Issuu on Google+

EDUCAR NO ES CALLAR

LOS BENEFICIOS DE LA EXTRADICIÓN

“QUE ALGUIEN NOS DIGA COMO VA EL PROCESO”


LOS BENEFICIOS DE LA EXTRADICIÓN Los narcotraficantes actualmente NO son intimidados por las normas y las leyes que juzgan sus delitos, en el último mes el “narco” Camilo Torres Martínez “fritanga” entró sonriente al avión que lo llevaría a EE.UU; cada día es más evidente la falta de competencia de nuestros políticos y senadores para la creación de leyes que les impida recibir beneficios a los “narcos”, en las cortes extranjeras simplemente reducen las condenas, a cambio de información que sirva a la captura de más integrantes de grupos dedicados al tráfico de sustancias ilegales y dejan sin reparar a las víctimas en Colombia; por el contrario les dan visa de residencia que los convierte en negociantes activos del país anglosajón, dejan que sus familias vivan en EE,UU; si bien sabemos que a un colombiano de a pie, honrado y trabajador, se le niega la visa con facilidad.

Cuando las autoridades norteamericanas trabajan en Colombia, haciendo seguimientos o simplemente inteligencia por algún caso en particular, las autoridades de Colombia no tienen derecho a tomar decisiones dentro de sus operaciones. De igual manera es con las sentencias a las cuales estos “narcos” son condenados, la justicia colombiana no tiene derecho a opinar ni a intervenir en ninguna de estas audiencias, pero ¿qué pasa con los daños ocasionados en Colombia? ¿Esa condena también juzga por delitos en este país? La verdad a esta respuesta es un gran NO! La extradición es un procedimiento que se le da a un delincuente que comete un delito conforme a la ley de un estado, que requiere de él para que pague por los delitos cometidos en su territorio. En el caso colombiano, EE,UU toma esas determinaciones sin contemplar los delitos que ese criminal cometió en

http://cdn.elespectador.co/

Colombia, y si a eso le sumamos que la justicia acoge ese tema sin interés, no sirve de nada este acuerdo de


cooperación entre los dos países. Desde el gobierno de Virgilio Barco, Colombia toma un nuevo rumbo en materia judicial porque es en este gobierno donde se firma el tratado de la extradición. Este se llevó a cabo para liberar a la justicia colombiana por tantos delitos y por tan debilitada que estaba, en los años 80 bajo ley 27 de 1980. “La única reacción del presidente Barco fue aportar una desesperada salida jurídica: si lo que se necesitaba era una firma presidencial, él aportaba la suya”. “El viernes 12 de diciembre de 1986, Colombia amaneció escandalizada por una noticia que en ese momento fue demoledora para la lucha que libraban las autoridades contra los carteles de la droga” (El Espectador, Por: Redacción Ipad, 26 de julio del 2012)

¿Pero por qué causo el fallo tanta controversia y conmoción en esa época? Esto se da por la guerra de carteles de la droga colombiana finales de los 70, en las calles de Miami y Nueva York, trataban de controlar la venta de cocaína que dejo miles de víctimas; EE,UU aprovecho para documentar el modo de operaciones

de estos

delincuentes. “De esta manera, al gobierno de Estados Unidos, que entonces presidía Jimmy Carter, le sobraron argumentos para insistir en la firma de un Tratado de Extradición con Colombia” El Espectador, Por: Redacción Ipad, 26 de julio del 2012)

Por: Mitchel Camelo


EDUCAR NO ES CALLAR

1. Exprese una declaración racista y procure que salga en los medios para que se sepa como usted desprecia a los negros. Cosas como “Invertir en el Chocó es como perfumar un bollo” o “El concejo de Bogotá se nos va a convertir en una merienda de negros” suenan bien. 2. Al otro día discúlpese con vehemencia, diga que es “lenguaje coloquial” y diga que usted “aprecia a los negros” 3. No le preste tanta atención a lo que dicen las redes sociales, los columnistas, las protestas de las ONG, eso es cosa de dos o tres días de ruido y luego ya nadie hablará del tema, lo bueno es que en Colombia a la gente se le olvida todo. 4. Vendrá una sanción ejemplarizante ya que el procurador tiene que parecer implacable. No se preocupe, no tome tan en serio la sanción, en las esferas de poder todo tiene solución. (la única manera de que el procurador no haga absolutamente nada es que sus declaraciones hubieran sido contra los LGBTIXYZ esos) 5. Usted debe quejarse con indignación y declararse víctima de una persecución. Eso encaja bien y le genera dudas a la gente. Tenga en cuenta que es mejor que le busquen otro motivo de sanción, no de racismo, ya que eso será muy difícil de desmontar luego. Un cargo por “falsedad en documento público” es una buena opción y es fácil de defender. 6. Es muy importante que establezca contactos de “alto nivel” con senadores,

representantes a la cámara de su partido político para que intercedan por usted ante el procurador, después de todo ¿para eso lo reeligieron no? 7. Eso sí se tendrá que esperar el momento adecuado para que le quiten sus inhabilidades, recuerde que la procuraduría tiene una imagen que cuidar, lo mejor es por ejemplo un 19 de diciembre, en plenas novenas y en medio de alguna noticia que acapare toda la atención (como la de las basuras en Bogotá por ejemplo), de modo que a los que se quejen nadie les preste atención. 8. Ahora, alguna sanción menor le tendrán que imponer, la procuraduría tiene que mostrar resultados de modo que algunos meses si tendrá que recibir. 9. ¿Su reputación? Para las próximas elecciones no se preocupe por eso, menos mal usted se hace elegir con su maquinaria electoral y no con votos de opinión. 10. Usted deberá decir que igual el fallo no le satisface pero que como ciudadano respetuoso de las leyes lo acepta, es importante que aún se perciba como “inocente” e “indignado” por todo lo que le han hecho. Recomendaciones finales: Tenga en cuenta que la gente se ha vuelto muy susceptible con esos temas de racismo y discriminación, ya no se puede decir nada porque arman un zafarrancho desproporcionado y hasta han hecho una ley para eso, por supuesto todo eso es una exageración. Si usted tiene a bien despreciar a los negros no lo vuelva a decir en público, háblelo con sus colegas parlamentarios y de ser necesario establezca políticas muy sutiles para discriminarlos, así se hacen las cosas en la política. Por: Yeimy Reyes


“QUE ALGUIEN NOS DIGA COMO VA EL PROCESO”

(Imagen insignia de los diálogos de paz. Fotografía: cortesía Radio Superpoayan)

A medida de que nos vamos enterando de los lentos avances de los diálogos de paz entre el gobierno nacional y las FARC en la Habana, surgen entre la sociedad colombiana posibles cuestionamientos que si bien, nunca los habíamos pensado, hoy se vislumbran como una posible realidad en poco tiempo; consideraciones como el perdón a quienes han acabado con la tranquilidad de miles de familias y han violentado los derechos del ser humano desde hace más de seis décadas, el olvido a la sangre que derramaron inocentes, desmovilización y resocialización; hoy son temas de discusión y de expectativa. Pero, ¿usted qué opina, qué tanto está dispuesto a ofrecer por la paz de su país? Durante las últimas décadas varios han sido los intentos que se han dado en Colombia, entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con el fin de acabar con el conflicto armado y la violencia, pero ninguno de éstos culmino con éxito; hasta se llegó a dar la polémica de la situación de la recordada zona de desmilitarización de gran parte de territorio en el Caguán, y el cese al fuego militar que, no recibió respuesta de la otra parte, por ello se rompió con los diálogo durante la presidencia de Andrés Pastrana Arango. Inicialmente el conflicto armado interno que se generó en la segunda década de los 60, entre éstas dos partes, se dio por el lado de las FARC a través los líderes Jacobo Arenas y Manuel Marulanda, con un conjunto de ideales que buscaban la justicia social de forma pacífica; al pasar los años la situación iba cambiando; pues empezaron a intervenir fuertemente grupos ilegales como el narcotráfico el cual mostró su interés en patrocinar toda clase de actos de las FARC, lo que produjo un significativo cambio de ideales que finalmente los convirtió en narcoterroristas. No solamente la guerrilla, grupos revolucionarios como el ELN y las Autodefensas también adquirían

participación en esta guerra interna , la problemática de la situación, es que la invasión del territorio por parte de estos grupos ha implicado que se cometan actos terroristas contra la sociedad como: el secuestro, la extorsión, el despojo de tierras, el reclutamiento de jóvenes y niños a las filas militares, masacres, atentados… entre otros, inevitables episodios que han sido el pan de cada día de quienes transitan éste laberinto sin salidas o, ¿con salidas?.

(Conflicto armado colombiano, Fotografía: periódico Q'hubo)

En el 2012, el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos, exploró la necesidad de iniciar los diálogos con Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) quiénes manifestaron su interés, por “negociar


la paz”, sin embargo tras haber conocido la poca seriedad del grupo, éste intento parece viable para algunos y peligroso para otro porque según investigaciones anteriores sobre pasados Procesos, los diálogos se dieron sin una planeación exhaustiva previa lo que implicó un colapso nacional que trajo consigo el dolor y la sangre del pueblo colombiano; a comparación de este año se dice que el grupo negociador de gobierno está preparado para llegar a la reconciliación. Líderes políticos como el Presidente de la Cámara Augusto Posada analiza el caso y la preocupación que desde luego ha surgido entre los colombianos, afirmando: “Tranquilos, este es el año de la paz, todos debemos estar dispuestos a aportar al menos el perdón a estas personas, lo importante aquí y que el pueblo debe saber es que por ninguna circunstancia habrá impunidad ni olvido y que los personajes verdaderamente importantes deben ser las víctimas del conflicto armado”. Expectativas positivas, circulan entre el Congreso de la República y algunos analistas y científicos comentan que el cese al fuego puede darse después de firmado el acuerdo de paz y que este intento del Gobierno Santos, puede convertirse en una realidad en poco tiempo ya que en esta oportunidad; las exploraciones que se hicieron previamente arrojaron los principales y más importantes puntos que conforman la agenda. Estos son: 1. Política de Desarrollo Agrario 2. 'Participación política' 3 fin del conflicto y la inserción de las FARC a la vida civil 4. Drogas ilícitas 5 víctimas; agregando también que por el contrario de pasados acuerdos no se está desmilitarizando ninguna zona del país ni se está disminuyendo la fuerza militar.

Caguán. Fotografía cortesía: blog elpasodelosecos

Pero también hay lugar entre la sociedad para las expectativas negativas, pero que analizándolas

fríamente podrían ser acertadas. Por ejemplo el punto 2 de la agenda, “la participación política”, implicaría que los actores del conflicto armado tomen parte de cargos políticos y puedan ser líderes, pero ¿esto es viable?, no se supone que personas con antecedentes judiciales o de algún tipo no pueden participar ni ser elegidos en cargos públicos, ¿ será que a los guerrilleros se les borrarán sus antecedentes?; por otro lado el punto numero 3 “el fin mismo del conflicto armado”, entrega de armas y resocialización de las FARC la vida civil, genera aún más expectativas, pero desde luego como se está “negociando” , tendrán que haber algunas consideraciones, aunque penalmente no sabemos qué tan dispuesto ésta este grupo en cumplir condenas carcelarias ya que legalmente según la Corte Penal Internacional, el gobierno no debe generar en ningún momento mecanismos de impunidad así sea para lograr la paz.

Desplazados. Fotografía periódico Vanguardia.

Por otro lado a la guerrilla se les está prometiendo un conjunto de garantías de las cuales podrían acceder firmado y legitimado el acuerdo, pero ¿qué hay de las víctimas?, cuales son las garantías para ellos, por ejemplo en el mes de Marzo se realizó el debate en el senado de la república, donde militares y reservista reclamaron al Gobierno Nacional al menos un sueldo digno y una vivienda para sus familias, pues según ellos “viven en pésimas condiciones”; a lo cual se refirió el senador Juan Lozano “ Yo quiero la paz, pero cómo pueden estar firmando la paz con un grupo terrorista como lo es la FARC, cuando ni siquiera le pueden ofrecer garantías y bienestar a quienes por más de 50 años han luchado por cuidar al pueblo colombiano, entonces, yo digo primero garanticen a quienes verdaderamente han sido las víctimas y después con todo el apoyo estaremos listos para recibir a los reinsertados en la vida civil.” El proceso definitivamente genera muchas controversias y opiniones negativas las cuales los líderes del proyecto catalogan a aquellas personas que


hacerse efectivo. Por ahora la única opción es seguir esperando a las pocas intervenciones y balances sobre lo que se hable e ir reflexionando y concientizándonos de que este es un proceso real y viable, y además es algo que por muchos años hemos estado esperando en todo el país; “experimentar la paz”, y para ello hay que poner nuestro granito de arena, confiar en que todos los actores sociales sean reconocidos en los diálogos y exigir la verdadera reparación de las víctimas del conflicto. Grupo negociador FARC, fotografía cortesía El Espectador

las expresan de “enemigos de la paz”, aunque el presidente Juan Manuel afirma, que son pocos los enemigos dice también que son muy activos ya que se han encargado de “satanizar “ el proceso diciendo que la paz se logrará con impunidad; contraponiéndolos, Santos afirma: “nunca se ha hablado de impunidad los “enemigos de la paz” envenenan a la sociedad con especulaciones que no pasaran”. Si eso, lo afirma él, la sociedad también podría responde con esto: “aunque usted señor presidente se ha referido a la paz, nunca ha dado resultados concretos sobre los diálogos, entonces, que se puede esperar de la sociedad al tener estos pensamientos si no hay alguien que nos esté informando de los avances; pues esa, la impunidad es la más grande expectativa, la mayor cuestión”. La sociedad exige a alguien que esté aquí para explicar lo que se hable y las consecuencias que implicarían legitimar los acuerdos. La gente necesita explicaciones porque no podemos esperarnos, a que nos sigan rechazando cada vez que preguntamos sobre los avances, por ejemplo cuando se pidió la presencia de una víctima del conflicto en las mesas de diálogos, se negó la petición con la respuesta “ estas negociaciones son entre el Gobierno y las FARC, entonces, ¿qué podemos esperar de un grupo negociador que no tiene en cuenta la opinión actual del país o de quienes quieren ser escuchados y más cuando son las propias víctimas del conflicto? En definitiva, ya el gobierno nacional está trabajando para lograr la paz, pero aún no se sabe cuáles son los puntos y los acuerdos que se firmaran en la Habana, lo que sÍ es cierto y para tranquilidad del pueblo colombiano es que firmados los acuerdos, los únicos que tienen el poder de legitimarlos somos todos, sin nuestro consentimiento ninguno de ellos puede

Grupo negociador Gobierno Nacional. Fotografía cortesía El Tiempo

Por: Milena Nuñez


UN MOMENTO PARA REÍR

Cortesía: nojota.blogspot Cortesía: Danielitocaricaturas

Cortesía: nojota.blogspot Cortesía: Luiscaricas.blogspot

Cortesía: nojota.blogspot


Colombia: 10 pasos para ser un político racista y quedar absuelto

1. Exprese una declaración racista y procure que salga en los medios para que se sepa como usted desprecia a los negros. Cosas como “Invertir en el Chocó es como perfumar un bollo” o “El concejo de Bogotá se nos va a convertir en una merienda de negros” suenan bien. 2. Al otro día discúlpese con vehemencia, diga que es “lenguaje coloquial” y diga que usted “aprecia a los negros” 3. No le preste tanta atención a lo que dicen las redes sociales, los columnistas, las protestas de las ONG, eso es cosa de dos o tres días de ruido y luego ya nadie hablará del tema, lo bueno es que en Colombia a la gente se le olvida todo. 4. Vendrá una sanción ejemplarizante ya que el procurador tiene que parecer implacable. No se preocupe, no tome tan en serio la sanción, en las esferas de poder todo tiene solución. (la única manera de que el procurador no haga absolutamente nada es que sus declaraciones hubieran sido contra los LGBTIXYZ esos) 5. Usted debe quejarse con indignación y declararse víctima de una persecución. Eso encaja bien y le genera dudas a la gente. Tenga en cuenta que es mejor que le busquen otro motivo de sanción, no de racismo, ya que eso será muy difícil

de desmontar luego. Un cargo por “falsedad en documento público” es una buena opción y es fácil de defender. 6. Es muy importante que establezca contactos de “alto nivel” con senadores, representantes a la cámara de su partido político para que intercedan por usted ante el procurador, después de todo ¿para eso lo reeligieron no? 7. Eso sí se tendrá que esperar el momento adecuado para que le quiten sus inhabilidades, recuerde que la procuraduría tiene una imagen que cuidar, lo mejor es por ejemplo un 19 de diciembre, en plenas novenas y en medio de alguna noticia que acapare toda la atención (como la de las basuras en Bogotá por ejemplo), de modo que a los que se quejen nadie les preste atención. 8. Ahora, alguna sanción menor le tendrán que imponer, la procuraduría tiene que mostrar resultados de modo que algunos meses si tendrá que recibir. 9. ¿Su reputación? Para las próximas elecciones no se preocupe por eso, menos mal usted se hace elegir con su maquinaria electoral y no con votos de opinión. 10. Usted deberá decir que igual el fallo no le satisface pero que como ciudadano respetuoso de las leyes lo acepta, es importante que aún se perciba como “inocente” e “indignado” por todo lo que le han hecho. Recomendaciones finales: Tenga en cuenta que la gente se ha vuelto muy susceptible con esos temas de racismo y discriminación, ya no se puede decir nada porque arman un zafarrancho desproporcionado y hasta han hecho una ley para eso, por supuesto todo eso es una exageración. Si usted tiene a bien despreciar a los negros no lo vuelva a decir en público, háblelo con sus colegas parlamentarios y de ser necesario establezca políticas muy sutiles para discriminarlos, así se hacen las cosas en la política. @GabrielPacheco


REVISTA FINAL