Page 11

D

urante siglos, desde prácticamente siempre, nos han contado que la vida era heterosexual. Además, estaba descrita por hombres. No había espacio para mujeres, y menos para mujeres que amaron o desearon a otras mujeres. Si en lugar de quedarnos con versiones previamente fabricadas, heredadas, nos hubiésemos dispuesto a mirar hacia el pasado, hacia el origen, descubriríamos que las lesbianas no salieron como las setas, así de repente. Yo solía hacerme muchas veces esta pregunta cuando era más joven. ¿Dónde están, dónde puedo encontrar referentes históricos del lesbianismo? ¿Es que no había lesbianas antes de la modernidad? Claro que había; pero estaban escondidas; enterradas. La Historia tenía su propio armario. Había una imperturbable ausencia de referencias históricas de la homosexualidad femenina. La falta de referentes no es una consecuencia de la ausencia de los mismos, más bien del robo de nuestra historia. Los historiadores, en su totalidad hombres hasta bien entrado el siglo xx, y en su mayoría heterosexuales hasta bien avanzados los años 70,

«¿Dónde están, dónde puedo encontrar referentes históricos del lesbianismo? ¿Es que no había lesbianas antes de la modernidad? Claro que había; pero estaban escondidas; enterradas. La Historia tenía su propio armario.»

www.mirales.es

han ocultado y no han querido contar con la historia de las mujeres, ni con la historia de la homosexualidad. Era parte del engranaje; parte del proceso de perpetuación de ese sistema de opresión colocado sobre nuestras espaldas. Desde MíraLES llevamos ocho años denunciando la invisibilidad lésbica de carácter histórico. Claro que salir del armario sin complejos, sin conflictos sociales, contando con cierta aceptación social, ha sido una posibilidad fundamentalmente contemporánea. Convendría que las novísimas generaciones que nos leen no olvidasen que no siempre fue fácil amar o desear a otras mujeres. Ahora los referentes son múltiples y muy diversos. Las mujeres jóvenes que desean amar a otras mujeres tienen muchos lugares y espacios en los que reconocerse y vivir su sexualidad sin límites: el cine, la televisión, las series de ficción con una multiplicidad asombrosa de relatos homosexuales, la visibilidad sin reservas de muchas mujeres de éxito que reconocen sin cortapisas que son lesbianas y están orgullosas de serlo. Pero no siempre fue así. La Historia de la homosexualidad femenina es la historia de la represión y el silencio, y la sociedad, históricamente, siempre ha contenido aquellas manifestaciones sexuales que no estuvieran ligadas a la reproducción. Por esta razón, me dispuse a indagar. A estudiar. A formarme y a investigar, y

La Reina Cristina de Suecia interpretada por Greta Garbo en 1933

11

MiraLES 6  

Revista lésbica digital y en papel. Medio de comunicación número uno para mujeres lesbianas y bisexuales. Ocio, cultura, películas lésbicas,...

MiraLES 6  

Revista lésbica digital y en papel. Medio de comunicación número uno para mujeres lesbianas y bisexuales. Ocio, cultura, películas lésbicas,...

Advertisement