Page 1

El Albayzín, aproximación miscelánea

Historia Se comenzó a poblar en época ibera, y existió poblamiento disperso romano. No hay  datos de asentamiento islámico anterior a la llegada de los ziríes, por lo que se supone  que la ciudad se abandonó desde el final del imperio romano hasta la fundación del  reino   zirí   (1013)   que   fue   cuando   se   rodeó   de   murallas   (Alcazaba   Cadima).  Según  algunos lingüistas debe su nombre actual a los pobladores de la ciudad de Baeza que,  desterrados de ella tras la batalla de las Navas de Tolosa, se asentaron en esta zona  de Granada fuera de las murallas existentes. Otros lingüistas aseguran que el topónimo  viene del árabe al­bayyāzīn (en su pronunciación granadina con imela, al­bayyīzīn), que  significa [el arrabal de] los halconeros. Sin embargo, el hecho de que en Andalucía  existan   muchos   otros   barrios   con   ese   nombre,   en  Alhama   de  Granada, Salobreña y Huéneja (Granada), Antequera y Villanueva   de   Algaidas  (Málaga), Baena (Córdoba), Porcuna y Sabiote (Jaén),   y Constantina (Sevilla),  según la Junta de Andalucía, pone muy en duda esa tesis. También existen barrios con  esta denominación en otras partes de España, como en Campo de Criptana (Ciudad  Real), fruto de la expulsión de los moriscos tras la Rebelión de las Alpujarras o en  Pastrana (Guadalajara), barrio éste creado por Doña Ana de Éboli, para acoger a los  moriscos del reino de Granada. Lo   cierto   es   que albaicín indica   siempre   un   barrio   en   altura   y   con   un   poblamiento  peculiar desvinculado del resto de la ciudad. El hecho de que en el siglo XXI este barrio no sea propiamente un arrabal no significa  que en la Edad Media no fuera considerado como tal. Constituye   uno   de   los   núcleos   antiguos   de   Granada,   junto   con   la Alhambra, el  Realejo y el Arrabal de Bib­Rambla, en la parte llana de la ciudad. Antes de la llegada de los árabes a la península Ibérica, en lo que hoy es la ciudad de  Granada y sus alrededores existían tres pequeñas poblaciones: 

Iliberis (Elvira), en lo que después se llamó Albaicín y Alcazaba.

Castilia, cerca del actual pueblo de Atarfe.

Garnata, en la colina frente a la Alcazaba, que era más bien un barrio de Iliberis.

Sin embargo,tras   estos   enunciados   clásicos,la   investigación   arqueológica   actual,sitúa  Madinat Ilbira en Atarfe hasta el siglo XI que se traslada la ciudad al Albaicín tras la  caída del califato y la situación de inseguridad que genera. Los habitantes de Ilbira se  someten como clientes a los Banu Sinhaya y a los banu Ziríes y se decide el traslado de  la capital de la Cora de Elvira a la colina del Albaicín

Miguel Vicente Prados

1


El Albayzín, aproximación miscelánea

En el 756 ya están los árabes en la península. Es la época del Emirato Independiente.  La población árabe se manifiesta en dos núcleos:

Vista del Albaicín desde la Alhambra 

El Albaicín

La Alhambra

Este barrio tuvo su mayor influencia en la época de los Nazaríes El Albaicín mantiene la trama urbana del periodo nazarí, con calles estrechas, en una  intrincada red que se extiende desde la parte más alta (S. Nicolás) hasta el curso del Río  Darro y de la calle Elvira, que se encuentran en Plaza Nueva. El   tipo   tradicional   de   vivienda   es   el   carmen,   compuesto   por   una   vivienda   exenta  rodeada por un alto muro que la separa de la calle y que incluye un pequeño huerto o  jardín. Fue  característico   de   dicho   barrio   la   canalización   y   distribución   del   agua   potable   a  través de  aljibes; en total se han podido constatar unos 28; de los cuales, una gran  mayoría siguen aún en uso. El Albaicín fue declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Arquitectura En el   Albaicín   se   encuentran   numerosos  monumentos   y   conjuntos   monumentales   de  distintas   épocas,   fundamentalmente  Nazaritas y renacentistas:  Muralla Ziri,   de   la   Alcazaba   Cadima.  Arco de las Pesas o Puerta Nueva

Miguel Vicente Prados

2


El Albayzín, aproximación miscelánea

 

   

Muralla Nazarí,   Puerta   de   Fajalauza,   Torres   de   la   Alhacaba,   Puerta  Monaita, Puerta de Elvira. Iglesia de El Salvador (antigua mezquita mayor), S. Cristóbal, S. Miguel  Bajo, S. José, S. Gregorio, S. Ildefonso, San Juan de los Reyes (todas  antiguas mezquitas). Palacio de Dar­AlHorra, El Bañuelo, Alminar de Almorabitun. Aljibe de  Trillo, Casa de los Mascarones, Casa de Yanguas. Sta. Ana, S. Pedro, S. Cristóbal, S. Miguel alto. Casa de Porras, Casa del Almirante, Casa de Castril, Casa de la Lona,  Casa de los Cordoba. Real Chancillería.

El Embrujo del Barrio Y el embrujo cayó, y permaneció para siempre, en sus calles tortuosas y laberínticas, en  sus vistas descomunales, en su vida alejada de cualquier realidad. Y el embrujo cayó y  mancilló a todos los que poseen la verdad absoluta, a todos los que creen sólo lo que  pueden ver pues llegaron a un lugar dónde no encontraron la verdad, donde encontraron  ensueño, donde no había más que magia, donde el duende sigue vivo, donde la ficción  supera a la realidad como nunca nadie podrádescribir, como nunca nadie podrá soñar. Sus calles poseen el halo de otro tiempo, sus piedras besan nuestros pasos, o quizá sea  al   revés,   mientras   caminamos   sin   sentidos,   saturados   por   lo   magnífico,   por   lo  maravilloso, por lo que escapa a la razón, por lo que está incluso por encima del Arte. Sólo puede considerarse un insulto escribir o hablar del Albayzín, sólo puede ser una  bajeza   intentar   describir   lo   que   está   más   allá   de   la   razón,   de   las   palabras,   de   las  imágenes. Porque el Albayzín lo es todo, el Albayzín es la grandeza del tiempo, de un  tiempo   detenido,   esperando,   agazapado,   viendo   cómo   la   vida   transcurre   con   sus  sombras   y   sus   luces,   con   sus   atardeceres,   con   sus   noches   de   bohemia,   con   sus  amaneceres meloncólicos. Un   turista   pasa   sin   escuchar   una   guitarra  flamenca llorar, un guitarrista arranca lamentos  mientras una estrella se posa en un barrio, una  estrella   viaja   mientras   la   tierra   da   su   amor   al  Albayzín. Sus   calles   no   son   tales,   son   torturas   al   que  desconoce lo onírico, al que desconoce el placer,  al   que   no   sabe   ser   guiado   por   un   corazón  poderoso, ciego de amor, mudo de éxtasis. Con  nuestro   callejero   en   la   mano   sólo   podemos   perdernos   en   el   abismo,   con   nuestras  entrañas palpitantes descubriremos el más allá, la vida que hay detrás del bullicio, de la  cotidianidad, del hastío, cerca del embrujo, del éxtasis. Un piedra tras otra guían nuestra alma por un mundo de Belleza que abarca cualquier  rincón, incluso el más abandonado, los lugares en los que Dios no puso su mano sino el  mismísimo Satanás, el Ángel Caído que fue a parar a un lugar dónde su belleza fuese  contrarrestada y diese a luz un mundo distinto, mezcla de placer, de belleza y de lujuria.  Porque el Albayzín es todo eso. Confesémonos,   en   el   Albayzín   hemos   soñado   mundos,   nuestro   mundo,   el   mundo  musulmán, el de la orgía y desenfreno, el de la cultura y la belleza, el de la lucha, de la 

Miguel Vicente Prados

3


El Albayzín, aproximación miscelánea

rebelión, de la muerte, de lo sublime,... En el Albayzín hemos soñado que estamos  vivos, que otros están vivos. Quizá otro día sea el momento de contar la historia de este barrio, el más típico de  Granada, quizá otro día sea el momento de hablar de conjuras, de hogueras, de muertos,  de reyes, pero eso puede que sea otro día; esta vez es el momento de contar la vida, de  compartir lo que pocos han compartido, de hacer un pacto con el diablo que con el  tiempo ha caducado, que con el paso de los años se ha ido desvaneciendo pero que  siempre estará presente, en lo más hondo de mis entrañas, en lo más profundo de mi  existencia. Porque no fue sino en el Albayzín donde empezó mi vida, no la biológica sino la única  que da sentido, la que te hace sentir que estás y eres a pesar de que tu cerebro se regodea  en devolverte imágenes que parecen irreales y tu corazón siente que todo es falso, que  no estás allí, pero tu alma te empuja al abismo y te dice que sí, que todo es cierto, que  todo es bello y magnífico. Sin embargo no todo tiene una cara amable porque no todo  dura para siempre, y luego la vida pierde sentido, y luego uno pierde la sensibilidad de  sus sentidos, y luego uno pierde volver a vivir el Albayzín con el ansia y la inocencia de  antaño, y sólo quedan recuerdos que destrozan un día a día, que destruyen lo cotidiano  tras haber vivido lo sobrenatural, tras haberse uno sentido tan vivo que ya sólo queda  morir poco a poco, calle tras calle, piedra tras piedra, rastreando lo sublime.

Miguel Vicente Prados

4

El Albayzín aproximación miscelánea  

Documento descriptivoo sobre el barrio del Albayzín

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you