Issuu on Google+

Nuestra geografía está repleta de misterios, lugares marcados por lo imposible, zonas en las que mirar cara a cara a lo absurdo y quizá, quien sabe, desvelar un secreto de tantos que alberga nuestra España más oculta. De norte a sur, de este a oeste, siempre hemos escuchado las historias de fantasmas que a todos nos atemorizaban de pequeños, casas embrujadas en nuestras ciudades, castillos habitados por entidades que llevan vagando miles de años por sus pasillos, bosques donde residen extrañas presencias, y carreteras donde aparecen figuras llegadas de otro tiempo. Existe una ciudad en la costa del sol famosa por sus ostentosidades, lujos y polémicas, un lugar donde, aparentemente, todo queda expuesto al visitante, pero que sin duda alguna esconde secretos, lugares marcados antaño que aún hoy siguen dando que hablar a los lugareños, misterios que no han sido mostrados ante las miles de cámaras que recorren la ciudad cada año, les hablo de la ciudad de Marbella, una ciudad que alberga un histórico enclave rodeado de testimonios sobre encuentros imposibles, el Cortijo Miraflores.


La historia de este antiguo caserón se remonta al año 1704, cuando D. Tomás Francisco Domínguez lo edifica, según lo atestiguan los dos blasones en el balcón que corona la entrada. En 1756 se diseña el jardín de la parte frontal, si bien es en 1850 cuando se introducen las especies exóticas, traídas por Don Tomás Domínguez Artola, Intendente General de Filipinas. Hoy es un museo y conserva en muy buen estado numerosas máquinas molturadoras y útiles de su antigua función. Así mismo dispone de varias salas para exposiciones temporales, una biblioteca de la imagen, y una pinacoteca municipal. También se encuentra en el mismo el Archivo Histórico Municipal. Detrás del edificio se descubrieron recientemente restos de hornos y una ermita rupestre datada entre los siglos VIII y X.

El Cortijo Miraflores tiempo atrás

Lejos de su atractivo histórico y turístico, lo cierto es que el Cortijo Miraflores encierra una historia que para muchos no deja de ser una leyenda urbana más, una afirmación contrarrestada por los numerosos testigos que aseguran haberse visto sumidos en una experiencia inexplicable, todos apuntando supuestamente a la misma entidad, una presencia a la que se le conoce como “la niña del cortijo”. “Ella juega tranquilamente, o le pide a alguien que le ayude a encontrar a sus padres. Con la inocencia de una niña, muerta. Parece el inicio de una película de terror, pero nada más lejos de la realidad”… Así comenzaban las líneas del diario local de Marbella “Tribuna Express”, donde le dedicaron un artículo. La presunta entidad de esta pequeña ha sido vista en el Cortijo Miraflores en numerosas ocasiones por lugareños y visitantes, no son pocas las historias que se cuentan en diversos círculos de la ciudad de Marbella, leyenda local para muchos y realidad para los que se han cruzado con el presunto espíritu de una niña.


La descripción que detallan aquellos que dicen haberla visto coinciden en las versiones, señalan que es una niña de entre 7 y 9 años, con el pelo negro y ataviada con un vestido blanco y antiguo por su aspecto. No son pocos los que han asegurado haberla oído, coincidiendo los que lo han hecho en contar lo que escucharon: “Yo vivo aquí”, “estoy jugado mientras espero a mis padres”, “¿sabes donde están mis padres?”

Interiores del Cortijo Miraflores en la actualidad

No obstante puede que esta presencia no esté sola en las dependencias del Cortijo. Hace ya unos años que el lugar recibió la visita de Susana, una médium que fue invitada a visitar el edificio, ella aseguraba que el Cortijo estaba “lleno de gente, incluso familia de la niña”. Esta mujer explicó que también veía a un niño, justo en el piso de arriba, dentro de una sala, posiblemente el lugar donde aquel niño solía jugar. Muchos trabajadores del Cortijo Miraflores dicen ver o sentir habitualmente a la pequeña, incluso alguno tiene una relación muy cercana y especial hablándole, tratándola como una compañera más.


Algo que sorprendió en la visita de la médium al Cortijo, fue que decía oír a muchos de los espíritus que allí se moran pedir agua, como si estuviesen muy sedientos, incluso sentía como el propio edificio también “pide agua”. Esto resultó muy curioso, ya que fue una forma de contrastar las conclusiones obtenidas en la grabación de una psicofonía dentro del Cortijo tiempo atrás, y donde el resultado fue enfocado a la misma conclusión, en ese lugar había habido un incendio. Desgraciadamente en los archivos municipales no existe registro alguno de semejante acontecimiento, aunque habría que tener en cuenta que antaño no se trataba de un edificio público.

Interiores del Cortijo Miraflores en la actualidad


Los encuentros con el espíritu de la niña del Cortijo se remontan incluso al pasado, es como si hubiese estado allí siempre, el escritor marbellí, Andrés García Baena, en su libro “Miedo, pobreza e irrealidad”, recoge numerosas historias sobre la niña del Cortijo. Existe una conocida, fue la experiencia vivida por Germán Borrachero, primer director del Cortijo cuando este fue transformado en un centro polivalente. Cuenta que, en la sala II vio “una niña vestida de color blanco, manga corta y con falda como plisada. Cuando fui hacia ella corrió como hacia mi izquierda. En ese momento pensé que se trataba de una niña que se había quedado dentro, tras que los conserjes cerraran el edificio y que no hubiesen conectado la alarma porque yo estaba dentro. Cuando encendí la luz de la sala la niña ya se había ido. A los pocos meses los conserjes hablaban de la presencia de una niña fantasma. Entonces sí conté mi historia, pero quitándole hierro al asunto”


Existen más testimonios, algunos lo cuentan de forma abierta hoy en día, como la experiencia que tuvo Raquel, una profesora del Conservatorio de Marbella. Ella relato recientemente su encuentro, presuntamente con la niña del Cortijo. “Fue durante la visita en una tarde al Cortijo Miraflores, sentí como si alguien pasase corriendo detrás de mí, oí como el fiuuuuuuu dibujos animados, y de repente me tocan dos veces el hombro, como cuando lo hace alguien para que te des la vuelta. Como estaba con mi tía, me giré, pero no había nadie y ella estaba muchos metros más par adelante. Me entró un terror que no puedo explicar. Chille. Y desde entonces no he vuelto, ni creo que lo haga porque me da mucho miedo”.

Quizá el episodio más conocido entre trabajadores y marbellíes, fue el vivido por un empleado de la Delegación de Sanidad quien, tras ver a la pequeña y observar cómo su mano traspasaba a la niña al intentar tocarla, tuvo que recibir atención psicológica.

Una de las instantáneas de José Miguel Lima, un apasionado del misterio


Lo cierto es que lejos de los testimonios particulares de los visitantes del Cortijo Miraflores, la supuesta niña que lo habita ha sido protagonista en varios eventos realizados en la ciudad, como en una exposición fotográfica, o en conferencias de este tipo de lugares a lo largo de la costa malagueña. Así mismo, varios libros escritos sobre este lugar y su pequeña inquilina y algún que otro artículo en periódicos provinciales, han convertido las dependencias en el centro de las miradas de aquellos que buscan encontrarse con la niña del Cortijo Miraflores.


Imรกgenes de los interiores del Cortijo Miraflores


www.misteriored.com


Reportaje Cortijo Miraflores