Page 18

A PROPÓSITO DE...

COLABORACIONES

[

RETOS QUE LA SOCIEDAD ACTUAL PLANTEA

CIERRE DEL CONVENTO DE FERRERIES POR: ANNA SEGUI NATURAL DE FERRERIES,

MONJA

M

uchos, y sin embargo todos son reducibles a uno: constituirnos en alternativa. Me explico. La sociedad en la que estamos inmersos es una sociedad que prestigia 1) la gran ciudad, 2) el confortable chalet, 3) la técnica sofisticada. La Biblia que nos ha sido revelada, en cambio, prestigia 1) el desierto, 2) el mar, 3) la mostaza. Cuando hablo de la sociedad estoy intentando enumerar rasgos muy precisos que caracterizan sociológicamente nuestra cultura actual. Cuando hablo de la revelación intento enumerar tres

CARMELITA EN VALENCIA

H

ace unos días me dieron la noticia de que se ha cerrado el convento de Ferreries. Tengo un sentimiento de pena, a la vez que de agradecimiento. Pena porque se acaba la historia de una realidad que ha sido larga y hermosa, la de todas las Hermanas franciscanas que han pasado por el pueblo y se pusieron a servirlo y amarlo incondicionalmente; realidad que se acaba, pero con la esperanza de una continuidad en la savia que habéis dejado y que dará sus nuevos frutos. Muchas fueron las hermanas que, solo por amor, dieron lo más y mejor de ellas mismas por Ferreries. Sentimiento de pena porque vuestra presencia era también un signo significativo de lo que es dar la vida por los hermanos, y porque, al fin, la vida religiosa nos trae memoria de la bondad de Dios y de su presencia entre nosotros. Pena porque ves el correr de la historia, y como cada momento es un adiós a algo que ya no volverá. Habéis cumplido una misión y es la hora del retiro. Misión cumplida, bondadosamente ejercida y admirablemente regalada. Habéis sido regalo de Dios para el pueblo, porque a todos habéis atendido indiscriminadamente, más, regalo fundamentalmente para la comunidad eclesial, que, con mucho, ha sido la más favorecida y enriquecida por vuestra aportación. El colegio, la catequesis, el servicio parroquial en su conjunto. Por todo y por tanto ¡GRACIAS!. Y deciros también el gozo agradecido por vosotras mismas, por la suerte que nos ha tocado durante casi cien años, teneros en el día a día de nuestra historia y del acontecer de cada momento, construyendo juntos aquel minúsculo pueblo que visteis prosperar con asombro y admiración. Mucho debo a la vida de cada hermana que pasó por la comunidad. Mi vida de fe, en parte, y mucha fue la parte, os la debo a todas vosotras y estoy agradecida por todo ello y por lo mucho recibido, al fin, en el viejo convento aprendí a leer y escribir, a orar y crear amistad con Jesús, a saber entender lo que significa

categorías -no tanto geográficas como simbólicas- muy presentes en los evangelios y que caracterizan el seguimiento de Jesús. Como que unas y otras son tan distintas -hasta opuestas- es por lo que me he atrevido a identificar el gran reto con el nombre de «alternativa». Ofrecer una alternativa no es ofrecer más de lo mismo, ni tampoco ofrecer lo mismo pero mejorado. Alternativa es pensar y construir toda otra historia, es la historia que se escribe después de haber experimentado una conversión. Describamos las tres categorías simbólicas:

I.- EL DESIERTO

vivir una vida para el evangelio y crecer en humanidad. Y deciros a toda la Congregación, a cada Hermana en particular, a las que viven y las que ya gozan de la pascua eterna junto al Señor. Gracias sí, a todas, por todas y por todo. Y agradecida que a Dios por vuestra continuidad en otros lugares regalando tiempo y vida, fe y amor misericordioso, que es vuestro carisma. Un abrazo fuerte. Contad siempre con mi oración y amistad.

Mc 1,4: «Apareció Juan bautizando en el desierto, predicando un bautismo de conversión». La tesis de Juan era que Israel no había cumplido y tenía rota la alianza. ¿Ha cumplido la Congregación o tiene roto el compromiso primero y fundacional? Como terapia, Juan propone algo así como el título de la película de José Luis Garci: «Volver a empezar». ¿En dónde había empezado Israel? En el desierto. Es entonces que Juan convoca al pueblo en el mismo sitio por donde empezó todo, en el desierto frente a Jericó por donde Josué había cruzado el río Jordán para entrar en la tierra prometida. Para Juan ya no bastaban los ritos acostumbrados, las purificaciones rituales con agua, había que hacer más y distinto, sumergirse, enteros, en el río. Para Juan, no son los otros los que se tienen que convertir, son los elegidos de Israel. No es el mundo el que debe cambiar, los primeros que debemos cambiar somos nosotros. El desierto es el lugar de lo esencial, el lugar donde convertirnos a lo esencial. ¿Qué es lo esencial que Dios espera de una Hermana Franciscana Hija de la Misericordia? El primer reto es saberlo, el segundo es actuar de acuerdo. Es probable que el gran reto no es hacer más cosas, quizá el gran reto es hacer menos cosas. Menos, pero esenciales. Esenciales, a los ojos de Dios. II.- LA ORILLA Mt 13, 1-3: «Salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar… y les habló muchas cosas en parábolas». La significación espiritual de la orilla exige saber el significado del fondo del mar. El fondo del mar, el abismo de las aguas, es, en la Sagrada Escritura, el lugar reservado a los enemigos de Dios. En el fondo del mar es sumergida por el diluvio universal la humanidad perversa; al fondo del mar rojo son arrojados los ejércitos del faraón que persiguen al pueblo de Dios y a los que engullen las mismas aguas que antes se habían abierto para dar paso a los elegidos. Al fondo del mar va a dar Jonás, el profeta desobediente, en su huida lejos de Dios. Cuando Jesús expulsa una legión de demonios del endemoniado de Gerasa (Mc 5) les permite a los demonios que se metan en unos cerdos y éstos se arrojan al mar desde lo alto del acantilado.

iseri

[OdRiae 18

M

iseri

M

¾¾¾

[OdRiae 7

Nº52Misericordiae  

Magazine, boletin

Nº52Misericordiae  

Magazine, boletin

Advertisement