Issuu on Google+

EcologĂ­a Humana


Índice • ¿Qué es? • Los niños y niñas. • Otros colectivos marginados o Mujeres. o Inmigrantes. o Mayores sin hogar.


¿Qué es la ecología humana? La ecología humana es el estudio de las relaciones de los seres humanos y su entorno. Las personas dedicadas al estudio de esta rama de la sociología (estudio de las estructuras y relaciones que constituyen una sociedad como el orden social o la economía) investigan el modo en que los seres humanos adaptan su genética, fisiología, cultura y conducta al medio físico y social. De esta manera los estudios respecto a esta rama sirven para conocer la forma en las que las sociedades humanas conciben, usan y afectan al ambiente. Aunque este término o al menos lo que abarca se pudo apreciar desde épocas antiguas, aunque este término apareció como una fusión entre la ecología biológica y la ecología cultural en 1960. En este documento se tratará en el estudio de las agresiones que sufren algunos colectivos sociales.

Niños y niñas. En el ámbito de los países subdesarrollados o en vía de desarrollo hay un colectivo que es explotado o sufre marginación, dentro de uno de los más agredidos es el de los niños y las niñas. Teniendo cuenta de que los factores para el desarrollo de la vida infantil en los países en desarrollo son bajos y que los niños son vulnerable, estos los hace más vulnerable. Estos factores los somete a la explotación laboral o sexual, alta mortalidad, deficiente educación e incluso muertes violentas a causa de la guerra.

siempre este en

En el caso de la los niños explotados laboralmente entre ellos algo que los determina es el género, aun así esta práctica es algo que viola los derechos infantiles. La violación de sus derechos comienza en las zonas rurales, donde es más frecuente la explotación infantil. Las niñas se dedican más a las labores del hogar, esto es debido a los roles tradicionales que siguen asignados a cada género así privando a las niñas de una educación o si no se ven obligadas a soportar la carga doméstica, laboral y escolar. Se pueden apreciar varios


casos de niñas que sufren esta situación como por ejemplo en la República Dominicana, donde las niñas deben cuidar a sus hermanos pequeños, así como resultado las niñas realizan el doble de tareas domésticas que los niños. Los estudios demuestran que la mayor fuente económica entre jóvenes menores de 16 años es el servicio doméstico y que hay más niñas empleadas en este sector que en ningún otro. Un estudio realizado en la época de los 90 demuestra que en este sector un 90% son niñas, especialmente en el caso de América Latina. También están los niños callejeros, solamente en las calles de México se encuentran 11.172 niños de la calle, donde tienen el “privilegio” de estar en la ciudad más grande del mundo. Su único recurso económico es trabajar limpiando coches, camiones o vender algún producto como refrescos o hacer algún que otro mandado. Esto le produce varias lesiones físicas además de violencia y el deterioro del medio ambiente que les afecta. Viven entre la indiferencia de los transeúntes mientras esperan con sus instrumentos entre las manos tragándose las estelas de humo, así continua sus vidas e incluso los fines de semanas hasta altas horas de la noche buscando un alma caritativa que les de algún peso de más.

Las mujeres Es injusto olvidar a las mujeres cuando hablamos de pobreza e injusticia social porque hay muchas más mujeres pobres que hombres. Un ejemplo de ello es que en la Conferencia de Copenhague se manifestó que “aunque las mujeres aporten el 60% de las horas laborales del mundo, solo el 10% reciben los salarios y sueldos que se pagan… Y poseen menos del 1% de la riqueza mundial medida en términos de tierra y de propiedades”. Además es costumbre que el trabajo de la mujer este menos valorado socialmente, porque efectivamente se les reserva las faenas que menos lucen según la cultura imperante actualmente, solo por dos casos: o porque son faenas peor retribuidas o son simplemente actividades que no constan en las estadísticas oficiales. El caso más evidente es el de las amas de casa. Aun así la mujer suele ocuparse de la organización de la casa, además se encargan también de la atención de los niños, ancianos y enfermos. En conclusión se acepta como natural el acceso de la mujer al mercado laboral sea siempre secundario y siempre y cuando se haya resuelto la participación del hombre en este. Además también se acepta como normal que la mujer trabaje el mismo tiempo por menos dinero.

Inmigrantes


El trato que reciben los inmigrantes en los países del Norte está muy lejos de ser el que los ciudadanos de estas prósperas naciones reciben en los países del Sur. La cual es una situación injusta. El primer error es convertir al inmigrante en ladrón de trabajo. El segundo creer que sus países que son pobres es por culpa de ellos mismos. El tercero pensar que deberían de dar gracias porque reciben materias primas y ayuda. Y así una larga lista de errores. Durante siglos los países del Sur han sufrido la expoliación de los recursos naturales por parte de las antiguas colonias desarrolladas. También han tenido que soportar la especialización del cultivo de las materias primas y la imposición que se ha hecho desde el Norte de dichas materias. Además el 80% de los productos del Norte han sido tomados a bajo coste de los países del Sur poniéndolos en el Norte a un precio desorbitado. La consecuencia es que como en el Sur pasan hambre buscan una salida a esta en el Norte.

Mayores sin hogar Según el Instituto Nacional de Estadística (2006) el 20% de la población residente en España se encuentra en el umbral de la pobreza, lo que aproximadamente son 44,3 millones de personas, cuyos ingresos son menores a 6.000 euros anuales aproximadamente. Un porcentaje que aumenta hasta el 51,8% entre los mayores de 65 años que viven solos, además esta situación se da más entre las mujeres que los hombres. En dicha situación se encuentra las personas más vulnerables, que son aquellas desprovistas para cubrir sus necesidades básicas. Son los llamados “sin techo”. Normalmente este término es empleado para aquellas personas que no tienen un hogar, sin posibilidades de integración social a través del ámbito laboral, debido a la jubilación, al deterioro

físico y mental.

Esas personas a las cuales están sometidas a diversos riesgos como el frío en los inviernos, que buscan un albergue donde refugiarse solicitando una cama y un plato caliente que llevarse a la boca. Aun así la existencia de normas hará que se les acoja como medida de urgencia, ya que a la mañana siguiente deberán acudir al trabajador social del centro, y este tramitará una plaza en una residencia. Esta situación de vida no es nada que hayan elegido ellos, sino que son las circunstancias que han determinado esto.



Ecología Humana