Page 32

Proyecto1:Maquetación 1 06/11/2011 20:13 Página 32

Concurso de relatos breves Un relato de Villamediana

E

n aquellas antiguas imágenes de Súper 8, con tan solo 4 años, salía pedaleando mi primera bicicleta, lo que ya demostraba que si algo tuve claro desde pequeño, era el deseo de que mi vida transcurriese encima de dos ruedas, prescindiendo de mis piernas para poder trasladarme lo más lejos posible. Recuerdo como cada semana esperaba ansioso que llegara la mañana del Domingo para plantar mi cara frente al rudimentario televisor y poder ver en UHF los históricos adelantamientos de Ángel Nieto. Supongo, que la primera vez que me enamoré, fue cuando vi aquella preciosidad un día a la salida del colegio. Tras el escaparate, una Piaggio roja penetró en mis retinas para anclarse en mis más fervientes deseos casi de por vida. Desde entonces, tuve claro que mi vida transcurriría encima de dos ruedas. Y reflejado en el cristal, estaba ella. Violeta, la preciosa niña que hizo desviar mi atención de la Piaggio roja. La sonrisa que me regalo, se penetró en mis retinas para anclarse sin remedio. Supongo, que la segunda vez que me enamoré, fue cuando vi a aquella

Visita nuestra web: www.fare.es y nuestro blog: ww.congresofare.wordpress.com Revista FARE nº0-Noviembre 2011 Ejemplar gratuito

preciosidad el mismo día a la salida del mismo colegio. En definitiva: Me enamoré dos veces seguidas. Las suficientes para saber a los ocho años y en un segundo, que hay cosas en la vida por las que merece la pena jugar el boleto que te ha tocado. Esa fría mañana de invierno, conocí las dos cosas que ocuparían mi cabeza durante los próximos veinticinco años, en los que ni las vivencias del instituto y de la universidad, lograron arañar de mi mente ni un solo recuerdo de Violeta ni de la Piaggio roja. Y de nuevo, una mañana fría de invierno, coincidiendo con mi veintiséis cumpleaños, me planté en aquel escaparate en el que me enamoré por primera y segunda vez. Pero esta vez, no iba a quedarme a este lado del hemisferio, iba con la intención de cruzar el umbral de la puerta y salir de allí con la Piaggio que tantos años había rondado por mi cabeza. Porque después de acumular una serie de sueldos, podía largarme de allí sentado sobre moto. Y así fue. Mi vida, empezaba a desplazarse sobre dos ruedas, tal y como yo había soñado. […]

Revista nº0  
Revista nº0  

Revista de la Federación de Alcohólicos Rehabilitados de España

Advertisement