Issuu on Google+

DIARIO DE BURGOS LUNES 9 DE JULIO DE 2007

VIVIR B

U

R

G

O

12

S

Mirando al infinito La Asociación Astronómica de Burgos está cada vez más cerca de conseguir el ansiado observatorio. El centro fomentará el turismo y mejorará la imagen cultural y científica de la ciudad MÍRIAM LÓPEZ / BURGOS

U

n día descubres que una estrella brilla más de lo normal y, de repente, surge en tu interior una chispa que es tan sólo el comienzo de una afición ‘universal’. A unos les sucede en la infancia mientras contemplan el cielo estrellado de su pueblo; a otros, el interés les nace en los libros. Dos inquietudes les invanden cuando observan los astros: la artística y la científica. En cualquier caso, todos están unidos por una misma pasión, contemplar el Universo. Fue en 1984 cuando, a raíz de unas charlas sobre Astronomía a cargo del óptico Mijangos, varios aficionados decidieron crear una agrupación para compartir experiencias celestes. Así surgió la Asociación Astronómica de Burgos. Los comienzos no fueron fáciles porque el material, por aquella época, era excesivamente caro. Sólo algunos socios disponían de telescopios, gracias a los cuales pudieron realizar las primeras observaciones. A pesar de esto, la mayoría de sus actividades se centraban en charlas y conferencias. Hoy en día la Asociación cuenta con 33 socios. Todos los jueves tienen una cita en su sede de La Ventilla. Allí, comparten conocimientos, analizan la actualidad, organizan charlas, talleres y salidas a pueblos cercanos para realizar observaciones, a las que puede acudir cualquier persona. El calendario para este verano ya lo tienen bastante completo. Cueva de Roa, Pineda de la Sierra, Quintanavides o Lodoso son algunos de los municipios por los que pasará la Asociación para explicar y mostrar a los interesados diversos fenómenos que ocurren en el cosmos. Es frecuente que los pueblos contraten sus servicios como una actividad más de las fiestas o incluso dentro del programa de la semana cultural, aunque también están aquellos que prefieren llevarlo a cabo en días no señalados. Antes de poner el ojo en el visor, los socios explican brevemente aquello que vamos a ver para que la experiencia sea más efectiva y grata. Las constelaciones, los movimientos celestes o la situación del Sistema Solar son algunos ejemplos de lo que podemos visualizar. Además, también ofrecen un programa de observación en el que describen los diferentes acontecimientos que tendrán lugar cada día. Propuesta que complementa la iniciativa de divulgar sus conocimientos y, en general, su afición por este tema. UN LUGAR ESPACIAL. La idea propuesta por los socios de crear

De izquierda a derecha: Daniel Martínez, Jesús Peláez y Fernando Antón. / JESÚS JAVIER MATÍAS

un observatorio en el cerro de San Miguel avanza lentamente. Tras varias reuniones con el Ayuntamiento, éste ha manifestado su interés por el proyecto y se ha comprometido a ceder el terreno y a contribuir económicamente. Ahora queda esperar una confirmación definitiva y por escrito por parte del Consistorio. La Junta de Castilla y León también ha mostrado su voluntad para sacar adelante la iniciativa, decisión que resuelve el tema de la financiación. Caja de Burgos se ha ofrecido a gestionar el proyecto, lo que, según los socios, tiene mayor importancia que la propia construcción,

El lugar escogido para ubicar el observatorio es en el cerro de San Miguel, junto al castillo

pues organizar el funcionamiento del centro será una labor compleja. Uno de los temas que aún quedan pendientes es el concurso de ideas para el diseño del observatorio. La asociación propone algunas que considera relevantes a la hora de planificar su distribución, como salas especializadas para charlas y talleres, una estancia circular que permita proyectar en una cúpula semiesférica el firmamento y las constelaciones; y en la parte exterior sería interesante la colocación de algunos instrumentos astronómicos intuitivos. A pesar de esto, aún no hay nada decidido pues, el concurso todavía no

ha comenzado. La creación de un observatorio en Burgos, aparte de favorecer la imagen de la ciudad, contribuirá a aumentar las posibilidades de optar en 2016 a la capitalidad europea de la cultura. Junto con el futuro Museo de la Evolución Humana y el Centro de Investigaciones Arqueológicas, el centro astronómico conformaría un importante entramado de posibilidades para fomentar el turismo científico. Además, se prevé que gran parte del público visitante sea infantil y juvenil: chavales de colegios de la capital y la provincia para los que se organizarían una serie de


C__DOCUME~1_DIARIO~1.DOM_CONFIG~1_Temp_ArcTemp_10.7.1.105PAGINA00010005