Issuu on Google+

En Comunidad

LE

Y

Edición No. 1 • Septiembre 2013

El Ministro del Interior y el 30S

El Comandante General y el 30S

José Serrano Salgado hace una lectura política de los sucesos ocurridos hace tres años. Pág. 2

El General Rodrigo Suárez Salgado habla por primera vez del sacudón institucional de hace 3 años. Págs. 3-5

Así rescatamos al Presidente Correa El Cabo Primero Cristian Bonilla del GOE, y el Capitán Santiago Ordóñez del GIR, fueron protagonistas y testigos excepcionales del 30S. Por primera vez detallan cómo protegieron, rescataron y salvaron la vida del Presidente Rafael Correa Delgado. Págs. 10-14 Cristian Bonilla. Estuvo siempre con el Presidente. Santiago Ordóñez. Manejó el auto con el que rescataron al Presidente del Hospital de la Policía.

Las cifras

Cae la tasa de homicidios en porcentajes

Entre septiembre del 2010 y septiembre del 2013, la Policía elevó su eficiencia en el control antidelincuencial. Págs. 6-7

2010 2011 2012

Imágenes del hecho histórico Una mirada al pasado y presente del 30S. Nuestra Policía Nacional tres años después. Págs. 8-9


2

En Comunidad

Especial 30S

opinión

30S, el día en que triunfó la democracia en el Ecuador Hace tres años, en el Hospital Militar de la Policía Nacional en Quito, en medio de una situación crítica, la Patria Grande renació gracias al apoyo del pueblo ecuatoriano al proceso revolucionario.

R

egreso a los acontecimientos ocurridos hace tres años, cuyo escenario principal fue el Hospital de la Policía Nacional y sus inmediaciones, para recordar el día en que la Patria Grande renació gracias a la convicción de un pueblo que desde el 2007 apoya un proceso revolucionario cuyo máximo objetivo es y será el lograr una sociedad más justa y equitativa en todos los ámbitos. Aquel hecho histórico marcó un antes y un después en la Policía Nacional del Ecuador. El 30S evidenció las debilidades institucionales, las cuales en el lapso de tres años de intenso trabajo han sido y seguirán siendo corregidas, con el único propósito de fortalecer el accionar policial para garantizar, entre otros, el derecho a la seguridad ciudadana. Para alcanzar este propósito, el primer paso que dio el Gobierno Nacional fue dignificar las condiciones humanas y laborales de los miembros policiales, que durante décadas fueron olvidadas por los gobiernos de turno, a través de una mejora salarial, entrega de vivienda fiscal, inversión en formación y capacitación profesional, dotación de equipos técnicos y tecnológicos y proporcionando espacios adecuados para su labor y descanso. Hoy 430 nuevas y modernas Unidades de Policía Comunitaria, UPC, albergan, cada una, a un máximo de 22 policías, desde ahí brindamos a la ciudadanía servicios policiales desconcentrados con calidad y calidez. Las UPC se han convertido en puntos de encuentro con la comunidad ecuatoriana desde donde trabajamos temas de pre-

Edición No. 1 Septiembre 2013

Hoy la Policía Nacional del Ecuador está capacitada y especializada en la protección interna, seguridad ciudadana, mantenimiento del orden público y la paz social, dentro de un contexto de protección de derechos y garantías constitucionales. Todos estos conocimientos son puestos en práctica desde una técnica preventiva, basada en una doble intervención, disuasiva y reactiva frente a la infracción.

Dr. José Serrano Salgado Ministro del Interior

vención como charlas de erradicación de todo tipo de violencia, medidas de seguridad y autoprotección y los peligros en el consumo de bebidas alcohólicas y sustancias estupefacientes. Pero también se han convertido en centros de operaciones para la investigación e identificación de la delincuencia común y el crimen organizado. El Gobierno Nacional, a través del Ministerio del Interior, con el apoyo de la cúpula policial ha priorizado a partir del 30 S la profesionalización de los servidores policiales, que amparada por la nueva Doctrina Policial, se orienta en dos ejes fundamentales: la utilización de conocimientos científicos aplicadas a la seguridad integral y la protección interna para garantizar la

LEY

Durante todo este proceso de cambio estructural de la Policía Nacional hay uno que marca un hito en la historia institucional: la separación de 208 policías que irrespetaron los principios y valores consagrados en la Constitución, las leyes y la doctrina policial. Esta autodepuración también responde a la necesidad de consolidar la credibilidad de la Policía Nacional ante la ciudadanía. El 30 S nos dejó lecciones que hemos sabido enmendar y superar. Aquel día la democracia triunfó porque el compromiso y la voluntad del Gobierno Nacional, la Policía Nacional y la comunidad ecuatoriana se impuso ante los intereses mezquinos de quienes segados por el odio a un proceso revolucionario legítimo intentaron, con información falsa, manipular a un grupo de miembros policiales. La corresponsabilidad de esta trilogía augura escenarios aún más favorables para la seguridad ciudadana y la consecución del Buen Vivir.

Econ. Rafael Correa Delgado

Consejo editorial

Presidente Constitucional de la República

Camilo Márquez Asesor de Comunicación Ramiro Núñez Asesor Político Yamil Murillo Director de Comunicación Coordinación editorial: Mónica Gavilanes

Dr. José Serrano Salgado Ministro del Interior

Concepto y diseño editorial Farola Comunicaciones

En Comunidad

paz y el pleno ejercicio de los derechos y libertades ciudadanas; y el manejo de saberes científicos y tecnológicos con aptitudes, destrezas y actitudes profesionales para la investigación y la acción efectiva en colaboración con la Función Judicial.

General Superior Rodrigo Suárez Comandante General de la Policía Nacional


Especial 30S

personaje

En Comunidad

3

‘El doloroso 30S marcó un giro en la Policía Nacional’ El Comandante General de la Policía Nacional, Gral. Rodrigo Suárez Salgado, se refiere por primera vez y en detalle a los hechos que repercutieron a nivel nacional e institucional. Foto: En Comunidad

El Comandante General de la Policía Nacional en su despacho. Asumió en agosto del 2013.

E

l amor a su familia, a la institución Policial y al país han marcado la vida del Comandante General de la Policía Nacional, General Rodrigo Suárez Salgado (Latacunga, 1959). Tiene 35 años de servicio en la Institución Policial, a la cual llegó gracias al carácter que forjó en él su madre: luchador, esforzado, disciplinado. A los 18 años recibió una carta donde se le notificó que por problemas cardiacos, visuales y pies planos no era apto para ingresar a las filas policiales. Con argumentos probó que aquel informe era erróneo ya que estaba 100 por ciento preparado física e intelectualmente para ingresar a la Institución. Luego de someterse a nuevos exámenes físicos logró que se revisara su expediente, en el cual se destacó como excelente deportista (futbolista profesional). Desde entonces su trayectoria ha sido un referente para las diferentes promociones de la Policía Nacional. Su destacada formación, su amor por el uniforme verde aceituna y su trabajo en favor de la seguridad ciudadana le hicieron merecedor del máximo grado jerárquico en la escala profesional de la institución: General Superior de la Policía Nacional del Ecuador. Suárez es el primer oficial que alcanza esa jerarquía en la última década. Un decidido, frontal y trabajador Comandante de la Policía se expresó en los siguientes términos: ¿Qué significa para usted el 30S? Es una fecha dolorosa porque entristece recordar a nuestra Institución en esa situación. El 30S es una fecha nefasta para todo lo significa institucionalidad. ¿Cómo fue posible que un grupo de personas afecte a una institución jerarquizada, disciplinada, obediente y no deliberante? Es una fecha que nos recuerda lo que nunca más se puede volver a repetir. Pase a las páginas 4 y 5

Su ruta profesional

Reconocimientos: Enero 2003: Felicitación pública por el desempeño logrado como alumno del Colegio Interamericano de Defensa en los EE.UU.

Abril 2013: Condecoración al Mérito Institucional “Oficial”. Este logro lo consiguió luego de alcanzar el grado de General Inspector.

Grado actual: General Superior de la Policía Nacional. Cargo Comandante General de la Policía Nacional.

Marzo 2013: Condecoración Gran Cruz del Orden y Seguridad Nacional, por cumplir funciones de Comandante General de la Policía Nacional.

Octubre 2013: Condecoración Cruz del Orden de la Seguridad Nacional, luego de cumplir 35 años de servicio en la Institución Policial.


4

En Comunidad

Especial 30S

PERSONAJE

¿Cuáles son las lecciones que dejó el 30S? Que el Mando Institucional debe mantener un canal de comunicación con el personal subalterno, cosa que hoy sí ocurre, a través de video conferencias, visitas permanentes, además de control y supervisión. Con aquel suceso se evidenció todo lo negativo que había que corregir, sobre todo en aspectos disciplinarios, la forma de actuar de los servidores policales, una mejor supervisión que siempre debe existir, y la urgencia de aplicar algunos cambios en la formación de nuestros policías.

“La sociedad ecuatoriana es cambiante y la Institución Policial debe estar acorde a ella y sus cambios.”

A usted, ¿qué lección personal le dejó el 30S? Una lección personal... Nunca me han hecho esa pregunta. No sé si la respuesta más adecuada es decir que, como institución, la Policía Nacional jamás, jamás puede volver a realizar un acto similar. Por eso hemos adoptado ciertos mecanismos para evitar que eso vuelva a suceder. Si no queremos que algo así vuelva a ocurrir, tenemos la obligación de tomar acciones.

como la administración y el Comando mismo de la Policía Nacional. El 30S nos permitió conocer que debíamos hacer varios cambios. Antes, por ejemplo, teníamos un sistema de trabajo y un manejo operativo diferente; hoy tenemos una organización con varios aspectos positivos, uno de ellos, la descentralización de los servicios policiales. Pasamos de la estructura de los grandes cuarteles por cada provincia, a la implementación de Unidades de Policía Comunitaria (UPC) en cada subcircuito, las cuales se encargan de proteger a la población en determinado territorio. Hoy tenemos un mejor equipamiento, mejor talento humano, recursos logísticos, tecnología y, sobre todo, en la actualidad se dignifica claramente el trabajo que realizan nuestros policías.

¿Cómo fue la Policía Nacional antes y cómo es después del 30S como institución? Antes era una institución, digámoslo así, más independiente, sin control en varios aspectos,

¿Cuál es su opinión sobre las reformas legales que se avecinan y que tendrán incidencia en la Policía Nacional? Estamos a la espera de lo que viene en el Có-

¿A qué aspectos se refiere? A los derechos humanos, a la disciplina, al cumplimiento de la ley y el mantenimiento del orden, a la preservación de los principios y valores y en el aspecto doctrinario también.

digo Orgánico de las Entidades de Seguridad Ciudadana. De hecho estamos avanzados y preparándonos para -cuando salga la Ley- tener la adecuada estructura orgánica de la Institución y desarrollar los reglamentos necesarios que permitan su plena ejecución. Se trata de darle una mayor especialidad a la Policía Nacional en su razón de ser: desarrollar las tareas de prevención y tener una Policía más cercana a la población, es decir, tener una Policía Comunitaria. ¿Qué tipo de Institución Policial es la ideal para usted como Comandante? ¿Puede definir este perfil profesional e institucional? Debe ser -y es- una Institución verdaderamente respetuosa de los derechos humanos, cuyos procedimientos deben estar siempre revestidos de legalidad. Y la legalidad es observar el debido proceso, es decir, el procedimiento que la Ley le otorga al policía en su accionar. Los policías debemos cumplir lo que la Ley dice, si nos apartamos de ella empiezan los problemas. El policía, además, está para hacer cumplir las diferentes leyes, como el Código de Procedimiento Penal, la Ley de Migración, la Ley de Antinarcóticos, etc. En este contexto, la Policía debe contar con suficiente recurso humano y con los medios logísticos-tecnológicos que una sociedad exige. Como institución policial nos debemos a la sociedad. En un plano de opinión más personal, considero que los policías debemos actuar siempre acorde con los intereses de la sociedad ecuatoriana. Sigue en la página 5 Foto: En Comunidad

El General Suárez está familiarizado con el trabajo intenso y el uso permanente de tecnologías de la comunicación.


Especial 30S

PERSONAJE

Además, debemos tener mejores condiciones de vida, no solamente en el campo laboral, sino también en el campo familiar y personal, donde aún falta trabajar. Ahora bien, hay algo importante que debo destacar: la Policía Nacional es una institución del Estado ecuatoriano, no de un Gobierno específico. Entonces, el poder del policía radica en la normativa del país.

En Comunidad

Foto: En Comunidad

¿Cuál es el perfil profesional y humano ideal de un policía ecuatoriano? Ser policías honestos, profesionales, dignos, con una filosofía de servicio y un profundo amor a su institución, a su profesión, a su país, a la sociedad y a su familia. Expresado así, quizá es pedir mucho, pero ojalá algún día tengamos eso. Debemos trabajar día a día para que sea así. En concreto, ¿qué aspectos deben mejorar para elevar la calidad de la tarea policial? Definitivamente hay que seguir fortaleciendo y consolidando el nuevo modelo de gestión operativa basado en el concepto de la Policía Comunitaria; es decir, nos interesa profundizar la idea de tener un policía cercano, un policía del barrio que conoce los problemas del sector donde trabaja. Es el policía que busca solucionar los problemas en conjunto con la comunidad. A la par, seguimos fortaleciendo las otras unidades de inteligencia y anti delincuencial, sin descuidar el reforzamiento del talento humano con tecnología y recursos logísticos. ¿Cuál es su balance sobre el combate a la inseguridad en estos últimos años? Creo que se ha logrado bastante, partiendo de algo que antes no había: una metodología para el registro y levantamiento de la información de todas las noticias delictivas. ¿Qué obtenemos de esto? Todos los datos y la información nos permite geo-referenciar el delito. Es decir, ¿actualmente se tiene mayor conocimiento de lo que sucede con la ciudadanía ecuatoriana? Georeferenciar implica muchas cosas, incluido el análisis del delito mismo. Gracias a la información que obtenemos podemos establecer en qué lugar nos roban, qué día, en qué horario, a quién, cómo roban y qué roban... Por ejemplo, nos interesa saber que uno de los objetos que más roban a las personas es el celular. De esta forma analizamos para conocer estos datos y el levantamiento de la información nos ayuda a realizar análisis delictivos para establecer indicadores y nuevas estrategias de nuestro accionar. ¿Este sería uno de los principales cambios dados en los últimos años? En lo puntual, sí, y en general como Institución hemos mejorado mucho en cuanto a infraestructura, equipamiento y talento humano. ¿Es positivo lo avanzado hasta este momento? Por supuesto. Es imposible no reconocer los grandes avances que hemos tenido en estos tiempos como Institución.

5

Luego de una década, la Policía Nacional tiene un General Superior al mando.

Su vida El Comandante General de la Policía Nacional nació en Latacunga, hace 54 años. El General Suárez ha sido un excelente deportista desde su niñez, con una destacada trayectoria que le permitió alcanzar la primera antigüedad en el XXVI curso de Estado Mayor. Por ese motivo recibió una condecoración del Gobierno del Perú.

Fue el primer integrante de su familia en optar por la vida policial. Pero ejerció influencia en su familia: actualmente su hijo, su nuera y un sobrino siguieron sus pasos.

Se licenció en Administración Educativa y se desempeñó como Director General de Operaciones de la institución Policial.

Su familia es el pilar fundamental de su vida. Su hijo estudia para capit��n del GIR, y su hija cursa los estudios de Administración. Su gran adoración es su nieta Amely, que tiene nueve meses.

El actual Comandante General ejerció el profesorado en las Escuelas de Especialización y Perfeccionamiento de Oficiales, Superior Alberto Enríquez Gallo y Formación de Policías. Realizó varios cursos en Defensa, Seguridad Hemisférica y Antiterrorismo.

La persona que más influyó en su vida es su madre. De ella aprendió la disciplina como herramienta fundamental para alcanzar todos los objetivos que se proponga conquistar a nivel personal y profesional.


6

En Comunidad

Especial 30S

CIFRAS

El trabajo conjunto ofrece muy buenos resultados... Tras los sucesos ocurridos el 30 de septiembre de 2010, la Policía Nacional fortaleció su accionar. Las siguientes estadísticas muestran una parte de la eficiencia y efectividad de la tarea policial.

A

bienestar del país, gozan de salarios y de lugares de trabajo dignos. Las nuevas y modernas Unidades de Policía Comunitaria, a nivel nacional, no solo son favorables para el trabajo y descanso de los uniformados, también prestan las condiciones necesarias para brindar a la ciudadanía los servicios policiales desconcentrados con calidad y calidez. Como bien lo dice la doctrina policial, actualmente ser policía es, ante todo, una vocación de servicio público en el marco de un Estado de Derechos. Es un compromiso con el bien común, con el desarrollo de nuestro país, con el bienestar de la sociedad y, sobre todo, con la existencia misma del Estado ecuatoriano en el contexto regional y mundial.

partir del 30 de septiembre del 2010 (30S), la Policía Nacional del Ecuador, con apoyo del Gobierno Nacional, ha vivido profundos cambios estructurales que han permitido que actualmente el país presente resultados positivos en la lucha contra la delincuencia y el crimen organizado. El primero paso que dimos fue dignificar el trabajo de los servidores policiales. Atrás quedaron los años en que nuestros policías dormían en colchones viejos y no contaban con la dotación de armamento necesario ni con la debida infraestructura y equipamiento tecnológico. Hoy, los responsables de la seguridad ciudadana, quienes día a día ponen en riesgo sus vidas por el

Este compromiso se refleja en los resultados alcanzados hasta el momento (ver recuadros páginas 6 y 7). Estos logros no serían posibles si no existiera el compromiso y el trabajo planificado entre las autoridades gubernamentales y la cúpula policial, con el apoyo y confianza del pueblo ecuatoriano. Reiteramos nuestro compromiso de trabajo para garantizar a las y los ecuatorianos, entre otros derechos, los que se refieren a gozar de una cultura de paz, integridad personal, seguridad humana, protección integral y armonía con el Buen Vivir.

Ing. Javier Córdova Unda Viceministro de Seguridad Interna

Cae la tasa de homicidos y asesinatos

147

142

Tasa x 100.000 habitantes

127

142

136

145

156

162

169 134

129

154

158

153

165

165

159

Agosto 2012 - Agosto 2013 / Menos 7% durante el período

2010

AGO 2013

JUL 2013

JUN 2013

MAY 2013

ABR 2013

MAR 2013

FEB 2013

ENE 2013

DIC 2012

NOV 2012

OCT 2012

SEP 2012

AGO 2012

JUL 2012

JUN 2012

MAY 2012

ABR 2012

2011 2012


Especial 30S

CIFRAS

Resultados del Plan de recompensas

En Comunidad

7

Bandas desarticuladas

Más Buscados

Enero - diciembre 2011, en % 100% = 803

2011- 15 de septiembre de 2013 Detenidos nacionales

Pichincha 21,79

Otros 25.16

2011 2012 2013

Azuay 4.61

Recapturado nacional 2013

Guayas 21,54

Manabí 11.46

Detenidos provinciales

Santo Domingo 15.44

2011 2012

Bandas desarticuladas

2013

Enero - diciembre 2012, en % 100% = 893

TOTAL: 182

Incautación de droga

Enero 2011 - 15 de septiembre 2013 En toneladas métricas

Pichincha 19.37

Otros 31.50

42,94 38,33 Guayas 29.34

Santo Domingo 5.60

26,98

Manabí 6.16

2011 2012

El Oro 7.95

2013

Bandas desarticuladas Enero - agosto 2013, en % 100% = 531

Detenidos por tráfico y tenencia de droga

Enero 2011 - 15 de septiembre 2013

Pichincha 15.25

Otros 30.32

4.336 5.331 4.344

2011 2012 2013

Azuay 4.90 Manabí 4.52

Guayas 35.97 El Oro 9.04

Fuente: Mando Integral - Policía Nacional del Ecuador


8

En Comunidad

EL ZOOM

Especial 30S

El 30S del 2010...

Fotos: Archivos particulares


Especial 30S

El zoom

En Comunidad

9

...El 30S en la actualidad La sociedad ecuatoriana cuenta con una Policía Nacional civil y comunitaria, altamente capacitada en temas de prevención y equipada técnica y tecnológicamente para combatir la delincuencia común y el crimen organizado.

Fotos: Ministerio del Interior


10

En Comunidad

TESTIMONIO

Especial 30S

‘Le entregamos al señor Presidente, sin novedad’ Foto: En Comunidad

El Cabo Primero Cristian Byron Bonilla Lescano (izq.) y el Capitán Santiago Xavier Ordóñez Rosemberg revelan hechos inéditos del 30S.

En este testimonio excepcional se descubren los detalles nunca divulgados del secuestro y rescate del Presidente Rafael Correa.

E

l 30 de septiembre de 2010 (30S) el Ecuador se conmovió. Un grupo de policías se insubordinó ante el poder político democráticamente constituído y desencadenó una seria de hechos graves para la sociedad, para la Institución Policial y riesgosos para la democracia. La gran historia del 30S está en construcción. En el plano de la reconstrucción de los hechos hay un largo trecho por recorrer. Por ejemplo, muy poco se sabe del grupo de Unidades Especiales de la Policía que actuó para defender la democracia y el orden público. Estas líneas calzan en ese esfuerzo. Este testimonio inédito permite adentrarse en los sucesos que escalaron al nivel más alto hasta involucrar al propio Presidente Correa. A continuación el Teniente Santiago Xavier Ordóñez Rosemberg (SO) y el Cabo Primero Cristian Byron Bonilla Lescano (CB) -protagonistas y testigos únicos- narran cómo protegieron la vida del Presidente, cómo le rescataron y cómo llegó al Palacio Nacional:

CB - Soy Cristian Bonilla (Ambato, 1980), Cabo Primero de la Policía Nacional, pertenezco al Grupo de Operaciones Especiales (GOE). El 30 de septiembre de 2010 estaba de servicio, dispuesto a una práctica de tiro en la Escuela Superior Militar (ESMIL), en Parcayacu. El día anterior me habían indicado que fuera con ropa cómoda (pantalón, camiseta, etc.) para esa actividad que empezaría a las 8 de la mañana. Yo formaba parte de la Seguridad del señor Presidente Correa. A esa hora estábamos reunidos con el personal de la Presidencia para dicha práctica y justo ese momento se escuchó en la radio que algo pasaba en Quito y la práctica se suspendió. Estaba al mando de mi Mayor Montenegro -miembro del Ejército y del Cuerpo de Seguridad del Presidente- quien ordenó que nos movilicemos hacia el Regimiento Quito, pues ahí estaba el Presidente dando un discurso. Hasta ese momento no sabíamos qué sucedía y desconocíamos las razones por las que se encontraba ahí el señor Presidente. A las 8 y media de la mañana, el escenario era un caos, quemaban llantas en la parte

de afuera, había manifestaciones; fue lo primero que vi cuando llegué al Regimiento Quito. SO - Soy Santiago Ordóñez (Quito, 1979), capitán de la Policía Nacional y miembro del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), especialista en Operaciones de Protección y Seguridad. Por disposición de la Casa Militar debíamos estar a las 8 de la mañana en la ESMIL, punto de encuentro de los miembros de la Seguridad del señor Presidente. Cuando salí de mi casa oí en la radio lo que pasaba en el Regimiento Quito; en eso recibí una llamada de mi Almirante Santiago, entonces Jefe de la Casa Militar, quien me comentó: “teniente (esa época era teniente), ¿sí está escuchando la radio, verdad?, ¿sabe lo que está pasando con su institución?, ¿usted está trabajando con nosotros, no?, ¿sabe de qué lado está?”… Le respondí: “Tranquilo, mi Almirante, soy responsable de mi gente y sabemos qué tenemos que hacer”. Contestó: “Entonces le hago responsable de lo que pase…”; éramos policías, alrededor de 15 personas. Casi al llegar a la ESMIL recibí la llamada del Capitán Celi: me indicó que no vaya hacia allá, que todos debemos reunirnos en el Palacio de Gobierno. Cuando llegué a Carondelet ahí estaba mi capitán Oswaldo Mora (entonces Teniente


Especial 30S

TESTIMONIO

de Navío), quien reunió al Grupo de Seguridad Presidencial para saber qué pasaba y organizar grupos que informen desde los puntos donde se apreciaban los mayores problemas: Regimiento Quito, Aeropuerto, Ministerio de Defensa, etc. También se envió gente para que informe qué pasaba en Guayaquil, Cuenca. Empezamos a mandar gente al Hospital de la Policía para tratar de sacar de ahí al Presidente, llegó información de que varios policías motorizados venían a tomarse el Palacio de Gobierno. La presión de la Seguridad Presidencial recayó sobre nosotros, se nos pidió recabar datos de fuentes policiales para planificar, pero todo era un caos total. Foto: En Comunidad

Santiago Ordóñez: experto del GIR.

Hoja de vida 20 de mayo del 2013: Condecoración al Valor por los actos excepcionales en el desempeño de sus funciones específicas y por precautelar la integridad del señor Presidente de la República, Economista Rafael Correa. 29 de febrero del 2008: Condecoración al Mérito Profesional “Caballero” por aprobar con calificación sobresaliente el décimo Curso de Perfeccionamiento. 22 de agosto del 2005: Diploma del X curso y III Internacional avanzado de Intervención.

¿Qué pasó cuando el Presidente llegó al Hospital de la Policía? El escenario cambió drásticamente: no pudo salir de ahí. Entonces, con mi compañero Giovanni Molina -por nuestra condición de policías no podíamos hacer nada sin autorización de la Casa Militar- pedimos a mi Subcomandante de Casa Militar que nos permita realizar algunas acciones… CB - Hacia las 9 de la mañana, cuando llegamos al Regimiento Quito, el Presidente trataba de hablar con el personal policial ahí reunido; unos gritaban y silbaban, otros abucheaban, algunos querían escucharle… había de todo. Se buscaba un altavoz para el Presidente, nadie ayudó. Entonces, alguien de la Seguridad propuso que el Presidente, junto con el doctor Gustavo Jalhk, suban al segundo piso del Edificio del Regimiento Quito y hable desde ahí. Así lo hizo, luego se sacó la corbata. Yo escuchaba en la parte de abajo, esperando que se calmen los ánimos; sabíamos que los compañeros policías estaban armados y que alguien quizá podía ocasionar una tragedia. Casi todos tenían información parcial. Mucha gente fue llevada por otros compañeros que recién se enteraban de lo que pasaba. En general, les animaba la defensa de algunos beneficios que teníamos. Pero el Presidente también tenía su criterio: se nos estaba beneficiando bajo otra modalidad. En ese momento no hubo ningún acuerdo. El Presidente se retiró la corbata y la gente se exaltó. Él estaba recién operado y no podía caminar bien, necesitaba muletas y gente que lo ayude, ahí hicimos los primeros cercos. En ese momento el Capitán Celi me dijo: “Usted, que es policía, ayúdeme a buscar una puerta de salida porque la principal está obstruida”. Me fui hacia arriba, hacia el GOE, sabía que ahí había una puerta de salida, desgraciadamente, semanas atrás le habían sellado. Luego hablé con mi Mayor Miño para que nos ayude tumbando la pared, pero no había tiempo. Me desplacé al otro lado del Regimiento donde había salida a través de una malla. Regresé para decirle que era imposible. Cada quien daba su opinión teníamos comunicación confusa, la gente nos empujaba. SO - En ese momento se vio que no había un plan de contingencia para ese tipo de sucesos; cuando se tiene un plan de seguridad se hacen las adaptaciones pero los procedimientos generales permiten saber qué hacer. CB - Fue ahí cuando vimos como le lanzaban gas al señor Presidente. A las 10 de la mañana, en el helipuerto del Regimiento Quito, buscando una salida, pero todo el mundo corría sin saber qué hacer. Unas motos cerraban el paso hacia la salida del hospital, en eso vino alguien y dijo: “les vamos a ayudar, vengan por la parte de acá para que salgan, fue cierto: un grupo de compañeros militares nos ayudó a abrir la puerta, bajamos al Presidente en andas y llegamos a la puerta del hospital. Ahí, la mayoría de la Seguridad Presidencial nos contactamos otra vez. En

En Comunidad

11

la puerta recibí una orden: “Tú hazte cargo y no permitas que nadie ingrese por esta puerta (de emergencia)”, fue la disposición de mi almirante Santiago. Estaba con dos compañeros militares, sabía que los compañeros policías podían identificarse pero no podían ingresar. En ese momento, el señor Presidente estaba asfixiándose, estaba mal, aparte, tenía la dolencia de la pierna y estaba siendo atendido. Media hora después comunicaron al Presidente que le iban a trasladar al segundo piso; igual, gente que se apostaba en las ventanas gritaba que salga. Le trasladamos al segundo piso, a una habitación del ala izquierda del hospital; había una puerta de emergencia por donde comenzaron a asomarse miembros Foto: En Comunidad

Cristian Bonilla: comando del GOE.

Hoja de vida 20 de mayo del 2013: Condecoración al Valor por los actos excepcionales en el desempeño de sus funciones específicas y por precautelar la integridad del señor Presidente de la República, Economista Rafael Correa. 14 de abril del 2011: Felicitación pública solemne por su actuación en la custodia, evacuación y protección del Presidente de la República, Rafael Correa, el 30 de septiembre del 2010. 15 de marzo del 2010: Curso especializado de Búsqueda y Rescate Subacuático.


12

En Comunidad

TESTIMONIO

Especial 30S Foto: En Comunidad

El Cabo Bonilla y el Capitán Ordóñez rinden testimonio de su participación durante las trágicas horas del 30 de septimbre del 2010.

policiales con capuchas. Por tanto, era muy difícil y peligroso quedarnos ahí en esas condiciones, aunque algunos compañeros militares que estaban a cargo del señor Presidente eran menos pesimistas. En todo caso, unos señores del hospital nos ayudaron a subir al tercer piso, a la parte derecha. Había una puerta de ingreso y dos habitaciones al final del pasillo. Me ordenaron cuidar la puerta de acceso. Ahí fue colocado el señor Presidente, luego llegaron asesores, de la fuerza de seguridad no éramos muchos. Era casi mediodía, estábamos relativamente tranquilos: había una puerta de seguridad, nadie pudo ingresar sin autorización de los miembros de Seguridad. Se apostaron más compañeros en esa puerta y en la puerta de cristal. SO - ¿Qué pasaba ese rato en el Palacio de Gobierno? Nos acercamos al Subcomandante de la Casa Militar, al ver que el hospital estaba tomado por policías y era difícil el acceso. Los policías sabían quiénes eran de la Seguridad, quiénes trabajaban con el Presidente, por eso pedimos autorización para ir –conocíamos el hospital- para tratar de encontrar medidas de evacuación para el señor Presidente. Cuando nos acercamos al hospital subimos a pie, todo era un caos, jalando dedo, una camioneta nos dejó en el hospital. Estábamos de civil y fue fácil ingresar. Distribuí al personal: unos se quedaron en el cerco externo, yo fui al cerco interno para ver la situación. Era la una y media de la tarde. Para eso ya había avanzado personal de Seguridad del Presidente, no tan cerca pero alrededor del hospital. Contacté con mi Mayor Mora a quien informé de la situación, también a mi mayor Celi. Entré al hospital sin mayor problema porque me iden-

tificaron como policía, no como miembro de la seis de la tarde? Muy complicado, se escuchaban Seguridad de Presidente, porque había llegado disparos, había más agresión entre manifestantres meses antes. Me identifiqué como miembro tes y policías, el uso del gas era descontrolado, del GIR y dije que venía con una emergencia; se veían los impactos de proyectiles en los vime dejaron pasar, todos estaban encapuchados drios del Hospital Metropolitano. Si hasta ese y era difícil identificarles, además yo no iba para momento pensábamos que la única manera de identificar personas, el fin era identificar rutas. sacar al Presidente era vía helicóptero, improviSubí al piso donde estaba el Presidente; fui a la sando un helipuerto, a las seis y treinta esa idea terraza para ver si se podía hacer una evacuación colapsó: entraba gente al hospital, donde estaba aérea. el Presidente (creo que él les llamó para que le Ahí contacté con el Capitán Celi y me dijo que expliquen qué estaba pasando). ayude a sacar al Presidente. Vi el movimiento CB - Hacia las dos de la tarde llegó algo de codonde estaba el Presidente, había un gran cerco; mida para el Presidente, le dejaron una bandeja, la Seguridad Presidencial y los médicos tranquipero su edecán ordenó que le retiren; sospechalizaban a la gente que estaba afuera, explicaban ba que podía tener algo dañino. Veíamos por TV que era una casa de salud, que había gente enlos saqueos en Guayaquil, el caos en Quito. Mi ferma. Al interior estaba calmado. Hacia las tres comandante estuvo en contacto por radio, tray media de la tarde salimos a la parte externa y tando de comunicarse, buscando una ruta para vimos que un grupo de gente -con banderas- susacar al Presidente, no había manera. El Presibía para apoyar al Presidente. Los policías empedente hizo dos o tres apariciones por la ventana, zaron a lanzar bombas para replegar la marcha. yo estaba a sus espaldas y se molestó con noEn el plano de la seguridad, aquel escenario se sotros porque no le dejamos salir, obviamente, complicó más porque se cerraron las rutas de por razones de seguridad; hasta cierto punto se evacuación que habíamos visto temprano para disgustó porque le dijimos que no había cómo sacar al Presidente; los manifestantes llegaron hacer eso. Llegó el Ministro Patiño. Mi Comanpor distintos lugares y cercaron el hospital. El dante General trataba de calmar las cosas, hubo ambiente era muy violento y era difícil el paso. reuniones de miembros policiales con el PresiA las cinco y media de la tardente. Tres grupos subieron a de todo estaba totalmente hablar con él: entraban trancomplicado. En eso, desde quilos, al salir se iban más dis“Llegó comida la terraza del hospital, vimos bravos. Alguno dijo: para el Presidente gustados, que helicópteros militares “no sé qué hacemos aquí” y en una bandeja; aterrizaban en el Colegio Mise fue. su edecán ordenó SO - No podían entrar encalitar. Luego supimos que los militares buscaban algún tipo que le retiren: todo puchados a hablar con el Prede opción. sidente, todos tenían uniforera sospechoso” ¿Cuál era el escenario a las mes, eran de distintos rangos


Especial 30S

TESTIMONIO

En Comunidad

13

Foto: En Comunidad

policiales. Yo me encargué de ver que tengan sus credenciales, que tengan sus uniformes. Pero hubo también personal vestido de civil, un militar registraba sus nombres. Las conversaciones del Presidente con esos grupos fueron a puerta cerrada, nosotros, afuera, nunca supimos de qué se habló. A quienes entraban, algunos les arengaban diciéndoles: “no te dejes convencer”. A las seis media de la tarde, unos encapuchados entraron corriendo y disparando. “Esto se c…, vienen los militares”, dijo. Yo estaba en la parte externa del círculo interno, es decir, entre la prevención del hospital y el hospital. Ví un herido que entró a emergencia. “Vienen los militares no les dejen entrar, vienen disparando”, dijo otro policía. Hablaban por radio. Inmediatamente subí donde estaba el Presidente. CB - Aproximadamente a las 6 de la tarde aparecieron policías con el distintivo de GOE y decían que venían a sacar al Presidente. Se tomaron el segundo y tercer piso distribuyendo a la gente casi en hilera. Mi mayor Miño estaba dispuesto a sacarlo pero no tenían el ingreso, se le consultó El Capitán Ordóñez dibuja el mapa de evacuación del Presidente en el hospital. a mi Comandante, hubo la apertura; habló con el Presidente para sacarlo del lugar, le indicó lealtad, por estar aquí”. Añadió: “si salgo vivo de principales, ya no pudimos evacuar por ese lado. cómo tenia distribuido el personal para el opeaquí nunca me olvidaré de ustedes”. Nosotros le Entonces fuimos a la sala de neonatos, donde, rativo. Fueron miembros del GOE y del GIR, que dijimos que esté tranquilo, que proteger su vida gracias a Dios no hubo ningún niño prematuro. también ingresaron al sitio, quienes intentaron era nuestro trabajo, que para eso estábamos, que Una enfermera, aparecida del cielo, nos abrió la sacar la primera vez al Presidente. no se preocupe. Entonces remarcó: “muchas puerta y entramos. Le dijimos que estábamos SO - Me dejaron ingresar, subí corriendo y le gracias por su lealtad”. En realidad, en nuestro con el señor Presidente; nos llevó a una esquiindiqué a mi Capitán: ahora ya es más complifuero interno, creo que todos los allí presentes na de la sala, cerramos la puerta y apagamos la cado sacar al Presidente, entraron disparando esperábamos un desenlace fatal. Admitíamos la luz… Ella nos salvó la vida. Vino mi mayor Miño al interior del hospital, en la radio se oye decir posibilidad de que nos maten. y le dio un casco y un chaleco al señor Presiden“hay que matarlo”, llegaron los militares, todo En medio de este escenario desolador, reacciote. El escenario de violencia era increíble: por colapsó, hay violencia, bombas de gas, agresión né y le dije a mi Comandante: “yo conozco este efecto de los disparos las ventanas se iluminaron física, los policías llegaron disparando, con un lugar porque mis hijos nacieron aquí”. Sabía que como en las películas. Pasamos de 15 a 20 minuherido, y bloquearon todas las salidas. Ahí se al lado de la sala había una bajadita para salir tos con la luz apagada. conmocionó todo, todo el mundo comenzó a con el señor Presidente. Me adelanté, bajé y me Estando ahí buscábamos un alicate para zafar los disparar. Cuando ingresé a la sala donde estatopé con miembros del GIR. Les pregunté: “¿qué pies del Presidente que estaban atados a la silla, ba el Presidente vi que el cabo Cristian Bonilla hacen aquí?”. Me respondieron: “buscamos al eso le provocaba mucho dolor en sus rodillas, ayudaba al señor Presidente a Presidente”. Entonces les dije: “suban conmigo”. pero no había manera. En ese sentarse en una silla de rueAhí comenzamos la evacuación. La enfermera momento de tanta adrenalidas, comenzamos a evacuar el milagrosa nunca más apareció. na, al doctor De la Torre se le “Una enfermera, tercer piso, no teníamos un CB - Salimos de la sala de neonatos y empezaocurrió hacer una oración, reaparecida del cielo, plan establecido, el momenmos a evacuar el lugar cuando ya había un cerzar un Padre Nuestro. Todos abrió la puerta, nos los que estuvimos ahí pento en que estábamos sacando co de seguridad para el Presidente. Cuando me al Presidente se apagaron las llevó a una esquina samos que no íbamos a salir encontré con los del GIR me comentaron que luces; había gente del GOE habían tenido un serio problema con miembros vivos. Junto con el Presidente y apagamos la luz… alrededor. del GEO pues les habían querido desarmar. El estábamos: mi comandante Nos salvó la vida. CB - Ese momento, el señor problema era entre militares y policías: los del Andrade, Cristian Bonilla, el Presidente de la República ya GEO querían desarmar a los del GIR pensando cabo Gallegos de la FAE, Geono quería caminar, le subimos que estaban contra el Presidente. Cuando llegavani Molina, mi capitán Rocha a la silla de ruedas, sonaron disparos y una bomron les dije a los del GIR: suban para sacar al sedel Ejército, Piedra, Quiroga, el médico del Preba reventó cerca de la silla de ruedas; escuchañor Presidente. Me dicen: “ya mi comando”. Ansidente y el doctor De la Torre. Eran como las mos pa-pa-pa-pa, eran disparos y empezamos a tes subí yo y le digo a mi Comandante Andrade: 8 de la noche. Estábamos en una situación de correr con la silla de ruedas… “está listo, salgamos. Él me dice: “no, tengo la extrema vulnerabilidad: ¡alguien podía abrir la SO - Estábamos el cabo Gallegos, Geovani Molidisposición de salir solo con los del GEO”. “Pero puerta, disparar una ráfaga, y todo habría termina, Cristian Bonilla, mi capitán Rocha del Ejércimi comandante –le dije- está asegurado”. En eso nado así sin que nadie sepa qué pasó y ya! En to, Piedra, Quiroga, el doctor Pancho de la Torre. se presentó el mayor Apolo del GEO y dijo: “Seese momento de tanta adrenalina, sin embargo, Tomé la silla de ruedas para evacuar al Presidenñor Presidente, son del GEO, estamos listos para hubo un breve tiempo para pensar en la familia, te, y a lo que íbamos saliendo, nos botaron una su evacuación”. Así empezó el operativo. en nuestros hijos, en nuestros padres. El doctor bomba de gas aún en el tercer piso, ahí estaban SO - Cuando empezamos a salir hubo la trifulDe la Torre rezó el Padre Nuestro, nosotros le periodistas y fotógrafos; se rompieron vidrios y ca total: querían llevar al Presidente pero no se escuchábamos. Luego el señor Presidente nos se oía disparos de gente que subía por las gradas sabía a dónde. La misma silla de ruedas del Preagradeció, nos dijo: “yo les agradezco por su


14

En Comunidad

Especial 30S

TESTIMONIO Foto: En Comunidad

Los dos miembros de la Policía Nacional recuerdan los momentos dramáticos del 30S.

sidente era halada por gente del GEO y del GIR. Decidimos proteger más al Presidente, Cristian estaba siempre detrás de la silla. Los del GEO querían sacarle por las gradas principales, por donde ya hubo la balacera. Les dije que por ahí no llegaremos a ninguna parte. Les quité la silla de ruedas donde estaba el Presidente, justo en eso llegaron los del GIR. Reconocí a uno de ellos. “Guzmán –le dije- tú eres del GIR, ayúdanos a evacuar al Presidente por la salida de emergencia. Cuando llegaron los del GIR me sentí más tranquilo porque es mi gente. Cuando comenzamos a salir, la gente apostada dentro del hospital nos golpeó, nos insultaron, nos dijeron “desleales” y cosas por el estilo. Al llegar al borde de la puerta de salida de emergencia nos topamos con que no había un conductor. CB - En la salida de emergencia del hospital aún no teníamos escudos que nos protegieran. El Presidente y nosotros estábamos expuestos. Luego llegaron, justamente cuando comenzaron los disparos desde las partes aledañas y altas. Gritábamos pidiendo ayuda. En la salida de la evacuación no había militares, solo mi capitán Quiroga, quien estuvo hasta el último con nosotros. El señor Presidente se mostraba bastante tranquilo, tenía un casco, máscara. No decía nada; él vio todo lo que pasó. SO - Hay imágenes donde se ve que los policías retroceden y llegan los escudos para protegernos, eran del GOE y del GIR. Cuando me dicen que no hay conductor, decidí conducir yo y antes de subirme al vehículo un policía empezó a dispararme, gracias a Dios no me pegó. Llegué al auto y no había la llave, los del GIR ven eso, gritan y ponen sus escudos. Alguien dice: “tranquilo, mi comando, nosotros le protegemos”. En eso, alguien tira la llave y me dicen: “mi comando ahí la llave”. Encendí el motor, pero la trasmisión automática del Nissan Patrol estaba trabada. Puse en “D” y sonó pero empezó a andar. Fue

cuando grité: “listo, embarquen al Presidente”. CB - Estaba mi capitán Díaz también. Subimos al señor Presidente por el asiento de atrás. Para protegerle le pusimos en el piso, le viramos la silla y le abracé. Le dije: “señor Presidente, esté tranquilo, no puede moverse”. Le llevamos con el capitán Quiroga; eran las nueve de la noche. SO - Empecé a salir cobijado por un un escudo humano, cuando giré en el parqueadero vi que empezaron a disparar a un carro del GEO que estaba parqueado en la salida principal del hospital, por donde ellos querían sacar al Presidente, se desató fuego cruzado con munición real. Cuando llegué a la puerta principal no pude salir; estaba bloqueada con piedras. Di retro y los del GIR levantaron el obstáculo. Al frente vi que un Trooper rojo empezó a dispararme. Puse retro y evadí los disparos haciendo un zigzag. Logré salir a la avenida Mariana de Jesús. Ahí Froilán Jiménez me dijo: “tranquilo mi comando, yo protejo su ventana”; él estaba con el escudo. Veía por los retrovisores y escuchaba que me estaban disparando. Salimos y vi caer a Froilán; pensé que le topé con el carro por la maniobra que hice (luego me enteré que había caído por un impacto de bala y falleció). Nunca imaginé que iba tan rápido, pensé que nos seguían porque escuché las municiones. Me subí a las veredas pues había vehículos cruzados. CB - Casi se vira el carro, pero no le dejamos levantar la cabeza al señor Presidente, yo le tenía abrazado, le decía: “tranquilo señor Presidente”. Él nunca dijo nada. Hasta ese momento no habíamos recuperado la situación normal. SO - En la avenida América y Selva Alegre la cosa empezó a calmarse un tanto. Detuve el auto porque sentía que golpeaban la ventana… ¡era mi capitán Yépez, quien durante todo ese trayecto se había quedado colgado de la ventana! Abrimos la ventana y el Presidente ordenó que se suba. Ahí me comentó: “bajaste rapidísimo

por la América, a unos 80 km por hora, y casi te pegas contra un carro”. Muchos vehículos estaban cruzados sobre la avenida como barricadas. CB - Le preguntamos al señor Presidente si se encontraba bien, dijo que sí. Le pregunté a dónde vamos: “Al Palacio”, dijo. En ese momento el Presidente volvió a preguntar quiénes éramos, de dónde éramos. Y por primera vez revelo aquí un hecho inédito que casi nadie sabe: al señor Presidente se le fueron las lágrimas. “Estoy vivo –dijo-, todos estamos bien”. Me tomó del brazo, yo le dije: “soy Cristian Bonilla, soy del GOE, soy policía”. También se apoyó en el hombro de mi teniente Ordóñez y le dijo: “¿quién eres tu?” “Soy Ordóñez, de la policía”, respondió. SO - Nos preguntó si hay muertos, si hay heridos. Ese momento no teníamos información. Nos dirigimos al Palacio Nacional. Seguí conduciendo. La gente, el pueblo, al ver la caravana se lanzó a las calles; el Presidente quiso salir pero no le dejamos, no era seguro, incluso en la Plaza Grande. Hice una maniobra de distracción indicando que el Presidente venía en el auto de atrás, todo el mundo se desplazó y así pude entrar al Palacio Nacional. Le dije: “señor Presidente, espero que nunca se olvide que los que le sacamos fuimos policías”. Él comentó: “nunca me voy a olvidar”. CB - Llegar con el Presidente al Palacio Nacional fue gratificante, porque el trabajo de tantos años de preparación en el GOE y en el GIR estuvo bien encaminado, fue bien hecho. SO - Una vez en la cochera de la Presidencia, yo bajé del auto y le dije a mi Almirante Santiago: “le entrego al señor Presidente, sin novedad”. Enseguida se bajó el Presidente, le recibió el almirante Santiago. Ahí mismo me quisieron sacar del lugar porque estaba de civil, pero el señor Presidente les dijo “a él no le topan, viene conmigo”. Entonces subí en el ascensor con él. CB - Yo no pude subir, luego el señor Presidente salió con sus muletas y me dijo: “ven conmigo”. Me tomó del hombro y caminé junto al Presidente, mientras de la parte de atrás me halaban la camista. Decían: “es policía, retírenlo”. SO - Simplemente nadie sabía lo que nosotros habíamos hecho: cuidamos y rescatamos al señor Presidente de la República, Rafael Correa, y le llevamos vivo al Palacio Nacional. Foto: archivo particular

El Cabo Bonilla y el Presidente Correa, el momento de su ingreso al Palacio Nacional.


Especial 30S

DOCTRINA

En Comunidad

15

La Policía Comunitaria está al servicio de la sociedad Fotos: En Comunidad

El actual concepto de la Policía Comunitaria radica en una filosofía de trabajo y un nuevo modelo de gestión. Todo esto se desarrolla a raíz del 30 de septiembre de 2010.

Coronel Edmundo Moncayo, Director de la Policía Comunitaria

E

l principal cambio estratégico de la Policía Nacional del Ecuador en los últimos años radica en el enfoque de su trabajo diario y permanente con la comunidad ecuatoriana. Así lo manifiesta el Coronel Edmundo Moncayo, Director de la Policía Comunitaria. Esta transformación se gestó, esencialmente, a raíz del 30 de septiembre de 2010 (30S), una fecha que marca el cierre de una era y el inicio de una nueva época para la Institución Policial. Antes de esa fecha, la Policía Nacional tenía un concepto rector que giraba alrededor de la seguridad nacional y era más represiva. A partir del 30S, el accionar dio un giro hacia la prevención y el desarrollo de la doctrina de la seguridad ciudadana con el propósito de proteger a la población. Este cambio histórico y estratégico trajo grandes beneficios a la Institución, mejorando la dignidad de los policías. “Hoy contamos con herramientas que nos permiten desempeñar mejor nuestro trabajo: buenos vehículos, camionetas, motocicletas, lanchas, tecnología de primera generación, etc.” A este refuerzo evidente se suma una sustancial mejora de las instalaciones donde funciona la Policía Comunitaria, que cuenta con todos los servicios básicos que permite a los policías cumplir correctamente su trabajo. Más allá del factor logístico y material, sin embargo, el principal logro que destaca el Coronel

Las Brigadas de Seguridad se mantienen muy activas en el Ecuador.

Moncayo es una excelente trilogía de trabajo entre las autoridades gubernamentales, la institución policial y la comuni dad. Actualmente se realiza un trabajo conjunto y la comunidad mira a la Policía como una institución amiga en la que puede confiar cada día más. La Policía Comunitaria hoy en día es el punto de seguridad, encuentro y trabajo permanente hacia la comunidad”.

La nueva esencia del policía comunitario Atrás quedó el concepto de pensar en la seguridad como el fin para obtener ciertos resultados. Para la nueva Policía Comunitaria, lo esencial ahora es la cercanía con la comunidad que se constituye en la principal motivación de la policía: estar junto a la gente en su diario vivir. Gracias a los cambios ejecutados la relación de la Policía Nacional con la comunidad ecuatoriana ha ido mejorando y se ha visto fortalecida. Este giro estratégico se refleja muy bien en el

grado de credibilidad alcanzado por la Institución: actualmente se ubica en el segundo lugar a nivel de toda América Latina, con el 50% de aceptación, solo superada por Uruguay (53%). Este dato corresponde a un sondeo realizado por Latinobarómetro, ONG con sede en Chile. De acuerdo con el nuevo modelo de gestión, la Policía Nacional del Ecuador actúa de forma preventiva, disuasiva y reactiva. En el área de prevención, por ejemplo, los policías ecuatorianos han elevado su profesionalismo y trabajan con la comunidad en tareas de capacitación, temas de autoprotección, prevención de violencia intrafamiliar, cómo evitar el consumo de drogas, etc.

“Actualmente tenemos herramientas que nos permiten desempeñar de mejor forma nuestro trabajo cotidiano”.



Periódico En Comunidad