Issuu on Google+

Primeras impresiones del trabajo docente

Al ingresar a la primaria Dr. Porfirio Parra #2139 me pude percatar de la buena organización con la cuentan. Nos recibieron de una manera muy agradable y nos involucraron en todas sus actividades. Los docentes se preocupan por tener las cosas en orden y apoyar a la maestra Lupita, en especial la maestra Blanca, Carmen y Margarita. Se esfuerzan por compartirnos experiencias, documentos y reglas esenciales para brindar un mejor desempeño en nuestro trabajo. Mi maestra titular es la profesora Blanca Estela Alvídrez Díaz quien demuestra una gran amabilidad hacia las demás personas y amor a su profesión. Tenemos una excelente comunicación y estamos sincronizadas para la integración de actividades lo que permite la agilidad en el trabajo. Me explicó cada detalle de las inscripciones, planeaciones, maneras de trabajar; cada cosa que realiza me explica y me ha dado la confianza para intervenir en sus ejercicios, incluso cambiarlos o agregar actividades. La primera impresión acerca de mis niños la tuve en la lista de inscripción al darme cuenta que eran más hombres que mujeres. Eso ocasionó que subestimara al grupo al creer que es más difícil de tratar a un grupo donde domina el género masculino en cuestiones de disciplina. Estaba a la expectativa acerca de sus gustos, intereses; cuando los vi me dieron la impresión de ser buenos estudiantes. Me gusta que son ordenados y limpios. Considero que en cualquier grupo existen problemas de disciplina y aprendizaje, sin embargo, con una detección oportuna se pueden generar grandes cambios positivos y mantener un buen ritmo de trabajo. No se deben generar falsas expectativas, sino conocer y mejorar los diversos aspectos de un entorno escolar. Me gusta involucrarme en todas las actividades de la escuela; no basta aplicar los contenidos. Un maestro requiere de ciertos aprendizajes administrativos para ser un docente completo, tener


disposición, organización, respeto hacia nuestros compañeros, alumnos, padres de familia, ser verdaderamente un ejemplo a seguir y desarrollar nuestro trabajo por vocación y no por obligación.


Primeras impresiones