Issuu on Google+


e*

FA&~ICULOS W E ~ AQB~UIRLRSE N EDI F ~ M BE A CSNC) INTEflESANTE BCB)LECCIOW IWLLETeS

que aborda a fondo el mundo apasionante de les censejos evangélicos que ira efreeiends sus mas destaoadas vertientes teol6gicas. Mblims, históriear, testimoniales ique sesale de los topiaes en las formulaciones sobre la voiaeién religiosa escritos por los mejores especialistas con sstiio y sensibilidad contemporánea m una colección que responde a un vacic en un momento de redespertarvoeecional

-

editad-

par la CONFER (Conferencia Española da Religliosas)

TITULOS APARECIDOS

1. Y ss fueroo em R. por faniiaga Guijarro. 3. lllbaadas?, pw Maa Lulss Brsy.

7 8 hiueilne Mlg~iz,<<una e n t w que pimineoe,,, pi Jwge b t i v s r y Samarnsnts Caldinn, HBP. s. Nunhu drl k k I o , por Juan k~ 80 # B e + d m m a n < . IhvooMidntn la BibIii.poiJs$e Libsa. Atonao Biar S.J. 6. V.& y s e w l l d d . MI Manano Marünu. 82. Loa miionMPr 2.W año( de evrngilYae46n. por P,M. l. E u nms adum pw.Jw Pujsna. Airanbida. i.SC. 8. CW!+fCmet¡da m 1 h ~ k w i B npoiM:A8ud4oMowno . 83 M amw i p e tiionlando, por Maha Bina Dial. RM.1, 12. Pns iefos. d w tsstlmowu, w R. MsrUaIay v M ! iaiere m. Amando 9Mmpie. p a Msris de FPtima Valscm F M D. *<si. 86 D.id. is enudi y d aliar. wr ~ v iMontwa, i C.S.V. 13. ~anlibm,wdiioonomda: ~ o r ~ i f n d o ~ : ~ ~ m ~ - d dtl hmpils!. PO, Bnulio N O V ~ I ~0.1 81~ Jwn, . ver. 88 Lulrsdr Msril1sc:Naticia da una mui8ifueits.parCslsa. 18, A p d por la pobmr. por W Luis Gbnrdls2-Balado, tino Faninda~, 20. Dior anu el rlkncii. p r Aqme @u~rra. 89. $%M mdn as l a a l 8 M r e FfmairoaGI& T~slaro, 21. Enbs m u h n e pa A& sil*. psrR%~lMi.Bo~,C,Q.,M!defitimaValrsca,F.M.D.,J~60. 27. La iquieidi ~ l b 8 p l i H upor& . do Ertalleda, fina Duran. C. PB M**, lrimtimpietiw, ger Kauirnona 98 M l g M l lnay aunna , , hiiy~ruzdeunwnicM, 33. h la lllwia k lqui y 8hn. p w W n d a M! @y@lvw, PBI Lorenzo Gahw B P 8k 6i nuwo r i h i d d *m.tani, psr BanielRuiiy WriH Arrs$1, ~ ~ ~ b8&r<iMe ~ d sals ~ y Mi.*brk ~ ~ b bsi. par Margarita Cirdi Arram. mirlonam SS CC. 35. IAY k m i l i no w y s l l r a w l . M r Santiago Gadlez Silni. 94 ~~b gurn.lk. k l h de p#,e, pa J~~ @.UtiRa >c. Jarmiar: T l a 16 asn Dios,per Jad Alsao O&. Aguido. 4 XVll dislol de hll(wio. poi J w i Ak~iare~ 66rna2. 85 iiCa,msn Sallb, cien 860s dequ.@i. par M! Asumiia U. Mhn del L v d . psr &da,& V+ilk. V i l i R.CM 49 L w ri*limsienm una upramb sta m@+- 96 un fuego huraunade EI wneabli ~~inmah6". An(lrPr Molioa Priete. 59. M N ~ m M l I . ~ ~ ~ b ~ i o r ~ t ~ b d f f i97. d &m r u ~M~a ak M . i~aeIa,i~~t~!drIimu~marg~~ pei b i d f i i e Pilar firnndi. ldaiatri, y Mana P i k Uiibrri, a d o n l r i 65. Fdpe Niri, iaMI de Di-. p r Pedro Wwun 3%.8 k a o dat Luk Orione. hQta d.la pebia. ppr Jwn 67. Rsligiewym~wdMs~dh~ta<pimmdista~.porMer- Ve,tusui F.D,P. tin Wb- &li.HBr t f f l M*, p(iWk wi a n c l o . w h f o n m Biat Tm58. LiCwraW.e<u deHH.*patdandeCdNoOlv~itrrdo. i lad.. 69. M.' 6upeia Mnw& IIM~ alli dsl hoyi, porhimudsna 101. S ~ n H w a ~ I & i i M d e J a v i s i , p o r J s s i A n t o n i a M a r ~ GIF~I, Eipm. 70. Pwlr MaW. 8pWd k sta himlii yd. ls M. pa D 182. Juan Wlhio. Li m w i s ( i lin* de A M m . por FrrnCuua. NIco R ~ d r i g w89 h. 73. Ls sarldad arcano. par PereJsm LlebB i Mnarel. 1m. FIalpinlmedalav~lw,SsaLmsr$~MwiaMe,peiilo~ 74. Jo& RaseUd. Li M.x d M . por GuiLimo &ha ren y J d R~miro, 106. Conmige lo hla*tns. B m i M? JDuh kl C-bn k 75. C s n W a dd Sqiais pa *d>kMolba P h e . J u h , por JN(Lull GutMrre. 77. Jeidnimo Uurs. prafets del smw de Disr. por A, 6.. RAD.

Cly

dk

,.

$.

1

(Csnfinúa

en la p&. 3'

<le cubisrlal


DAR MISERICORDIA: EL RVDO. GABRIEL MARIANO Y SOR CONCEPCION RlBAS DE PINA

(1795-ISIK),que preside la minision nddctera de la CsistitucU~y la p r w t a en Cidiz el dia dc San Jest de 1812 y, e0n su vicario general, delie.de rprngugna la iuevaley ante nredicadoruv fiels reeelros - - del - scli18o &e, ~ * u &&, &e la ~e Y la uGhd N~&. ~ i ~ ~m~a eaf laiu,,iM ~ de M ~ I I ~ ~-de~ P ~uno~de Q " é l i ~ d e % ~ E n l a ~ e r a ~ h i ~ i p , *lekI l e b a a s a i p i ~ a ~ ula~ d&urna e lm~sigEor&c~lw$ddaki~nipa@a: d @ ~ de 1* h d e ~ e a d e a w las @thl@s Y Mel he-O mapr ea 18% 18 Bepiefig m lea que voeiferm centra 11 CsnstitueiBn se 1~16

la sociodad mallerquia, is$ai)sriamenle conservadora, van pululade &rmeies que careegen al anngir d w a w t u h k d e ren ~ v ~ c i ey m rcfamG La BiQeais nallrrquma m por m wbis~ea$iertr Y rene~ador.B d a t Nadal

rwa

Em a a y e d e 1814llegahnolioiiiaInisl;lde la veaiúd de Femande VI1 que inaugura el senodo abselutista que sera isienimpide p@sRiega en Ifa,dande yase d trie& liberal. Desde 1819 gobierna la Biksis mIlcrcluiila Pedra G ~ n z i l e zValleje, un


En estos primeras años del

per.

; vivefl@s ideales liiantrópiws de la Mustia-

Rón, astrrgartiios por mches aiirnibros del cIk6 sealar, que desean p+emver el bienestar del pueblo; perdura también la in-

kailesviven m& encerrados en sus posturas ~snswvadoras.A pesar del fragor de los v i . venes pelikos y d$ C aaizaeion d d a s o cisms esaespadax,~P!&; quiouenta u n a 35.080 habitantes, sigue un ritmo BOe

4

1, $qilias dam y dy 2 " esnvento v d d ,nq%&a se &piE w @ a ser 1

@ontestadas,eso si, por les disidentes y memiges del ,antiguo régimen, gartidarikie un nuevo g-i, ' ,.e

1. «La virtuosa y noble faietlia Ilibas)) J i s p o $ueea ssermoncw y ~ w i t o os u t a las ixeleaeias de la Coastituciin. Su pafii6 ' i o . l i b m l d e llevard. al d ~ ~ t i e ren w 1R4. Ii.&,saera de 1%26oemi%umel alribul&@ p@stifkd@de Antonio B k z de Hirias (m. 18421, prelado de i d e a absoiutislas. k k m tanta los liberales en el peder suprimen seaventos en la primera ~ c l a u s lraciaa de 1820 y, en Malloroa, facilitan en dis aiiosla seculariza&ibna 92 religiosos Y 49 meelas. En 18Q1-1823 cierra también sus pus% el Sewjn#iti. El 3 de nwiembre de 18h gnece en Ma1PBra é1 trimio lib&B al grita de #¡Viva el nwj [viva la fe! i~~~~~ la ~ ~ ~ ~ t i t ~ ~ peces días Y~),,& les jesuitas, e r f l s a w 1 1828, vuelven a su m l ~ i oque abre de sus en de[

w-

pvsi salificó la Familia de riaao y de ,ma vioaTio de en Ig41, adnilaci6n, elogio es, Liana y socialmente, exwto, No tenia la Ribae3nlos rios, pera w n&re figura eiitie la noblam mallerquinadei s. XVII. En el sido anterior, el hacendado Gabriel Ribas adquirid buena parte de las tierras que en el repartirniecitn de Jaume el Ceequistador se insapiben @omfir@esaiq~esáas&Bina,en quese hrrnaei ~ugatddmisrnonombre dentr0 del rnuniciB" Lp&sdie asgiiacipsles dei I n w reciben el nombre de Sea Ribas i yel & !apellide » . c~mpletade la familia seriel de nRibas de Bina». Mientra la rnma primegénita seguía en el predi@,la .Wuada P P ~ @a Palma y se d e d i i al wmoroio. Pero a Fua del siale XVII. GJmd h& P'aw+ihi-


lo@ de k Torre, de la m a instalad%en P&, ~omgr6asu hermmwo L I B I ~ ~ F M ti* de Pma. @abrietq@kijrp de lai$r~pi-a del predio delae% '$ d@pne@l&d@ S@@ &en&. Son 8 %v la ~ Tonre, ~uLg, f w n patrimonio de la familia Rbas de Ph,tenfatenientes btdadm desde 1718 e! W'Roble casa de la d e Can $ave&, @ hog lleva el n&m YY " J. .2piqui naei8I13 & & i d r s * e 1814 el fhaopénitn de aíqiiel &&me &ibas.de Ainay de Jo.%%SdlmdMOanyar. Al díad. hiefhte fue &%&o en ka m c q u i a eie &@la @&los ambres de Qabflal hanano. *W~If@@ había&d& la primera hya, Mar& Mw@itiita,en l%@m& @taliua, y ea 1826el degundo bfi@~ar66;MquelL I ' 1 . , El 19 de juaio de 1 8 4 M d ~ : m u n d&&17 o timimo.y&hgo del.&ho@ia, waniña que M: @,siguieate fue bautim&tambiénea la pmaquia de San& k.Blia por eiSiw& ds Pi;Fm-.Qlimr, quien le&apm.@.el n m k e de W Jo6epa 5 I . Lw@&eres de M%baw, ,@tapo eahabitual en los tematenientes midentea @ula Eapiid,.gasabsgs u c v a c a ~de s verana m sus pwaesione8g a c n d i a n d w también en @tras m i o n w y tambi&m~fffiohassekla$as. Bl~$atocan los ectip&dm de sss &unras, mayoliades, gañane#Wems ...;:ycon la gen@ael pueblo, a.-pma:deguarblar las diskambnemales d&&esti, era d a b y no exento de cariño mutuo. El propktapi~io confiaba en el buen trabajade los payeses y &S apreciaban la ~erosahdel miar que e d a b a y v.i&iiahalas siembras y mswha;s, codo a@do:con los trabajdsm.', '

.

L

.

-

era enorme; tambih por su g&igtm y gor su ejemplui iduian notablementeen los haEutmt@sBelos pueblos en qtl@miaaBmsus km.Los Ribmse mostc&n muy- cerget-

x

nos a '?Y, pu&lp.de ? j i h , ~ @ y m ? Biniali, do$$; de kCf Ila,.p& s,&aj hacían &ufijvar su%h&en$as. ,; , . El señor Miqiqus] Mariano?Wai:.de Pipa ora capitdn de milicias urbaaas al naw.@l priaiag&~ito. y ostentaba w@s ck:respomabilidad en &&~ntamientk*y.gnIaciu&dde Palmlf;.p$~asebretpdo 4y su espw,.do¡ia h n a Wlard, ewa prduadamob ariatianw. Realtwnte few~m.u4afam$hwJu:

c w aw$&@aso.brelwp~qigigs~da~ fe sentida,~.wn8ewea~.de tui awhpw p a ~y uiia.a~lncniafantiliar, gwa r ~ e l mla virtud dela &edad más s4ida, 'I Be1 padre, don Miqnel Maflme, emavamm una %nWaMe1da 1832, &esde Madrid. Al primogenito be 1Whtjos($ne tec&:17 aios), le ruega que;'arn~'&yor, ppreure suplir mr pneseneia? le.mmifiesta @te


n i le deja vivir el cuidado que sieate pmr los r d i ~ o sue s WKW m hiims, pero confia i u G u s advexenaias IS a ~ ~ i v e c h a r á<<COAn siderándocs bajo lil preteslón de aueawa Purísima M a f e»: wrdh de devoci&&inmaeulista que d de hs RJas viva intensmaaiu y $ve $u)@ transmitir a sus hi10s

$4

Estas palabras&&+Ad Mariaio. es& tasen 1859,pre tieco de Samual(l%& @ de leremias (Jr 1, 5): <<Desdea'I l m 0 el S&@r a su scrvicir y p w e siemprealiad&@de trdemundanc esa m l e y pst~sarnwteonupadoen iaseosas la Iglesia>). Bl ~ristiamisiiaokegar de los Wibas a la s o m h ~ ade la iglesia y coove~Iode Franwc, a ouya crden se saniiau especMmente vinaulados de modo especial en la deu o c i ~ na la Purisima Madre. Ya en los primeros anos de la vida de Gabnel, el padre reconoció la mano protectora de Maria sobre el nino, uirado de unagrave enfermedad: hizo voto entonces de edifiar luna capilla en Pina en honor de In Ooneepoián sin mancha. A les nueve asos Gabriel e m a i e a aestudiar primeras letras en el ~olegimde lo6 jesuitas de Mentesión. baio la dirercidn del

-

-

madrileño, cuya iRAIImcia en la vida religiosa de Palma fue exinordinaria en el siglo pasado. L~sjesuitashabitinabierto de nueve su calegio el 10 de enero de 1894 y en la matricula de13 de rebrero, ccn el número 55, se lee el nombre de Gabriel &ibas, que vive «oeraadeSan Franeisem de Asís». En 1825sigue en la misma clase. En 1830 aensta matriculado en el primer rurso de Masefia de la Wniveisidad de MaVI

1

.

llorwd 1, en tl afio,;scolar 188 i - l 8 2 & a s e gundo de tilosotia. Tales curws va Wíoe realisarse extraoficialnienle, pues. gw rwl orden de 18 de di~iembrede 1829. la Ua@rsidad iilwriu de Mallorca habia sido s u s i mida. Babriel Mariano mntinuó los estudios de leolo$a ny algo de &nones» en el uenvento de Sant Fransesc, apareoiéndome que en m&as eslas escweias IM era de los inferirres». Mientras tanto. nada más cumplir los 1Q asos, racibió el M i t a de teroiario frnnaism m seglar, el 6 de febrero de 1825:, emitid su profesieín el 17 de abril de 1831, s las Y añes. Pero «a les quin= años qneria pedE ii6eieia a mi padre para vastir el toscw~ayal4% Francis~o.pero previendo mi prudents director las grandes r4di~ullades que se airetenan por y yo el pinio~&tuto.d&sLin&doa heredar t r a e s bs bmnes y par lo muohe 4w podk ayudav a mi.@o w el mane8 de la casa y hacienda. le paffiuió mejsr le prviasiese ser eclesiástics swular gasque. wkidd este escalhn, más fuilmentese allanasm las ú(ifieulladea7>. Gabriel Ma~ianoacepia la velunkd d% Pios, smm@lo hará con esplritu i i l i a lo larga de su vida. Esta cenveniide de que Bies 1s ha Ilamadci desde niio; re ahandoltr rn sus brazms de Padre. Permanece junlo a sus padresy hermanos. El segunde hermano v d n euewrarólo9 anns: MaridJeseoa tiene

-

3. Un joven déngo fenienterml

ap,stolado,

h.-

Decidid@a;tbrazar%l &k c u i c o y renunciando,a@rd W m a t q aingrwar en


.

..

-

la @denFmci[;ca8a,w b e el6 de abril de Pmí~pi,quaara del patrbnato &si &muta&ato & Pnlnia, de cuya corgm&i fmrmab me mkaa~essu &e. El 8 bjuüo

. 1

r

..

*

enkisfi.

dewu6i~sn pm@quia

sumpliri ~~o~

. Hasta d & d e m , d í q +@m dw&lti-

viam). u En 1835 amnteee un $&o

..

1i

que@*

'+,a

a o r R me sawcietes (&~wriitaa(2% y legos ((43). La vocan8n que al. b-ba d egm68 del cIkrj0f) Wriel M%snf1i0 i i a d d p e . h s u waaieat~ de 1x69 aún s g p w i su dese+? de que les f n hmenqres seeuWezcan gwaraenle ,

Cad alas d q a48s de la ex&u&á& en maye de 1837, n d e t e ~ & a b a a d o a ami r ~<1tiaparaponerqn pdotiqyrrianiipera vpmci~ny no haüé d e p W de;2aisykespl& culta& alguna, p u e i ~ m te8 o avettlte a n w d i o siie $ 6 1 ibad ~ entrspiem q el Ga de & e m e b W o t e v . ~e~spuefde la e x c l a ~ t t i ~ - $ a l r b : r r ~ l e el camino de orofesar ceme Ra>lu menor en Mallorca. y aiwutar );a t w wa mayoría de edad, decide expatriame parrt seguir su vosc i k priinwa *Pero el Señvr,qwe de mino& larga prueba, me anebat6 ami p&e (7-U-183?) arand~t 4 0 lo teaia ya me"

S

-

5

w,~

e1Gebtwo f$ia@caiaulsij

heras we%ye@tes de Yrla rel+pim@abrid,parsne

de Palma fueron desalUjrdw 146 hiles rne-

&uidonar a su ma&ej&simw -el m e PQ& %r el he-m, bfiqu&sófa eomk


l ~ ~ f i o É o ~ su r f<f wi ~iinnatavooaBián»

ordenaciones, prohibición r e v e d a M 1838, pero denuevo impuesta en 19461.EU& tuación tan demgmdable, el ebispo de @endafamiliar. Pero el joven dé%?@peTSeVerhnte en su Il~fca.Antsnio P&ez de Hirias. de 18 al$37 deje el @&emm de la diócesis sn mav@aaciónrcligimsa y no desmintiéndola para n% de su viearic geseral, Jedn Muntan~r, nada, .se enlsegaha Bsn todas sus fueraas a cumplir csn las sbligasiones de sus benefiprm-liberal, y awa en 1842 fue privade, por &S, asiskímrls a los cficios litúrpicss en la d e n gabe~nammtal,de ejercer 9116funWopaprequia de S& Jauiue y ayudandr en 1s nes &pis%%pdes. qudiaceres parmqujdes, P.e. m el P E ~ S B Teda las d k s a la voiaúoi6n de Gabriel ejar&~iP, de @Sir ales aggoniírantesiempw Mafima se ibari eertdndo en su patria. En que se ofresia la wasiQn; d i s a las $w.&- 1W ya estaba deeid,ido a rn~reharhaiir sas &de el púlpito y snbrn*i can rsiixi %w; la mue* &l ~aehrele impidWla sactad al arehivem. l¡&. A h , m 184, ~(eensiderafidtnno ser Sabre t e d m Pina y Santa Bk&niti dssya necserie wn assa por e s l a mi %mane plag& n a á m4 0 ea la.eatequm~spam t0bien rdigión y versada e% h dos, en la promeiih de las devwionos, escosas & la hacienda. me parecid ne d e b r pecialmentehacialaVirgen Purísima, y enla saerifim pgor más tiempo mi vocación. y por eso dando im adi~s.que yo traía perpetonstnislbn de diversas capillas en lasigesias de di&@%pnuebles. .. , M gatse, aaiges, parirnies, herm;rn &sus &os de permananeia enla G i u W madre, sal7 de Mallarsa el dia #.de abr&& EOan@ . ?? a lo largo de toda su vida h b & hemano menor, Miquel Muriano, con* hlari&@ no iaterrumpirá su atenció@bbnsemruneex21 añss. Lesesai.ic@sque de y & tante amantennwy avivar'la'llaaiadeTadwesufkrmane mayor e@nservarnos,nos le ~ e m ciopmariane, encendida con tahf0 eanñ8tti velan como ahnd pmelt de Gabriel s&arios dejoven clérigo y admiiiislradar de rime, con quien eemparte el ideal de R s iifieacih prs 'ay de quienes lo r e d m , la hacienda paterna; las reatas de ésta erun invertidas een generosidad en la promeei~n la devecE6n ii 2 la Purísiha ?&%&re. de la davoeión popular hacia la Purkima ha hhermana pqueña, Ma& Jo$epa, té& Madre. Así, come esenbiria en 1859, la gesqaacumplit a&h-lhaños. B?3escanoeemo4 tisn económica ne estorbo en ~ a d la a vneasu essakriraW~k:~ftto asneeía perfE.etBs ción que el joven clérigo albergaba en su co&bW? la I & H pla escriraii y slhS a&oS raz~n,que no ansiaba otra cosa que sonsa&hiWíes eh el btvrdado. H e í a sido &a* ~rarse,$talmente a Dios. cadajunto asus hermanas Margarita y @a@lina, c o m una hija de buena iamilis, deliira&mente, &o una seiodta~CSnla e&.&? 4. Adiós a la patria meció ea la devoeSa. tan armigsh, wme hemos Wstér, en su hogsr. El « R w r i e vitirrie, r c~liilperprli:o al S.igrado CuraPccnaa ,trna.pas iban jalollaiido'n hisio:!i d: leliai. niilloradina. Eii 183O..exclauiLon de l<rus. yon &oiideiom a la6 6oe va trawbñde reiiaosos, en 1836, se n&Cí$~e- 1 en 18H-v1888 pertenece J@%yd.%Pdi kkinen!e la m.ilri qiie. :n lar. icnia e&U?.invaniente e'. Semiiiario a- M81.0~3 qdr no \.oi\:.ri a dtrtrie h.Ptd IX*;.en 183.. el «oelinab3 hacia vieaaa ei sorubn I I ~o e ~ I R español D prohibe alnsobisp~s~uevas1 queña de la fanñllia y aaipeaó a gestiow y a d k i s t r a r la ka-

r

L,

'.

I

,a

3"


Al fin, el 22 de abml lega a la Ciudad Eterna: «$h R m ! y nuánte he dsseade merar ea ti)), exslama el jcven clbrigs d recariar el ma&rio de P d r s y Pable: «En ti mgere ye tambiér, p r la m c i a del S&r, merecer la girad de Donsayame a Dies».

5. nE1 hombre más feis de1 mmdo Soy todo de Jeoúun

A Irs 27 ases, pues, Gabriel Mariane n i quieresaarificar mas su primen y casi innata veeauibn a prlfesar en les Frailes Menires de San FranHsco y a acceder al orden saserdetal, y dice aii6s -él sise que definitivamente- a su patria, Mallorca. Li madre y los hermanes q u d s i e k l a carvicoiin de y e ~ a d l va ca ariwidrsc i c srccrdste en la ciudad de las papas 5,eSperan que, luegc, cuando 1 s Y' ~liticascambien de e xcerdote diecesigne, pedrá anm. Les planes quc iicva en su mente Gabriel sen más radicales, de renuncia a tods, para abrazar la observancia francisoana. Sobre la cubierta del vapor que le lleva a hrcelcna, aquella tarde primaveral del 8 de abril de 1842, sedespide de Mallorca. Entences «fue cuande sentí per primera vez el pese del sacrificio que acababa de hacer y pregusté también las dulzuras de los que todo IB dejan para seguir el camino de la Cruz». '

.

'

'

...

La pfimera grareugnd6n de Gabriel Man riaiiiie en Rama p r e p m sa s r d e ~ c i é de subdiácene. Canserva d misan@hurner que m Mallorm; quiere que les suyos (carta del 18 de maye) ne s t é n tristes: <datciSt*zan@ s buena g m mda, y le8 que amen a Bies nunca tienen motivas p a m peaierse de mal huiner ... Ye he dejada una madn en exkeme buena; he laallade Btra iafmitamente mejer:Mariax. El diadelaAs%en&nve por primera vez al Papa, EregDBi. XVI. En la Htadseprta, hace gala de su bumer e@alas hermanas, y diwparikalarrneate a Jesqa que, m case, suplir ella d S a e , stue con su natural alepe distraiga a h s myes, dolida perla separasih. Le re~uerdBque él y ella eran, en el bgar, quienesalegrabaaa trdoa. C m w c e j r , le describe la eiudad de Rema en donde hay m a s e iglesias, hembres y mujeres, niües que a les d i a o tres d e s ya sabm hablar en italiaiie: «los perra^, @tWy demás animaleshablan tedos en nallerquh o esme les que hay de su m i m a espeae eu Mali~ca)). B1 17 de mayo reciké las 6rdenes mmeresyelsábadoELiaZlelsub&amna%csn~a~ Jum de h l&, tras k a m ~er@icissen Ics Trinitarios espzáieles devia@ondetti.Al dia siguiente, 22 de maye, la a r t a que eseribe a

-

. IX

..

,a.


su madre y hermanos rebosa felicidad: «desde ayer empeck a ser el hombre más feliz del mundo. Ya no soy de vm.. pues que tampoco soy mío;soy todo de Jesús)>.Pide a su madre que haga el pequeño sacrificio de entregar al hijo a Dios y expenmentara cuán dulce y suave es el Señor. Grande es su alegria. pero aun puede aumentarse, ({noesli del todo lleno mi co~u'an».Sera tal vez porque «no he llegadoal termina de mi carrera...i>. En el mismo papel escribe d hermano que se sienla ya, después de la madre, cabeza de la familia. ({Cuidabien de tu herenciay. de esle modo,al mismo tiempoque evitarás laociosidad. ser& útil a los pobres y cumplir& con tu obligaci8n~.No deja de recoinendarle la devoción a la Punsima y de preocuparse porque se acrecienle esta devoción en «sus>)iglesias. Precisamente el dia 6 de junio escribió, en mallorquin, una carta alos que se encargaban del culto a Ia Purísima en Santa Eugknia, que le despidieron con lágrimas en los ojos. ( < ; ~ u á n deselirík to [eneros J. ni¡ lado pdra que vieraislagran devoción que en Roma rieneii a iiuesrra Purísima Madre!)). (cSic.iido yo un buensd~erdorzy vosorros buenoscristiattoi y cristianas. si no tenemos Ia dicha devernosen la tierra, nos veremos con la Purísima en el cielo)).Cabe destawrtambien que, con el humor, gracia y celo que le son propios. escribe, en una rarradirigidaa su familia el dia7, saludos y recomendaciones a las mayoral Torre y de Son Ribas de Pina, a.10 las criadas de casa, si los taberneros... La hermana pequeña, Josepa, le escribía el 13 de junio: «... decías que tenías el mismo humor, de lo cual estoy muy satisfecha. Yo sigo con el mismo genio que cuando tú estabasen ésta, aunque no tengo el gustu de estar en tu amable compañía; parece que Dios lo dispone asív. Le comunica que ella y sus hermanas tienen liis manos listas para bordarle un alba cuando vuelva.

risa:

'sal$> 'IWLI

Al fin, la madre recibió en La Torre la carta del nuevo subdiacuno. El dia 28 de juniu le conleslb: «Amado hiju. ¿cómo es posible que yo deje de llorar por la separación de un hijo cual eres tú') Por mas que digas que no eres mío. ipues lo eres de todo mi cariño' Si bien es verdad lo que enjuga mis 1ágimas es el ver el motivo por el que me has dejado, y tu grande desprendimienio. Ojali yo te imitara en éste y tal vez no me serían tan psados 10s trabajos de este mundo ... iOlh madre feliz por tener un hijo todo de Jesús!». Todos 10s hermanos. a continuación. se congratulan de ((laexlraordinaria degríw en que Gabriel vive su nuevo estado, Otra vez aparece el vigur cristiano de toda lafamiI

X


lia Rihas, unida al que Dios ha elegido para una conliagracióri total.

6. ((80está del todo lleno mi ctrrazún...>) Con esta expíesihn, del 22 de mayo en carta ya comentada, el nuevo subdiscono manirestaba, aunque sin aclarirla del todo, su más iniirna aspiraeibn en aquel momento: e n l w en la Orden Franciscana. Por un escrito suyo, de 1859, que ya hemos seguido, sabemos que ccconsagradu a Dios, pensé unirme nias estrechamente con El abrgando el eslado religiosa, profesando la regla del Serafín de Asís». Este sería, con la ordenación sacerdotal, pero ya dentro de la Orden Frdnciccana,el termino de su carrera. Por eso. después dc la ordenaciin sagrada, decia que lo que le correspondía ({cornosoldado de Jesucristo, es procurar conocer lo que quiere el Señor de mí)).Manifiesta su «indirerencia)>para tomar en breve el diaconado y el presbiterado. ((Satisfecho con el subdiaconado, ninguna prisa me doy para lo demis)), escribe a su madre e1 4 de julio. Aunque las cartas no digan nada expresamente, los días que lranscurren entre mayo y agosto de aquel año 1842, son de diseernimiento para Gabriel: para conocer si Dios lo llama a la Orden de Frailes Menores. El Señor había al fin: «Iba a ponerlo en práctica (abrazar el estado religioso) cuando una indisposición que me sobrevino movib a mi director a mandarme expresamente que pasase adelante en los sagriylos~órdenes».

7. encumbrado a la m& alta

dignidad» El 24 de julio Gabriel formó como un calego mallorquín, en compañía de José Fortuny, y otros tres maiiorquines, a los cuales

pronto se tiairía B e s e h b ya aquí la gre@cupw id Marietlío por la fomwE8ai de Iw faturw mhistm de la Iglesia, p a s kdos eS%s wmp&i@tas hbían salido $e sa patria para nrdenar~een Roma. El 23 de agoste, desmtanda el ingreso en la Orden Fra~ciscanade momento, Gabriel resolvió pasar adelante en las órdenes mayores. Día 1 de septiembre empez0 ejmcicios en la casa de la Misión de Monte Citofía y el dia 11, fiesta del Nombre de María, fue d e nado de diicono, El día 14 empezó nuevos ejerciciosespirituales y el 24, fiesta de la Virgen da la Mereed, en la Basvlica Laterariertse fue ordenado sacerdote: «la más grande dignidad que en este mundo pudiera)). El dia de S& Miguel salió de Roma para Loreto, adondellegó el día 1 de oct~bre.Por la noche quedó con los hermanos capuchinos que cuidaban de la Santa Casa para barrer con ellos el templo, y el domingo día 2. fiesta de Ntm. Sra. del Rosario, celebró su primera misa en la casa don , ccse encarnó el Hijo de Dios j habitaran por tanto tiempo Jesús, María y José>>.Celebro la primera misa en sufragio ({porel alma de una de las das personas que mas he amüdo en este mundo», su dií'tlnia padre. El dia 11ya está de regreso en Roma y celebra sobre la tumba del Príncipe de los Apósroles. Toda la familia participa del gozo del Rvdo. Gabriel en su sacerdocio y primera misa. La hermana menor, Pepita, le pone unas líneas en la carta del 21 de noviembre. aEn lo que me dices de buenos ornamentos, también soy de tu parecer. Si estuvieras aqui te los hariamas buenos». Su hermano sacerdote le habíd escrito que gustaba de celebrar en Roma en las iglesias donde se celebraban las XL horas o gran salemidad, pues en ella encontraba {(buenos y limpies orna-


mentos,). El celo por la casa del Señor y por la dignidad de la celebraci~nera, pues, w m partido por los dos hermanos, como premonición de futura coiaboraciirn en este campo Otras felicitaciones le llegaron al nuevo presbiiero desde Mallorca. Subrayamos s61o una frase prufilica. «Sera una l u siempre ~ brillante. cuyo resplandor no menguará ja-

más».

8. En el colegio para españoles de Genova En Roma el neo-sacerdote tiene el honor de ser recibida en audiei~ciapor el Papa Gregorio XVI, quien le concede numerosas indulgencias y además cu;ltr@cuerpos de sanlos martires, que luego regalaria sus iglesias más queridas de Mallorca. Por esle tiempo, a pesar de su vida retirada, recibe por dos veces y rehusa la propuesta de nombramiento de monseiior o protonotario apost0lico: XII

((pues si bien anhelaba un vestido rojs, lo querig de lana 1 no dc scdri» (alusión al deseado hibiio franciscano). Pero en la Ciudad Eterna so qucja de que no puede trabajar. lo quz l t causa dcsasosiego, La madre teme nu vol~ei.lna ver, ya que, en carta a su hermaei, ha mostrado (runa suma indirete~icia>>. Toda la familia desea que regrese pronto. ya que t(aqui harías muq buenos sen rcicisn. Para celebrar Pascua Con su hermaiio sacerdote y visitar Italia. el hermano mentir, Miq~ielhlariano. !tcg,i a Roma el 18 de marzo de 1843 4i día ziguicnte, tiesta de San José, onimástica de la hermana pee ;::mandaqueña. Gabríel cstrzaa el roa las Jl:lilllmas en k b r m p a 11ascribe: apliqué la m i w pnr!~;aunque seas la menor. fuiste la de delanie El 29 de marzo lt. trcribe. desde Gennia. Mons. Frinciccri Cibrera, sacerdote andaluz que, exiliado cnn su familia por niotivos politices, mesrde en la capiUl dc Liguria: su hennana Ana esliha casada con un mallor-


quin, Jaume Wester4K9lM. ?are= que Gabriel, sin Qbajo ministerial en h a , ya había tratado con 6-1 delq@daeihn y direc-. oíha de un calegio en Génova para ordenandos y sacerdotes españoles, que no podían completar o perfeccionar m fmaoi0n en Ekpañai Con el celo que siempre le.e.daaterizO, Cabrera quiere que losfuturos minis,tras reciban la instmociiiin nema& que reclma la batalla que tiene que libfarse en España. Expana a don Gabriel el régimen de Wda que IEevaFan en el colegio los nuevos sacerdotes y ordenandos: lectum, oraoihil 4 pdctica deia humildad, dodidad y celo por la BalvaMón de las almas. 1 Antes de Pascu$ los dos hermanes visita- 1 ron Wápoles. En Roma asistieron a las celebraci~nespapales de la Semana Santa. El día 1 de abril emprendiemn-viajehacia Asís: el dia.4 Gabriel celebramisa en l&Porciuncula, vi&n la ciudad de San Francisco y Sania Clara. El día 6 llegan a Loreto g de id% emprenden viaje a Meste, Venecia, Mdán y T u h . El 31 &&mayoilegaran a Ghova, donde don Gabriel pensab~fijar su residencia en el nuew colegia, abierto par Mons. Gabrera.Así lo había comunicado ya asu familia el pasado 17 de abril. Aunque todos, madre y hermanos, insisteil que w~elvaa Mallorca, pMEquel le proasao que regrese con él,,GabBel excusa sa.,eetmio en cata del 30Me abril: no es prudmte, pues?si r e gesa sin permiso, pmde~xponerahfamilia wejacion~s,más poseyendo una hacienda; 9iwn pemim, seda unaiexcepuih y él quedagivzguir en todo lade sus hermanos edmihsticos. Dice que sigue siempre con su buen humor: «No hagáis ningún paso ex? traordinario para quevenga. b que d e b h hacer es encomendar a,Dios la pobre Iglesia de Espana; y el Señonharáque algPín día nos veamos». Miquel deja a suhermano en Genova, en el mlegio de espafioles, a principios dejunio

1

y llega a Palma vía Marsella y Barcelonü, el

día 11. El colegio, fuildado par Clkias. &&esa. por consejo i;imbien de don Gabiel, se instaló primerament? en el cenlrn dc GEnoia, en el rimpziio a San Nico-a. :a d g t ) ~ t u're traslado a tina d-~iguadbadia, San Banolame de! Fossatu, en las ;erranias de la ciudad. por cesión del arzobispo, el cardenal Tadini. Er! el colegio vivían 18 eclesiaqticos españoles, cinzti d:: los cuales eran mallaiquines. Mms. Cabre:a estiba rnul saticSecha del recien 1l~g~1Qo {(Nobley rica. primogenila, el cual por seguir la vocación de Dius, abandti.70 iodo . es fenrorosisime Aunque tiene medicis.i:dda ha querido tener para si que se diferencie de lus olros ... S~bretodo es deyotísimo de la \. irgen,), Gabriel Mariado se encargO en e1 colegio de la conferencia de teología l7 obtuvo.de1arzobfspa l i m i m para confesar En este colegio, reciba don Gabriel una triste noti~iapor carta de su familia da1 18 de julio: el día 15 ha fallecido Gaidina, de 19 años, la tercera de los hemimos. Madre y n & la muerte crehermano yendo que su dma geza de Biss, {(pa c m forme al parem del padre m&br su alma estuvo siempre exmta de p e d o .mortab>. El 2 de agosto, Gabriel Mdano contesta: ciiBenditoaea para siempreDios! La enhorabuena a todos los patrientes, amigos y criados por tener una pratecmra más en el oielo. Alegria y confodd&. A la hermana Josepa: «Pro~urahacer de tu parte que todos estén alegres». .Por aqud entonces, la mida de Espartero e a j d o dio paso a fa mayoría de,edad.d~Isabdfl y a la decada modemda c1W*W54).Ei 1Q d~agostoh hermana mayor eomunioa a Gahriel d m b i o que; Tenia r e l i s o , se esta pmduciendo.favorablem~nte en la isla; de allo heduce que cft~ndremosel aoasuelo


de octubre, salicita entrar eia. lrs Pmcismnos refwnadas de Gdnova. Su ~Airaitudes

admitida. El 4 de ieviembre escribe asu her-

m m dándole noticia de dos amigas mlillwr-

de verte pronto». El siguiente uciubre, la madre le escribe que toda la gente dice «ser pronta vuestro regreso a Españal), de los ordenados en el exilio, se entiende. Gabriel, empero, albergaba otros propósitos en su corazdn.

9. {{Recibí con sumo g o ~ ode mi c o r d n el santo hibito» En septiembre, don Gabriel Mariare earcicios, en la msa de los jesuitas de Génova, para diocernir cual es la voluntad definitiva de Bias sobre su vida consagrada. La decisibn, al terminar las ejercicios, estaba tomada: pediria otra vez e1 ingreso en la Orden Franciscana. PJada dice sobre ello a la familia. Continúa alentando los proyectos y devociones para «sus iglesias: envía la devommri p r: manda el modelo del nuevo carnpanarici para Pina. Mientras hato en septiembre, o principies XIV

quinw del ealegío de Gknova quesaiea para Bolivia, donde vastiráa el hábito de San Francisco para ser misianerss en America. «Si ag les envidi@la suate es porque me parece que el Señm me quiere psr aquí)). EI día 38 adema su hewatm que suspendahacer celebrar las misas desu capeilaniay de su be~efcico,El dia 6 de dicimim su madre le c@pagres de UE ~tñlpamuqica el i e ~ suyo o que ha marchado a Belivi4 s e g h hemos referid@;ruega a Dios que M le penga en la menle semejante determinacien, czpum buen misi~neropuedes ser tú ea tu patria, pues yea daseatia10s Ultimm de mis días acabarlss en tu amble cornpaiib}. C m gran devaci6fi, empieza el tievemi~m a la Purísima; d 3B de nriiviembre escgie a su madre que: espera que en i l la Virger le dispensará ctla gracia de amcrcer la vfiluatad de Rims, a t a m, e1 mede temo quiere que le sirva, que para mí, me parece, que me es isadiferentep. Pide a su madre que esik dispuesta a ofrecer a su hija al servici~del SeR@r mm@ «Mana ofrecí6 a desiis cuarenta díiaa, lespu& de haber ascid@». El día delalamaculada Concepeidn, en la iglesia de Saata Maria del Monte, donde adicaba e?l noviciado de 15s Frailes Menores refemados, recibe, a la diez de la makaoa, can sumo gozo, el santo hábito de la Qrden Serifica y, asi vastíde, ya a celebrar la misa en d Atar de su Purisima Madre. N@puse explicar +ice e a carta del dia 13- la alegria que seatla. «Farece que el Seifar se c v ~ k n t acan darme la vemeibr de s&rreligii~sessin que llegue a paaerh en pricti@a».Efectivamente el dia 12, tras atatarle un agudísimo dslar m la parte izquierda de1 pecho, que aumentaba drt día a idia, el mpsrirxr le ~ r d e n que a al=-


done el noviciado. Se despide de sus cortiiovitios; algunos, al abrazarle no pueden contener el llanto. Gabriel Mariano acata, sin tristeza, la voluntad de Dios y se reintegra al colegio de San Bartolom~del Fossato. El día21 escribe ala familia: c{i,Quihnsabe si quiere el Señor que le sirva en mi patria?)) Llegan las fiestas de Navidad y empieza el año 1844 con el sobreralto en la familia Rihas al enterarse del intento de don Gabriel Mqiano de entrar en religión y de la dolena a que le obligó a dejar el sayal franciscano. El s a ~ r d a t etranquiliza a todos: {(ElBuen Jesús esniñw y alosnifioi no les gustan caras tristes)),escribe el 10 de enero; y dejaescapar un mi Dios quiere que vuelva pronto...>).

10.

{(Sies la voluntad del Señor que venga, deseo que sea pronh...»

E124 de enero, la madre le comunica que, al parecer, el Gobierno e~pañolno pone obstáculos al regreso de los ordenados; ha vuelto el nuncio a Madrid. Al día siguiente, desde Génovat, Gabriel escribe que va recuperando las fuerzas para poder trabajar en la viña de{ Señor y ((iquién dice que no sea en ka poreihn que tiene en esa isla donde, gradas a Dios, nací?)). E1 d a 11 de febrero sale de Génova para Roma, donde piensa pemailem un tiempo antes da regresar definitivamente a Mallorca, si esta es la volunkd de Dios. El día 15 llega a Roma. El sacerdote amigo Miquel Peña le escribe el dia822:Dios te quiere en Mallorca: «tu patria menta está de ministros fervorosos... En Mallorca eres mas interesante que en ninguna otra parter). El furor revolucionario ha cesado y se están sen-

tando las bases de iin nuevo Concordato. El 4 de mamo Gabriel anuncia a su familia que en Pascua volverá. Retraso algo el viaje para estar segura de que ninguna pega habia para ejercer su ministerio en España. Su hermano Miquel le iba informando de que pronto la Reina iba a da nto. Desde Génova los

cargos. E1 18 de abril. Gabriel Mariano dejó Roma; el 22 ya estaba en Marsella ctyuardando la voluntad de Dios». En esta recibe dos cartas de Mons. Cabrera quien le augura frutos en ((sus sudores apost6licos en Santa Euginia, Pina y toda Mallorca», El 6 de mayo zarpo de Marsella para Barcelona y el 13 llego a Mallorca, donde celebró su primera misa el dia 16, rodeado sin duda del gozo y de las lágrimas de su familia.


11. Recorrid toda Mallarca evangeiiiado Reincorporado a la isla, sigue cumpliendo sus obligaciones corno beneficiado de San1 Jaume y como capellán de Ntra. Sra. del GonfalO en Santa Eulalia. En octubre recibe del obispado licencias para oír confesiones. En mayo de 1845 le dan licencias para predicar y para abselver de Fecados reservados. El 18 del mismo mes empieza su míaisterio de predicador en Sant Antoni de la Porta; predica sobre «María, refugio de los pecadores>>.Así inaugura una serie larguísima de 3.447 sermones que predicó a lo largo de su vida apostólica: Cuaresmas, navenarios, panegíricos..., en los que vertia todo su celo riara riue a nadie. ni eri la ca~italni en las pueblós o caseríos, faltara el pan de la Palabra de Dios. Llamaba a todos a la conversión, a la reconciliación con los hermanos, a abrazu el camino de las mamdamientos. Se coniplacia sobremanera en predicar sobre María para suscitar en todos la devoción a la Purísima Madre, Recorría frecuentemente a pie el camino entre uno y otro puebla para ir a predicar. A veces llegaba al predio familiar de Son R~basde Pina entrada ya la noche. Para no molestar a los de casa, subía al pajar donde solían pernoctar los gañanes. Estos al levantarse por la mañana lo encnfliraban acostado cerca de ellos. También a estos les comunicaba don Gabriel sus enseñanzas espirituales en las veladas de invierno. En 1862 escribia al párrocw de Sant Jaume: ((atendiendo que van faltando los religiesos que se entregaban al ejercicio de la predicación, con copioso fruto, que mediante la gracia del Señor se hace en las almas de aquellos pobres inrelices que piden pan de doctrina celestial y no hay quien se

lo reparta ....estoy bien resuelto a no tr8Car la vida penosa y aiarcada que l l e ~ opara , la gloria de Dios, con la para mi muy cirmoda de simple beneficiado)). quiere continuar, pues, sacrifidndose <<demil modos por la salvaci~nde las almas, que si utrris huhieran sido mis deseos bien pudiera haberlos logrado». El ministerio de la predicación en don Gabrief deriva, sin duda, de su vocaciin franciscana y de su pfedileccibn por los pobres. en lo espiritual y en lo malerial. Esta opcion por los mas pobres le aleja de toda ambición en la carrera eclesiástica Como hijo de familia rica e influyente, hubiera ~ o d i d aaspirar a una vida mis cbmoda y a un rango mas elevado; su espirilu franciscano y su celo apast6lico lo privan de llevar una vida aburguesada y de aspirar a litulos y dignidades. En la Cuaresma que predicó el 1858 en Bollenca, alguien coniparó a nuestro predicador evangdico con San Francisco. En 1859 podía escribir: (<he recorrido toda la isla er~angelizandoi~.


En 1848 el vicario que regía la diecesis vacante, dnri Jesep Amengual, Ie nombrd dir e ~ oyrvisitador de IQS ermilañm devalldemessa, Sarrt Heirorat y Betlem deArt4. Esta congegacihn diocesana tenía en Mall~rca una larga tradicibn que aranciha de la vida eremítica wer muehos mistianos habían ribrazado desde la restauración del cristianismo en la isla (1229). Los obispos cuidaron de su unibn en una coingregación y les dieroauna regla de vida. La$ pesturbacioriesdel siglo h B a n levado un*relajmimta en Ia abseriranda de la vida de spleplad pmitencia J oración, propia de los aaawretas. Don Gabriel se esforzó para que en la$ emitas todo8mztjustara a la vodci6n propia. El 30 de junio de 1850, el obispo Rafael Manso le nombrd ecónomo de Santa Eulhlía, la pa~nquiamaymr de Palma que contaba unas 18.0M almas. En ella había sido haubizada. Rigió la parroquia hasta el día 1 de febrero de 1853. Esto supuso una inte-

rrupción parcial en su predicacien. Servía la panaquia entsnees cuarenta sac@rdetes. Enlas relaciunes can ellos y ccin toda la feligresia el~elosoeeOneme se mostr6 siempre afable y entregado completamente a su rnirlisíeria. En estos dos afiepl y siete meses nunca tuvo con nüdie el más mínima disgusto. Explicaba eI evangelio en la hemiiía dominimi y dirígia el catecismo, wda dia lo explimba a les pobres que acudtm a pedir limosna, visitaba a los enfermos y no pasaba dia que no adrninistra~alos sacramentas; procuro arrancar escándalos y e1 Senor le bendijo en mte empeñs; iillmdujo la devocfbn del mes de mayo y la @raciónmentd por la mañana. «Siempre fui, sin que lo mereciese, muy amade, obedecidn y respetado, en tanta grado que, a no haberlo yo impedido c m la amcnEa de renunciar, hubieran elevado una expesícibn al obispb para que me nsmb r s e su cura p&rrcico.>> Exoneradu de su cargo de ednoma,


«volví con mayor ahínco a dedicarme a la predicación y no sé si diga con tanto o mayor fruto que antes». El interés, ya demostrado en Roma y GCnova, por la formacibn de los futuros hsmanos sacerdotes, le hizo colaborar en el Seminario de Mallorca. <& medio de mis e@¡nuas tareas, me han llamado toda la @ención los jovenes eclesiásticos procurando con todo esfuerzo hacerlos ministros útiles, ensayándolos en la predicacidn y confesianario)): Fue confesor de! Seminario dmde que se volvió a abrir en 1845 hasla 1853.

En medio de sus actividades de predieadoren Palma? tantos pueblos de la isla: don Gabrief Mariano nunca dejaba de preocuparse de lalabor que, desde su juventud, habk emprendido en los pueblos rinculados a su familia y en donde era tan querido y tan añorado, durante su <{exilio»voluntaria en Roma y Géova. Rezaban entonces en la misa del domingo, en el ofertorio, tres avemarias por su retorno. El dh 8 de octubre de 1853se decide, en la vicaria de Pina, en unaresinibn a la que asisten los dos herman~sGabsie1,M. y MiqueI M. Ribas de Pina, ampliar ¿aiglesia; la primera piedra de las obras se coloca el día 19, El gasto de la obra y la que se transporta desde Palma corre a cargo de la familia Ribas; el vicario pagala manutención de 10s albañiles y el pueblo ayuda en el acarreamiento de material. El 26 de septiembre de 1858 fue bendecida la nueva iglesia, xadmiraciOn de cuantos Ea visilana, escribia don Gahriel al año siguiente. En 1855promueve en sus pueblos las fiestas para celebrar la definición dowática de la Inmaculada, realizada el afio anterior por Pía IX.

cabe seiíatar aquí la ~omposieibnp. diciOn del mes de Marfa que don Gfibdel publico en 1846en mallorquin para difundir en todos los pueblos de laisla unadevaci@,que el consideraba un instrumento muy v&do para la renovación de los fieles. Tarnbieia en malloryuin g con el mismo objetito, puso en 1856 el Diu cristii,~devocíonarique publicii en 1861 para que los fieles rnanluvieran la oracien y la presencia de Djos a lo largo d d día; se añade el mado de seguir la misa y de prepararse a Ia codesíon 4 comuni~n.

Tal vez Mdlsirca sea la diiimis que relalivameute aporto a la Iglesia más numero de fundaciones religiosas en el siglo pasado. Podemos contar hssla 12 congregacionas k-


meninas, en una isla que en 1860 contaba sUlo 209.000 alnias. Ahn lenemss que añadir dos fundaciones en el s. XVIII, la de las Hermanas de la Caridad de Felanitx en 1798 y las Terciarias Franciscanas de Manacar en 1740; estas se unieron precisamente en 1887 a la ~ongregaciónde que vamos a lraiar. A principios del siglo XX aún se funclaron dos congregaciones n~is.

15. «¡Si gn pudiera haeer una fundadhn a ftiver de las pobres

aldeas de la isla!)) En 1849 hacia cuatro años que don Cabriel Mariano habia comenzado su minisleno de eloso misionero en la ciudad y puebles de Mallorca. Desde su juventud cleRcaL mnocia varias aldeas con escasa nsimero de habilantes y ponderüba sus carencias en educación y en sanidad. Al trabyar de sol a $01 en el campo. al ne disponer los municípius de presupuesto suficiente en educacih sobre todo para lasnifias. losjornaleros g pequeños propietarios disponian de muy patos medios paracuidar ü sus enfermos y pro-

veer a la instruccibn de sus hijas, que engrosaban el porcentaje de los analfabetas. En lo religioso, la catequesis no era suficiente LanLo per los horarios de trabajo como por 1st falta de escolarizacion de niños y niñas, mientras el decoro de las iglesias era descuidado por falta de manos expertas y dedicadas, El corazón sacerdotal de quien recnrre evangelirando los pequeños lugares de la isla siente misericordia, como el de Jesús (Mc 8, 21,por el estado infeliz de muchos pueblos. Día 21 de febrero de dicho año, surge una noticia que es ({tema de lar conversaciones de cuantos se interesan por la gloria de Dios y bien de la humanidad»: en Pollenca se ha abierto una nueva casa de Caridad, a cargo de las hermanas fundadas en Felanilx. «En una de estas canve~~saciones se hallaba por providencia de Dios un sacerdote que, ya por tener su (amilin casi toda su hacienda en lugares chicos, ya por llevar algún tiempo de predicación por Iii parte forense (pueblos fuera de la capital), había podido locar con las manos lo miserable en que se hallan las pequeñas poblaciones por no tener quien ensciie a los párvulos y atienda a los pobres enfermos... Un impulso irresistible le hizo abrir la boca para que por ella se desahogase su carazbn y exclamo: «Me alegre muy mucho de esta nueva Iundaciun. pero siente vivamente que los lugares mis necesitados careycan de este alivio. Si yo pudieray habíade hacer una fundacihn, la haria a F.J.I~Q~de las pobres aldeas de la isla)). Este «impf so ir~esistible~ y esta primera intenci~nque expresa el fuiuro fundador, sen calificados, por el propio don Gabriel M. de «grano de mostaza que debía sembrarse después de lustro y medio para crecer en frondoso árbol que en breve tiempo extendiese sus ramas por toda la isla de Mallorca>>. El comentarí~del sacerdote evangelizador, esta pequeña semilla es acogida por una


de las personas que participan en la conversacidn, en el hogar de los Ribas. Esta persona es la hemana pequeña, Jo~epa,única de las hermanas que sobrevive. pues el año anterior había fallecido Iaprimogenita de la familia, María Margarita. Josepa cantaba, en 1849, 23 años. Ea plena juventud, siente clms brilla en su corazón la luz de la vocación por las palabras de su hermano. «Túy yo nos asemejamos en todo)), le había escrito en 1844. A partir de entonces quedarían aun más hermanados.

16, t<Fi'urmandoel plan del edificio que Dios r~~~lizaria» Al afie y n~ediode la primera idea de la fundacibn, don Gabriel Marrano fue nombrado ecdnomo de Santa Eulilia. En su parroquia y ((comosemilla oculta de la caritaliva fundaci0n~proyeclada, establecib trna escuela de iiiñas pobres. Pero el Señor -reconoce el aposrOlico sacerdute- quería que cultivase <<sumis escogida y quizás mas ahndonada porción de viña, los pobrecitos del campo)).La escuela pülmesana no cuajó. Habiendo reanudado su trabajo apostólico de predicación en las pueblos, tuvo que regresar aPdma en otoño de 1853por enrermedad y, hallándose ya convaleciente, hacia el 14 de septiembre, entrti en su habitación Josepa María, cccon la labor de manosi), y le preguntó: «iTe acuerdas de lo que didiste en cierta ocasión sobre rundar una congregación que atendiese at cuidado de los enfermos y enseñaom de las nigas'! Pues sabe que yo me siento llamada de Dios a este ~ewicio. Desde quc lo dijiste he estado rumlá~delziy encomendindolo al Señor y me parece es esta la divina voluntad. iC~eesque sera posible? Si lo ha de ser, yo aguardaré, pera si tal proyecto no se puede realizar, yo entrark en el convento de las capuchinasi).En éste ha-

bendicián de San fiancisco sigisipirando hay a las Hias de la - . . E

hi;cgrgifiesadr~una kf:fi$iils~&BU ma&~~,,Srsr KeISniiz&q~ff?Irakfa seguida siiwn~mflm-

h vfda & m wb.Sisns. 151 hermrmtsl, altarnenm ~bfprefl&d@~ le d@nle%Ebpgia&Hia81@1e L á E b g. ~ peSlc@s@ 4w %tia ~ a q u ~ lvida l a t~fiiencifaparr principal ~ b j ~1% t o lugarm pmbrw; *nn m W@ mn~e&de ni a au d&Kdm~1&&11 ni a k de1i"t&m i e ~ zque habf~sEd~r ~ . f ~ & . eeiieiríti~ da &a Rihsk res~aifidieian m@iuei6@ q mRk@l# Mf~-t&~ CP~La el que lal4mba bLlt$k%r Rti igJcrky ts w i r r le8 wbMtm qkice-m*& &1 $&M Baj:

amm @ hewmm r & lsad~irliai ~ @uc~i;t ~ a a l aew t a r tia*, tiw D img mt~emeja~ ;r aY B ~ UL ~ J ~ Mas ea segt~.l&&eswwmna W «de E~f@rmdevida, delorsegl$del hábit~s., k pr&yecWar@mmi~, &ando emi


lodo taii acordes que, si dgiiicn los hubiese oído. habriii dicha que trataban un negociti del cual cien veces habían hablado)). Aquellos tres años (14 septiembre 18531856), la riindacion de las Ilijas de la Misericordia fue {{eldulce objeto de la conversación de los dos hermanosa: tiraban «las Iíneas que debían rormar el plan del edificio que esperaban que Dios realizaría, cuando fuese su voluntad».

17. Una humilde cuna, como en Belin La voluntad de nios se realizh. Lii liindac i ~ npara , los lugares más pnhres de la isla, principiaría en Pina, lugar de un centenar de humildes labradores. El vicario acogiO con suma alegria e1 proyecln, La prevenciún del Gobierno español contra las cnngregaclones iba amainando, sobre todo si ésias se dedicaban tz la enseñanza de la nifiez y servicio de los enremos. Durante la novena de San José, p r e d i d a en Manacor por don Gabriel, el g~bernddorcivil kabia autorizado un hdbito religioso para, las terciarim de aquella villa. Era muy conrorme con el que pensaba dar él a las Hijas de la Misericordia: «un tosco sayal de color azul celeste», con el cordbn serhfico y velo negro. El color babia sido elegido en honor de la Purísima Madre, corno antaño lo vistieran los frailesanenores observantes de la provincia de Mallerca. W día primero de septiembre de 1856, don Gabriel Matiano dirige uaa instancia al gobernador de Baleares para gue algunas mujeres, viviendo unidas visliend~y guardando el mismo teniir &E vida de las teniarias de hlaliacor, pue&n,dedicarse 3 «la enseñanza de las niñas y cuidado de los ensermas» en el lugar de Pina. El permiso es concedido el día 5. El gobernador eclesidstico, pur ausencia del obispo, don Miquel Salvá, aprobó de

viva voz Ia í'undaci~ny lu Cqndituciones, redactadas por los dm hermanos, Asi, en la fiesta de la Santa Cruz y del Nombre de Maria, el domingo 14 de setiembre de 1856, nacib le Congreg~tiOnde Hijas de la Misericordia en la pequeña aldea de Pina, así como Dios, en su infinila misericordia, ({eligió para su nacimiento Ea pequefia Belén». Naciii en Ia mtis grande pobreza: ni casa propia tenían las tres primeras hermanas, instaladas en la vicaria del lugar, pues hasta 1858 n o tuvieron una pequeña casa propia. En la iglesia de Pina, el fundador don Gabriel Masiano, impuso el hábito a7ul a su hermana que adoptó el nombre de sur Concepció de San Josk y asus dos primeras compañeras: sor Franoisca y sor Gabriela. Eran las tres m~nedasde oro que, como el ser$fico Patfiarq ofrwia a Qios el corazónfranciscano de don Gabriel, en una iglesia cuyo


segundo titular, San Damian, recordaba la iglesia de Asis donde Francim habia oido la llamada de Dios a restaura su Iglesia. La primera Hija de la Misericordia y fundadora se entrega desde el principia a su tarea, en el mínimo wnvento de Pina, Queda atr& para ella la casa sefiarial y su rango de «señorita». Atendía la escuela de las niñas. Recoraaba una de sus ex alumnas: {(Nunca tenia n-ra las niñas palabra desabridas y meazos las castigaba. Tenia mucha paciencia en lafknseñanza. Si a algunas les aostaba aprende,r, las cogia @roncariño para qw iese fijaran m%@». Las o tras dos hermanas alendian a los k n f m o s y la pequena cafa:mnvento. Lapequeña semilla dela {{mínimacongregacibni}, como gustaba de llamarla su fundador, se fue desarrollando desde los comienzos: al año siguiente de su fundación en Pina,-.# .establece en Goslitx, Muro, Calonge,aanta Eugiah, Maria da la SaSuut y en 1859 & Santanyi; en 1858 se abre una gasa en Palma para las hermanas que estudian para macstrb. A iniciar 1840 la congregacibn está radicada en 8 casas y la forman 38 hermanlts. La fundadora emitió sri profesien el 18 de diciembre de 1857 en manos de su hermano y fundador. Era, desde erI principio, superiora general de la Congregación, nombrada por el obiwo de Mallorca. Don Gabriel, tambien por nombramiento episcEipti1, era visitador be las Hijas de la Miserícordia.

Este binomio constituye el wisma de la fandaci0n de los hemanos Ribas de Fina. El espíritu apostólica de evangelizar a los pobres, de mostrar a los pequeños el amor tierno y miserimrdioso del Padre, la profe-

sidn rle lapobreza kq la humildad y eicdesprendimieatb de los bienes dae%teTnWo, fiiea h d o radicalmentepor Fmciseo de Asis y éste 10 transmiti6: m@1aadhesibn a la cruz y la devoción a la Purísima Madre, a los fundadores de Pina. F r a n l s m ~ a es Hijas de la Misericordia es la denombacion que mzlnifiesta el carisma de estas tiemanas, fundadas por dos señores de Ia capital que imitaron a Cristo mismo que «sien80 rico se hizo pobre para enriquecemos con au pobreza)) (2 Co 8,9), y al mejor seguidor de Jesús pobre, Francisco de Asis, conducido por el Señor entre los mas miserables para hacer misericordia con ellos (Tertamento de San Fruncisco, 3). Terciarios desde la adolescencia, reconociendo él su cccasi innata vocacilinx a profesar en la Orden de Menores, sintiendo ella vocación religiosa entre las Capuchinas, hicieron profesar a sus hijas en la Terdra Regla franci.~cand,porque, r~espirandwmayorpomis cerca de los pobres, y b r e s ~ )estuvieran , porque casi todos los sanlos de la orden serafica se habian ejercitado en obras de misericordia.


18. Espinbdidsid %Wi&ma Las Canstitlldonm del 856rezuman franciscanismo de priii-cipioa fin. La regla de las Hdas deja Msericordia es la de la Orden de Penitencia de San Franaism, por eso el visikdor, si el obispo diaeesano no dispone lo eoatrario, será franciscano excllaust~adoo terciario. Lw grandes colaboradores en la hndaci6n P. en 10s primeros pasos de la misma fueroliel sacerdote tereíarim don-Wafael Barrera y los rnefmres exclaustrados padre Bartorneu Col1 y padre Llorenc Pons, nombrados ya el 13 de- aeptienibre de 1856. La ímitacibn de San Francism en swqcontemplación de la Pasirjn del Señor es manifiesta en Ias Ganslitucians: Abundan mbién las citas de1 gran doctor fr&ciscano y trabdisia de Ia vida religiosa, San Buenaventura.. Eif. 1862, dan Gabriel M. kim imprimir d Terc* estgndnrse del glorioso San Frkneiw de As& para inculcar a sus religiosas el espíritu de la Ter&ra Orden d a imitaciiln y devoción de sus mntas.

19. El. a m o w la pobreza El fundador personalmente, en Roma y en Mallorca, dio siempre pruebas de vivir la pobreza, vivencia que, entodo, t r a m i t i b a sus hijas para que tuvi&m espíritu Ftanciscano y en todo se asernejargn a los po;tires que tenían que evange!iz& Las Gbnstituciones quieren a las h e m a h «amantes de la m& extremadapobreiB, quevivan de limoma sin cobrar nadgpot sus servicies, sin amontonar rentas, «que podrían acarrear grandes males a la congregación». Deben hacer la profesión reIi$osa crdespojadac de todo lo terreno)). Su estilo de vida debe ser el dela pobre gente del e~rnpo;en la asistencia -

a los enfermos deben preferin I@sqp&res a los ricos; en aquéllos deben ve.k pqsona de Jesucristo mismo.

20. Devoeión a la Purísima Madre Desde la infancia, los dos hemanos fundadores habían respirado en casa la devoci6n a Ia lnmacufada Goncepci~n.Cuando en Gknova don Gabriel M. empezir a ejercer su ministerio de confesor, le recomendó su hermana pequeña que aconsejara mucho «la devoeión a la Virgen Inmaculadm. Precisamente lo que añoraba don Gabrief M. en Genova era no poder propagar más la devocihn a la Purísima, que tanta había promovido en risus~iglesias de Pina, Santa Eugenia YBWi. Las Constltueiones recuerdan esta devocián de Pina a la Inmaculada, por ello y por profesar lasi hermanas la regla franciseana, {(Maríaen el dulce misterio de snt Conepcibn sin mancha será siempre el n&s ilustre timbre de Ias HHijas de la Misericordia». Lo que ya el padre le enseñara y que escribi~en un lejano 1832, el fundador b transmite a sus hijas: nombrarán a M d a nuestra Purísima Madre, rtr~pondiendosiempre que fueren h a d a s Ave María Pilrisimm, al más puro estílo de las casas cristianas mallorquinas. Sobre el corazón, las hermanas llevarán una medalla de la Purísima Madre. En 1866el fundador entregó alas Hijas de la Misericordia un Manual de practicas devotas. En la dedicatoria escribe que la minima congegacibn es realidad protegida y amparada por la Purisima Madre y plantsi verdaderamente serkflca, La fundadora cambia el nombre de pila, Josepa, por el de sor Concepcló, y &estemisterio queda masgrada la primera casa convento de Pina.

,

m


21. Para servir a los m i s pequeños y miserables Fue esta, como hemosvisto, la primera -dnalidad de los hermanos hndadores al planear su {mínima)congregación.L a Gonstituciones la recogieron así: Las Hijas de la Misericordia inclinarán su aoraziin hacia el miserabIe «para remediar o al menos hacer llevadera y meritoria su miseria));visitaran; consolaran y servirán a los enfermos, emsefiaran a las niñas e1 temor santo de Dios, las labores de manos y demás cosas que les fueren necesarias se@n su estado y condición, instruirin en el catecismo a los niños de poca adady unirán a estas obras de misericordia el celo por la casa del Señor, como verdaderas esposas de Jesucsislo. «Las Hijas de la Misericordia preferirán siempre establecerse en 10s lugares pequeiios, mientras otra casa no pida la mayor gloria de Dios... (imitando) el espiritu de nuestro Redentor que, para evangelizar a los humildes, prefería las poblaciones pequefias a las grandes y buscaba siempre la mayor miseria para remediarla)). Este primer capitulo de la carta fmdacional refIeja el espíritu y !a dedicación prioritaria de la congregación. k t e espíritu, como atestiguan los que la rodeaban, fue mantenido siempre porsor Coneepció que repetía: «si la congregación debe instalar nuevas Msas, hay que preferir siempre los lugares pequeños y pobres)).Con el10 era fiel al cap. 29 de las citadas Constituciones: «Elegirán siempre el lugar m& pequeño mienlras el numero de vecinos Llegue a cuarenta, aunque en tal caserío no haya reserva (del Santisimo) ni sacerdote de asiento)>.La opcibn por la <{pequeñez»llegaba a este exkremo. E1 cuidado a los enfermas, exponiendo su vida por los hermanos, es la primera misión de las Hijas de la Misericordia según Lc 10, 8: <(Cuidadde los enfermos y decidles que se

' acerca el Reino de Dios», Para cumplirlo ccvolarin» ti servir a los enlermos incluso a las que no las han llamado «avergonzados de que se vea su pobreza». {(Dejadque los pimulos se acerquen anosotras))es la acornodaciiin viva de la palabra d-esds (Mc 10,14) que mueve alashennanap, <<atentas siempre a la mayor miseria), a ensegar el catecismo, a leer, a escribir, a hacer cuentas y las labores de manos iitiles para mujeres pobres, inculcindoles al mismo tiempo la piedad y las virtudes cristianas, Disiparan así<rlassamb~dsde la ignorancia, madre fecunda de muchísimos pecados)).Lrevadas de su opción por los más pequeños, acudirin también a los caseríosparü enseñar el catecismo y hacer alguna devociOn o plática ccpara atraer las personas de ta vecindad, que por lo regular son Las más ignorantes y abandonadas de prateeción)>. Cabe destacar aqui el interis del rundador por la preparaciOn íntelectual de las reli-gioras capaces de obtener el títula de maestras de primeras tetras. Asi la congregación se convierte en instrumento de evangeliuci0n. de las pobres, de promoción cultural y espiritual de los mis pequeños. De este afán pax c<vol;ir))al lada de los más miserables, cabe destacar tres episodios de caridad heroica en lus inicius dela congregación. El primero surgió en la guerra de Marruecos. El 19 de noviembre de 1859, la fundadora, sor Concepción Ribas, ofreció a laReina Isabel TT cinco Hijas de la Misericordia para servir un hospital de sangre en el campo ~ de Africa. Nada pedian a cambia; s ó l querian estar a1 lado de quienes sufrían, segiin el carigma de su fundación: ~dediearseconstantemente a prestar todos los auxilios posibles a los pobres enfermos)). BI ofrecimiento fue aceptado. El 28 de diciembre salían de Mallorca las ~eligiosas, acompi&üdas del


hacerdule que tanto a)udo en la í'tindacirin y primeros pasos de ia obra, don Ralael Barrera. 'Jodaslas religiosasse hahian prestado voluntariamente para {(regarcon FUS sudores la tierra que regaron con su sangre los proiomirtires de la i eligibn serificab: todas, incluida la fundadora 5- superiora general, quien Iiabia recibido el permiso de su casi ninribunda madre Desde enero de 1860 hasta junio, las cinco hermanas siriieron en dos hospitales d e oficiales heridos. A finales dz agosto de 1865. el colcra morbo causa estragos en la ciudad de Palma. El 2 de seplicmhre, don Gabriel escribe al ahispri de hlallorcapara ofrecerle seis u siete

Hijas de la Misericordia que ptisirían de los pueblos a Palina para cuidar a los apestados. En 10b ho~pitalesde Capiichinos y de la Lonja llegan a trabajar 16 hermanas. El@n Rafael Barrera s t preocupa tambiin eil este trance de las religiosas, El obispo Salvi las atiende 1 admira, pondera. al lin de laepidemia, su «altura tan alta de inflamada c m dad». La prensa las llama uangeles dcl Señor, por su modestia, por su itanquilidad y por su semblante risueñrin en medio de tanto horror. nTIijas de un abrasado aeraFin Ilevandn medicinas que aiiuian el cuerpo y palabras de consuelo en sus labios que alegran el corazon)). E1 29 de septiembre de 1870 se declara nficidmente que Palmasufre h fiebre amarilla. Cinco Hijas de la Misericordia llegan a la capiial para asistir a los infectados en casas parliculares. Cuatro ya habían acudido en el coleracineo años atrás. Su comportamiento es también heroica. El 4 de noviembre muere sor Luquesia. «h+irtir de la caridad)),la acIam m todas. Don Rarael Barrera, que tAmbiin cuida de las Iizrmanas en Palma, le aplica las palabras evangilicas: <<Nadietieiic u11 amor mis grande que el quc da la \irla ptir Iwr que ama>)(Jn 15,131. En susepultura se dieron manifcslacionel; de uulentica veneración por parte de los médicos hacia tan «escIarecida heroinaii. Digamoi>finaIrnente qur: el estiIo dc vida que los Fundadores señalarsn a las Hijas de la Misericordia es el de los pobres a quienes sirven, y por cuyo ~ervicianada perciben. A alguien q~tzadi irti6 al fundador les iriconvenientes de tan precaria subsislencia, éste le contest6 que sus religiosas tetiian que ser torne lo$ «nopales de Pina.), que arraigan viven sobre las rocas ... Arraigadas en el pueblo mas humilde. para remediar sus doIen~ i a es inculiura, nacierein y crecieron las 111jas de la Miaaicordia. compenetradas con los ccpohrecitus del campe,): para hacer ver-


dad las palabras de Jesús entre nosotros: ({Los pobres san evangelizridosii (Mi 11,5).

22, Al servicio de toda la Iglesia Lri vocricicin frmciscana que, desde la juventud, compartían los fundadores cunllevaba un espiritu abierto a la Iglesia universal: como el de Francisco, cuyo celo misionero no wnocia fronteras, cuyas espaldas querían sostener la universal Iglesia. La Congregación de [lijas de la Misericordia sale al encuentro del clamor de los pequeños, doquiera que éstos se encuentren: ya desde los inicios. Hemos anotado la primerü salida, a Africa, de las hermanas para servir en hospitales de Ceuta. Las mismas Constituciones prevén ya la implantación de casas fuera de la diócesis mallorquina. La primera peiicibn para establecer casas fuera de la isla llega de Vega de Espinareda en 1863. El obispo de Astorga apoyo la suplica. Don Gabriel M. sale el 14 de septienibre para visitar aquella y otras dibcesis de la península. En 1865 también desde Mondoñedo piden la congregación. Pero estris fundaciones no pasan adelante.

Deseoso de que otras diocesis pudieran disirular algiin día de los servicios de su fundación, en 1869 don Gabriel M. empieza los tramites iara que su congregaciiin obtenga la aprobación pon~ificiay asi, en el kturo, no tenga trabas canbnivds para establecerse fuera de su cuna. El 23 de noviembre el obispo de Mallorca dalicencia a don Gabriel para salir hacia Roma, el m i m o día kste redacla su testamento -en que sella sus preocupaciones e@i$tuales postólims de toda su vida-, y emprende I viaje. En Roma. donde se abre el ConciIio Vaticano 1, convocado por Pío IX, el 8 de diciembre del citado 1869, don Gabriel se enlrelista con San Antonio M." Claret (a quien había conocido en Mallorc~.en 1860), con los obispos de Astorga y de La Seu d'Urgel, y confía el asunto de la aprobación de su congregacihn al padre Antonio Marth, trinitürio español y consultor de la Congregación de Obispos y Regulares. En Rama recibe la carta comendaticla de su obispo, Lrmada el uno de febrero de 1870. Esta indica los fines de la congregaciun ) juzga Útil y justo que el Papa apruebe las Constituciones, aprobadas interinamente por el prelado diocesano. Don Gabriel escribe p adjunta

9


una relación mas completa de su obra y regresa a Palma e1 día de Sm José de 1870.Los acunfecimientos politicos que perturban la Ciudad Eterna (el 28 de septiembre los piamonteses la ocupan y un mes despues el Papa suspende el Concilia) retrasan la aprobación. El 19 de noviembre el padre Martín entregó su voto favorabíe a la citada comigregación romana, anotando algunas correcciones que deberían introducirse en las Conaituciones presenhdas. E1 2 de diciembre el Papa Pío 1X ordenó que se redactara d decreto alahando el Tn~litutode las Hijas de la Misericordia (~decretumlaudisu) y, una vez incorporadas las advertencias, st aprobarían más adelante las Consliiuciones, E1 ({Decretum laudisu Ilevü fecha de 11 de marzo de 1871. Tal decreto fue cnviadn al obispo de Mallorca. don Miquel Salvá. Pero de hecho, por

causas hasta ahora no clarificadas,la wngsegacion continuo como de derecho diocesano hasta que en 1921 se ndescubrjb el «Decretum laudis)), el cual en 1925 surti6 efectos jurídicos plenos reconociéndose el instituto como de derecho pontificio. El año 1871 dos n;irrocos de la diócesis de Areqmipa, eri Perú, se interesaron para tener en sus parroquias las Hijas de la Misericordia. cuya fama habia «volado, pasando los mares))por los caritativos servicios que habían prestado a los contagiados en Palma. En carta de 22 de febrero, don Gabrid expuso tal pelicibn al obispo Salva, indiixindole que don Rafael Barrera, también en esta ocasión, podria acompañar y aconsejar a las hermanas en su establecimiento en el Perú, Don Gabriel habia indagado prsviamente el esniritu de las hermaiias t.las halló «muy bien dispueUtris a hacer tan &ande sa-


crificiobi Fllas y su rundador sabiaii que la congregacion se sentía enviada a procurar cn ~ualquierpaís la gloria de Ditis 1. d bien de la gente mis desgraciada. Pero la fundaci6n en el continenle americano no pudo llevarse a término por oponerse el obispo a la salida dc don Rafael Barrera. cuyos serticlos necesiiaba en la dirjcesis, Tainpoco se buscd un sustituto.

i

nisterio cado a codo con sus hermanos racerdotes, dedicadosal ministerio pasioral en las parroquias y en las vicarias de los pueblos p e q ~ ~ ñ oDesdi: s . sujui entud había amado eosieada el decoro de la wisa del Sefior y 21 esplen* del culro. i Tal m o r v t~idilriopor cl cultu divino queda plasmadu en las Consiituciones, eseriras por ambos fuindadwres para las [lijas de la Misericordia Estas unirán a las abras de nlisencordiiioel celo perla cara del Señor ~ o m verdaderas o esposas de Jesucristo>> el tercer tin, despuésdelaaciste~ciaalu~enfermos y la enseñanza Sizmpre con la anuencia del cura, ccprocurariin con el mayol. emperio que así la iglesia camo los hagrados eriiamentos estén tan 12mpios !.aseados cual eonviene a la casa y servicio de un Dio, de loda puresii y untidad, prestando yraiiq iodo el trabajo que para cllri f ~ ~ enecesa%e do)). El misnio padie fundadui', hacia 1859, esciibió una instnicci0n par* iii novicia que en Pina zje~ciapor iurnu el oficio dc \acrictana de la iglesia. Pero dcsde u11principio Iis hermanas no sólo se preocuparon del aseo malcriat de ]a5 XXVIIl

iglesias, sino que fueni11verdaderas colaboradoras de los párrocos y vicarios en la catcquesis de los niños. en ia prwmoción de obras piadosas j de apostolado fcrnenino, en la pastola1 sani~ariaai íadu de !os ení'crrnos, procurándole5 los sacramentos 1 toda clase dc acompañamieniri espiritual Cabe destacar la asociacion de las Hijas de la Purisiina Concepcibn para las jbvencs, que esLaba haio la dirzcci81i1. el cuidadn de Las Hilas de

delicada sdud, qu: iriw~eníadesde su j:i\ entud, y lo:, continuos irahajos de grcdicaci01i niisionera. dc lundacion y a~nrnprifiarnienlo de bs Hijah de la Miseri,yrdla. hicieron que don Gabrieb dijera adier-\ii Iris quehaceres de este rnunde en plcna madurcfpara ir a enconirarse, conio servidor fiel, con su Amo para asnipre. El año 1873 inaicacl liii d&?u predicacicjn, d e su? trabajos, de su tida terreila. FI 17 de ."ilero predica, al parecer. su tjltinie sermbn en Santa Euginia, en la fiesta de San A I I ~ ~ i ael, santo nlás z'zneriido de hs gentes del camyiu en Mallnrca En junio. ce preocupa por la devociiin del mes de Varía. para que el Papa conceda las indulgencias del mes de mayo-8 los fiele de I"ialiorca, aunque é m i . por los trabdju el campo, empieccn drcha devoción qdabal 4 la ~arminerimires de finaliar' efnies rit

2

m+(?. Fste niiimo mes enlrep caniirkdes para costea! una imagen dz la Virgen de la Sdlud para presidir la iglesia de Pina 1 s a pagando las pinrurd&sque se reali~diien arcos y b h e das de la misrria iglesia. Su Último y signili-


carilo donativo 64I d&li@) seqa para esle fin a En los i í l t i m ~ ~ m ade e ssu r i d costea ~ !as obras de las sayas de P i ~ a SaniaErigetiia y de Iaa Hijas de la Sli~ericordia. E! 4 de febrero había escrito a ru hermana Miq~~el que se estaba restahlecierida de la ictericia: aunque esta se hubiera desairtillado bastanle, ((no siento, gmcialj ai Señor. meIaricolia alguna, cEinsemc3el rnlsnici humor*. En su Últiii~aenfermediid, mdnlenia (<el mismo humt.iri>que respirabaen Rsma I. en GEnwva, xgún escsibia entonczs a uu madre y hermanos: la alegrii fransiwana de cdar en mianns de Dins. decidida e intensamente dedicado a su scir icio, entregde a su ministerio de evangetizilcibn 1misericordia. A pesar de los conrrstienipns, en medis de los veiidavalcs de su tiempo, ii pesar de les contradiccioilci que no Saltaren en su fundaciijn, cste ~acerdoiemailerquín, de casri noble !, de ccsrazhn franciscaitw J. volcado a !os mis humildes, mantuvo hasta 61 finai SU equílihi iu pstcolhgicu. el catiyma que había rccihido del Espíritu para edificacih de la Tglesia y quc había coniparrido ciin s u hcrmana y hakia tran3imiiidu a sus hijas. El 15

dc julio wWlcata su ulti~iiamisa. BJ 11 de agosici. zn el natalicio de Ssnla Clara de Asís, a las 5 de la mañana y a les 58 af~c~s de edad, Gabricl Mbiriano Ribas du Pina y üaflard entregaba su alma al Padre de las rniserictirdias para. cantarlas eteriramente en el

cielo. EligiS .$Sr entertads entre los camp=:' ~Vnos que tanicr amaba: SUS restos n~orlal~a. despues & la misa exequial en Santa Erilklia, fueron llevadas hasta las muwlliis de Palma ea c a b e pero luego, cumplienda su legamt.niii. fueron cnlwcados en un carra rtde parell)}fe1 que usabsn las labradores para desplazamienias y faenrzs del campri). y tmnspflrtados hasta Algaida, de allí se disputatm el honor de Ilevarlnr; e henibrt*~« 1 ~ sque tnntg habían i-ecihido d:: su bmndad@soMrazon, reeerdande $lis buenes ejemplos y enseñan;las». En 1ü iglesia de Pina, a 12 que tanlo había apertada I que lrhabia de ser ddniit-acihn de suantns la visitasen». se crlzbrtj tsmhién un fune~aly Iuegc?el cadáver h e inhumado en el cemeilieri~del pueblo, en la sepultura de los 8iha.j; dií allí mis aadlante fue ~rüsladadoal crucero de $<su»iglesia de Pina frente sil altar dc su Purísima Madre.


mp~~gs,Jocales~ QE:)'&a, I-@ot'mLtib@ & 1865F51asbepiaaas eíígierqnpqjprimeraK& ~hi;Pe@omge~eafak ~&$@mgnenas

und dad^^^&^,^&

Ai h n I ~ ~ lad ec o ~ e permmeeia ~ ó ~ la hemiannnpyfundadura, Con singular afecto en 11853, el hermano le habia dedicado su libro del Tmer Esfsradmcr (ir6erM la Uniea hefmana que el eielo me ha m m e ~ a d otU ; desde ni& e-niirasteen la Tereera Orden y la d a ~ d b aN.P, n S. FmnMw y tl t~daslas oos;ts de sw s~rdfimrelgi6n ha famado $@mpre tu mrh&w; tii laasddo la que me deparó la Divina Providermcia para realizar una de 1 s idaas que mis me km damisnado, la de ayudar a 1 ~psdjimos, s sebr8 todo a las pebm más infelirres del m p q en h temporal y &píritu;il pm medio de la hansafim~pl miMo de:lasenfermos; tii la pphera que, r~nuncimdea las c@mediiladea; de @te mundta, que ea un mmento pgsan, vesliste el Mbit~de Bih de la Miserimdia, para SIIcfificarte en las aras be la eaidad y vivir cm&cada can Giste, praksmdo mt o d ~rimr y vivienda colegíalrneate la tle-rmraregia de petiibneia del serPm de Asís; t5 has sido... la primen superiora de Ia menviaiaada congregslcián,., Vela por la emch ubservgnaia de las re& y mwtitudones, atáte firme en la fe, pirtate valerosamente, sé fuerte en ltns eabqjos. Todas tus w m s m hmhas m widadn. Sor C @ ~ q &Ró i b mpa ~ ser fiel a mta prueba de ama, a Me encargo y &dam m t ~Fue . la ctsegbi viva de las H$& de la Misericor&), awaa sefidabm las Gonstitucienes a la superiera general: qpve, 4screta, mi# de la ara cid^, de la paibrezay de te& las de&? virt+ide~.». Barat te cargo, la kabia x8anbmd~el tsbisp~Saí6 en el mime nime~ztode la Mma dehábito en P h , en 1856. Ea maya de lt(64presidid junttl a su hemano, el padre Funladcr, la primera remihn geueral de las

Uki~'~&~aT&kl ficd la e l e d n crin s l n

ornb~w~~fav de ser Goncepcfd, lab~~d;~q@i@,ael hermano al &qw, $ueiíkmnm*nm remnodib que lo m&pe&ta sraXqg3e;sh cruz y &edtxer d preMa. En sept!prl de 1872 se feffitidla deBMán p r umimmidad (menosun v ~ t el q de la propia sor Canmpcib) y el -1consuente nmbrmiento %phnpai. La que habla sido ~ducadammo seíiorita de famíliahawndada y estaha aecrstiumbrada a SIN smi&p0r criadas y jornaleros, koeb su @A~ríopar @ servieio .l a qui$ns siempre la habían considerat~W d a @n *umolase superior;según la tradici-Bnde sú~religi@s$sj re-gebíacan li.ecumcia a todas que no bhim entrado en Religión para s-er servidas, k 5 n o para servir, Piel al canana que, c m inu hermmo, habia recibida, se esfomba g6r tranmiiirlo íntegro a lag Hijas de la Mii;~& eordia. Su cariobr ~ B D yOalegre impngnaba de pw y feüciidad el hogar; era fruta de su mn7 fianza en Di%, ilimitada qr fume, En una mrta ds 1&58a un m r d o t e que musdgrave daiio a la na@ea@a@ngregaci4n, muestra su d e l i d w y m a b d o n o en las mmos de i h : RQ nes abandonari, dada nos h de fai&r, adei sobrad... Prefieroa todos las b i w &I munde el vivir en paz can to@OS

nmstm Señor -wriibe una oro-

de%

'

quiso acrisolar su

MPW enfermedadmfel ee tdmago qiae Le &mfiir i sus achaquas muelm ;p m ~siempre dio a lados ejemplo ds.ma&m&midad con la veluntad de B i ~ mEra 1875 se retiró al eonventc, de Selva, del qtle ara supesiora sor Gabriela, la seguada que tom6 el hábito en la rundaci~n


I Rara superiora general. ;. Al agravarse su estado de salud, le fueroa administrados los santos sacramentos que recibió con suma deilocibn ante el obispo de Mallorca, don Mateu laume, y el visitador de la eongegacián, don Bernat Salas, quien poco después de la muerte del padre [undadsr había sido nombrado para esle cargo, que desempeñb con suma dedicacibn, A las des de la madrugada del dia siguiente, 19 de septiembre de 1878, a los cincaeata p dos añcs de edad y veinte de vida refigissa, vio cumplidas sus ansias de vivir con m Esposo, el Jesús pobre que tanto ha bíaamadafitado y a quien había reconocid0 en lB&mbles de la tierra que la vio franciscano abierto a :

1

dadora recibiá su primera sepultura en eL cemenlerio de la villa; de d i 108 resto6 Cueron exhumados el 21 de julío de l18$0: para ser depositados junta a los de su hermano don Gabriel Mariano en la sepultwa familiar [rente al altar de la Puaisirna Madre ein la iglesia de Pina. Allí esperan la resursecciin los huesos de 10s funeladorm junto a los de su madre y hermnas. Las Hijas de la Misericordia, que la liabíam wn0sid0, siempre recordaban a la fundadora @on @rimas en los ojos, parque la amaban tiernamente romo a una madre y en sii cwalon la veneraban ~ c ~ g auna, o santa. Contaba entonces la congregaaión con 197 religiosas, establecidas en 20 casas.


WR total de 81 mwunidales h a e n pmsenle hey la Congregasiin de la&Rija5 de la

Esfos, mn espirita frands$ana y apos~dlico, babian querido ma congrsgaciha para s0mk a Ia'&bhumiides en l ~ d oles s lugares donde fdtara eBte tlew&ie. La 8xpansiih Ynd la conpe#&dn continwaba ea Mallorca. Fue a partir de 1%1, i@uando se tuvo canocimienta d d a apr a@-& ppnlificia de 1871, que la congre& de la isk para establecer casas, primgre &b $18 de Menorsa IFerrmim 19211, l u e g ~

Miseriwrdia, inig$tada por 464 hermanas. Ellas mantianen viyo el mrjsna qwe Uim, bondad suma y Padre de Misericerdia, impir6 per mdíode su Espíritu alos hern~anos fundaderw dk Pina para que ~ u t i n u a n nen la lglesia j1 a I'avar de Iss más humildes, la pr~seneiade Jeisucrida. evaiigelizadorde los pwbia.

Para ser fides a e$Lc carisma, tambika partir de 1921, ia miagregaci6n se ba w f ~ r -a& par volver al espíritu y a la letra de las Corastitucione~de les fundadores, superanda posieriure~nennaiitas que le habían sida impuest% y que m& bien respnri&m a un inlen~ohomogeneiadéir de lee;insli~utms km FUa (1926,*junto a la tasa natal de San religiasos femeninos. Fue s ~ b r etodu el FranÉIw de Asís),xoen la peninsula Ibdrim alient~del V a t i c i i ~11~que irnpulsGi esta ta(1927), en Bolivia (19611, Perú y Tws, U.S.A. (19$2), Mixioo (1%3) y ea C h í i ~ rea desde cl deeret~sebre la vida rdigimsa PedacI~~ arrtatrs, que invitaba a los religig(1994). Una pequieAa semilla se ha sembmdo ms a retomar su prmpio tarima fundaoicitarnbikn en las p t a s de Akia (Gpinea nal. Con este erngefio, hlie~oníodaetadas Ecuatoriall. unas nuevas Censtilucione, que fueron a$rbbadas interinamente pc+rIa Santa Sede: en 1982. A las pnertaa del KV @apild&Gkneral Ordindrio (julio 19851, la -e@eiOn de Hijas de% Misericerdia. wá&%aber dedi@douni;iSd~sal estudio g pr~fundiaaa%ts(ddcarís- está preparando una nueva redawiún de, l~lf%nslitueiones para re&Smym aemfidel.i&d a sus iniirios y m sh"t~afa GQR1@& anhelos j qpera8.m y %1 clarn@rde foslpobms del muQBa de hoy, sn misiód.de mimicardia. . Latgn$imiiación del c a r l m ha b e o rmamfly.a&marh condencía a las H@% de: la\Mimncc3rdiaLdecuál m>@wi.dugar en el rnundmtde,hoy; dasdr, m h y presncia de Igl~siaoiIéstaeaqwd, y de 6Uaia mnles dastinakios. desu! m g r a i h f d g i r i s a : los que menas recaim~y~~~ibi@&es poseen enJa s~ciedad~~~~e~iviñ105'01los~u no pueden defenderse par sí mismos. ~jfi-


DIRECCIONES: Casa Generalioia CJ Del Morer, 4 07001 PALMA (Mallorca) Delegación de Bolivia Casilla 100

SUCRE (Bolivia) Delegación de Gastilla

C/ Guzrnan el Bueno, 116 28003 MADRIU Delegadbn de ltalia Via San Rocco, 36 06083 BASTIA UMBRA (Perugia)

España:

Mallorca ..............41 comunidades Menorca .............. 5 comunidades Madrid ............... 2 wmunidodes C'iudad Real ........... 3 comunidades Cuenca ............... 4 comunidades Extremadura .......... 2 comunidades Tuledo ............... 5 comunidades

Italii Delegación de Malturca C/ Antillón, 40

07005 PALMA tMatlorca) DeEegmiEiUn de Menurm C/ Es Degollador, 20 07760 CIUTAIl ELLA (Menorca)

lidia 1

Dslegacion del PerJ Avda. Santa Rosa, 798

LA PEKLA CALLAO - 4 (Perú)

.................

3 comunidades

AMERICA BoMa

...............

Chile.. ............... hléxico ............... Peri ................. Texas ................

Delegación de Texas 612 N. 3rd. Slreet

AFRlCA

WACO, TEXAS 76701 {U.S.A.)

Guinea Ecuatorial

7 comirnidades 1 comunidad 1 cumnnidiid 5 comunid~des 2 i.ornuuidades

.........

2 religiows


perdura, por Francisco Rcdigwez ds Coro

-

lsaura Paz Gondlaz, F.D.P.M.

las Rellgiws de Jssús Mark, 1774-1837. 113 Ezerp~ielMoreno: Y M o del V C~ntenario.por Angel

"' ~

Pilar Rodriguln Bnz, S.TJ. 116. bón Dehón. Fundador de los Saoerdota del Corazh de Jesús (PP. Reparadores), por Avelino D Q S.CJ. 118. Claiads Asls Cuandolavidade Jada pPbreyhumildese hace camino, por Asuncion Muckntes, OSC.. M' Victoria Triviao. OSC.. M.' Teresa Pandalet. OSC 119. He escuchado el clamordg lo&cautivos Juan de Mata, por Juan Josi Sánchw. 120. Tallar interior,IsabelMBndez Herrero, SbJ., porAdelade CiPceres Sevilla, S.SJ

,

~

~

~

~

~

:

cisco Maitin Hernandez.

31, El Reino de O,osPariibda de las dos

por

Nota.-Los nurnerosquea mntinuaciáns m l a c i o a agotados. 2.4.9.10.11.14,15.16.17.19.21.22.23.24.25.28,30.31, 32,36,37,38,40,42,43,45,46.47,48,50,51,52,53,54,55,56,57,59,60,61,62,63,64,66,71,12,76,79,81,84,91,93,98,

m

m

C Q M

COMURIDmB (Bibliografía trimestral sobre vida religiosa y espiritualidad.)

(Folletos mensuales sobre los consejos evangélicos.)

:



Folletos con él