Page 7

ban y El continuó hablándome a través de su Palabra. - Hasta que una noche cuando estaba orando y pidiéndole como siempre, de repente deje de pensar en mi por un momento y empecé a pensar en El, en el terrible momento de la Cruz, solo, abandonado por los que le seguían, abandonado también por sus amigos y hasta su Padre le dio al espalda, pues no podía estar allí por que El estaba llevando los pecados de todos nosotros ¿pueden imaginárselo?. Aquella noche fue la más feliz de mi vida a pesar de que lloré durante oras, pude experimentar su perdón, su consuelo y su sanidad mental. Además hice un trato con El no me separaría jamás de alguien que me ama tanto.

bién conoció a Cristo y le entregó su corazón. - Un año y medio después de mi ingreso me rehabilité para la sociedad y sobre todo para la gloria de Dios. Cristo había vencido la batalla por mi, por fin era libre. Mi padre después de ver el cambio que había en mi vida me presto dinero suficiente para comprar la casa que ahora tenemos. El Señor no solo me devolvió a mi hija, sino que nos ha bendecido con otra hermosa niña, Sara, que colma nuestro hogar de risas y alegría. También se encargo Dios de lo material y con la ayuda de un hermano en Cristo conseguí el empleo que tengo ahora, jefe de producción de una importante constructora aquí en Barcelona, se encargo también Dios de facilitarme una congregación donde poder servirle pues El sabía que ese era nuestro anhelo desde que abandone el centro y así mi esposa y yo llegamos a la Iglesia Evangélica de Viladecans, donde fuimos recibidos con los brazos abiertos y el pastor Sr Juan Calvet enseguida me dio la oportunidad de predicar el Evangelio lo cual se ha convertido poco a poco en mi ministerio. - Hermanos si publican este testimonio recuerden que yo estaré cumpliendo mi parte del trato, aquel trato que hice con Jesús; "Contarle a todo el mundo las maravillas que El ha hecho en mi vida." Que el Señor les bendiga, les guarde y ensanche su ministerio para mayor gloria suya. Pablo Torres Barrios

- Hoy puedo decirles que no he sido defraudado, desde ese momento mi buen Dios me ha colmado de bendiciones, dos meses mas tarde me bauticé, mi esposa, sin que ella misma acertara a decirme el porque, empezó a visitarme y por su puesto me trajo a mi pequeña. A través de mi testimonio el Señor me hico otro gran regalo y es que ella tam-

Marihuana  
Marihuana  

folleto sobre la marihuna

Advertisement