Page 2

Un director medico de un centro dermatológico estético de  Alicante comenta: “durante los meses de invierno, las personas  que padecen esta obsesión utilizan de forma compulsiva e  incontrolada largas sesiones de solarium y rayos UVA”. La  OMS, organización mundial de la salud, informa de la  peligrosidad de las cabinas de rayos o camas solares y recuerda  que el bronceado no es una muestra de alto estatus y que no existe  bronceado saludable ya que todos afectan en mayor o menor  medida a nuestra piel. Según el doctor San Cristóbal informa: “se  trata de una trastorno psicológico, aunque suele estar  acompañada de lesiones cutáneas”. De los daños provocados  por explosión al sol (cáncer, arrugas,…) el 80% ocurre antes de  los 18 años. Ésta poco conocida enfermedad psíquica, no tiene una cura  específica pero la clave según los dermatólogos, está en recurrir  moderadamente al sol, buscando el equilibrio entre la dosis  necesaria de tomar vitamina D y el no abusar de los rayos solares  ya que puede producir el cáncer de piel. 

Tanorexia  

Reportaje de las alumnas de 3º ESO