Issuu on Google+

Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo Volumen 13 • Número 3 • Octubre 2010

Tarifa Postal Reducida 686 Personería Jurídica No. 00968 Licencia No. 1188 Mingobierno ISSN 1657-0693

SILICOSIS

ASPECTOS MÉDICOS RELACIONADOS CON LA SILICOSIS

Bases fisiopatológicas y epidemiológicas para objetar a la enfermedad discal lumbar como accidente de trabajo


SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO Los invita a participar en nuestro pr贸ximo

Mayo 25,26 y 27 de 2011, Cartagena de Indias


JUNTA DIRECTIVA DE LOS CAPÍTULOS ANTIOQUIA Presidente Rodrigo Corrales Hernández Vicepresidente Juan Bautista Hernández Secretario León Dario Muñoz Vocal 1 Idris Londoño Restrepo Vocal 2 Álvaro Londoño Cuartas ATLÁNTICO Presidente Carlos Álvarez Llanos Vicepresidente Luis Guerra Secretario Danilo Pardo Tesorero Carmen López Vocal 1 Jorge Rivera Vocal 2 Ramiro Delgado Fiscal Edinson Quiróz BOLÍVAR Presidente Vitalio Sara Salas Vicepresidente Edith Amaris Jimenez Secretaria Josefína Colina de Liñán Tesorera Nancy Julio R. Vocal 1 Yazmín Arias Vocal 2 José Altahona Fiscal Julieta Linero B. BOYACÁ Presidente Hugo Alejandro Avila Ramírez Vicepresidente Prospero Prieto Secretario Javier Mauricio Rodríguez Tesorero Pedro Franco Tellez Fiscal Carlos Aleberto Perez Figueredo CESAR Presidente Luis Fernando Ospino Fernández Vicepresidente Carlos Arturo Montero Araújo Secretario Adalberto Maestre Durán Tesorero César Segundo Daza Díaz Fiscal Eduardo Urbano Marrugo Castellón Vocal 1 Holmer Enrique Jiménez Ditta Vocal 2 José Lao Hernández Nieto

Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

EJE CAFETERO Presidente Enrique Urrea Mendoza Vicepresidente Doris Mejía Secretario Mauricio Gaviria Tesorero Juan Carlos Ángel Vocal 1 Pedro Luis Arteaga Vocal 2 Pablo César Camargo Vocal 3 Erik Guerrero Fiscal Fredy Figueroa MAGDALENA Presidente Leonardo Guzmán Hincapié Vicepresidente Carlos Campo Ríos Secretario Alfonso Lopesierra Parra Tesorero Santander Márquez Vocal Álvaro Cantillo Cantillo Fiscal Raúl Balaguera Balaguera

Calle 100 No. 19A-50 Of. 503 Fax: (571) 622 0120 Tel.: (571) 622 4916 e-mail: scmt@etb.net.co Bogotá, D.C. - Colombia JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

MAGDALENA MEDIO Presidente Wilson Cortés T. Secretario Miguel Martínez P. Tesorero Oswaldo Lozano P. Vocal Wilmar Ramírez M. Fiscal Enrique Insignares C.

Editor CÁSTULO RODRÍGUEZ CORREA

Consejo Editorial NARIÑO

Presidente Alvaro Ernesto Calvache Bolaños Vicepresidente Segundo Sigifredo Suárez Chicaiza Tesorero Alberto Caicedo Caldas Secretaria Gloria Lucía Martínez Guerrero

Consejo Asesor Nacional NORTE DE SANTANDER

Presidente Adolfo Mario Manotas N. Vicepresidente Fernando Miguez P. Secretaria Belinda Barrios B. Tesorera Maria Cecilia Rivera Fiscal Álvaro Goyeneche I. SANTANDER Presidente Hervin Prada Meza Vicepresidente José Ramón Vargas P. Tesorero Ligia Solano S. Vocal Hugo Ferney Diaz R.

RODRIGO CORRALES HERNÁNDEZ MEDELLÍN CARLOS ÁLVAREZ LLANOS BARRANQUILLA LIGIA SOLANO G. BUCARAMANGA EDITH AMARIS JIMÉNEZ CARTAGENA JOSÉ DAVID MEJÍA CALI ANA CRISTINA JIMÉNEZ BOGOTÁ JESÚS HERNÁN ULLOA BOGOTÁ ENRIQUE GUERRERO M. BOGOTÁ

Diseño y Diagramación VALLE DEL CAUCA

Presidente José David Mejía Zapata Vicepresidente John Jairo Posada Duque Secretaria Ana Lucia Valderrama Campo Tesorero Alberto Sánchez De La Pava Vocal 1 María Fernanda Paredes Vocal 2 Eduardo Buendia Pineda Fiscal Laura Constanza Corredor

JUAN VICENTE CONDE SIERRA CARLOS EFRAÍN CORTÉS

Milton A. Ruiz Clavijo migrafico@hotmail.com

Impresión ALVI Impresores Ltda. Tel: 2501584 - 5443825 alvimpresores@yahoo.es

Presidente Cástulo Rodríguez Correa Vicepresidente Juan Vicente Conde Sierra Secretaria Adriana del Pilar Ospina Ocampo Tesorero Germán Rojas Castro Fiscal Bernardo E. Hernández Castillo Vocales Clara Lucía Beltrán González Miembro Asociación Latinoamericana de Salud Ocupacional ALSO FECACSO

131


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo La Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo es el órgano oficial de la Sociedad. Publicación trimestral. INFORMACIÓN PARA LOS AUTORES La Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, incluye artículos sobre Medicina del trabajo y salud ocupacional y ambiental de personas naturales o entidades nacionales e internacionales, previa aprobación por el Comité Editorial. Los artículos deberán ser remitidos a la SCMT, en original y una copia en medio magnético (MS Word de office 95 a 2000) en la primera página debe aparecer el título del artículo, nombre del autor y colaboradores con sus respectivos títulos académicos incluyendo dirección para correspondencia. El resumen inicial (abstracto) debe ser máximo de 150 palabras, incluyendo las palabras claves. Las referencias deben enumerarse de acuerdo con el orden de aparición en el texto y se describen así: • En caso de revistas: apellido e iniciales del nombre del autor y colaboradores, título completo del artículo, nombre de la revista, año de publicación, volumen, página inicial y final.

• En caso de libros: apellido e iniciales de todos los autores, título completo del libro, edición, ciudad, casa editorial, año, página inicial y página final. • En caso de capítulos de libros: apellido e iniciales de todos los autores del capítulo, título completo del capítulo, título del libro, edición, ciudad, casa editorial, año, página inicial y final. • Tablas y cuadros deben llevar numeración arábiga de acuerdo con el número de aparición: el título correspondiente debe estar en la parte superior, los símbolos deben explicarse y las unidades seguir el Sistema Internacional de Unidades (SIU). En fotografías, gráficas, dibujos y esquemas se siguen los mismos lineamientos. El derecho a la intimidad de los pacientes o trabajadores no debe restringirse como tampoco la confidencialidad de la historia clínica ni el nombre de la empresa a menos que se disponga el consentimiento para la publicación. Nota: La Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo no se hace responsable por los conceptos expresados por los autores.


CONTENIDO

POR UN NUEVO SISTEMA DE ATENCIÓN EN SALUD Cástulo Rodríguez Correa

EDITORIAL

HERNANDO RESTREPO OSORIO

136

SILICOSIS ASPECTOS MÉDICOS RELACIONADOS CON LA SILICOSIS Cástulo Rodríguez Correa, M.D., E.S.O.

138

BASES FISIOPATOLÓGICAS Y EPIDEMIOLÓGICAS PARA OBJETAR A LA ENFERMEDAD DISCAL LUMBAR COMO ACCIDENTE DE TRABAJO David Andrés Álvarez Rincón MANEJO DE LOS DESORDENES MUSCULOESQUELETICOS DE MIEMBRO SUPERIOR CON TERAPIA NEURAL UNA REVISIÓN DE LA LITERATURA

Dra. Carolina Garzón Cárdenas Dr. Jorge Arturo Díaz Ruiz

ESTADO DE SALUD DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN EN BOGOTÁ COLOMBIA. BOGOTÁ. 2009 UNA REVISIÓN DE LA LITERATURA ÁLVARO LUIS FAJARDO ZAPATA. FRANCY MÉNDEZ-CASALLAS. LUIS HUMBERTO MOLINA.

146

156

166

TARTRAZINA - REVISIÓN CLARA LUCIA BELTRAN G

174

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

179

NOTAS INTERNACIONALES Juan Vicente Conde Sierra

184

GUÍA PARA LA EVALUACIÓN MÉDICA OCUPACIONAL INTEGRAL PARA TRABAJO EN ALTURAS

185

DECLARACIÓN DEL ESTADO DE SALUD DEL TRABAJADOR PARA DETERMINAR APTITUD PARA TRABAJOS EN ALTURAS

189

133


POR UN NUEVO SISTEMA DE ATENCIÓN EN SALUD

D

espués de casi diecisiete años de existencia, se piensa seriamente en cambiar totalmente el sistema de salud vigente en Colombia. Por lo menos eso esperamos todos, que sea un cambio total, integral y no un simple remiendo para salir del paso. Pero antes es bueno afirmar que, con todos sus defectos, al actual sistema logró una muy buena cobertura en salud para toda la población, que hoy se encuentra en cerca del 90%, contra apenas un 20% de cobertura que tenía la situación anterior a la vigencia de la Ley 100 de 1.993. Pero fue necesario que la Corte Constitucional expidiera dos sentencias trascendentales, en las cuales ratificó que la salud es un derecho fundamental y ordenó unificar el POS bajo un solo esquema de atención para todos por igual. Ordenó a las EPS’s garantizar el acceso a estos servicios, en forma oportuna, eficaz y con buena calidad. Por último, ordenó al gobierno girar oportunamente los recursos necesarios para cumplir estas exigencias. De hecho impuso un sistema de servicios de salud sin límites efectivos y sin pre existencias, lo cual no se sabe cómo se va a financiar. Para poner un ejemplo, Colombia gasta el 8% de su producto interno bruto (PIB) en servicios de salud, incluyendo el público y el privado, con cobertura de un 91% y un POS básico. En cambio a manera de comparación, Gran Bretaña gasta el mismo 8% de su PIB, pero tiene cobertura universal y buenos servicios de salud. Claro que el PIB de Gran Bretaña es superior al nuestro, lo cual hace una gran diferencia al tener que afrontar esos costos.

134

EDITORIAL

Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo


Una de las razones para la actual situación deficitaria del sistema es que las dos terceras partes de la población se encuentra afiliada al sistema subsidiado y solo una tercera parte al contributivo, a la inversa de lo que se esperaba cuando apareció la Ley 100 de 1.993. El desbalance es de fondo, no de simple forma. En salud, como en otras cosas, somos pobres pero de buen gusto. Deseamos lo mejor, pero no sabemos como pagarlo. En el mundo, el esquema de atención en salud tiene básicamente tres modelos. El modelo británico y canadiense, que se financia por medio de los impuestos generales, sin subsidio y la prestación del servicio lo hace directamente el sector público, con un nivel de calidad y eficiencia bastante bueno. El segundo modelo es el norteamericano, que se financia con impuestos a la nómina y exenciones de impuestos a las firmas que ofrecen estos servicios. El costo de la facturación por servicios prestados es muy alto, lo cual ha encarecido los seguros y los servicios médicos. Han intentado cambiar el sistema, sin resultados, hasta ahora. Por último tenemos el sistema europeo, principalmente el alemán, donde se combina la financiación del sistema con impuestos generales y a la nómina y prestación de servicios mixtos, públicos y privados. El sistema colombiano es una versión criolla adaptada del sistema europeo, porque centraliza el recaudo, pero lleno de subsidios y condiciones, y con una mezcla de prestación de servicios públicos y privados, mal controlados y que a veces desvía los recursos para la creación de grupos financieros. Independientemente de cualquiera otra consideración, la única razón de ser de un sistema de salud es mejorar la atención y los niveles de salud de la población atendida. En ese sentido hemos logrado aumentar la cobertura del sistema. Disminuir las inequidades existentes anteriormente, por lo menos parcialmente. Mejorar

la expectativa de vida al nacer, disminuyendo especialmente la mortalidad infantil. Pero todo no es de color de rosas y hay indicadores vitales que han tenido un gran retroceso. La mortalidad materna pasó de 57,7 por cien mil nacidos vivos en 1995 a 75,57 en 2007. Los años de vida saludable perdidos (AVISAS) pasaron de 174,1 en 1995 a 279,6 en 2005. Factores de riesgo como la obesidad, pasó de 5.5% en 2000 a 32% en 2007. Igual ha pasado con el aumento de la incidencia de otras enfermedades, como el dengue, la enfermedad de Chagas o la tuberculosis. Gran parte de la razón para explicar este retroceso en indicadores de salud pública, es que nuestro sistema se encuentra diseñado para atender la enfermedad pero no la salud. Hace falta hacer campañas preventivas y convencer a las entidades prestadoras de servicios de salud para que las realicen, a las buenas o a las malas. Campañas de medicina preventiva, que aunque no lo crean estas entidades, no solo rinden beneficios a la sociedad sino que además han demostrado ser ampliamente rentables. Son un buen negocio, para ponerlo en términos que esas entidades entienden. Finalmente, el sistema debe entender, comprender y aceptar, que quiéranlo o no, la medicina y los médicos somos los actores principales en cualquier sistema de salud. La solución no es pretender atropellar a la profesión medica, como lo intentaba la tristemente celebre emergencia social de diciembre de 2009, lo cual es igual a atropellar los derechos de los ciudadanos a la salud. El papel del medico es eminentemente científico y se encuentra allí para brindar la mejor atención posible al paciente. El control de los costos debe recaer en los procesos económicos y financieros, pero sin violar los derechos de los médicos y sobre todo de los pacientes.

CÁSTULO RODRÍGUEZ CORREA Presidente SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO

135


Hernando

restrepo osorio

El Doctor Hernando Restrepo Osorio, por su larga y fructífera trayectoria profesional, es uno de los médicos especialistas en Medicina del Trabajo y Salud Ocupacional más representativos de esta especialidad en Antioquia, aunque su actividad se ha extendido prácticamente a todo el país, con importantes investigaciones relacionadas con el trabajo y los trabajadores y con su incansable tarea como profesor universitario y conferencista. Se graduó como Medico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia y obtuvo su título de Magíster en Salud Pública, con énfasis en Salud Ocupacional, en la Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia. Desde 1.989 se desempeña como Coordinador Técnico de la Empresa de Salud Ocupacional Integrada, empresa de servicios profesionales fundada por él mismo. Igualmente trabajó como Médico Coordinador del equipo de Salud del Trabajo,

136


de la División de Salud Ocupacional, del Instituto de Seguros Sociales.

de Salud Ocupacional y Ambiente, de Medellín.

Su deseo permanente de impartir y difundir conocimientos, lo ha llevado a ser Profesor en el postgrado de especialización y maestría en Salud Ocupacional, de la Facultad Nacional de Salud Pública, de la Universidad de Antioquia. Docente de la cátedra de Medicina del Trabajo, especialización en Gerencia de Salud Ocupacional, de la Universidad Santiago de Cali. Docente en la especialización en Salud Ocupacional y Medicina del Trabajo, de la Universidad Libre de Colombia, Seccional Cali.

Sería muy largo hacer la lista de los trabajos escritos y publicados por el Doctor Restrepo, pero basta decir que es Conferencista y participante muy frecuente, casi podemos decir que permanente, de los Congresos anuales de Medicina del Trabajo y Salud Ocupacional, que organiza la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo y de la Semana de Salud Ocupacional que se organiza anualmente en Medellín.

Es Miembro Honorario de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, desde al año 2008. Reconocido como Pionero de la Salud Ocupacional, el año 2007, por la Corporación

Finalmente y como si toda esta actividad fuera poco, el Dr. Hernando Restrepo es un permanente aficionado y cultor de otras actividades deportivas y culturales. Es amante del ciclismo, el fútbol, la música vallenata, el baile, viajar, conocer diferentes sitios y culturas, la lectura. Tal es en resumen la vida de quien es un gran profesional e insuperable amigo.

137


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

SILICOSIS ASPECTOS MÉDICOS RELACIONADOS CON LA SILICOSIS

Silicosis

aspectos médicos relacionados con la silicosis CÁSTULO RODRÍGUEZ CORREA, M.D., E.S.O. Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo scmt@etb.net.co

QUÉ ES LA SILICOSIS “La silicosis es una enfermedad pulmonar, generalmente de origen profesional, atribuible a la inhalación de dioxido de silicio, comúnmente denominado sílice, en formas cristalinas, como cuarzo, pero también en otras formas cristalinas de sílice, como la cristobalita y la tridimita. Estas formas también reciben el nombre de “sílice libre” para diferenciarlos de los otros silicatos.”

forma amorfa como cristalina, siendo el cuarzo, la cristobalita y la tridimita las tres formar más comunes de sílice cristalina que causan silicosis. El cuarzo existe en forma alfa y beta, siendo la primera la más común. El cuarzo alfa conforma el 12% del peso de la corteza terrestre, siendo el mayor componente de las rocas ígneas, tales como el granito y es la forma más común como la encontramos en la sílica que es inhalada.

En la Clasificación Internacional de Enfermedades se denomina: CIE-10 J62. La palabra “silicosis” viene de la palabra griega “silex”, que significa piedra. Es tal vez la enfermedad profesional más antigua que se conoce, ya que tanto Hipócrates como el historiador Plinio se refieren a ella. En 1.672, Van Diemerbroeck describe el caso de varios trabajadores de una cantera que murieron de asma. A la autopsia, “al cortar sus pulmones era como cortar un saco de arena”. En 1.713, Bernardino Ramizzini describe que quienes trabajaban con piedras “morían de asma y consunción”. En 1.870, Visconti bautiza la enfermedad con el nombre de “silicosis”. Antes de continuar, debemos aclarar que actualmente se considera la sílice como una sustancia cancerígena y desde este punto de vista hay un manejo especial de la situación. Pero en el documento que presentamos a continuación, solo nos referiremos a la sílice como causante de silicosis. QUÉ ES LA SÍLICA La sílica es un mineral que se encuentra en forma natural, principalmente compuesta por dioxido de sílica (SiO2). Se presenta tanto en

138

Fig. 1.- Microfotografía de cristales de sílica

CÓMO SE PRODUCE LA SILICOSIS De las múltiples teorías que se han propuesto para explicar el mecanismo por medio del cual las partículas de sílica, ó sílice, libre producen la enfermedad, la más acertada indica que para que este efecto se produzca, esas partículas deben tener una o más de las siguientes características:


Su forma física, ya que deben tener un tamaño menor a 2 micras, para que lleguen a la cavidad alveolar. Las partículas mayores se detienen en las vías aéreas superiores y son expulsadas por los movimientos filiares de las células del revestimiento bronquial.

Su solubilidad, puesto que para ingresar al organismo, deben tener la capacidad de disolverse en los medios orgánicos.

Su citotoxicidad para los macrófagos alveolares, que las llevan hasta el parenquima pulmonar.

Su estructura cristalina, puesto que se considera que las partículas con un tamaño menor a 1 micra son las más patogénicas, porque tienen una superficie mayor con relación a su tamaño que las de dimensiones mayores.

La concentración aceptable, hasta ahora, de sílica libre en la atmósfera para que no se produzca un daño pulmonar, o sea la cantidad máxima permisible para que una persona pueda exponerse durante la jornada ordinaria de trabajo, sin que se produzca un daño, es de 10 miligramos por metro cúbico de aire, según OSHA. Pero la tendencia actual es a disminuir esa cantidad y la ACGIH y NIOSH, la agencia de Estados Unidos para vigilancia de Salud Ocupacional, proponen un límite de solo 50 microgramos por metro cúbico de aire, para tener un ambiente seguro. PRESENTACIÓN CLÍNICA.- CLASES DE SILICOSIS Aunque existen diferentes conceptos, en términos generales se acepta que la silicosis se puede dividir en cuatro presentaciones clínicas, que algunos autores reducen a tres: •

Silicoproteinosis aguda, que ocurre después de una intensa exposición a sílica. Es rápidamente progresiva y generalmente fatal.

Silicosis acelerada, que se presenta después de la inhalación de altas concentraciones

de sílica por un corto tiempo. Los síntomas pueden aparecer después de dos a cinco años. Los pacientes presentan insuficiencia pulmonar y nudosidades parenquimatosas. •

Silicosis simple crónica nodular, que se presenta en forma de una enfermedad de aparición lenta, generalmente después de la exposición a bajas dosis de polvo de sílica por diez o más años. Se presentan nódulos pulmonares circunscritos, de 1 a 3 milímetros de diámetro. Los pacientes son a menudo asintomáticos, con pruebas de función pulmonar, tales como espirometrías, dentro de límites normales. El diagnóstico se hace por la historia ocupacional, por radiografías dentro de un programa de vigilancia epidemiológica, o incidentalmente en algún estudio radiográfico. Estos pacientes tienen un mayor riesgo de contraer tuberculosis, porque existe una disfunción de los macrófagos pulmonares.

Silicosis crónica nodular complicada, caracterizada por la coalescencia de pequeños nódulos pulmonares en grandes opacidades conglomeradas de más de 10 milímetros de diámetro, que pueden obstruir el flujo de aire en los pulmones.

Existen dos factores principales que afectan la progresión y la severidad de la enfermedad: 1 La cantidad de sílica inhalada con relación al tiempo de exposición. 2 Si existen otros minerales mezclados presentes en el polvo inhalado que pueden aumentar la toxicidad del cuarzo. FISIOPATOLOGÍA DE LA ENFERMEDAD La patología de las neumoconiosis en general, y la silicosis no es excepción, se define como una fibrosis pulmonar, resultado de un proceso inflamatorio crónico. El proceso inflamatorio presenta fagocitosis del polvo de sílica inhalado por parte de los macrófagos alveolares, los cuales atraviesan la membrana alveolar y depositan

139


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

SILICOSIS ASPECTOS MÉDICOS RELACIONADOS CON LA SILICOSIS

las partículas de polvo en el espacio intersticial del pulmón. La sílica depositada daña tanto los macrófagos como las células epiteliales vecinas, con producción de varias enzimas y citoquinas inflamatorias, tales como el factor de necrosis tumoral alfa (TNF) y la interleuquina-1 (IL-1). Estos mediadores inflamatorios destruyen el parenquima pulmonar, atrayendo otras células inflamatorias, tales como macrófagos, neutrófilos y leucocitos, produciéndose una alveolitis. El proceso inflamatorio es seguido por una reparación del daño causado, lo cual estimula la actividad de los fibroblastos y los neumocitos tipo II, el factor de crecimiento fibroblástico (FGF), el factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGF) y el factor de crecimiento tipo insulínico (IGF). La rápido producción de colágeno y fibronectina lleva a la fibrosis del tejido. Las primeras lesiones se producen en los bronquiolos. Hay obliteración de los linfáticos por los macrófagos cargados de polvo de sílica y tejido granular. Morfológicamente, la lesión típica de silicosis es un nódulo duro, compuesto de capas concéntricas de colágeno. Estos nódulos tienen entre 1 a 10 milímetros de diámetro y aparecen alrededor de los vasos sanguíneos, debajo de la pleura y en los ganglios linfáticos mediastinales. Con el avance de la enfermedad, estos nódulos se reúnen, llevando a una fibrosis masiva. Algunos sugieren que la exposición a sílica en pequeñas dosis causa fibrosis de los nódulos linfáticos hiliares, la llamada calcificación en cáscara de huevo, lo cual a su vez disminuye la capacidad de la persona para eliminar cantidades adicionales del polvo de sílica inhalado. APARICIÓN DE LA ENFERMEDAD Estudios hechos en trabajadores expuestos a polvo de sílica muestran que hay una relación directa entre la concentración de polvo de sílica en la atmósfera respirable y la aparición de la enfermedad. El estudio de un grupo de 972 trabajadores de una cantera, agrupados según su exposición

140

promedio a 3, 9, 20, 27, 44 y entre 45 y 60 partículas por metro cúbico, mostró que del grupo que estaba expuesto a la mayor concentración, el 40% desarrollaron la enfermedad después de dos años de exposición y el 100% la había desarrollado después de cuatro años. El grupo con exposición entre 27 y 44 partículas por metro cúbico, desarrolló silicosis después de cuatro años de exposición. Del grupo con exposición por debajo de 20 partículas por metro cúbico, solo un bajo porcentaje desarrolló la enfermedad después de cinco años de exposición y el primer grupo, con 3 a 9 partículas, no desarrolló la enfermedad. TRABAJADORES EXPUESTOS La presencia la sílice en toda la tierra hace que la exposición laboral a esta sustancia y por lo tanto el riesgo de contraer silicosis sea frecuente en muchas profesiones, pero los trabajadores más expuestos los encontramos en los siguientes oficios: • En la construcción, al limpiar con chorros de arena, (sand blasting), trabajo con martillo neumático, la construcción de socavones. Construcción de carreteras y edificios. • En la minería, prácticamente en todas las actividades involucradas en esta tarea, tanto en la minería de socavón como en la de cielo abierto. La minería de aluvión es una excepción, porque por su proceso no se genera polvo cuando se hace en el lecho del río. El riesgo sí se encuentra presente cuando se trabaja movilizando tierra de las orillas de los ríos. El riesgo incluye el trabajo en canteras. • En el trabajo de fundición, en las actividades de moldeo y desmoldeo principalmente. Puede existir riesgo para todos los trabajadores de la planta de fundición, cuando el polvo contamina todo el ambiente. • En la fabricación de vidrio, cerámica y arcilla. • En la agricultura, en las labores de arado y preparación de la tierra para la siembra y la cosecha.


• En el corte de piedras, al aserrar, limpiar con abrasivo, astillar y moler. • En la fabricación y el uso de abrasivos. • En todas las industrias donde se produzca polvo de sílice en cantidad y tiempo de exposición suficiente. • No hay exposición ni riesgo de silicosis, por el hecho de divertirse en una playa de arena. SÍNTOMAS La enfermedad en sus etapas iniciales es asintomática, aunque se debe sospechar su presencia cuando existe la exposición a polvo de sílica dentro de algún proceso laboral o cuando hay dedicación a alguna actividad artística o a manera de afición, como en el caso de la producción de cerámica artesanal. Una radiografía pulmonar hecha con la técnica apropiada, puede confirmar la sospecha clínica. Frente a la sospecha del posible diagnóstico, se debe hacer seguimiento del caso.

Historia clínica, incluyendo antecedentes laborales. La exposición en cualquier tiempo a polvo de sílica, nos debe hacer sospechar de la enfermedad, especialmente si podemos determinar que existió una exposición en cantidad y tiempo suficientes, teniendo en cuenta que una vez la enfermedad se inicia, su avance será progresivo, aunque se suspenda la exposición, aunque en ese caso el avance será muy lento. Examen medico completo, para buscar alguno de los síntomas antes mencionados. Exámenes paraclínicos: el diagnóstico se hace con la radiografía pulmonar, tomada con la técnica especial para diagnóstico de posible silicosis. No se recomienda inicialmente la práctica de espirometrías, puesto que en las primeras etapas de la enfermedad, no se presenta alteración de la función pulmonar. Tampoco se recomienda la práctica de biopsias pulmonares, que no muestran nada que no se pueda comprobar con el examen clínico y la radiografía. RADIOGRAFÍA PULMONAR

Los síntomas iniciales de la enfermedad son los siguientes, aunque ninguno es exclusivo y patognomónico de esta enfermedad:

Debemos aclarar que sin una buena historia laboral de exposición, la sola radiografía difícilmente sirve para hacer un diagnóstico.

- Disnea leve, fatiga y falta de fuerzas. Cansancio frente a cualquier esfuerzo. - Taquipnea, espiración prolongada. - Tos, de intensidad variable, pero continua y permanente. - Anorexia y pérdida de peso. - Dolores torácicos difusos y sin explicación aparente. - Febrícula, algunas veces. - En casos avanzados se presentan signos propios de la insuficiencia pulmonar: dedos en palillo de tambor, cianosis, cor pulmonale, pulso yugular prominente, hepatomegalia, edema de miembros inferiores.

La radiografía pulmonar es un buen método diagnóstico, pero es apenas un moderado indicador de la enfermedad. Pero la radiografía no es específica, ya que otras enfermedades pueden producir imágenes similares, hay casi veinte entidades patológicas con las que sería necesario hacer el diagnóstico diferencial, si no se cuenta con la historia laboral, sino solo con la radiografía. La deposición pulmonar de partículas de hierro, estaño, zinc o bario, pueden dar imágenes similares, aunque no producen fibrosis. Por lo tanto, para hacer el diagnóstico, se debe conocer la exposición a sílica cristalina libre, antes de pensar en pruebas de función pulmonar o radiografías. Aparentemente, el único método que por sí solo puede llevar a un diagnóstico inequívoco de silicosis, es la biopsia pulmonar, pero no es un método práctico para ejecutar, si se puede contar con la historia de exposición.

EXAMEN FÍSICO El examen físico clínico de estos pacientes, debe incluir los siguientes aspectos:

141


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

SILICOSIS ASPECTOS MÉDICOS RELACIONADOS CON LA SILICOSIS

En 1.980 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) creo la clasificación standard de radiografías para el diagnóstico de neumoconiosis y especialmente de silicosis. Este sistema sigue un método paso a paso para describir la lesión.

La forma, tamaño, localización y abundancia de opacidades son tenidas en cuenta. Las radiografías son clasificadas después de ser comparadas con radiografías estandarizadas y los resultados son seguidos de manera sistemática.

Fig. 2.- Imágenes radiográficas de silicosis en diferentes etapas

Sin embargo, esta clasificación no ha sido cambiada en los últimos treinta años y la aparición de nuevas técnicas de imágenes diagnósticas, como la radiografía digital, la escanografía y otras, están pidiendo que se desarrolle una nueva técnica de clasificación de acuerdo con los avances actuales en este campo. Debemos aclarar que este es un método que sirve para clasificar las radiografías y asegurar que todos los lectores están hablando en el mismo idioma, además que sirve esta clasificación para hacer un seguimiento claro del posible avance de la enfermedad y desarrollar un sistema de vigilancia epidemiológico. Pero en ningún caso significa que si no se utiliza este instrumento no se puede hacer el diagnóstico radiográfico de una silicosis, ni tampoco y mucho menos, que solo los médicos o radiólogos certificados como lectores de radiografías por el método OIT pueden hacer el diagnóstico. En la práctica, cualquier medico especialista en Salud Ocupacional o radiólogo, debidamente entrenados, están en condiciones de hacer el diagnóstico, así no tengan la certificación como lectores de radiografía por el método OIT.

142

PREVENCIÓN DE LA SILICOSIS La prevención de la silicosis se debe hacer a nivel ambiental y a nivel personal. 1.- Control ambiental.- La exposición ocupacional a polvo de sílica se debe mantener, de acuerdo a OSHA por debajo de 10 miligramos por metro cúbico de aire. Pero recientes determinaciones de la ACGIH y NIOSH, tienden a determinar que el límite seguro de exposición no debe exceder 50 microgramos por metro cúbico de aire. Estas cifras están dadas para exposición a 40 horas semanales de trabajo. Como en Colombia la jornada laboral se extiende a 48 horas semanales, se debe hacer el ajuste correspondiente. 2.Examen medico.- Se debe hacer un examen medico completo, incluyendo radiografía pulmonar, durante el examen de pre-empleo y por lo menos cada tres años inicialmente. Después de diez años de exposición la radiografía pulmonar se debe hacer cada año. El examen medico debe incluir lo siguiente:


o Examen físico clínico detallado y completo. o Historia medica y ocupacional completa, incluyendo en lo posible datos de exposición a sílica. o Radiografía anteroposterior de tórax, 14x17, leyéndola de acuerdo a la clasificación de la OIT, si es posible. o Pruebas de función pulmonar (espirometría), determinando especialmente la capacidad vital forzada (CVF) y el Volumen Espiratorio Forzado en un segundo (VEF 1) o Peso, talla, IMC y edad. 3.- Programa medico.- El seguimiento de los resultados de los exámenes médicos deben servir para evaluar la posible aparición de silicosis en un trabajador y la necesidad eventual de retirarlo de la exposición a polvo. Estos registros médicos deben ser mantenidos durante 40 años, de acuerdo a la legislación actual. 4.- Señalización.- Se deben señalizar las áreas donde hay posible exposición a sílica. 5.- Elementos de protección personal.- Se debe hacer todo el esfuerzo posible para mantener un ambiente laboral libre de sílica, o dentro de límites seguros. Solo cuando esto no se puede lograr por alguna razón, se procederá a entregar a los trabajadores los elementos de protección respiratoria recomendados según el caso. Los respiradores solo pueden ser una solución que reemplace a los controles de ingeniería, cuando se trata de exposiciones por corto tiempo, para mantenimiento u operaciones similares. Los respiradores deben ser los apropiados para la concentración de polvo que se debe controlar. Deben ser cambiados tan frecuentemente como sea necesario y mantenidos en buen estado por el trabajador y el empleador. 6.- Ropa de trabajo.- Cuando el trabajador se encuentra expuesto a polvo, al final de la jornada la ropa debe ser aspirada, nunca soplada, para eliminar el polvo. La ropa de trabajo sucia no

debe ser llevada a la casa del trabajador para ser lavada u otros efectos. 7.- Información al trabajador.- Cada trabajador expuesto a polvo de sílica debe ser informado del riesgo al cual se encuentra expuesto y la medidas de control que debe seguir para conservar su salud. Igualmente debe ser informado a cerca de los síntomas que debe advertir como posibles señales de alarma frente a la enfermedad. 8.- Procedimientos de control.- Hay una serie de recomendaciones que ayudan a mantener los niveles de contaminación por polvo dentro de límites aceptables: o Substitución.- Siempre que sea posible se debe sustituir la sílica por otro material menos tóxico. Por ejemplo, utilizar alúmina en vez de tierra, en la elaboración de cerámicas. Sustituir la arena del sand blasting por limadura de hierro, plástico e incluso cascarilla de café. o Supresión del polvo, utilizando métodos húmedos durante la operación industrial. o Ventilación, local exhaustiva y general, para prevenir la acumulación y recirculación de polvo dentro de ambiente de trabajo. Se debe cuidar que la descarga de este sistema al exterior no traslade el problema de un sitio a otro. o Mantenimiento y aseo del sitio de trabajo, evitando soplar el polvo o barrerlo por métodos secos. Siempre se debe aspirar el polvo y barrer humedeciendo antes la superficie para no levantar polvo. 9.- Monitoreo y documentación.- Se debe mantener permanentemente actualizados todos los documentos correspondientes a las acciones de control que se adelanten, tanto a nivel de control medico como ambiental. Estos documentos deben ser motivo de estudio permanente, para guiar las acciones de control y hacer seguimientos a los procedimientos preventivos que se establezcan.

143


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

SILICOSIS ASPECTOS MÉDICOS RELACIONADOS CON LA SILICOSIS

TRATAMIENTO

LA SILICOSIS EN COLOMBIA

Hasta ahora, no existe un tratamiento específico para la silicosis. En los casos muy avanzados y cumpliendo con los parámetros requeridos para esta clase de tratamientos, se ha iniciado el trasplante de pulmones como la única posibilidad de salvar la vida de estos pacientes.

La incidencia y prevalencia de la silicosis en Colombia, es desconocida, igual como sucede en general con todas las enfermedades profesionales, por el gran sub registro que se presenta.

Como recomendaciones médicas a los pacientes, una vez se hace el diagnóstico de la enfermedad, tenemos los siguientes: o Retirar al paciente de la exposición a polvo. o No fumar, dando todo el apoyo necesario para lograr este objetivo. o Vacunar al paciente contra influenza y neumococo. o Los corticoides pueden ser útiles en los casos agudos. En la silicosis crónica no son de ningún beneficio comprobado, aunque algunos estudios muestran mejoría de la función pulmonar. o Algunos tratamientos experimentales, cuya efectividad esta por ser demostrada, incluyen lavado broncopulmonar, inhalación de polvo de aluminio y aplicación parenteral de óxido de polivinil piridina. o Si hay una complicación tuberculosa, aún una prueba de tuberculina positiva, debe tratarse con isoniazida.

Según cifras de la Dirección de Riesgos Profesionales, se considera que hay 1.800.000 trabajadores con el riesgo de desarrollar silicosis. En el año 2.009 se reportaron como diagnosticadas 1.300 enfermedades profesionales, pero solo se reportaron cuatro (4) casos de silicosis. Sin embargo, la información personal de dos médicos que trabajan en zonas de minería de carbón de socavón en Cundinamarca, Boyacá y Santander, nos indica que según su experiencia uno de cada tres mineros tiene algún grado de silicosis después de cinco años de trabajar en las minas. Trabajadores mineros entrevistados en la misma zona consideran que después de diez años de trabajar en minas de carbón de socavón, prácticamente todos tienen algún grado de silicosis. En años anteriores, según el último reporte de enfermedades profesionales del Ministerio de la Protección Social, se reportaron los siguientes casos de silicosis: AÑO ISS 2.003 2.004 2.005

ARP 6 17 40

PRIVADAS 0 4 0

o Cuando hay tuberculosis activa, con presencia del bacilo tuberculoso en esputo, debe iniciarse tratamiento multifarmacológico, de acuerdo a los últimos avances terapéuticos.

Para el 31 de julio de 2010, un estudio adelantado por la Universidad Javeriana para la Dirección de Riesgos Profesionales tiene entre otras obligaciones la de presentar información sobre la prevalencia de la silicosis en Colombia.

o Las complicaciones que se presenten, deben tratarse con la técnica adecuada para cada caso.

Es de esperar una mejor información que la disponible hasta ahora. La información tan pobre consideramos que se debe a que se confunde diagnóstico con indemnización y solo se reportan los casos que han sido aceptados y posiblemente para ser indemnizados por las ARP’s.

144


LA SILICOSIS EN EL MUNDO Cuando en el año 2.003 la Organización Mundial para la Salud (OMS) lanzó el Programa Global para la eliminación de la Silicosis, mostró las siguientes cifras en apoyo a su propuesta de controlar y eliminar la silicosis del mundo laboral para el año 2030: Alemania: 3.000 anualmente.

nuevos

casos

de

silicosis

Francia: 300 nuevos casos de silicosis anualmente. Japón: 1.000 nuevos casos de silicosis anualmente. Australia: 1.010 nuevos casos predichos. Gran Bretaña: 1.164 nuevos neumoconiosis anualmente.

casos

de

China: 60.000 casos nuevos entre 1.991 y 1.995. Prevalencia de 542.000 en 1.998 y 1.000.000 para 2.002.

India: 1.700.000 trabajadores Prevalencia del 55%

de

minería.

Colombia: 1.800.000 trabajadores expuestos. Brasil: 6.6 millones de personas expuestas a polvo de sílica. América Latina: 37% de prevalencia de silicosis en mineros. Suráfrica: 600.000 casos acumulados. Prevalencia entre 30 y 50%. CONCLUSIÓN Será que con solo cuatro (4) casos reportados al año hemos alcanzado en Colombia la meta de eliminar la silicosis, propuesta para el año 2.030? O será que tenemos que mejorar nuestro sistema de reporte de enfermedades profesionales?

BIBLIOGRAFÍA SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO.Protocolos para el diagnóstico de las enfermedades profesionales. 1997 SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO.Prevención y diagnóstico de las enfermedades profesionales. 1005 US. DEPARTMENT OF LABOR. Qué es silicosis. 1996.

JEDYNAK ANDRZEJ ET AL. Silicosis and coal worker pneumoconiosis. 2009 VARKEY BASIL ET AL. Silicosis. 2008. VARKEY BASIL ET AL. Silicosis: Treatment & Medication. 2008. MINISTERIO DE LA PROTECCIÓN SOCIAL.- Guía de atención integral basada en la evidencia para neumoconiosis. 2.007

145


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

BASES FISIOPATOLÓGICAS Y EPIDEMIOLÓGICAS

Bases

fisiopatológicas y epidemiológicas para objetar a la enfermedad discal lumbar como accidente de trabajo DAVID ANDRÉS ÁLVAREZ RINCÓN Médico Especialista en Medicina del Trabajo Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario (Universidad del Rosario). e-mail: aklamsta@yahoo.com

RESUMEN

INTRODUCCIÓN

La enfermedad discal lumbar es una patología frecuente en la población nacional e internacional que usualmente genera altos costos en atenciones médicas y en pago de compensaciones económicas. Al ser de origen multifactorial, se deben tener en cuenta factores de riesgo ocupacionales y no ocupacionales con el objeto de establecer su origen, pero en cualquier caso es necesaria que se documente un tiempo suficiente de exposición para poder producir cambios en la anatomía del disco intervertebral y que estos a su vez, se reflejen en manifestaciones clínicas reales en los pacientes con sospecha clínica de este tipo de enfermedad. Existe además, evidencia suficiente para poder determinar los factores de riesgo asociados a este tipo de enfermedad, razón por la cual el marco legal internacional los reconoce y los tiene en cuenta para formular la definición respectiva de profesionalidad de la herniación del disco lumbar. En Colombia, los Médicos Laborales (al ser peritos del Sistema General de Seguridad Social) deben conocer las características fisiopatológicas de esta enfermedad para poder establecer a ciencia cierta su relación ó no con el trabajo.

Dentro del amplio espectro de patologías descritas tradicionalmente como asociadas a los desordenes por trauma acumulativo, la lumbalgia se cataloga como la enfermedad con mayor impacto socioeconómico en países desarrollados por cuanto su influencia negativa en la disminución en la tasa de productividad de las empresas y el incremento de los costos financieros derivados por compensación económica a trabajadores lesionados, la contratación y el entrenamiento de nuevo personal1 – 13. En algunos países europeos, se estima que los pagos por atención médica anual de pacientes con dolor lumbar equivalen a 761 millones de Euros y que el ausentismo sumado a la disminución de la productividad ascienden a casi 7 billones de Euros, con más de 600 millones de días perdidos cada año en todo el continente 5, 14, 15. En Colombia, el dolor lumbar ocupa el segundo lugar de frecuencia diagnóstica con prevalencias entre 12 al 22% durante la actual década16, en contraste con Estados Unidos en donde el dolor lumbar es la quinta causa entre todas las consultas médicas17-19. Adicionalmente a lo anteriormente descrito, la enfermedad discal lumbar y el dolor tipo ciática son reconocidos como causas de discapacidad y pérdidas económicas en todo el mundo20, 21.

Palabras clave: Hernia discal, ocupacional, factores de riesgo, fisiopatología, marco legal nacional e internacional.

146


Aunque en la mayoría de los casos no es posible determinar con precisión un diagnóstico anatomopatológico que explique los síntomas en pacientes con dolor lumbar22, la enfermedad discal hace parte de las principales sospechas clínicas atribuyéndosele además, un gran número de los casos de dolor tipo ciática y de estenosis del canal lumbar23-26, dado que la evidencia sugiere que el disco intervertebral es determinante en el desarrollo de este tipo de síntomas27-29. Varias son las explicaciones que diversos autores han indicado como posibles causas de dolor asociado a la enfermedad discal. A finales de la década de los 80s, se afirmó que las condiciones dolorosas lumbares podrían ser el resultado del envejecimiento prematuro que conlleva a que el disco sea mecánicamente incompetente, creando a su vez patrones anormales de movilidad en las estructuras de la unidad espinal funcional30. En la década de los 90s, no fueron pocos los estudios que explicaban el dolor lumbar discogénico como producto de cambios neuropáticos que incluían una híper excitabilidad anormal de las neuronas que inervan los tejidos del dorso y la invasión neuronal dentro de los discos degenerados31, 32. Por otra parte, una posible relación fue sugerida entre pacientes con ciática severa e infecciones bacterianas discales33. En la actualidad, los síntomas que se manifiestan por hernias de disco son explicados por una acción conjunta de la irritación de la raíz nerviosa por compresión y el efecto bioquímico de la exposición de la matriz poli proteica del núcleo pulposo que contiene citoquinas como el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), el cual induce un cuadro clínico de dolor neuropático34-36. Este articulo tiene como objetivo el conocer si existe evidencia suficiente para determinar si la génesis de la enfermedad discal lumbar (hernia del disco intervertebral) es atribuible a un evento puntual (accidente) ó si por el contrario, se deriva del efecto acumulado en tiempo de la exposición a uno o varios factores de riesgo (enfermedad), sin importar si se encuentra o no relacionado con el trabajo.

ANATOMÍA FUNCIONAL En cuanto a los aspectos anatómicos, es importante recordar que los discos intervertebrales son placas de fibrocartílago con la misma forma de las caras articulares de los cuerpos vertebrales, cuya función es soportar el peso corporal y en menor grado el movimiento. Cada disco consta de un anillo fibroso externo que rodea al núcleo pulposo interno. El anillo fibroso se compone de láminas concéntricas de fibrocartílago que se dirigen oblicuamente de una vértebra a otra con algunas fibras que se sitúan perpendicularmente a las adyacentes. Estas láminas son más delgadas y menos numerosas en la cara posterior que en la anterior y laterales, lo cual explica la localización habitual de las hernias de disco37. El núcleo pulposo es mayormente cartilaginoso que fibroso y normalmente muy elástico. Se sitúa más posterior que central teniendo como función primordial absorber las fuerzas axiales del impacto (como un balón semifluido) que soporta los choques durante la flexión, extensión, rotación y flexión lateral de la columna. En cuanto a su nutrición cabe anotar que es una estructura avascular que obtiene nutrientes por difusión desde los vasos sanguíneos de los tejidos adyacentes37 (Figura 1). Por otro lado, las vertebras se componen de dos partes: el cuerpo (anterior) y el arco vertebral (posterior).

(Figura 1). Corte sagital medial de dos vertebras lumbares. Henry Gray. Anatomy of the Human Body. 1918.

147


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

BASES FISIOPATOLÓGICAS Y EPIDEMIOLÓGICAS

El cuerpo es grande y pesado, con forma de cilindro corto cuya función es soportar el peso corporal. El arco vertebral que se une a cada lado de la vertebra protege los tejidos nerviosos de posibles lesiones. Este arco se forma por la unión de dos pedículos que se proyectan posteriormente reuniéndose en la línea media dando paso a las dos láminas (anchas y planas), las cuales a su vez se fusionan en la cara posterior originado las apófisis espinosas. Del arco vertebral nacen cuatro apófisis articulares, dos transversas y una espinal. El espacio que se forma entre el cuerpo y el arco se conoce como el orificio vertebral el cual contiene la médula espinal, las meninges, las raíces nerviosas y los vasos sanguíneos. Cuando se articulan dos vertebras entre sí, las escotaduras vertebrales (indentación de los pedículos) se reúnen y forman un anillo óseo ovalado que se denomina orificio intervertebral37. Los cuerpos vertebrales se adhieren entre sí mediante articulaciones cartilaginosas secundarias tipo sínfisis (discos intervertebrales), destinadas a reforzar la unión ósea y amortiguar el peso corporal. Los cuerpos se hallan unidos por dos poderosos ligamentos longitudinales anterior y posterior (más delgado que el anterior). Por su parte, los arcos vertebrales se unen mediante articulaciones sinoviales tipo artrodia entre las apófisis articulares inferiores de una vértebra y las superiores de otra aledaña, las cuales impiden el desplazamiento anterior de las vertebras y permiten la flexión, extensión, rotación y la flexión lateral de la columna. Estas articulaciones tienen dos caras articulares planas recubiertas de cartílago hialino rodeadas de una capsula laxa y fina. Estas articulaciones tienen un gran interés clínico por cuanto se hayan próximas a los orificios intervertebrales por donde emergen los nervios espinales desde el conducto vertebral, por lo cual las diferentes patologías que afectan estas articulaciones (enfermedad facetaría) suelen afectar también los nervios espinales, provocando dolor a lo largo del dermatoma respectivo y espasmos en los músculos de los miotomas asociados, razón por la cual la desnervación ó el bloqueo de la inervación de estas articulaciones interapofisiarias lumbares es útil para combatir el dolor provocado por esta patología articular 37 (Figura 2).

148

(Figura 2). Estructuras óseas y articulares de la columna lumbar. www.fm.usp.br/Image_06_400pix_DPUSA20.gif

DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN DE LAS HERNIAS DISCALES La ACP (American College of Physicians) y la APS (American Pain Society) definen la herniación discal como “herniación del núcleo pulposo de un disco intervertebral a través de su anillo fibroso que puede resultar en compresión de una raíz nerviosa adyacente ó de otras estructuras”17, así como también precisan que la radiculopatía es una “disfunción de una raíz nerviosa asociada a dolor acompañada de alteración en la sensibilidad, debilidad muscular ó disminución en los reflejos tendinosos de la misma raíz” y una ciática se debe entender como aquel “dolor irradiado al miembro inferior por encima de la rodilla en la distribución del nervio ciático lo que sugiere un compromiso de la raíz por presión mecánica ó por inflamación (la ciática es el síntoma más común de la radiculopatía lumbar)”17.


La degeneración discal es un término comúnmente usado para enmarcar a todos los hallazgos imagenológicos los cuales incluyen la herniación, irregularidades del margen óseo (epífisis), osteofitos, deshidratación del disco intervertebral, abultamiento y pérdida de la señal, pero no existe una definición aceptada universalmente39. En contraste con lo anterior, existe un consenso general para clasificar las hernias discales en tres tipos: protrusión, extrusión y disco secuestrado, clasificación que es fácil de reconocer mediante resonancia magnética nuclear41. La primera hace referencia a las hernias que aún se encuentran al mismo nivel del disco, la segunda a aquellas en la cuales la masa migra caudal ó rostralmente al disco pero el anillo fibroso aún se encuentra indemne y por último, en el tercer tipo el anillo fibroso ha perdido su continuidad por lo cual la masa herniada no está conectada con el disco40 – 43 (Figura 3). ETIOPATOGENIA La enfermedad discal asociada a hernia ha sido tradicionalmente coligada con factores de riesgo relacionados con el trabajo y con el individuo, tanto así que se considera como una patología de origen multifactorial16 inclusive desde los primeros estudios realizados en pacientes que vivieron durante la segunda guerra mundial44. Los factores ocupacionales como la exposición a movimientos repetitivos (flexión/ extensión/ rotación), la sobrecarga de la columna lumbar, las posturas por fuera de los ángulos de confort y la vibración de cuerpo entero, han sido descritos como mecanismos de lesión estructural en la columna lumbar por trauma repetido/acumulado, cuyos efectos requieren una exposición continua y prolongada (usualmente durante varios años) para que deriven en un cuadro sintomático que corresponda a los hallazgos de las imágenes de apoyo diagnóstico45-55. Dentro de los factores individuales (no ocupacionales) la edad39,61, el sobrepeso39,64, el tabaquismo69, la actividad física69 y los deportes de alto impacto63 también han sido asociados con la generación de enfermedad discal lumbar. En cuanto a la edad, se afirma que el envejecimiento

de las estructuras lumbares es similar al del resto del cuerpo y por ende, el núcleo pulposo se deshidrata al mismo tiempo que el anillo fibroso se torna más delgado, aumentando el riesgo de herniación. En ciertos casos, la resonancia magnética nuclear permite identificar cambios degenerativos en la epífisis y en la medula ósea subcondral lumbar que a menudo se asocian la aparición de hernias discales lumbares por la edad58, 66-68, cambios que son más frecuentes en L4/L5 – L5/S1 y se clasifican en tres tipos: Modic 1: cambios hipointensos en

Figura 3. Clasificación de las hernias discales (de izquierda a derecha: protrusión, extrusión y disco secuestrado)40.

T1 e hiperintensos en T2 que representan inflamación de la médula ósea subcondral (Figura 4); Modic tipo 2: cambios hiperintensos en T1 e iso/hiperintensos en T2 asociados a la conversión del tejido hematopoyético normal en tejido adiposo como resultado de isquemia (ateroesclerosis) (Figura 5); Modic tipo 3: Cambios hipointensos en T1 y en T2 que representan la esclerosis de hueso subcondral59. En cuanto al tabaquismo, se afirma que su asociación con la enfermedad discal se deriva del micro trauma repetido por tos crónica, la reducción del aporte sanguíneo a los cuerpos vertebrales que conducen a cambios degenerativos y a la disminución de la densidad mineral ósea71,72, mientras que el sobrepeso, la actividad física y los deportes de alto impacto tienen un mecanismo de lesión similar al descrito para los factores ocupacionales69. El factor genético cada día cobra más importancia como factor fundamental en la génesis de la enfermedad discal toda vez que la evidencia más reciente los señala como la piedra angular de

149


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo su etiología, inclusive por encima de los factores de estrés mecánico (trauma repetido/acumulado) los cuales tan sólo explicarían cerca del 7% de los casos en contraste con las alteraciones genéticas que explicarían cerca del 61% de las hernias discales39, 56, 57. Se han detectado cerca de 23 genes relacionados con la aparición de esta patología, entre los cuales se destacan las mutaciones puntales del gen del receptor para la Vitamina D (VDR) 39, del Aggrecan65 (AGC1), del Colágeno (COL9A1 y COL1A1)62, de la Metaloproteinasa-3 (MMP-3)70 y de la Interleuquina-1 (IL1RL2 y IL18R1) 39, 60,62.

Figura 4. Cambios Modic Tipo 1 (A en T1 y B en T2) 58

Figura 2. Cambios Modic Tipo 2 (A en T1 y B en T2) 58

150

BASES FISIOPATOLÓGICAS Y EPIDEMIOLÓGICAS

MARCO LEGAL INTERNACIONAL En varios países del mundo existen modelos de atención médica especial para las contingencias de origen profesional así como también para que el trabajador obtenga una compensación económica subsecuente, modelos de salud que en su mayoría son sistemas de aseguramiento. En Asia por ejemplo, se destaca el modelo coreano en el cual existe un seguro de salud, otro de compensación de accidentes industriales y un tercer tipo de automóviles, en los cuales se concede un pago por incapacidad temporal de hasta 130% de su salario diario si se trata de eventos que cubren los dos últimos sub-sistemas de aseguramiento73. En Brasil existe el Instituto Nacional de Seguridad Social en donde hay médicos especialistas que tienen la responsabilidad de establecer el nexo causal entre las enfermedades y el trabajo, función que se realiza para determinar si el paciente tiene derecho o no a los beneficios del régimen de compensación económica ocupacional74. En Europa, el autor resalta los casos de Alemania, Francia y Finlandia, en donde existen criterios precisos para estipular la profesionalidad o no de la herniación discal lumbar. En el primer país, la enfermedad ocupacional No. 2108 se define como “enfermedad lumbar causada por levantamiento o el transporte de cargas pesadas por muchos años (al menos 5) o por la realización de trabajos en posturas extremadamente incomodas también por varios años, enfermedad que ha forzado al trabajador a alejarse de la actividad que causó o pudo causar su inicio, su empeoramiento o la recurrencia de la misma”75. En Dinamarca, la enfermedad ocupacional No. B1 se define como “enfermedad crónica de la espalda baja con dolor (lumbago/ciática, prolapso del disco lumbar, enfermedad degenerativa lumbar) que requiere el reconocimiento de la manipulación/ halado de cargas pesadas (incluyendo ancianos ó niños con grandes discapacidades) equivalentes varias toneladas de carga por día, así como también la exposición a vibración de cuerpo entero en vehículos pesados, por un considerable número de años”75. En Francia, de acuerdo con la tabla 98, solo las “herniaciones discales lumbares asociadas con síntomas radiculares pueden ser


reconocidas como enfermedades ocupacionales, si existe una condición previa de manipulación de objetos pesados al menos por cinco años en labores especificas”75. Si bien son diferentes las anteriores definiciones como enfermedad profesional, el autor subraya que en estos países es homogéneo el concepto de que se requieren varios años de exposición a factores de riesgo perfectamente definidos, para poder catalogar a la enfermedad discal lumbar como relacionada con el trabajo. DISCUSIÓN En Colombia día tras a día los Médicos Laborales (como peritos del sistema general de seguridad social) se enfrentan al difícil reto de establecer el origen de las enfermedades para determinar cual subsistema (salud o riesgos profesionales) debe garantizar las prestaciones asistenciales en el tratamiento integral del paciente, así como también autorizar el pago de las prestaciones económicas derivadas. En el caso de algunas patologías, es relativamente fácil establecer su origen dada la contundente evidencia y el suficiente consenso médico respecto a su origen como es el caso de la fibromialgia y la diabetes mellitus (enfermedades de origen común), ó el caso del mesotelioma pleural y la asbestosis (origen profesional) en las cuales casi que solo el diagnostico per sé permite vislumbrar su origen. No es así en el caso de las enfermedades multifactoriales dado que habitualmente durante el estudio juicioso de los fundamentos de hecho para la calificación de su origen, el Médico Laboral encuentra indicios que sugieren un origen mixto y es en ese momento en donde debe evaluar cual es el peso relativo de los mismos para emitir un dictamen en uno u otro sentido. En el caso de la lumbalgia y más aún en el de la enfermedad discal lumbar, esta divergencia obliga a un estudio profundo de la semiología del cuadro clínico del paciente y el apoyo en imágenes diagnósticas. Dado que existen más de 70 estructuras anatómicas que pueden producir lumbalgia, el Médico Laboral debe tener en cuenta los múltiples diagnósticos diferenciales durante su evaluación como experto. Dentro de todos los cuadros sintomáticos que

pueden semejar una hernia discal lumbar con ó sin radiculopatía, el autor destaca la importancia de realizar la búsqueda de signos y síntomas que descarten la presencia de una degeneración de las apófisis articulares de los arcos vertebrales (enfermedad facetaria), dado que en la mayoría de los casos esta enfermedad comparte todas las características álgicas de la enfermedad que motivó esta revisión, pero solo la enfermedad facetaría se asocia a dolor (con ó sin ciática) con la hiperextensión de la región lumbar, dado que esta maniobra no debe reproducir los síntomas dolorosos en un paciente con hernia discal al no producir un aumento significativo en la presión intradiscal, pero si dolor por contacto de las facetas articulares. Teniendo en cuenta el marco legal nacional actual, el término de accidente de trabajo se debe entender como: “todo suceso repentino que sobrevenga por causa o con ocasión del trabajo, y que produzca en el trabajador una lesión orgánica, una perturbación funcional, una invalidez o la muerte” según el literal N del artículo 1 de la Decisión 584 de 2004 en el instrumento Andino de Seguridad y Salud en el Trabajo de la Comunidad Andina (CAN) y como enfermedad profesional “todo estado patológico que sobrevenga como consecuencia obligada de la clase de trabajo que desempeña el trabajador o del medio en que se ha visto obligado a trabajar” según el artículo 200 del código sustantivo de trabajo. Por lo anteriormente enunciado, desde el punto de vista fisiopatológico es muy poco probable que la enfermedad discal sea producida por un “suceso repentino” de ruptura parcial o total del anillo fibroso. Por el contrario, se trata de un estado patológico que se desarrolla a lo largo de los años y que puede ó no estar relacionado con el trabajo, como bien se reconoce en países desarrollos en donde se ha determinado que se requieren al menos cinco años de exposición ocupacional continua, por lo cual en ningún caso debería ser calificada como un accidente de trabajo así exista un evento que sugiera el inicio agudo de los síntomas lumbares luego de un suceso puntual como el levantamiento de una carga especifica ó la rotación/flexión/ extensión del tronco ó un periodo de trabajo en posturas mantenidas y/o prolongadas.

151


BASES FISIOPATOLÓGICAS Y EPIDEMIOLÓGICAS

Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo En adición a lo anteriormente señalado, en caso de que la herniación discal se produjera por el efecto lesivo de la exposición al tabaco, se requeriría una suma importante de años para producir el debilitamiento del anillo fibroso, más aún en el caso del sobrepeso, la actividad física frecuente y los deportes de alto impacto, por lo cual es un error craso enmarcar esta patología como un “accidente”, inclusive sin roturarlo como común ó de trabajo. Como conclusión general de esta revisión, el autor señala que dadas las características fisiopatológicas de la enfermedad discal lumbar

es equivocado pensar que ésta se genera por un solo evento (accidente común ó de trabajo). De forma contraria, lo correcto es entenderla como un “estado patológico” que puede ser catalogada como enfermedad común ó profesional (dependiendo de la presencia de factores de riesgo individuales ó relacionados con el trabajo). Por otro lado, se hace necesaria la alineación de los criterios médicos-laborales con el marco legal internacional para la calificación de origen de las hernias discales lumbares, dado el suficiente nivel de evidencia actual que existe respecto a su etiopatogenia.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. Briggs AM, Bragge P, Smith AJ, Govil D, Straker LM. Prevalence and associated factors for thoracic spine pain. J Occup Health. 2009;51(3):177-92. Epub 2009 Apr 1. Review. 2. Dagenais S, Caro J, et al. A sistematic review of low back pain cost of illness studies in the united states and internationally. Spine Journal 2008; 8: 8 – 20. 3. Hasson EK, Hasson TH. The cost of persons sick-listed more than one month because of low back or neck problems. A two-years prospective study in Swedish patients. Eur Spine J 2005; 14: 337 – 45. 4. Collins JJ, Baase CM, et al. The assestment of cronic health conditions on work performance, absence an total economic impact for employers. J Occup Environ Med 2005; 47: 547 – 57. 5. Driessen MT, Anema JR, Proper KI, Bongers PM, van der Beek AJ. Stay@Work: Participatory Ergonomics to prevent low back and neck pain among workers: design of a randomised controlled trial to evaluate the (cost) effectiveness. BMC Musculoskelet Disord. 2008 Oct 29;9:145. 6. O’Neil, R. Europe Under Strain. Livanis Publications, 2001; pp 13-29. 7. Nachemson A, Jonsson E. The Scientific Evidence of Causes, Diagnosis and Treatment. Lippincott Williams & Wilkins, 2000; pp 165-183. 8. Papageorgiou AC, Croft PR, Ferry S, Jayson MIV, Silman AJ. Estimating the prevalence of low back pain in the general population: Evidence from the south Manchester pain survey. Spine 1995; 20:18891894. 9. Leboeuf-Yde C, Klougart N, Lauristen T. How common is low back pain in the Nordic population? Spine 1996; 21: 1518-1526. 10. V ingard E, Mortimer M, Wiktorin C, Pernold R, Fredriksson K, Nemeth G, Alfredsson L. Seeking care

152

for low back pain in the general population. A twoyear follow-up study: Results from the MUSIC-Norrta¨lje study. Spine 2002; 27:2159-2165. 11. P icavet HS, Schouten JS, Smit HA. Prevalence and consequences of low back problems in the Netherlands, working vs non-working population, the MORGEN- study. Public Health 1999; 113:73- 77. 12. Jensen I, Hansson T. Sickness absence due to back and neck disorders. Scand J Public Health 2004; 63 (Suppl.): 109- 152. 13. Gluck JV, Oleinick A. Claim rates of compensable back injuries by age, gender, occupation and industry: do they relate to return-to-work experience? Spine 1998; 23: 1572-1587. 14. S lobbe LCJ, Kommer GJ, Smit JM, Meerding WJ, Polder JJ: Kosten van ziekten in Nederland 2003. Zorg voor euro’s. (Costs of illness in the Netherlands 2003). RIVM rapport 270751010, Rijswijk 2006. 15. van Tulder MW, Koes BW, Bouter LM: A cost-of-illness study of back pain in The Netherlands. Pain 1995, 62:233-240. 16. Ministerio de la Protección Social. Guía de Atención Integral Basada en la Evidencia para Dolor Lumbar Inespecífico y Enfermedad Discal Relacionados con la Manipulación Manual de Cargas y otros Factores de Riesgo en el Lugar de Trabajo. 2007. [ISBN 978-95898067-2-2]. 17. Chou R, Qaseem A, Snow V, Casey D, Cross JT Jr, Shekelle P, Owens DK; Diagnosis and Treatment of Low Back Pain: A Joint Clinical Practice Guideline from the American College of Physicians and the American Pain Society. Ann Intern Med. 2008 Feb 5;148(3):247-8. 18. D eyo RA, Mirza SK, Martin BI. Back pain prevalence and visit rates: estimatesfrom U.S. national surveys, 2002. Spine. 2006; 31:2724-7. [PMID: 17077742]


19. H art LG, Deyo RA, Cherkin DC. Physician office visits for low back pain. Frequency, clinical evaluation, and treatment patterns from a U.S. national survey. Spine. 1995;20:11-9. [PMID: 7709270] 20. A lmeida DB, Poletto PH, Milano JB, Leal AG, Ramina R. Is preoperative occupation related to long-term pain in patients operated for lumbar disc herniation? Arq Neuropsiquiatr. 2007 Sep;65(3B):758-63. 21. B erger A, Dukes EM, Oster G. Clinical characteristics and econom¬ic costs of patients with painful neuropathic disorders. J Pain 2004;5:143-149. 22. D eyo RA, Weinstein JN. Low back pain. N Engl J Med 2001;344: 363–70. 23. Mooney V, Brown M, Modic M. Clinical perspectives. In: Frymoyer JW, Gordon ST, editors. New Perspectives on Low Back Pain. Illinois: AAOS, 1989. 24. Andersson GB, An HS, Oegema TR Jr, Setton LA. Intervertebral disc degeneration. Summary of an AAOS/NIH/ORS workshop, September 2005. J Bone Joint Surg Am 2006;88:895–9. 25. B risby H. Pathology and possible mechanisms of nervous system response to disc degeneration. J Bone Joint Surg Am 2006;88(Suppl 2): 68–71. 26. B uckwalter JA, Martin J. Intervertebral disc degeneration and back pain. In: Weinstein JN, Gordon SL, editors. Low Back Pain. A Scientific and Clinical Overview. Rosemont, IL: AAOS, 1995:602–23. 27. Boden SD, Davis DO, Dina TS, Patronas NJ, Wiesel SW. Abnormal magnetic-resonance scans of the lumbar spine in asymptomatic subjects. A prospective investigation. J Bone Joint Surg Am 1990;72: 403–8. 28. B uirski G, Silberstein M. The symptomatic lumbar disc in patients with low-back pain. Magnetic resonance imaging appearances in both a symptomatic and control population. Spine 1993;18:1808–11. 29. F rymoyer JW, Newberg A, Pope MH, Wilder DG, Clements J, MacPherson B. Spine radiographs in patients with low-back pain. An epidemiological study in men. J Bone Joint Surg Am 1984;66: 1048–55. 30. N achemson AL. The future of low back pain research. In: Frymoyer JW, Gordon ST, editors. New Perspectives on Low Back Pain. Illinois: AAOS, 1989. 31. D evor M. Pain arising from the nerve root and the dorsal root ganglion. In: Weinstein JN, Gordon SL, editors. Low Back Pain. A Scientific and Clinical Overview. Rosemont, IL: AAOS, 1996. 32. Freemont AJ, Peacock TE, Goupille P, Hoyland JA, O’Brien J, Jayson MI. Nerve ingrowth into diseased intervertebral disc in chronic back pain. Lancet 1997;350:178–81. 33. S tirling A, Worthington T, Rafiq M, Lambert PA, Elliott TS. Association between sciatica and Propionibacterium acnes. Lancet 2001 June 23;357:2024–5. 34. Olmarker K, Rydevik B, Nordborg C. Autologous nucleus pulposus induces neurophysiologic and histologic changes in porcine cauda equina nerve roots. Spine 1993;18:1425–32.

35. Igarashi T, Kikuchi S, Shubayev V, Myers RR. 2000 Volvo Award winner in basic science studies: Exogenous tumor necrosis factoralpha mimics nucleus pulposus-induced neuropathology. Molecular, histologic, and behavioral comparisons in rats. Spine 2000;25: 2975–80. 36. Olmarker K, Rydevik B. Selective inhibition of tumor necrosis factor-alpha prevents nucleus pulposusinduced thrombus formation, intraneural edema, and reduction of nerve conduction velocity: possible implications for future pharmacologic treatment strategies of sciatica. Spine 2001;26:863–9. 37. Moore KL. Anatomía con orientación clínica. 3 Ed 1993; 4:356-361. 39. B attié MC, Videman T, Kaprio J, Gibbons LE, Gill K, Manninen H, Saarela J, Peltonen L. The Twin Spine Study: Contributions to a changing view of disc degeneration. Spine J. 2009 Jan-Feb;9(1):47-59. 40. Takada E, Takahashi M, Shimada K. Natural history of lumbar disc hernia with radicular leg pain: Spontaneous MRI changes of the herniated mass and correlation with clinical outcome. J Orthop Surg (Hong Kong). 2001 Jun;9(1):1-7. 41. B ozzao A, Gallucci M, Masciocchi G, Aprile I, Barile A , Passariello R. Lumbar disc herniation: MR imaging assessment of natural history in patients treated without surgery.Radiology 1992, 185:135–41. 42. H igashimura T, Nohara H, Ishikawa H. Koie T, Negishi M. The indication for conservative treatment of extradural rupture of herniated nucleus pulposus in the lumbar Spin. Orthop Surg and Traum 1996. 39:29–36. 43. Komori K, Shinomia K, Nakai O. The Natural History of Herniated Nucleus Pulposus With Radiculopathy. Spine 1996, 21:225–9. 44. H rubec Z, Nashold BS Jr. Epidemiology of lumbar disc lesions in the military in World War II. Am J Epidemiol. 1975 Nov;102(5):367-76. 45. H adler NM, Carey TS, Garrett J. The influence of indemnification by workers’ compensation insurance on recovery from acute backache. North Carolina Back Pain Project. Spine 1995;20:2710–5. 46. R iihima¨ki H. Low-back pain, its origin and risk indicators. Scand J Work Environ Health 1991;17:81– 90. 47. Andersson GBJ. The epidemiology of spinal disorders. In: Frymoyer W, editor. The Adult Spine: Principles and Practice. 2nd ed. Philadelphia: Lippincott-Raven, 1997:107–46. 48. C aplan PS, Freedman LM, Connelly TP. Degenerative joint disease of the lumbar spine in coal minersda clinical and x-ray study. Arthritis Rheum 1966;9:693– 702. 49. H ardcastle P, Annear P, Foster DH, et al. Spinal abnormalities in young fast bowlers. J Bone Joint Surg Br 1992;74:421–5. 50. H ult L. Cervical dorsal and lumbar spinal syndromes. Acta Orthop Scand 1954;17(Suppl):1–102.

153


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo 51. Kellgren JH, Lawrence JS. Rheumatism in miners. Part II: X-ray study. Brit J Industr Med 1952;9:197–207. 52. L awrence JS. Rheumatism in miners. Part III: occupational factors. Brit J Industr Med 1955;12:249– 61. 53. Kelsey JL, Hardy RJ. Driving of motor vehicles as a risk factor for acute herniated lumbar intervertebral disc. Am J Epidemiol 1975;102:63–73. 54. K jellberg A, Wikstro¨m B-O, Landstro¨m U. Injuries and other adverse effects of occupational exposure to whole-body vibration: a review for criteria documentation. Arbete och Ha¨lsadvetenskaplig skriftserie 1994;41:1–74. 55. B uckwalter JA. Aging and degeneration of the human intervertebral disc. Spine 1995;20:1307–14 56. V ideman T, Leva¨lahti E, Battie´ MC. The effects of anthropometrics, lifting strength, and physical activities in disc degeneration. Spine 2007;32:1406– 13. 57. Videman T, Battie´ MC, Parent E, Gibbons LE, Vainio P, Kaprio J. Progression and determinants of quantitative magnetic resonance imaging measures of lumbar disc degeneration: a five-year follow-up of adult male monozygotic twins. Spine 2008;33:1484– 90 58. Rahme R, Moussa R. The Modic Vertebral Endplate and Marrow Changes: Pathologic Significance and Relation to Low Back Pain and Segmental Instability of the Lumbar Spine. AJNR Am J Neuroradiol. 2008 May;29(5):838-42. Epub 2008 Feb 13. 59. Modic MT, Masaryk TJ, Ross JS, et al. Imaging of degenerative disk disease. Radiology 1988;168:177– 86 60. S olovieva S, Leino-Arjas P, Saarela J, Luoma K, Raininko R, Riihimäki H.Possible association of interleukin 1 gene locus polymorphisms with low back pain. Pain. 2004 May;109(1-2):8-19. 61. S zpalski M, Gunzburg R.Lumbar spinal stenosis in the elderly: an overview. Eur Spine J. 2003 Oct;12 Suppl 2:S170-5. Epub 2003 Sep 9. Review. 62. S olovieva S, Lohiniva J, Leino-Arjas P, Raininko R, Luoma K, Ala-Kokko L, Riihimäki H. Intervertebral disc degeneration in relation to the COL9A3 and the IL-1ss gene polymorphisms. Eur Spine J. 2006 May;15(5):613-9. Epub 2005 Aug 17. 63. G erbino PG, d’Hemecourt PA.Does football cause an increase in degenerative disease of the lumbar spine? Curr Sports Med Rep. 2002 Feb;1(1):47-51. 64. L iuke M, Solovieva S, Lamminen A, Luoma K, LeinoArjas P, Luukkonen R, Riihimäki H. Disc degeneration of the lumbar spine in relation to overweight. Int J Obes (Lond). 2005 Aug;29(8):903-8.

154

BASES FISIOPATOLÓGICAS Y EPIDEMIOLÓGICAS 65. S olovieva S, Noponen N, Männikkö M, Leino-Arjas P, Luoma K, Raininko R, Ala-Kokko L, Riihimäki H. Association between the aggrecan gene variable number of tandem repeats polymorphism and intervertebral disc degeneration. Spine (Phila Pa 1976). 2007 Jul 15;32(16):1700-5. 66. Modic MT, Steinberg PM, Ross JS, Masaryk TJ, Carter JR: Degenerative disk disease: assessment of changes in vertebral body marrow with MR imaging. Radiology 1988, 166:193-199. 67. Karchevsky M, Schweitzer ME, Carrino JA, Zoga A, Montgomery D, Parker L: Reactive endplate marrow changes: a systematic morphologic and epidemiologic evaluation. Skeletal Radiol 2005, 34:125-129. 68. Kuisma M, Karppinen J, Niinimaki J, Kurunlahti M, Haapea M, Vanharanta H, Tervonen O: A three-year follow-up of lumbar spine endplate (Modic) changes. Spine 2006, 31:1714-1718. 69. Wai EK, Rodriguez S, Dagenais S, Hall H. Evidenceinformed management of chronic low back pain with physical activity, smoking cessation, and weight loss. Spine J. 2008 Jan-Feb;8(1):195-202. Review. 70. Yuan HY, Tang Y, Liang YX, Lei L, Xiao GB, Wang S, Xia ZL. MMP-3 (metaloproteinasa –3 de la matriz) y del VDR-Apa (repector de la vitamina D) and their interacction with occupational exposure and lumbar disc degeneration. J Occup Health. 2010;52(1):2330. Epub 2009 Dec 16. 71. Kelsey JL, Greenberg RA, Hardy RJ, Johnson MF. Pregnancy and the syndrome of herniated lumbar intervertebral disc; an epidemiological study. Yale J Biol Med 1975;48:361–8. 72. Kauppila LI, Tallroth K. Postmortem angiographic findings for arteries supplying the lumbar spine: their relationship to low-back symptoms. J Spinal Disord 1993;6:124–9. 73. L ee CR, Kim JY, Hong YS, Lim HS, Lee YH, Lee JT, Moon JD, Jeong BG. Comparison of disability duration of lumbar intervertebral disc disorders among types of insurance in Korea. Ind Health. 2005 Oct;43(4):64755. 74. S ouza NS, Santana VS, Albuquerque-Oliveira PR, Barbosa-Branco A. Work-related diseases and healthrelated compensation claims, Northeastern Brazil. Rev Saude Publica. 2008 Aug;42(4):630-8. 75. S eidler A, Bergmann A, Jäger M, Ellegast R, Ditchen D, Elsner G, Grifka J, Haerting J, Hofmann F, Linhardt O, Luttmann A, Michaelis M, Petereit-Haack G, Schumann B, Bolm-Audorff U. Cumulative occupational lumbar load and lumbar disc disease –results of a German multi-center case-control study (EPILIFT). BMC Musculoskelet Disord. 2009 May 7;10:48.


S

¿ abías que el implante subdérmico que te da

Pregúntale al médico o enfermera del programa de planificación familiar de tu Entidad de Salud (E.P.S., I.P.S, Hospital, Centro de Salud, etc.) 155

20090610/316/COL

protección anticonceptiva hasta por 5 años lo encuentras sin ningún costo en el POS?


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

MANEJO DE LOS DESORDENES MUSCULOESQUELETICOS

Manejo

de los desordenes musculoesqueleticos de miembro superior con terapia neural una revisión de la literatura DRA. CAROLINA GARZÓN CÁRDENAS Escuela de Medicina Juan. N. Corpas. Candidata Maestría Medicina Alternativa Universidad Nacional de Colombia. E-mail: carolitag21@hotmail.com

RESUMEN Los trastornos musculoesqueléticos (TME), se definen como un grupo de condiciones que incluye a los nervios, tendones, músculos y estructuras de soporte como los discos intervertebrales. Los TME de origen laboral son la principal causa de morbilidad y discapacidad laboral tanto en Colombia como a nivel mundial. Presentan en común el dolor como consecuencia y como síntoma precursor de una enfermedad más severa. Su tratamiento varía de acuerdo a la parte del cuerpo afectada, va desde el uso de férulas, terapia física, infiltraciones con corticoides o la cirugía de acuerdo a la severidad y la evolución de la patología. Dentro de los tratamientos alternativos se incluye la terapia neural, la cual actúa directamente sobre el sistema nervioso, con el uso de la procaína, la búsqueda del campo interferente y con su visión integral del paciente. Al ser el dolor el síntoma común entre este tipo de desórdenes y el sistema nervioso el principal integrador de órganos y tejidos del cuerpo además de jugar un papel importante en la fisiopatología del dolor, es importante tener en cuenta este tipo de tratamientos en el manejo de estas patologías, que según algunos estudios ha demostrado su eficacia, aunque aun son escasas las investigaciones, se hace necesario realizar mayores estudios a futuro que demuestren su

156

DR. JORGE ARTURO DÍAZ RUIZ Mèdico Fisiatra Especialista en Salud Ocupacional. Profesor Asociado Facultad de Medicina Universidad Nacional de Colombia. E-mail: jadiazru@unal.edu.co

efectividad y con ello tener mas herramientas terapéuticas que permitan controlar este tipo desordenes INTRODUCCION Los Desordenes musculoesqueléticos se definen como un grupo de condiciones que incluye a los nervios, tendones, músculos y estructuras de soporte como los discos intervertebrales. Ellos representan un amplio rango de desórdenes los cuales pueden diferir en cuanto a la severidad y posible efecto agudo o crónico (1). Estos desordenes musculoesqueléticos pueden afectar cualquier parte del cuerpo, se presentan principalmente en: hombro-codo (tendinitis del hombro, epicondilitis lateral), muñeca-mano (tendinitis de muñeca mano, síndrome del túnel del carpo, sindrome del tunel cubital). Presentan en común el dolor como consecuencia y como síntoma precursor de una enfermedad más severa (4). Durante más de cuatro décadas, los trastornos musculoesqueléticos (TME) siguen siendo una preocupación importante y tiene una implicación tanto laboral como social. En 2007 la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo organizó una gran campaña “Aligera la carga ¿Cómo prevenir los trastornos musculoesqueléticos (TME)” y el NIOSH en EE.UU, tomaron los TME


como un foco importante en su investigación nacional, los datos de las encuestas, concluyen que tenemos un camino largo por recorrer en la prevención de los TME (2). Los TME de origen laboral son la principal causa de morbilidad y discapacidad laboral en la Unión Europea, puede conducir a irreversibles secuelas funcionales y una reducción en la capacidad de trabajo. Estos trastornos han aumentado constantemente en los últimos 15 años y son la principal causa de enfermedades profesionales en la mayoría de los países industrializados (3). En Colombia, la Dirección General de Riesgos Profesionales del Ministerio de la Protección Social en el año 2004 publicó un informe de enfermedad profesional del periodo 2001 al 2002, con el objetivo fundamental de incrementar el diagnostico y prevención de las enfermedades profesionales con mayor prevalencia en el país. Este informe se incluyo en el Plan Nacional de Salud Ocupacional 2003 a 2007, demostrando el compromiso del Ministerio frente a la prevención de las enfermedades profesionales. Se realizó un seguimiento a los diagnósticos de enfermedad profesional entre los años 2001 a 2005 con lo que se concluye, que el síndrome del túnel carpiano se consolida como la primera causa de morbilidad profesional del régimen contributivo, esta patología en el 2001 representaba el 27% de todos los diagnósticos y en el 2004 ya representa el 32%, lo cual continua en incremento. Otros diagnósticos que se destacan por su tendencia al incremento durante el 2.002 a 2.004, son el síndrome de manguito rotador, epicondilitis y tenosinovitis del estiloides radial (De Quervain). Esto evidencia que los desórdenes musculoesqueléticos son la primera causa de morbilidad en el régimen contributivo, y presentan tendencia al incremento, en el 2001 representaban el 65% y en el 2004 el 82% de los diagnósticos, con mayor afectación del miembro superior (4). DESORDENES MUSCULOESQUELETICOS DE MIEMBRO SUPERIOR 1-SINDROME TUNEL DEL CARPO: El síndrome del túnel del Carpo (STC) es una

neuropatía común de compresión de la extremidad superior (5) está dada por un atrapamiento del nervio mediano en el túnel del carpo; es más común entre las mujeres y es considerada una enfermedad ocupacional (6). La incidencia anual del STC en el Reino Unido y los Países Bajos es de aproximadamente 90 por cada 100.000 hombres y de 193 a 280 por 100.000 en mujeres (Bongers 2007; Latinovic 2006). La prevalencia del STC en una población italiana fue del 1,9% (Salaffi 2005) (5). En Colombia esta enfermedad afectó en el 89,7% de los casos a mujeres trabajadoras, fue bilateral en un 75,4%, derecho en un 19,8% e izquierdo en un 3,2% (7). Los tratamientos actuales para el Síndrome del Túnel del Carpo pueden ser conservadores basados en el reposo, uso de férulas y uso de diversos fármacos (26), el tratamiento no quirúrgico se ofrece a pacientes con síntomas leves a moderados, pero aún se desconoce cuál es su efectividad y duración. El tratamiento quirúrgico es indicado para los casos graves o cuando no se presenta mejoría con el tratamiento conservador. Entre los tratamientos alternativos se encuentra la acupuntura, el yoga ha demostrado que disminuye el dolor y mejora el pulso en los pacientes con síndrome de túnel carpiano, además de la quiropraxia y la *terapia neural, aun hay pocos estudios acerca del manejo con estos tratamientos, por lo que su eficacia no ha podido ser demostrada (8). 2- SINDROME DE MANGUITO ROTADOR: Es una de las consultas más frecuentes en atención primaria, que afecta entre el 7 y el 34% de la población adulta. Supone más del 70% de los casos, entre ellos la tendinitis, la bursitis y la rotura de éste o de alguno de sus componentes (11). Es la causa más frecuente de dolor crónico de hombro. Neer en 1972 lo define como un proceso causado por la compresión del manguito rotador contra el tercio anterior acromial, la articulación acromioclavicular y el ligamento coracoacromial (9). Se ha convertido en un verdadero reto diagnóstico y terapéutico debido a las numerosas patologías que esta articulación puede presentar por sus características anatómicas y biomecánicas (10). En Colombia durante el 2003 y 2004 se constituyó como la quinta causa de morbilidad profesional tanto en hombres como en mujeres(7).

157


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

MANEJO DE LOS DESORDENES MUSCULOESQUELETICOS

El tratamiento generalmente es conservador con antiinflamatorios no esteroideos, fisioterapia, modificación en la actividad, y algunos procesos inflamatorios pueden ser tratados con inyección en la región del hombro con analgésicos y corticoesteroides. Si después de 6 meses con manejo conservador no se presenta mejoría se puede considerar la cirugía, cuyo objetivo es aliviar el dolor, proveer de un hombro funcional y limitar la progresión de la tendinopatia por ejemplo en pacientes jóvenes y deportistas la primera opción es la cirugía (12). Dentro de los tratamientos alternativos se encuentran la acupuntura, varios autores han encontrado que con este tratamiento se presenta disminución gradual del dolor y cambios significativos en las imágenes diagnósticas (13). Entre otros tratamientos existe la *Terapia Neural, demostrando una gran mejoría en algunos estudios realizados (14). 3EPICONDILITIS: Este es un trastorno común dentro de los desordenes musculoesqueléticos de miembro superior. Se divide en epicondilitis lateral o también llamada “codo de tenista” y epicondilitis medial o “codo de golfista” (15). Su prevalencia es del 1 al 3 % en la población general. La epicondilitis lateral ocupa del 85 al 95% del total de las tendinopatias y la epicondilitis medial entre el 10 al 15%. En Europa en el 2001 fue la segunda causa de enfermedad ocupacional, de predominio en hombres, con una incidencia mayor en la industria manufacturera, construcción y operación de maquinaria. En Colombia durante el 2004 y el 2006 esta patología presentó incremento progresivo ocupando el cuarto lugar en ambos años. Se presenta con un pico máximo de incidencia en poblacion adulta entre los 40 y 50 años (4). * TERAPIA NEURAL: Tratamiento mediante el Sistema Nervioso, que es un integrador de los diferentes órganos y tejidos de nuestro cuerpo, por lo tanto cualquier irritación que lo altere tanto en sus funciones como en sus propiedades afectará la totalidad, y las consecuencias se presentarán en donde haya predisposición a la disfunción. Lo que se busca es neutralizar esta disfunción aplicando un anestésico local (generalmente procaína) en bajas concentraciones específicamente en los sitios donde el sistema nervioso vegetativo ha sufrido agresión o lesión. Al eliminar ese bloqueo se pretende reactivar los mecanismos de regulación, para que el organismo busque sus procesos de autorregulación

158

El tratamiento conservador incluye terapia física con estiramientos de los extensores, el uso de férulas, aplicación de medios físicos con ultrasonido y con cargas galvánicas y el uso de ondas de choque extracorpóreas, dentro del manejo farmacológico se incluyen ciclos por diez a catorce días de aintiinflamatorios, infiltraciones con corticosteroides y cesación de la actividad desencadenante de la epicondilitis, con este tipo de tratamientos se puede lograr una disminución del dolor hasta de un 90%, pero al reincidir en la actividad desencadenante el dolor recurre en un 54%. El manejo con cirugía se realiza en los pacientes que después de 1 año con manejo conservador no hayan presentado mejoría. Existen diferentes técnicas entre ellas la cirugía de tipo abierto con la cual se presenta como desventaja una disminución de la fuerza, pérdida del agarre y recurrencia de la sintomatología, además de las cicatrices que incomodan al paciente, generando también incapacidades laborales prolongadas lo que conlleva a altos costos tanto para el paciente y al sistema de salud al que se encuentre afiliado. La técnica quirúrgica artroscópica, ha tenido gran auge en la última década, como tratamiento presentando resultados satisfactorios en el 93% de los pacientes sin complicaciones asociadas y con un fácil reintegro a la actividad laboral (16). Dentro de los tratamientos alternativos se encuentra la terapia neural que junto con la homeopatía aplicadas de manera correcta resultan efectivas para el manejo del dolor (17-18). La acupuntura también está incluida dentro de las alternativas terapéuticas demostrando eficacia en el manejo de la sintomatología (19-20). Existen otras alternativas de tratamiento más invasivas, como el tratamiento percutáneo que se realiza con anestesia local mediante 5 a 6 perforaciones, con un alambre de Kirschner calibre 0.62 en una zona aproximadamente de 1cm2 en la zona dolorosa de inserción muscular. El dolor desapareció en todos los pacientes (30 casos) en un periodo que varió de 7 a 21 días después de la operación. Se considera que el fundamento de esta mejoría se basó en un aumento de la condición circulatoria local, que contribuyó a eliminar el tejido fibroso producto del proceso inflamatorio crónico (4).


4- TENOSINOVITIS DE LA ESTILOIDES RADIAL (DE QUERVAIN): Este es un trastorno musculoesquelético relacionado con el trabajo, por los movimientos repetitivos de la mano y la muñeca. (21). Aún no es muy clara su prevalencia algunos autores reportan mayor incidencia en mujeres del 2.5 al 8%, con inicio aproximadamente entre los 30 a 60 años. Durante el periodo del 2002 al 2004 en Colombia presentó una tendencia al incremento, ocupando el cuarto lugar con un 6% de prevalencia (4). El tratamiento puede ser conservador o quirúrgico de acuerdo a la sintomatología que se presente. En el caso de tratamiento con cirugía se presenta una mejoría de aproximadamente el 91%, pero esta puede generar mayores costos, más complicaciones y es más invasiva. Algunos estudios reportan que el manejo con infiltraciones de anestésico y corticoides resulta más efectivo que el solo uso de la férula (23). Otros tratamientos como el calor local, los masajes y el reposo no han demostrado eficacia significativa, aunque otros estudios reportan que estos tratamientos resultan útiles en el manejo de los síntomas (22-23). Entre los tratamientos alternativos se encuentra la terapia neural (24), la acupuntura y la quiropraxia aunque estos tampoco han demostrado una eficacia significativa por los pocos estudios publicados al respecto. QUE ES LA TERAPIA NEURAL? La Terapia Neural es el tratamiento mediante el Sistema Nervioso, especialmente el Vegetativo. El sistema nervioso es el integrador de los diferentes órganos y tejidos de nuestro cuerpo, es decir que si un factor altera algunas de sus propiedades lo afecta en su totalidad, de tal manera que el daño se apreciara y se sentirá en el sitio de repercusión (25). Cada una de las células de nuestro cuerpo presenta potencial de 40 a 90 milivoltios, esta célula al ser estimulada se despolariza, respondiendo rápidamente con la repolarización, pero si el estímulo o irritación persiste permanecerá en despolarizacion constante. Es precisamente en este proceso donde la Terapia Neural con la procaína, que al poseer un gran potencial energético (aproximadamente 290 milivoltios), al inyectarse en las zonas irritadas o *campo interferente, restituye el potencial

de membrana, recuperando y estabilizando de esta manera el sistema neurovegetativo (25). Los estudios en terapia neural se inician con las investigaciones de Pavlov y Speransky, otros como Spiess, Head, Wischnewsky, Bikow, Leriche, Schleich con sus investigaciones aportan las bases de la terapia a través del sistema nervioso. Al igual que los hermanos médicos alemanes Ferdinand y Walter Huneke, desarrollaron la investigación y la sistematización propia de la Terapia Neural (25-31). En 1925 los hermanos Huneke vieron desaparecer de manera súbita la jaqueca de su hermana, que no cedía con los diferentes tratamientos recibidos. Por recomendación de un colega, Ferdinand le aplicó un medicamento antirreumático llamado Atophanil, la migraña desapareció de inmediato, junto con todos los síntomas asociados, incluso una depresión. Junto con su hermano Walter, descubrieron que el Atophanil se fabricaba de dos maneras, para inyección intravenosa y para aplicaciones intramusculares con un poco de procaína para disminuir el dolor. Por error, Ferdinand inyectó en vena a su hermana la ampolleta para aplicación muscular. En 1928, publicaron sus experiencias bajo el título: Desconocidas reacciones a distancia de los anestésicos locales (25-30). * La aplicación de la terapia neural se realiza bajo diferentes técnicas tanto superficiales como profundas, el sitio de aplicación se define de acuerdo a la historia clínica descrita por el paciente, también se utilizan diferentes tipos de aguja dependiendo del sitio de aplicación al igual que la dosis de procaína varia de acuerdo a ello. * CAMPO INTERFERENTE: zona del cuerpo que envía estímulos irritativos que afectan la modulación y la comunicación del sistema nervioso, produciéndose de esta manera diversos procesos patológicos en cualquier lugar del organismo. * Las técnicas se pueden encontrar en ILLUSTRATED ATLAS OF THE TECHNIQUES OF NEURAL THERAPY WITH LOCAL ANESTHETICS. MATHIAS DOSCH MD. HAUG PUBLISHER

TERAPIA NEURAL EN COLOMBIA En Colombia la terapia neural es introducida hacia los años setenta, gracias al Dr Germán Duque Mejía quien se formó en Alemania, aprendió terapia neural junto a Peter Dosch y la trae al país creando el centro los Robles en el municipio de Timbio (Popayán), . A los Robles también se

159


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

MANEJO DE LOS DESORDENES MUSCULOESQUELETICOS

une el Dr Julio Cesar Payán, médico cirujano y ginecoobstetra docente de la facultad de ciencias de la salud de la Universidad del Cauca, llega a aprender junto con el Dr Duque y a participar de este trabajo, donde se hace pionero de esta historia y formador de terapeutas neurales. En 1983 a consecuencia del terremoto se termina el trabajo en los Robles y el Dr Duque se traslada a Arbeláez. A partir de ese año el Dr Payán comenzó a trabajar en la Fundación para la Comunicación Popular - FUNCOP - Cauca, una organización no gubernamental donde se tiene en cuenta a la Terapia Neural como parte de sus propuestas, con FUNCOP se inician trabajos en el Centro de Salud La Nueva Esperanza, primer Centro de Salud en Latinoamérica donde se realiza Terapia Neural, unida a trabajos en Salud Pública. En 1983 se fundó el CIMA, Centro de Información e Investigación de Medicinas Alternativas, que se ha dedicado, junto con FUNCOP – Cauca, a la formación en Terapia Neural y pensamiento alternativo, de personal relacionado con la salud en países de América Latina y España. Es así como en Popayán se construyeron pensamientos científicos y epistemológicos de lo que significa lo alternativo, y por supuesto la Terapia Neural, de esta manera surgen, se consolidan y se aclaran los conocimientos científicos que respaldan a la Terapia Neural Las otras prácticas en medicina alternativa incluida la Terapia Neural, desde 1992 fueron reconocidas por el Gobierno colombiano (26). En 2003 la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia incorpora la enseñanza de la Terapia Neural como curso de extensión, y en el 2007 como maestría, siendo en el mundo la primera de su género con este emprendimiento. En estos espacios académicos participan docentes de diferentes disciplinas, gracias a esto se ha abierto un diálogo de saberes y de ignorancias entre la visión ortodoxa y la heterodoxa (27). Lo que se busca con la Terapia Neural, es producir un estímulo inespecífico, en un área específica del Sistema Nervioso, para que el propio organismo encuentre su nuevo orden, así como tuvo la capacidad de enfermarse,

160

recurra a sus órganos y sistemas para hallar su autoecoorganizacion. Lo que se crea es un diálogo con el Sistema Nervioso Vegetativo, para que este acuda a su memoria y encuentre el alivio o la curación de su problema. TRATAMIENTO DE LOS DESORDENES MUSCULOESQUELETICOS CON TERAPIA NEURAL. El dolor es el síntoma principal y que en común presentan estas patologías. La palabra dolor esta definida por la Asociación Internacional para el estudio del dolor como “una experiencia emocional y sensorial desagradable, asociada a un daño tisular actual o potencial o descrito en términos de dicho daño” (33). La percepción del dolor requiere de la participación, tanto del sistema nervioso central (SNC) como del sistema nervioso periférico (SNP), desencadenando reacciones en ambos sistemas, permitiendo la percepción del mismo, para disminuir la causa y limitar las consecuencias (34). También implica la unión de tres componentes: un componente sensitivo: impulso desencadenado desde los receptores periféricos de dolor. Componente cognitivo: es el aprendizaje cultural respecto al dolor y con las conductas que se toman como reacción a este, integrando factores sociales, culturales, aprendizajes previos etc. Y el componente emotivo afectivo: son las emociones frente al impulso doloroso y como estas influyen en la interpretación del mismo (33). Desde hace varios años la medicina alternativa ha tenido mayor aceptación en el manejo del dolor, aunque aun no se disponen de estudios que la respalden de forma contundente, si se han realizado algunos que proporcionan información acerca de este tipo de tratamientos en el manejo de este síntoma tan común en la consulta, algunos de ellos se han realizado comparando su efectividad con tratamientos convencionales demostrando buenos resultados en el alivio del dolor (35). En EE.UU en el 2002, se encontró que de 31000 adultos diagnosticados con cáncer, el 40% de ellos han


hecho uso de las terapias complementarias para el manejo del dolor, el 60% de los centros de cuidados paliativos ofrecen este tipo de servicios, en la mayoría de los casos acudían a terapias de meditación, musicoterapia y otras, los pacientes en mayor porcentaje eran mujeres con un alto nivel educativo (38). En un estudio realizado por el departamento de anestesiología del Jefferson Pain Center y por el departamento de psiquiatría del Jefferson Medical College en Filadelfia, evaluaron diferentes intervenciones alternativas, comparándolas con otros tratamientos convencionales, que por lo general son limitados en estos casos de cáncer por los efectos adversos que presentan y deben ser usados como monoterapia lo que no da efectos favorables, los tratamientos adyuvantes tenidos en cuenta incluyeron modalidades físicas, psicológicas, intervenciones de tipo social y de medicina complementaria, demostrando adecuados resultados en el manejo del dolor por cáncer, ya que la visión biopsicosocial de estos tratamientos, permite un mejor enfoque de cada caso en particular, mejorando de esta manera la calidad de vida de cada uno de los pacientes. Aunque existen pocos estudios y la evidencia en su mayoría es empírica, se sugieren estudios a futuro, que le permitan al profesional en salud tener una mayor información acerca de este tipo de tratamientos (37). Por otro lado en el caso de las fibromialgias los diferentes tratamientos de medicina alternativa han demostrado eficacia en el manejo del dolor, ya que como se ha descrito este tipo de tratamientos ofrecen mayor integralidad en el abordaje de cada caso en particular , y es precisamente en este tipo de patologías , donde este aspecto es importante, ya que en el caso de las fibromialgias se sugiere que hay una gran influencia de factores individuales, ya sean mentales, físicos psicológicos, que llevan a desarrollar esta condición, permitiendo individualizar a cada paciente para dar un mejor tratamiento e identificar subgrupos de pacientes mas propensos a responder a cada tratamiento alternativo en particular (39). Un estudio que se realizo en clínicas de especialistas y de atención primaria de Carolina del Norte (EE.UU), acerca del manejo con terapias complementarias en el manejo de la artritis, se encontró que

el 90.5% de los pacientes que acuden con especialistas y el 82.8% que consultan en atención primaria, han recibido tratamiento con medicinas complementarias en la mayoría de los casos pacientes con fibromialgias, seguidos de los pacientes con artritis reumatoidea, artrosis y otros síndromes articulares crónicos, la población de mayor consulta fueron mujeres con un alto nivel de educación, el 50 % de estos casos utilizaron medidas tópicas para el manejo del dolor, el 25% meditación y el restante quiropraxia, logrando un alivio del dolor (40). En el Reino Unido se realizo un estudio el cual tenia como objetivo evaluar los diferentes estudios prospectivos controlados de costo efectividad de las terapias complementarias, en el cual se evaluaron 6 tipos de tratamientos alternativos , 4 de ellos correspondían a manipulación espinal y los 2 restantes tratamientos de acupuntura tanto para dolor de cabeza y de espalda crónicos, con este estudio se encontró, a pesar de los escasos estudios existentes, que las terapias complementarias además de brindar una mejor calidad de vida , se demostró que este tipo de tratamientos tenían muy buenos resultados de costo-efectividad frente a otros tratamientos convencionales (36). Teniendo en cuenta la participación fundamental del sistema nervioso en la fisiopatología del dolor y que la terapia neural como bien se ha explicado actúa directamente en este, es de gran importancia permitir su inclusión en el manejo del dolor de los desórdenes musculoesqueléticos ya que estos representan una gran morbilidad profesional, y es una de las causas más frecuentes de consulta, por ello es fundamental brindar una gama de alternativas terapéuticas, como bien se conocen ya las existentes, terapia física, uso de férulas, infiltraciones con corticoides y de acuerdo a la evolución finalmente la cirugía., es interesante abrirle el campo al conocimiento de otro tipo de tratamientos que pueden llegar a ser útiles en el manejo de estas patologías, como es el caso de la terapia neural, la cual constituye un método alternativo de gran eficacia independientemente de la forma de aplicación; lo esencial radica en la correcta identificación del campo de interferente.

161


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

MANEJO DE LOS DESORDENES MUSCULOESQUELETICOS

Su respuesta es positiva ante enfermedades del cuerpo humano, en particular en afecciones del sistema osteomioarticular (28). Hay varios estudios que se han realizado, demostrando la eficacia de la terapia neural en el manejo del los desordenes musculoesqueléticos y en el manejo del dolor. En un estudio realizado en Suiza, cuyo principal objetivo fue comparar la satisfacción de los pacientes con desordenes musculoesqueléticos que acuden a terapia neural vs con los que consultan con medicina convencional en atención primaria. El diagnóstico más común fue la dorsopatia con un 39% de consultas en medicina convencional y un 46% en terapia neural, se encontró que los pacientes que acudieron con terapia neural, presentaron menos efectos adversos, con un mayor control de su sintomatología, cumpliendo con las expectativas del tratamiento, además de encontrar una mayor y mejor interacción médico-paciente (mejor relación, comunicación, atención médica, información y apoyo) (29). Otro estudio descriptivo prospectivo y longitudinal realizado en el Hospital Universitario Celia Sánchez Manduley de Manzanillo (cuba) de enero a diciembre del 2002, acerca del manejo del hombro doloroso, cuyo objetivo principal era describir el efecto de la Terapia Neural en el alivio del dolor. Se utilizó la Terapia Neural local segmental y endovenosa, detectando por medio del interrogatorio, como campo interferente principal la zona maxilomandibular, se utilizó como neuralterapéutico procaína + cafeína al 1%. Se obtuvo un alivio del dolor en el 80% de los casos, el grupo de edades más afectado fue de 61 a 75 años. Las causas más frecuentes de dolor en el hombro fueron las extrínsecas, concluyendo que la Terapia Neural es una gran alternativa en el manejo del dolor (14). En otros casos, por ejemplo, en el manejo del dolor cervical la terapia neural ha demostrado, que es un tratamiento efectivo en el alivio de este síntoma, en un estudio realizado en Ecuador con una población de 64 pacientes con una edad promedio de 49 años, y con un cuadro de dolor cervical de aproximadamente 21 meses,

162

en estos pacientes se realizó la aplicación de procaina al 1% tanto en el sitio del dolor como en los campos interferentes encontrados según la historia clínica [amígdalas, cicatrices pélvicas y abdominales, oídos (región mastoidea)], se requirieron de 1 a 10 terapias para el tratamiento, con un tiempo promedio de 3 a 4 semanas, se tuvo en cuenta la escala análoga numérica del dolor para evaluar la mejoría encontrando con un puntaje de 0/10 en el 62% de los pacientes, 1/10 en el 22%, 2-3/10 en el 11% y 3/10 en el 5 % restante, demostrando que es un excelente método terapéutico en el manejo del dolor cervical crónico (32). CONCLUSION Durante el siglo XXI se ha podido observar un aumento en el número de personas que acuden a Medicina Alternativa para satisfacción de sus necesidades. Cada vez esta siendo más reconocida por la población, por la manera como se hace el enfoque de la salud, de la importancia que se le da a la mente y al cuerpo como uno solo, combinando tanto la ciencia como la experiencia, para poder llevar a un mejor diagnóstico y tratamiento. Se conocen diferentes líneas dentro de la medicina alternativa, pero así como muchos pacientes pueden no responder a ellas, como tampoco a la medicina convencional, hay otros que por su parte si pueden responder de manera rápida con la Terapia Neural. Es por ello que se debe abrir un espacio al conocimiento de esta, como una de las prácticas médicas que expresan una manera de entender la vida y la salud diferente a la de la medicina facultativa u ortodoxa. Si bien no existen estudios suficientes, que permitan que se conozca más de ella, surge la necesidad de realizar estudios a futuro para demostrar su eficacia y que pueda ser incluida dentro de los manejos de este tipo de trastornos, ya que como se puede ver estos afectan cada vez más a la población, presenta un aumento significativo progresivo, que genera gran incapacidad, así como mayores gastos tanto para los pacientes como para los sistemas de salud, es por ello que desde la atención primaria, con más herramientas terapéuticas es posible que se logre disminuir esta morbilidad.


BIBLIOGRAFIA 1- H. Piedrahita. Evidencias epidemiologicas entre factores de riesgo en el trabajo y los desordenes musculoesqueleticos. MAPFRE MEDICINA. 15 (3), 62-71. 2- Wells Richard. Why have we not solved the MSD problem?. Sounding Board. Work 34 (2009) 117-121. 3- C Ha, Y Roquelaure, A Leclerc, A Touranchet, M Goldberg, E Imbernon The French Musculoskeletal Disorders Surveillance Program: Pays de la Loire network. Occup Environ Med (66) 2009. 471-47. 4- Ministerio de la Protección Social. Guía de Atención Integral Basada en la Evidencia para Desórdenes Musculoesqueléticos (DME) relacionados con Movimientos Repetitivos de Miembros Superiores (Sindrome de Túnel Carpiano, Epicondilitis y Enfermedad de De Quervain (GATI- DME). 2006. 6 (1-136). 5- Scholten RJPM, Mink van der Molen A, Uitdehaag BMJ, Bouter LM, de Vet HCW. Opciones de tratamiento quirúrgico para el síndrome del túnel carpiano (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 2. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 2. Chichester,UK: John Wiley & Sons, Ltd.). 6- Gabriela Cristina García Parra, Andrés Fernando Gómez Eslava, Eliana Andrea González Artunduaga. Sindrome del túnel del carpo. Estudiantes de la línea de profundización en Anatomía Clínica y Quirúrgica Departamento de Morfología Facultad de Medicina Universidad Nacional de Colombia. Morfolia – Año 1 Vol. 3 – 2009. 7- Ministerio de la Protección Social. Informe de Enfermedad Profesional en Colombia 2003-2005 Año de publicación: 2007 Bogotá, febrero de 2007. (1-74) 8- National Institute of Neurological Disorders and Stroke National Institutes of Health Bethesda, MD 20892. Síndrome del Tunel Carpiano, NINDS, Noviembre de 2003. 9- J. de la Fuente-Ortiz-de-Zárate, J. Kutz-Peyroncelli, J.L. Imizcoz-Barriola. Correlación ecográfica y quirúrgica en las rupturas de grosor completo del manguito rotador de hombro. Gac Medica Bilbao. 100 (39-44). 10- Dr. Nelson Cabrera Viltres, Dr. Guido Salles Betancourt, Dr. Mario de Jesús Bernal González, Dr. Leopoldo Alvarez Placeres, Dr. Luis Oscar Marrero Riverón, Dra. Nayibis Espinosa Tejeda. Tratamiento de descompresión subacromial en el síndrome de pinzamiento anterior del hombro. Rev Cubana Ortop Traumatol. 18 (4-10). 11- D. Abejón, M. Madariaga, J. del Saz, B. Alonso, A. Martín , M. Camacho. Bloqueo tricompartimental del hombro doloroso: estudio preliminar. Rev Soc Esp Dolor. 2009 16 (7) (399-404). 12- Karla Mora-Vargas. Hombro doloroso y lesiones del manguito rotador. Acta Médica Costarricense. 2008. 50 (4). (251-253). 13- Orlando Manuel Pérez Rivera; Tomás Ortiz Rivera; Mario Sarmiento de la Guardia; Elizabeth B. Ortiz Estanque;

Wilfredo Acosta Rivera. Tratamiento acupuntural de la bursitis subdeltoidea calcificada en la atención primaria de salud. Revista Cubana de Medicina General Integral. 2009. 25 (3) (153-159) 14- Dr. Carlos Tornés Salgado, Dr. Orlando R Expósito Reyes, Enf. Enrique Vázquez Vázquez, Téc. María Janer Ladrón de Guevara. Terapia Neural en el Hombro doloroso de diferente etiología.www.terapianeural.com. 2004 15- Rahman Shiri, Eira Viikari-Juntura, Helena Varonen, and Markku Heliövaara. Prevalence and Determinants of Lateral and Medial Epicondylitis: A Population Study. American Journal of Epidemiology. 2006. 164 (11) (10651074). 16- Fabio Suárez r .Carlos A. Arroyo. Tratamiento artroscópico de la epicondilitis lateral del codo. Revista facultad de medicina Universidad Militar Nueva Granada. 2008 16 (1) 33-38. 17- Sociedad Internacional de Homotoxicología. Antihomotoxica et Materia Medica. 2007. Novena Edición. (1-60). 18- Dr. German y J.A Duque Mejía, Julio Cesar Payán y Oscar Correa. www.terapianeuralecuador.com.ec 19- M. Fink. E. Wolkenstein. M. Karst. A Gehrke. Acupuncture in chronic epicondylitis: a randomized controlles trial. Rheumatology. 2002. (41). (205-209). 20- K.V. Trihn. S-D Phillips. E. Ho. K. Damsma. Acunpuncture for the alleviation of the lateral epicondyle pain: a systematic review. Rheumatology. 2004 (43) (10851090). 21- Rachel Batteson, Alison Hammond, Frank Burke, Shiladitya Sinha. The de Quervain’s screening tool: Validity and reliability of a measure to support clinical diagnosis and management. Musculoskelet. Care. 2008. (6) (168-180). 22- Cyriac Peters-Veluthamaningal, Jan C Winters, Klaas H Groenier, Betty Meyboom-deJong. Randomised controlled trial of local corticosteroid injections for de Quervain’s tenosynovitis in general practice. BMC Musculoskeletal Disorders. 2009, (10) 131. 1-8. 23- M.F. Serrano Gisbert. A. Gómez Conesa. Alteraciones de la mano por traumas acumulativos en el trabajo. Rev Iberoam Fisioter Kinesol 2004, 7 (1), 41-61. 24- Dr. Francisco Colell Mitjans (GBMOIM). Terapia Neural en Traumatologia. 25- David Vinyes Médico Sabadell (Barcelona). Que es la Terapia Neural?. 2005. www.terapianeural.com 26- Julio Cesar Payán. Breve historia y estado actual de la terapia neural en Colombia. 2006. www.terapianeural. com. 27- Medicinas tradicionales, naturales y bioenergeticas – terapia neural. Sandra Isabel Payán. 2009 .www. altaalegremia.com.ar. 28- Dr. Julio Barciela Calderón; Dra. Marlen de la Torre Roses; Dra. Nereyda Cabrera Carballo; Dra. María A Barrios Rodríguez. Odontologia Neurofocal como parte de la

163


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

MANEJO DE LOS DESORDENES MUSCULOESQUELETICOS

terapia neural. Archivo Médico de Camagüey 2002; 6. 29- Joelle Mermod, Lorenz Fischer, Lukas Staub ,André Busato. Patient satisfaction of primary care for musculoskeletal diseases: A comparison between Neural Therapy and conventional medicine. BMC Complementary and Alternative Medicine 2008, 8:33. (1-10). 30- Jürgen Huneke. Terapia Neural según Huneke. www. terapianeural,com 2006. 31- Ricardo Véjar. Enseñanza, Teorías, Experimentos,… Historia de la Terapia Neural. www.terapianeural. com.2006. 32- Carlos Chiriboga, V. Rodríguez Z., P. Proaño, F. Salinas Médicos Ecuador. Dolor Cervical y Terapia Neural Servicio de Ortopedia y Traumatología Hospital Alcívar. XIV Jornadas Médicas Hospital Alcivar. www.terapianeural.com. 33- Omar Fernando Gomezese Ribero, Hilda Leonor González Olaya. Dolor: una mirada introductoria. Medunab. 2001. 4:10 (1-6). 34- E. Romera, M.J. Perena, M.F. Perena y M.D. Rodrigo. Neurofisiología del dolor. Rev. Soc. Española del dolor. 7: supl II, (11-17). 2000. 35- Declan T. Barry, Ph.D., Mark Beitel, Ph.D., Christopher J. Cutter, Ph.D. Brian Garnet, B.A, Dipa Joshi, B.A., Richard S. Schottenfeld, M.D., and Bruce J. Rounsaville, M.D. Allopathic, complementary, and alternative medical treatment utilization for pain among methadonemaintained patients: An exploratory study. Am J Addict. 2009; 18(5): 379–385.

164

36- Peter H. Canter, Joanna Thompson Coon and Edzard Ernst. Cost-Effectiveness of Complementary Therapies in the United Kingdom—A Systematic Review. eCAM 2006; 3(4) 425–432. 37- Lynette A. Menefee Pujol, PhD. Daniel A. Monti, MD. Managing Cancer Pain with Nonpharmacologic and Complementary Therapies. J Am Osteopath Assoc. 2007;107 (suppl 7):ES15-ES21. 38- Jean S. Kutner and Lisa Corbin. The Use of Complementary and Alternative Medicine Therapies by Patients with Advanced Cancer and Pain in a Hospice Setting: A Multicentered, Descriptive Study. J Palliat Med. 2009 January; 12(1): 7–8. 39- Afton L. Hassett, Psy.D.a and Richard N. Gevirtz, Ph.D. Nonpharmacologic Treatment for Fibromyalgia: Patient Education, Cognitive Behavioral Therapy, Relaxation Techniques, and Complementary and Alternative Medicine. Rheum Dis Clin North Am. 2009 May; 35(2): 393–407. 40- Leigh F. Callahan, PhD, Elizabeth K. Wiley-Exley, MPH, Thelma J. Mielenz, PhD, Teresa J. Brady, PhD, Changfu Xiao, MS, Shannon S. Currey, PhD, Betsy L. Sleath, PhD, Philip D. Sloane, MD, MPH, Robert F. DeVellis, PhD, Joseph Sniezek, MD, MPH. Use of Complementary and Alternative Medicine Among Patients With Arthritis. Preventing Chronic Disease, Public Health Research Practice and Policy. Vol 6 N° 2. abril 2009. 1-23


20100219/466/COL

Rรกpido alivio que restaura la Confianza รntima

165


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

ESTADO DE SALUD DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN

Estado

de salud de los trabajadores del sector de la construcción en bogotá colombia. bogotá. 2009 una revisión de la literatura ÁLVARO LUIS FAJARDO ZAPATA. Médico Universidad Nacional. Ingeniero Industrial. Universidad Distrital. M. Sc. Toxicología Universidad Nacional de Colombia, Especialista en Administración en Salud Ocupacional, Profesor Asociado División de Ciencias Básicas de la Fundación Universitaria del Área Andina, Bogotá, Colombia. afajardo2004@yahoo.com; afajardo@areandina.edu.co

FRANCY MÉNDEZ-CASALLAS. Microbióloga Universidad de los Andes. Especialista Docencia Universitaria, Profesora auxiliar División de Ciencias Básicas de la Fundación Universitaria del Área Andina, Bogotá, Colombia. fmendez@areandina.edu.co

RESUMEN

ABSTRACT

Objetivo: Indagar el estado de salud de los trabajadores de la industria de la construcción de la ciudad de Bogotá.

Objective: To investigate the state of health of workers in the construction industry in the city of Bogota.

Material y métodos: Se realizó un estudio transversal de prevalencias, donde se analizaron 1175 historias clínicas ocupacionales de ingreso de trabajadores del sector de la construcción. Se tomaron en consideración: haber sido realizada en 2008, que se hubiera realizado audiometría y visiometría al trabajador. De las historias se tomaron los datos: edad, género, si presentó o no accidente laboral, hábito del cigarrillo, hábito del licor, si realizaba deporte y el diagnóstico médico.

Materials and methods: A cross- sectional study of prevalence was carried out in which 1175 occupational clinical records for the employment of workers in the construction sector were analyzed. The fact that the study was carried out in 2008, and that it included eye and ear examinations, was taken into consideration. Data taken from the records included: age, gender, whether or not the patient had a work injury, smoking habit, drinking habit, if the patient played sports and the medical diagnostics of the patient.

Conclusiones: El estudio dejó en evidencia el porcentaje de accidentes laborales; así mismo deja ver la alta prevalencia de enfermedades que están relacionadas con las actividades desarrolladas en la industria de la construcción. Palabras clave: Salud laboral, industria de la construcción, enfermedades laborales, hipoacusia de conducción.

166

LUIS HUMBERTO MOLINA. Bioestadístico. Catedrático, División de Ciencias Básicas de la Fundación Universitaria del Área Andina, Bogotá, Colombia. lhmolina@areandina.edu.co

Conclusion: The research revealed the percentage of injuries which subsequently showed the high prevalence of illnesses which are related to activities practiced in the construction industry. Key Words: Occupational health, Construction industry, Occupational diseases, Hearing loss conductive.


INTRODUCCIÓN El sector de la construcción tiene una gran importancia y una innegable participación en el desarrollo y en la economía colombiana. Entre 2006 y 2007, este sector generó 18.107 nuevos empleos, que representaron el 57.2% del total generado en Bogotá, lo que significó que a finales de 2007 esta actividad empleara a más de 180 mil personas, participando con un 5.5% del total de ocupados en la capital y el 19.7% del total de trabajadores del sector de la construcción en el ámbito Nacional (1). Los trabajadores de la construcción (en obra) realizan una labor bastante ruda, con unas características de empleo inestable (por obra), con una baja cobertura de seguridad social y sin cumplir muchas de las normas de higiene y seguridad industrial (no uso de implementos de seguridad industrial como: tapa oídos, guantes, ropa de trabajo adecuada), que ponen en riesgo la salud y la vida. Todo esto sumado a la baja remuneración económica, que no les permiten cumplir con sus necesidades básicas.

Adicional a lo anterior, la contratación en el sector de la construcción se da principalmente por obra o tarea ejecutada, y gran parte de las actividades son subcontratadas por las constructoras a través de terceros (1). Por lo anterior, los trabajadores del sector de la construcción son una población vulnerable y pueden desarrollar enfermedades relacionadas con las condiciones propias de su actividad. Diversos estudios en el mundo han puesto en evidencia que los trabajadores del sector de la construcción son susceptibles a una alta accidentalidad laboral y a desarrollar diversas patologías como: osteoartritis, obesidad, neumoconiosis, hipoacusia y aumento de la mortalidad por cáncer. (11 – 24) En Colombia no se conoce la ocurrencia de las enfermedades relacionadas con el trabajo, aunque existen estimativos de la incidencia de la enfermedad ocupacional que no reflejan la verdadera magnitud del problema, ya que existe únicamente un sub registro de la enfermedad y de la accidentalidad laboral (2).

Tabla I. Estadísticas del Sistema General de Riesgos Profesionales en Colombia durante 2008 Total Total Total Total Total

de trabajadores afiliados al Sistema General de Riesgos Profesionales(Diciembre) empresas afiliadas de accidentes laborales en Colombia durante 2008 de muertes de trabajadores de enfermedades calificadas como profesionales (datos incompletos)*

6.188.317 449.031 512.908 948 6.119

Fuente: Dirección General de Riesgos Profesionales del Ministerio de la Protección Social de Colombia (Aplicativo SIERP 2009) (26).

Si bien es cierto, la industria de la construcción es una gran jalonadora de la economía colombiana, también es una de las que más riesgos laborales acarrea, tal y como lo afirman los entes gubernamentales. Las estadísticas emitidas por el Ministerio de la Protección Social muestran la accidentalidad, la mortalidad y datos incompletos de enfermedad laboral en Colombia.

Aún no existen estudios que muestren la problemática de la enfermedad laboral en Colombia y, por supuesto, en el sector de la construcción. Es por esto que la presente investigación realiza un análisis de la problemática, indagando en las historias clínicas ocupacionales de ingreso de los trabajadores de este importante sector de la economía.

167


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

ESTADO DE SALUD DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN

MATERIALES Y METODOS El estudio consistió en identificar, mediante el análisis de historias ocupacionales de ingreso de trabajadores del sector de la construcción características sobre: edad, género, presencia o no de accidentes laborales, hábito del cigarrillo, hábito del licor, realización deporte y de la historia clínica se tomó el o los diagnósticos emitidos por los médicos especialistas en salud ocupacional. Como universo se tomaron las historias clínicas ocupacionales de ingreso de los trabajadores del sector de la construcción en la ciudad de Bogotá, realizadas durante 2008, y en las que se encontrara datos de la realización de visiometría y audiometría. No se realizó ninguna intervención dentro del desarrollo del estudio. El tamaño de la muestra fue de 1175 historias clínicas, las cuales fueron seleccionadas mediante muestreo aleatorio simple. Se tomó como error el tres por ciento (3%), y considerando el valor de P = 0.50, dado que la prevalencia de enfermedades laborales para Colombia es desconocida, la población de trabajadores de la construcción fue de 180.000 trabajadores.

Es de observar que personas en edad de jubilación todavía se encuentran laborando en este sector de la economía (0,9%). Se encuentra un nivel significativo de personas analfabetas (2,9%) que laboran en el sector de la construcción, mientras que un 42,4% tienen nivel educativo inferior o igual a la primaria. Se encuentra que el mayor porcentaje (52,3%) de los trabajadores tienen estudios inferiores o iguales a la secundaria. También se resalta que un 2,4% de los trabajadores tienen estudios superiores (Técnicos/ Tecnológicos y/o universitarios incompletos). Las actividades del sector de la construcción son ocupadas por hombres (99%), pero se resalta también una participación importante de las mujeres con un 1%. Un 33% de los trabajadores fuma, un 55% consume bebidas alcohólicas y la mitad (50%) de esta población practica deportes. GRÁFICO I ACCIDENTES LABORALES

Se excluyeron del estudio las historias que no cumplieran con los criterios de: no estuviera completamente diligenciada, no se le hubiera realizado audiometría, visiometría o alguno de los dos exámenes al trabajador. El manejo de la información de las historias clínicas ocupacionales fue siempre confidencial. Los datos producto de la investigación, fueron ingresados en bases de datos específicas. Estas se elaboraron en Excel y los análisis se realizaron en Epiinfo 3.3.2 RESULTADOS Las actividades de la industria de la construcción son realizadas en su gran mayoría por las personas entre 18 y 49 años (84,1%), mientras que a medida que se incrementa la edad, esa participación se va haciendo menor (15.9%).

168

El estudio encontró que un 9% de los trabajadores había presentado algún tipo de accidente laboral al momento del examen de ingreso laboral.


GRÁFICO II HIPOACUSIA EN LOS TRABAJADORES

El 34% de los trabajadores de la industria de la construcción que fueron estudiados presentó hipoacusia, mientras que un 30% presentó algún tipo de defecto de refracción visual, el 13 % pterigios, el 13% várices, un 4% hernias de la pared abdominal, el 16% sobrepeso, un 4% obesidad, el 6% alteraciones de la columna vertebral. GRÁFICO III HERNIAS EN LOS TRABAJADORES

GRÁFICO IV PTERIGIOS EN LOS TRABAJADORES

Los trabajadores cuyas edades oscilan entre los 18 y 24 años fueron quienes más presentaron accidentes laborales (18,6 %), seguidos por los de 25 a 29 años (15,6 %). A medida que se alcanza más edad, la accidentalidad disminuye. El estudio mostró que a menor edad, mayor es el riesgo de presentar accidentes laborales. Los trabajadores que cursaron secundaria incompleta (30,4 %), seguidos por los que tenían primaria completa (27,4 %) fueron quienes más presentaron accidentes laborales, aunque esta asociación no fue significativa. A medida que aumenta la edad, mayor es la probabilidad de encontrar trabajadores con hipoacusia, tal y como lo demuestra este estudio, probabilidad que es significativa. El mayor porcentaje con trabajadores con problemas auditivos derivados del trabajo se encuentran en los grupos etáreos de 45 a 49 años (16,0 %), seguidos por los del grupo de 50 a 54 años (15,2 %).

El 5% de los trabajadores que fueron estudiados presentaban otros diagnósticos en la historia laboral de ingreso. Dentro de esos el más relevante fue la hipertensión arterial (2%).

Los datos mostraron, que no importando el nivel educativo, los trabajadores de la industria de la construcción, estos tienen un riesgo significativamente elevado de adquirir hipoacusia. Además se encontró que no existe asociación entre trabajadores que hayan presentado accidentes laborales y hayan tenido hipoacusia a la vez.

169


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

ESTADO DE SALUD DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN

Este estudio no encontró asociación entre los trabajadores que manifestaron en sus hábitos consumir alcohol ocasionalmente y la presencia de accidentes laborales.

a las empresas aseguradas. Los hallazgos de la investigación muestran que al parecer dichos programas no se están ejecutando o no están surtiendo los efectos esperados.

En cuanto a la prevalencia de accidente laboral, el estudio encontró que es de 56,66 por 100.000 trabajadores, para el sector de la construcción, pero no es posible compararlo con otros sectores de la economía en razón a que no existen estudios o estadísticas.

Lo anterior deja en evidencia que urge la intervención iniciando desde la capacitación a los trabajadores, para que éstos puedan conocer los riesgos a los que están sometidos al desarrollar actividades de este sector y las enfermedades que eventualmente podrían adquirir; hacerles énfasis en la importancia del uso de los elementos de protección personal. Se debe buscar crear una cultura laboral en el trabajador.

Llamó la atención la alta prevalencia hipoacusias (222,22 por 100.000 trabajadores), mientras que los defectos de refracción presentan una casuística también muy alta (197,22 por 100.000 trabajadores). La presencia de várices (85 por 100.000 trabajadores), de pterigios (82,77 por 100.000 trabajadores), de alteraciones de la columna (41,66 por 100.000 trabajadores) y de hernias de la pared abdominal (25 por 100.000 trabajadores), siguen en el orden de los hallazgos. Se suma a la anterior problemática expuesta, que la industria de la construcción contrata a los trabajadores por periodos relativamente cortos de tiempo, no existiendo continuidad en el acceso a la Seguridad Social, quedando éste desprotegido hasta que pueda ubicarse nuevamente en una obra, con la salvedad de que su estado de salud ha de estar óptimo o sencillamente no será contratado. CONCLUSIONES El estudio dejó en evidencia la presencia de un porcentaje muy alto de accidentes laborales de los trabajadores de la industria de la construcción; así mismo permitió determinar cuáles son las enfermedades que están afectando a los trabajadores de este sector de la economía. De acuerdo a los resultados encontrados en el estudio, se hace necesario que los entes gubernamentales se apersonen de esta problemática, que a través de la ley 100 se delegó al sector privado a través de las administradoras de riesgo profesional ARP, y éstas tienen la obligación de ejecutar programas de promoción y prevención

170

Es importante que el Ministerio de la Protección Social a través de la dirección técnica de riesgos profesionales, establezca los lineamientos en materia de protección de los trabajadores del sector de la construcción, y verifique la implementación de normas, así como el cumplimiento en materia de dotación de elementos de protección personal, a fin de disminuir la morbilidad y la mortalidad que se presenta en este sector. Si bien es cierto las ARP, responden ante la aparición de accidentes laborales, se está aún muy lejos del reconocimiento de enfermedades laborales tal y como está establecido en la legislación colombiana a través de la resolución 1832 de 1993. A esto se suma el desconocimiento por parte de los trabajadores de su derecho a reclamar en el caso de padecer enfermedades que puedan estar relacionadas con las labores o el tipo de oficio que desempeña o ha desempeñado. La evaluación del estado de salud, de los trabajadores en el momento de ingresar a trabajar, está siendo realizada por distintas empresas particulares, contratadas por las empresas de servicios temporales que en últimas buscan, no determinar el real estado de salud de los trabajadores, sino más bien cumplir con unos “requerimientos” exigidos por la empresas temporales, quienes les solicitan emitir un concepto de aptitud laboral muchas veces de acuerdo a sus necesidades o a las exigencias de las propias empresas contratantes.


Sería muy importante para Colombia la creación un ente gubernamental con capacidad decisoria y sancionatoria que regule y supervise no solamente a las empresas del sector de la construcción, sino también a todas las empresas de los diversos sectores de la economía colombiana, y por supuesto a todas las empresas que evalúan trabajadores, no solamente las de servicios temporales sino a las particulares que ejecutan actividades de salud ocupacional. Se hace necesario que el gobierno Nacional establezca mediante proceso legislativo, la responsabilidad social que le compete a las empresas por la morbilidad y la mortalidad de los trabajadores de sus respetivas empresas, y que ésta no sea solamente vista como una responsabilidad económica por la que tiene que responder la ARP. Es importante que las universidades que preparan a los futuros profesionales en las áreas de la salud, lo hagan en el reconocimiento de enfermedades producidas por la actividad laboral. Por otro lado los responsables de la salud ocupacional y los directivos de las empresas no deben asumir los exámenes médicos de ingreso, egreso y periódicos, como un requisito legal únicamente, sino que estos deben ser realizados con la responsabilidad social que ameritan y de acuerdo al compromiso que tienen frente a los trabajadores sus familias y la sociedad. Por último, si bien, éste es un acercamiento a la problemática de salud laboral en Colombia, es necesario que se diseñen estudios enfocados para los diferentes sectores de la economía, que puedan mostrar la morbilidad y tipificar

los riesgos a los cuales están sometidos los trabajadores colombianos. Se hace necesario tomar en serio el problema de la salud de los trabajadores del sector de la construcción y de otros sectores de la economía, que si bien empresas grandes y serias lo realizan, en la mayoría de los casos se evade la ley y la responsabilidad frente a los trabajadores. Teniendo en cuenta la exhaustiva búsqueda de información previa relacionada con el tema de la presente investigación, no se encontró ningún referente en Colombia, por lo cual, el presente estudio se convierte en punto de partida para otros trabajos relacionados. Conflictos de interés: Ninguno AGRADECIMIENTOS Los autores desean expresar sus agradecimientos a la Doctora Jenny Hernández directora de la división de Ciencias básicas, y al Doctor William Hernández coordinador académico. También expresan sus agradecimientos a la Doctora María Eugenia Beltrán y al Doctor José Manuel Ruíz, gerentes de la empresa Aleandes, quienes gentilmente realizaron los contactos con las empresas de salud ocupacional y prestaron su sede como centro piloto de la investigación. Adicionalmente expresan sus agradecimientos al Ingeniero Mauricio Orduz, coordinador de recursos humanos y seguridad Industrial de la empresa Pro temporales. La presente investigación fue parcialmente financiada por la Fundación Universitaria del Área andina. Los demás gastos fueron asumidos por los investigadores

BIBLIOGRAFIA 1. Camacol Bogotá y Cundinamarca. Estudio de caracterización demográfica y socioeconómica del trabajador de la construcción de Bogotá y municipios aledaños. Primera Edición. Febrero 2008.ISBN 978-958-98537-0-2

2. Idrovo Álvaro J. estimación de la incidencia de enfermedades ocupacionales en Colombia, 1985-200. Rev. Salud pública vol. 5 no. 3 Bogotá sep. / Dec. 2003.

171


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

ESTADO DE SALUD DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN

3. Legislación colombiana. Código sustantivo del trabajo. Fondo editorial Legis. 4. SENA. Estudio de caracterización ocupacional de la cadena del sector de la construcción. Bogotá, Abril de 1999. 5. Instituto de Seguros Sociales. Vicepresidencia de riesgos laborales. Trabajo y accidentalidad en la industria de la construcción. Editorial Corporación salud y desarrollo. Bogotá. 1995 6. Organización Mundial del Trabajo. Estrategia Mundial de Salud ocupacional para todos. Ginebra 1995. ISBN 951802071X 1995) 7. Ministerio de la Protección Social. Ley de seguridad social. (Ley 100). Decreto 1295 de 1994. República de Colombia. 8. Ministerio de la Protección Social. Decreto 1832 de 1994. Tabla de enfermedades profesionales. República de Colombia. 9. Jiménez de la Lara Jorge. Chile: El sistema privado de administración de seguro de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Santiago, Oficina Internacional del Trabajo, 2001. ISBN 1020-3974 10. Ladou Joseph. Diagnóstico y tratamiento en medicina laboral y ambiental. Editorial Manual Moderno. Cuarta edición. México D.F 2007. ISBN – 13: 978-0-07-144313-5. 11. V Arndt, D Rothenbacher, U Daniel, B Zschenderlein, S Schuberth, H Brenner. All-cause and cause specific mortality in a cohort of 20 000 construction workers; results from a 10 year follow up. Occup Environ Med 2004; 61:419-425. 12. V Arndt, D Rothenbacher, U Daniel, B Zschenderlein, S Schuberth, H Brenner. Construction work and risk of occupational disability: a ten year follow up of 14 474 male workers. Occup Environ Med 2005; 62:559-566. 13. Eva Suarthana, Karel G M Moons, Dick Heederik, Evert Meijer. A simple diagnostic model for ruling out pneumoconiosis among construction workers. Occup Environ Med 2007; 64:595-601. 14. A Marinaccio, A Scarselli, G Gorini, E Chellini, M Mastrantonio, R Uccelli, P Altavista, R Pirastu, D F Merlo, M Nesti. Retrospective mortality cohort study of Italian workers compensated for silicosis. Occup Environ Med 2006; 63:762-765. 15. P Wild, K Leodolter, M Réfrégier, H Schmidt, E Bourgkard. Effects of talc dust on respiratory health: results of a longitudinal survey of 378 French and Austrian talc workers. Occup Environ Med 2008; 65:261-267. 16. B Järvholm, D Silverman. Lung cancer in heavy equipment operators and truck drivers with diesel exhaust exposure in the construction industry. Occup Environ Med 2003; 60:516-520. 17. B Hilt, T Qvenild, J Holme, K Svendsen, B Ulvestad. Increase in interleukin-6 and fibrinogen after exposure to dust in tunnel construction workers. Occup Environ Med 2002; 59:9-12. 18. Lena Damber, Bengt Järvholm. Cancers in concrete workers: results of a cohort study of 33 668 workers. Occup Environ Med 2000; 57:264-267. 19. G Smailyte, J Kurtinaitis, A Andersen. Mortality and cancer incidence among Lithuanian cement producing workers.

172

Occup Environ Med 2004; 61:529-534. 20. N S Seixas, B Goldman, L Sheppard, R Neitzel, S Norton, S G Kujawa. Prospective noise induced changes to hearing among construction industry apprentices. Occup Environ Med 2005; 62:309-317. 21. P M Ludewig, J D Borstad. Effects of a home exercise programme on shoulder pain and functional status in construction workers. Occup Environ Med 2003; 60:841849. 22. Ute Latza, Wilfried Karmaus, Til Stürmer, Markus Steiner, Axel Neth, Uwe Rehder. Cohort study of occupational risk factors of low back pain in construction workers. Occup Environ Med 2000; 57:28-34. 23. H Claessen, V Arndt, C Drath, H Brenner. Overweight, obesity and risk of work disability: a cohort study of construction workers in Germany. Occup Environ Med 2009; 66:402-409. 24. B Järvholm, C From, S Lewold, H Malchau, E Vingård. Incidence of surgically treated osteoarthritis in the hip and knee in male construction workers. Occup Environ Med 2008; 65:275-278. 25. Concha M Labbé J. 2007. Enfermedades Profesionales: Una aproximación a su frecuencia. Cienc trab. Jul – sep; 9(25): 117:120 26. Dirección general de Riesgos Profesionales del Ministerio de la Protección Social de Colombia. Aplicativo SIERP 2009. Bogotá, Colombia 27. Ardila, Enrique; Sánchez, Ricardo; Echeverry Jairo. Estrategias de investigación en medicina clínica. Editorial Manual Moderno. Bogotá, Colombia.2001 28. Organización panamericana de la Salud. Módulo de principios de epidemiología para el control de enfermedades. Segunda Edición. Washington D.C.: OPS. 2002, 64 pág. ISBN 927532407


173


TARTRAZINA - REVISIÓN

Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

Tartrazina -

revisión

CLARA LUCIA BELTRAN G. Médico Especialista Salud Ocupacional claralube@yahoo.com

INTRODUCCION La mayoría de los alimentos que consumimos a diario, por no decir que todos, contienen sustancias químicas diversas, conocidas y desconocidas, para muchas de las cuales no existe información suficiente que determine de manera exacta su nivel de toxicidad y peligrosidad para el ser humano, los animales y el medio ambiente en general. De las sustancias conocidas, se conocen sus características en laboratorio, y algunos de sus metabolitos y están caracterizados y clasificados en diversos documentos como el Libro Naranja, por la Asociación Nacional de Protección contra Incendios de Estados Unidos- National Fire Protection Association (NFPA), Sistema de identificación de los materiales peligrosos UN/ DOT/CANUTEC, etc. Durante la producción, almacenamiento, transporte, distribución y venta al usuario final, el consumidor, suceden una serie de cambios climáticos, atmosféricos, de composición y descomposición, de mezcla, etc. de los alimentos, que causan cambios en las sustancias que se utilizaron inicialmente en cada producto/ alimento para su elaboración y conservación, además de los generados por la forma de uso del consumidor. Es posible que este juego químico tenga relación con los cambios epidemiológicos en la morbilidad y la mortalidad, y por la diversidad de condiciones se hace muy difícil una estricta caracterización de cada sustancia, que permita un mayor conocimiento para la prevención de enfermedades relacionadas con el uso de las sustancias químicas en toda la cadena alimenticia (fertilizantes, fumigantes, sustancias para el control de plagas, preservantes, colorantes, saborizantes, aromatizantes, compactantes, etc.).

174

En el presente documento se exponen las características de uno de los tantos colorantes que se utilizan para la producción de alimentos, como sustituto de los colorantes naturales (la tartrazina reemplaza la malta y el betacaroteno entre otros). DEFINICION Colorante para los alimentos conocido como acido amarillo 23: 4,5- dihydro- 5- oxo 1-(4-sulfofenil)-4-[(4-sulfofenil)azo]-1h-pirazol-3acido carboxílico Las especificaciones de la Tartrazina se han definido en la directiva 2008/128/EC de la Comisión europea, y en el Código Alimentario. Es una sal con cloruro de sodio y/o sulfato de sodio o de calcio o de potasio. Los estudios acerca de esta sustancia en su mayoría son de hace 40 y 50 años Después de la administración oral, menos del 5% de tartrazina no se absorbe y se excreta por vía urinaria. El resto de la sustancia, durante su metabolismo la microflora gastrointestinal la transforma a acido sulfanilico y aminopirazolona que luego se transforman a fragmentos de acido alfa amino beta cetobutirico el cual se libera como dióxido decarbono. Tanto el acido sulfanilico y aminopirazolona pueden tener una mayor absorción que la tartrazina, y generar otros productos metabólicos con diferentes vías de eliminación y absorción. Otros nombres para la Tartazina: Amarillo T Amarillo No 4 Acilan Yellow GG A.F. Yellow No. 4


Airedale Yellow T Aizen tartrazine Amacid,Yellow T Atul Tartrazine Bucacid tartrazine Calcocid Yellow MCG Calcocid Yellow XX Canacert tartrazine 3-Carboxy-5-hydroxy-1-p-sulfophenyl-4-psulfopheny lazopyrazole trisodium salt Certicol Tartrazol Yellow S Cilefa Yellow T C.I. 640, C.I.,19140 C.I. Acid Yellow 23 C.I. Acid Yellow 23, trisodium salt C.I. Food Yellow 4 Curon Fast Yellow 5G D and C Yellow No. 5 Dolkwal tartrazine Dye FD and C Yellow No. 5 E 102 Edicol Supra Tartrazine N Egg Yellow A Erio Tartrazine Eurocert tartrazine FD and C Yellow 5 FD & C Yellow No. 5 tartrazine Fenazo Yellow T Food Yellow 4 Food Yellow 5 HD tartrazine HD Tartrazine Supra Hexacert Yellow No. 5 Hexacol tartrazine Hidazid tartrazine Hispacid Fast Yellow T Hydrazine Yellow Hydroxine Yellow L Kako tartrazine Kayaku Food Colour Yellow No. 4 Kayaku tartrazine Kca Foodcol Tartrazine PF Kca Tartrazine PF Kiton Yellow T Lake Yellow (2)

FORMULA QUIMICA:

C16H9N4Na309S2 No CAS 1934-21-0 LD(50) oral: aguda: 12750mg/kg en ratones (Ficha técnica MSDS) Puede ser combustible a alta temperatura. Se desconocen el ph, los rangos de BP/ BP, MP/MP, los puntos de ignición, ebullición, auto ignición, inflamabilidad, congelación, volatilidad, solubilidad, densidad de vapor, presión de vapor, concentración de saturación de vapor, olor, contenido de agua y/o solventes, tasa de evaporación, viscosidad, tensión de superficie, coeficiente de partición, temperatura de descomposición, limites de explosión, índice de refracción, eco toxicidad, productos de degradación, etc. Es un material no controlado (Ficha técnica MSDS y ficha técnica SIGMA ALDRICH) IDENTIFICACIÓN DE RIESGOS: - FICHA DE SEGURIDAD MSDS: Está clasificada con: Nivel 2 en salud: Materiales que en exposición intensa o continuada pudieran causar incapacidad temporal o posibles daños residuales a menos que se dé pronta atención médica, por ejemplo el Bromobenceno, y la Piridina. Nivel 1 en inflamabilidad: Materiales que deben ser precalentados antes que tenga lugar la ignición como Sodio y el Fósforo rojo y 0 en reactividad: Materiales que en sí son normalmente estables, incluso cuando son expuestos al fuego, y que no reaccionan con agua.

175


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo - CLASIFICACIÓN NFPA Y HMIS: Nivel 3 en salud: Materiales que en un corto tiempo pudieran causar daños temporales o residuales aunque se hubiera recibido pronta atención médica, como Anilina, Hidróxidos, Ácido Sulfúrico Nivel 0 en inflamabilidad: Materiales que no arderán y 1 en reactividad: Materiales que en sí son normalmente estables, pero los cuales pueden hacerse inestables a temperaturas elevadas o reaccionar con agua con alguna liberación de energía, pero no violentamente como el Éter etílico y el Sulfúrico. La NFPA aclara que presenta peligro adicional para efectos crónicos -CLASIFICACION EU/US ADICIONAL: Símbolo de peligrosidad: Xn Indicacion de peligro: Peligroso, R 42/43 (Puede causar sensibilidad por inhalación/ Puede causar sensibilidad por contacto con la piel) Riesgos: Puede producir sensibilización por inhalación y contacto con la piel (S: 22-36/37-45) PRODUCTOS DE LA DESCOMPOSICION DE LA TARTRAZINA: Monóxido de carbono, dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre, óxidos de sodio USOS: Se utiliza en diversas proporciones para la elaboración de dulces, bebidas suaves y energizantes, pudines instantáneos, pasabocas de maíz , cereales, tortas, pasteles, sopas instantáneas, salsas, algunos arroces como la paella y el rissoto, helados, bebidas para deportistas, masmelos, chicles, mermeladas, jamones, mostazas, pastas, gelatinas, productos lácteos, frutas deshidratadas, etc.

176

TARTRAZINA - REVISIÓN

Se utiliza también en la producción de jabones, shampoo, cremas faciales y corporales, crayolas, desinfectantes para manos, en la producción de capsulas de medicamentos, de vitaminas y antiácidos, y en la elaboración de ciertos medicamentos. EFECTOS PARA LA SALUD: Al parecer, la tartrazina es la sustancia que mayor efecto alergenico posee entre los colorantes azo Se le han atribuido reacciones en las personas que la consumen como ansiedad, migraña, depresión, visión borrosa, malestar general, oleadas de calor, ataques de asma, sensación de sofocación, manchas púrpura en la piel, y trastornos del sueño. En los niños, su uso combinado con benzoato de sodio se ha asociado a cambios en el comportamiento. Se ha relacionado con tumores de tiroides, daño cromosomal e hiper reactividad. Un estudio de 1994 de la Universidad de Melbourne sugiere que los niños previamente identificados como hiperactivos, quizás exhiban un incremento en la irritabilidad, agitación y disturbios del sueño después de ingerir tartrazina. Algunas personas que han tenido exposición a la tartrazina han experimentado sensibilidad a bajas dosis por periodos de 72 horas después de la exposición. En niños, se han descrito ataques de asma y rash cutáneo. No se conocen los mecanismos de sensibilización y se ha denominado seudo alergenico. La prevalencia de intolerancia a la tartrazina se calcula alrededor de 0.12% de la población general. De acuerdo con la FDA, la tartrazina causa rash cutáneo en menos de 1 en 10.000 personas o 0.01% (6) No esta claro que tan extendidos estos problemas y si pueden relacionarse específicamente con la tartrazina. La existencia de reacciones de sensibilidad no se conoce bien, pero


la existencia de más efectos extremos permanece controvertida. La incidencia de la intolerancia a la tartrazina es menos frecuente de los que se indica antes, y existe mucha controversia sobre todos los efectos patológicos que no son claramente intolerancia. En mamíferos, se ha encontrado que altera el comportamiento de los ratones jóvenes y en ratas produce inflamación estomacal incrementando los eosinófilos y linfocitos en dietas que la contienen administradas por periodos prolongados. El no consumo de tartrazina es la mejor medida para evitar la sensibilidad a la tartrazina. El uso de la tartrazina está prohibido en Noruega, Austria y Alemania, hasta que la prohibición sea modificada por una directiva de la Unión Europea Según Ficha técnica MSDS: Agudos: Irritante por contacto con la piel, los ojos por ingestión y por inhalación Crónicos: Muy peligroso en caso de inhalación. Peligroso en caso de contacto con los ojos y por ingestión (irritante) Se desconocen efectos mutagénicos, carcinogénicos, teratogénicos y de toxicidad Quizá produzca sensibilización por contacto con la piel. Según la hoja de seguridad SIGMA ALDRICH: Producto dañino. Puede producir sensibilización por inhalación y contacto con la piel. Es un producto estable, debe evitarse mezclarlo y tener contacto con materiales fuertemente oxidantes. - Contacto con la piel: Puede producir irritación. Puede causar reacción alérgica en la piel. Puede ser peligroso al absorberse por la piel - Contacto con los ojos: Puede causar irritación - Inhalación: Puede irritar las mucosas y las membranas, y el tacto respiratorio alto. Puede ser peligroso si llegara a ser inhalado. Puede causar respuesta respiratoria alérgica - Ingestión: Puede ser peligroso - Signos y síntomas de la exposición: Sus propiedades químicas, físicas y toxicológicas no se han investigado completamente. - Información de toxicidad: Tasa Intraperitoneal

>2 GM/KG Tasa LD50 Intravenosa >2 GM/KG LD50 Oral para ratones 12750 mg/kg LD50 para ratas en exposición crónica teratogeno: 18500 MG/KG en aplicación oral Tiempo de exposición: 7-22 días previos al registro /21días posteriores al registro Resultado: Desarrollo especifico de anormalidades sanguíneas y del sistema linfático incluyendo bazo y médula ósea, efectos sobre el crecimiento del recién nacido como reducción de la ganancia de peso y afecciones en el comportamiento

- Exposición crónica – mutágeno 1- Para humanos: 100 MG/L Tipo celular: linfocitos Test de mutación: Análisis citogenético 2- Para Ratas: 1500 MG/KG Tipo celular: S. typhimurium Test de mutación: análisis de líquidos corporales 3- Para Hamster: 2500 MG/L Tipo celular: fibroblastos Test de mutación: Análisis citogenético con 2100 MG/L Tipo celular: Pulmón Test de mutación: Análisis citogenético 4- Para Mamíferos: 5 MG/L Tipo celular: fibroblastos Test de mutación: Análisis citogenético Test de mutación: reversión de la Histidina (Ames) - Exposición crónica – Riesgos para la reproducción 1- Para Ratas: 1280 MG/KG Vía de aplicación: Oral Tiempo de exposición: (7-14D previos al registro) Efectos: en el recién nacido, cambio en el índice de destete o lactancia (frecuencia diaria) 2 - Con 20 GM/KG Vía de aplicación: Oral Tiempo de exposición: (7-14D previos al registro) Efectos: Reducción en el índice de ganancia de peso del recién nacido

177


TARTRAZINA - REVISIÓN

Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo El panel de los Aditivos para Alimentos y las fuentes nutricionales Europeo, re evaluó la seguridad de la Tartrazina en el 2009. Los expertos de la FAO/WHO en 1966 y el Comité Científico Europeo de alimentos en 1975 y 1984, habían establecido como aceptable la ingesta diaria de 0 – 7.5 mg/kg diario de Tartrazina; el panel del 2009 no propuso una nueva dosis pero si anotó que la tartrazina no tiene efectos negativos a largo plazo en los estudios de carcinogenesis, y que los efectos de migración del DNA observados en ratones in vivo no presentan resultados en cuanto a carcinogenesis y genotoxicidad, y que una vez revisados los estudios de Sasaki et al, el ensayo Comet, el estudio de McCAnn et al, el estudio de neuro desarrollo de Tanaka, éstos no permiten concluir que se deba cambiar la dosis anteriormente mencionada. El panel también concluye que la Tartrazina puede inducir reacciones adversas en una pequeña parte de la población expuesta, en individuos sensibles y a la dosis mencionada, pero que los estudios realizados para confirmarlo no han tenido un buen procedimiento de control durante la investigación y además se ha administrado la tartrazina con otros colorantes. (5)

CONCLUSIONES La tartrazina es un colorante que se ha utilizado desde los años 60´s. Varios estudios han correlacionado su uso con efectos diversos sobre la salud, especialmente relacionados con alergias. A pesar de su uso extendido, aún no se conocen todas sus características químicas y los efectos sobre la salud derivados de su uso y consumo. Tampoco se conocen los efectos de su uso combinado con conservantes, compactantes, otros colorantes, que se utilizan en la producción de alimentos. Esta situación es común para muchas de las sustancias químicas que se encuentran en los productos de uso diario, y este desconocimiento podría hacer suponer que los cambios en el comportamiento epidemiológico de diferentes enfermedades “apodadas” como idiopaticas en la última década, podría tener una alta relación con el consumo masivo de sustancias químicas de efecto desconocido.

BIBLIOGRAFÍA

1- http://www.disaster-info.net/quimicos/index_folder/ word_html/2/2.html 2- SIGMA-ALDRICH - MATERIAL SAFETY DATA SHEET/2006) 3- Ficha tecnica MSDS 4- Reproductive Toxicology of Tartrazine (FD and C Yellow No. 5) in Swiss Albino Mice 1N. Mehedi, 1S. Ainad-Tabet, 1N. Mokrane, 1S. Addou, 2C. Zaoui, 1O. Kheroua and 1D. Saidi 1Laboratory of Physiology of Nutrition and Food Safety, University of Oran, Oran, Algeria 2Laboratory of Developmental Biology, Department of Biology, University of Oran, Oran, Algeria American Journal of Pharmacology and Toxicology 4 (4): 130-135, 2009 5- EFSA Journal 2009; 7(11):1331 Scientific Opinion on the re-evaluation Tartrazine (E 102) - EFSA Panel on Food

178

Additives and Nutrient Sources added to Food (ANS)European Food Safety Authority (EFSA), Parma, Italy 6- Does FD&C Yellow No. 5 cause any allergic reactions?”. United States Food and Drug Administration. Archived from the original on 2007-10-09. http://web.archive.org/web/20071009232307/http:// www.cfsan.fda.gov/~dms/qa-adf5.html. Retrieved 200710-20. 7- Recomendaciones relativas al TRANSPORTE DE MERCANCÍAS PELIGROSAS Reglamentación Modelo Decimotercera edición revisada ORGANIZACIÓN DE NACIONES UNIDAS (Libro Naranja) 8- IMCO – Clasificación de las sustancias químicas 9- Sistema de clasificación de sustancias químicas de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios de Estados Unidos [ National Fire Protection Association (NFPA)


PREGUNTAS Y RESPUESTAS Invitamos a nuestros lectores para que envíen sus preguntas, las cuales serán remitidas a un experto con experiencia en cada caso para su respuesta. Las preguntas, así como sus comentarios, pueden ser remitidos a nuestro E-mail: scmt@etb.net.co

Qué son los biomarcadores? El Comité de Biomarcadores Biológicos de la Academia de Ciencias de USA ha definido tres tipos diferentes de biomarcadores, de exposición, de efecto y de susceptibilidad. • Biomarcador de exposición ha sido definido como la presencia de una sustancia exógena dentro del organismo, el producto resultante de la acción entre un compuesto xenobiótico y compuestos endógenos o algún otro evento que aparezca en el sistema biológico y que se encuentre relacionado con la exposición. • Los biomarcadores de efecto fueron definidos como indicadores de la presencia de una sustancia exógena dentro del organismo, como la medida de la capacidad funcional del organismo para reaccionar o una alteración del sistema que se reconoce como una limitación o una enfermedad. • Los biomarcadores de susceptibilidad fueron definidos como indicadores de que la salud del organismo, o sistema, es especialmente

sensible al desafío que significa la exposición a compuestos xenobióticos. El monitoreo biológico en salud ocupacional es la aplicación práctica del conocimiento de los biomarcadores de exposición y efecto. Los biomarcadores de susceptibilidad tienen por el momento poca aplicación, pero hay una amplia discusión ética por los problemas envueltos en su aplicación en la práctica. Se habla frecuentemente de las “trabajadoras sexuales”. Pero han sido alguna vez reconocidas legalmente como trabajadoras? Tienen alguna protección legal? Precisamente acaba de salir la Sentencia T-629 de 2010, de la Corte Constitucional, que recuerda que ni la moral ni las buenas costumbres justifican que la ley trate de forma desigual a las personas discriminadas socialmente y con base en un criterio de justicia autoriza la protección laboral de quienes prestan servicios sexuales.

179


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo La decisión parte de una premisa: en Colombia, la prostitución es una actividad económica lícita. Por eso puede dar lugar a la ejecución de un contrato de trabajo, si se desarrolla por cuenta ajena, sometida a condiciones de subordinación y dependencia a cambio de un salario. Los efectos jurídicos de reconocer derechos laborales a las/los trabajadores sexuales son incalculables. Sin embargo, la Corte Constitucional decidió que no tenía competencia sobre la viabilidad de darles a esos trabajadores una protección laboral plena. Temas como el reconocimiento al derecho a la asociación sindical, la posibilidad de crear cooperativas de trabajo asociado para prestar servicios sexuales, las manifestaciones de subordinación, el cumplimiento de ordenes y las consecuencias del despido deben, según la Corte, ser resueltos por el legislador, la administración y los jueces.

(Mayor información en el periódico “Ámbito Jurídico” No. 307 Octubre 4 al 17 de 2010.) Sirven la medias elásticas para prevenir las varices? Para tener una respuesta a esta pregunta, lo más acertada posible, sobre un tema origen de debates frecuentes, que todavía no llevan a una conclusión definitiva al respecto, debemos antes revisar qué causa las varices y las telangiectasias, esas venitas en forma de patas de araña que tanto mortifican a las señoras. Uno o varios de los siguientes factores pueden jugar un papel importante en la aparición de esta patología: - Herencia.- Hay una relación significativa entre la herencia y la aparición de varices y telangiectasias. - Edad.- Esta patología puede aparecer a cualquier edad, pero más frecuentemente aparece entre los 18 y 35 años y entre los 50 y 60 años.

180

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

- Género.- Las mujeres sufren cuatro veces más de várices que los hombres. - Embarazo.- Es un factor que contribuye a la formación de várices y telangiectasias, siendo la hormonas circulantes el factor más importante en el debilitamiento de las paredes venosas. Hay también un aumento del volumen de sangre circulante durante el embarazo. Esto tiende a distender las venas, causando una disfunción valvular que lleva a una mala circulación venosa. Adicionalmente, durante el último trimestre, el útero aumentado de tamaño comprime las venas pélvicas aumentando la presión sobre las venas ya dilatadas de los miembros inferiores. Generalmente las várices que se forman durante el embarazo, generalmente mejoran e incluso desaparecen pocos meses después del parto. - Estilos de vida y trabajo.- Las personas que permanecen sentadas o de pie en sus actividades diarias, tienen una mayor tendencia a desarrollar várices. El peso de la sangre sobre las válvulas venosas lleva a que estas se debiliten y a que exista distensión venosa. La prevención de las várices, según el grupo de trabajo de la Clínica Mayo, considera que no hay ningún método para prevenir completamente la aparición de várices, pero recomienda lo siguiente: - Ejercicios diarios. Caminar, subir escaleras, ciclismo, natación, son ejercicios que mantienen los músculos de las piernas activos y de esa manera activan la función que tienen los músculos para ayudar al bombeo de la sangre venosa, reduciendo la presión dentro de las venas. - Control de sobrepeso. Mantener el peso ideal reduce la presión sobre las piernas. Mucha grasa en el cuerpo, especialmente en el abdomen, aumenta la presión sobre las regiones glúteas e inguinales, debilitando


las válvulas de las venas por aumento de la presión intravenosa.

Se justifica el consumo preventivo de reductores de colesterol?

- Dieta rica en fibras y pobre en sal. Esto evita el estreñimiento, el cual se considera que aumenta la presión venosa, especialmente la presión en las venas del recto, causando hemorroides, que son una forma de enfermedad varicosa. Algunos recomiendan el consumo de Vitamina C, por considerar que fortalece las paredes venosas.

Se acepta generalmente como un dogma que el colesterol elevado causa enfermedad cardiovascular y que reducirlo implica importantes beneficios para la salud. Incluso hay quienes expresan la idea de que para reducir las muertes por enfermedad cardiovascular, se debe dar un suplemento de estatinas a toda la población, igual como se enriquece la sal con yodo o el agua con fluor, en vista de que no se ha logrado con educación solamente reducir las cifras de colesterol y la presencia de enfermedad cardiovascular en la población general.

- Evitar tacones altos y medias o ropa muy ajustadas. Usar ropa suelta evita el restringir la libre circulación de la sangre venosa, especialmente a nivel de la cintura, la región inguinal o las piernas. Los zapatos con tacones altos hace que se utilicen los músculos glúteos en vez de los de la pierna para caminar, con lo cual no se promueve la ayuda de estos músculos para mejorar la circulación venosa. Los zapatos de tacón bajo fortalecen los músculos de las pantorrillas y mejoran la circulación. - Elevar las piernas periódicamente durante el día, colocando los pies por encima del nivel del corazón. No cruzar las piernas cuando la persona se encuentra sentada, porque ello comprime las venas y afecta el libre flujo de la sangre. - Cambiar de posición sentada o de pie regularmente. Se debe evitar permanecer en cualquiera de estas posiciones por largo tiempo. Activar la acción de bombeo de la sangre de los músculos de las pantorrillas moviendo los pies arriba y abajo diez veces cada 15 minutos o haciendo una corta caminata. - Uso de medias elásticas para varices.- Es un punto en discusión, cuando se recomiendan como medida preventiva. Ejercen una presión externa, reduciendo la presión intravenosa. Se recomiendan cuando se debe permanecer sin mucho movimiento durante largos períodos, como cuando se hacen viajes muy largos en automóvil o en avión.

Sin embargo, aunque es conveniente el uso de estatinas para personas que han sufrido un ataque cardíaco o si se considera importante reducir el colesterol con algo adicional a una buena dieta, es más que discutible que en personas sanas trate de prevenir algo con alternativas diferentes a una dieta sana, ya que no está demostrado que de esa manera se reduce la mortalidad total o por enfermedad cardiovascular. Un estudio publicado en el British Medical Journal en mayo de 2010 revisa los efectos de las estatinas reductoras del colesterol (“Unintended effects of statins in men and women in England and Wales: population based cohort study using the QResearch database”, BMJ 2010), con los siguientes resultados: “Por cada 10.000 mujeres con alto riesgo cardiovascular tratadas con estatinas, podemos esperar 271 menos casos de enfermedad cardiovascular, 8 casos menos de cáncer de esófago, 23 pacientes más con fallo renal, 307 nuevos pacientes con cataratas, 74 pacientes más con disfunción hepática y 39 pacientes adicionales con miopatías. Por cada 10.000 hombres con alto riesgo cardiovascular tratados con estatinas, podemos esperar aproximadamente 301 casos menos de enfermedad cardiovascular, 9 casos menos de cáncer de esófago, 29 pacientes nuevos con fallo renal, 191 pacientes extra con cataratas, 71 pacientes adicionales con disfunción renal, y 110 pacientes nuevos con miopatía.

181


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Para este estudio se emplearon simvastatina y ezetimibe (otro tipo de fármaco reductor del colesterol). Ezetimibe por ejemplo se ha asociado de modo significativo con aumento de riesgo de cáncer (“Analyses of cancer data from three ezetimibe trials” NEJM, septiembre 2008). Pero estudios como éstos parecen no importar mucho. A no ser que usted caiga en el lado de la balanza de las víctimas”.

Desde cuando se viene estudiando la respiración?

Existe algún estudio que relacione el efecto del trabajo de los estudiantes con el consumo de alcohol?

• Da Vinci (1.452-1.519) exploró la función del diafragma en la respiración, determinando que durante la respiración los pulmones se expandían en todas direcciones.

Hay un estudio recientemente publicado, (PsycINFO Database Record (c) 2010 APA). En este estudio se examinó la relación entre los estresores del trabajo diario y el consumo de alcohol durante 14 días en una muestra de 106 estudiantes universitarios que trabajaban. Se había asumido como tesis, que la exposición a los estresores del trabajo podía aumentar el consumo de alcohol entre los estudiantes trabajadores, especialmente en los hombres. Después de hacer el estudio, se encontró que el número de horas trabajadas tenía una relación directa con el consumo de alcohol. La carga de trabajo se encontró que tenía una relación directa con el consumo de alcohol y los conflictos del trabajo escolar estaban relacionados negativamente con el consumo de alcohol, particularmente cuando los estudiantes expresaban fuertes creencias a cerca de las condiciones del alcohol para reducir la tensión. No se encontró evidencia de que los efectos estresores del trabajo fueran moderados por la actividad sexual. Los resultados mostraron que el trabajo durante el año académico juega un papel importante en el consumo de alcohol por estudiantes y sugiere que este sitio de trabajo puede ser un buen punto para trabajar sobre el problema del incremento del consumo de alcohol por estudiantes.

182

• Tal vez la referencia más antigua a estudios de la respiración son los publicados por Erasistrato en Grecia, (280 A.C.), quien demostró el papel del diafragma en la respiración, el origen y función del nervio frénico y la función de los músculos intercostales.

• Vesalio (1.514-1.564) describió el colapso que sucede cuando de perfora la pleura. • Galeno reconoció la necesidad del aire fresco, que según creía, reaccionaba con la sangre en el corazón izquierdo y en las arterias, para producir el “espíritu vital”. La ausencia de comunicación visible entre la arteria y vena pulmonar lo llevó a sugerir que la sangre pasaba por poros invisibles entre los dos lados del corazón. Falló así en comprender la función pulmonar. • Ibn-al-Nafis (1.210-1.289) y Severentus (1.5111.553) corrigieron este error. Separadamente reconocieron la impermeabilidad del septum interventricular y propusieron que la sangre pasaba de la arteria a la vena pulmonar a través de los pulmones. • Harvey (1.578-1.657) demostró que la sangre circulaba a través de los capilares pulmonares y Malpihi (1.628-1.694) mostró que los capilares se encontraban sobre la pared alveolar. Estas observaciones prepararon el camino para el correcto entendimiento de la función pulmonar como hoy la conocemos.


183


NOTAS INTERNACIONALES

Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

Notas

internacionales

JUAN VICENTE CONDE SIERRA

Médico Especialista en Salud Ocupacional Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo scmt@etb.net.co

E

sta nota de prensa se convierte en una alternativa maravillosa para los trabajadores afectados de neumoconiosis en estados avanzados. Creo que debeos revisar el tema y con gran altura comenzar a considerarlo como alternativa en el manejo de la patología ocupacional.

estos pacientes es del 100%, porque sus pulmones ya no producen el intercambio gaseoso en la sangre. Este dispositivo nos permite mantenerlos compensados por más tiempo”, sostuvo.

Prolongan la vida con un nuevo pulmón artificial Una mujer de mediana edad se convirtió ayer en la primera persona en el país en recibir un nuevo pulmón artificial que abre una ventana de esperanza de hasta dos meses en pacientes que necesitan lo antes posible un trasplante pulmonar para seguir viviendo.

En los pulmones, la sangre recibe el oxígeno del aire que inspiramos y se deshace del dióxido de carbono, el desecho gaseoso de la actividad celular (metabolismo) que eliminamos en el aire que exhalamos.

Tras obtener la aprobación del comité de ética de la institución y de la Anmat, un equipo médico de la Fundación Favaloro logró utilizar, por primera vez en el país, este dispositivo que ya se aplicaba en la estabilización pulmonar de soldados gravemente heridos en Irak y, el año pasado, en la recuperación respiratoria de casos graves por el virus de la gripe A en Europa. “Es algo que estábamos esperando desde hacía mucho tiempo porque nos da tiempo para ayudar a muchos pacientes que, de otra manera, se morían. La Anmat autorizó el ingreso de este dispositivo alemán al país para uso compasivo, es decir, como terapia de rescate final en pacientes con mal pronóstico”, explicó al periódico LA NACION el doctor Alejandro Bertolotti, subjefe de Trasplante Intratorácico de la Fundación Favaloro. El cirujano tuvo a su cargo la intervención. Fue en una mujer de 54 años y que, desde hace más de un año, está en la lista de espera del Incucai para conseguir los órganos para trasplantarle ambos pulmones. La causa es una enfermedad que vuelve tan gruesos y rígidos a esos órganos que hace imposible la respiración. Así, la fibrosis pulmonar impide que la sangre reciba suficiente oxígeno para mantener al organismo en buen funcionamiento. “La mortalidad de

184

Un intercambio vital

En ese intercambio de gases, participa la membrana alveolo capilar, cuya función imitan los pulmones artificiales. Las diferencias entre esos dispositivos de uso frecuente en las cirugías para mantener la circulación extracorpórea y la nueva versión son varias. Según Bertolotti, la nueva “membrana” no requiere cirugía (se puede instalar en la habitación del hospital) y admite el traslado del paciente. Además, funciona con la propia circulación sanguínea y dura hasta 60 días. En cambio, la vida útil de los dispositivos de uso quirúrgico es de seis horas. El equipo colocó el nuevo pulmón artificial a través de dos incisiones en las ingles de la paciente: una, en una arteria, y otra, en una vena. Dos cánulas forman un “puente” para que la sangre ingrese en el dispositivo que actúa como la membrana pulmonar y siga su camino, oxigenada, al resto del cuerpo. Ahora, el equipo de Bertolotti y la familia de la paciente esperan que en este mes que lograrán prolongarle la vida aparezcan los órganos compatibles para el trasplante. “Este nuevo dispositivo se diseñó justamente para poder ganar tiempo -dijo el médico-. Cuando un paciente está conectado a un respirador por insuficiencia respiratoria, tenemos que administrarle mucho oxígeno. Con los días, eso genera daños en los pulmones y otros tejidos. Esta opción nos permite mantener a la paciente ventilada de una manera más protegida y con menos lesiones”.


Guía

para la evaluación médica ocupacional integral para trabajo en alturas INTRODUCCIÓN

PROPÓSITO

El trabajo en alturas, es una de las actividades que presenta altos índices de accidentalidad. El riesgo de caídas a distinto nivel se puede dar por diferentes motivos, principalmente por deficiencia en los sistemas de seguridad. Es por esto que el Ministerio de la Protección Social ha diseñado y divulgado normatividad de carácter legal que contempla aspectos relacionados con las competencias para desarrollar trabajos en alturas, requerimientos necesarios para garantizar la capacitación y el entrenamiento de los trabajadores expuestos, la vigilancia de la salud y las restricciones que desde el punto de vista médico se deben considerar para emitir el concepto de aptitud psicofísica.

Esta guía se realiza con el fin de dar respuesta a la necesidad que ha generado la normatividad vigente en cuanto a la definición de la aptitud médica. Busca orientar al cuerpo médico en materia de emisión de conceptos para trabajadores que realizarán actividades en lugares definidos como “de altura”. En ningún momento pretende reemplazar la evaluación que el médico realice de cada caso con base en el análisis de las condiciones de exposición y los hallazgos de la valoración.

Es en este aspecto, la emisión del concepto de aptitud psicofísica por parte del médico especialista en salud ocupacional en el que ha generado la mayor controversia entre los médicos de empresa, ya que todos los aspirantes ó empleados que vayan a realizar trabajos en alturas deben tener dicho certificado de aptitud médica, considerando las muy amplias y exigentes “restricciones” que emite la normatividad. Por todo lo anterior la SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO (SCMT) propone una guía que oriente el quehacer del médico del trabajo en la definición de aptitud médica dentro de la realización de los exámenes médicos ocupacionales para trabajadores que van a realizar labores de altura

OBJETIVO GENERAL Brindar los elementos básicos necesarios para que el medico del trabajo defina la aptitud desde el punto de vista medico para el aspirante ó al trabajador que va a desarrollar ó desarrolla trabajos en alturas ALCANCE Esta guía se tendrá en cuenta para la realización de exámenes médicos ocupacionales de ingreso, periódicos y de reubicación para trabajadores del sector formal e informal que a nivel nacional vayan a realizar ó realicen trabajo en alturas según la normatividad vigente. Está orientada a las labores de altura que se lleven a cabo principalmente en las siguientes actividades económicas: sector de la construcción, incluidas las obras civiles, sector de las telecomunicaciones, sector eléctrico, sector de hidrocarburos; sector de minería, servicios públicos, mantenimiento

185


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

GUÍA PARA LA EVALUACIÓN MÉDICA PARA TRABAJO EN ALTURAS

locativo (limpieza fachada, limpieza de tanques, limpieza de chimeneas, reparación de techos), montaje e instalación de estructuras móviles ó fijas (vallas, semáforos), mantenimiento de máquinas y equipos como volquetas, buses articulados, aviones; poda y tala de árboles, bomberos, entre otros. COMPONENTES Elementos necesarios para que el medico ocupacional determine la aptitud del trabajador conforme al alcance de esta guía. A. Perfiles del cargo de acuerdo con la actividad económica: conjunto de demandas físicas, mentales y condiciones específicas, determinadas por el empleador como requisitos para que esta persona pueda realizar las funciones o tareas propias del trabajo en alturas. B. Descripción de tareas y funciones que va a realizar ó que en la actualidad está realizando. C. Descripción de los Riesgos a los que va a estar expuesto ó está expuesto el trabajador D. Historias clínicas, reportes, valoraciones ó exámenes médicos periódicos E. Evaluación Médica Ocupacional EVALUACIÓN MÉDICA OCUPACIONAL Debe ser realizada por un médico especialista en salud ocupacional. Los tipos de evaluaciones médicas ocupacionales a las cuales aplicaría esta propuesta son: ingreso, periódico y de reubicación o cambio de oficio. Además de los datos convencionales que se tiene en cuenta dentro de la historia clínica ocupacional, hacer especial énfasis en: A. Fecha y Hora B. Datos de identificación del empleador: Empresa - Actividad Económica – Cargo - Jornada

186

C. Nombre de las ARP-EPS-AFP D. Identificación del trabajador E. Historia laboral: Incluido los AT Y EP F. Anamnesis: Antecedentes Familiares – Personales: Indagar especialmente por: Diabetes / Hiperinsulinismo / Hipoglicemia – Hiper / Hipotiroidismo – Hiperlipidemias - Epilepsia - Cardiopatía – HTA - Anemia Problemas renales (Insuf. Renal) – Defectos visuales que no corrijan (Agudeza visual, percepción del color y de la profundidad) – Hipoacusias diagnosticadas / EPOC (Asma/ Enfisema: sintomatología aumenta con esfuerzo físico) – Quirúrgicos (Cirugías columna) – Traumáticos (Luxaciones grandes articulaciones / Fracturas) – Neurológicos (Convulsiones – Vértigo - Mareo ó Pérdida conocimiento) - Farmacológicos: Sedantes / Antidepresivos / Anticonvulsivantes / Depresores /Antialérgicos / Antiarrítmicos – Psiquiátricos (Fobia alturas / Depresión / Adicciones Alcohol - drogas)……………….. G. Revisión por Sistemas: Neurológico (Alteración crónica del sueño, de la concentración y de la atención) / migrañas / mareos / vértigo/ pérdidas conocimiento) – Órganos Sentidos (Visión / Audición) - Cardiovascular – Respiratorio - GI (Hernias) – GU – O.M (Problemas de cuello / trastornos articulares: Hombro / Mano y pié / Codo / Rodillas / Artralgias / lumbalgia Crónica) – Hematológico. H. Examen Físico: Signos vitales – Peso / Talla / IMC – Cardiovascular (Valoración Acondicionamiento físico: Prueba Escalón / Extrasístoles ventriculares trasmitidas a pulso - Taquicardia en reposo / Bradicardia en no deportistas / Hipotensión ortostática) – Abdomen (Perímetro Abdominal) – Osteomuscular (Trastornos de columna con compromiso neurológico / Deformidades q’ comprometan el agarre y arcos de movimiento según la tarea a desempeñar) – Neurológico (Aplicación de pruebas q’ detecten


alteración del equilibrio de la coordinación y sensopercepción) – Esfera mental (funciones de control ejecutivo: Concentración – Atención): Alteración que el médico pueda detectar con la valoración general I. Paraclínicos: Perfil Lipídico – Glicemia (Cálculo Riesgo CV – Síndrome Metabólico – CH – Optometría – Audiometría – EKG (Arritmia – Bloqueos rama izquierda). Estos exámenes no se consideran indispensables. J. Concepto de Aptitud: Es importante que se aclare que este concepto es dado bajo los parámetros de la evaluación actual y con la información proporcionada por la empresa (sobre las demandas del oficio) y por el trabajador (de acuerdo a una declaración del estado de salud anexo): APTO – APTO CON RESTRICCIONES - NO APTO TEMPORALMENTE – NO APTO (Aclarando las condiciones de salud que contraindiquen o no, el desempeño de las tareas a las cuales reporta la Empresa será dedicado). Una sugerencia podría ser: “El presente concepto de aptitud se emite con base en los hallazgo encontrados en la evaluación médica ocupacional realizada el día de hoy y con base en la información aportada por el trabajador y/o por la empresa contratante” K. Recomendaciones médicas ocupacionales L. Nombre, Firma e identificación del trabajador y del medico ESO (Registro y Licencia vigente) CERTIFICADO MEDICO OCUPACIONAL Documento destinado a informar la condición de aptitud medica del trabajador para laborar en alturas, en el cual se indiquen las restricciones existentes si las hay. Además debe contener los siguientes datos: A. Lugar y fecha de expedición

C. Objeto o fines del certificado D. Nombre e identificación del trabajador E. Concepto F. Nombre del medico especialista en Salud Ocupacional ó medicina del trabajo G. Número de Registro medico H. Número de licencia de Salud Ocupacional vigente I. Firma del medico La validez del certificado se pierde en el momento de presentarse alguna alteración de salud que limite el desempeño seguro del trabajador, en cuyo caso se revisará nuevamente el concepto medico específico de aptitud para trabajo en alturas, formalizándose a través de una nueva certificación. RESTRICCIONES (VER ANEXO) En el anexo, se presentan las patologías o alteraciones de la salud que podrían ser interpretadas en su mayoría como restricciones médicas relativas, sin embargo este listado constituye una guía para el médico, pero no reemplaza su evaluación integral del paciente, ni el criterio del profesional. Las restricciones absolutas son determinadas por aquellas situaciones en que la salud e incluso la vida del trabajador o de sus compañeros se pone en riesgo. Es importante considerar que aunque se encuentre que el trabajador cumple con alguno de los criterios de las restricciones mencionadas en el anexo, se recomienda realizar una evaluación por el médico interconsultante para determinar el riesgo clínico, teniendo en cuenta que si se presenta algún cambio en las condiciones de salud ó de trabajo el concepto de aptitud medica es susceptible de revisión.

B. Persona ó entidad a la cual se dirige el certificado

187


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

GUÍA PARA LA EVALUACIÓN MÉDICA PARA TRABAJO EN ALTURAS

CONCLUSIÓN La evaluación médica ocupacional de un trabajador que va a realizar una actividad en alturas no difiere de las realizadas para otras labores y debe estar orientada a que las personas puedan trabajar sin que las demandas del oficio les causen daño a ellos o a otros compañeros; adicionalmente, se debe recordar que la prevención del riesgo de caídas a distinto nivel es fundamentalmente a través de acciones de seguridad industrial y esa es la filosofía y el enfoque de la norma “Seguridad para Protección Contra Caídas”, pues ninguna determinación medica de aptitud ó no aptitud, suple una estricta aplicación de las normas de seguridad industrial En este orden de ideas, enfatizamos que la labor del medico ocupacional se debe basar en una excelente historia clínica, un muy detallado

examen físico y un análisis de relación que tenga en cuenta el perfil del cargo, la descripción de tareas y la evaluación de riesgos (Trabajo en alturas con actividad física importante, uso de manos para sujetarse ó manipular herramientas manuales, uso de EPP individual contra caídas, entre otras), así definirá según su criterio los exámenes paraclínicos adicionales que el trabajador requiera y las restricciones temporales o absolutas. Adicionalmente la organización debe velar porque antes de iniciar una tarea en alturas, se tenga una comunicación con el trabajador en cuanto a su estado de ánimo y de salud para que según su condición del momento suba o no a realizar la tarea. Este aspecto debe reforzarse con los representantes de la empresa y especialmente con los jefes o supervisores inmediatos.

CENTRO INTEGRAL DE REHABILITACIÓN DE COLOMBIA -CIREC“Posibilidad de vida….sin barreras ni limitaciones” PRODUCTOS Prótesis para extremidades superiores e inferiores: biónicas, mioeléctricas, modulares, convencionales y para actividades deportivas Ortesis con tecnología de punta Línea blanda y calzado ortopédico Ayudas de movilidad y posicionamiento: sillas de ruedas, bipedestadores, entrenadores de marcha. Ayudas técnicas: caminadores, muletas, bastones Elementos para actividades en la vida diaria REHABILITACIÓN INTEGRAL: rehabilitación Funcional, social y profesional www.cirec.org Departamento Comercial Ext. 131 – 105 188Directo 3293513 e-mail: comercial@cirec.org

DIAGNÓSTICO Análisis de movimiento Análisis de presiones plantares Electromiografías

SERVICIOS Ortopedia Fisiatría Terapia física Terapia ocupacional Fonoaudiología Trabajo social Psicología Hidroterapia

PROGRAMAS Y SERVICIOS COMPLEMENTARIOS Programas sociales Hogar de paso Transporte Domicilios Revisiones Alquileres

Alto nivel científico y tecnológico con responsabilidad social.

Carrera 54 No 65-25 Bogotá D.C. Colombia PBX 3114808 -3113639 Fax: 5443311 e-mail: contactenos@cirec.org


Declaración

del estado de salud del trabajador para determinar aptitud para trabajos en alturas Con objeto de cumplir con los requerimientos para determinación de la aptitud psicofísica del trabajador para trabajos en altura, contemplados en la Resolución 3673 de 2008 y la Circular 70 de Nov. 13 de 2009 del Ministerio de la Protección Social y teniendo en cuenta las obligaciones

de los trabajadores contenidas en el Numeral 3 del Articulo 4 de la Resolución mencionada, que dice: “Es obligación del trabajador informar sobre cualquier condición de salud que genere restricciones antes de realizar cualquier tipo de trabajo en alturas”.

Se hace la siguiente declaración de condiciones de salud: Nombre del trabajador:__________________________________________Fecha: _________________ Cedula No.: _____________________Fecha de nacimiento: _____________________Edad: _________ Por medio del presente documento declaro que en la fecha mi estado de salud con relación a las siguientes condiciones de salud, es la siguiente:

CONDICION DE SALUD

SI

NO

Presento alguna patología metabólica: - Diabetes no controlada - Hipo o híper tiroidismo no controlado - Alteración de hipófisis no controlada - Alteración de suprarrenales no controlada Presento alguna alteración cardiovascular: - Hipertensión arterial no controlada - Hipotensión arterial no controlada - Insuficiencia cardiaca no controlada - Infarto de miocardio menor a seis (6) meses - Arritmias cardiacas Padezco o he padecido algún tipo de enfermedad mental que hubiera requerido tratamiento psiquiátrico.

189


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

ESTADO DEL TRABAJADOR PARA DETRMINAR APTITUD PARA TRABAJO EN ALTURAS

Padezco o he padecido alguna enfermedad neurológica: - Parálisis parcial o total - Epilepsia Padezco o he padecido de mareos o vértigos Padezco o he padecido de alteraciones del equilibrio Padezco o he padecido de pérdida de conocimiento: - Por largo tiempo - Por corto tiempo Escucho bien una conversación en tono normal Padezco o he padecido pérdida de la visión de carácter temporal Distingo bien los colores Tengo una buena percepción de profundidad Padezco o he padecido alteraciones de comportamiento: - Cambios inexplicables de carácter - Ataque de ira sin razón aparente - Fobias de cualquier tipo - Fobia o miedo a las alturas Mi IMC está entre 30 y 35 Peso: Talla: Mi índice de masa corporal es mayor a 35 Mi Perímetro abdominal es mayor a 100 cm Presento o he presentado patologías osteomusculares: - - - -

IMC:

Tendinitis Artrosis – Artritis Amputaciones Restricciones de movimiento

Firma del trabajador:___________________________________ C.C.__________________________

190


191

PATOLOGÍAS METABÓLICAS

IDEM

LDL > 120 ; HDL < 35 ; TG > 200 IMC > 35

4.3. Dislipidemias Mixtas asociadas con Riesgo CV alto

4.4. Obesidad Mórbida

1).TG ≥150; 2).HDL <40 (H) Y < 50 (M); 3).GLUC Ayunas: ≥100 ; 4) Obesidad Adbominal: PA >102 (Hombres) Y >88 (Mujeres) ; 5) TA ≥ 130/ ≥85

3. ARRITMIAS /MALFORMACIÓN Historia Clínica: Valoración por especialista según criterio medico / Extrasístoles CARDIACAS SINTOMÁTICAS ventriculares (trasmitidas a pulso) / Taquicardia en reposo / Bradicardia en no deportistas

2. Sindrome Metabólico

Vértigo-Mareo-Alteración de la consciencia / Equilibrio

1. Riesgo CV (Framingham) Fact. Riesgo Menores: 1).Sedentarismo - 2).Sobrepeso/Obesidad - 3).Estrés Riesgo IAM - Muerte súbita ≥20% ó de 10-20% cuando está Fact. Riego Mayores: 1).Edad - 2).Dislipidemia (HDL) - 3).HTA - 4).Historia Asociado con 2 ó más Factores Familiar - 5).Tabaquismo Riesgo Cardio Vascular

PATOLOGÍAS CARDIOVASCULARES

Riesgo Pancreatitis (Quilomicrones ↑)

4.2. Hipertrigliceridemia familar ↑VLDL = ↑ TG (800 - 1000 mg/100ml) (Triada: Obesidad-Hiperglic., CT: O.K Hiperinsulinm.) - ↑ P.A.; ↑ Ác. Úrico

Asociación con patologías metabólicas, Limitación para el desempeño de las funciones

IAM Prematuro Estenosis Aórtica (Depósito Colesterol) Claudicación Intermitente - Ateroesclerosis grave y fulminante (Coronarias - Carótidas y Aorta Abdominal) - Xantamas Palmares tuberosos (tendones ppal/) - Xantelesmas

4. DISLIPIDEMIAS: ↑Col. LDL: > 300mg/100ml; 4.1. Disbetalipoproteinemia - ↑CT: > 350mg/100ml (promed. Aceptable: 286-350); Hipercolesterolemia familiar O.K heter (Defic. Fliar d’ Lipasa Lipoproteínica)

Alteración Consciencia

TIPO I: Episodio Cetoacidótico (Compromiso consciencia) TIPO II: Coma Hiperosmolar (Afección Órganos Blanco: OjoRiñón-Vasos-Nervios)

Consecuencias

HIPER: Palpitac-↑ P.A. SISTÓLICA- TEMBLORES - DEBILIDAD MUSCULAR. - (MsSs/MsIs; Respiratorios) - LABILIDAD EMOCIONAL - IRRITABILIDAD- ENF. CARDIACA Y CORONARIA HIPO: CALAMBRES MUSCULARES- DEPRESIÓN-↑ P.A. DIASTÓLICA - DEFECTOS EQUILIBRIO - MIXEDEMA

GLIC. < 40 mg/dl - ESTUDIO TOLERANCIA-GLUC. X 5 HR: CURVA

NO GLIC. AYUNO ≥ 126 mg/100 mL GLIC. BASAL ≥ 200 mg/100 ML

Parámetros Laboratorios

3. ALTERACIONES TIROIDES CLÍNICA SOSPECHOSA→EVALUACIÓN FUNCIÓN TIROIDEA: (HIPO-HIPERTIRIODISMO) 1) TSH (Normal: ≤3,5 mU/ml) Determinación importante en el Dx temprano de Hipot. Primario (TSH Alta) y para diferenciar el Primario del secundario (Lesión hipotalám./Hipofisiaria: TSH Normal ó Baja); Diagnóstico de Hipertiroidismo. (TSH valores muy bajos ó indetectables). 2) T4 (4-12 mg/ dl), el 99,97% fijada a proteínas. T4 libre (Hormona Metabólicamente activa): 0,8-2,4ng/dl 3) T3: Hormona Periférica de T4 circulante (0,4ng/dl). La Insuficiencia tiroidea temprana se caracteriza por la disminución de las concentraciones séricas de T4 y T4 Libre, con valores que permanecen como “normales” durante periodos prolongados; por lo tanto, T3 no ayuda en el Dx temprano de Hipot. 1º. 3). T4 y T3-resina altos: HIPERTIROIDISMO 4) T4 Y T3 resina bajos: HIPOTIROIDISMO

2. HIPOGLUCEMIA

1. DIABETES MELLITUS CONTROLADA (TIPO I-II)

Tipo De Restricción

TRABAJO EN ALTURAS RESTRICCIONES TRABAJO ALTURAS


Vértigo-Mareo-Alteración de la consciencia / Equilibrio

Eventos cardiovasculares crónicos con desenlace grave (ACV-IAM)

Consecuencias

No controlada

PATOLOGÍAS METABÓLICAS

Parámetros Laboratorios

No controlada

Tipo De Restricción 4. HTA

ENFERMEDAD NEUROMUSCULAR

AT - Pérdidas locativas

No tener las condiciones para responder ante una Alarma= AT

Accidentes de trabajo graves ó mortales

5. HIPOTENSIÓN ORTOSTÁTICA PATOLOGÍAS MENTALES

ALTERACIONES DE LA VISIÓN

bandas AUDIOMETRÍA con Interpretación recomendada en la GATISO

ALTERACIONES DE LA AUDICIÓN

Alteraciones de Comportamiento Cuestionarios Específicos (Psicológicos). Evaluación de funciones de control en alturas: Fobias - Alteraciones ejecutivo - Elementos emocionales/personalidad en Atención y Concentración Depresión - Estrés postraumático Adicciones Temporal: medicamentos que produzcan alteraciones conscienciencia atención Compromiso de Conversacionales

HC

Alteración de la agudeza visual Evaluación completa de optometría que debe incluir evaluación con Test de de lejos no corregida (máximo Ishihara y evaluación de la estereópsis 20/30 sin corrección en cada ojo), alteración de la percepción del color (discromatopsias), alteración de la profundidad (alteración de la estereopsis) 1.Alteraciones de la movilidad 2. EPILEPSIA

PATOLOGÍAS RESPIRATORIAS

PATOLOGÍAS CARDIOVASCULARES AT, Crisis de difícil manejo en alturas

Espirometría - HCO, teniendo en cuenta los FR a los que se va a exponer Crisis de difícil manejo en alturas (frío- material particulado, etc…)

3. Falta integridad MsSs y MsIs / HC lesiones compromiso funcional cuello/espalda Asma Bronquial/Enfisema/EPOC

Cualquier antecedente personal Anamnesis y EKG relacionado con enfermedad coronaria y patologías de grandes vasos

Enfermedad hipertensiva no Anamnesis y examen físico AT, Crisis de difícil manejo en alturas controlada RESTRICCIONES ABSOLUTAS: CV: Arritmias - Accidentes - Isquémico Transitorio - Taquicardias / Psiquiátrico / Alteraciones Visuales irreversibles / Sordera / Epilepsia / Trasntornos del equilibrio / Peso menor 48 Kg (capacidad del Arnés entre 48 a 136 Kg)

192

ESTADO DEL TRABAJADOR PARA DETRMINAR APTITUD PARA TRABAJO EN ALTURAS

Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo


Guía

de tarifas para algunos servicios de medicina del trabajo y salud ocupacional Durante el pasado XXX Congreso Colombiano de Medicina del Trabajo y Salud Ocupacional se nos encargó la tarea de diseñar un cuadro que sirviera de guía para el cobro de los servicios que se contratan con mayor frecuencia en nuestro campo profesional. Después de consultar con todos los Capítulos de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, llegamos a un consenso en este sentido, pero dejando claro que se trata de una guía para

un piso tarifario, que seguramente puede variar según sean las condiciones del trabajo y la zona del país donde se prestan los servicios. Cada región tiene características especiales que son muy respetables. A continuación encontrarán esa guía que estamos proponiendo y que esperamos sea cumplida por todos, para beneficio del ejercicio de nuestra profesión y de nuestra especialidad.

TARIFAS Y HONORARIOS PROFESIONALES DE LA SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO 2010 MEDICINA DEL TRABAJO

UNIDAD

REQUISITO / CONDICION

VALOR / UNIDAD*

OBSERVACION

1

Consulta De Medicina Del Trabajo

Consulta

Analisis Del Puesto De Trabajo

$20.000 A $25.000

 

2

Interconsulta

Inter- Consulta

Remision Documentada

$20.000 A $25.000

 

3

Asesoria Para Determinar Origen En Caso Sospechoso De Enfermedad Profesional

Caso Estudiado

Remision Documentada

Desde $100.000 Ó 20% Del Monto Involucrado

Incluye Soporte Ante Juntas

4

Consulta Para Examen De Ingreso O Retiro

Consulta

Panorama De Riesgos Del Puesto $20.000 A $25.000

 

5

Examen Periodico

Consulta

Panorama De Riesgos Del Puesto $20.000 A $25.000

 

6

Examen Periodico Dentro De Un Sistema De Vigilancia Epidemiologica

Examen Periodico

Criterios Del Sistema

$20.000 A $25.000

Sin Toma De Pruebas

7

Lectura De Radiografias , Para Neumoconiosis

Placa Leída (Reporte De Lectura)

Criterios Y Lectura “Ciega”

$20.000 A $25.000

 

8

Lectura De Radiografias , Para Neumoconiosis Y Analisis Epidemiologico De Resultados

Informe De Resultados

Criterios Y Lectura “Ciega” E Información De Exposición

Desde $400.000

 

193


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

TARIFAS PARA ALGUNOS SERVICIOS DE MEDICINA DEL TRABAJO

9

Asesoria / Consultoria (Una Intervención)

Hora

Definicion Del Alcance Y Autonomia

$100.000

Informe Único

10

Asesoria / Consultoria (Permanente)

Hora

Definicion Del Alcance Y Autonomia

$80.000 A $100.000

Informe Periódico

Hora

Panorama De Riegos Y Examenes Medicos Con Pruebas Paraclinicas

Desde $80.000

Producto: Informe Detallado Escrito Y Magnetico

Analisis Epidemiologico De 11 Accidentalidad, Ausentismo Ó, Relacion Salud-Trabajo. 12

Trabajo Permanente - Tiempo Completo

Mes

Contrato Indefinido - Incluye Prestaciones

Desde $5’000.000

 

13

Trabajo Permanente - Tiempo Completo

Mes

Por Honorarios

Desde $8’000.000

 

Capacitacion

  14 Hora De Capacitacion - Conferencia Hora

Convenir Con Minimo Dos Semanas De Anterioridad Y Puntualidad

Desde $90.000

Incluye Materiales, No Equipos A/V

15 Hora De Capacitacion - Taller

Convenir Con Minimo Dos Semanas De Anterioridad Y Puntualidad

Desde $90.000

Incluye Materiales, No Equipos A/V

Hora

Investigacion

  16

Diseño Modelo De Sistema De Vigilancia Epidemiologica

Sistema

Compromiso De Ejecucion

A Convenir - Base $80.000/Hora

Con Equipo Interdisciplinario

17

Montaje Sistema De Vigilancia Epidemiologica

Hora

Compromiso De Ejecucion

A Convenir - Base $80.000/Hora

Idem

18 Diseño Protocolo De Investigacion

Protocolo

Identidad Con El Tema Y Orientacion

A Convenir - Base $80.000/Hora

 

19 Coordinacion De Una Investigacion

Hora

Identidad Con El Tema Y Orientacion

A Convenir - Base $100.000 /Hora

 

Auditoria

  20

Auditoria Al Programa De Salud Ocupacional (Evaluacion)

Programa Evaluado

Confianza, Independencia Y Autonomia

A Convenir - Base $80.000/Hora

 

21

Investigacion De Presuntas Enfermedades Profesionales

Caso Estudiado

Acceso A Los Datos Necesarios

Desde $100.000

Sin Toma De Pruebas

22

Investigacion De Accidentes De Trabajo

Caso Estudiado

Acceso A Los Datos Necesarios

Desde $100.000

Sin Toma De Pruebas

Difusion

  23

Elaboracion Y Diseño De Documentos Tecnicos

Documento

Identidad Con El Tema

A Convenir - Base $90.000/Hora

 

24

Elaboracion Y Diseño De Audiovisuales En Salud Ocupacional Y Medicina Del Trabajo

Audiovisual

Identidad Con El Tema

A Convenir - Base $90.000 /Hora

 

194


Premio “sociedad

colombiana de medicina del trabajo” JUSTIFICACIÓN Con objeto impulsar y darle la mayor importancia posible a la investigación en temas de Medicina del Trabajo en particular y de Salud Ocupacional en general, la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo a instituido el PREMIO “SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO”, que se entrega anualmente durante nuestro Congreso Colombiano de Medicina del Trabajo y Salud Ocupacional. EN QUÉ CONSISTE EL PREMIO El Premio consiste en: 1.- Un Diploma que se entregará al ganador. 2.- Un premio en efectivo de Un Millón Trescientos Mil Pesos, patrocinado por el laboratorio SIPLAS. 3.- Inscripción para participar en el Congreso del año siguiente. 4.- Publicación del trabajo en la edición de la Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo siguiente a la adjudicación de los Premios. Adicionalmente se otorgarán dos (2) Menciones Honoríficas a los autores de los trabajos que ocupen el segundo y tercer lugar, representadas en los Diplomas correspondientes, e igualmente serán publicados en la Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo. Se entregará un Diploma de reconocimiento por su trabajo a todos los participantes en el Concurso PREMIO SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO.

En caso de que el trabajo sea presentado de manera conjunta por varios autores, se entregará un diploma a cada uno, indicando que es un trabajo conjunto, pero el premio en efectivo, inscripción al Congreso será para uno solo. El Jurado Calificador puede declarar desierto uno o varios de los Premios, si en su concepto así lo considera del caso. La decisión del Jurado será inapelable. Los participantes declaran que conocen y aceptan el reglamento del Concurso. La propiedad intelectual de los trabajos, así como la responsabilidad por lo que allí se presente, serán del autor exclusivamente. Pero el autor le entrega a la SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO la autorización y el derecho para publicar su trabajo en cualquier momento en la Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo o en otra publicación de la Sociedad sin requerir permisos adicionales, pero siempre publicando el nombre del autor o autores del trabajo. QUIENES PUEDEN PARTICIPAR Pueden participar los profesionales colombianos de Salud Ocupacional residentes en Colombia, que deseen presentar un trabajo para concursar a ser acreedores al Premio. También pueden participar los trabajos de autores nacionales residentes en Colombia que se presentan en el Congreso Colombiano de Medicina del Trabajo y Salud Ocupacional del año respectivo y que son presentados para concursar hasta un (1) mes antes de iniciarse el Congreso.

195


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo

PREMIO “SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO”

FECHAS PARA CONCURSAR La fecha límite para presentar los trabajos para participar en el Concurso PREMIO “SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO” del año 2011, será hasta el día 15 de Abril de 2.011. No se aceptarán para concursar trabajos presentados o que se hubieran colocado en el correo en fecha posterior. QUÉ TRABAJOS PUEDEN PARTICIPAR Pueden participar en el Concurso trabajos inéditos, o sea que no hubieran sido publicados antes de finalizar el Concurso PREMIO “SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO” en el cual se participa, en ninguna publicación nacional o extranjera o presentado públicamente en ningún Congreso u otro evento similar. En el caso de Tesis de Grado pueden participar aquellas que se hubieran presentado para optar un grado de Salud Ocupacional de cualquier nivel, que sea exigida por el centro educativo en el cual se estudia, con antigüedad no mayor a un año con relación a la fecha límite de presentación al Concurso. Los trabajos se deben presentar en medio físico y magnético, escrito en computador con letra Arial 12, a espacio sencillo, papel tamaño carta en posición vertical, margen superior, inferior y laterales de 2,50, en idioma español. No hay ningún límite en cuanto a la extensión del trabajo. Se debe identificar de manera clara en la primera página, colocando el nombre del trabajo, nombre del autor o autores, dirección, teléfono y mail. En términos generales se deben seguir los mismos requerimientos que se exigen para la presentación de trabajos por publicar en la Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo y que se publican en cada edición de la Revista. JURADO CALIFICADOR La Junta Directiva de la SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO designará un Jurado Calificador secreto de tres (3) Miembros para que haga la calificación de los trabajos que se presenten. La decisión del Jurado

196

calificador quedará consignada en un Acta de conocimiento exclusivo de la Junta Directiva de la Sociedad y será inapelable. CLASE DE TRABAJOS QUE SE PUEDEN PRESENTAR Los trabajos que se presenten serán clasificados dentro de una de las siguientes categorías para efectos de otorgarles un puntaje: a) Institucional.- Cuando el trabajo es presentado a nombre de una institución o el contenido del trabajo describe las actividades y/o realizaciones de una institución. b) De revisión de temas.- Cuando el trabajo hace la revisión de un tema, soportado en una bibliografía, sin ningún aporte o muy poco aporte de investigación o de solución a una problemática. c) De investigación.- Cuando se presenta una investigación sobre algún tema, presentando una problemática, un estudio de la situación encontrada incluyendo la metodología empleada para la investigación, discusión, conclusiones y recomendaciones. d) De diseño o desarrollo de instrumentos o equipos.- Cuando se presenta el diseño de un instrumento o equipo que sirva para solucionar, investigar o medir un problema de Salud Ocupacional existente, real o teórico. e) Tesis de Grado.- Pueden presentarse a concurso, pero según su contenido se clasificarán en alguna de las tres categorías anteriores. CALIFICACIÓN DE LOS TRABAJOS Los trabajos serán repartidos entre los Jurados Secretos de Calificación para ser clasificados y evaluados. Al puntaje obtenido, de acuerdo al sistema seleccionado por el Jurado Calificador, se le añadirá un puntaje adicional para premiar especialmente aquellos trabajos que se clasifican como de investigación o de diseño y desarrollo de procesos o herramientas. Si el Premio se declara desierto, el valor del Premio se dividirá por partes iguales entre todos los participantes con trabajos en el Concurso.


31° Congreso

colombiano de medicina del trabajo y salud ocupacional PRESENTACIÓN La Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo invita a todos los profesionales de la Salud Ocupacional tomar parte activa en el 31º CONGRESO COLOMBIANO DE MEDICINA DEL TRABAJO Y SALUD OCUPACIONAL. OBJETIVOS • Avanzar en la actualización de conocimientos en Salud Ocupacional.

incluyen refrigerios durante las sesiones de la mañana y la tarde. o Posibilidad de presentar posters en sitio destacado de la sede del Congreso. o Todos los inscritos al Congreso recibirán la suscripción a la Revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, durante un año.

• Acompañar a los mejores conferencistas presentes en cada materia.

o Se entregará el libro “Nuevos Protocolos para el Diagnóstico de Enfermedades Profesionales”, escrito y publicado por la SCMT, con motivo de este Congreso.

• Conocer qué hay de nuevo en Ocupacional en el mundo.

o Participarán en rifas de regalos durante sesión especialmente programada.

Salud

CONFERENCISTAS INVITADOS Para la presentación de los diferentes temas que se tratarán en las sesiones del Congreso, hemos invitado un buen número de profesionales de Colombia, Estados Unidos, España y Francia, expertos en cada tema. FECHA Y SEDE DEL CONGRESO El Congreso se realizará los días 25, 26 y 27 de Mayo de 2011, en el la ciudad de Cartagena. BENEFICIOS PARA LOS ASISTENTES o Los asistentes pueden disfrutar sin costo adicional de todas las actividades académicas y sociales programadas para el Congreso, que

o Recibirán un Certificado de Asistencia al Congreso, maletín portadocumentos y las Memorias del Congreso en un CD. INSCRIPCIONES Para facilitar el proceso de inscripción recomendamos hacerlo previamente en la Secretaría de la SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA DEL TRABAJO (SCMT), personalmente, por correo, teléfono, FAX o mail, haciendo el pago del valor de la inscripción en la cuenta corriente de la SCMT, No. 047018718 del Banco de Bogotá, enviándonos por FAX copia del Comprobante de Pago. El pago puede hacerse en efectivo, cheque o tarjeta de crédito. La inscripción también puede hacerse en la sede del Congreso, el primer día al momento de su llegada.

197


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo VALOR DE LA INSCRIPCIÓN AL CONGRESO o El valor de la inscripción al Congreso es de $ 520.000,oo más IVA para asistentes nacionales y de US $ 320,oo para internacionales. o Los Miembros Activos de los Capítulos de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, debidamente certificados y que no tengan ningún patrocinio para su participación, tendrán un descuento del 50% en el valor de su inscripción, así como también los estudiantes de Salud Ocupacional de tiempo completo debidamente certificados. o Las inscripciones realizadas antes del 31 de Marzo tienen un descuento de 10% y para inscripciones anteriores al 30 de abril el descuento es de 5%. o

El pago puede hacerse en efectivo, cheque o tarjeta de crédito en la sede del Congreso, en nuestras oficinas o en el Banco indicado enviando copia del Comprobante de Pago.

INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES AL CONGRESO Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo Calle 100 # 19 A – 50 Oficina 503 Teléfono (57-1) 6224916 FAX (57-1) 6220120 E-mail scmt@etb.net.co Bogotá - Colombia

198

31° CONGRESO COLOMBIANO DE MEDICINA DEL TRABAJO


31º CONGRESO COLOMBIANO DE MEDICINA DEL TRABAJO Y SALUD OCUPACIONAL PROGRAMA PRELIMINAR HORA 08.00-08.30 08.30-09.00 09.00-09.30 09.30-10.00

MIÉRCOLES 25 SALA No. 1

JUEVES 26 SALA No. 1

VIERNES 27

SALA No. 2

SALA No. 3

INSCRIPCIONES

TEMA 1

10.00-10.30

CONFERENCIA 1 TEMA 3

TEMA 4

TEMA 6

11.30-12.00

CONFERENCIA 3 TEMA 1

TEMA 3

12.00-14.00

TEMA 4

TEMA 6

15.00-15.30

CONFERENCIA 5 TEMA 2

15.30-16.00

TEMA 3

TEMA 5

TEMA 7

17.00-17.30

CONFERENCIA 6

REFRIGERIO OFRECIDO POR EL CONGRESO

16.00-16.30 16.30-17.00

CONFERENCIA 4

TIEMPO LIBRE

14.00-14.30 14.30-15.00

CONFERENCIA 2

REFRIGERIO OFRECIDO POR EL CONGRESO

10.30-11.00 11.00-11.30

SALA No. 1

CONFERENCIA 7 TEMA 2

17.30-18.00

SESIÓN

18.00-18.30

INAUGURAL

18.30-19.00 19.00-20.00

ACTO

20.00-21.00

INAUGURAL

TEMA 3

TEMA 5

TEMA 7

CONFERENCIA 8 SESIÓN DE

BINGO DONDE SE ENTREGARÁN COMO PREMIOS IMPORTANTES REGALOS PARA LOS ASISTENTES PRESENTES. PRIMER PREMIO: CRUCERO POR EL CARIBE PARA DOS PERSONAS

21.00-22.00

CLAUSURA COCKTAIL Y ACTO DE CLAUSURA

31º CONGRESO COLOMBIANO DE MEDICINA DEL TRABAJOY SALUD OCUPACIONAL PROGRAMA PRELIMINAR TEMA 1. SESIÓN PLENARIA

TEMA 2. SESIÓN PLENARIA

HIGIENE, SEGURIDAD Y AMBIENTE. Se revisará las causas de errores que conducen a accidentes e incidentes. Cómo identificar circunstancias que aumentan la posibilidad de errores. Revisión de técnicas y herramientas para prevenir accidentes. Temas de Higiene Industrial de actualidad: avances tecnológicos. Aplicación práctica.

MEDICINA DEL TRABAJO. Inmunología aplicada. Biomarcadores de exposición, efecto y susceptibilidad: avances y aplicación práctica del tema. Qué hay de nuevo en Medicina del Trabajo.

199


Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo SESIÓN INAUGURAL CATEDRA RAMAZZINNI. Un conferencista muy importante desarrollará un de gran interés y actualidad nacional. Esta conferencia marca la importancia de nuestro Congreso. ACTO INAUGURAL Acto social con una presentación artística en honor de los asistentes al Congreso. TEMA 3 MINERÍA EN COLOMBIA. Dedicado a varios aspectos de la minería en Colombia. Se desarrollará un Seminario especializado durante ocho horas: en horas de la mañana, temas de Seguridad e Higiene Industrial. La sesión de la tarde estará dedicada a temas de salud en minería. TEMA 4 LEGISLACIÓN. Temas de actualidad. Indicaciones sobre cómo debe actuar al profesional de Salud Ocupacionales frente a problemas legales. TEMA 5 ERGONOMÍA Y TRASTORNOS OSTEOMUSCULARES. Revisión de temas, especialmente dedicados a la prevención de trastornos osteomusculares en el trabajador colombiano. TEMA 6 EFECTO BIOLOGICO Y AMBIENTAL DE LOS PCB Y OTROS CONTAMINANTES QUIMICOS. Evaluación ambiental y biológica. Técnicas de evaluación. Presentación de investigaciones realizadas.

200

31° CONGRESO COLOMBIANO DE MEDICINA DEL TRABAJO

TEMA 7 CÁNCER OCUPACIONAL. Seminario a cargo del Instituto Nacional de Cancerología y la Universidad de El Bosque, sobre este tema que atrae actualmente la atención mundial. CONFERENCIAS 1 A 8 SESIÓN PLENARIA CONFERENCIAS VARIAS CON TEMAS DE INTERÉS GENERAL. Presentaciones de conferencistas invitados, nacionales y extranjeros, sobre diversos temas de actualidad. SESIÓN DE CLAUSURA FIESTA DE CLAUSURA Protocolo especial para la Sesión de Clausura. Entrega del Premio Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo. Fiesta de clausura del Congreso. RIFA DE REGALOS Las rifas se realizarán entregando premios durante un bingo el día jueves 26 de las 18.00 a las 20.00, para facilitar la asistencia de quienes viajan de regreso a sus casas el día viernes 27. Premio mayor: crucero por el Caribe para dos personas.


Practicamos exámenes médicos ocupacionales en todas las ciudades capitales de los Departamentos del país Teléfonos: 622 0120 - 622 4916 Bogotá, D.C. - E-mail: scmt@etb.net.co

201



sociedad colombiana de medicina del trabajo y salud ocupacional