Page 1

¿QUÉ QUIERE DECIR “GUGU-TATA”?


INTRODUCCIÓN Ese lenguaje especial de “gugu –tata” y otros balbuceos semejantes que los humanos utilizan para interactuar con sus bebés parece ser universal. Dicen los científicos que se trata de un lenguaje de gruñidos de tonos altos y musicales, diseñado para interactuar visual, afectiva y socialmente con los bebés. Esto ha sido demostrado en distintas especies animales como por ejemplo; las monas con sus crías. La finalidad de estos balbuceos son considerados una comunicación entre el bebé y la madre, principalmente para satisfacer sus necesidades básicas.


DESARROLLO DEL LENGUAJE

Las principales teorías del lenguaje son: -

Teoría conductista; considera que el refuerzo y la imitación contribuyen a un aprendizaje temprano del lenguaje.

-

Teoría innatista; considera que los niños nacen con un dispositivo de adquisición del lenguaje.

-

Teoría interaccionista; las habilidades innatas y los contextos sociales se combinan.


Para comprender el desarrollo del lenguaje, es necesario entender primero cómo se inicia la comunicación. Desde el nacimiento el niño muestra conductas relacionadas con el lenguaje humano. En los primeros momentos, el niño se expresa mediante gestos, luego descubre las palabras y aprende a utilizarlas como repetición exacta del adulto, para más tarde las generaliza y aplica a otros contextos de forma creativa, elaborando una primera noción conceptual de cada término. A partir de los 18 meses se consolida la destreza de emitir fonemas perfectos.


DESARROLLO DEL PENSAMIENTO El acceso a un nivel básico del lenguaje, resulta crucial para el desarrollo cognitivo, de manera que entre el lenguaje y el pensamiento se establece una relación. En los primeros meses, el cerebro del bebé establece la mayor parte de las conexiones neuronales. Para que el bebé comprenda lo que ocurre a su alrededor, debe utilizar sus sentidos, su intelecto y su cuerpo para formar conexiones neuronales que le permitirán entender la causa y el efecto de las cosas.


Las habilidades mentales del bebé aumentan con la estimulación. Así, la participación del padre y de la madre es fundamental en todo momento, sobre todo cuando el cerebro crece repentinamente, durante el primer y el tercer año de vida. Lo más importante es estimular el cerebro de los pequeños. Al leerle o hablarle a un niño, jugar con él, cantarle, tocarlo y alimentarlo saludablemente, se está “nutriendo” su cerebro. El cerebro del bebé, por lo tanto, se forma de las experiencias que éste tiene sobre su entorno, empleando activamente sus sentidos, así se formarán una mayor cantidad de conexiones, y se reforzarán a medida que el niño las repita.


DESARROLLO DE LAS EMOCIONES. Recientes estudios han comprobado que los bebés pueden sonreír al imitar la sonrisa de sus padres, y que al percibir que sus padres sonríen cuando están contentos comienzan a asociar el gesto con el sentimiento.

Esto es clave para comenzar a entender lo que sienten, y que ellos también logren entendernos. Los bebés de entre 6 y 12 meses primero relacionan lo que huelen y tocan con lo que ven, y luego comenzarán a buscar cómo relacionar el “estar contento” o el “estar triste”. Para ello se van a basar en lo que ven que la cara de sus papás expresan.


Lo mismo ocurre con la manera en que demuestran su cariño.

Otra forma en que ellos comienzan a expresar lo que sienten y también el cómo ven el mundo que les rodea, es por medio del juego de la imitación. A partir de los seis meses se notarán cambios cada vez mayores en el bebé y empezará a reírse de verdad. Ya no sonreirá como cuando es más pequeñito, sino que empezará a reírse a carcajadas. Además cuando el niño ríe, se produce en él una sensación de relajación y deshinibición, el niño sentirá placer con la risa.


CONCLUSIONES La inmadurez del cerebro es una oportunidad para los padres de ayudar a los bebés a crecer de una manera sana, equilibrada, adaptada al medio y responsable. Pero a la vez una arma de doble filo si los adultos no entienden el funcionamiento del bebé y la importancia de satisfacer sus necesidades, sobretodo en las etapas más tempranas. El cariño y el afecto que se les profesa a estos bebés es primordial para que se desarrollen y maduren de forma óptima, para reequilibrar su estado de ánimo. Un niño que se siente querido y apreciado por los demás, es un niño que seguramente no manifieste problemas en su desarrollo.

GUGU-TATA  

Trabajo en equipos del GUGU-TATA