Issuu on Google+

La Princesa y la Morsa Sydney Laughlin


Un tarde, una joven princesa se puso (1) los zapatos y ir para dar un paseo por si misma en el bosque. Mientras ella caminaba (2), ella encontró (3) un grande charco de lodo y se quito (4)sus zapatos que pudiera (5) jugar en el charco.

La Princesa tuvo (6) un pelota de goma, estaba (7) du juguete favorito. Ella siempre lanzaba (8) la pelota en el aire y cogía (9) pero ella no podía (10) coger la bola y rodaba (11) en el charco. La princesa busco (12) por la pelota en el charco, pero ella no podía (13) ver porque era (14) muy profundo . Ella empezaba (15) llorar porque ella no se encontró (16) su pelota favorita.


De repente, un morsa salió (17) del charco de lodo. Le pregunto (18) “Princesa porque lloras?” (19) La chica grito, (20) “Lo que es (21) una criatura grosero? No me podía (22) ayudar…Pero mi bola cayo (23) en el charco.” “Voy (24) conseguirlo para usted, Princesa. Pero, tienes (25) que prometerme que me deje (26) jugar con usted todos los días.” La princesa estaba (27) disgustado, pero ella realmente quería (28) su bola. Así que ella dijo (29), “Te prometeo. (30)”

La morsa metió (31) en el charco con un chapoteo gigante y el había ido (32). Ella se sentó (33) en el borde del lado y espero (34) a que la morsa para volver.


Tan pronto como el animal salió (35) del charco cubierto (36) de barro, con la pelota en la boca descuidada, la chica se lo robo (37) de boca corrió (38) a su casa. Ella gritaba (39) de alegría porque ella había engañado (40) a la morsa. “El nunca me va (41) encontrar ahora.”


Mas tarde esa noche, mientras ella estaba (41) comer cena, oyó (42) un ruido extraño a su puerta. Abrió (43) la puerta y para su sorpresa, estaba (44) la morsa fangoso, diciendo (45) “Que me prometiste .(46)” Su padre, el rey vio(47) su mirada atusada y el lo pregunto lo que había (48) pasado. “Oh nada,” respondió .(49) “Solo una morsa maloliente que prometí (50) a jugar.” “Bueno,” dijo (51) su padre “Si usted prometió (52) entonces debe (53) hacerlo. Princesas siempre cumplen (54) su palabra.” “Pero Papa…” Ella se quejo (55) “No.” El respondió, (56) “Ve (57) a abrir la puerta y invitar a entrar.” “Si Papa,” la niña dijo .(58)

Lentamente se caminaba (59) a la puerta y la abrió .(60) La morsa estaba (61) sentado fuera con una miríada triste en su cara. “Usted me prometió. (62)” la morsa repitió. (63)


“Usted tiene (64) razón.” Dijo (65) la princesa. “Lo siento.” “No hay (66)

problema.” Dijo (67 ) la morsa. “Usted puede (68) mantener su promesa.” La princesa pensó (69) en esto y ella decidió (70) que era (71) una buena idea. Así que invito (72) a la morsa arriba a su cuarto y tocaron (73) durante horas. Se convirtieron (74) en los mejores amigos y vivieron (75) felices para siempre.

El Fin


http://www.youtube.com/watch?v=j5Vdchl8Ht8

http://cuentos-yfilatelia.blogspot.com/2011/10/la-princesarana.html#!/2011/10/la-princesa-rana.html


La Princesa y la Morsa