Issuu on Google+


EDITA:CONGREGACIÓN DE HERMANAS FRANCISCANAS HIJAS DE LA MISERICORDIA C/ DEL NÉCTAR, 18 28022MADRID E-MAIL. MISERICORDIAE@HIJASDELAMISERICORDIA.COM COORDINA: FRANCISCA ALOMAR GENOVART DISEÑO DE CUBIERTA: PAULA DALIÀ MARTORELL FOTOGRAFÍA DE CUBIERTA: ANTÒNIA JUAN DEPÓSITO LEGAL 145/1984 COLABORA: ISABEL MARTÍNEZ MORENO

SUMARIO [OdRiae

iseri

N.52 NOVIEMBRE 2012

A

LTÍSIMO,

OMNIPOTENTE, BUEN SEÑOR, TUYAS SON LAS

03 04 07 09 13 16 18 19 23

A MIS HERMANAS ŠPaulina Aguirre:«Abiertas al proyecto de Dios» LA VIDA EN LAS DELEGACIONES „Texas-México: ŠPurificación Izquierdo: «50 años al servicio de la misericordia» COLABORACIONES ŠJoan Bauzá: «Retos que la sociedad actual plantea» NUESTRA HISTORIA ŠMaría Rigo: «Cartas de Doña Juana Ana Gallard del Cañar Suau a su hijo Gabriel Mariano (V). Potenciadora de su vocación sacerdotal» QUIÉN ES QUIÉN EN LA CONGREGACIÓN ŠFrancisca Alomar: «Sor Juana Moll Goñalons» ŠMagdalena Fiol: «Magdalena Fiol Vadell» DESDE LOS COLEGIOS ŠTomeu Rigo: «Centro Sant Francesc d’Assís- Antillón (Palma de Mallorca)» A PROPÓSITO DE... ŠAnna Seguí: «Cierre del convento de Ferreríes» NUESTROS PUEBLOS ŠLa Comunidad: «Comunidad de Ciutadella» CONTRAPORTADA ŠSan Francisco de Asís

ALABANZAS, LA GLORIA, EL HONOR Y TODA BENDICIÓN. iseri

[OdRiae 2

M

iseri

M

(S. FRANCISCO)

[OdRiae


A MIS HERMANAS ABIERTAS AL PROYECTO DE DIOS

MISIÓN

EN

CIUTADELLA

DE IZQUIERDA A DERECHA:(1ª FILA): SOR ANTONIA RIERA, SOR MARÍA BIBILONI, SOR JUANA FLORIT. SOR CECILIA SALAS (2ª FILA): SOR JUANA MOLL Y SOR MARGARITA ANDREU

LAS

SOR JUANA

HERMANAS EN LA CAPILLA

MOLL, SOR MARGARITA ANDREU,SOR ANTONIA RIERA, CECILA SALAS

SOR JUANA FLORIT SOR M ARÍA B IBILONI CON LAS

Y

MANOS EN LA MASA

SOR MARGARITA REALIZANDO SU

iseri

M

MISIÓN DE PORTERA

[OdRiae

PAULINA AGUIRRE, FHM SUPERIORA GENERAL 1

Ef.1, 11 Salmo 32, 15 3 Examinadlo todo y quedaos con lo bueno, José Miguel Núñez. Vida Religiosa 4 Salmo 32, 11 2

iseri

Y

este Año de la Fe, pidamos al Señor que nos acreciente el deseo de servirle, de vivir con ilusión y esperanza; de que nuestros deseos sean el deseo de Dios. San Pablo nos recuerda que somos «destinados de antemano según el designio de quien todo lo hace conforme al deseo de su voluntad»1. El salmo nos dice que Dios modeló cada corazón, y comprende todas sus acciones.2 El Señor nos da la mano para que nosotras le sigamos y nos da la fuerza para cumplir lo que Él nos pide. «Hemos de escrutar los signos de los tiempos a nuestro alrededor: la realidad humana que vivimos, la situación de nuestros hermanos, las experiencias eclesiales, los gritos de los jóvenes, el desafío de la cultura, los retos de la evangelización. Los consagrados somos como los censores de la historia que saben detectar las huellas de Dios ocultas en la nieve.»3 Estar abiertas al Proyecto de Dios es descubrir cuál es su voluntad para nosotras y para todo aquello que amamos porque Él nos amó primero y queremos agradarle. Descubramos sus «huellas ocultas en la nieve». Pidámosle que nos muestre el camino, que nos abra el corazón para saber discernir que es lo que quiere y espera de nosotras. El plan del Señor subsiste por siempre, los proyectos de su corazón, de edad en edad.4 Elevemos nuestra plegaria a María, la Madre de Jesús, que vivió momentos confusos, momentos de alegría y momentos fuertes de dolor pero se mantuvo fiel al querer de Dios, suplicándole que sea nuestro modelo. Pidámosle que sepamos escuchar y abrirnos a la voluntad de Dios como ella lo fue. Invitémosle que camine con nosotras, y si, así lo experimentamos seguro que «elegimos la vida».

M

VIDA

N

os vamos aproximando al XVIII Capítulo General de nuestra Congregación. Ya hemos participado todas de los trabajos y preparación del mismo. A medida que pasan las semanas hemos de pedir a Dios que nos abra el corazón para aceptar su voluntad sobre la Congregación. Como también, pedirle que nos ayude a cada una acoger todo aquello que disponga para nuestro bien. Viviendo en la realidad de su tiempo, nuestros fundadores quisieron que la Congregación fuera para los más pobres en los pueblos pequeños de la Mallorca rural. Ahora hemos de ir descubriendo otras realidades igualmente pobres y desamparadas. Otras realidades que tal vez supongan sacrificios y desarraigo por parte de todas. Los tiempos y la sociedad han cambiado y nosotras con ellos. Hemos de buscar cauces del aquí y ahora para nuestro carisma, que siempre es actual, inclinar el corazón al más pobre. El hacer memoria de nuestra historia vocacional y fundacional nos ayudará a escuchar la voz de Dios y revitalizar sus designios sobre nosotras. «La crisis» económica afecta al hermano que está a nuestro lado como también a los hermanos en países lejanos. Y la crisis afecta a todos incluida la vida religiosa. Cabe que nos preguntemos ¿cuáles son nuestras actitudes ante ello? ¿Cuál es nuestro compromiso personal y comunitario ante el hambre, el dolor y los problemas que causa el desempleo y la miseria? Hermanas, la vida de hoy o nuestro mundo necesita testigos de esperanza, capaces de vivir la oración de San Francisco: «Señor haz de mí un instrumento de tu paz…» En la historia de salvación siempre ha habido personas llamadas por Dios para cumplir una misión. Ese mismo Dios nos ha llamado a nosotras para servirle. Nosotras generosamente le dijimos sí. Cuántas veces en los encuentros recordamos aquellos primeros años; la paz, la alegría, la disponibilidad, la abnegación, etc. No dejemos a un lado todo eso. Con los años viene la madurez. La «semilla» crece con ayuda del abono y del agua y a su tiempo llega a dar fruto. Nosotras seguimos los mismos pasos en nuestra realidad. Recordemos los motivos que nos movieron a dar el primero sí. En

[OdRiae 3


LA VIDA EN LAS DELEGACIONES TEXAS-MÉXICO JOSÉ ROSSELLÓ Y LEONOR G ÓMEZ SON MATRIMONIO. A DMINISTRATIVO Y T RABAJADORA FAMILIAR RESPECTIVAMENTE . B UENOS AMIGOS DE LAS F RANCISCANAS H IJAS DE LA M ISERICORDIA DE C IUTADELLA .

50 AÑOS AL SERVICIO DE LA MISERICORDIA DE

LA BIENVENIDA Y DOS NIÑOS VESTIDOS CON TRAJES TÍPICOS MALLORQUINES LAS OBSEQUIARON CON UN PRECIOSO RAMO DE

FLORES. EL VIAJE CONTINÚO EN CARAVANA DE COCHES HASTA LLEGAR A WACO A LA CASITA DE MADERA, ENFRENTE DE LA IGLESIA PARROQUIAL, ASIGNADA COMO PRIMERA VIVIENDA DE LAS HERMANAS. FUERON AÑOS DIFÍCILES HASTA LLEGAR A CONOCER EL IDIOMA, COSTUMBRES, CLIMA, ADAPTARSE A DOS CULTURAS, LOS NACIDOS EN EEUU Y LA COMUNIDAD MEXICANA EN UN CONSTANTE PROCESO MIGRATORIO. El sábado día 3 de noviembre de 2012, a las 11:00 de la mañana, tuvo lugar la celebración de acción de gracias por los 50 años de la presencia de las Franciscanas Hijas de la Misericordia (F.H.M.), en Texas. Fecha memorable, también del nacimiento de nuestro P. Fundador, hombre lleno de fe y muy devoto de la Virgen Inmaculada. Al coincidir el 3 de noviembre en sábado, se celebró la Misa de la Bienaventurada Virgen María, Madre de Misericordia,Titular de nuestra Congregación. Nos acompañaron varios sacerdotes y diáconos, diferentes familias religiosas, familiares de las Hermanas nativas en Texas, hermanos de sor Catalina Vallespir, comunidad parroquial de Austin-Waco y S. Francisco Javier. La presencia de la Madre General, sor Paulina Aguirre, Hermanas de la comunidad de Austin y Waco, Tx. En un clima de fraternidad y fiesta se dio comienzo a la: Celebración Eucarística

iseri

M

Celebrantes: P. Román Burgos, TOR – Iglesia de San Francisco. P. Lorenzo Soler, TOR - Iglesia del Sagrado Corazón.

[OdRiae 4

P. Esteban Jasso, TOR – Iglesia de todos los Santo, Ft. Worth. P. Florencia Rodríguez, TOR Iglesia de Guadalupe. P. John Korcsmar, csc – Notre Dame, Indiana. P. Alberto Ruiz, Dolores - Church, Austin, Tx. P. Gonzalo Ferrer, Killeen, Tx. Diácono Jessie Garza. Diácono Alejandro Caudillo. Al iniciar la Liturgia se hizo una ofrenda floral de 50 rosas amarillas, una por cada año que la Congregación de Hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia ha servido en estas tierras Tejanas. Se escogieron a las personas que han tenido contacto con las Hermanas durante este medio siglo y familiares de las Hermanas nativas. De mayor a menor, en procesión, se depositaron en dos jarros en la primera grada del altar. Simbolizando la solidaridad y servicio a la comunidad parroquial. Es motivo de recordar y agradecer también la presencia de las Hermanas que a lo largo de estos 50 años han pasado y

E

l recuerdo que personalmente guardo de las Franciscanas, Hijas de la Misericordia de Ciutadella es entrañable y muy positivo en todos los sentidos. Son mujeres que lo han dejado todo; familia, amigos, pueblo, bienes etc., para seguir la llamada de Dios allá donde los superiores les enviaban a realizar la misión evangelizadora, desde los votos de pobreza, castidad y obediencia. Recuerdo muy bien durante mi infancia, junto con mi madre, iba a visitar los domingos por la tarde a mi hermano que estaba en el seminario. Allí había una comunidad de Hermanas Franciscanas, otra en el Santuario de Monte Toro. Todas ellas, cuidaban a los seminaristas de forma especial. Recuerdo a Sor Rafaela, q.e.p.d., ella, contaba que pasó unos años muy duros, pues escaseaban los alimentos, pero cada día se producía un milagro, siempre estaba la comida servida en la mesa del Seminario. En los últimos años, solo hubo cuatro Religiosas en el Seminario: Sor Francisca, Sor Rafaela, Sor Antonia y Sor Juana, que se quedaron al cuidado de la casa Sacerdotal, atendiendo a los Sacerdotes Mayores con verdadero cariño maternal. Estuvieron hasta el año 2008, que los superiores destinaron a Sor Francisca a Monte Toro y al resto a la Comunidad de la C/ Degollador de Ciutadella, donde actualmente viven de Hermanas Mayores y en donde están muy bien atendidas. Es un placer ir a visitarlas, siempre eres bien acogida, allí se respira un ambiente de paz, alegría y oración. Son una comunidad abierta, acogedora, sencilla, alegre, activa y dispuesta siempre a servir y ayudar a los demás. Respiran el carisma de Francisco de Asís, y el de la misericordia. El pueblo, en general, valora y aprecia a las Religiosas Franciscanas, por su misión, dedicación y entrega llevada a cabo durante muchos años.

Actualmente ya no pueden realizar los trabajos que realizaban anteriormente debido a sus limitaciones a causa de la edad, pero se les quiere por lo que son y se les respeta. Pensamos que las generaciones jóvenes desconocen bastante la misión que las Religiosas, en general, realizan a favor de los más necesitados. Hace unos años, debido a la pérdida de valores y por falta de aprecio de la vocación religiosa, en la mayoría de las familias de la sociedad, escasean las vocaciones en Europa, sin embargo en otros países donde han cultivado la fe cristiana, los valores humanos como la austeridad, la dignidad, el trabajo, el esfuerzo, la confianza en el Señor que sigue llamando a la extensión de su Reino, abundan las vocaciones Actualmente las diferencias son bastantes, antes las religiosas se dedicaban a la misión de servicio en el Seminario. Desempeñando tareas asistenciales y sanitarias, una labor muy humana que hacían a través de la atención domiciliaria, asistiendo a los enfermos moribundos, acompañando a la familia, en estos momentos, cuidando de los más desvalidos, visitando a ancianos y enfermos. En la Pastoral parroquial colaboraban en la catequesis, ayuda al Párroco en las necesidades de la Parroquia, cuidaban del aseo y decoro de la misma, ofrecían gran colaboración parroquial.En el campo de la educación procuraban la formación integral de la persona ofreciendo valores cristianos, humanos y culturales en las escuelas y en las guarderías. Actualmente la Comunidad de Degollador es más una casa de reposo para Hermanas mayores, en realidad es una comunidad «orante y misionera» dedicándose con preferencia a orar por toda la Humanidad, especialmente por Ciutadella, siempre abiertas a acoger a todos las personas que acuden a pedir oraciones. Muchas gracias por vuestra dedicación, entrega y oración.

iseri

DELEGACIÓN

DE NOVIEMBRE,

M

L

TEXAS-MÉXICO, CELEBRA HOY SÁBADO 3 2012 CON GRAN GOZO Y ALEGRÍA EL 50 ANIVERSARIO DE LA PRESENCIA DE LAS HERMANAS FRANCISCANAS HIJAS DE LA MISERICORDIA, EN WACO, TEXAS. EL 3 DE NOVIEMBRE DEL AÑO 1962, LLEGARON LAS CUATRO HNAS. PROCEDENTES DE MALLORCA, ESPAÑA. SOR JUANA LLOMPART, SOR JACINTA AMENGUAL, SOR FRANCISCA RIUTORT, Y SOR CATALINA VALLESPIR, AL AEROPUERTO DE DALLAS, DONDE FUERON RECIBIDAS POR EL PADRE MATEO RAMIS, PÁRROCO DE SAN FRANCISCO, WACO, TEXAS Y EL PADRE GABRIEL FERNÁNDEZ, VICARIO, DE LA MISMA PARROQUIA. MAESTRAS DE LA ESCUELA, Y UN GRUPO DE PERSONAS DE LA COMUNIDAD PARROQUIAL, LES DIERON A

[OdRiae 21


NUESTROS PUEBLOS

[

]

¿CÓMO NOS VEN EN EL PUEBLO?

SOMOS CARLES MOLL Y VICKY MASCARÓ, UN MATRIMONIO RESIDENTE EN CIUTADELLA DE MENORCA. TENEMOS TRES HIJOS: ROSER, PAU Y CATERINA, DE 12, 10 Y 7 AÑOS RESPECTIVAMENTE. U N O ES E L E C T R I C I S TA Y L A O T R A MAESTRA.

S

e nos pregunta cuál es nuestra relación con las Hermanas Franciscanas de Ciutadella y cómo vemos su presencia en el pueblo. Hoy por hoy en esta comunidad de Hermanas, el convento de las cuales está situado en la calle Degollador, hay básicamente religiosas de edad porque, de hecho, es una residencia para religiosas mayores. Una primera impresión podría ser, que poco tienen que ver con una vida activa en la parroquia, en el barrio, o en algún otro ámbito de actuación. Pero sería una reflexión demasiado ligera y, posiblemente pecaríamos de buscar sólo eficacia a la hora de valorar las personas. Esta comunidad de Hermanas nos ofrecen uno de los testimonios más preciados y que tanta falta hace, hoy por hoy, en la sociedad que nos ha tocado vivir. Cuando oímos decir un día y otro las separaciones y los divorcios que hay, y la facilidad que tienen algunos matrimonios para deshacer el SÍ que un día se dieron mutuamente y dieron a Dios, el testimonio que ellas nos aportan es de ser fieles al compromiso que un día cada una de ellas llevó a cabo, testimonios de pobreza, castidad y obediencia, siguiendo los pasos de Francisco de Asís. Para nosotros, aquí radica el valor de su presencia en Ciutadella: tenemos la suerte de convivir con estas mujeres entregadas, fieles a Dios, que superan las dificultades del convivir -porque son humanas-, pero que saben de cierto qué es lo importante en sus vidas y van haciendo camino hacia esa meta con pleno convencimiento. La amistad que nos une con cada una de ellas añade afecto y calidez a esta relación y hace que nos sintamos cercanos e interesados por lo que mutuamente vivimos. Gracias María, Margarita, Joana Moll, Joana Florit, Antònia y Cecilia. Podéis estar seguras que los años añaden credibilidad a vuestro testimonio.

convivido en la Delegación Texas–México, a todas las recordamos con afecto y cariño, e igualmente las familias que las han conocido las recuerdan, aprecian y valoran el trabajo que han realizado en estas tierras tejanas y mexicanas haciendo el bien en los trabajos encomendado. (Gracias Hermanas) Acto seguido los Caballeros de Colón, entraron con sus trajes típicos. Los Caballeros de Colón es una sociedad benéfica, católica y masculina. El fin de esta sociedad es la caridad, la unidad, la fraternidad y el Patriotismo. La sociedad se ha distinguido por desarrollar y apoyar proyectos orientados al fortalecimiento de la fe católica en el mundo, apoyando la labor misionera del Papa, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, fue un gran honor compartir con ellos nuestra celebración. El P. Román, quien presidía la Eucaristía, inició la ceremonia, animando a la comunidad a participar con gran gozo y alegría la presencia a lo largo de 50 años de las Hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia en nuestra Parroquia, dos de ellas estaban presentes (Sor Jacinta y Sor Catalina). Es motivo de dar gracias al Dios Todopoderoso por el trabajo que han realizado en nuestra comunidad parroquial, juntamente con las personas que han colaborado con ellas. Por tal acontecimiento, invocamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, para gloria y alabanza de su nombre. Uno de los diáconos leyó la Epistola, y el otro el Evangelio. El P. John Korcsmar, csc, proclamó la homilía; dando gracias a Dios por los PP. Fundadores, D. Gabriel Mariano y Josefa Ribas de Pina, dos hermanos afines con un mismo ideal, en amar a Dios y al prójimo. Movidos por el espíritu de Dios nace su Congregación, inculcando a sus Hijas que vivan la obediencia, la pobreza y la caridad al estilo de Francisco, ya que por los votos han sido llamadas a ser signo eficaz del Reino de Dios. Las Hermanas Franciscanas en estos 50 años de presencia en

estas tierras, han sido anuncio del Evangelio viviendo en comunidad de Hermanas, sirviendo a los más pobres, en las comunidades parroquiales donde están insertadas. Es motivo de recordar la década de los 60, cuando la Congregación de Hermanas Franciscanas surcaron los mares para llegar a Bolivia, Perú, Texas- México, Por tal hecho, nosotros estamos aquí reunidos en familia, donde el ambiente, la fiesta y las personas nos evocan hechos del pasado para alabar y dar gracias a Dios en estos 50 años de presencia en esta comunidad parroquial de San Francisco. Waco, Tx. Las dos fundadoras presentes en el acto: Sor Jacinta Amengual y Sor Catalina Vallespir (se tuvo presente a Sor Francisca Riutort, como fundadora, ya que no pudo asistir a los actos conmemorativos del aniversario) ofrecieron el pan y vino, símbolos del trabajo sencillo, silencioso y abnegado en una entrega incondicional a los más pequeños, en la enseñanza, catequesis, y acción social, para gloria de Dios y bien de la comunidad. El P. Jasso, TOR., hermano de nuestra Hermana Olivia Jasso, leyó las preces y después de orar por la iglesia, el Papa y la Congregación, se hizo mención de nuestra querida Hermana, Sor Juana Llompart, y nuestras mártires que ya están en la presencia de Dios (q, e, p, d). No dudamos que ellas están gozando de la presencia de Dios e interceden por toda la Congregación. En el momento de acción de gracias, Sor Paulina Aguirre, Superiora General, dirigiéndose a los sacerdotes, expresó unas palabras de agradecimiento por su presencia y generosidad en acompañarnos en esta celebración de acción de gracias. E igualmente acogemos a todas los

iseri

[OdRiae 20

M

iseri

M

¾¾¾

[OdRiae 5


NUESTROS PUEBLOS

LA VIDA EN LAS DELEGACIONES ¾¾¾

Recepción A c t o seguido, después de la ceremonia y en caravana, partimos hacia la parroquial del Sagrado Corazón, Waco, Tx. P. Lorenzo Soler, TOR, se mostró muy atento y generoso y nos ofreció el Salón Parroquial, para que lo usáramos como Hermanas de una misma familia. El grupo que se responsabilizó para organizar la fiesta, nos dio una gran sorpresa al entrar y ver el salón elegantemente decorado para unas 350 personas. La fiesta se celebró con mucha alegría y entusiasmo, en proyectar ilustraciones de la historia en power point. Con música Mariachi y el Folclórico Estrellas de Waco, con bailes regionales de México. La intervención del Presentador, Sr. Vidal de León, y la acción de la Madre General (Sor Paulina Aguirre). La gente quedó muy contenta y satisfecha por la acogida y el buen ambiente familiar que se respiraba en el salón. Los aplausos resonaron con fuerza. Fotos y obsequios fueron gestos de generosidad, de la gente atenta y agradecida, por considerarlas familia y participar en el aniversario de los 50 años de presencia

de las Hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia en Waco, Texas. Con María, Madre de Misericordia, proclamamos al Dios Padre Todopoderoso que ha hecho grandes obras en nosotras, su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. (Lc. 1, 49-50)

iseri

M

PURIFICACIÓN IZQUIERDO, FHM

[OdRiae 6

COMUNIDAD DE CIUTADELLA BREVE HISTORIA DE LA CASA

L

a primera comunidad de Es Degollador se estableció el día 27 de octubre de 1927 con la finalidad de atender a los enfermos a domicilio. Para que las Hermanas se pudieran dedicar a ello, la señora Josefa Rosinyol les compró la casa. Con el tiempo, la comunidad fiel al carisma fundacional, además de la atención a los enfermos y las visitas a domicilio, fue adaptando su misión a las nuevas necesidades del pueblo: atender la educación de los niños desde su más temprana edad, abriendo una escuela infantil, y dedicándose a las necesidades de las parroquias en catequesis, en la limpieza y decoro de las iglesias, etc. En tiempos de la guerra del 36 fue la única casa de religiosas que permaneció abierta en toda Menorca, en la cual también se refugiaron dos Hermanas de la Compañía de María. En aquel contexto, las Hermanas, de forma discreta, y vestidas de seglar, siguieron atendiendo a los enfermos y llevándoles la comunión. Con el paso de los años, las Hermanas se van volviendo mayores, y para ofrecerles una mayor atención se decide acomodar la casa para este fin. En agosto de 1990, para emprender las obras de remodelación de la casa, se cierra provisionalmente a lo largo de tres años. Una vez concluidas las obras, el 22 de julio de 1993 se instala la nueva comunidad, ahora ya coma Casa de Oración y Descanso. Después de 8 años de andadura, esta comunidad se vuelve a cerrar para llevar a término un convenio firmado por la Congregación y la Fundación «Bon Pastor», del Obispado de Menorca, por el que se cedía la casa a cambio del compromiso de atención y asistencia de 6 Hermanas. Pero como este propósito tuvo más dificultades de las previstas se hizo inviable, y el día de la fiesta de la Anunciación, el 25 de marzo de 2008, después de hacer las adaptaciones necesarias a la casa, se reabre nuevamente, como Casa de Oración y Descanso. En la actualidad, la fraternidad está formada siete Hermanas. Se trata de una comunidad abierta,

jubilosa que a pesar de tener muchos años acumulados, somos de espíritu joven, sabemos cantar a la vida, y ser felices con lo que esta etapa de nuestra vida y la misma vida nos ofrece, pues sabemos que Dios está por nosotras y con nosotras acompañándonos especialmente, cuando ya las fuerzas físicas han ido disminuyendo. A pesar de los años, ninguna de nosotras está en el paro. Todas trabajamos en una cosa u otra. Nuestra tarea principal es la oración personal y comunitaria. Cuando una está orando, oramos todas, porque nos sentimos unidas por el que nos llamó. En nuestra oración ponemos ante nuestro Padre Dios al mundo entero, por toda la humanidad, las personas concretas. Entre nosotras, procuramos vivir la vida de fraternidad desde el espíritu del Fundador: «Tengan entre sí mutua y no interrumpida caridad, amándose unas a otras con el más entrañable amor.» (Const.Fundador IX). Sabiéndonos disculpar cuando las cosas no nos salen tan bien, y procurando que nuestra vida sea un testimonio de entrega y servicio a todos (dentro de nuestras posibilidades), viviendo con ilusión «nuestra consagración a Dios y a los hermanos.» La cercanía y la acogida a todos, es uno de nuestros principales objetivos, procuramos brindar una cordial acogida a cualquiera que se acerca a nosotras e infundirles el amor que Dios nos tiene. LA COMUNIDAD

iseri

alabanza, de acción de gracias y de envío, que la gente se emocionó al escuchar el mensaje a través del canto y la música. El P. Román Burgos, al finalizar la Eucaristía, compartió el mensaje del señor Obispo de la Diócesis de Austin, José Vásquez, y Vicario General, Michael Sis. ¡Felicidades Hermanas Franciscanas!, por vuestra labor sencilla, generosa y abnegada en nuestra Diócesis de Austin, Texas. ¡Enhorabuena! Y que Dios Padre Misericordioso, las bendiga y las llene de sus bondades. E igualmente dio las gracias a toda la asamblea, y a todas las personas que han colaborado y han hecho posible esta Celebración Eucarística y un reconocimiento de gratitud a nuestras Hermanas Franciscanas y alabanza y acción gracias a nuestro Dios. La asamblea aplaudió con gran fuerza e interés, y los aplausos se prolongaron entre saludos y abrazos a las Hermanas.

M

invitados y comunidad parroquial. Hoy celebramos la clausura del año jubilar 2011-2012, donde se han celebrado hechos memorables avivando la fe, que por medio de estas Hermanas, nuestra Congregación ha estado presente 50 años en estas tierras compartiendo su vida y misión con la comunidad y pueblo de Waco. Es motivo de alegría y gozo también, agradecer al Señor, las vocaciones que a lo largo de estos 50 años han aflorado en nuestra Congregación. Estamos aquí presentes las Hermanas nativas de Texas y México: Paulina Aguirre, Olivia Jasso, Rosa Moreno, Bárbara Jean Herrera y Claudia Galicia; y Martha Cupido, ausente por motivos de trabajo. Agradecemos también a los PP. Franciscanos su fraterna acogida y años de misión compartida. A todos los presentes les agradecemos su colaboración, cercanía y apoyo a las Hermanas. Gracias y que Dios sea su recompensa. El coro parroquial embelleció la ceremonia cantado las partes de la misa, con canciones de

[OdRiae 19


A PROPÓSITO DE...

COLABORACIONES

[

RETOS QUE LA SOCIEDAD ACTUAL PLANTEA

CIERRE DEL CONVENTO DE FERRERIES POR: ANNA SEGUI NATURAL DE FERRERIES,

MONJA

M

uchos, y sin embargo todos son reducibles a uno: constituirnos en alternativa. Me explico. La sociedad en la que estamos inmersos es una sociedad que prestigia 1) la gran ciudad, 2) el confortable chalet, 3) la técnica sofisticada. La Biblia que nos ha sido revelada, en cambio, prestigia 1) el desierto, 2) el mar, 3) la mostaza. Cuando hablo de la sociedad estoy intentando enumerar rasgos muy precisos que caracterizan sociológicamente nuestra cultura actual. Cuando hablo de la revelación intento enumerar tres

CARMELITA EN VALENCIA

H

ace unos días me dieron la noticia de que se ha cerrado el convento de Ferreries. Tengo un sentimiento de pena, a la vez que de agradecimiento. Pena porque se acaba la historia de una realidad que ha sido larga y hermosa, la de todas las Hermanas franciscanas que han pasado por el pueblo y se pusieron a servirlo y amarlo incondicionalmente; realidad que se acaba, pero con la esperanza de una continuidad en la savia que habéis dejado y que dará sus nuevos frutos. Muchas fueron las hermanas que, solo por amor, dieron lo más y mejor de ellas mismas por Ferreries. Sentimiento de pena porque vuestra presencia era también un signo significativo de lo que es dar la vida por los hermanos, y porque, al fin, la vida religiosa nos trae memoria de la bondad de Dios y de su presencia entre nosotros. Pena porque ves el correr de la historia, y como cada momento es un adiós a algo que ya no volverá. Habéis cumplido una misión y es la hora del retiro. Misión cumplida, bondadosamente ejercida y admirablemente regalada. Habéis sido regalo de Dios para el pueblo, porque a todos habéis atendido indiscriminadamente, más, regalo fundamentalmente para la comunidad eclesial, que, con mucho, ha sido la más favorecida y enriquecida por vuestra aportación. El colegio, la catequesis, el servicio parroquial en su conjunto. Por todo y por tanto ¡GRACIAS!. Y deciros también el gozo agradecido por vosotras mismas, por la suerte que nos ha tocado durante casi cien años, teneros en el día a día de nuestra historia y del acontecer de cada momento, construyendo juntos aquel minúsculo pueblo que visteis prosperar con asombro y admiración. Mucho debo a la vida de cada hermana que pasó por la comunidad. Mi vida de fe, en parte, y mucha fue la parte, os la debo a todas vosotras y estoy agradecida por todo ello y por lo mucho recibido, al fin, en el viejo convento aprendí a leer y escribir, a orar y crear amistad con Jesús, a saber entender lo que significa

categorías -no tanto geográficas como simbólicas- muy presentes en los evangelios y que caracterizan el seguimiento de Jesús. Como que unas y otras son tan distintas -hasta opuestas- es por lo que me he atrevido a identificar el gran reto con el nombre de «alternativa». Ofrecer una alternativa no es ofrecer más de lo mismo, ni tampoco ofrecer lo mismo pero mejorado. Alternativa es pensar y construir toda otra historia, es la historia que se escribe después de haber experimentado una conversión. Describamos las tres categorías simbólicas:

I.- EL DESIERTO

vivir una vida para el evangelio y crecer en humanidad. Y deciros a toda la Congregación, a cada Hermana en particular, a las que viven y las que ya gozan de la pascua eterna junto al Señor. Gracias sí, a todas, por todas y por todo. Y agradecida que a Dios por vuestra continuidad en otros lugares regalando tiempo y vida, fe y amor misericordioso, que es vuestro carisma. Un abrazo fuerte. Contad siempre con mi oración y amistad.

Mc 1,4: «Apareció Juan bautizando en el desierto, predicando un bautismo de conversión». La tesis de Juan era que Israel no había cumplido y tenía rota la alianza. ¿Ha cumplido la Congregación o tiene roto el compromiso primero y fundacional? Como terapia, Juan propone algo así como el título de la película de José Luis Garci: «Volver a empezar». ¿En dónde había empezado Israel? En el desierto. Es entonces que Juan convoca al pueblo en el mismo sitio por donde empezó todo, en el desierto frente a Jericó por donde Josué había cruzado el río Jordán para entrar en la tierra prometida. Para Juan ya no bastaban los ritos acostumbrados, las purificaciones rituales con agua, había que hacer más y distinto, sumergirse, enteros, en el río. Para Juan, no son los otros los que se tienen que convertir, son los elegidos de Israel. No es el mundo el que debe cambiar, los primeros que debemos cambiar somos nosotros. El desierto es el lugar de lo esencial, el lugar donde convertirnos a lo esencial. ¿Qué es lo esencial que Dios espera de una Hermana Franciscana Hija de la Misericordia? El primer reto es saberlo, el segundo es actuar de acuerdo. Es probable que el gran reto no es hacer más cosas, quizá el gran reto es hacer menos cosas. Menos, pero esenciales. Esenciales, a los ojos de Dios. II.- LA ORILLA Mt 13, 1-3: «Salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar… y les habló muchas cosas en parábolas». La significación espiritual de la orilla exige saber el significado del fondo del mar. El fondo del mar, el abismo de las aguas, es, en la Sagrada Escritura, el lugar reservado a los enemigos de Dios. En el fondo del mar es sumergida por el diluvio universal la humanidad perversa; al fondo del mar rojo son arrojados los ejércitos del faraón que persiguen al pueblo de Dios y a los que engullen las mismas aguas que antes se habían abierto para dar paso a los elegidos. Al fondo del mar va a dar Jonás, el profeta desobediente, en su huida lejos de Dios. Cuando Jesús expulsa una legión de demonios del endemoniado de Gerasa (Mc 5) les permite a los demonios que se metan en unos cerdos y éstos se arrojan al mar desde lo alto del acantilado.

iseri

[OdRiae 18

M

iseri

M

¾¾¾

[OdRiae 7


COLABORACIONES UNA

III.- MOSTAZA

iseri

M

«El reino es semejante a un grano de mostaza, más pequeña que cualquier semilla» (Mt 13, 31-2). La mostaza en contraposición al cedro, el que utilizó Salomón para el Templo de Jerusalén, los famosos cedros del Líbano. Escribe Pagola: «La parábola les tuvo que llegar muy adentro. ¿Cómo podía comparar Jesús el poder salvador de Dios con un arbusto salido de una semilla tan pequeña? ¿Había que abandonar la tradición que hablaba de un Dios grande y poderoso? ¿Había que olvidarse de sus grandes hazañas del pasado y estar atentos a un Dios que está ya actuando en lo pequeño e insignificante?». Apostar por la mostaza y creer en su eficacia implica el desinterés por las grandes gestas de Israel (y de la Congregación), de las majestuosas efemérides y optar por otras cosas. Es aceptar la debilidad de la pequeñez como lugar teológico. Y aceptar que el reino de Dios no es fruto de nuestro esfuerzo, sino de Dios. Es abandonar para siempre el poder de la cantidad (abandonar el prestigio de

[OdRiae 8

la cantidad de conventos abiertos, la cantidad de vocaciones…). Y es aceptar esperar, mostaza es un tema de esperanza porque la evidencia del éxito no es inmediata, Dios se revela como más omnipaciente que omnipotente. Invito a la Congregación a peregrinar a estos tres santos lugares. Estoy seguro que, frutos de esta peregrinación triple, la Congregación quedará sanamente modificada, porque la modificación es el fruto natural de toda conversión. Éstos serán los lugares del peregrinar y éstas las modificaciones: Desierto: pobres, pero significativas Orilla: puntos de interrogación más que de admiración Mostaza: frágiles, pero otorgadoras de esperanza. JOAN BAUZÀ I BAUZÀ, SACERDOTE

e ilusiones y poder así ponerles nombre y gestionarlos de la manera mas adecuada para una mayor felicidad y equilibrio personal. A este tipo de refuerzo, asisten todos los alumnos del colegio. Este año, por primera vez, hemos organizado grupos de padres para ayudarles así también a trabajarse ellos y poder así ayudar también a sus hijos e hijas. Cabe destacar que el claustro de profesores también ha recibido este tipo de refuerzo, guiados por una maestra del propio claustro. No podemos pretender enseñar a los demás lo que no somos capaces de aprender nosotros. Otro proyecto destacable, es el que iniciamos el curso pasado y que este curso ya le hemos dado forma y lo hemos programado desde el principio, con muchas ganas y participación. Son lo que llamamos «grupos interactivos». Son sesiones de unas dos horas en donde los padres y los profesores están exactamente en el mismo nivel trabajando en el aula, con grupos de alumnos y llevando a cabo una actividad anteriormente preparada por los profesores (y por qué no de los padres?). El curso pasado, la ALUMNOS VOLUNTARIOS experiencia fue muy positiva y satisfactoria, tanto para los padres, como para los alumnos, así como también para los profesores. Los niños (aprendiendo de los padres), los padres (enseñando a los hijos) y los profesores (colaborando con ambos). Esta experiencia es ideal para trabajar valores como la igualdad, la corresponsabilidad, la solidaridad, la humildad y para potenciar la autoestima, confianza en uno mismo, de padres y alumnos. También destacar el programa de voluntariado del colegio. El voluntariado de Escola Verda (reciclado de papel, plástico, …sensibilización …), de dinamizadores de patio, de ayudar en las entradas y salidas de los alumnos con discapacidades físicas de la aula UEECO, voluntariado de mediación son los que tenemos

MADRE EN LOS GRUPOS INTERACTIVOS

actualmente en marcha. Este proyecto fomenta la solidaridad, la sensibilidad hacia los más necesitados, la tolerancia y el respeto. Un aspecto que me gustaría subrayar también, es la capacidad del claustro de manejar las situaciones críticas o las crisis internas que podamos tener, por lo que comentaba antes de «No podemos pretender enseñar a los demás lo que no somos capaces de aprender nosotros». El curso pasado tuvimos una crisis de claustro más o menos importante… hubo un claustro, en donde sacamos todo lo que había dentro de nosotros que nos molestaba de los demás o de la manera de trabajar juntos … y a partir de ahí fue cuando empezó el proceso de reflexión personal, en donde cada uno hizo su proceso para mejorar cada uno lo que tiene que mejorar y a partir de ahí construir un futuro juntos y con garantías de éxito. El perdón, el reconocer los propios errores y el destacar lo que nos une, más que lo que nos separa ha sido primordial para superar dicha crisis y para afrontar un futuro con ilusión y con garantías de éxito. Evidentemente también, para poder enseñar de primera mano a los alumnos y padres cómo superar una crisis. TOMEU RIGO DIRECTOR DEL CENTRO SANT FRANCESC D’ASSÍS

iseri

Ir a la orilla es ir al malecón, a los amarres del puerto. Ir a la orilla es salir del convento e ir a donde el mundo, donde están los hombres y las mujeres, a ejemplo de San Juan Bautista junto al Jordán, a ejemplo de Jesús a la orilla del mar de Galilea, o de San Pablo a orilla del río en Filipos (Hch 16,13). Con dos actitudes claras: Una, no ir para hacer allí lo que todo el mundo hace, sino para plantear precisamente lo que nadie plantea ni cuestiona. La parábola tiene el carisma no sólo de dar respuesta, sino de cambiar la pregunta. «Como cristianos, nunca deberíamos preguntarnos solamente: ¿Cómo puedo salvarme yo mismo? Deberíamos preguntarnos también: ¿Qué puedo hacer para que otros se salven y para que surja también para ellos la estrella de la esperanza? Entonces habré hecho el máximo también por mi salvación personal» (Spe Salvi, 48). Otra, hablar en parábolas, esto es, en términos sencillos y claros, no con lenguaje aseverativo sino sugestivo, no para dar lecciones sino para contar historias, esto es, experiencias.

M

¾¾¾

[OdRiae 17


DESDE LOS COLEGIOS

NUESTRA HISTORIA

SANT FRANCESC D’ASSÍS - ANTILLÓN (PALMA DE MALLORCA)

CARTAS DE DѪ JUANA ANA GALLARD DEL CAÑAR SUAU A SU HIJO GABRIEL MARIANO (V)

MÁS IMPORTANTE QUE LA META … ES EL CAMINO…

POTENCIADORA DE SU VOCACIÓN SACERDOTAL

C

uando se te pide que hagas un escrito, que reflejes en dos páginas los aspectos o las cosas más importantes del colegio en el cual estás trabajando, que expliques los principales proyectos que estás desarrollando o simplemente que destaques lo más destacable…haces una reflexión, intentas pensar en todo lo que estas haciendo, piensas en si has conseguido algún reconocimiento, premio … En definitiva y haciendo una comparación (que no siempre son acertadas): imagínate que tienes que asistir a una fiesta, dónde se trata de mostrar lo bien que haces las cosas, que tienes que mostrar lo mejor de ti, tienes que estar elegante e intentar no mostrar los defectos …, abres el armario, te pones delante y miras cual es el vestido o traje mas nuevo y reluciente que tienes, el que causará mayor impacto, el que hará que te miren dos veces y por detrás la gente vaya comentando «mira este que traje más bonito y elegante lleva» consiguiendo así, felicitaciones y miradas, reconociendo y valorando lo elegante que estás… Volviendo al tema que nos ocupa, a nuestro querido colegio «Sant Francesc d’Assís» de Palma (o Antillón), no destacaría las cosas, proyectos o trabajos que realizamos, que también comentaré, sino que resaltaría el cómo lo llevamos a cabo, el cómo desarrollamos el proyecto, cómo nacen nuestras ideas y cómo le vamos dando forma, cómo le ayudamos a que sea un éxito, cómo … Por una parte, creo que nunca tenemos que perder de vista que trabajamos con personas (o mejor dicho, «personitas que se van formando»), personas, que tienen un nombre y unos apellidos, personas que tienen unos hermanos, unos padres y unos abuelos … y para saber como trabajar, que proyectos llevar a cabo o como desarrollar nuestros objetivos, muchas veces es suficiente con mirarles a los ojos y ser capaces de entender todo lo que transmiten y/o necesitan, todo lo que dicen sin añadir palabras … tanto a los alumnos como a los padres. Y por otra, tampoco hay que perder de vista, que quien trabaja con estas personas, también lo son… Todos sabemos que cada uno, tenemos unas virtudes y unas cosas para mejorar, unas cosas que hacemos mejor que nadie y otras que no es así… Entonces, también estaremos de acuerdo en que trabajamos mucho mejor con nuestras virtudes,

trabajamos mejor si éstas se tienen en cuenta, se valoran y se potencian y a partir de ahí, sacamos lo mejor de nosotros para nuestro propio desarrollo personal y para transmitirlo a los que nos rodean. Ahí está el «cómo» de nuestra tarea, en intentar desenmascarar lo mejor de los alumnos, de los padres, de los profesores y de todos los miembros de la comunidad educativa. Creemos que solo así, se puede crecer como persona y solo así, se puede sacar lo mejor de cada uno y al fin y al cabo, poder llegar a ser felices, con lo que tenemos y no con las cosas que no tenemos y que probablemente nunca consigamos. Pensamos que cuando un alumno, un profesor o cualquier persona de la comunidad educativa tiene una idea o un proyecto para potenciar y/o ayudar al desarrollo de las personas de dicha comunidad, a su felicidad, tenemos que potenciar al máximo esta idea o proyecto y facilitarle al máximo los recursos que necesite. La persona con esta idea o proyecto tiene que sentir que se confía totalmente en ella, que se le ayudará en el camino y que lo que ella aporte, vale mucho para todo el proyecto de la comunidad… Partiendo de este «cómo» que he explicado, es de donde salen nuestros proyectos, es hacia donde van dirigidos la mayoría de proyectos y trabajos que realizamos que ahora os explico brevemente. Uno de ellos, es el trabajo que llevamos a cabo de trabajar sin libros en Educación Infantil, en el área de conocimiento del medio y música en primaria así como la educación para la ciudadanía en quinto y las matemáticas en tercero. Me explico, la idea de trabajar sin libros se debe básicamente al poder trabajar con mas libertad a la hora de trabajar y poder tener mucho más en cuenta la realidad de cada alumno para ir programando los trabajos de clase. Trabajar sin libros también potencia y resalta mucho más la creatividad y motivación del alumnado, así como también la del profesorado (siendo esta manera de trabajar, mucho más laboriosa que con libros). Otro proyecto que ya llevamos a cabo desde hace ya tres años es el de «Refuerzo Espiritual», donde con grupos reducidos de alumnos, se trabaja el interior de la persona, aprendiendo a reconocer nuestros sentimientos, emociones, preocupaciones

C

on esta página de nuestra historia, intento presentar la última aportación que Dñª Juana Ana Gallard del Cañar Suau hizo al Fundador, de las cinco que Sor Antonia Barrilero subrayó en el nº. 49 marzo 2012 de Misericordiae: Potenciadora de su vocación sacerdotal. No por dedicarle el último lugar, debe ser considerada la menos importante. Todo lo contrario. Es admirable la actitud de esa madre, en constante fidelidad a la voluntad de Dios, manifestada durante todo el proceso vocacional de su hijo Gabriel Mariano. De este proceso destacaría siete etapas o momentos decisivos: Primera vocación. Muerte de su padre. Roma: Consagrado a Dios. Franciscano. Sacerdote. Génova: su ingreso en la O F M. Regreso a Mallorca: Llamado a dar Misericordia. 1. Primera vocación Año 1829. Contaba el Fundador 15 años de edad. A esta temprana edad inicia su proceso vocacional. E inicia con una clara manifestación de ingresar en la Orden de Frailes Menores. Lo expresa él con estas palabras: «A los quince años quería pedir licencia a mi padre para vestir el tosco sayal de Francisco» (Doc. II, 170). A la luz de estas palabras, es manifiesta ya su decisión de dedicarse al servicio de Dios. De consagrarse a Dios. Después de unos años de espera que él califica de «dilatada prueba», y decidido a poner en práctica su primera vocación, reafirma su decisión de servir al Señor abrazando el estado eclesiástico, donde Dios le llama (Doc. III, 13-14). Pero sucede algo inesperado. El día 7 de julio del año 1837 muere D. Miguel Mariano Ribas de Pina, padre de D. Gabriel. 2. Este hecho abre una nueva etapa en el proceso vocacional del Fundador. Etapa marcada por la contradicción, el discernimiento, la escucha y la fidelidad a la voluntad de Dios. Pero también, por la respuesta de D. Gabriel Mariano, llena de sentido y responsabilidad. He aquí sus palabras: «La soledad de mi madre, la necesidad que tenían de mí mis hermanos… me hicieron considerar prudente no sólo sacrificar por entonces mi casi innata vocación, sino también el tomar parte activa en el manejo de la casa de que en mi vida me había ocupado» (Doc. I, 170-171). Cinco años duró este compás de espera, de sufrimiento y de reflexión que, al inicio, he denominado segunda etapa. Tengo la seguridad que D. Gabriel nunca dejó de creer que Dios le llamaba a su servicio. Que su vocación era

consagrarse totalmente a Dios. El amor a Dios y a su voluntad fueron los dos focos que iluminaron siempre sus decisiones. 3. Año 1842. Roma La actitud de Dñª Juana Ana Gallard del Cañar Suau, siempre a la escucha también de la voluntad de Dios, durante el proceso vocacional de su querido hijo Gabriel, fue admirable. Esta buena madre, llevaba muy dentro que éste, su hijo, pertenecía a Dios. Que Dios le llamaba a su servicio. D. Gabriel era consciente de ello. La hora de Dios había llegado. Con plena libertad y determinación, así lo expresa: «En el año 1842, considerando no ser ya necesario en casa… me pareció no deber sacrificar por más tiempo mi vocación, y por esto dando un adiós que yo creía perpetuo, a mi patria, amigos, parientes, hermanos y madre, salí de Mallorca para Roma el día 8 de abril» (Doc. I, 171). Con este esperado viaje destino a Roma, inicia la correspondencia epistolar entre Dñª Juana Ana y su hijo Gabriel Mariano. La primera carta que D. Gabriel escribe a su madre, es del 10 de abril del mismo año 1842. En ella hace una clara alusión a su vocación que ya presiente como un camino de cruz, pero también de felicidad. Desde este primer momento es firme su determinación: «Dejarlo todo por Dios» (Doc. III, 25-26). Idéntica es la actitud de su madre: «Hijo, sigue siempre los rectos caminos por donde quiera Dios conducirte» (Doc. III, 34). Esta buena madre que igualmente presiente la vocación de su hijo como un camino de cruz, tanto para ella como para él, le inspira la mejor respuesta vocacional: Ofrenda total a Dios que pasa por el Amor al Crucificado. Es el entusiasmo que comparte con su madre. En Roma, le dice, crucifican a los seguidores del Crucificado. A los hombres que aman al Crucificado. Le dice que contempla las huellas del martirio que en Roma sufrieron Pedro y Pablo. Y comparte también con su madre, la alegría de que en Roma espera merecer él la gracia de consagrarse a Dios… (Doc. III, 35). A Dñª Juana Ana, no le asusta el deseo del martirio de su hijo. Ni tampoco la belleza del martirio que contempla en los Monumentos de la ciudad de los mártires. Al contrario; vive con gozo la vocación de su querido hijo que es donación a Dios. Ofrecimiento total a Dios. Precisamente es éste el motivo que sosiega su pesar (Doc. III, 50).

iseri

[OdRiae 16

M

iseri

M

¾¾¾

[OdRiae 9


NUESTRA HISTORIA ¾¾¾

pequeños, Sor Inés en el cuidado de la iglesia, Sor Antonia en la cocina, Sor Juana en los enfermos, Recuerdo como algo decisivo cuando a principios de los 60, en la escuela, se nos hablaba de que un grupo de hermanas se iban a las «misiones»: Perú, Bolivia, … yo me sentía atraída y también quería ir. Sin grandes teologías ni discernimientos, sino por ósmosis, por contagio, iban sedimentando vivencias que me llevaron a esta opción. P:¿Por qué optaste por la Vida Religiosa en esta Congregación? R: Primero y principal porque eran las únicas que conocía. También porque su testimonio y estilo de vida me parecía válido y coherente. Las veía activas, entregadas, con iniciativas hacia lo que hoy diríamos la innovación (clases de inglés con una profesora voluntaria nativa), buscando y poniendo los recursos que tenían a disposición a favor de los que lo necesitaban (comedor escolar para los niños de Cala D’ Or, y que si algún día nuestra madre nos dejaba nos encantaba también quedarnos). En el pueblo había una solidaridad mutua de las religiosas con las familias. La práctica habitual era buscar ayuda en las monjas cuando las necesitaban (no había ningún otro servicio sanitario ni social), y a la vez compartir lo que tenían con ellas. P: ¿Qué rasgos te atraen más de esta familia religiosa? R: Como compartían la vida de una forma natural desde la Comunidad (esto lo facilita el ser un pueblo pequeño), dentro de su austeridad como se implicaban y salían al paso de cualquier necesidad que surgiera, la disponibilidad (sin horario ni reservas), el estar cerca y mirar por ti. El discreto afecto con que se relacionaban con nosotras, la humanidad y atención preferente por el más débil, sentido del humor, … Es decir el estilo propio de Jesús, de Francisco, de Gabriel Mariano y Josefa,.. P: ¿Qué da consistencia a tu vida como mujer consagrada? R: La Fe y la confianza en un Dios hecho persona que se relaciona, se implica y comparte con nosotros. Su Palabra hecha plegaria me descubre, orienta y sostiene en mi vida interior para ir haciéndola experiencia de plenitud y entrega hacia los demás. La relación de confianza y la estima mutua que somos capaces de recibir y dar. La experiencia de sentirnos queridos que tanto nos

acerca a este Dios que es Amor. Y, como dice Teodoro Suau, un Dios amor sin límites. Toda la vida es un proceso orientado hacia esta madurez espiritual que tanto nos atrae pero a la que apenas podemos asomarnos. P: ¿Cuáles son tus expectativas, proyectos y deseos para el futuro, tanto en el ámbito profesional como en el espiritual? R: Creo que los ámbitos espirituales y profesionales están muy ligados, mejor dicho son dos caras de la misma moneda, si se puede hablar así. Pues la persona es una y sus vivencias más profundas se expresan o reflejan en su actuación. Actualmente canalizo mi vida interior, mi misión de misericordia, en el servicio de las personas con discapacidad a las que atiendo y a los profesionales con los que compartimos misión. Contando con mis limitaciones trabajo para estar cerca, para dar apoyo, para responder con prontitud a lo que ellos y sus familias necesitan. De cara al futuro, mi expectativa no es más que continuar en este proceso vital de aprendizaje en el que vamos dando nuestros pequeños pasos de superación personal y de identificación evangélica. Siempre contando con la ayuda impagable de los demás y confiando en el apoyo y la misericordia de nuestro Dios. P: ¿Qué ha supuesto para ti consagrar tu vida al Señor al servicio de los hermanos dentro de la Congregación? R: Creo que ha supuesto una gran oportunidad de vida en todos los sentidos. Me ha ayudado a crecer, desarrollarme y madurar como persona. He tenido ocasión de descubrir y participar en la gran misión de misericordia. Hoy recibo la riqueza afectiva y de autenticidad que aportan las personas con discapacidad con y para las que trabajo. La relación con ellos es una auténtica escuela de aprendizaje vital que trasciende cualquier expectativa. P: A las puertas del Capítulo General ¿Hacia dónde crees que debería caminar hoy la Congregación? R: Apostar firmemente por vivir según el carisma que fundamenta y da sentido a lo que somos y vivimos. En estos momentos tan duros que estamos viviendo encontrar la oportunidad de cambio, alternativa, transformación y mejora. Si tenemos un qué encontramos un cómo. Ser simple y llanamente palabra e imagen evangélica. MAGDALENA FIOL, FHM

iseri

[OdRiae 10

evidente la referencia a su primera vocación y su constante determinación de consagrarse a Dios. Es verdad que D. Gabriel había recibido con inmensa alegría el Subdiaconado. Porque, con ello, se sabía consagrado a Dios. Pero quiso unirse más estrechamente a El abrazando el estado religioso. No lo llevó a la práctica. Una indisposición se lo impidió. Y su director espiritual le mandó expresamente que pasase adelante en los sagrados órdenes. Tanto es así que el 11 de septiembre recibió el Diaconado. Y el 24 del mismo mes fue ordenado Sacerdote. Con ello se apaga, de momento, su deseo de ser un pobre y humilde Franciscano. 5. Quinta etapa: Sacerdote La respuesta de Dñª Juana Ana a las claras indicaciones de su hijo Gabriel y a las que ella intuye le oculta, es ésta: «Tú continua siendo bueno y con cautela; más ahora que parece vas a sacrificarte a nuestro Dios y Señor» (Doc. III, 68-80). Reflexiva y atenta a toda manifestación de su querido hijo, referente a su proceso vocacional, el 13 de junio de 1842, le repite: «Es grande mi satisfacción por ver que se iba cumpliendo tus deseos en parte. Dios haga que los llegues a concluir para mayor honra y gloria suya… Continúa siendo bueno y agradecido a los favores que nuestro Señor y su Madre Purísima te están dispensando que han sido muchísimos» (Doc. 80-81). Llama la atención el aire sereno y lleno de felicidad que respira Dñª. Juana Ana Gallard del Cañar; puesto de manifiesto en cada una de sus cartas a su hijo Gabriel Mariano: «Soy una madre feliz por tener un hijo todo de Jesús» (Doc. III, 88). Este mismo aire respira D. Gabriel mientras discierne su vocación. Paso a paso. Día a día. Año tras año. Siempre a la escucha de la voluntad de Dios y alentado por su madre que le repite sin cesar: «No es posible que yo deje de llorar la separación de un hijo cual eres tú, por más que digas no eres mio, pues lo eres de todo mi cariño; si bien es verdad lo que enjuga mis lágrimas es el ver el motivo porque me has dejado» (Doc. III, 88). El misterio de la voluntad de Dios envuelve el querer de la madre y del hijo. De igual modo el mismo amor. Las palabras repetidas sin cesar por esta madre eran: «No te olvides de la que mucho te ama y confía en el Señor poderte darte un abrazo y besarte la mano» (Doc. III, 95). Mientras D. Gabriel, cerrado el intento de abrazar el estado religioso en la orden Franciscana, decide manifestar a su madre su

M

iseri

M

Si la semilla vocacional depositada por Dios en el interior del Fundador, al inicio, experimentó tiempos de espera y hasta adversos, los primeros tiempos en Roma, fueron marcados por una cierta prisa y facilidad. El día 21 de mayo del mismo año 1842, habían transcurrido apenas unos 40 días, D. Gabriel comunica a su madre que «se siente el hombre más feliz del mundo; porque ha tenido la dicha de entregarse a Jesús, de consagrarse a Jesús, de unirse estrechamente con Jesús, tomando el sagrado Orden del subdiaconado. Ya no soy madre mia de v.m. pues tampoco soy ya mio; soy todo de Jesús y siento en gran manera los efectos del servicio de un tan buen Señor. ¡Oh y cuanto desearía que v.m. y todos los que me aman participasen de aquella inexplicable alegría, de aquella suma paz de que está inundado mi corazón. V.m. si quiere la puede disfrutar ¡Oh madre mil veces amable; y es haciendo gustosa este pequeño sacrificio a Dios, entregándole el hijo que le escribe para que haga de él según sea su divina voluntad…» (Doc. III, 62-63). Pero, lo que llama la atención es que, a continuación, añade: «Si bien es verdad es grandísima mi alegría, pues conozco que puede aun aumentarse, y que no está del todo lleno mi corazón. Será tal vez porque no he llegado al término de mi carrera; pero sea por lo que fuera, a mi lo que me toca, y como soldado de Jesucristo, es procurar conocer lo que quiere este Señor de mi, y por esto no le puedo decir cuando tomaré el Diaconado y menos cuando el sacerdocio» (Doc. III,63). Nuevamente contemplamos a D. Gabriel en búsqueda de la voluntad de Dios. Es clara su decisión de consagrarse a Dios. Pero nuevamente se cruza en su camino el deseo de ser Franciscano. Razón más que suficiente para hablar de una nueva etapa de su proceso vocacional. 4 . Intentos de abrazar el estado religioso Fue una etapa breve. Y un intento sobre el cual D. Gabriel guardó silencio. Hasta pasado un tiempo no lo confió a su madre. Pero un intento real que él mismo manifiesta en sus notas autobiográficas con estas palabras: «Consagrado a Dios pensé unirme más estrechamente con El abrazando el estado religioso, profesando la Regla del serafín de Asís. Iba a ponerlo en práctica cuando una indisposición que me sobrevino movió a mi director a mandarme expresamente que pasase adelante en los sagrados órdenes» (Doc. I, 171-172). Fue una etapa breve, como he dicho, pero significativa y reveladora de algo nuevo ¿Qué querrá decirnos, el Fundador, con estas palabras: «Consagrado a Dios pensé unirme más estrechamente con El abrazando el estado religioso, profesando la regla del Serafín de Asís? Con este interrogante dejo una puerta abierta para una futura reflexión. Si bien es

[OdRiae 15


QUIÉN ES QUIÉN EN LA CONGREGACIÓN

PLAZA

QUADRADO

PA R A

OBISPO VERGER DE SANTANYÍ. DESPUÉS DE UNA BREVE EXPERIENCIA LABORAL EN CALA D’ OR, A LOS 19 AÑOS INGRESÉ EN LA CONGREGACIÓN EL 8 DE ABRIL DE 1972. HICE EL POSTULANTADO Y EL NOVICIADO EN P INA DONDE TAMBIÉN PROFESÉ EL 15 DE SEPTIEMBRE DE 1974. P ASÉ A FORMAR PARTE DE LA C OMUNIDAD DE P L A Z A Q UADRADO PARA HACER E L JUNIORADO Y MIENTRAS CURSÉ EL BACHILLERATO SUPERIOR. DESPUÉS FORMÉ PARTE DE LA COMUNIDAD DE ANTILLÓN Y ESTUDIÉ COU Y M AGISTERIO ESPECIALIDAD CIENCIAS EN ALBERTA JIMÉNEZ. AL CABO DE DOS AÑOS Y DE VUELTA A PLAZA QUADRADO CELEBRÉ MI PROFESIÓN PERPETUA EL 2 DE SEPTIEMBRE DE 1980. EL CURSO 1980/81 LO PASÉ EN S A POBLA Y TUVE

TRABAJAR EN EL CENTRO M ÀXIM ALOMAR DEL TERRENO. EN VERANO DE 1995 PASÉ A CASA MADRE (PALMA) HASTA 2007 PARA PERTENECER AL CONSEJO GENERAL. MIENTRAS CONTINUÉ EN MÀXIMO ALOMAR, JAIME I, GABRIEL ALZAMORA Y GABRIEL VALSECA, HASTA QUE EN 2002 PASÉ A TENER EXCEDENCIA. D ESDE 2007 COLABORO EN LA MISIÓN DE LA CONGREGACIÓN EN LA ORGANIZACIÓN MATER MISERICORDIAE, Y DESDE 2008 CONCRETAMENTE CON LOS ADULTOS EN EL CENTRO OCUPACIONAL ISLA. MIENTRAS HE PERTENECIDO TRES AÑOS A LA FRATERNIDAD DE SON CLADERA, Y A PARTIR DEL 2010 ESTOY EN LA MISMA COMUNIDAD DE MATER. TODO UN RECORRIDO VITAL DE CUARENTA AÑOS QUE HE

MI PRIMERA EXPERIENCIA COMO MAESTRA CON AQUELLAS

ANOTADO TAL COMO ME HA VENIDO A LA MEMORIA Y QUE NUNCA

NIÑAS QUE AÚN AHORA RECUERDO UNA A UNA .

ME HABÍA PARADO A RECORDAR Y MENOS A ESCRIBIR.

CURSÉ

CONTINUACIÓN HICE EL BACHILLERATO ELEMENTAL EN EL COLEGIO

TAMBIÉN

VEO QUE

FUE EN ESTE PUEBLO DONDE EMPECÉ PROPIAMENTE A

MI VIDA ES UNA Y ESTÁ ENTRETEJIDA DE CIRCUNSTANCIAS QUE ME

IMPLICARME EN ACTIVIDADES PASTORALES .

HAN SIDO DADAS , OPCIONES PERSONALES ,

TODO UN

DOS CURSOS SIGUIENTES FORMÉ PARTE DE LA

ENTRAMADO EN EL QUE VAN UNIDOS LOS HECHOS, ACTITUDES Y

C OMUNIDAD DE P EGUERA Y TRABAJÉ EN EL COLEGIO PÚBLICO DE A NDRATX . DE VUELTA A SA POBLA ESTUVE DOS CURSOS MÁS HASTA QUE PASÉ A B ARCELONA DONDE PERMANECÍ DESDE 1985 A 1993. POR TERCERA VEZ LLEGUÉ A SA POBLA PARA ESTAR

FUNDAMENTACIONES HUMANAS Y TRASCENDENTES QUE DAN COMO

LOS

RESULTADO UNA MANERA DE VIVIR PERSONAL Y COMUNITARIA, DE

DIOS, Y QUE, TODO UNIDO, ES EL ANDAMIAJE O ESTRUCTURA DE APOYO AL CRECIMIENTO QUE, CON TODAS MIS LIMITACIONES Y POTENCIALIDADES, ME HA IDO ENCAMINANDO HACIA

RECIBIR EL AMOR DE

UNA MANERA DE ORIENTAR MI EXISTENCIA Y DE REALIZAR LA MISIÓN DE MISERICORDIA.

P: ¿Cómo y cuándo experimentaste la llamada del Señor? R: N o s a b r í a d e c i r c o m o n i c u a n d o p e r o seguramente fue un proceso natural desde mi infancia. Mi familia me educó en un ambiente cristiano y religioso. Con mis padres aprendí a enfocar la vida desde una perspectiva creyente y a rezar, y de una manera especial con mi abuela con la que compartí tiempo, confidencias y plegarias.

En el pueblo viví las celebraciones, catequesis (mi madre era catequista y yo mientras me sentaba a su lado) y actividades de ocio del momento, siempre en el marco de la escuela de las monjas y la parroquia (l’ iglesi como la llamamos). El testimonio de personas, sobretodo de las religiosas, siempre implicadas en los diferentes ámbitos: Sor Margarita Moragues y después Sor María Magdalena Crespí en la escuela grande y grupos de los domingos; Sor Catalina en la de los

iseri

M

UN CURSO E INCORPORARME POR TERCERA VEZ TAMBIÉN A

[OdRiae 14

¾¾¾

iseri

N

12 DE ENERO DE 1953 EN C ALONGE (SANTANYÍ), MALLORCA. DE NIÑA FUI A LA ESCUELA UNITARIA DE LAS FRANCISCANAS EN CALONGE DONDE EL CERTIFICADO DE ESTUDIOS PRIMARIOS , Y A ACÍ EL

indecisión y la duda. Pero también en la seguridad de que Dios se haría luz y que se verificaría lo que él anhelaba: «que todo se hiciese en festividades de María». Como realmente así fue. He aquí como D. Gabriel Mariano, lleno de alegría, comunica a su madre su preparación para el gran día: «Sí, el día 24 del presente, día en que la universal Iglesia celebra la festividad de la Madre de las Mercedes voy a recibir la más grande merced que en este mundo pudiera… voy a ordenarme Sacerdote… (Doc.III, 159-162). Dñª Juana Ana, tardó en recibir tan grata noticia. Que, como veremos, no es el anuncio del final del proceso vocacional de D. Gabriel. Para esta buena madre, también los silencios de su hijo le hablan de un designio de Dios sobre él. Está segura de la vocación de su hijo que es donación al Señor. Y, en medio del sufrimiento, le asegura que «es grandísima su dicha al tener un hijo todo consagrado al servicio de Dios» (Doc. III, 185). Con estas bellas palabras, Dñª Juana Ana revela perfectamente su convencimiento de que su hijo es para Dios. El estado de ánimo que acompañó a D. Gabriel durante su proceso vocacional, a causa de las muchas dificultades y circunstancias adversas, no parece haber influido en el ánimo de su madre. La cual, en ningún momento duda de la autenticidad de la vocación de su querido hijo. Con este ánimo lo entrega todo a Dios. Para ella es muy poco lo que se reserva: «Tener el gusto de verle celebrar el Santo sacrificio de la misa y volverle a ver». (Doc, IV, 11). No obstante, sigue de un modo callado y hasta sufriente, el proceso vocacional de su hijo. Dñª Juana Ana en algún momento disimula. Pero en otros es sincera con él. E incluso le habla con autoridad de madre que, sólo busca la gloria de Dios y la felicidad de su hijo, cuya separación le causa enorme sufrimiento. Quiere que D. Gabriel sea consciente de ello. Que no olvide «ha sido grande el sacrificio que he hecho a Dios de ti» (Doc.IV, 32). 6. Génova: Franciscanos OFM Mientras Dñª Juana Ana vive momentos de incertidumbre acerca del lugar donde su hijo elegirá para servir a Dios, D. Gabriel toma una decisión importante, si bien todavía no definitiva. Decide abandonar la ciudad de Roma, pensando en la posibilidad de establecerse en Génova (Italia). En esta ciudad, Mons. Francisco Ignacio Cabrera, acaba de abrir una casa para aquellos jóvenes sacerdotes españoles que deseen hacerse capaces de ejercitar bien su Ministerio (Doc. IV, 59-61). El deseo de establecerse D. Gabriel, en Génova (Italia), pronto se hace realidad. Sin más rodeos lo comunica así a

M

MAGDALENA FIOL VADELL

estado de ánimo. Le oculta su intento de abrazar la vida religiosa. Pero le comunica esta inesperada decisión. «Mi muy apreciadísima madre: Vivo satisfecho con el Subdiaconado. Ninguna prisa me doy para las demás órdenes. Se muy bien que con esto soy un poquito más gravoso; pero me parece ser más conveniente, y quiero antes aprender mejor las obligaciones de un estado tan elevado» (Doc. III, 103). Es ésta una breve carta, que, sin duda, oculta un estado de ánimo marcado por la inseguridad y la oscuridad. Dñª Juana Ana, que tiene plena confianza con su hijo, le responde el 10 de agosto de 1842. «En lo que me dices de tu preparación para el sacerdocio me parece haces, muy bien; yo me figuro lo tomarás por la Asunción de la Virgen tu buena Madre. Hazlo quando te parezca que en quanto a lo gravoso tu bien sabes que de buena gana te mandaré quanto me pidieras…» (Doc. III, 126). El periodo de discernimiento y búsqueda de la voluntad de Dios, contínua todavía el 20 de agosto del mismo año 1842. D. Gabriel, se dirige a su madre, manifestándole abiertamente su situación personal. Experimenta sentimientos de soledad. De añoranza de los suyos. Añoranza de Mallorca. De tantos amigos que en Mallorca dejó. Muchos días tiene la satisfacción de hablar con su madre entre sueños. No sabe si Dios lo permite para que sea mayor el sacrificio. Y añade: «No obstante El sabe que, ayudado de su divina gracia, estoy dispuesto para hacerlos mayores siempre que conociera que ésta es su voluntad» (Doc. III, 146) Dñª Juana Ana conserva en su corazón cada una de estas palabras de su hijo. Ha guardado silencio mucho tiempo. Pero el día 14 de septiembre de 1842 le escribe largamente. «Mi muy querido y apreciado hijo: En lo que me dices no esté con cuidado de ti, eso me es imposible pues lo mucho que te quiero me mueve a tenerlos, y tus cartas para mi es lo único que deseo por más que no guardes ningún orden en escribir, que en eso haces bien, pero te ruego encarecidamente no me escasees este pequeño consuelo que me puedes dar, y decirme quanto te pasa, pues deseo saberlo todo. En la carta de tu ordenación me decías tenias ya presentado para las demás Órdenes, y aunque me dices en otra quieres prepararte más, ahora no se a que atribuir el no volverme hablar más de esos» (Doc. III,154). Se dio la coincidencia que D. Gabriel también escribía a su madre, el mismo día 14 de septiembre. Y precisamente para comunicarle la decisión que acaba de tomar: será ordenado Sacerdote. En dicha carta no le oculta los días vividos en la oscuridad, la

[OdRiae 11


QUIÉN ES QUIÉN EN LA CONGREGACIÓN

su madre estando todavía en Roma: «Creo que, por ahora, fijaré mi domicilio en Génova esperando que el cielo se aclare un poco más» (Doc. IV, 67). A la luz de los hechos que sucederán después, con la decisión de establecerse en Génova, renace en su interior «su primera vocación». En el proceso vocacional de D. Gabriel nada cambia. Los dos elementos básicos, para él, son más presentes que nunca: la consagración a Dios y una vida de austeridad y pobreza. La consagración a Dios ya la vive. Pero aspira a una vida austera y escondida que, de momento, dice a sus hermanas, no la he conseguido. (Con. IV, 68-69). La primera carta de D. Gabriel a su madre y hermanas, desde Génova, es del 1 de junio 1843. Y la primera carta de su madre con destino a Génova, es del 6 de junio del mismo año. Ambas cartas reflejan un compás de espera que madre e hijo llevan dentro. El hijo que busca la voluntad de Dios. La madre, siempre al compás del hijo, no le oculta sus sentimientos y le dice: «Ya puedes creer cuanto es mi deseo de verte pero me conformo con tu modo de pensar». (Doc. IV, 84). Por estas fechas, varios de sus amigos sacerdotes, desde Mallorca se apresuran a escribir a D. Gabriel. Le felicitan por la decisión tomada de formar parte del colegio español establecido en Génova (Italia), por Mons. Ignacio Cabrera (Doc. IV, 96). Otros, residentes en Italia, le participan su decisión de ir a prestar sus servicios en tierras de Misión. Concretamente en La Paz (Bolivia). Así, sus íntimos amigos Fr. Lorenzo Pons OFM y D. Miguel Cabot. Todo esto pesa mucho en el proceso vocacional del Fundador. Su madre es consciente de ello. No obstante, se limita a decir: «Hijo amado; en caso os concediesen el poder venir a esa tu patria, que es lo que tanto suspira mi corazón, si no es tu voluntad y la del Todopoderoso, quiero privarme de la más grande satisfacción…» (Doc IV, 109). D. Gabriel, por su parte, establecido ya en S. Bartolomeo del Fossato – Génova – en su constante correspondencia epistolar, deja entrever algunas expresiones que revelan que Dios todavía no ha dicho la última palabra. Es verdad que, no sólo completa su formación, sino que colabora notablemente en la formación de los demás. Una actitud permanece estable: Su decisión de consagrarse a Dios. Su inclinación hacia la vida religiosa. Su determinación de ingresar en OFM. Después de algunos meses, muy veladamente lo comunica a su madre: «Mi muy apreciadísima madre… sigo con muchísima alegría, y aun mayor que antes, pues espero que la Purísima Virgen que siempre

se ha demostrado mi madre, en este novenario que haremos con toda solemnidad, me ha de dispensar la gracia de conocer más la voluntad de Dios, esto es, el modo como quiere que le sirva, me parece que me es indiferente. V. como buena madre no deje de encomendarme al Señor ofreciéndome a su servicio con aquella generosidad que María ofreció a Jesús cuarenta días después de nacido» (Doc. IV, 162). D. Gabriel, aquí, no dice toda la verdad a su madre. Porque él, por estas fechas, ya había solicitado su ingreso en la OFM y ya había sido admitido. El ingreso tuvo lugar el día 8 de diciembre 1843. He aquí como quedó inscrito el Fundador en el Registro de la OFM. «En nombre del Señor. Amén. En el año 1843, 8 diciembre, a las 10 de la mañana… tomó el hábito de nuestra religión en la Iglesia de Santa María de la Anunciación de nuestro convento del Monte, de manos del P. José de Tobías, Guardián del lugar arriba indicado – Fr. Gabriel de la isla de Mallorca. En el siglo Gabriel Mariano Ribas, sacerdote secular, del cual no puedo referir aun muchas cosas, porque no se tienen todavía los certificados del Bautismo y de la Confirmación, como está prescrito. Pasados cinco días, de su espontánea voluntad, dejó el hábito» (Doc. IV, 173). Para finalizar esta etapa, sólo transcribo estas pocas palabras de D. Gabriel a su madre: «Carísima madre: parece que el Señor se contenta con darme la vocación de ser religioso sin que llegue a ponerla en práctica» (Doc. IV, 178) 7. Regreso a Mallorca: Llamado a dar Misericordia. Con el convencimiento de que el proceso vocacional de D. Gabriel Mariano, no culmina en una enfermedad que le obliga dejar el hábito de la OFM. Ni tampoco a causa de unas determinadas circunstancias adversas, me atrevo a concluir dicho proceso, con otra y última etapa: Llamado a dar Misericordia. «La Misericordia mira desde el cielo», reza el Salmo 32. Cuando la Misericordia mira desde el cielo, deja el corazón herido y capacitado para dar Misericordia. Sólo así. Nos lo asegura el Fundador: «Vivamente conmovido volví a cultivar la más abandonada porción de su viña, los pobrecitos del campo» (Doc.I, 27 y 68) Con esta determinación, pongo punto final al proceso vocacional del Fundador. Pero no, al cultivo por él iniciado y sembrado en Pina. «Preferirán a los pobrecitos que nada les dan, no olvidándose que son Hijas de la Misericordia» (Const. Fund., Cap. XI)

iseri

M

MARÍA RIGO, FHM

[OdRiae 12

SOR JUANA MOLL GOÑALONS P: ¿Cuándo y cómo descubrió su vocación religiosa? R: De niña y de joven frecuentaba el convento de las Hermanas de mi pueblo. Por las tardes me gustaba ir a hacer la visita al Santísimo. Algunas veces ya me quedaba a rezar con ellas. Esto sin lugar a duda, iba indicando mi opción. Diariamente iba a misa. Los sacerdotes de mi pueblo, D. Alberto y D. Juan nos contaban vidas de santos, que iban empapando mi interior. Recuerdo que me llamaba mucho la atención la enfermera de mi pueblo que tanto en verano como en invierno, sin descanso dedicaba su vida a los demás, especialmente a los enfermos y a las familias que la necesitaban, esto me llevaba a pensar que yo también podría dedicarme a hacer lo mismo que ella. Todo esto, poquito a poquito, iba penetrando en mi interior hasta decidirme a ingresar en la vida religiosa. P: Dentro de su familia, ¿cómo acogieron su decisión de consagrarse a Dios? R: Mis padres eran personas sencillas y profundamente religiosas, mi madre era una persona de misa diaria. Todas las noches antes de cenar rezábamos el rosario en familia. Cuando conocieron mi deseo de ingresar en la vida religiosa se alegraron mucho y acompañaron este momento de mi vida. Mi padre en algún momento expresó que estaba muy orgulloso de que yo fuera religiosa. Lo mismo cabe decir de mi madre. P: ¿Qué servicio o misión le llamaba más la atención del carisma de la Congregación? R: La asistencia a los enfermos, visitarlos, cuidarlos a ellos y a las familias que lo necesitaban. Acompañando su sufrimiento y dolor o cualquier situación que estuvieran atravesando. P: ¿Qué servicio ha realizado dentro de la Congregación? R: Toda mi vida y por todo dónde he estado destinada me he dedicado al servicio de los enfermos a domicilio o en clínicas. Esta ha sido mi misión principal pero he colaborado en lo que hiciera falta en la comunidad, lavar, planchar, limpiar, etc. P: ¿Cuál ha sido la vivencia más gratificante de su trayectoria religiosa? R: Todo cuanto he hecho he intentado hacerlo lo mejor que he podido y he sabido, tratando de hacerlo con ánimo y con gusto. Estoy contenta de haber podido servir, ayudar donde haya sido necesario. Creo que la vivencia de la vida fraterna me ha proporcionado muchos momentos muy buenos de gran alegría y felicidad, que me han llenado. P: ¿Qué ha dado hondura a su vivencia como mujer consagrada? R: Dios me ha ayudado a dar sentido a toda mi vida y a lo que llevo entre manos. De ahí que, todo cuanto he recibido a través de la formación, los retiros, la vida fraterna, los tiempos de oración, la vivencia de la eucaristía diaria se

N

ATURAL

DE

F ERRERIES ,

(M ENORCA ), DONDE 5 DE ENERO DE 1923. INGRESÓ EN LA CONGREGACIÓN EL 16 DE ABRIL DE 1944 EN PINA) INICIANDO EL NOVICIADO EL 17 DE ABRIL DEL MISMO AÑO . R EALIZÓ SU 1ª PROFESIÓN EL 18 DE OCTUBRE DE 1945 Y SU PROFESIÓN PERPETUA EL 12 DE OCTUBRE DE 1951. A LO LARGO DE SU VIDA RELIGIOSA HA ESTADO DESTINADA EN: BARCELONA, CRUZ ROJA (PALMA DE MALLORCA), MURO, M AÓ , S A P OBLA EN LA CLÍNICA T UGORES , A LAIOR , MERCADAL, EJERCIENDO EN TODOS ELLOS COMO ENFERMERA. MÁS TARDE Y PARA RECUPERARSE DE SU ENFERMEDAD Y DE ALGUNAS OPERACIONES, FUE DESTINADA A CIUTADELLA, FERRERIES, VIRGEN DE LA ESPERANZA. ACTUALMENTE VIVE EN CIUTADELLA, CASA DE ORACIÓN Y DESCANSO NACIÓ EL

han convertido en momentos gratificantes y llenos de sentido. P: ¿Cómo vive esta etapa de su vida? R: Aceptando mi enfermedad con la ayuda del Señor, procurando vivir este momento con serenidad, buen humor, y paz. Me gustaría poder colaborar, ayudar en lo que hiciera falta en la comunidad, pero tengo que limitarme a estar sentada en la sala. Por esto trato de vivir este momento de mi vida lo mejor que se, aceptando el querer de Dios, convencida de que ningún momento es vacío, en todos está la llamada de Dios que me invita a vivir esperanzada, con paz y dando paz y serenidad. Orando por todos. P: ¿Qué diferencias señalaría entre el ayer y el hoy a la hora de vivir la misión? R: Es muy diferente, ahora es otra realidad, la vida religiosa y la sociedad han cambiado mucho. En este momento nuestra presencia en medio del mundo es mucho más exigente, supone más convencimiento y más conciencia de la opción tomada. Antes la sociedad te ayudaba a vivir la vivir la consagración. P: ¿Qué valores cree que debería tener una mujer consagrada? R: En primer lugar tener clara conciencia de la opción tomada. Ser mujeres abiertas al mundo de hoy. Preparadas para dar respuesta a las necesidades que van surgiendo. Mujeres de oración profunda, amor sincero y comunión fraterna. Capaces de testimoniar la presencia del Dios Viviente. Mujeres que al vernos puedan exclamar: «Verdaderamente es una mujer de Dios». FRANCISCA ALOMAR, FHM

iseri

¾¾¾

M

NUESTRA HISTORIA

[OdRiae 13


QUIÉN ES QUIÉN EN LA CONGREGACIÓN

su madre estando todavía en Roma: «Creo que, por ahora, fijaré mi domicilio en Génova esperando que el cielo se aclare un poco más» (Doc. IV, 67). A la luz de los hechos que sucederán después, con la decisión de establecerse en Génova, renace en su interior «su primera vocación». En el proceso vocacional de D. Gabriel nada cambia. Los dos elementos básicos, para él, son más presentes que nunca: la consagración a Dios y una vida de austeridad y pobreza. La consagración a Dios ya la vive. Pero aspira a una vida austera y escondida que, de momento, dice a sus hermanas, no la he conseguido. (Con. IV, 68-69). La primera carta de D. Gabriel a su madre y hermanas, desde Génova, es del 1 de junio 1843. Y la primera carta de su madre con destino a Génova, es del 6 de junio del mismo año. Ambas cartas reflejan un compás de espera que madre e hijo llevan dentro. El hijo que busca la voluntad de Dios. La madre, siempre al compás del hijo, no le oculta sus sentimientos y le dice: «Ya puedes creer cuanto es mi deseo de verte pero me conformo con tu modo de pensar». (Doc. IV, 84). Por estas fechas, varios de sus amigos sacerdotes, desde Mallorca se apresuran a escribir a D. Gabriel. Le felicitan por la decisión tomada de formar parte del colegio español establecido en Génova (Italia), por Mons. Ignacio Cabrera (Doc. IV, 96). Otros, residentes en Italia, le participan su decisión de ir a prestar sus servicios en tierras de Misión. Concretamente en La Paz (Bolivia). Así, sus íntimos amigos Fr. Lorenzo Pons OFM y D. Miguel Cabot. Todo esto pesa mucho en el proceso vocacional del Fundador. Su madre es consciente de ello. No obstante, se limita a decir: «Hijo amado; en caso os concediesen el poder venir a esa tu patria, que es lo que tanto suspira mi corazón, si no es tu voluntad y la del Todopoderoso, quiero privarme de la más grande satisfacción…» (Doc IV, 109). D. Gabriel, por su parte, establecido ya en S. Bartolomeo del Fossato – Génova – en su constante correspondencia epistolar, deja entrever algunas expresiones que revelan que Dios todavía no ha dicho la última palabra. Es verdad que, no sólo completa su formación, sino que colabora notablemente en la formación de los demás. Una actitud permanece estable: Su decisión de consagrarse a Dios. Su inclinación hacia la vida religiosa. Su determinación de ingresar en OFM. Después de algunos meses, muy veladamente lo comunica a su madre: «Mi muy apreciadísima madre… sigo con muchísima alegría, y aun mayor que antes, pues espero que la Purísima Virgen que siempre

se ha demostrado mi madre, en este novenario que haremos con toda solemnidad, me ha de dispensar la gracia de conocer más la voluntad de Dios, esto es, el modo como quiere que le sirva, me parece que me es indiferente. V. como buena madre no deje de encomendarme al Señor ofreciéndome a su servicio con aquella generosidad que María ofreció a Jesús cuarenta días después de nacido» (Doc. IV, 162). D. Gabriel, aquí, no dice toda la verdad a su madre. Porque él, por estas fechas, ya había solicitado su ingreso en la OFM y ya había sido admitido. El ingreso tuvo lugar el día 8 de diciembre 1843. He aquí como quedó inscrito el Fundador en el Registro de la OFM. «En nombre del Señor. Amén. En el año 1843, 8 diciembre, a las 10 de la mañana… tomó el hábito de nuestra religión en la Iglesia de Santa María de la Anunciación de nuestro convento del Monte, de manos del P. José de Tobías, Guardián del lugar arriba indicado – Fr. Gabriel de la isla de Mallorca. En el siglo Gabriel Mariano Ribas, sacerdote secular, del cual no puedo referir aun muchas cosas, porque no se tienen todavía los certificados del Bautismo y de la Confirmación, como está prescrito. Pasados cinco días, de su espontánea voluntad, dejó el hábito» (Doc. IV, 173). Para finalizar esta etapa, sólo transcribo estas pocas palabras de D. Gabriel a su madre: «Carísima madre: parece que el Señor se contenta con darme la vocación de ser religioso sin que llegue a ponerla en práctica» (Doc. IV, 178) 7. Regreso a Mallorca: Llamado a dar Misericordia. Con el convencimiento de que el proceso vocacional de D. Gabriel Mariano, no culmina en una enfermedad que le obliga dejar el hábito de la OFM. Ni tampoco a causa de unas determinadas circunstancias adversas, me atrevo a concluir dicho proceso, con otra y última etapa: Llamado a dar Misericordia. «La Misericordia mira desde el cielo», reza el Salmo 32. Cuando la Misericordia mira desde el cielo, deja el corazón herido y capacitado para dar Misericordia. Sólo así. Nos lo asegura el Fundador: «Vivamente conmovido volví a cultivar la más abandonada porción de su viña, los pobrecitos del campo» (Doc.I, 27 y 68) Con esta determinación, pongo punto final al proceso vocacional del Fundador. Pero no, al cultivo por él iniciado y sembrado en Pina. «Preferirán a los pobrecitos que nada les dan, no olvidándose que son Hijas de la Misericordia» (Const. Fund., Cap. XI)

iseri

M

MARÍA RIGO, FHM

[OdRiae 12

SOR JUANA MOLL GOÑALONS P: ¿Cuándo y cómo descubrió su vocación religiosa? R: De niña y de joven frecuentaba el convento de las Hermanas de mi pueblo. Por las tardes me gustaba ir a hacer la visita al Santísimo. Algunas veces ya me quedaba a rezar con ellas. Esto sin lugar a duda, iba indicando mi opción. Diariamente iba a misa. Los sacerdotes de mi pueblo, D. Alberto y D. Juan nos contaban vidas de santos, que iban empapando mi interior. Recuerdo que me llamaba mucho la atención la enfermera de mi pueblo que tanto en verano como en invierno, sin descanso dedicaba su vida a los demás, especialmente a los enfermos y a las familias que la necesitaban, esto me llevaba a pensar que yo también podría dedicarme a hacer lo mismo que ella. Todo esto, poquito a poquito, iba penetrando en mi interior hasta decidirme a ingresar en la vida religiosa. P: Dentro de su familia, ¿cómo acogieron su decisión de consagrarse a Dios? R: Mis padres eran personas sencillas y profundamente religiosas, mi madre era una persona de misa diaria. Todas las noches antes de cenar rezábamos el rosario en familia. Cuando conocieron mi deseo de ingresar en la vida religiosa se alegraron mucho y acompañaron este momento de mi vida. Mi padre en algún momento expresó que estaba muy orgulloso de que yo fuera religiosa. Lo mismo cabe decir de mi madre. P: ¿Qué servicio o misión le llamaba más la atención del carisma de la Congregación? R: La asistencia a los enfermos, visitarlos, cuidarlos a ellos y a las familias que lo necesitaban. Acompañando su sufrimiento y dolor o cualquier situación que estuvieran atravesando. P: ¿Qué servicio ha realizado dentro de la Congregación? R: Toda mi vida y por todo dónde he estado destinada me he dedicado al servicio de los enfermos a domicilio o en clínicas. Esta ha sido mi misión principal pero he colaborado en lo que hiciera falta en la comunidad, lavar, planchar, limpiar, etc. P: ¿Cuál ha sido la vivencia más gratificante de su trayectoria religiosa? R: Todo cuanto he hecho he intentado hacerlo lo mejor que he podido y he sabido, tratando de hacerlo con ánimo y con gusto. Estoy contenta de haber podido servir, ayudar donde haya sido necesario. Creo que la vivencia de la vida fraterna me ha proporcionado muchos momentos muy buenos de gran alegría y felicidad, que me han llenado. P: ¿Qué ha dado hondura a su vivencia como mujer consagrada? R: Dios me ha ayudado a dar sentido a toda mi vida y a lo que llevo entre manos. De ahí que, todo cuanto he recibido a través de la formación, los retiros, la vida fraterna, los tiempos de oración, la vivencia de la eucaristía diaria se

N

ATURAL

DE

F ERRERIES ,

(M ENORCA ), DONDE 5 DE ENERO DE 1923. INGRESÓ EN LA CONGREGACIÓN EL 16 DE ABRIL DE 1944 EN PINA) INICIANDO EL NOVICIADO EL 17 DE ABRIL DEL MISMO AÑO . R EALIZÓ SU 1ª PROFESIÓN EL 18 DE OCTUBRE DE 1945 Y SU PROFESIÓN PERPETUA EL 12 DE OCTUBRE DE 1951. A LO LARGO DE SU VIDA RELIGIOSA HA ESTADO DESTINADA EN: BARCELONA, CRUZ ROJA (PALMA DE MALLORCA), MURO, M AÓ , S A P OBLA EN LA CLÍNICA T UGORES , A LAIOR , MERCADAL, EJERCIENDO EN TODOS ELLOS COMO ENFERMERA. MÁS TARDE Y PARA RECUPERARSE DE SU ENFERMEDAD Y DE ALGUNAS OPERACIONES, FUE DESTINADA A CIUTADELLA, FERRERIES, VIRGEN DE LA ESPERANZA. ACTUALMENTE VIVE EN CIUTADELLA, CASA DE ORACIÓN Y DESCANSO NACIÓ EL

han convertido en momentos gratificantes y llenos de sentido. P: ¿Cómo vive esta etapa de su vida? R: Aceptando mi enfermedad con la ayuda del Señor, procurando vivir este momento con serenidad, buen humor, y paz. Me gustaría poder colaborar, ayudar en lo que hiciera falta en la comunidad, pero tengo que limitarme a estar sentada en la sala. Por esto trato de vivir este momento de mi vida lo mejor que se, aceptando el querer de Dios, convencida de que ningún momento es vacío, en todos está la llamada de Dios que me invita a vivir esperanzada, con paz y dando paz y serenidad. Orando por todos. P: ¿Qué diferencias señalaría entre el ayer y el hoy a la hora de vivir la misión? R: Es muy diferente, ahora es otra realidad, la vida religiosa y la sociedad han cambiado mucho. En este momento nuestra presencia en medio del mundo es mucho más exigente, supone más convencimiento y más conciencia de la opción tomada. Antes la sociedad te ayudaba a vivir la vivir la consagración. P: ¿Qué valores cree que debería tener una mujer consagrada? R: En primer lugar tener clara conciencia de la opción tomada. Ser mujeres abiertas al mundo de hoy. Preparadas para dar respuesta a las necesidades que van surgiendo. Mujeres de oración profunda, amor sincero y comunión fraterna. Capaces de testimoniar la presencia del Dios Viviente. Mujeres que al vernos puedan exclamar: «Verdaderamente es una mujer de Dios». FRANCISCA ALOMAR, FHM

iseri

¾¾¾

M

NUESTRA HISTORIA

[OdRiae 13


QUIÉN ES QUIÉN EN LA CONGREGACIÓN

PLAZA

QUADRADO

PA R A

OBISPO VERGER DE SANTANYÍ. DESPUÉS DE UNA BREVE EXPERIENCIA LABORAL EN CALA D’ OR, A LOS 19 AÑOS INGRESÉ EN LA CONGREGACIÓN EL 8 DE ABRIL DE 1972. HICE EL POSTULANTADO Y EL NOVICIADO EN P INA DONDE TAMBIÉN PROFESÉ EL 15 DE SEPTIEMBRE DE 1974. P ASÉ A FORMAR PARTE DE LA C OMUNIDAD DE P L A Z A Q UADRADO PARA HACER E L JUNIORADO Y MIENTRAS CURSÉ EL BACHILLERATO SUPERIOR. DESPUÉS FORMÉ PARTE DE LA COMUNIDAD DE ANTILLÓN Y ESTUDIÉ COU Y M AGISTERIO ESPECIALIDAD CIENCIAS EN ALBERTA JIMÉNEZ. AL CABO DE DOS AÑOS Y DE VUELTA A PLAZA QUADRADO CELEBRÉ MI PROFESIÓN PERPETUA EL 2 DE SEPTIEMBRE DE 1980. EL CURSO 1980/81 LO PASÉ EN S A POBLA Y TUVE

TRABAJAR EN EL CENTRO M ÀXIM ALOMAR DEL TERRENO. EN VERANO DE 1995 PASÉ A CASA MADRE (PALMA) HASTA 2007 PARA PERTENECER AL CONSEJO GENERAL. MIENTRAS CONTINUÉ EN MÀXIMO ALOMAR, JAIME I, GABRIEL ALZAMORA Y GABRIEL VALSECA, HASTA QUE EN 2002 PASÉ A TENER EXCEDENCIA. D ESDE 2007 COLABORO EN LA MISIÓN DE LA CONGREGACIÓN EN LA ORGANIZACIÓN MATER MISERICORDIAE, Y DESDE 2008 CONCRETAMENTE CON LOS ADULTOS EN EL CENTRO OCUPACIONAL ISLA. MIENTRAS HE PERTENECIDO TRES AÑOS A LA FRATERNIDAD DE SON CLADERA, Y A PARTIR DEL 2010 ESTOY EN LA MISMA COMUNIDAD DE MATER. TODO UN RECORRIDO VITAL DE CUARENTA AÑOS QUE HE

MI PRIMERA EXPERIENCIA COMO MAESTRA CON AQUELLAS

ANOTADO TAL COMO ME HA VENIDO A LA MEMORIA Y QUE NUNCA

NIÑAS QUE AÚN AHORA RECUERDO UNA A UNA .

ME HABÍA PARADO A RECORDAR Y MENOS A ESCRIBIR.

CURSÉ

CONTINUACIÓN HICE EL BACHILLERATO ELEMENTAL EN EL COLEGIO

TAMBIÉN

VEO QUE

FUE EN ESTE PUEBLO DONDE EMPECÉ PROPIAMENTE A

MI VIDA ES UNA Y ESTÁ ENTRETEJIDA DE CIRCUNSTANCIAS QUE ME

IMPLICARME EN ACTIVIDADES PASTORALES .

HAN SIDO DADAS , OPCIONES PERSONALES ,

TODO UN

DOS CURSOS SIGUIENTES FORMÉ PARTE DE LA

ENTRAMADO EN EL QUE VAN UNIDOS LOS HECHOS, ACTITUDES Y

C OMUNIDAD DE P EGUERA Y TRABAJÉ EN EL COLEGIO PÚBLICO DE A NDRATX . DE VUELTA A SA POBLA ESTUVE DOS CURSOS MÁS HASTA QUE PASÉ A B ARCELONA DONDE PERMANECÍ DESDE 1985 A 1993. POR TERCERA VEZ LLEGUÉ A SA POBLA PARA ESTAR

FUNDAMENTACIONES HUMANAS Y TRASCENDENTES QUE DAN COMO

LOS

RESULTADO UNA MANERA DE VIVIR PERSONAL Y COMUNITARIA, DE

DIOS, Y QUE, TODO UNIDO, ES EL ANDAMIAJE O ESTRUCTURA DE APOYO AL CRECIMIENTO QUE, CON TODAS MIS LIMITACIONES Y POTENCIALIDADES, ME HA IDO ENCAMINANDO HACIA

RECIBIR EL AMOR DE

UNA MANERA DE ORIENTAR MI EXISTENCIA Y DE REALIZAR LA MISIÓN DE MISERICORDIA.

P: ¿Cómo y cuándo experimentaste la llamada del Señor? R: N o s a b r í a d e c i r c o m o n i c u a n d o p e r o seguramente fue un proceso natural desde mi infancia. Mi familia me educó en un ambiente cristiano y religioso. Con mis padres aprendí a enfocar la vida desde una perspectiva creyente y a rezar, y de una manera especial con mi abuela con la que compartí tiempo, confidencias y plegarias.

En el pueblo viví las celebraciones, catequesis (mi madre era catequista y yo mientras me sentaba a su lado) y actividades de ocio del momento, siempre en el marco de la escuela de las monjas y la parroquia (l’ iglesi como la llamamos). El testimonio de personas, sobretodo de las religiosas, siempre implicadas en los diferentes ámbitos: Sor Margarita Moragues y después Sor María Magdalena Crespí en la escuela grande y grupos de los domingos; Sor Catalina en la de los

iseri

M

UN CURSO E INCORPORARME POR TERCERA VEZ TAMBIÉN A

[OdRiae 14

¾¾¾

iseri

N

12 DE ENERO DE 1953 EN C ALONGE (SANTANYÍ), MALLORCA. DE NIÑA FUI A LA ESCUELA UNITARIA DE LAS FRANCISCANAS EN CALONGE DONDE EL CERTIFICADO DE ESTUDIOS PRIMARIOS , Y A ACÍ EL

indecisión y la duda. Pero también en la seguridad de que Dios se haría luz y que se verificaría lo que él anhelaba: «que todo se hiciese en festividades de María». Como realmente así fue. He aquí como D. Gabriel Mariano, lleno de alegría, comunica a su madre su preparación para el gran día: «Sí, el día 24 del presente, día en que la universal Iglesia celebra la festividad de la Madre de las Mercedes voy a recibir la más grande merced que en este mundo pudiera… voy a ordenarme Sacerdote… (Doc.III, 159-162). Dñª Juana Ana, tardó en recibir tan grata noticia. Que, como veremos, no es el anuncio del final del proceso vocacional de D. Gabriel. Para esta buena madre, también los silencios de su hijo le hablan de un designio de Dios sobre él. Está segura de la vocación de su hijo que es donación al Señor. Y, en medio del sufrimiento, le asegura que «es grandísima su dicha al tener un hijo todo consagrado al servicio de Dios» (Doc. III, 185). Con estas bellas palabras, Dñª Juana Ana revela perfectamente su convencimiento de que su hijo es para Dios. El estado de ánimo que acompañó a D. Gabriel durante su proceso vocacional, a causa de las muchas dificultades y circunstancias adversas, no parece haber influido en el ánimo de su madre. La cual, en ningún momento duda de la autenticidad de la vocación de su querido hijo. Con este ánimo lo entrega todo a Dios. Para ella es muy poco lo que se reserva: «Tener el gusto de verle celebrar el Santo sacrificio de la misa y volverle a ver». (Doc, IV, 11). No obstante, sigue de un modo callado y hasta sufriente, el proceso vocacional de su hijo. Dñª Juana Ana en algún momento disimula. Pero en otros es sincera con él. E incluso le habla con autoridad de madre que, sólo busca la gloria de Dios y la felicidad de su hijo, cuya separación le causa enorme sufrimiento. Quiere que D. Gabriel sea consciente de ello. Que no olvide «ha sido grande el sacrificio que he hecho a Dios de ti» (Doc.IV, 32). 6. Génova: Franciscanos OFM Mientras Dñª Juana Ana vive momentos de incertidumbre acerca del lugar donde su hijo elegirá para servir a Dios, D. Gabriel toma una decisión importante, si bien todavía no definitiva. Decide abandonar la ciudad de Roma, pensando en la posibilidad de establecerse en Génova (Italia). En esta ciudad, Mons. Francisco Ignacio Cabrera, acaba de abrir una casa para aquellos jóvenes sacerdotes españoles que deseen hacerse capaces de ejercitar bien su Ministerio (Doc. IV, 59-61). El deseo de establecerse D. Gabriel, en Génova (Italia), pronto se hace realidad. Sin más rodeos lo comunica así a

M

MAGDALENA FIOL VADELL

estado de ánimo. Le oculta su intento de abrazar la vida religiosa. Pero le comunica esta inesperada decisión. «Mi muy apreciadísima madre: Vivo satisfecho con el Subdiaconado. Ninguna prisa me doy para las demás órdenes. Se muy bien que con esto soy un poquito más gravoso; pero me parece ser más conveniente, y quiero antes aprender mejor las obligaciones de un estado tan elevado» (Doc. III, 103). Es ésta una breve carta, que, sin duda, oculta un estado de ánimo marcado por la inseguridad y la oscuridad. Dñª Juana Ana, que tiene plena confianza con su hijo, le responde el 10 de agosto de 1842. «En lo que me dices de tu preparación para el sacerdocio me parece haces, muy bien; yo me figuro lo tomarás por la Asunción de la Virgen tu buena Madre. Hazlo quando te parezca que en quanto a lo gravoso tu bien sabes que de buena gana te mandaré quanto me pidieras…» (Doc. III, 126). El periodo de discernimiento y búsqueda de la voluntad de Dios, contínua todavía el 20 de agosto del mismo año 1842. D. Gabriel, se dirige a su madre, manifestándole abiertamente su situación personal. Experimenta sentimientos de soledad. De añoranza de los suyos. Añoranza de Mallorca. De tantos amigos que en Mallorca dejó. Muchos días tiene la satisfacción de hablar con su madre entre sueños. No sabe si Dios lo permite para que sea mayor el sacrificio. Y añade: «No obstante El sabe que, ayudado de su divina gracia, estoy dispuesto para hacerlos mayores siempre que conociera que ésta es su voluntad» (Doc. III, 146) Dñª Juana Ana conserva en su corazón cada una de estas palabras de su hijo. Ha guardado silencio mucho tiempo. Pero el día 14 de septiembre de 1842 le escribe largamente. «Mi muy querido y apreciado hijo: En lo que me dices no esté con cuidado de ti, eso me es imposible pues lo mucho que te quiero me mueve a tenerlos, y tus cartas para mi es lo único que deseo por más que no guardes ningún orden en escribir, que en eso haces bien, pero te ruego encarecidamente no me escasees este pequeño consuelo que me puedes dar, y decirme quanto te pasa, pues deseo saberlo todo. En la carta de tu ordenación me decías tenias ya presentado para las demás Órdenes, y aunque me dices en otra quieres prepararte más, ahora no se a que atribuir el no volverme hablar más de esos» (Doc. III,154). Se dio la coincidencia que D. Gabriel también escribía a su madre, el mismo día 14 de septiembre. Y precisamente para comunicarle la decisión que acaba de tomar: será ordenado Sacerdote. En dicha carta no le oculta los días vividos en la oscuridad, la

[OdRiae 11


NUESTRA HISTORIA ¾¾¾

pequeños, Sor Inés en el cuidado de la iglesia, Sor Antonia en la cocina, Sor Juana en los enfermos, Recuerdo como algo decisivo cuando a principios de los 60, en la escuela, se nos hablaba de que un grupo de hermanas se iban a las «misiones»: Perú, Bolivia, … yo me sentía atraída y también quería ir. Sin grandes teologías ni discernimientos, sino por ósmosis, por contagio, iban sedimentando vivencias que me llevaron a esta opción. P:¿Por qué optaste por la Vida Religiosa en esta Congregación? R: Primero y principal porque eran las únicas que conocía. También porque su testimonio y estilo de vida me parecía válido y coherente. Las veía activas, entregadas, con iniciativas hacia lo que hoy diríamos la innovación (clases de inglés con una profesora voluntaria nativa), buscando y poniendo los recursos que tenían a disposición a favor de los que lo necesitaban (comedor escolar para los niños de Cala D’ Or, y que si algún día nuestra madre nos dejaba nos encantaba también quedarnos). En el pueblo había una solidaridad mutua de las religiosas con las familias. La práctica habitual era buscar ayuda en las monjas cuando las necesitaban (no había ningún otro servicio sanitario ni social), y a la vez compartir lo que tenían con ellas. P: ¿Qué rasgos te atraen más de esta familia religiosa? R: Como compartían la vida de una forma natural desde la Comunidad (esto lo facilita el ser un pueblo pequeño), dentro de su austeridad como se implicaban y salían al paso de cualquier necesidad que surgiera, la disponibilidad (sin horario ni reservas), el estar cerca y mirar por ti. El discreto afecto con que se relacionaban con nosotras, la humanidad y atención preferente por el más débil, sentido del humor, … Es decir el estilo propio de Jesús, de Francisco, de Gabriel Mariano y Josefa,.. P: ¿Qué da consistencia a tu vida como mujer consagrada? R: La Fe y la confianza en un Dios hecho persona que se relaciona, se implica y comparte con nosotros. Su Palabra hecha plegaria me descubre, orienta y sostiene en mi vida interior para ir haciéndola experiencia de plenitud y entrega hacia los demás. La relación de confianza y la estima mutua que somos capaces de recibir y dar. La experiencia de sentirnos queridos que tanto nos

acerca a este Dios que es Amor. Y, como dice Teodoro Suau, un Dios amor sin límites. Toda la vida es un proceso orientado hacia esta madurez espiritual que tanto nos atrae pero a la que apenas podemos asomarnos. P: ¿Cuáles son tus expectativas, proyectos y deseos para el futuro, tanto en el ámbito profesional como en el espiritual? R: Creo que los ámbitos espirituales y profesionales están muy ligados, mejor dicho son dos caras de la misma moneda, si se puede hablar así. Pues la persona es una y sus vivencias más profundas se expresan o reflejan en su actuación. Actualmente canalizo mi vida interior, mi misión de misericordia, en el servicio de las personas con discapacidad a las que atiendo y a los profesionales con los que compartimos misión. Contando con mis limitaciones trabajo para estar cerca, para dar apoyo, para responder con prontitud a lo que ellos y sus familias necesitan. De cara al futuro, mi expectativa no es más que continuar en este proceso vital de aprendizaje en el que vamos dando nuestros pequeños pasos de superación personal y de identificación evangélica. Siempre contando con la ayuda impagable de los demás y confiando en el apoyo y la misericordia de nuestro Dios. P: ¿Qué ha supuesto para ti consagrar tu vida al Señor al servicio de los hermanos dentro de la Congregación? R: Creo que ha supuesto una gran oportunidad de vida en todos los sentidos. Me ha ayudado a crecer, desarrollarme y madurar como persona. He tenido ocasión de descubrir y participar en la gran misión de misericordia. Hoy recibo la riqueza afectiva y de autenticidad que aportan las personas con discapacidad con y para las que trabajo. La relación con ellos es una auténtica escuela de aprendizaje vital que trasciende cualquier expectativa. P: A las puertas del Capítulo General ¿Hacia dónde crees que debería caminar hoy la Congregación? R: Apostar firmemente por vivir según el carisma que fundamenta y da sentido a lo que somos y vivimos. En estos momentos tan duros que estamos viviendo encontrar la oportunidad de cambio, alternativa, transformación y mejora. Si tenemos un qué encontramos un cómo. Ser simple y llanamente palabra e imagen evangélica. MAGDALENA FIOL, FHM

iseri

[OdRiae 10

evidente la referencia a su primera vocación y su constante determinación de consagrarse a Dios. Es verdad que D. Gabriel había recibido con inmensa alegría el Subdiaconado. Porque, con ello, se sabía consagrado a Dios. Pero quiso unirse más estrechamente a El abrazando el estado religioso. No lo llevó a la práctica. Una indisposición se lo impidió. Y su director espiritual le mandó expresamente que pasase adelante en los sagrados órdenes. Tanto es así que el 11 de septiembre recibió el Diaconado. Y el 24 del mismo mes fue ordenado Sacerdote. Con ello se apaga, de momento, su deseo de ser un pobre y humilde Franciscano. 5. Quinta etapa: Sacerdote La respuesta de Dñª Juana Ana a las claras indicaciones de su hijo Gabriel y a las que ella intuye le oculta, es ésta: «Tú continua siendo bueno y con cautela; más ahora que parece vas a sacrificarte a nuestro Dios y Señor» (Doc. III, 68-80). Reflexiva y atenta a toda manifestación de su querido hijo, referente a su proceso vocacional, el 13 de junio de 1842, le repite: «Es grande mi satisfacción por ver que se iba cumpliendo tus deseos en parte. Dios haga que los llegues a concluir para mayor honra y gloria suya… Continúa siendo bueno y agradecido a los favores que nuestro Señor y su Madre Purísima te están dispensando que han sido muchísimos» (Doc. 80-81). Llama la atención el aire sereno y lleno de felicidad que respira Dñª. Juana Ana Gallard del Cañar; puesto de manifiesto en cada una de sus cartas a su hijo Gabriel Mariano: «Soy una madre feliz por tener un hijo todo de Jesús» (Doc. III, 88). Este mismo aire respira D. Gabriel mientras discierne su vocación. Paso a paso. Día a día. Año tras año. Siempre a la escucha de la voluntad de Dios y alentado por su madre que le repite sin cesar: «No es posible que yo deje de llorar la separación de un hijo cual eres tú, por más que digas no eres mio, pues lo eres de todo mi cariño; si bien es verdad lo que enjuga mis lágrimas es el ver el motivo porque me has dejado» (Doc. III, 88). El misterio de la voluntad de Dios envuelve el querer de la madre y del hijo. De igual modo el mismo amor. Las palabras repetidas sin cesar por esta madre eran: «No te olvides de la que mucho te ama y confía en el Señor poderte darte un abrazo y besarte la mano» (Doc. III, 95). Mientras D. Gabriel, cerrado el intento de abrazar el estado religioso en la orden Franciscana, decide manifestar a su madre su

M

iseri

M

Si la semilla vocacional depositada por Dios en el interior del Fundador, al inicio, experimentó tiempos de espera y hasta adversos, los primeros tiempos en Roma, fueron marcados por una cierta prisa y facilidad. El día 21 de mayo del mismo año 1842, habían transcurrido apenas unos 40 días, D. Gabriel comunica a su madre que «se siente el hombre más feliz del mundo; porque ha tenido la dicha de entregarse a Jesús, de consagrarse a Jesús, de unirse estrechamente con Jesús, tomando el sagrado Orden del subdiaconado. Ya no soy madre mia de v.m. pues tampoco soy ya mio; soy todo de Jesús y siento en gran manera los efectos del servicio de un tan buen Señor. ¡Oh y cuanto desearía que v.m. y todos los que me aman participasen de aquella inexplicable alegría, de aquella suma paz de que está inundado mi corazón. V.m. si quiere la puede disfrutar ¡Oh madre mil veces amable; y es haciendo gustosa este pequeño sacrificio a Dios, entregándole el hijo que le escribe para que haga de él según sea su divina voluntad…» (Doc. III, 62-63). Pero, lo que llama la atención es que, a continuación, añade: «Si bien es verdad es grandísima mi alegría, pues conozco que puede aun aumentarse, y que no está del todo lleno mi corazón. Será tal vez porque no he llegado al término de mi carrera; pero sea por lo que fuera, a mi lo que me toca, y como soldado de Jesucristo, es procurar conocer lo que quiere este Señor de mi, y por esto no le puedo decir cuando tomaré el Diaconado y menos cuando el sacerdocio» (Doc. III,63). Nuevamente contemplamos a D. Gabriel en búsqueda de la voluntad de Dios. Es clara su decisión de consagrarse a Dios. Pero nuevamente se cruza en su camino el deseo de ser Franciscano. Razón más que suficiente para hablar de una nueva etapa de su proceso vocacional. 4 . Intentos de abrazar el estado religioso Fue una etapa breve. Y un intento sobre el cual D. Gabriel guardó silencio. Hasta pasado un tiempo no lo confió a su madre. Pero un intento real que él mismo manifiesta en sus notas autobiográficas con estas palabras: «Consagrado a Dios pensé unirme más estrechamente con El abrazando el estado religioso, profesando la Regla del serafín de Asís. Iba a ponerlo en práctica cuando una indisposición que me sobrevino movió a mi director a mandarme expresamente que pasase adelante en los sagrados órdenes» (Doc. I, 171-172). Fue una etapa breve, como he dicho, pero significativa y reveladora de algo nuevo ¿Qué querrá decirnos, el Fundador, con estas palabras: «Consagrado a Dios pensé unirme más estrechamente con El abrazando el estado religioso, profesando la regla del Serafín de Asís? Con este interrogante dejo una puerta abierta para una futura reflexión. Si bien es

[OdRiae 15


DESDE LOS COLEGIOS

NUESTRA HISTORIA

SANT FRANCESC D’ASSÍS - ANTILLÓN (PALMA DE MALLORCA)

CARTAS DE DѪ JUANA ANA GALLARD DEL CAÑAR SUAU A SU HIJO GABRIEL MARIANO (V)

MÁS IMPORTANTE QUE LA META … ES EL CAMINO…

POTENCIADORA DE SU VOCACIÓN SACERDOTAL

C

uando se te pide que hagas un escrito, que reflejes en dos páginas los aspectos o las cosas más importantes del colegio en el cual estás trabajando, que expliques los principales proyectos que estás desarrollando o simplemente que destaques lo más destacable…haces una reflexión, intentas pensar en todo lo que estas haciendo, piensas en si has conseguido algún reconocimiento, premio … En definitiva y haciendo una comparación (que no siempre son acertadas): imagínate que tienes que asistir a una fiesta, dónde se trata de mostrar lo bien que haces las cosas, que tienes que mostrar lo mejor de ti, tienes que estar elegante e intentar no mostrar los defectos …, abres el armario, te pones delante y miras cual es el vestido o traje mas nuevo y reluciente que tienes, el que causará mayor impacto, el que hará que te miren dos veces y por detrás la gente vaya comentando «mira este que traje más bonito y elegante lleva» consiguiendo así, felicitaciones y miradas, reconociendo y valorando lo elegante que estás… Volviendo al tema que nos ocupa, a nuestro querido colegio «Sant Francesc d’Assís» de Palma (o Antillón), no destacaría las cosas, proyectos o trabajos que realizamos, que también comentaré, sino que resaltaría el cómo lo llevamos a cabo, el cómo desarrollamos el proyecto, cómo nacen nuestras ideas y cómo le vamos dando forma, cómo le ayudamos a que sea un éxito, cómo … Por una parte, creo que nunca tenemos que perder de vista que trabajamos con personas (o mejor dicho, «personitas que se van formando»), personas, que tienen un nombre y unos apellidos, personas que tienen unos hermanos, unos padres y unos abuelos … y para saber como trabajar, que proyectos llevar a cabo o como desarrollar nuestros objetivos, muchas veces es suficiente con mirarles a los ojos y ser capaces de entender todo lo que transmiten y/o necesitan, todo lo que dicen sin añadir palabras … tanto a los alumnos como a los padres. Y por otra, tampoco hay que perder de vista, que quien trabaja con estas personas, también lo son… Todos sabemos que cada uno, tenemos unas virtudes y unas cosas para mejorar, unas cosas que hacemos mejor que nadie y otras que no es así… Entonces, también estaremos de acuerdo en que trabajamos mucho mejor con nuestras virtudes,

trabajamos mejor si éstas se tienen en cuenta, se valoran y se potencian y a partir de ahí, sacamos lo mejor de nosotros para nuestro propio desarrollo personal y para transmitirlo a los que nos rodean. Ahí está el «cómo» de nuestra tarea, en intentar desenmascarar lo mejor de los alumnos, de los padres, de los profesores y de todos los miembros de la comunidad educativa. Creemos que solo así, se puede crecer como persona y solo así, se puede sacar lo mejor de cada uno y al fin y al cabo, poder llegar a ser felices, con lo que tenemos y no con las cosas que no tenemos y que probablemente nunca consigamos. Pensamos que cuando un alumno, un profesor o cualquier persona de la comunidad educativa tiene una idea o un proyecto para potenciar y/o ayudar al desarrollo de las personas de dicha comunidad, a su felicidad, tenemos que potenciar al máximo esta idea o proyecto y facilitarle al máximo los recursos que necesite. La persona con esta idea o proyecto tiene que sentir que se confía totalmente en ella, que se le ayudará en el camino y que lo que ella aporte, vale mucho para todo el proyecto de la comunidad… Partiendo de este «cómo» que he explicado, es de donde salen nuestros proyectos, es hacia donde van dirigidos la mayoría de proyectos y trabajos que realizamos que ahora os explico brevemente. Uno de ellos, es el trabajo que llevamos a cabo de trabajar sin libros en Educación Infantil, en el área de conocimiento del medio y música en primaria así como la educación para la ciudadanía en quinto y las matemáticas en tercero. Me explico, la idea de trabajar sin libros se debe básicamente al poder trabajar con mas libertad a la hora de trabajar y poder tener mucho más en cuenta la realidad de cada alumno para ir programando los trabajos de clase. Trabajar sin libros también potencia y resalta mucho más la creatividad y motivación del alumnado, así como también la del profesorado (siendo esta manera de trabajar, mucho más laboriosa que con libros). Otro proyecto que ya llevamos a cabo desde hace ya tres años es el de «Refuerzo Espiritual», donde con grupos reducidos de alumnos, se trabaja el interior de la persona, aprendiendo a reconocer nuestros sentimientos, emociones, preocupaciones

C

on esta página de nuestra historia, intento presentar la última aportación que Dñª Juana Ana Gallard del Cañar Suau hizo al Fundador, de las cinco que Sor Antonia Barrilero subrayó en el nº. 49 marzo 2012 de Misericordiae: Potenciadora de su vocación sacerdotal. No por dedicarle el último lugar, debe ser considerada la menos importante. Todo lo contrario. Es admirable la actitud de esa madre, en constante fidelidad a la voluntad de Dios, manifestada durante todo el proceso vocacional de su hijo Gabriel Mariano. De este proceso destacaría siete etapas o momentos decisivos: Primera vocación. Muerte de su padre. Roma: Consagrado a Dios. Franciscano. Sacerdote. Génova: su ingreso en la O F M. Regreso a Mallorca: Llamado a dar Misericordia. 1. Primera vocación Año 1829. Contaba el Fundador 15 años de edad. A esta temprana edad inicia su proceso vocacional. E inicia con una clara manifestación de ingresar en la Orden de Frailes Menores. Lo expresa él con estas palabras: «A los quince años quería pedir licencia a mi padre para vestir el tosco sayal de Francisco» (Doc. II, 170). A la luz de estas palabras, es manifiesta ya su decisión de dedicarse al servicio de Dios. De consagrarse a Dios. Después de unos años de espera que él califica de «dilatada prueba», y decidido a poner en práctica su primera vocación, reafirma su decisión de servir al Señor abrazando el estado eclesiástico, donde Dios le llama (Doc. III, 13-14). Pero sucede algo inesperado. El día 7 de julio del año 1837 muere D. Miguel Mariano Ribas de Pina, padre de D. Gabriel. 2. Este hecho abre una nueva etapa en el proceso vocacional del Fundador. Etapa marcada por la contradicción, el discernimiento, la escucha y la fidelidad a la voluntad de Dios. Pero también, por la respuesta de D. Gabriel Mariano, llena de sentido y responsabilidad. He aquí sus palabras: «La soledad de mi madre, la necesidad que tenían de mí mis hermanos… me hicieron considerar prudente no sólo sacrificar por entonces mi casi innata vocación, sino también el tomar parte activa en el manejo de la casa de que en mi vida me había ocupado» (Doc. I, 170-171). Cinco años duró este compás de espera, de sufrimiento y de reflexión que, al inicio, he denominado segunda etapa. Tengo la seguridad que D. Gabriel nunca dejó de creer que Dios le llamaba a su servicio. Que su vocación era

consagrarse totalmente a Dios. El amor a Dios y a su voluntad fueron los dos focos que iluminaron siempre sus decisiones. 3. Año 1842. Roma La actitud de Dñª Juana Ana Gallard del Cañar Suau, siempre a la escucha también de la voluntad de Dios, durante el proceso vocacional de su querido hijo Gabriel, fue admirable. Esta buena madre, llevaba muy dentro que éste, su hijo, pertenecía a Dios. Que Dios le llamaba a su servicio. D. Gabriel era consciente de ello. La hora de Dios había llegado. Con plena libertad y determinación, así lo expresa: «En el año 1842, considerando no ser ya necesario en casa… me pareció no deber sacrificar por más tiempo mi vocación, y por esto dando un adiós que yo creía perpetuo, a mi patria, amigos, parientes, hermanos y madre, salí de Mallorca para Roma el día 8 de abril» (Doc. I, 171). Con este esperado viaje destino a Roma, inicia la correspondencia epistolar entre Dñª Juana Ana y su hijo Gabriel Mariano. La primera carta que D. Gabriel escribe a su madre, es del 10 de abril del mismo año 1842. En ella hace una clara alusión a su vocación que ya presiente como un camino de cruz, pero también de felicidad. Desde este primer momento es firme su determinación: «Dejarlo todo por Dios» (Doc. III, 25-26). Idéntica es la actitud de su madre: «Hijo, sigue siempre los rectos caminos por donde quiera Dios conducirte» (Doc. III, 34). Esta buena madre que igualmente presiente la vocación de su hijo como un camino de cruz, tanto para ella como para él, le inspira la mejor respuesta vocacional: Ofrenda total a Dios que pasa por el Amor al Crucificado. Es el entusiasmo que comparte con su madre. En Roma, le dice, crucifican a los seguidores del Crucificado. A los hombres que aman al Crucificado. Le dice que contempla las huellas del martirio que en Roma sufrieron Pedro y Pablo. Y comparte también con su madre, la alegría de que en Roma espera merecer él la gracia de consagrarse a Dios… (Doc. III, 35). A Dñª Juana Ana, no le asusta el deseo del martirio de su hijo. Ni tampoco la belleza del martirio que contempla en los Monumentos de la ciudad de los mártires. Al contrario; vive con gozo la vocación de su querido hijo que es donación a Dios. Ofrecimiento total a Dios. Precisamente es éste el motivo que sosiega su pesar (Doc. III, 50).

iseri

[OdRiae 16

M

iseri

M

¾¾¾

[OdRiae 9


COLABORACIONES UNA

III.- MOSTAZA

iseri

M

«El reino es semejante a un grano de mostaza, más pequeña que cualquier semilla» (Mt 13, 31-2). La mostaza en contraposición al cedro, el que utilizó Salomón para el Templo de Jerusalén, los famosos cedros del Líbano. Escribe Pagola: «La parábola les tuvo que llegar muy adentro. ¿Cómo podía comparar Jesús el poder salvador de Dios con un arbusto salido de una semilla tan pequeña? ¿Había que abandonar la tradición que hablaba de un Dios grande y poderoso? ¿Había que olvidarse de sus grandes hazañas del pasado y estar atentos a un Dios que está ya actuando en lo pequeño e insignificante?». Apostar por la mostaza y creer en su eficacia implica el desinterés por las grandes gestas de Israel (y de la Congregación), de las majestuosas efemérides y optar por otras cosas. Es aceptar la debilidad de la pequeñez como lugar teológico. Y aceptar que el reino de Dios no es fruto de nuestro esfuerzo, sino de Dios. Es abandonar para siempre el poder de la cantidad (abandonar el prestigio de

[OdRiae 8

la cantidad de conventos abiertos, la cantidad de vocaciones…). Y es aceptar esperar, mostaza es un tema de esperanza porque la evidencia del éxito no es inmediata, Dios se revela como más omnipaciente que omnipotente. Invito a la Congregación a peregrinar a estos tres santos lugares. Estoy seguro que, frutos de esta peregrinación triple, la Congregación quedará sanamente modificada, porque la modificación es el fruto natural de toda conversión. Éstos serán los lugares del peregrinar y éstas las modificaciones: Desierto: pobres, pero significativas Orilla: puntos de interrogación más que de admiración Mostaza: frágiles, pero otorgadoras de esperanza. JOAN BAUZÀ I BAUZÀ, SACERDOTE

e ilusiones y poder así ponerles nombre y gestionarlos de la manera mas adecuada para una mayor felicidad y equilibrio personal. A este tipo de refuerzo, asisten todos los alumnos del colegio. Este año, por primera vez, hemos organizado grupos de padres para ayudarles así también a trabajarse ellos y poder así ayudar también a sus hijos e hijas. Cabe destacar que el claustro de profesores también ha recibido este tipo de refuerzo, guiados por una maestra del propio claustro. No podemos pretender enseñar a los demás lo que no somos capaces de aprender nosotros. Otro proyecto destacable, es el que iniciamos el curso pasado y que este curso ya le hemos dado forma y lo hemos programado desde el principio, con muchas ganas y participación. Son lo que llamamos «grupos interactivos». Son sesiones de unas dos horas en donde los padres y los profesores están exactamente en el mismo nivel trabajando en el aula, con grupos de alumnos y llevando a cabo una actividad anteriormente preparada por los profesores (y por qué no de los padres?). El curso pasado, la ALUMNOS VOLUNTARIOS experiencia fue muy positiva y satisfactoria, tanto para los padres, como para los alumnos, así como también para los profesores. Los niños (aprendiendo de los padres), los padres (enseñando a los hijos) y los profesores (colaborando con ambos). Esta experiencia es ideal para trabajar valores como la igualdad, la corresponsabilidad, la solidaridad, la humildad y para potenciar la autoestima, confianza en uno mismo, de padres y alumnos. También destacar el programa de voluntariado del colegio. El voluntariado de Escola Verda (reciclado de papel, plástico, …sensibilización …), de dinamizadores de patio, de ayudar en las entradas y salidas de los alumnos con discapacidades físicas de la aula UEECO, voluntariado de mediación son los que tenemos

MADRE EN LOS GRUPOS INTERACTIVOS

actualmente en marcha. Este proyecto fomenta la solidaridad, la sensibilidad hacia los más necesitados, la tolerancia y el respeto. Un aspecto que me gustaría subrayar también, es la capacidad del claustro de manejar las situaciones críticas o las crisis internas que podamos tener, por lo que comentaba antes de «No podemos pretender enseñar a los demás lo que no somos capaces de aprender nosotros». El curso pasado tuvimos una crisis de claustro más o menos importante… hubo un claustro, en donde sacamos todo lo que había dentro de nosotros que nos molestaba de los demás o de la manera de trabajar juntos … y a partir de ahí fue cuando empezó el proceso de reflexión personal, en donde cada uno hizo su proceso para mejorar cada uno lo que tiene que mejorar y a partir de ahí construir un futuro juntos y con garantías de éxito. El perdón, el reconocer los propios errores y el destacar lo que nos une, más que lo que nos separa ha sido primordial para superar dicha crisis y para afrontar un futuro con ilusión y con garantías de éxito. Evidentemente también, para poder enseñar de primera mano a los alumnos y padres cómo superar una crisis. TOMEU RIGO DIRECTOR DEL CENTRO SANT FRANCESC D’ASSÍS

iseri

Ir a la orilla es ir al malecón, a los amarres del puerto. Ir a la orilla es salir del convento e ir a donde el mundo, donde están los hombres y las mujeres, a ejemplo de San Juan Bautista junto al Jordán, a ejemplo de Jesús a la orilla del mar de Galilea, o de San Pablo a orilla del río en Filipos (Hch 16,13). Con dos actitudes claras: Una, no ir para hacer allí lo que todo el mundo hace, sino para plantear precisamente lo que nadie plantea ni cuestiona. La parábola tiene el carisma no sólo de dar respuesta, sino de cambiar la pregunta. «Como cristianos, nunca deberíamos preguntarnos solamente: ¿Cómo puedo salvarme yo mismo? Deberíamos preguntarnos también: ¿Qué puedo hacer para que otros se salven y para que surja también para ellos la estrella de la esperanza? Entonces habré hecho el máximo también por mi salvación personal» (Spe Salvi, 48). Otra, hablar en parábolas, esto es, en términos sencillos y claros, no con lenguaje aseverativo sino sugestivo, no para dar lecciones sino para contar historias, esto es, experiencias.

M

¾¾¾

[OdRiae 17


A PROPÓSITO DE...

COLABORACIONES

[

RETOS QUE LA SOCIEDAD ACTUAL PLANTEA

CIERRE DEL CONVENTO DE FERRERIES POR: ANNA SEGUI NATURAL DE FERRERIES,

MONJA

M

uchos, y sin embargo todos son reducibles a uno: constituirnos en alternativa. Me explico. La sociedad en la que estamos inmersos es una sociedad que prestigia 1) la gran ciudad, 2) el confortable chalet, 3) la técnica sofisticada. La Biblia que nos ha sido revelada, en cambio, prestigia 1) el desierto, 2) el mar, 3) la mostaza. Cuando hablo de la sociedad estoy intentando enumerar rasgos muy precisos que caracterizan sociológicamente nuestra cultura actual. Cuando hablo de la revelación intento enumerar tres

CARMELITA EN VALENCIA

H

ace unos días me dieron la noticia de que se ha cerrado el convento de Ferreries. Tengo un sentimiento de pena, a la vez que de agradecimiento. Pena porque se acaba la historia de una realidad que ha sido larga y hermosa, la de todas las Hermanas franciscanas que han pasado por el pueblo y se pusieron a servirlo y amarlo incondicionalmente; realidad que se acaba, pero con la esperanza de una continuidad en la savia que habéis dejado y que dará sus nuevos frutos. Muchas fueron las hermanas que, solo por amor, dieron lo más y mejor de ellas mismas por Ferreries. Sentimiento de pena porque vuestra presencia era también un signo significativo de lo que es dar la vida por los hermanos, y porque, al fin, la vida religiosa nos trae memoria de la bondad de Dios y de su presencia entre nosotros. Pena porque ves el correr de la historia, y como cada momento es un adiós a algo que ya no volverá. Habéis cumplido una misión y es la hora del retiro. Misión cumplida, bondadosamente ejercida y admirablemente regalada. Habéis sido regalo de Dios para el pueblo, porque a todos habéis atendido indiscriminadamente, más, regalo fundamentalmente para la comunidad eclesial, que, con mucho, ha sido la más favorecida y enriquecida por vuestra aportación. El colegio, la catequesis, el servicio parroquial en su conjunto. Por todo y por tanto ¡GRACIAS!. Y deciros también el gozo agradecido por vosotras mismas, por la suerte que nos ha tocado durante casi cien años, teneros en el día a día de nuestra historia y del acontecer de cada momento, construyendo juntos aquel minúsculo pueblo que visteis prosperar con asombro y admiración. Mucho debo a la vida de cada hermana que pasó por la comunidad. Mi vida de fe, en parte, y mucha fue la parte, os la debo a todas vosotras y estoy agradecida por todo ello y por lo mucho recibido, al fin, en el viejo convento aprendí a leer y escribir, a orar y crear amistad con Jesús, a saber entender lo que significa

categorías -no tanto geográficas como simbólicas- muy presentes en los evangelios y que caracterizan el seguimiento de Jesús. Como que unas y otras son tan distintas -hasta opuestas- es por lo que me he atrevido a identificar el gran reto con el nombre de «alternativa». Ofrecer una alternativa no es ofrecer más de lo mismo, ni tampoco ofrecer lo mismo pero mejorado. Alternativa es pensar y construir toda otra historia, es la historia que se escribe después de haber experimentado una conversión. Describamos las tres categorías simbólicas:

I.- EL DESIERTO

vivir una vida para el evangelio y crecer en humanidad. Y deciros a toda la Congregación, a cada Hermana en particular, a las que viven y las que ya gozan de la pascua eterna junto al Señor. Gracias sí, a todas, por todas y por todo. Y agradecida que a Dios por vuestra continuidad en otros lugares regalando tiempo y vida, fe y amor misericordioso, que es vuestro carisma. Un abrazo fuerte. Contad siempre con mi oración y amistad.

Mc 1,4: «Apareció Juan bautizando en el desierto, predicando un bautismo de conversión». La tesis de Juan era que Israel no había cumplido y tenía rota la alianza. ¿Ha cumplido la Congregación o tiene roto el compromiso primero y fundacional? Como terapia, Juan propone algo así como el título de la película de José Luis Garci: «Volver a empezar». ¿En dónde había empezado Israel? En el desierto. Es entonces que Juan convoca al pueblo en el mismo sitio por donde empezó todo, en el desierto frente a Jericó por donde Josué había cruzado el río Jordán para entrar en la tierra prometida. Para Juan ya no bastaban los ritos acostumbrados, las purificaciones rituales con agua, había que hacer más y distinto, sumergirse, enteros, en el río. Para Juan, no son los otros los que se tienen que convertir, son los elegidos de Israel. No es el mundo el que debe cambiar, los primeros que debemos cambiar somos nosotros. El desierto es el lugar de lo esencial, el lugar donde convertirnos a lo esencial. ¿Qué es lo esencial que Dios espera de una Hermana Franciscana Hija de la Misericordia? El primer reto es saberlo, el segundo es actuar de acuerdo. Es probable que el gran reto no es hacer más cosas, quizá el gran reto es hacer menos cosas. Menos, pero esenciales. Esenciales, a los ojos de Dios. II.- LA ORILLA Mt 13, 1-3: «Salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar… y les habló muchas cosas en parábolas». La significación espiritual de la orilla exige saber el significado del fondo del mar. El fondo del mar, el abismo de las aguas, es, en la Sagrada Escritura, el lugar reservado a los enemigos de Dios. En el fondo del mar es sumergida por el diluvio universal la humanidad perversa; al fondo del mar rojo son arrojados los ejércitos del faraón que persiguen al pueblo de Dios y a los que engullen las mismas aguas que antes se habían abierto para dar paso a los elegidos. Al fondo del mar va a dar Jonás, el profeta desobediente, en su huida lejos de Dios. Cuando Jesús expulsa una legión de demonios del endemoniado de Gerasa (Mc 5) les permite a los demonios que se metan en unos cerdos y éstos se arrojan al mar desde lo alto del acantilado.

iseri

[OdRiae 18

M

iseri

M

¾¾¾

[OdRiae 7


NUESTROS PUEBLOS

LA VIDA EN LAS DELEGACIONES ¾¾¾

Recepción A c t o seguido, después de la ceremonia y en caravana, partimos hacia la parroquial del Sagrado Corazón, Waco, Tx. P. Lorenzo Soler, TOR, se mostró muy atento y generoso y nos ofreció el Salón Parroquial, para que lo usáramos como Hermanas de una misma familia. El grupo que se responsabilizó para organizar la fiesta, nos dio una gran sorpresa al entrar y ver el salón elegantemente decorado para unas 350 personas. La fiesta se celebró con mucha alegría y entusiasmo, en proyectar ilustraciones de la historia en power point. Con música Mariachi y el Folclórico Estrellas de Waco, con bailes regionales de México. La intervención del Presentador, Sr. Vidal de León, y la acción de la Madre General (Sor Paulina Aguirre). La gente quedó muy contenta y satisfecha por la acogida y el buen ambiente familiar que se respiraba en el salón. Los aplausos resonaron con fuerza. Fotos y obsequios fueron gestos de generosidad, de la gente atenta y agradecida, por considerarlas familia y participar en el aniversario de los 50 años de presencia

de las Hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia en Waco, Texas. Con María, Madre de Misericordia, proclamamos al Dios Padre Todopoderoso que ha hecho grandes obras en nosotras, su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. (Lc. 1, 49-50)

iseri

M

PURIFICACIÓN IZQUIERDO, FHM

[OdRiae 6

COMUNIDAD DE CIUTADELLA BREVE HISTORIA DE LA CASA

L

a primera comunidad de Es Degollador se estableció el día 27 de octubre de 1927 con la finalidad de atender a los enfermos a domicilio. Para que las Hermanas se pudieran dedicar a ello, la señora Josefa Rosinyol les compró la casa. Con el tiempo, la comunidad fiel al carisma fundacional, además de la atención a los enfermos y las visitas a domicilio, fue adaptando su misión a las nuevas necesidades del pueblo: atender la educación de los niños desde su más temprana edad, abriendo una escuela infantil, y dedicándose a las necesidades de las parroquias en catequesis, en la limpieza y decoro de las iglesias, etc. En tiempos de la guerra del 36 fue la única casa de religiosas que permaneció abierta en toda Menorca, en la cual también se refugiaron dos Hermanas de la Compañía de María. En aquel contexto, las Hermanas, de forma discreta, y vestidas de seglar, siguieron atendiendo a los enfermos y llevándoles la comunión. Con el paso de los años, las Hermanas se van volviendo mayores, y para ofrecerles una mayor atención se decide acomodar la casa para este fin. En agosto de 1990, para emprender las obras de remodelación de la casa, se cierra provisionalmente a lo largo de tres años. Una vez concluidas las obras, el 22 de julio de 1993 se instala la nueva comunidad, ahora ya coma Casa de Oración y Descanso. Después de 8 años de andadura, esta comunidad se vuelve a cerrar para llevar a término un convenio firmado por la Congregación y la Fundación «Bon Pastor», del Obispado de Menorca, por el que se cedía la casa a cambio del compromiso de atención y asistencia de 6 Hermanas. Pero como este propósito tuvo más dificultades de las previstas se hizo inviable, y el día de la fiesta de la Anunciación, el 25 de marzo de 2008, después de hacer las adaptaciones necesarias a la casa, se reabre nuevamente, como Casa de Oración y Descanso. En la actualidad, la fraternidad está formada siete Hermanas. Se trata de una comunidad abierta,

jubilosa que a pesar de tener muchos años acumulados, somos de espíritu joven, sabemos cantar a la vida, y ser felices con lo que esta etapa de nuestra vida y la misma vida nos ofrece, pues sabemos que Dios está por nosotras y con nosotras acompañándonos especialmente, cuando ya las fuerzas físicas han ido disminuyendo. A pesar de los años, ninguna de nosotras está en el paro. Todas trabajamos en una cosa u otra. Nuestra tarea principal es la oración personal y comunitaria. Cuando una está orando, oramos todas, porque nos sentimos unidas por el que nos llamó. En nuestra oración ponemos ante nuestro Padre Dios al mundo entero, por toda la humanidad, las personas concretas. Entre nosotras, procuramos vivir la vida de fraternidad desde el espíritu del Fundador: «Tengan entre sí mutua y no interrumpida caridad, amándose unas a otras con el más entrañable amor.» (Const.Fundador IX). Sabiéndonos disculpar cuando las cosas no nos salen tan bien, y procurando que nuestra vida sea un testimonio de entrega y servicio a todos (dentro de nuestras posibilidades), viviendo con ilusión «nuestra consagración a Dios y a los hermanos.» La cercanía y la acogida a todos, es uno de nuestros principales objetivos, procuramos brindar una cordial acogida a cualquiera que se acerca a nosotras e infundirles el amor que Dios nos tiene. LA COMUNIDAD

iseri

alabanza, de acción de gracias y de envío, que la gente se emocionó al escuchar el mensaje a través del canto y la música. El P. Román Burgos, al finalizar la Eucaristía, compartió el mensaje del señor Obispo de la Diócesis de Austin, José Vásquez, y Vicario General, Michael Sis. ¡Felicidades Hermanas Franciscanas!, por vuestra labor sencilla, generosa y abnegada en nuestra Diócesis de Austin, Texas. ¡Enhorabuena! Y que Dios Padre Misericordioso, las bendiga y las llene de sus bondades. E igualmente dio las gracias a toda la asamblea, y a todas las personas que han colaborado y han hecho posible esta Celebración Eucarística y un reconocimiento de gratitud a nuestras Hermanas Franciscanas y alabanza y acción gracias a nuestro Dios. La asamblea aplaudió con gran fuerza e interés, y los aplausos se prolongaron entre saludos y abrazos a las Hermanas.

M

invitados y comunidad parroquial. Hoy celebramos la clausura del año jubilar 2011-2012, donde se han celebrado hechos memorables avivando la fe, que por medio de estas Hermanas, nuestra Congregación ha estado presente 50 años en estas tierras compartiendo su vida y misión con la comunidad y pueblo de Waco. Es motivo de alegría y gozo también, agradecer al Señor, las vocaciones que a lo largo de estos 50 años han aflorado en nuestra Congregación. Estamos aquí presentes las Hermanas nativas de Texas y México: Paulina Aguirre, Olivia Jasso, Rosa Moreno, Bárbara Jean Herrera y Claudia Galicia; y Martha Cupido, ausente por motivos de trabajo. Agradecemos también a los PP. Franciscanos su fraterna acogida y años de misión compartida. A todos los presentes les agradecemos su colaboración, cercanía y apoyo a las Hermanas. Gracias y que Dios sea su recompensa. El coro parroquial embelleció la ceremonia cantado las partes de la misa, con canciones de

[OdRiae 19


NUESTROS PUEBLOS

[

]

¿CÓMO NOS VEN EN EL PUEBLO?

SOMOS CARLES MOLL Y VICKY MASCARÓ, UN MATRIMONIO RESIDENTE EN CIUTADELLA DE MENORCA. TENEMOS TRES HIJOS: ROSER, PAU Y CATERINA, DE 12, 10 Y 7 AÑOS RESPECTIVAMENTE. U N O ES E L E C T R I C I S TA Y L A O T R A MAESTRA.

S

e nos pregunta cuál es nuestra relación con las Hermanas Franciscanas de Ciutadella y cómo vemos su presencia en el pueblo. Hoy por hoy en esta comunidad de Hermanas, el convento de las cuales está situado en la calle Degollador, hay básicamente religiosas de edad porque, de hecho, es una residencia para religiosas mayores. Una primera impresión podría ser, que poco tienen que ver con una vida activa en la parroquia, en el barrio, o en algún otro ámbito de actuación. Pero sería una reflexión demasiado ligera y, posiblemente pecaríamos de buscar sólo eficacia a la hora de valorar las personas. Esta comunidad de Hermanas nos ofrecen uno de los testimonios más preciados y que tanta falta hace, hoy por hoy, en la sociedad que nos ha tocado vivir. Cuando oímos decir un día y otro las separaciones y los divorcios que hay, y la facilidad que tienen algunos matrimonios para deshacer el SÍ que un día se dieron mutuamente y dieron a Dios, el testimonio que ellas nos aportan es de ser fieles al compromiso que un día cada una de ellas llevó a cabo, testimonios de pobreza, castidad y obediencia, siguiendo los pasos de Francisco de Asís. Para nosotros, aquí radica el valor de su presencia en Ciutadella: tenemos la suerte de convivir con estas mujeres entregadas, fieles a Dios, que superan las dificultades del convivir -porque son humanas-, pero que saben de cierto qué es lo importante en sus vidas y van haciendo camino hacia esa meta con pleno convencimiento. La amistad que nos une con cada una de ellas añade afecto y calidez a esta relación y hace que nos sintamos cercanos e interesados por lo que mutuamente vivimos. Gracias María, Margarita, Joana Moll, Joana Florit, Antònia y Cecilia. Podéis estar seguras que los años añaden credibilidad a vuestro testimonio.

convivido en la Delegación Texas–México, a todas las recordamos con afecto y cariño, e igualmente las familias que las han conocido las recuerdan, aprecian y valoran el trabajo que han realizado en estas tierras tejanas y mexicanas haciendo el bien en los trabajos encomendado. (Gracias Hermanas) Acto seguido los Caballeros de Colón, entraron con sus trajes típicos. Los Caballeros de Colón es una sociedad benéfica, católica y masculina. El fin de esta sociedad es la caridad, la unidad, la fraternidad y el Patriotismo. La sociedad se ha distinguido por desarrollar y apoyar proyectos orientados al fortalecimiento de la fe católica en el mundo, apoyando la labor misionera del Papa, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, fue un gran honor compartir con ellos nuestra celebración. El P. Román, quien presidía la Eucaristía, inició la ceremonia, animando a la comunidad a participar con gran gozo y alegría la presencia a lo largo de 50 años de las Hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia en nuestra Parroquia, dos de ellas estaban presentes (Sor Jacinta y Sor Catalina). Es motivo de dar gracias al Dios Todopoderoso por el trabajo que han realizado en nuestra comunidad parroquial, juntamente con las personas que han colaborado con ellas. Por tal acontecimiento, invocamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, para gloria y alabanza de su nombre. Uno de los diáconos leyó la Epistola, y el otro el Evangelio. El P. John Korcsmar, csc, proclamó la homilía; dando gracias a Dios por los PP. Fundadores, D. Gabriel Mariano y Josefa Ribas de Pina, dos hermanos afines con un mismo ideal, en amar a Dios y al prójimo. Movidos por el espíritu de Dios nace su Congregación, inculcando a sus Hijas que vivan la obediencia, la pobreza y la caridad al estilo de Francisco, ya que por los votos han sido llamadas a ser signo eficaz del Reino de Dios. Las Hermanas Franciscanas en estos 50 años de presencia en

estas tierras, han sido anuncio del Evangelio viviendo en comunidad de Hermanas, sirviendo a los más pobres, en las comunidades parroquiales donde están insertadas. Es motivo de recordar la década de los 60, cuando la Congregación de Hermanas Franciscanas surcaron los mares para llegar a Bolivia, Perú, Texas- México, Por tal hecho, nosotros estamos aquí reunidos en familia, donde el ambiente, la fiesta y las personas nos evocan hechos del pasado para alabar y dar gracias a Dios en estos 50 años de presencia en esta comunidad parroquial de San Francisco. Waco, Tx. Las dos fundadoras presentes en el acto: Sor Jacinta Amengual y Sor Catalina Vallespir (se tuvo presente a Sor Francisca Riutort, como fundadora, ya que no pudo asistir a los actos conmemorativos del aniversario) ofrecieron el pan y vino, símbolos del trabajo sencillo, silencioso y abnegado en una entrega incondicional a los más pequeños, en la enseñanza, catequesis, y acción social, para gloria de Dios y bien de la comunidad. El P. Jasso, TOR., hermano de nuestra Hermana Olivia Jasso, leyó las preces y después de orar por la iglesia, el Papa y la Congregación, se hizo mención de nuestra querida Hermana, Sor Juana Llompart, y nuestras mártires que ya están en la presencia de Dios (q, e, p, d). No dudamos que ellas están gozando de la presencia de Dios e interceden por toda la Congregación. En el momento de acción de gracias, Sor Paulina Aguirre, Superiora General, dirigiéndose a los sacerdotes, expresó unas palabras de agradecimiento por su presencia y generosidad en acompañarnos en esta celebración de acción de gracias. E igualmente acogemos a todas los

iseri

[OdRiae 20

M

iseri

M

¾¾¾

[OdRiae 5


LA VIDA EN LAS DELEGACIONES TEXAS-MÉXICO JOSÉ ROSSELLÓ Y LEONOR G ÓMEZ SON MATRIMONIO. A DMINISTRATIVO Y T RABAJADORA FAMILIAR RESPECTIVAMENTE . B UENOS AMIGOS DE LAS F RANCISCANAS H IJAS DE LA M ISERICORDIA DE C IUTADELLA .

50 AÑOS AL SERVICIO DE LA MISERICORDIA DE

LA BIENVENIDA Y DOS NIÑOS VESTIDOS CON TRAJES TÍPICOS MALLORQUINES LAS OBSEQUIARON CON UN PRECIOSO RAMO DE

FLORES. EL VIAJE CONTINÚO EN CARAVANA DE COCHES HASTA LLEGAR A WACO A LA CASITA DE MADERA, ENFRENTE DE LA IGLESIA PARROQUIAL, ASIGNADA COMO PRIMERA VIVIENDA DE LAS HERMANAS. FUERON AÑOS DIFÍCILES HASTA LLEGAR A CONOCER EL IDIOMA, COSTUMBRES, CLIMA, ADAPTARSE A DOS CULTURAS, LOS NACIDOS EN EEUU Y LA COMUNIDAD MEXICANA EN UN CONSTANTE PROCESO MIGRATORIO. El sábado día 3 de noviembre de 2012, a las 11:00 de la mañana, tuvo lugar la celebración de acción de gracias por los 50 años de la presencia de las Franciscanas Hijas de la Misericordia (F.H.M.), en Texas. Fecha memorable, también del nacimiento de nuestro P. Fundador, hombre lleno de fe y muy devoto de la Virgen Inmaculada. Al coincidir el 3 de noviembre en sábado, se celebró la Misa de la Bienaventurada Virgen María, Madre de Misericordia,Titular de nuestra Congregación. Nos acompañaron varios sacerdotes y diáconos, diferentes familias religiosas, familiares de las Hermanas nativas en Texas, hermanos de sor Catalina Vallespir, comunidad parroquial de Austin-Waco y S. Francisco Javier. La presencia de la Madre General, sor Paulina Aguirre, Hermanas de la comunidad de Austin y Waco, Tx. En un clima de fraternidad y fiesta se dio comienzo a la: Celebración Eucarística

iseri

M

Celebrantes: P. Román Burgos, TOR – Iglesia de San Francisco. P. Lorenzo Soler, TOR - Iglesia del Sagrado Corazón.

[OdRiae 4

P. Esteban Jasso, TOR – Iglesia de todos los Santo, Ft. Worth. P. Florencia Rodríguez, TOR Iglesia de Guadalupe. P. John Korcsmar, csc – Notre Dame, Indiana. P. Alberto Ruiz, Dolores - Church, Austin, Tx. P. Gonzalo Ferrer, Killeen, Tx. Diácono Jessie Garza. Diácono Alejandro Caudillo. Al iniciar la Liturgia se hizo una ofrenda floral de 50 rosas amarillas, una por cada año que la Congregación de Hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia ha servido en estas tierras Tejanas. Se escogieron a las personas que han tenido contacto con las Hermanas durante este medio siglo y familiares de las Hermanas nativas. De mayor a menor, en procesión, se depositaron en dos jarros en la primera grada del altar. Simbolizando la solidaridad y servicio a la comunidad parroquial. Es motivo de recordar y agradecer también la presencia de las Hermanas que a lo largo de estos 50 años han pasado y

E

l recuerdo que personalmente guardo de las Franciscanas, Hijas de la Misericordia de Ciutadella es entrañable y muy positivo en todos los sentidos. Son mujeres que lo han dejado todo; familia, amigos, pueblo, bienes etc., para seguir la llamada de Dios allá donde los superiores les enviaban a realizar la misión evangelizadora, desde los votos de pobreza, castidad y obediencia. Recuerdo muy bien durante mi infancia, junto con mi madre, iba a visitar los domingos por la tarde a mi hermano que estaba en el seminario. Allí había una comunidad de Hermanas Franciscanas, otra en el Santuario de Monte Toro. Todas ellas, cuidaban a los seminaristas de forma especial. Recuerdo a Sor Rafaela, q.e.p.d., ella, contaba que pasó unos años muy duros, pues escaseaban los alimentos, pero cada día se producía un milagro, siempre estaba la comida servida en la mesa del Seminario. En los últimos años, solo hubo cuatro Religiosas en el Seminario: Sor Francisca, Sor Rafaela, Sor Antonia y Sor Juana, que se quedaron al cuidado de la casa Sacerdotal, atendiendo a los Sacerdotes Mayores con verdadero cariño maternal. Estuvieron hasta el año 2008, que los superiores destinaron a Sor Francisca a Monte Toro y al resto a la Comunidad de la C/ Degollador de Ciutadella, donde actualmente viven de Hermanas Mayores y en donde están muy bien atendidas. Es un placer ir a visitarlas, siempre eres bien acogida, allí se respira un ambiente de paz, alegría y oración. Son una comunidad abierta, acogedora, sencilla, alegre, activa y dispuesta siempre a servir y ayudar a los demás. Respiran el carisma de Francisco de Asís, y el de la misericordia. El pueblo, en general, valora y aprecia a las Religiosas Franciscanas, por su misión, dedicación y entrega llevada a cabo durante muchos años.

Actualmente ya no pueden realizar los trabajos que realizaban anteriormente debido a sus limitaciones a causa de la edad, pero se les quiere por lo que son y se les respeta. Pensamos que las generaciones jóvenes desconocen bastante la misión que las Religiosas, en general, realizan a favor de los más necesitados. Hace unos años, debido a la pérdida de valores y por falta de aprecio de la vocación religiosa, en la mayoría de las familias de la sociedad, escasean las vocaciones en Europa, sin embargo en otros países donde han cultivado la fe cristiana, los valores humanos como la austeridad, la dignidad, el trabajo, el esfuerzo, la confianza en el Señor que sigue llamando a la extensión de su Reino, abundan las vocaciones Actualmente las diferencias son bastantes, antes las religiosas se dedicaban a la misión de servicio en el Seminario. Desempeñando tareas asistenciales y sanitarias, una labor muy humana que hacían a través de la atención domiciliaria, asistiendo a los enfermos moribundos, acompañando a la familia, en estos momentos, cuidando de los más desvalidos, visitando a ancianos y enfermos. En la Pastoral parroquial colaboraban en la catequesis, ayuda al Párroco en las necesidades de la Parroquia, cuidaban del aseo y decoro de la misma, ofrecían gran colaboración parroquial.En el campo de la educación procuraban la formación integral de la persona ofreciendo valores cristianos, humanos y culturales en las escuelas y en las guarderías. Actualmente la Comunidad de Degollador es más una casa de reposo para Hermanas mayores, en realidad es una comunidad «orante y misionera» dedicándose con preferencia a orar por toda la Humanidad, especialmente por Ciutadella, siempre abiertas a acoger a todos las personas que acuden a pedir oraciones. Muchas gracias por vuestra dedicación, entrega y oración.

iseri

DELEGACIÓN

DE NOVIEMBRE,

M

L

TEXAS-MÉXICO, CELEBRA HOY SÁBADO 3 2012 CON GRAN GOZO Y ALEGRÍA EL 50 ANIVERSARIO DE LA PRESENCIA DE LAS HERMANAS FRANCISCANAS HIJAS DE LA MISERICORDIA, EN WACO, TEXAS. EL 3 DE NOVIEMBRE DEL AÑO 1962, LLEGARON LAS CUATRO HNAS. PROCEDENTES DE MALLORCA, ESPAÑA. SOR JUANA LLOMPART, SOR JACINTA AMENGUAL, SOR FRANCISCA RIUTORT, Y SOR CATALINA VALLESPIR, AL AEROPUERTO DE DALLAS, DONDE FUERON RECIBIDAS POR EL PADRE MATEO RAMIS, PÁRROCO DE SAN FRANCISCO, WACO, TEXAS Y EL PADRE GABRIEL FERNÁNDEZ, VICARIO, DE LA MISMA PARROQUIA. MAESTRAS DE LA ESCUELA, Y UN GRUPO DE PERSONAS DE LA COMUNIDAD PARROQUIAL, LES DIERON A

[OdRiae 21


A MIS HERMANAS ABIERTAS AL PROYECTO DE DIOS

MISIÓN

EN

CIUTADELLA

DE IZQUIERDA A DERECHA:(1ª FILA): SOR ANTONIA RIERA, SOR MARÍA BIBILONI, SOR JUANA FLORIT. SOR CECILIA SALAS (2ª FILA): SOR JUANA MOLL Y SOR MARGARITA ANDREU

LAS

SOR JUANA

HERMANAS EN LA CAPILLA

MOLL, SOR MARGARITA ANDREU,SOR ANTONIA RIERA, CECILA SALAS

SOR JUANA FLORIT SOR M ARÍA B IBILONI CON LAS

Y

MANOS EN LA MASA

SOR MARGARITA REALIZANDO SU

iseri

M

MISIÓN DE PORTERA

[OdRiae

PAULINA AGUIRRE, FHM SUPERIORA GENERAL 1

Ef.1, 11 Salmo 32, 15 3 Examinadlo todo y quedaos con lo bueno, José Miguel Núñez. Vida Religiosa 4 Salmo 32, 11 2

iseri

Y

este Año de la Fe, pidamos al Señor que nos acreciente el deseo de servirle, de vivir con ilusión y esperanza; de que nuestros deseos sean el deseo de Dios. San Pablo nos recuerda que somos «destinados de antemano según el designio de quien todo lo hace conforme al deseo de su voluntad»1. El salmo nos dice que Dios modeló cada corazón, y comprende todas sus acciones.2 El Señor nos da la mano para que nosotras le sigamos y nos da la fuerza para cumplir lo que Él nos pide. «Hemos de escrutar los signos de los tiempos a nuestro alrededor: la realidad humana que vivimos, la situación de nuestros hermanos, las experiencias eclesiales, los gritos de los jóvenes, el desafío de la cultura, los retos de la evangelización. Los consagrados somos como los censores de la historia que saben detectar las huellas de Dios ocultas en la nieve.»3 Estar abiertas al Proyecto de Dios es descubrir cuál es su voluntad para nosotras y para todo aquello que amamos porque Él nos amó primero y queremos agradarle. Descubramos sus «huellas ocultas en la nieve». Pidámosle que nos muestre el camino, que nos abra el corazón para saber discernir que es lo que quiere y espera de nosotras. El plan del Señor subsiste por siempre, los proyectos de su corazón, de edad en edad.4 Elevemos nuestra plegaria a María, la Madre de Jesús, que vivió momentos confusos, momentos de alegría y momentos fuertes de dolor pero se mantuvo fiel al querer de Dios, suplicándole que sea nuestro modelo. Pidámosle que sepamos escuchar y abrirnos a la voluntad de Dios como ella lo fue. Invitémosle que camine con nosotras, y si, así lo experimentamos seguro que «elegimos la vida».

M

VIDA

N

os vamos aproximando al XVIII Capítulo General de nuestra Congregación. Ya hemos participado todas de los trabajos y preparación del mismo. A medida que pasan las semanas hemos de pedir a Dios que nos abra el corazón para aceptar su voluntad sobre la Congregación. Como también, pedirle que nos ayude a cada una acoger todo aquello que disponga para nuestro bien. Viviendo en la realidad de su tiempo, nuestros fundadores quisieron que la Congregación fuera para los más pobres en los pueblos pequeños de la Mallorca rural. Ahora hemos de ir descubriendo otras realidades igualmente pobres y desamparadas. Otras realidades que tal vez supongan sacrificios y desarraigo por parte de todas. Los tiempos y la sociedad han cambiado y nosotras con ellos. Hemos de buscar cauces del aquí y ahora para nuestro carisma, que siempre es actual, inclinar el corazón al más pobre. El hacer memoria de nuestra historia vocacional y fundacional nos ayudará a escuchar la voz de Dios y revitalizar sus designios sobre nosotras. «La crisis» económica afecta al hermano que está a nuestro lado como también a los hermanos en países lejanos. Y la crisis afecta a todos incluida la vida religiosa. Cabe que nos preguntemos ¿cuáles son nuestras actitudes ante ello? ¿Cuál es nuestro compromiso personal y comunitario ante el hambre, el dolor y los problemas que causa el desempleo y la miseria? Hermanas, la vida de hoy o nuestro mundo necesita testigos de esperanza, capaces de vivir la oración de San Francisco: «Señor haz de mí un instrumento de tu paz…» En la historia de salvación siempre ha habido personas llamadas por Dios para cumplir una misión. Ese mismo Dios nos ha llamado a nosotras para servirle. Nosotras generosamente le dijimos sí. Cuántas veces en los encuentros recordamos aquellos primeros años; la paz, la alegría, la disponibilidad, la abnegación, etc. No dejemos a un lado todo eso. Con los años viene la madurez. La «semilla» crece con ayuda del abono y del agua y a su tiempo llega a dar fruto. Nosotras seguimos los mismos pasos en nuestra realidad. Recordemos los motivos que nos movieron a dar el primero sí. En

[OdRiae 3


EDITA:CONGREGACIÓN DE HERMANAS FRANCISCANAS HIJAS DE LA MISERICORDIA C/ DEL NÉCTAR, 18 28022MADRID E-MAIL. MISERICORDIAE@HIJASDELAMISERICORDIA.COM COORDINA: FRANCISCA ALOMAR GENOVART DISEÑO DE CUBIERTA: PAULA DALIÀ MARTORELL FOTOGRAFÍA DE CUBIERTA: ANTÒNIA JUAN DEPÓSITO LEGAL 145/1984 COLABORA: ISABEL MARTÍNEZ MORENO

SUMARIO [OdRiae

iseri

N.52 NOVIEMBRE 2012

A

LTÍSIMO,

OMNIPOTENTE, BUEN SEÑOR, TUYAS SON LAS

03 04 07 09 13 16 18 19 23

A MIS HERMANAS ŠPaulina Aguirre:«Abiertas al proyecto de Dios» LA VIDA EN LAS DELEGACIONES „Texas-México: ŠPurificación Izquierdo: «50 años al servicio de la misericordia» COLABORACIONES ŠJoan Bauzá: «Retos que la sociedad actual plantea» NUESTRA HISTORIA ŠMaría Rigo: «Cartas de Doña Juana Ana Gallard del Cañar Suau a su hijo Gabriel Mariano (V). Potenciadora de su vocación sacerdotal» QUIÉN ES QUIÉN EN LA CONGREGACIÓN ŠFrancisca Alomar: «Sor Juana Moll Goñalons» ŠMagdalena Fiol: «Magdalena Fiol Vadell» DESDE LOS COLEGIOS ŠTomeu Rigo: «Centro Sant Francesc d’Assís- Antillón (Palma de Mallorca)» A PROPÓSITO DE... ŠAnna Seguí: «Cierre del convento de Ferreríes» NUESTROS PUEBLOS ŠLa Comunidad: «Comunidad de Ciutadella» CONTRAPORTADA ŠSan Francisco de Asís

ALABANZAS, LA GLORIA, EL HONOR Y TODA BENDICIÓN. iseri

[OdRiae 2

M

iseri

M

(S. FRANCISCO)

[OdRiae



Nº52Misericordiae