Page 1

1


equipo Dirección: Alejandra Grandon, Andrea Herrera, Carolina Panozo, Sebastián Rivas.

Contacto, comunicación y difusión: Colectivo Fotográfico Caja de Cartón (colectivofotografico.cc@gmail.com)

Producción: Carolina Panozo

Colaboradores: Rous Boisier, Tania Morgado, Paz Errázuriz, Myriam Salazar, Jorge Pasmiño, Colectivo Las Niñas, Francisco Gabler, Manuel Morales, Tatiana Sardá, Manuel Castillo, Archivo fotográfico UDEC. Revista fotográfica MIRA n°4. Concepción, Chile. Diciembre 2013.

Diseño editorial y arte: Sebastián Rivas Corrección de estilos: Andrea Herrera, Alejandra Grandon.

2


3


4

FotografĂ­a: Tania Morgado


editorial El 2013 ha sido un año muy fructífero para nosotros. Como Colectivo y equipo editorial lo cerramos cumpliendo un año de vida como revista y nos enorgullece presentarles el cuarto número de ésta. Este número se despliega casi como un recorrido misceláneo desde el territorio austral hasta la zona central de Chile, representado en una variedad de propuestas fotográficas, tanto de trabajos realizados dentro como fuera del país, la que genera una atmosfera de intimidad intercalada por miradas que reflexionan en torno al espacio. Parte importante de esta edición 5

la ocupa el trabajo colectivo: El Primer Festival de Mujeres Fotógrafas realizado por el Colectivo Las Niñas en Santiago en noviembre pasado y además la experiencia de trabajo durante la Residencia de Colectivos del Festival Internacional de Fotografía en Valparaíso, en donde confluyó el trabajo de siete colectivos de todo el país y que se presenta por primera vez bajo la forma de Boletín. De sur a norte incorporamos el trabajo autoral de Tania Morgado desde Aysén, el de Rous Boisier de Temuco, el de Jorge Pasmiño de Concepción, Tatiana Sardá y Manuel Castillo de Santiago.

En nuestra sección de ensayos contamos con el trabajo de Francisco Gabler relativo a las fotografías de Orlando Rojas y en nuestra sección ¿Por qué haces fotografía? contamos con la respuesta de Paz Errázuriz. Esta versión evidencia un vez más nuestra búsqueda por sacar a la luz el múltiple trabajo fotográfico que se gesta desde las diferentes regiones de Chile y que continuaremos realizando el próximo año.


6


7


[mira]autor

conversaciones sobre espacio, tiempo y lugar MANUEL castillo www.cargocollective.com/manuelcastillo Estas 5 fotografías pueden ser imágenes de un solo día o quizás de diez días a lo largo de cinco meses de estadía en la isla de Cuba. No se pueden convertir en relato ni en ensayo, sino encontrar en ellas la insistencia de ser fragmentarias de un imaginario estable y común. Pondría atención en los momentos del flash, en los bordes costeros por donde se llega y se va, y en lo que se tropieza con la cámara para no perderse en la oscuridad, en el olvido y

definitivamente en la posibilidad de no haber sucedido jamás. Estas cinco imágenes encontradas fueron conversadas con sus protagonistas pero nunca planificadas, y de esto me preocupo cuando creo que pueden ir juntas. Carla Moller

8


9


10


11


12


13


[mira]autor

memoria conjunta tatiana sardá www.tatianasarda.cl

Las fotografías familiares representan momentos cotidianos en cada historia personal. Ritos y repeticiones son parte de una memoria conjunta y del imaginario fotográfico íntimo y social, a través de poses y gestos nos representamos tal como quisiéramos ser, como nuestra memoria quiere recordar. Estas imágenes narran momentos de la vida comunes, las cuales contienen memoria y herencia, historia e identidad. A través

de la apropiación de imágenes, la yuxtaposición de estas con fotografías identificadoras personales de mi autoría y el recorte de rostros me permito narrar visualmente una pequeña historia personal y al mismo tiempo de múltiple identidad.

14


15


16


17


18


19


[mira]pregunta

¿por qué haces fotografía? paz errázuriz www.pazerrazuriz.cl Creo que mi trabajo siempre trata de lo mismo y en él existe “un continuo”. Podría llamarlo también variaciones sobre un mismo tema. Capítulos que apuntan a lo mismo. Son espacios cerrados, marginales, de minorías. Están fuera del sistema, fuera del poder. Excéntricos. Es una dimensión que me acomoda porque desde allí me planteo con más libertad las preguntas que siempre me persiguen y desde donde puedo

cuestionar temas sobre el poder, el conformismo, la desmemoria, las exclusiones, los abandonos. Creo que me muevo en un espacio de malos entendidos donde busco y construyo mi propia historia.

un relato privado que recoge lo que voy reconociendo que a la manera de un espejo me devuelve la mirada.

Mi trabajo habla siempre de lo mismo; paso por lugares de invisibilidad y de exclusión, por situaciones sin cicatrizar.

Sucede que la fotografía ha sido la llave maestra para entrar a todos estos espacios.

Pero la pregunta era: ¿Por qué hago fotografía?

Pienso que todas mis fotografías son un permanente autorretrato, 20


21


[mira]ensayo

la convulsión de la inercia fotografías de orlando rojas

francisco gabler Cuando nos enfrentamos a una fotografía o una imagen en general, nuestra primera reacción es tender a pensarla en su valor individual. Es decir, la aislamos del horizonte en el cual se encuentra, ya sea exhibición, libro, web, etc. para darle una autoridad propia, una existencia escindida y autónoma, cuando la verdad es que una parte primordial del proceso de mostrar(se) descansa en la articulación de un hilo conductor que guie el sentido de las imágenes seleccionadas. Un guión transversal que aúne todas las imágenes más allá de

la visualidad a la que obedecen y las haga descansar sobre una familiaridad. Es una voluntad de sentido que sin embargo en muchas ocasiones queda velada debido a la masificación de la fotografía. Esto le concede a las imagenes de Orlando Rojas, un espesor más allá de la fotografía, pues es inherente a su condición técnica (fotos análogas). Aquel espesor emana de una tensión con la temporalidad, con el momento de la captura, la obturación que sanciona la presencia a posteriori de la imagen como fotografía y hasta cierto punto la manera en que

se nos presente al momento de enfrentarlas. No obstante, aquellos no son los únicos factores que se conjugan para echar andar las interpretaciones lúdicas y de sentido, sino también los sujetos, paisajes y montajes que encierra la imagen. En la mayoría de ellas, apaisadas, sus protagonistas se presentan esquivos: en ocasiones se debe a una inercia y desdén hacia la cámara por parte de rostros huidizos incapaces de corresponder a nuestra vista de forma directa; otras, por una 22


23


presencia que está lejos de ser lo que entendemos como retrato, pues sus caras están cubiertas por objetos u otra imagen que se superpone, opacando cualquier proyección anímica en esas entidades. De esta manera, son pocas las imágenes que se encuentran colmadas por el gesto de la pose que reconoceríamos como retrato, en su densidad consciente. A pesar de ello, aun con esa irreverencia ensimismada por parte de los protagonistas, se generan variadas perspectivas: a veces cuando están frente a nosotros, se yuxtapone una imagen sobre la composición centrada en las personalidades, donde en vez de dejar a un lado el espacio circundante del paisaje, Rojas lo antepone a la imagen como transparencia, volviéndose parte del contenido psicológico de la fotografía. El resto del tiempo, los personajes cuando nos dan la espalda, aparecen en tercera persona mostrándonos de esta manera el panorama que se despliega y habitan simultáneamente, dejando al descubierto una serie de tensiones entre el paisaje, la contemplación por parte de ellos y nuestra expectación 24


misma. Así, el material estético proviene no sólo de los sujetos y sus proyecciones subjetivas, sino además su emplazamiento en el panorama que se incorpora mediante la maniobra técnica del montaje. Sería ingenuo pensar, sin embargo, en la independencia o la desafección entre esos factores. Es su articulación en pequeñas y anónimas encrucijadas que representa el paisaje donde todo queda suspendido ante lo que es posibilidad o amenaza, ya sea emocional, física, psíquica, etc. Cuestión que se manifiesta expresamente en el caso de las vistas en tercera persona, que nos hacen partícipes del fuero interno de aquellos contempladores vueltos imagen. Aquellos están involucrados en momentos decidores no sólo por el quiebre de la causalidad temporal (juego del montaje) sino también, por la fijación de una escena única pero dando vuelta aquella quietud visual con el dinamismo de esas cavilaciones, sopesares y dudas. Pero esta convulsión (temporal 25

y psicológica) nos lleva a preguntarnos por la dimensión autoral de la obra, pues, este aspecto tácito y patente a la vez no es casualidad. Rojas, al contrario de lo que podríamos creer está formado no desde la fotografía, sino que un tanto más allá: este titulado de comunicación audiovisual, se encuentra tardíamente con la imagen estática como principal medio para su obra. Salta a la vista con este dato la puesta en crisis de la causalidad del tiempo y sus modos de recepción desde una técnica a otra; algo que veníamos abordando hace algunas líneas atrás, pero que se quedaba en una dimensión puramente psíquica o emocional. Ahora es diferente. Ahora, desde lo formal significa un cambio drástico: pasar de un desarrollo narrativo en un espacio de tiempo determinado a la fijación de lo visual en una imagen única, supone una serie de cambios en las estrategias compositivas. No hay que subestimar lo que parece obvio: si bien se sobrentiende que la temporalidad es algo esencial en las obras audiovisuales, no


le son exclusivas. Lo temporal también existe en la imagen estática. La cámara produce un descalce en el curso de cualquier movimiento al convertir lo que puede haber sido el simple guiño retenido de un gesto, en una pose petrificada hacia la posteridad. Ese es el desfase que desbarata la causalidad de la narración figurativa del filmvideo. Lejos de poner al descubierto

alguna cojera expresiva por parte de la fotografía, esto trata de lo contrario. El ojo compositivo de Rojas es muy cinematográfico. Y con esto nos referimos a la construcción de la imagen que se levanta como momento selectivo al obturar la cámara (fotográfica). Escoge un momento pregnante, el instante más álgido de una circunstancia emotiva, simulada en una pose, algo con lo que

estamos acostumbrados a lidiar quizás en un largometraje. Sin embargo, estamos hablando de un fragmento de escena convertida en continuidad, en una actualidad perpetua, donde, en vista de la ausencia de movimiento (en su representación literal) se da paso a una agitación psíquica que tiene asegurada su recepción en la empatía de los espectadores. Es una estética de la conmoción 26


la que habita y despliega esa pulsión que bulle de la imagen y administra conexiones anímicas hacia ella, siendo el argumento transversal de las imágenes de Rojas y que son, al mismo tiempo, el principio y fin de este último territorio en que se ha instalado; casi como una suerte de ajuste de cuentas de la visualidad que cruza toda su producción. Pues no deja de ser interesante este trueque 27

video o film, concediéndoles como motivación acciones y lugares que apelan a nuestra sensibilidad y a nuestra imaginación narrativa, es decir a la capacidad de elaborar Despejado de cualquier criticismo, una historia con las imágenes aquí finalmente se trata menos que se nos ofrecen. Finalmente, del juicio de una técnica sobre Rojas convulsiona la quietud de una fotografía con emociones otra, que de un mapeo de las encerradas en historias que nunca cualidades estéticas y el dominio técnico de las imágenes gracias al existieron, que vislumbramos por un segundo y que sin embargo ojo del fotógrafo; el tratamiento de la instantánea como si fuera un siempre podrán ser invocadas. del lenguaje visual, que echa por la borda cualquier reparo entre la imagen estática y su símil animado.


[mira]autor

signos de toledo jorge pasmiño Caminar entre las estrechas calles de la ciudad imperial de Toledo con sus altos muros de piedras y ladrillos, nos remite a ambientes de siglos ya desaparecidos. Son espacios y paradas por donde transitaron y vivieron romanos, moros y cristianos, campesinos y artesanos, pueblo llano y nobleza. Los signos grabados en lustrosas piedras mil veces caminadas, frente a lugares o moradas de antiguas familias, nos recuerdan donde habitaron, nos revelan e inmortalizan cual fue su credo y devoción.

Los signos fotografiados son evidencias y huellas que también nos recuerdan antiguas historias de esperanzados viajeros que cruzaron la mar Océano cuando la Conquista… Y también nos permiten imaginar espectros como el del Greco, que se resiste a desaparecer entre las angostas calles de Toledo. En la antigua Toledo, España octubre 2013.

28


29


30


31


[mira]pausa

32


Manuel Morales

33


[mira]proyecto

festival focom colectivo las niñas www.colectivolasninas.com A partir del día 22 de noviembre se realizó el 1er Festival de Mujeres Fotógrafas FOCOM. Encuentro que nace bajo el propósito de dar visibilidad al trabajo y producción de mujeres profesionales de la fotografía. Este Festival está organizado por Colectivo las Niñas en asociación con el Departamento de Artes Visuales de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, ex pedagógico y sala de exposiciones Ana Cortés de esta casa de estudios. La propuesta es generar un

espacio de presentación, análisis y discusión sobre el trabajo de fotógrafas nacionales, sus temáticas y visualidades a partir de la producción fotográfica. Así, como la situación en la que se encuentran actualmente en el medio nacional y latinoamericano. FOCOM se llevó a cabo el día viernes 22 de noviembre y contó con mesas de conversación y presentación de trabajos autorales, junto a destacadas profesionales y teóricos del área, a nivel nacional. Entre las 9:00 hrs. a 18:00 hrs. y la

Inauguración de una muestra colectiva titulada “ Discursos y Visualidades” donde participaron las fotógrafas invitadas a este encuentro. La exposición permaneció abierta durante dos semanas, programada en Sala de exposición Ana Cortés, abriendo sus puertas el mismo día a las 18:00 hrs. Junto a esto, durante el día 22 se instalaron una selección de stand vinculados a la venta y promoción de imágenes y objetos relacionados con la fotografía. Entre los invitados que 34


participaron se encontraron la reciente ganadora del Premio Rodrigo Rojas de Negri, Zaida González, el teórico Gonzalo Leiva, la curadora Monserrat Rojas Corradi, Kena Lorenzini, Andrea Herrera, Claudia Gacitúa, Gabriela Rivero, Ximena Riffo, Colectivo V, Taller Huelen,Ediciones la Visita, Insectaria Accesorios, Bromberg Foto, Dementefotográfica y Revista Mira.

35


36


37


38


39


[mira]autor

(m)uerto aysén tania morgado “…Hace ciento veinte noches que no se ven las estrellas. En dónde está el cielo madre. Pregunta la niña enferma. El cielo mi niña linda, el cielo mi niña buena, está como siempre, encima de las nubes pasajeras…” Eusebio Ibar Hay muchas formas de vivir Puerto Aysén. Hay muchas formas de nombrarlo: Puerto Aysén, muerto Aysén, ice end… El país del revés. Un lugar que se esconde tras las nubes. Cuesta avanzar, la lentitud aparente del río, confunde. La naturaleza todo lo agobia, el

puente desaparece. Aun cuando el aislamiento se aleja de la realidad física, la marginación del norte se ha incrustado como una sensación profunda. La sensación de no saber qué hay más allá, qué hay más acá y qué hay dentro. Parece que eso hace que la sangre pese, que nos obliguemos a mirar a través de una sensación y no directamente a la realidad. Eso hace que las palabras no importen. Que el nombrar las calles y las cosas sea siempre en relación de proximidad con el vecino de la esquina o con casas o lugares que ya no existen porque se los llevó la muerte o algún incendio. No hay nadie más en el pueblo.

Vivir aquí es estar siempre de paso, todos están de paso, excepto los borrachos, los ancianos y los locos. De paso semanas, décadas, meses, años, igualmente de paso. Quizá el verdadero Aysén es una tierra de paso, una tierra transformada, lavada por la lluvia y la irrupción salvaje de la naturaleza que nace hasta en los techos y en la roca estéril. No hay alguien que mire el río, entonces desaparece. No hay alguien que mire Aysén, entonces desaparece. Pero de pronto todo se vuelve hacia sí mismo, como un ser aislado que no tiene nada más que un espejo. Así, aparece Puerto Aysén. 40


41


42


43


44


45


[mira]autor

pérdida

rous boisier Poco a poco mi madre comenzó a enredar las palabras, a olvidarse de cosas, a perder el sentido de la vida. Sumida en una burbuja dentro de sí misma, intenté comprender y cuidarla. Empeoró rápidamente. Pérdida explora en ese mundo, desde lo íntimo y cotidiano, desde la presencia y la ausencia…

46


47


48


49


50


51


52


53


[mira]archivo

anónimos

Fotografía desde el Archivo.

Está sección busca generar un espacio para la apreciación visual y estética de la fotografía de archivo, a través de la exposición de una serie de retratos de nuestro pasado próximo, en donde se invita a estampar en nuestra memoria una nueva imagen. Estas imágenes analógicas están fuera de circulación y salen a la luz en MiraArchivo para generar preguntas, ficcionar con ellas o simplemente transportarnos a otro estado de tiempo. Junto con ser un espacio expositivo, se quiere desarrollar un ejercicio de

identificación colectiva, tanto del autor como de los protagonistas, con el fin de obtener información adicional que adjuntar a este archivo regional.

acerca de:

Fotografía tomada desde el campanil de la Universidad de Concepción en visperas navideñas en los 60s. 54


55


[mira]autor

lecturas finales myriam salazar Lecturas Finales es un ensayo fotográfico que comenzó por mi interés en la poesía y en especial por el poeta Armando Uribe (80) su aspecto vampiresco y agudos textos me llevaron a retratarlo. Sumergido entre sus libros rescata apuntes escritos en servilletas y papeles sueltos , los que reúne y publica en libros desde que se encuentra recluido en su dormitorio, hace ya más de una década, esperando su muerte.

Posteriormente copié las fotos en pequeño formato (10x15) y pedí a Uribe que escribiera sobre ellas sus impresiones, aquí su transcripción: “Más que la creatura sentada ante ventana interesa la mano ficticia de la izquierda” “¿y qué es lo que no quieres decir? De ahí taparte la cara con el humo… (por eso fumo)” “muy cómodo. ¿cómo está verdadera-mente leyendo?” “buscas (no un libro) – tu alma

manuscrita.” “estás solo. No hay sol.” “Tus pies con calcetines echan sombra de muchos (demasiados) dedos.“ “Es la última taza del último café”

56


57


58


59


60


61


62


63


[mira]boletín

boletín mira

Residencia de colectivos fifv 2013 Este año ha tomado fuerza la colectividad como forma de plantear una propuesta fotográfica y de gestión, no tan sólo en el centro del país se han gestado instancias que reúnan o expongan proyectos de diferentes Colectivos fotográficos. Por nombrar algunas: el Festival de Mujeres Fotógrafas FOCOM organizado por el Colectivo Las Niñas, ECOFAV: Encuentro de Colectivos de Artes Visuales y Fotografía realizado en Concepción y el Encuentro Imaginarios para Atacama

realizado en Copiapó a principios de diciembre y en donde se reúne la propuesta de 4 Colectivos de diferentes regiones del país. En este nuevo volumen de MIRA queremos lanzar el “Boletín MIRA” inaugurándola con el trabajo extraoficial que se realizó en la Residencia para Colectivos en el Festival Internacional de Fotografía en Valparaíso (FIFV).

64


Link aquí 65


66


67

revistamirafotografica.wordpress.com revistamiraconcepcion@gmail.com facebook colectivo: Colectivo Caja de Cart贸n facebook revista: Revista MIRA Fotogr谩fica Concepci贸n Chile


68

Revista MIRA vol. 4  

Finalizamos el año 2013 con el 4to número de nuestra revista. Los invitamos a ver y compartir nuestro trabajo.