las buenas ideas? Creadores que se destacan en distintos rubros nos cuentan la historia detrás de su obra. Desde Benjamín Avila, Sebastián Ortega y Aldo Sessa hasta personajes desconocidos que dejaron su huella tras ese momento mágico. POR MELISA MIRANDA CASTRO Y SUSANA PAREJAS. FOTOS: GUSTAVO PASCANER Y ARCHIVO

20


CINE

“Lo mío proviene de un reflejo personal” POR BENJAMÍN ÁVILA

La ópera prima de Benjamín Ávila, “Infancia clandestina”, es precandidata al Oscar por la Argentina. Está inspirada en su niñez junto a su madre, en pareja con un alto mando montonero. “A los 13 años supe que me quería dedicar al cine y también que en algún momento iba a filmar mi infancia. Pasó un poco de tiempo, tardé, pero lo hice. No hubo un disparador inicial, lo mío proviene directamente de un reflejo personal. Como mi película está basada en mi propia infancia y en la de mis hermanos, tiene una motivación directa. Hace muchos años que estoy con esto. Lo que siempre tuve muy claro era que no quería filmar literalmente mi infancia, no quería ser el protagonista de la película. Con el tiempo fui encontrando disparadores y uno fue Papá se fue de viaje de negocios, de Emir Kusturica, que es una película maravillosa, que vi en el ’95. El protagonista es un niño que vive una historia de amor y eso me

motivó la idea de pensar que en mi filme hubiera un romance de dos chicos de esa edad y a partir de eso construir lo otro. Lo que hice fue construir una historia cinematográfica que no es literalmente autobiográfica. Uno empieza a construir, a partir de las motivaciones del propio relato, no de la propia realidad donde se basa eso, hay un momento donde la historia ya habla sola, y desde ese lugar uno crea. Me inspiran o motivan mucho las imágenes que tienen que ver con los detalles. Yo soy un fanático perdido de Krzysztof Kieslowski, él trabaja las emociones de los detalles, de los objetos dramáticos desde lugares más chicos, y eso refleja un mundo enorme, y en ese sentido me siento muy identificado. La película está un poco contada desde ahí, tiene un poco que ver con mi manera de ver el mundo. Eso me lo enseñó mi maestra de dirección de actores y arte “Chiqui” González. Me ayudó a encontrar ese lugar creativo desde donde surgen las emociones. Dejó una huella muy profunda dentro de mí, tanto como

mi madre de quien aprendí la ideal del compromiso, lo que significa poner en cotidiano la concreción de una idea, en todos los ámbitos. La inspiración me parece algo demasiado abstracto. Creo que lo que genera las ideas son los estímulos que cada uno se pone, los universos que uno quiere transitar y la apertura que uno tiene ante esos universos. Ese toque de los dioses no existe, por lo menos en mi caso no, sí creo que lleva muchas “horas culo de laburo”, como decía Picasso, de compromiso de poner el cuerpo, de seguir, insistir. Las actividades que hacemos son muy difíciles, porque no es algo que fluye normalmente, exige un sacrificio personal muy alto. Emocionalmente también es un compromiso muy alto y creo que eso también nos lleva a que lo que es creativo, nos estimula. La inspiración proviene de un lugar de asociaciones naturales que uno hace. No es algo que se pueda enseñar, ni nada, es algo que tiene que ver con lo que vos sentís y con ese reflejo de lo que viene de afuera”.

21


TV “La creatividad parte de la curiosidad” POR SEBASTIÁN ORTEGA

La idea de la tira “Graduados” surgió de una conversación casual que el productor Sebastián Ortega tuvo con su amigo Andy Kusnetzoff en 2004. Ocho años después se convirtió en el gran éxito de la TV. “Desde chico estuve en la búsqueda de universos desconocidos, poder conocerlos desde adentro, caminarlos y hablar con sus protagonistas. A lo largo de mi carrera (ya van doce años) hemos implementado todo tipo de disparadores. Desde un abogado que va a la cárcel y debe convivir con muchos delincuentes a los que él mandó presos, hasta la de un mujeriego que por la venganza de una mujer despechada que le hace un gualicho, una mañana despierta en la piel de una hermosa rubia. Pero todos se destacaron porque sus protagonistas incursionaban en universos ajenos a los propios. El cine siempre es una fuente de inspiración. Me gustan las películas que retratan el universo carcelario. Me atrapa ver cómo esa gente sobrevive a lo que es, según mi opinión, lo más cercano al infierno. Cómo funcionan sus mentes, el instinto de supervivencia en donde es tan importante la fortaleza física como el control sobre la muerte, los impulsos y las emociones. En el caso de “Graduados”, la idea surgió en 2004, en la casa de Andy (Kusnetzoff) que tiene una terraza muy linda. Entonces vi pasar a un tipo que llevaba un montón de perros cruzando una avenida. Me surgió la idea del eterno adolescente que apuesta a una filosofía de vida en la que no hay que formar parte del sistema porque le parece careta. Se iba a

22

llamar El paseaperros. Para el personaje de Daniel Hendler me inspiré también en un amigo mío americano que se dedica al surf porque sus padres tienen mucho dinero. Su habitación está intacta, como cuando éramos compañeros de colegio. Su vida no cambió en nada. El hecho de que el protagonista sea judío tiene que ver con que originalmente Andy iba a

protagonizar el programa. Sus padres son dos personajes adorables y quería tener una familia judía que contrastara plenamente de la del personaje de Nancy Dupláa. Cuando vi al perrero en casa de Andy, nos preguntábamos qué hubiera sido de nuestras vidas si hubiéramos hecho un culto al ocio. Es que la creatividad, en mi caso, parte de la curiosidad”.


ARTE

“El motor es un ritual que llamo pasión” POR ALDO SESSA

El fotógrafo argentino de mayor proyección internacional acaba de presentar la muestra “Buenos Aires en cincuenta años”, una retrospectiva en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat. Es difícil sintetizar una vida en un lugar, pero cuando uno lo considera como parte de sí, lo puede sentir. Los 50 años que dediqué a retratar a Buenos Aires me hicieron más porteño de lo que era. El amor que siento por lo que hago y por la ciudad,

el descubrirla, volver a mirarla, sentirla, fueron mi inspiración. Mirar hacia arriba y encontrar cúpulas maravillosas, encontrarme en un charco el reflejo del Obelisco, descubrir en la isla Maciel unos marcos de puertas increíbles, la gente. ¿Cuál es ese motor que inspira, que empuja a seguir? Es un ritual y yo lo llamo pasión, un condimento fundamental en la vida de un artista. Cuando en 1976 hice el libro “Cosmogonías” con Borges, él me dijo: “Aldo, estamos unidos por lo mismo, el arte”. Hoy cuando miro hacia atrás no dudo que esa pasión, que tiene algo irracional que no posee la vocación, fue sin dudas mi motor. Es mucho más loca, es la fuerza que necesita el artista para poder luchar contra el peor enemigo del arte, que es la pereza. Para ello hay que trabajar. Uno mira un violinista que para un concierto ensaya ocho horas por día. Un fotógrafo para sacar fotos también tiene que hacerlo. Tuve grandes compañeros, maestros, que me enseñaron a vivir esto con tanta intensidad como ellos lo hacían con lo suyo. Manuel Mujica Láinez, con quien hice mi primer libro en 1977, me mostró a través de sus letras una Buenos Aires diferente. Silvina y Victoria Ocampo me transmitieron su adoración por los árboles, las flores. Silvina Bullrich me contagió su amor por la música en los años que compartimos en el Teatro Colón. Todos ellos me enseñaron a ver diferente, a entender las pequeñas cosas que conforman el gran rostro de la ciudad. Entendí que se trata de ver y sentir, después solo queda darle la orden al dedo para que dispare. Uno tiene que vivir el arte en una profundidad total, tiene que entregar todo, tener la conciencia de hacerlo. Yo he tratado de hacerlo; no creo que esto sea mejor que lo de nadie, pero es lo que hice a fuerza de trabajar diez horas por día todos los días, con el mismo ritmo, hoy a los 73 años, que cuando tenía 18. Uno evoluciona, el trabajo decanta, pero el amor y la pasión por mi trabajo que me inspiran están intactos.

23


CIENCIA

“Nos orientaron los errores” POR PATRICIA ELIZALDE

Elizalde y su equipo del Conicet hicieron un descubrimiento que podría orientar nuevos tratamientos contra el cáncer de mamas. En 2011 comenzaron los estudios en pacientes humanos y ya publicaron las conclusiones. “La ciencia tiene mucho de inspiración, estás parado en un semáforo y se prenden todos los mecanismos que conectan tus ideas, en tu cabeza se van armando como un rompecabezas y la cabeza está llena de luces. Habría que hablar con alguien de neurociencias, pero creo que el proceso no debe ser tan diferente a la creación de un artista. Siempre subyace la idea de lo que estás investigando. Lo mejor de la ciencia es cuando las cosas no te dan como era tu hipótesis y uno empieza a pensar, estás en la ducha y estás pensando, estás jugando con tus chicos y estás pensando, quizás no a un nivel consciente. Pero de repente te agarra uno de esos embotellamientos de tránsito y te quedás parado con el auto; ahí te das cuenta cómo era todo. La inspiración de la ciencia no es una inspiración abstracta. Supongo que las zonas del cerebro que se prenden cuando vos estás inspirado y te das cuenta de cómo se conecta todo en tu investigación, no debe ser tan distintas a las que se activan cuando un director arma la escena de una película o cuando un pintor organiza su cabeza cómo empieza a pintar. La investigación científica también es como la de un detective, lo que nos gusta es lo que no nos sale, lo que no es tu hipótesis, eso es lo que te tiene toda la noche pensando. En el caso de la proteína ErbB2, nos fuimos orientando por los errores. El ErbB2 es una proteína que fue descubierta hace muchos años, sólo que su función clásica es que esté anclada a la membrana (límite

24

exterior) de la célula y desde ahí le indica a la célula dividirse. En el laboratorio, nosotros hacemos fraccionamiento subcelular, que es separar las partes de una célula, y empezamos a ver que el ErbB2 estaba más en el núcleo que en la membrana y pensábamos que habíamos hecho mal la técnica. Hacíamos el procedimiento una y otra vez y siempre aparecía en el núcleo. Eso fue lo que nos dio la pista de que tenía que estar en el núcleo. Para ese entonces, empezaron a aparecer trabajos de un científico norteamericano que describía presencia de ErbB2 en el núcleo en células de cáncer de mamas. Nos contactamos y nos dio una construcción, que es una molécula que había hecho él pero que no está en la naturaleza, donde la proteína no se movía del núcleo. Así que

empezamos a testear los modelos experimentales y nos dimos cuenta de que no sólo no se movía del núcleo sino que atrapaba el ErbB2 que estaba en la membrana. Ahí hicimos los descubrimientos de que si no ponés ErbB2 en el núcleo, una célula de cáncer de mamas se queda atrapada y eso se puede usar como un mecanismo para que no prolifere. Lo que nosotros inicialmente consideramos un error fue un descubrimiento, creemos que podría moverse a la química. ¿Cómo? Ahí ya te diría que no sé. Es muy difícil interesar a la industria farmacéutica, que tomen ese hallazgo para transformarlo en una terapia. Además, todavía hay muchos científicos que son escépticos con respecto al rol nuclear de estas proteínas que están descriptas en la membrana.


SOLIDARIDAD

“La crisis fue el disparador, el despertar de conciencia” POR GUSTAVO FRANCO

La asociación civil Sembrando caminos fue creada por Gustavo Franco como una huerta para un comedor. Hoy organizan la Feria Verde de Tigre y dictan talleres, entre otras actividades. “Lo que me motivó a hacer la huerta comunitaria fue ver que con la crisis de 2001 estaba todo muy complicado, había gente con las necesidades básicas insatisfechas, que no tenía alimentos, ni tenía una buena nutrición. Sentía que si a una cuadra de mi casa había alguien que podía estar en problemas o que estuviera necesitando algo, y yo podía hacer algo al respecto, no podía estar tranquilo. La crisis fue el disparador, el despertar de conciencia. Durante uno o dos años estuve buscando dónde hacer, cómo empezar. Como yo trabajo en informática, empecé conectando las necesidades de la gente, a través del mail, con aquellos que podrían darles una solución. Fue como

una red solidaria pero chiquita. A raíz de esto me invitaron a participar del Rotary Club de Don Torcuato y mi primer proyecto fue hacer una huerta para el comedor donde ya estaba cocinando mi mujer. Estaba planteado para que estuviera funcionando la huerta tres meses y cuando ya estuvieran capacitados los chicos y la gente del comedor, entregarles las llaves y que ellos siguieran. Pero una cosa trajo a la otra y no contaba con el cariño de los chicos y con el compromiso. Al principio fue muy trabajoso. A los tres años al Rotary les empezó a incomodar que haya tanta gente en la huerta y tuvimos que mudarnos. Estos últimos seis años los vinimos haciendo todo a pulmón y por nuestra cuenta. Tuvimos que mudar la huerta, plantas, tierra, maderas, herramientas. Perdimos todo lo que teníamos construido. Para nosotros fue una crisis muy grande, pero al no tener una institución que te avale te da el empujón que necesitan las aves para

empezar a volar. Como el comedor era de una parroquia, nos permitieron hacerlo en el terreno de al lado. Hoy Sembrando Caminos tiene muchas ramificaciones: creamos un grupo ecológico con el que hicimos estudios de agua subterránea en Don Torcuato (descubrimos que tenemos problemas de arsénico y nitrato), investigamos sobre métodos de purificación de agua, damos talleres de reciclado orgánico, de materiales, participamos en conferencias internacionales de medio ambiente, hemos hecho intercambios internacionales. Desde el año pasado tenemos nuestra propia asociación civil, a través de la cual podemos canalizar donaciones, estamos haciendo apoyo escolar, hacemos la feria verde de Tigre con productos agroecológicos en una plaza de Don Torcuato y en Pacheco. Ahí convocamos a pequeños productores de la zona a un valor muy accesible de ocho pesos por puesto, la gente tiene la posibilidad de ofrecer lo que produce. Es increíble el camino que hemos recorrido, lo mucho que hemos crecido. Esto que empezó siendo algo mínimo, que empezó para tapar una necesidad puntual y terminó expandiéndose y permitiendo a mucha gente que se involucre”.

25


INTERNET

“La clave es saber ver las necesidades locales” POR MARIANO Y LUCILA SUÁREZ BATÁN

26

Hace un año lanzaron Ideame, una plataforma de financiamiento colectivo en Internet y ya son referentes en América latina. “Los tres socios fundadores de Ideame somos Mariano Suárez Batán, Tiburcio De la Cárcova y Juan Pablo Cappello, juntos creamos un equipo que encabeza Lucila Suárez Batán con el que se desarrolló la plataforma de financiamiento colectivo. Todo arrancó por la necesidad de un productor de juguetes que tenía buenas ideas pero no las podía llevar a cabo por falta de financiamiento. Pensamos en inventar una plataforma para que se hagan

self-service gente como él que tienen una idea pero no cómo concretarla. El plan era que funcionara en América Latina, así que al principio tuvimos que invertir una buena cantidad de plata en hacer el chequeo legal y contable en todos los países para ver cómo se estructuraba el sistema de pago, después fue conseguir gente que tenga proyectos. Tras eso hubo un tema de “evangelización” para la gente que va a invertir en el proyecto, para decirles que el sitio es seguro, que existe, enseñarles las mecánicas de las recompensas y después habilitar los métodos de pago digitales, que en Latinoamérica todavía están desarrollándose. La clave es saber ver las necesidades locales. Tuvimos que ir descubriendo cuáles eran las costumbres y por ejemplo, terminamos habilitando pagar en efectivo con Pago Fácil porque mucha gente lo pedía. La idea empezó a tomar forma en febrero de 2011, y la plataforma la lanzamos en agosto de ese año. En febrero tuvimos la primera reunión con artistas. Fueron seis meses intensos. En el equipo habíamos incorporado a una chica que estaba muy conectada con el mundo del arte y nos hizo los primeros scoutings para los proyectos. De ahí salieron los 25 casos originales. A las dos semanas de lanzar Ideame teníamos más de cien proyectos. Una de las dificultades que encontramos es que les cuesta mucho a los creadores latinoamericanos saber cómo venderse; tienen mucho talento pero no saben hacer una campaña. La innovación de Ideame con respecto a otras plataformas de crowdfunding vino por el lado de adaptar todo para que ande con los sistemas legales y financieros de Latinoamérica. Además vamos a incorporar proyectos sociales, y queremos tener un tipo de recaudación más flexible porque estas instituciones necesitan financiamiento todo el tiempo y si no llegan al total del objetivo, igual les sirve recibir algo”.


inspición