Issuu on Google+

Número 31 I Enero 2014 ISSN 2174-176X

PARA EL 2014

CÓMO ENSEÑAR

A LOS NIÑOS A ESTABLECER METAS

INVERTIR: EL ARTE DE HACER CRECER TU DINERO

S Á Y M

2013 to 2014 change of the year concept by

PRIMERA REVISTA DIGITAL GRATUITA DE FINANZAS PERSONALES


EDITORIAL

Minidocs Tu Editorial® www.minidocs.es - Alicante - Madrid - Buenos Aires Directora Editorial ¡Hola de nuevo! Verónica Deambrogio editorial@minidocs.es El editor de la revista no necesariamente comparte las opiniones expresadas por colaboradores y/o autores. Derechos reservados Minidocs® Esta obra está sujeta a la licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visitehttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/. (Minidocs®). Reservados todos los derechos. ISSN 2174-176X

Antes que nada...¡Muy feliz 2014! Aunque la frase suene a cliché y la hayas escuchado muchas veces sin prestarle atención, es importante recordar que debes intentar ser feliz todos los días de este nuevo año. Si eres lector@ habitual de esta revista, te habrá extrañado que en diciembre no saliera el número de fin de año, y tal vez te preguntes que habrá sucedido: el motivo fue nada más (¡y nada menos!) que he sido mamá por segunda vez. Entre pañales, cunas, alegrías y festejos me ha sido imposible cumplir con los plazos editoriales y tuve que cancelar la publicación de ese mes (para ser sincera, con algo de vergüenza). Como estoy segura de que sabrás disculparme, para compensarte hemos traído un número cargado de buenos artículos que te motivarán para lograr tus metas financieras y todo lo que desees conseguir este año.

No quiero entretenerte más porque tienes mucho por leer, así que recuerda que tenemos a tu disposición (y de manera gratuita) un consultorio financiero: MISIÓN POSIBLE: Invertir con fundamento, donde puedes enviarnos todas tus dudas sobre inversiones. Escríbenos a invertir@minidocs.es y te contestaremos en el próximo número. ¡Hasta la próxima!

1 Verónica Deambrogio

Copyright Minidocs® 2011. Minidocs no es propietario de los derechos de las imágenes pero posee la licencia para su utilización otorgada por Clipart.com, y Shutterstock que al igual, prohibe su uso, copia, reproducción, y utilización de las mismas, sin su correspondiente autorización por escrito.

www.revistamidinero.com


Colaboradores

ÍNDICE

VERONICA DEAMBROGIO (Argentina, 1975) Empresaria, Consultora en Finanzas Personales, Directora de Addkeen Consulting, Minidocs Tu Editorial y del programa educativo Educación Financiera para Todos para España y Europa.

Editorial

1

Índice

2 3

Analiza tus fortalezas y debilidades como emprendedor

6

Elegir la mejor inversión, tan fácil como comprar un auto

7

Cómo enseñar a los niños a establecer metas

9

MARÍA INÉS SARMIENTO (Colombia) Psicóloga, docente universitaria, formadora de forniños, reputada autora y conferencista internacional.

Finanzas con amigos

2

12 14

CRISTINA CARRILLO (España,1966) Economista, abogada y divulgadora del sentido co-

Novedades

15

Contacto

16

para Latinoamérica.

NOS PATROCINA:

MARÍA LAURA LECUONA Y DANILA TERRAGNO Licenciadas en Administración (UBA), directoras de la productora Paragraph y especialistas en temas de

www.revistamidinero.com


Opinión

Mis metas financieras para el 2014

Educación financiera para todos

Verónica Deambrogio

@verodeambrogio facebook.com/verodeambrogio facebook.com/educacionfinancieraparatodos http://www.educacionfinancieraparatodos.com E-mail: editorial@minidocs.es

C

ada inicio de año tengo un ritual en el que, a la vieja usanza, tomo un lápiz y un papel y escribo mis metas financieras para el año que comienza. Luego, en una especie de reunión de petit comité, mi marido y yo discutimos cómo llevarlas a cabo.

había exagerado un poco al escribirlas.

Como yo soy autónoma y mi marido no, en nuestro hogar él es el responsable de los ingresos fijos, mientras que yo lo soy de los variables; por eso es muy importante que sea realista con nuestras metas financieras, si al final del año quiero sentirme orgullosa de haberlas cumplido.

Para darte un ejemplo: si quieres adelgazar 10 kilos es irreal (y nada saludable) pretender hacerlo en un mes, como también lo es pretender aumentar tus ingresos todos los meses un 200% de un día para el otro. A menos que estuvieras al borde de una oportunidad que antes no habías decidido aprovechar, escribir esa meta financiera no es real ni viable y sólo te llevará a fracasar.

Para ser sincera, cuando hace algunos años comencé con este ritual mis metas eran más deseos o sueños que objetivos reales, y solían incluir aumentos de más del 100% en mis ingresos, obtención de rentabilidades altísimas de mis inversiones y compras de bienes de consumo que, en realidad, no necesitábamos renovar.

Con el correr del tiempo, me di cuenta que el problema no era que soñaba demasiado, sino que planificaba mal el tiempo que me llevaría conseguir mis sueños.

Yo descubrí que no era cuestión de poner el porcentaje de incremento al azar, ni tampoco

el que se me cruzara por la cabeza según me sintiera optimista o pesimista, sino que determinar cuánto dinero más quería ganar cada año dependía de algunos factores muy importantes, como: 1) Tiempo y esfuerzo que estaba dispuesta a dedicar de más con respecto al año anterior (nada es gratis, todo ingreso extra conlleva un sacrificio extra también). 2) Posibilidades reales de crecimiento de mi mercado o de la situación laboral (posibilidad de obtener nuevos clientes, de ascender o de obtener premios, incentivos, etc.). 3) Oportunidades a mi alcance que pudiera aprovechar ese año (buscar un segundo 3 empleo, vender cosas que no utilizo, etc.).

Con los años, los fracasos en la consecución de mis metas me enseñaron varias cosas que hoy quiero compartir contigo, esperando ahorrarte años de planificaciones infructuosas. 1) La vida es real: sé real A mí me gusta soñar, imaginar todas las situaciones que me gustaría vivir y disfrutar visualizando la alegría que siento al conseguirlas; por eso, cuando cada año escribía mis metas financieras básicamente... soñaba. Después, con el correr de los meses, la realidad me despertaba sin un mapa, un plano o una manera de conseguirlas, y terminaba el año desilusionada pensando que (a lo mejor) www.revistamidinero.com


Mis metas financieras para el 2014

4) Reducir mis gastos. Sí, porque a veces no nos damos cuenta de que podemos contar con más ingresos simplemente bajando nuestros gastos. Reflexionar sobre esos cuatro puntos me ayudó a escribir unas metas financieras más realistas, para satisfacer el intenso deseo de ganar más dinero que siento cada nuevo año :-) Otra cosa muy importante que aprendí al escribir mis metas financieras es que… 2) Dos piensan más que uno

4

Como se habrán imaginado, por deformación profesional en casa yo llevo las finanzas y me encargo de todo lo que se refiere a nuestro dinero y nuestro patrimonio familiar. Solía cometer el error de pretender llevar todo esto yo sola, sin consultarle en absoluto a mi pareja. Aunque yo me llevaba los méritos cuando todo salía a la perfección, esta práctica no es nada recomendable y no la aconsejo: no te permite conocer los enriquecedores puntos de vista de la otra persona ni lograr un verdadero compromiso de todas las partes implicadas, que sentirán que no han sido tenidas en cuenta en las decisiones (¡lo que no deja de ser cierto!) Obviamente, las decisiones de consumo cotidianas no necesitan una reunión familiar ni un absoluto consenso, pero cuando se trata de decisiones que afectan a toda la familia, es la familia la que debe decidir, ya que es la que se verá afectada o tendrá que hacer esfuerzos o sacrificios extras. En este punto, si tienes hijos mayores de 6/7 años, es importante que los incluyas en las charlas familiares y que entre todos determiwww.revistamidinero.com

Opinión

nen una meta financiera “familiar”, como podría ser ahorrar dinero para un viaje a un lugar que todos deseen. Así todos se sentirán más responsables, comprometidos y motivados para conseguirla. 3) Menos es más Por último, aprendí que mi lista no era más importante por la cantidad de metas financieras que contenía, sino por la calidad de las mismas. Con los años, sé que sólo puedo lograr las metas que verdaderamente motivan mi corazón, no mi cerebro, aunque éstas parezcan las más convenientes y razonables: sólo lo que deseo verdaderamente con el corazón me lleva a ponerme en acción. Para finalizar mi consejo para que logres tus metas financieras de este año es: Haz que sean reales, decídelas en familia y... ¡que valgan la pena! Te deseo un feliz 2014, lleno de metas financieras cumplidas. Hasta el próximo número.

Verónica Deambrogio


Opinión

Analiza tus fortalezas y debilidades como emprendedor

Emprendiendo

N

o hay una fórmula para pronosticar con certeza si un nuevo negocio va a tener éxito o va a fracasar, pero sí se sabe que gran parte de las posibilidades dependen del esfuerzo, la capacidad y la tenacidad del emprendedor o emprendedora que lo impulsa. (¡Todas características que es posible cultivar, desarrollar y mejorar si te lo propones!) Arrancar, poner en marcha y llevar adelante un negocio no es para todos. Tener ganas es un buen punto de partida, pero es necesario

María Laura Lecuona Danila Terragno http://elgransalto.blogspot.com www.paragraph.com.ar

¿Sabías qué? María Laura Lecuona y Danila Terragno son licenciadas en Administración (UBA), directoras de la productora Paragraph y especialistas en temas de nanzas personales, emprendedores y plani cación. Son autoras de numerosos libros, como las colecciones “Tu negocio propio”, “Tu dinero” y “Tu trabajo” que en su conjunto han vendido más de 500.000 ejemplares.

estar bien preparado. Si estás pensando en emprender o estás iniciando el camino, el año que comienza es un buen momento para detenerte y hacer una evaluación objetiva de tus cualidades como emprendedor. Los emprendedores tienen extracciones muy diversas, no hace falta un determinado nivel económico o una educación en particular. Hay emprendedores exitosos que han comenzado con muy poco dinero y apenas una formación básica, mientras que otros a quienes, aún con

dinero y título profesional les resulta difícil. Sin embargo, todos los emprendedores exitosos tienen en común que han sabido aprovechar sus fortalezas y han podido neutralizar o compensar sus debilidades. Así, toma unos días del nuevo año para realizar tu autoevaluación, identi cando tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Tus puntos fuertes son tus conocimientos y tus habilidades, es decir las cosas que haces bien, o has hecho bien hasta el momento. Los conocimientos los has adquirido a través de lo que te han enseñado en tu hogar, tu educación formal, tus inquietudes personales, la gente que te rodea, las experiencias de las que te has nutrido a lo largo de tu vida. Con respecto a las habilidades, algunas te son naturales y otras las has desarrollado a través de la práctica. Algunas son intelectuales (como calcular, analizar, o idear), otras físicas (como la resistencia, la energía o la fortaleza) y otras interpersonales (como la negociación, la comunicación, o el liderazgo). Pero ninguna persona sabe todo. Tus puntos débiles son conocimientos y habilidades que no posees, pero que resultan necesarios para llevar adelante un negocio. Tu talón de Aquiles puede ser la falta de experiencia en gestionar todos los aspectos de un negocio, una red de contactos pobre, la falta de dinero para la inversión inicial, las di cultades para manejar las nanzas, entre otros habituales en quienes comienzan un emprendimiento. Asegúrate de tener en claro tus debilidades particulares, y buscarles una solución: puedes capacitarte, entrenar las habilidades que te faltan, conseguir un socio que las posea, contratar un consultor o compensarlas con fortalezas. www.revistamidinero.com

5


Analiza tus fortalezas y debilidades como emprendedor

Puedes completar tu análisis pidiendo a familiares, socios, amigos y otras personas vinculadas contigo o tu negocio, que te brinden su opinión y te den recomendaciones para avanzar en tu plan de mejora como emprendedor. Luego de hacer tu diagnóstico personal, revisa nuevamente tu plan de negocios o proyecto, para ajustar expectativas o tomar medidas que te permitan, como mencionamos antes, apoyarte en tus fortalezas, minimizando aquellos puntos más acos. ¡Que este 2014 te traiga éxito en tus negocios y progreso en tu camino emprendedor!

6

www.revistamidinero.com

Opinión


Opinión

Elegir la mejor inversión, tan fácil como comprar un auto

Invertir: el arte de hacer crecer tu dinero

Cristina Carrillo Rivero

@addkeen @addkeen_eng cristinacarrillo.addkeen http://ar.linkedin.com/in/cristinacarrillo http://www.addkeen.net E-mail: info@addkeen.net

H

ace varios años, a alguien se le ocurrió comparar el tiempo que tarda una persona normal en elegir un automóvil con los días de reflexión que esa misma persona dedica a seleccionar un producto de inversión. Aunque había diferencias según los países, la conclusión fue igual de preocupante en todos ellos: mientras en algunos casos se emplean hasta varias semanas para elegir el vehículo ideal, las decisiones sobre el dinero suelen tomarse con gran celeridad, pese a que pueden estar comprometiendo los ahorros de muchos años y el propio futuro personal. Puede haber dos posibles explicaciones para tan generalizada y peligrosa tendencia:

elegir un auto es 1) Mucho más fácil; 2) Mucho más divertido. Personalmente, me inclino por la segunda opción. El proceso de selección y compra de un automóvil es mucho más atractivo porque nos imaginamos de antemano todas las cosas agradables que podremos hacer con él: desplazarnos con comodidad al trabajo, ir de excursión con la familia y los amigos, viajar… ¡la sensación de libertad y control que proporciona un vehículo propio es sin duda muy gratificante! Sin embargo, elegir y comparar entre la enorme variedad de marcas y modelos de automóviles que ofrece el mercado no es en sí misma una tarea sencilla, salvo para los muy

expertos o los friquis de la mecánica. La conclusión es que las emociones que anticipamos ante la compra de un automóvil compensan sobradamente el tiempo, las deliberaciones y los esfuerzos que resultan necesarios para adquirir el vehículo de nuestros sueños. (AVISO A NAVEGANTES: la compra de un vehículo no es una inversión, pese a que muchas personas la consideran erróneamente como tal. No es una opción para la colocación productiva de nuestros ahorros, sino un simple gasto de consumo. Desde el primer día, su valor de mercado comienza a disminuir sin remedio, y su mantenimiento constituye una fuente inagotable de gastos. En suma, es todo lo contrario a una inversión.). ¿Te sería más fácil elegir un producto de inversión si te lo plantearas igual que la compra de un automóvil? Veamos cuáles serían los pasos a seguir (en los próximos artículos desarrollaremos cada uno con más detalle): 1. Utilizar distintas fuentes de información 2. Reducir las alternativas a un número manejable 3. ¡Probarlo! 1. Utilizar distintas fuentes de información. Si los automóviles no son tu especialidad, lo normal es que busques asesoramiento en diversas fuentes: concesionarios y puntos de venta, amigos y familiares, revistas especializadas, páginas de Internet… Instintivamente

www.revistamidinero.com

7


Elegir la mejor inversión, tan fácil como comprar un auto

Opinión

asignas diferentes niveles de credibilidad o utilidad a cada una de ellas, filtras los datos según su procedencia y acabas por tener cierta visión de conjunto sobre lo que estás buscando. Es un primer paso importante… ¡aunque todavía queda mucho camino por recorrer!

8

Lo mismo ocurre cuando se trata de un producto de inversión. Tienes a tu disposición distintos tipos de fuentes de información, y es aconsejable hacer uso de todas ellas: entidades financieras, amigos y familiares, revistas especializadas, páginas de Internet… Sin embargo, a diferencia de lo que hacemos cuando se trata de automóviles, en la práctica cometemos el error de limitarnos a una única fuente, normalmente la que tenemos más cerca o la que nos genera más confianza (justificada o no): nuestro cuñado, que habla con mucha autoridad, o el banco que hay cerca de casa, en el que hemos tenido la cuenta toda la vida. Al final, nos quedamos con una visión parcial e insuficiente de las alternativas, lo que limita nuestras posibilidades de realizar la mejor elección posible. 2. Reducir las alternativas a un número manejable. Es completamente imposible analizar a fondo todas las opciones que ofrece el mercado del automóvil: tamaño, potencia, tipo de combustible o energía… incluso el impacto ecológico es un aspecto a valorar, para los más sensibilizados. Más que semanas… ¡llevaría meses decidirse entre tanta variedad! Está comprobado que una gran diversidad de opciones

www.revistamidinero.com

¿Recuerdas que en el capítulo 2 de esta nueva sección vimos con detalle cómo definir tu perfil de inversión (revista número 29, octubre de 2013)? Ahora puedes ver por qué. Si no tienes claras tus necesidades, preferencias y posibilidades, podrías acabar contratando un producto de inversión “deportivo” que no te serviría para satisfacer las necesidades de espacio y seguridad de una familia numerosa. Cuando desarrollemos este paso veremos de manera práctica los equivalentes financieros a los atributos que buscas en un automóvil, y cómo valorarlos para garantizar que se ajustan a tu perfil de inversión (liquidez, rentabilidad, riesgo, plazo, etc.).

no hace más agradable o sencillo el proceso de toma de decisiones: por el contrario, lo complica tanto que aumentan las posibilidades de equivocarse por culpa de una elección apresurada. En el caso de los automóviles, es bastante sencillo reducir esa enorme gama de posibilidades a un pequeño conjunto de coches para analizar. El motivo es que todos tenemos muy claras nuestra situación y preferencias personales, para qué

necesitamos o vamos a usar el vehículo y cuánto dinero podemos gastar. Es decir, conocemos a la perfección nuestro perfil como conductores. Por ejemplo, si tienes tres hijos y un perro, de entrada ya puedes descartar todos los coches deportivos, los que sólo tiene dos puertas y cuatro plazas, los que priman la velocidad sobre la seguridad… De un plumazo, has reducido drásticamente el número de autos que te interesa valorar.

3. Probarlo. ¡Lo has conseguido! Estás casi convencido de haber encontrado el auto perfecto. O, como mucho, has reducido el dilema a sólo dos modelos. Para tomar la decisión final con pleno convencimiento (después de todo, significa asumir un desembolso o una deuda importante), lo mejor es probarlo. De este modo, sabrás con seguridad si te sientes bien conduciéndolo y evitarás pasar los próximos años lamentando tu elección. ¿Y cómo se hace para “probar” un producto de inversión? Es cierto, el tema tiene matices que ya veremos con más calma, pero te adelanto una pista: salvo que sea un producto que comprendas a la perfección y con el que ya tengas experiencia… invierte una cantidad pequeña y sigue su evolución durante un tiempo.

No te dejes influir por las presiones para que contrates de inmediato ni permitas que te tienten las promesas de grandes rendimientos. Si efectivamente existe un plazo límite para la contratación y no has tenido tiempo de verlo claro, ¡abstente! A diferencia del aforismo que asegura que en la vida uno sólo se arrepiente de lo que no ha hecho, en materia de inversiones ocurre todo lo contrario. Uno sólo se arrepiente del dinero que ha colocado… donde no debía. En el próximo artículo repasaremos cuáles son las fuentes de formación que conviene utilizar y cómo valorar la confiabilidad de cada una de ellas. Y, mientras tanto, recuerda que puedes enviarnos tus preguntas al consultorio Misión Posible: Invertir con fundamento a la dirección invertir@minidocs.es. ¡Hasta el próximo número! Cristina Carrillo Rivero


Opinión

Cómo enseñar a los niños a establecer metas

Educación nanciera para niños

A

l inicio de cada año, muchos adultos comienzan a establecer sus propósitos y metas de lo que desean alcanzar durante los próximos meses. Muchos niños observan a sus padres hacer este ejercicio, situación que se convierte en una oportunidad para enseñarles a establecer sus propias metas, a pensar en aquellos objetivos que quieren alcanzar. Antes de enseñar a los niños y niñas a establecer sus propias metas, es importante que, como adultos, tengamos clara la importancia de hacerlo.

María Inés Sarmiento

¿Sabías qué? María Inés Sarmiento Díaz es también autora de la colección completa digital de educación nanciera para niños “Cómo enseñar a los niños sobre el dinero” que encontrarás en www. minidocs.es

Sean Covey , nos da un ejemplo muy concreto de la importancia de las metas. Él dice: “Se te acaba de pedir que armes un rompecabezas. Dado que ya armaste muchos antes, te emociona comenzar. Sacas las mil piezas, las pones en una mesa grande. Luego tomas la tapa de la caja para ver qué vas a armar. ¡Pero no hay ninguna imagen! ¡Está en blanco! ¿Cómo podrás armar el rompecabezas sin saber cómo es? Ojalá pudieras ver durante un solo segundo la imagen completa. Eso es lo único que necesitas. ¡Qué diferencia! Sin ella, no tienes una indicación siquiera de por dónde comenzar. Ahora piensa en tu propia vida y tus mil piezas. ¿Tienes un fin en la men te? Comenzar con el fin en la mente… significa decidir cuáles son tus metas” Establecer metas, entre otras cosas, nos da un propósito con el cual podemos guiar nuestras acciones, nos facilita establecer nuestras prioridades, tomar decisiones con base en ellas y alcanzar lo que queremos en la vida. Actuar por

metas que nosotros mismos nos hemos fijado nos motiva a seguir adelante, pues sabemos que son nuestras, que buscan satisfacer nuestras necesidades y deseos y no son metas impuestas por otras personas.

las acciones que se requieren para alcanzarlas:

Cuando buscamos alcanzar una meta nos retamos a nosotros mismos, ponemos a funcionar nuestra creatividad e ingenio, nos organizamos y aprendemos a planear mejor tanto nuestras actividades como nuestro tiempo. Nos volvemos más eficientes en lo que hacemos. Apren demos que construimos nuestro propio destino y que hay una conexión entre lo que hacemos y los resultados que obtenemos.

¿Qué te gustaría que pasara en tu familia?

¿Qué te gustaría ser cuando seas grande? ¿Qué te gustaría hacer cuando crezcas?

¿Qué te gustaría hacer hoy? ¿Cómo quieres sentirte en esta semana? ¿Qué te gustaría hacer para conseguir lo que deseas? ¿Qué quieres tener al final de este año?

Desarrollamos cualidades tales como la persistencia, la disciplina, la voluntad y la resiliencia, importantes para lograr la meta. Finalmente, al obtenerla, aprendemos tanto la importancia del trabajo y el sacrificio que implica alcanzarla como a disfrutar con los logros adquiridos, a sentir el orgullo y la satisfacción de conseguir exitosamente algo que nos propusimos. Si como adultos logramos todo lo anterior al establecer metas y trabajar por conseguirlas, esto nos señala la importancia de transmitir a los niños los beneficios de tener unas metas que perseguir, y de orientarlos para que establezcan sus propias metas y desarrollen los pasos para alcanzarlas. ¿Cómo hacerlo? Podemos utilizar preguntas para que ellos piensen en sus propias metas y en www.revistamidinero.com

9


Cómo enseñar a los niños a establecer metas

¿Qué necesitas hacer para ser un buen estudiante? ¿Cuáles son los cinco principales pasos que puedes dar, para poder ir a ver esa película que deseas? ¿Qué es lo que más deseas lograr? ¿Cuánto tiempo vas a dedicar a “X” actividad (ej. practicar natación), para lograr ser un excelente nadador? ¿Qué crees que necesitas hacer para lograr ser lo que quieres cuando seas grande?

10

Es importante recordar que, cuanto más pequeños sean los niños, más a corto plazo deben ser las metas. Por ejemplo, se empezará con metas diarias y semanales. A medida que crecen o que logran alcanzar sus metas a corto plazo se establecerán otras a mediano y largo plazo: quincenales, mensuales, semestrales y/o anuales. Podemos ayudarles a establecer metas por áreas de su vida. Metas personales, como por ejemplo aprender a amarrarse los zapatos; metas sociales, como hacer un nuevo amigo; metas académicas, como aprender las tablas de multiplicar; metas financieras, como conseguir el dinero para comprar un juguete que se desea; metas familiares, como contribuir con monedas en la alcancía que nos va a permitir pasear en vacaciones, etc. Recordemos que los niños deben establecer sus propias metas, no las metas

www.revistamidinero.com

que a nosotros nos gustaría que ellos se pusieran. Nuestro papel se debe limitar a preguntarles por sus metas y por los pasos que tienen que dar para alcanzarlas, y animarlos a marcar tiempos para llevar a cabo los pasos que se han propuesto. Quiero centrarme en la importancia de las metas financieras. Una meta financiera es la afirmación de algo que deseas lograr y requiere dinero. Por ejemplo, comprar un carro requiere dinero. Es una meta financiera. Amarrarse por sí mismo los zapatos es una meta no financiera. Enseñarles a los niños a establecer metas financieras significa que, una vez que mencionan lo que quieren, deben establecer la fecha en que lo quieren tener, determinar el valor actual en dinero de lo que desean e imaginar cuánto puede costar el objeto en la fecha en que realmente lo van a comprar (para incluir el valor de la inflación), las acciones que van a llevar a cabo para conseguir el dinero, dónde van a guardar y a registrar el dinero que vayan consiguiendo, etc. Los niños también pueden aprender a establecer sub-metas. Por ejemplo, un niño de 13 años tiene como meta participar en una carrera de atletismo de 5 Kilómetros. Puede entrenar fijando submetas de tiempos y de distancias. Es importante que, una vez que tengan una meta, los niños y niñas determinen lo que les va a significar alcanzarla. Por ejemplo, el niño establece que desea ahorrar cada mes 10 dólares. ¿Cómo lo va a hacer? ¿Va a dedicar tiempo para

Opinión

hacer algo y venderlo? ¿Qué actividad va a dejar de hacer para poder dedicarse a ganar los 10 dólares? O, si sus padres le dan esa suma, ¿en qué va a dejar de gastar el dinero para poder ahorrarlo? Esto se refiere al costo de oportunidad que va a tener conseguir la meta propuesta. Además de que los niños logren saber qué van a “sacrificar” para obtener la meta, es importante ayudarles a que vean los beneficios de conseguirla y contrastar ambos, tanto los costos como los beneficios. Es básico que se pregunten si están dispuestos a asumir los costos para lograr los beneficios. Si deciden afirmativamente, ¡acompáñelos en su decisión!

Una vez que los niños consigan su meta, es importante que lleven a cabo dos acciones que muchas veces olvidamos: primero, agradecer a las personas que lo ayudaron, a Dios (si es creyente) o a la vida, por haber logrado dicha meta y, en segundo lugar, celebrar haciendo algo que normalmente no se hace, dándose algún gusto, etc. Saludos cordiales.


Publicidad

11

O descĂşbrela en www.minidocs.es

www.revistamidinero.com


Finanzas con amigos

Hoy: Bettina Langerfeldt

¿Qué te gustaría más: vender tu tiempo o vender un producto?

12

Reseña de la autora: bettina@tusitiodemembresia.com Bettina Langerfeldt es madre educadora en casa, empresaria del internet desde el año 2007, experta en el modelo de membresías, coach y conferencista. Ella trabaja con dueños de negocios en Internet que desean agregar una fuente adicional de ingresos recurrentes y pasivos a su negocio actual, mediante un modelo de membresía que estabiliza sus ingresos mensuales, les da la libertad para seguir creciendo y además les permite apalancar sus conocimientos para alcanzar a un gran numero de personas. http://TuSitioDeMembresia.com

P

arece ser una pregunta demasiado simplista, pero, en esencia, todas las personas trabajan en solo una de estas dos áreas: venden su tiempo o venden un producto.

De acuerdo el versículo bíblico que dice que todos los tesoros de la sabiduría y del entendimiento están en Cristo Jesús (Colosenses 2:3), mi primerísima fuente de consulta sobre cualquier tema es la Biblia.

Si vendes tu tiempo estás dentro del 95% de la población mundial que trabaja entregando sus horas a cambio de un pago. Independientemente de que seas médico, abogado o un obrero de la construcción, si tienes que estar físicamente presente para generar ingresos, caes en esta categoría.

Después de estudiar lo que la Biblia dice acerca del aprendizaje y de la educación, mi esposo y yo adoptamos una metodología de educación que yo llamo “educación emprendedora” y que fomenta las habilidades emprendedoras y de liderazgo en los niños.

Lo que no tiene nada de malo. Un trabajo digno es una bendición de Dios. Y, si te gusta lo que haces, no te recomiendo hacer cambios.

Aprendimos que la educación tradicional produce personas que están diseñadas a insertarse en el mercado laboral.

El problema surge cuando crees que es la única manera de generar ingresos. Es en este punto en el cual yo alzo mi voz.

¡Por eso es que muy pocas personas saben emprender! Están programadas para seguir las indicaciones de otras personas, para cumplir con la realización de ideas ajenas, en vez de actuar por su propia cuenta, de acuerdo a ideas propias.

Para entenderme tienes que conocer un poco de mi historia: Soy madre educadora en casa y tuve que cuestionarme seriamente la metodología tradicional de educación cuando uno de nuestros hijos presentó problemas de aprendizaje en el colegio.

Si esto te hace sentido y quieres considerar la opción de generar ingresos vendiendo productos en vez de vender tu tiempo, esto es lo que tienes que hacer:

1. Edúcate: De la misma manera que fuiste educado para cambiar tus horas por dólares, tienes que re-educarte y cambiar tu mentalidad a la de un emprendedor. 2. Estudia el mundo que te rodea y busca un mercado hambriento que tú puedes saciar con tus conocimientos, habilidades y experiencia. 3. Busca maneras de “empaquetar” tus conocimientos y habilidades en formatos que puedas vender sin estar directamente presente: e-books, audios y/o videos. 4. Busca un sistema de negocio que te permita entregar estos productos 24 horas al día, 7 días a la semana y por muchos meses, de forma lo más automática posible, como por ejemplo, un sitio de membresía. 5. Posiciónate como experto en tu tema y sigue añadiendo productos y servicios a tu negocio. Verás que, con el tiempo, los ingresos que ganas por hora se irán sustituyendo por ingresos ganados a través de productos. ¡Y voilá! Estarás dentro del 5% de la población del mundo que goza de la libertad de no tener que estar amarrado a una actividad que te exige vender tu tiempo a cambio de dinero. Saludos cordiales. Bettina Langerfeldt

www.revistamidinero.com


E Mr. Scrooge y el fantasma de las crisis futuras

n su Cuento de Navidad, Dickens nos presenta al insufrible Ebenezer Scrooge. Misántropo y avaro, el repelente personaje es visitado en Nochebuena por los fantasmas de las Navidades pasadas, presentes y futuras. Con la lucidez que da la perspectiva, comprende que su antipática actitud sólo puede conducirle al desastre y, de la noche a la mañana (literalmente), se convierte en un dechado de virtudes humanas.

Nuestro juglar nanciero, un tanto escéptico ante tan repentina transformación, sospecha que una buena crisis económica podría provocar alguna que otra recaída en la nueva personalidad de Mr. Scrooge. ¿Serán necesarias más visitas fantasmales para hacerle retornar al buen camino? A medida que se aproximaba la Nochebuena de 2013, la desazón de Mr. Scrooge aumentaba sin cesar: “¡Esto es horroroso! ¿Dónde vamos a ir a parar? No voy a tener más remedio que realizar algunos penosos ajustes en mis negocios… ¡Debo sobrevivir! Después de todo, si mantengo mis márgenes habituales de ganancias podré seguir creando riqueza y, en cuanto las cosas mejoren, volveré a ser el tipo amable y generoso al que todos mis vecinos, clientes y empleados se han acostumbrado. En cambio, si la crisis me perjudica, ¡no seré de ayuda para nadie! Sí, está claro. ¡Tengo que recortar costes! Sin duda es muy triste y lamentable… ¡Ah! ¡Ojalá siguiera siendo el hombre que era antes, cuando no me conmovía ningún sufrimiento humano y no tenía escrúpulos en mandar a los pobres al asilo! ¡Esta cruel situación sería mucho más soportable si yo no fuera tan buena persona!”.

Y de esta forma seguía discurriendo nuestro Mr. Scrooge, felicitándose a sí mismo por haber recobrado la humanidad su ciente como para a igirse por las decisiones que debía tomar. Puesto que se había vuelto tan bondadoso que no soportaba provocar ningún tipo de sufrimiento, en lugar de comunicar el despido personalmente a sus empleados implantó un sistema mucho más adecuado a su delicada sensibilidad. Al salir de la o cina los viernes por la tarde, los afectados recibían del vigilante de seguridad una carta con el siguiente texto: “Estimado Menganito: Por razones completamente ajenas a mi voluntad y deseos, tu colaboración no será necesaria a partir del próximo lunes. Podrás retirar en recepción tus efectos personales, de lunes a viernes, de 16:00 a 18:00. Gracias por tus leales servicios durante los pasados 25 años. Con inconmensurable afecto, Ebenezer Scrooge”. En poco tiempo, el antaño oreciente negocio de Mr. Scrooge comenzó a parecer una o cina fantasma: las telarañas decoraban los equipos informáticos y los empleados que aún no habían sucumbido al “ritual de los viernes” estaban cada vez más callados y ojerosos. Decidido a mostrar la solidaridad y la empatía que inundaban su corazón, Mr. Scrooge adquirió la costumbre de recorrer las instalaciones dando palmaditas en la espalda a los exhaustos trabajadores, mientras murmuraba: “¡Malos tiempos estos para las personas de orden! Doy gracias al Cielo por contar con unos colaboradores tan leales como vosotros, que comprendéis la necesidad de hacer algunos pequeños sacri cios y trabajar el doble para mantener esta nave a ote.

Por desgracia, puede que ni siquiera eso resulte su ciente… ¡Esta crisis no perdona!”. Y seguía su camino con expresión compungida, dejando tras de sí una gama de sentimientos que oscilaban entre el desconcierto y el odio visceral. Al parecer, los (cada vez más escasos) miembros del personal estaban tan inmersos en sus preocupaciones particulares que no comprendían el dilema y el sufrimiento del excelente Mr. Scrooge. De vez en cuando, al gran hombre se le pasaba fugazmente por la cabeza la sospecha de que tal vez sus empleados no apreciaban debidamente sus esfuerzos, pero se consolaba pensando que, al n y al cabo, no se podía esperar que tuvieran la visión panorámica y de largo plazo que él debía sostener por el bien de todos. “¡La soledad es 13 el precio de estar en la cumbre!”, se decía Mr. Scrooge. El día de Nochebuena, Mr. Scrooge se sintió magnánimo y permitió a los trabajadores abandonar la o cina a las 18:30, no sin antes aclararles que el convenio estipulaba la permanencia hasta las 19:00 y que debían considerar tan excepcional medida como un privilegio gracioso. Con el ánimo exultante por su generosa ocurrencia, Mr. Scrooge se encaminó hacia el hogar de su sobrino para disfrutar de la cena en familia. Faltaban pocos metros para llegar a su destino cuando vislumbró una extraña luz proveniente de un solar abandonado. Una incómoda sensación de déjà vu le recorrió la espina dorsal… ¡Cómo se parecía ese resplandor al que, muchos años atrás, había acompañado la visita de los tres espectros navideños! Sin embargo, estaba seguro de que esta vez existiría una explicación más terrenal, porque con www.revistamidinero.com


El juglar nanciero

su ejemplar comportamiento no había dado motivos para una segunda reprimenda del inframundo.

En ese momento comenzó a percibir con claridad las conversaciones que se desarrollaban en el grupo de curiosos.

¡Craso error! Antes de que hubiera terminado de formular tal pensamiento, se encontró frente a frente con un fantasma de manual. No le faltaba detalle: aspecto de estar bastante podrido, ropa hecha jirones, cadenas oxidadas…

¡Tenía que suceder algo así! No se gastaba nada en mantenimiento…

“¿Pero qué he hecho ahora?”, se lamentó Mr. Scrooge. “Mi comportamiento ha sido modélico durante los últimos años. ¡Soy un hombre de bien, que lucha por hacer frente a las circunstancias adversas de la mejor forma posible! Es cierto que últimamente me conduzco con más cautela a la hora de gastar, ¡pero es que sería suicida no hacerlo, con este pano14 rama! ¿No es mejor que la riqueza disponible la gestione alguien comprometido, sensible y culto como yo?”. El espectro se mostró impertérrito ante la diatriba (claro que no es fácil resultar expresivo cuando uno está compuesto por restos orgánicos putrefactos) y dejó oír su voz de ultratumba: “¡Ebenezer Scrooge! Soy el fantasma de las crisis futuras. Se me ha enviado para mostrarte el mañana que estás creando con tus acciones presentes. Recuerda que soy un mero acompañante, tú eres el verdadero hacedor de las visiones que vas a contemplar”. Sin más preámbulo, Mr. Scrooge y su deteriorado guía se encontraron ante las ruinas humeantes de lo que parecía haber sido un gran edi cio, mientras una multitud se agolpaba para ver los últimos estertores de… “¡Mi empresa!”, sollozó Mr. Scrooge. “¿Un incendio? ¿Cómo es posible? ¿Por qué a mí?”.

www.revistamidinero.com

Por suerte ya había despedido a todos los trabajadores, estaba él solo en el edi cio cuando empezaron las llamas.

Dicen que enloqueció con la crisis… ¡Quia! Nunca estuvo cuerdo… Parecía cambiado mientras las cosas iban bien para todos, pero cuando llegó el momento de demostrar de qué pasta estaba hecho, su verdadera naturaleza volvió a resurgir. Pues su principal competidor ha hecho mucho dinero, a pesar de los problemas económicos…

¿Ni siquiera tenía vigilante de seguridad? ¿Para qué? ¡Si no quedaba nada que vigilar! Parece que tuvo la desfachatez de entregarle al vigilante el sobre con su propio despido, con la advertencia de que no debía abrirlo hasta el viernes por la tarde… ¡Como si el hombre no supiera ya lo que había dentro, después de haber entregado cientos!

¡Claro! Sólo ha tenido que hacer lo contrario que Mr. Scrooge: cuidar a quienes realizan el trabajo y preocuparse por dar un buen servicio. “¡Basta!”, sollozó Scrooge. “¡No quiero ver más! ¿Qué tengo que hacer para que no ocurra eso? ¿Cómo es posible superar la crisis sin realizar algún que otro ajuste?”.

El fantasma emitió algo parecido a un suspiro: “Ay, Ebenezer, Ebenezer, qué bruto eres… ¿Es que crees que la crisis es un ente autónomo con vida propia? ¡TÚ ERES LA CRISIS! La alimentas siempre que te preocupas más por los números que por las personas, por ganar más y no por hacer las cosas mejor. Son tus decisiones las que hacen que las cosas sean cada vez más difíciles para todos. Tú eres yo, Ebenezer. O, si lo entiendes mejor así, yo soy lo que va a quedar de ti después de ese incendio. Ebenezer Scrooge, ¡tú eres el fantasma de las crisis futuras!”. ¿Qué opinan nuestros lectores? ¿El avaro nace o se hace? ¿Hay esperanza para Mr. Scrooge? ¿Qué clase de educación nanciera necesita para convertirse en un verdadero empresario anti-crisis para afrontar el 2014? Espero con enorme interés vuestras respuestas en JUGLARFINANCIERO@ADDKEEN. NET o en nuestra PÁGINA DE FACEBOOK. El juglar nanciero


$ $

$

$ $

$

$

$ $

$


Contacto

¿Quieres contactarnos? Realmente deseamos saber de ti, tus opiniones, sugerencias, y comentarios que nos interesan, porque estamos en constante evolución, por eso siéntete libre de escribirnos cuantas veces lo desees. La dirección de correo para contactarnos directamente es: midinero@minidocs.es También nos encuentras en nuestra fanpage de Facebook, puedes seguirnos en Twitter, donde te avisaremos de la próxima edición o ver nuestros vídeos en Youtube. Si quieres enviar tus dudas y consultas para la sección “El Consultorio”

puedes hacerlo escribiendo en nuestro muro de Facebook o enviando ,y un e-mail a el : responderemos tus inquietudes en la próxima edición. Recuerda que sólo aceptamos 100 suscriptores mensuales, así que si quieres recomendarnos a tus amigos HAZLO PRONTO, antes de que se acabe el cupo. HAZ CLICK AQUÍ

!#

Nos apoyan: $ $

$

$ $

16

$

$

$ $

$

Para solicitar información sobre publicidad y patrocinio contactar a: marketing@minidocs.es

www.revistamidinero.com


MI DINERO: Tu Revista de Finanzas Personales Nro.31 (Enero 2014)