Issuu on Google+

Tiempo de Tiempos


Pr imer  Tiempo


Viejo Burdel  mundo al que  arribo:


Vida danza,  Tu espacio  Va por tu  Tránsito.


Absurdo,  Mientras  Tú te dislocas  En espejos.  Yo vuelo en  Corazones.


Hombre,  Todo, nada…  Sabes más del  No saber,  Vives más del no vivir,  Caminas por  No dar la cara  Al viento


Desolación y  Olvido,  no  escuchan  el grito sin mundo,  horizontes  sólo horizontes  luz sin  sombras,  aferradas  lágrimas de entrega.


Duro es  tratar de  escucharte silencio,  entrando aún  desapercibido eres  placer:  sordera  timpánica resonancia  no encontrada  en tus patios.


Descalzos  mimesis sin opción  en el origen de la  humanidad  o  la miseria,  naturaleza  desnudez madura  otra vuelta  sobre el.  Origen de la humanidad.


Lámpara fina  naciente,  años  ¿lucernario…?  llanto, dicha  lo que  por vivir  regocijó  desde que  bien y mal  son dos.


Ambos,  el de tu pureza  no violada  el carcomido por  la jungla gris  ciñe una  neblina  vista  desde el camino  prometido  ahogo.  Verde  el de tu pureza  no violada  el carcomido  por la jungla gris,  lleva consigo  y esgrime.  Gran lápiz de creyón  Hará  de la gran guerra  de los sueños y  mentiras  un  lugar agradable  para  vivir.


No hubo payasos  en la fiesta  más alegre,  los niños jugaron  sin mayores  imitándolos,  dieron cuenta  de su brillo.  No hubo  Payasos  En la fiesta más  alegre es la queja  de un  adulto.


El futuro hizo  estragos  encontrada la  fuga,  restaurada inspiración  calendarios,  fuera de ello  ansiedad.  Cada minuto  es cada minuto  anterior o siguiente  ya no.


¿Qué te has hecho?  el dolor  de la  falta de tu  espina,  disfraz  obligado de poeta  quieres,  parecerte a ella  tampoco  llamada temerosa  llegada  sin calor  aullido por tu  vuelta como antes.


El progresivo  regreso  al  fango  de la  partida  no  lo  contiene  su  lágrima,  el  brillo  de  esa  sonrisa,  ni  el  humo de  mi pipa  es  imposible.


Vas, con eso  por el mundo.  diamante bruto  lo guardas  lo compran,  realmente poderes  de Pandora,  no en su  caja,  en eso con que  vas por el mundo.


Será que posee  gran valor,  y si no,  ¿ Por qué lo cuidas ?  quien lo posee  lo quiere teniéndolo  sin su propiedad.  sabes:  mundo para  la  historia  por él.


Te atormenta  por dominarte  lo que hiciste,  no creaste.  Sin embargo  te sientes  su  dueño,  es  él  quien  te ordena  no vives;  sin él  no estas.


Punzada  de mosquito,  recelosa mirada,  pozos excavados  en el ego  negando  el reposo  de lo oculto,  evidencia  perdida  al intelecto.


Camino sobre abismos  llegada a los asideros  eventual  siempre eventual.  ¿Desechos, o  reflejos de  parabrisas roto?


Escrito la tarde  de aquel día. 

Llanto  sueño de un día  alba  te levantas  y no esta…  ojalá. 

Escrito la mañana  Siguiente de aquel  Día. 

Cepillo, pasta dental.  información…  ayer desapareció,  flores,  verdes,  Que bien.


Una espalda  una injusticia  una tragedia,  saña,  de la otra mitad.  Humanidad indolente  humanidad, desgracia.


Son dos  somos miles  alegoría forzada  poder  de miseria soledad  cumpliendo  en nos  la promesa  de babel  dialogaremos  su monólogo  en otras lenguas.


No basta  el  sin luz,  apremia  manada vigorosa  inerme  de sapiencia.  Voracidad plena  continua  aprehensión  de lo  por crear.


Abanico de papel  seda,  desplegado  replegado  ráfagas, humedad  ventisca  pensamiento viejo:


Dinosaurios naranja  con corbata,  el ojo más rápido  del barrio  sueños falsos para  vivir la verdad,  dos dientes muerden  el cotton candy de  mi felicidad.


¿Quién conoce  lo no expresado?  Ese rincón del  corazón  del saber  de ti,  no se hará poesía  cantará sólo  en la sonrisa.


Apareces justo  en el punto  donde deseo escapar,  ¿una puerta o ventana?  un velo…  recién comienzo  a descubrirlo.


Misterio  al paso  de las horas  obsérvalo… 

indolente  caída  tiempo sólido  en busca de  cenizas.


Guerra…  Una vida sin  contrafuertes  como  este momento,  movediza arena  al paso  de la multitud.  Ordenar filas  reemprender el ataque  dolor de lo perdido  lucho por el rey  éste lo descuida.


Lo difuso,  historia.  Desencuentro genealógico  desde aquí  sucederá  El  éxodo  variable,  ¿con quién  te encontraras?


Soledad  desconocida en  ellas  al igual  que  su muerte  prevista  mientras nace,  mascotas vivas  tumulto momentáneo  entablado, cortinas  son  de  su ser


Rosa negra  mostrando  sus pétalos  en las junturas  dispersas  por el líquido  pigmento jade,  humedad del  temor  magnetismo eventual  hoy  cuando llueva


Duermo en la  la ciudad donde  no soñé  con el gato inválido.  Lo vi más no  memorizó.  Va mucho menos alto  que un tramo  sin embargo se  amamanta en  la ciudad  de los invasores  genéricos, (tierra, aire­fuego)  todo esto decepciona  en el olvido.


Un ave de vuelo en revés  me enseñó cuanto podemos  cuando podemos  donde podemos  eres tu quien  invita.  Soledad, pareja  alba crepuscular  en la locura  de los que  sienten.


Espejo  convexo,  sin  concavidades prismáticas  la roca,  imagen  rota  en el lago.  Uno más


Sin venda ni balanza  si con espada  es el orbe  que retuvo a Atenea  en el templo de  quienes insurgen  contra él.  En el templo  más no en su libertad  donde la elevación  se pasea desnuda,  traspasa las rejas.


Buró  Anulación  del tiempo  conversación  de espera. Fragua  de torturador  retrazo al filo  de la pluma,  otro papel.  Regrese mañana


Vi a Mario  tan cercano  a  la lejanía,  el recuerdo  de su  estadía en  los  patios,  incordura  no lo vi  más,  esta frente  a mi.


Monje intemporal  urbano de  fuerzas,  desiertos  ira de  lo injusto añoranza  por retorno  ser y no estar.


Tu pisada  fuerte  fue siempre  frágil  descubierta  sublime, paso  desiertos dudas  y  además  la única  jardinera  con violetas en el edificio.


Rómpelo,  trozos  quizás los  juntes luego  sin unirlos,  sucedió  mucho a…  En esa tierra  aún hoy  no,  es de  nuevo  por otra vía


Esos cuatro  jinetes  no  han  nacido  sin noche   sin día  tiempo  sin  reloj  coacción  de tu  vida.


Dos Tiempos


Y aquí que  hago,  junto al  fango  reconozco  alguna perla.


Quiero ir  sin más,  sólo por allí:  para encontrarme contigo.


Labios  de impúber  descúbrelos,  plástico carmín  para  llegar a la huida,  será luego  quedan  muchos pasos,  prepararé  brisas  descensos  y mi  tristeza  porque  te cambias  de acera.


Paso de esquina  final de  tu niñez,  suerte,  un pétalo  al viento  fugaz sensación  huella indeleble  paso de esquina  ¿ Ya no  hay regreso ?


Los viejos recuerdos,  precipitada  inocencia en sus  lagos tristes ámbar,  calma madurez  turbia por el  encuentro, choque  no sabemos  cada uno sigue el  camino que la vida  no mostró.


Quiero pintar  tu  rostro nuevo,  luces  donde los  pensamientos estorban,  vacío en  plenitud  de líneas,  encuentro  tinta eterna  para expresar:


Cuántas puertas  fuiste,  ¿erradas? acertadas  las últimas  para completar.  Sabiduría  contagio radial  alegría en el  apagar de la luz,  ésta conmuta  encendido de  la dicha esperada  viaje  one way  desde lo sensual.


Coral Negro  poseso como fue,  eterna inocencia,  puesto a celar cual velo invisible  fallo,  sus torrentes gemelos de alma pura  impacto frenético frontal  inundó  la reserva de cordura  que poseo  todo el desorden,  ¿ Quedará así ?  será, si no se de ti


Gato montes  ante la  presa fresca,  tu piel  virtualiza  imagen salvaje  penumbra  calor,  gato montes, zarpas (manos)  colmillos (todo yo).


Aún  sinuosas tuyas  y  convergentes  en profunda  calidez  angulación  horizontal  mayor  a 45°  contienen  brutal fuerza  en mi instante,  tú  aliento,  verbo,  ángel,  quien  al fin  trasciende  perdura sin  sentidos  pero  existe una  y otra vez


Batalla Sublime  bestializada  en el complot,  entorno,  abrazos, también  piernas  torsos.  Desde el afianzamiento  de quienes  no  alzan  raíces sin follaje.


Al dártelo  pierdo tu esencia  obtenida  en el ritual  materializante  tu senda  pertenece  al transcriptor  de  los  sueños  hasta  el  minuto anterior  del reposo  en  tu lugar  para recuerdos olvidados.


¿ Laberinto ?  ¿follaje?  eros,  uno u otro  viajero  verá  mi rostro.  Letras,  sombras  ¿ entiendes ?  sentir  muerte  paso a paso.


Si los sueños  congelados  son tibios,  eres parte,  serás  con otros muchos  de mi vitrina.  Luz, arenisca, coral  en la bruma  para sentirte  sin  tocarte:


Me gusta que un punto  se mueva y transfigure  la imagen plasmada  por mi mano  y no soy pintor. 

Me gusta que un gesto  un sentimiento se haga  verdad en quienes  me observan sobre  las tablas  y no soy actor. 

Me gusta el juego  de los fonemas y las  palabras sobre el papel  sensible de la ingenuidad  y no soy poeta. 

Me gusta tocar tu calor  tu ausencia de mentira  tu humedad  porque también  soy un hombre.


Lazos  85 km. al norte  en el valle  tu  otro poema  mecanismos de imaginación  sobre  las tablas  he de  regresar  al valle  85 km. al norte.


Luz  sonrisa  vuelta  tiempos verbales  plenitud también  latidos  paralelos  segunda o tercera  persona  inexplicable  para quien no cree  si no existieran  tantas  palabras  fueres libre.


Nuevas edades  disfrazadas  edades  viejas  nubeglifos  sois  triunfante  homoanhelo  por eso  te desean.


Vacío ajeno  apropias  las formas  sin poder.  Trasponiendo la fe  Dios invisible,  beneficios  sacerdotes de espejo,  copas, vacío  lo que arropas  aún a ella con  su  coraza de pureza….  Perdió por adorarlo.


El alba ocultó  su faz aquel día,  la noche  jugó frente  a las olas…  y yo, y mi vergüenza  tras la montaña  frenaron un camino  vuelto a empezar  en tu lecho.


En el mes del llanto de los ángeles.  Dos ventanas se encontraron.  Tu siempre de ida hacia la nada  yo aquí junto a la piedad, muy cerca de la piel ardiente.  Tus ventanas melancólicas, ese ir de cadencias…  lograron un encuentro al norte muy al norte  en la montaña. 

En el mes del llanto de los ángeles  besarte fue difícil, mirarte casi un riesgo, tocarte  Imposible. 

En el mes del llanto de los ángeles.  Los mensajeros fueron miles,  los jardines asediados.  Los silencios profanados.  Dos ventanas se encontraron  en medio del lugar de la bondad  la pasión confusa, entre la piel y una oración  aquí estamos hoy.


Puedes irte  ya pisaste  el umbral de la  salida  dentro, sí,  queda tu olor  a besos bajo la  lluvia


La ciudad abrió  sus fauces  colmillos de asfalto  muerden  la sombra  de tu partida,  mi espada de recuerdos  brilla sobre  ese escudo dulce  que llevas contigo.


Final de los Tiempos


Hoy.  Siglos después  Camino con caminantes  nuevos son los mismos  en un paso  mas.


Discurseas  siete veces siete  tus palabras  patinan en  el limbo de quien  esperaba  poder ver tu ser.


Las cadenas  que no puedo  soltar están  puestas  acá justo  en mi  corazón.


En el espacio 

del cielo  la tierra  pasa  por ocupar  la existencia.


Coño!..  El resonar  vacío  estalla en  el limbo.  Tú lo miras  con tu ceguera.


Oye puntito  ya creces  bajo el pincel  de tu guarda  eres pequeña  línea que saluda  siempre, cuando no  podemos mirar  vives como la  tinta plasmada  en papel  del mundo  eres mi dibujo preferido.


Una fiesta  nadie la ve  mi espíritu la disfruta.


Huyeron de ti  con el propósito expreso  de entregarme el  mensaje oculto en  tu inocencia  logrado está, espero  su nueva llegada.


Los ángeles lloran  una risa llamada lluvia  siempre alegre  aún en las tristezas.


Débil cuanto soy  nunca lo sabré  pues él, nunca permitirá  mi caída más allá de la  altura posible.


Me siento traidor  cuando el asfalto cubre  el espacio, prefiero este linóleo  y tu llanto en mis oídos.


Tinta, lágrima por  extensión;  así nadie me ve.


Maravillas incontables  promesa cumplida en  nosotros,  aquí decimos:  Nubes, aves y mariposas  pero vida dura para  el blando corazón  por hacer.


Ahora cuando  no hay nadie,  jugueteas con esos  sueños  hasta hace unos  días sólo para mí.


Ahh…      cuanto  alivia abrir  las ventanas  cuando se está  lleno de mariposas.


Un péndulo o  el sentimiento de una gota  en lo alto de la cascada  heme aquí.


Esas cosas ajenas  a tu cuerpo  devuelven  la felicidad, ¿ la traen ?  no, simplemente actúan  el pequeño teatro  intrascendente de lo visto.


Ese que me escucha  me observa  me prueba  me permite la miseria  ese, ese, … me ama


Un desgarro  en el orden humano  un camino para llegar  a Dios


Para ellos  ya estas viejos  nosotros, vemos  cada cosa en tu vivir  con la admiración  de tus ojos de niño.


Péndulo  secular;  no mundano  poco pasionario  discontinuo  al  cántico  efímero


Tañido seco  sordo resonar  calígrafo  para ciego lector,  reflexión  de encajes  al regreso  de  su lectura


Al leerlo,  es tan vació,  sólo resta  meditar en lo  que  no tienes.


tiempo de tiempos