Issuu on Google+

En Movimiento Expansivo

Gast贸n Errecart


“Sin embargo es Carpe Noctem: goza de este único vestigio de dolor y misterio” Arturo Carrera


A tu cuerpo: la espera tallada en mi carne tu sexo: la historia de tiempos finitos tu entrega: dรกdiva amarga vestida de promesas mi credo: un rosario de deseos remendados


B las cicatrices del vestido le rasgan los labios gastados y viene y es un รกngel y una puta siempre dรกdiva viene a coronar de rosas al esclavo


C Trae preguntas cuando viene en su an贸nimo de noche cuando se va no quiere dejar de dejarlas como un 谩nima del vino


D Es que la noche no se cierra en los infinitos de una cancelaci贸n del deseo. queda abierta como un sexo, una calle que sangra por la herida toda memoria toda imposibilidad de avance un l谩tigo que cada tanto hace correr las venas


dejar dejar caer el dĂ­a por su propio peso dejar la noche venir desde adentro pera llenarlo todo en un movimiento expansivo del uno al todo -al uno que todo lo abarcadejar un final a medias a oscuras que se llena con la noche y se corre, horizonte de sombras


Sinécdoque no el hilo sino la mano que lo tensa no la noche sino los que la padecen (y padeciéndola oscurecen y oscureciéndose placertean) no el descanso sino la espera, el preámbulo del arrojarse no la tormenta sino la carga que la anuncia (y anunciándola la sobrepasa, le hace lamer los pies cansados de los balcones) …pero también el hilo y la noche y el descanso y la tormenta… -y el dolor de lo impostergable y la música que no llega desde el otro lado-

y el perfume del que se sabe respirando (y respirándose mira caer la tarde que es como un adelanto de la sorpresa)


veinte guardamos el tiempo en los cajones jugamos al deseo hasta rompernos los nudillos y la sangre fue plena ausencia tomamos mil botellas con etiquetas que prometĂ­an el olvido o el perdĂłn del final del vino buscamos a tientas lo perdido lo que sabĂ­amos inhallable: un rosario de adolescentes bailando una ronda infinita


Verso En las formas de la ignorancia, con el รกnimo de un perfecto descuido, sitiando el reflejo de una anchura inabarcable (que se niega a ser pampa) parado, tartamundeando, buscando dar el tono en el esplendor de lo imposible, -como un gato que se acaricia solo al compรกs de una cรกntiga antiguahasta ser: la gota de semen que abra el alba sobre los pechos, una nulidad de sexo vespertino hasta descubrirse sordo analfabeto hilo en tensiรณn urdimbre de todas las cosas.


Íntimo roza de café la madrugada en la incertidumbre de un pretérito perfecto Las uñas en la loza no alcanzan a arañar el volumen de lo ido, y en un ademán íntimo y morboso se desayunan sin ganas. perpetuación de un silencio: un criterio a punto de sustanciarse en ley.


bis renacer desde un puerto donde ya no venga a atracar el deseo nacerse asĂŠptico probable propio


VentrĂ­locuo en las espaldas de los mares, sobre la luz mortecina de dos o tres refugios terrestres, llora el ventrĂ­locuo que asesina la noche y es todo como un tango silbado a la distancia digamos Eslovenia o KazajstĂĄn todo ese gusto a lĂĄgrima vieja toda esa mentira de hesperidina toda esa derrota del signo llorado a medias en vasos de trago largo llenos de espermicida


ojos la flor del espacio infinito el sexo que se abre sin codicia el espejo que es el instante en que nace y perece la eternidad la mueca que muestra las Ăşltimas sombras el sombreado el contorno del deseo que se refleja miedo en ese espejo que es el instante en que me doy a luz y suicido mi penĂşltimo verso. Tus ojos atravesando la nada.


Amor Amar la nada es un acto de heroĂ­smo hacia la especie, algo asĂ­ como arrancar las pieles y hundir la cara en los Ăłrganos.


Así habló... un pibe junta las tucas del resentimiento, de la impotencia, esa enfermedad congénita -caen todos los rezos en el ocaso de la negacióndiadema de brujos muertos boca abajo con la boca llena de tierra -sobre el chaperío todo dios se regodea en el fulgor de su ausencia: ibas a contar la historia, el espejo te devolvió un brujo y a callar


I poder trepar al poste mĂĄs alto y descubrir que todo era una mentira tan solo la farsa de un tĂ­tere que ahora cae quebrado al agua


II dentro y fuera lo que penetra y separa un instante dual: la humana contradicci贸n envuelta en s谩banas rojas.


III en la pira donde quememos los ojos ausencia que somos habrĂŠ de encontrar mi perfil primero: -el hambre que pariĂł esta Ăşnica inocencia-


dos dos luces nuevas en una avenida conocida de memoria dos piernas por la memoria conocidas apagando el sentido recuerdo inventado de a poco en remiendos mal hechos nombrarte ausencia quimera innata rendija de la nada.


poética dos cartas cruzadas símbolo metáfora del hueco absurdo que abarca lo nonato-silencio la inexactitud de la espera-encuentro: preámbulo del nunca constante final como acariciar un charco de sangre buscando el asfalto en los ojos


de tórax (terror al vacío) no somos más que este ritual de la vigilia hay días no más que lo que el bolsillo busca en la mano ay noche! una llave nueva para la puerta de siempre el calzoncillo que se atoró en el lavarropas la miguita de pan que se te fue por el otro caño lo que no te animaste a decirle a tu jefe el fantasma de la última masturbación frustrada (mamá abriendo la puerta) -mamá cerrando todo para no desangrarse(ella cerrando la puerta) -ella abriendo todo para inseminarsesi todo aspira a algo será mejor ir pidiendo turno para una radiografía.


Va Algo siempre se escapa por entre las junturas, hay algo detrás de la calle sin salida, algo se rompe en las paralelas, hay siempre un resultante de la fricción -y no digo algo más o menos flácidoalgo se pudre en los hormigueros, algo se pierde más allá de las aristas, algo quiebra sin aviso el punto de fuga. Ahora: poesía, basura, o grito música, agua, o tu hermana arte, vacío, o lamento tango, orgasmo, u olvido. Fijate vos.


tajo mudanza de sombras pesadas como un verano sucio de tĂ­as remendando matrimonios una poesĂ­a en la siesta rota tabaco dulce parte el aire en mitad de una lluvia vidriosa

dejarse mirar en un espejo muerto roto


poema que agoniza Quién será aquel que hoy me diga en qué garganta raída de nicotina nacerá hoy mi voz tu voz mis voces tus voces las voces qué pecho de acongojada estirpe acuñará mi grito su grito tu grito El grito quién parirá mis letras preñadas quién suicidará mi sangre para emerger del tiempo quién ahogará mis venas en vino derramado quién nacerá de un verso que muere


ábaco a meli, mirando el mar

paraguas desgarbados rayos en el tacho de basura el olor de la sábana secándose al sol los cuerpos que las familias se olvidan en la orilla preocupadas por las heladeritas de tergopor broches que perdieron sus calzoncillos colgando de una soga húmeda por la llovizna el sudor aroma mezcla: tabaco sahumerio bronceador y fernet inscripciones del abismo sobre las pieles que se orean bajo una ventana con mosquitero colchones revueltos el mar a un millón de kilómetros y acá a la vuelta -como un infinito a medio hacer-


¿? ¿Y si fueras nada más que todos los colchones donde apoyaste la espalda o las rodillas y las palmas de las manos a la espera de un embestida, un ahorasíparasiempre, O esa pared que recibió tus manos, temblando levemente, los pies firmes, las piernas, lo único perpendicular al suelo, la espalda describiendo la curva perfecta a la espera del impacto del deslizarse del impacto del deslizarse de unaformadeorgullo O la cara, entre las piernas en una oración íntima, los ojos al vacío, displicentes, en el murmullo de toda letanía?


lo que articula Hoy que es todo desidia piensa: debiera besar la mĂşsica, la muerte que la atraviesa dice: debiera cesar la lengua la muerte que la ejecuta


Lo Siempre fue tarde, demasiado tarde para percibir en el eco de ese chasquido de la lengua que algo estaba acabando. Las chancletas, los cigarrillos por el suelo, un incurable patetismo mañanero. Siempre se llegaba tarde, demasiado tarde para disentir, para contrariarse, demasiado tarde para sorprenderse. Entonces la aceptación en una sonrisita de costado, un sonar los dedos nervioso, inalterable. Desde siempre el mismo sonido seco, tembloroso, una, dos, tres veces, hasta que se termine la posibilidad sonora, hasta sentir el vacío de lo que no deja marca, eco. Una sensación similar a acabar. Sentir que en la eyaculación algo se escapa, que algo acaba de perderse entre el semen, que se fue llevándose eso inalcanzable, puro horizonte, e irrecuperable, inevitablemente perdido para siempre, como siempre, tarde, cuando ya pasó, o antes de que pase, fatalmente antes, cuando nada va a pasar. Antes del eco, o después del eco, tarde para percibirlo. Vacío. Un punto de condensación donde va a parar todo lo que fue demorado, lo escapado. Buscarlo a tientas, transpirarlo entre sábanas pegajosas. Despegar los ojos con esfuerzo para tratar de alcanzarlo, tímidamente, un poco haciéndose el boludo para ver si no se esconde de nuevo. Y entonces de nuevo. Vacío. Continuar, perseguir, ir hasta el límite de un Aleph que no es tal, pero que se presenta como una posibilidad de salvación, un asomo de sensación que no es, al final, más que eso. Relleno. Vacío. ... de todos modos esto no es más que un robo y si hubiera alguna palabra deberíamos pronunciarla juntos con las bocas desnudas decir el delito la distancia entre los dos pares de labios el vacío.


… Sin embargo, un aletargamiento, una forma de fiebre, una lentitud de la lengua, que solo deja un débil, sufrido, tartamudeo t-t-t-te-te. Jugar a contarse: uno-vos, dos-yo, tres-vos. cuatro-yo, cinco… hasta que los músculos se aflojen, hasta dejarse caer en el mullidito…vacío. … e igual vamos a decirlo como se pueda a tientas palpando con el paladar la presencia, la aspereza del … Pronunciar con el cuerpo, desde el cuerpo, en el cuerpo, en el chasquido de los cuerpos, en su censura, en el eco. Sin medirlo, sin quererlo, sin siquiera poder anticiparlo, pronunciar-lo.


algo mรกs hondo que tu propio cuerpo una hondura, mรกs al fondo que la espera, aplastado, un tatuaje de todo lo perdido.


todos los vestidos en que se enfunda la memoria -las sandalias que flotan en el rĂ­o como balas travestidas de recuerdo-



En movimiento expansivo