Issuu on Google+

MI DINERO Tu Revista de Finanzas Personales

Número 21 | Enero 2013 ISSN 2174-176X

ESPECIAL

CUENTOS FINANCIEROS EL CUENTO FINANCIERO DE LOS TRES CERDITOS

NIÑOS & ADULTOS

MÁS

EDUCACIÓN FINANCIERA PARA NIÑOS ¡QUÉ NO SE QUEDE NADIE SIN COMER!

NOVEDADES

ECONOMÍA PARA GENTE MADURA EL RODEO CIRCULAR HACIA EL PUNTO DE PARTIDA

EMPRESAS

PATIO DE RECREO FINANZAS CON AMIGOS

CUÉNTAME UN CUENTO

WWW.REVISTAMIDINERO.COM PRIMERA REVISTA DIGITAL GRATUITA DE FINANZAS PERSONALES


EDITORIAL

Minidocs Tu Editorial® www.minidocs.es - Alicante - Madrid - Buenos Aires Directora Editorial

¡Feliz 2013! Aquí estamos de nuevo con el primer número del año.

Verónica Deambrogio editorial@minidocs.es El editor de la revista no necesariamente comparte las opiniones expresadas por colaboradores y/o autores. Derechos reservados Minidocs® Está obra está sujeta a la licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visitehttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/. (Minidocs®). Reservados todos los derechos. ISSN 2174-176X

El 2013 va a ser muy especial para nosotros, y estamos decididos a traerte muchas novedades para que sigas disfrutando de nuestra revista. Arrancamos con muchas ganas y con nuevos desafíos, que te iremos contando a lo largo del año. Como a nosotros nos gusta innovar y tratamos de mejorar haciendo cosas distintas, hoy te traemos un especial de “Cuentos Financieros” para todos los gustos, personas y edades. ¡Esperamos que lo disfrutes!

Pero, esta vez, es importante que pongas todo tu empeño en hacerlas realidad. Te ayudará que sean lo más concretas posible. Por ejemplo, no escribas “Quiero ser millonario/a”, sino más bien: “Este año quiero ganar una cantidad X de dinero”; de esta forma, verás cómo tus metas estarán mucho más cerca. Me despido deseándote un año de metas cumplidas. Aún te queda mucho por leer, así que ¡a disfrutar de este número! ¡Hasta el mes próximo!

También nos acompaña nuestra amiga Susan Beacham, con sus sabios consejos sobre educación financiera para niños.

1 Verónica Deambrogio

Aprovechando que ya acabaron las fiestas navideñas y que la lista de propósitos “irreales” seguramente ya ha quedado en el olvido, te propongo que te tomes unos minutos para comenzar de nuevo a escribir tus metas financieras para este año.

Copyright Minidocs® 2011. Minidocs no es propietario de los derechos de las imágenes pero posee la licencia para su utilización otorgada por Clipart.com, y Shutterstock que al igual, prohibe su uso, copia, reproducción, y utilización de las mismas, sin su correspondiente autorización por escrito.

www.revistamidinero.com


Colaboradores

ÍNDICE

VERONICA DEAMBROGIO (Argentina, 1975) Empresaria, Consultora en Finanzas Personales, Directora de Addkeen Consulting, Minidocs Tu Editorial y del programa educativo Educación Financiera para Todos para España y Europa.

EDITORIAL

1

Colaboradores

2

ÍNDICE

2 3

."3±"*/­44"3.*&/50 $PMPNCJB  Psicóloga, docente universitaria, formadora de forniños, reputada autora y conferencista internacional.



Cuéntame un cuento…

5

El rodeo circular hacia el punto de partida

8

Que nadie se quede sin comer

11

El Patio de recreo

13

Las 10 cosas que NO debes decir

2

a tus niños sobre el dinero

14

.*(6&-."35±/&;$-&.&/5& &TQBÒB  

Novedades

16

Asesor Financiero Personal y Consultor de Gestión Empresarial. Consultor experto en administración y

Contacta con nosotros

17

www.administracionpyme.com

NOS PATROCINA: $3*45*/"$"33*--0 &TQBÒB   Economista, abogada y divulgadora del sentido copara Latinoamérica.

www.revistamidinero.com www revistamidinero com


OpiniĂłn

El cuento financiero de los tres cerditos

EducaciĂłn financiera para todos

VerĂłnica Deambrogio @verodeambrogio facebook.com/verodeambrogio facebook.com/educacionfinancieraparatodos http://www.educacionfinancieraparatodos.com E-mail: editorial@minidocs.es

)

BCĂŽBVOBWF[  BMMĂƒMFKPTZIBDFUJFNQP  USFT IFSNBOPTDFS EJUPT RVFWJWĂŽBOFO VOBIFSNPTBVSCBOJ[BDJĂ“O FOFMNFKPS TJUJPEFMCPTRVF"VORVFFTUBCBONVZVOJEPT ZTFRVFSĂŽBONVDIP FSBUBOEJTUJOUPTFOUSFTĂŽ RVFBMHVOPTIBTUBEVEBCBORVFGVFSBOEFMB NJTNBGBNJMJB Harry, el hermano menor, era un opulento cerdito constructor que se ufanaba de sus patas negras y se sentĂ­a orgulloso de llamarse a sĂ­ mismo un “coleccionista nato de cosas grandesâ€?. Su casa, por supuesto, era la mĂĄs grande del bosque. Las malas lenguas decĂ­an que no se podĂ­a recorrer la casa sin GPS, pero ĂŠl lo consideraba una exageraciĂłn: ÂĄnadie podrĂ­a perderse

en su hogar de tan sĂłlo 53 habitaciones! Su colecciĂłn de coches de lujo era la mĂĄs grande y admirada del paĂ­s, y su inmenso yate, como no cabĂ­a en la laguna del bosque, descansaba en un depĂłsito sin haber conocido jamĂĄs el agua. Harry estaba tan orgulloso de sus posesiones, a las que se referĂ­a cariĂąosamente como “juguetesâ€?, que no habĂ­a quiĂŠn pudiera hacerlo callar cuando comenzaba a hablar de ellas; por desgracia para los que lo rodeaban, cada vez lo hacĂ­a con mĂĄs frecuencia. TomĂĄs, el hermano del medio, era diferente. A ĂŠl le gustaba lo que solĂ­a llamar “la buena vidaâ€?. Su casa, aunque mĂĄs pequeĂąa que la de

su hermano menor, era igual de lujosa y siempre estaba llena de amigos y desconocidos. Sus fiestas eran legendarias. ÂĄNadie hacĂ­a fiestas como TomĂĄs! En cualquier momento, sin importar el dĂ­a o la hora, la nevera estaba llena de bebidas extravagantes y deliciosos manjares, destinados a deleitar a los innumerables invitados que lo visitaban de manera ininterrumpida. Se jactaba de ser el mejor anfitriĂłn del bosque y siempre repetĂ­a: “A vivir, que son dos dĂ­asâ€?. Aunque se le desconocĂ­a profesiĂłn, todos suponĂ­an que se habĂ­a ganado la loterĂ­a en secreto, porque nadie que no fuese millonario podrĂ­a mantener ese ritmo de vida sin trabajar. Pedro, el hermano mayor, era el “cerdito rebeldeâ€? de la familia, como solĂ­an apodarlo sus hermanos. Su casa no era grande ni lujosa, sino modesta y cĂłmoda, y no tenĂ­a coches de quĂŠ jactarse, ni una ajetreada vida social. No se iba a exĂłticos lugares del mundo en sus vacaciones ni tampoco almorzaba cada dĂ­a los mejores manjares. Lo suyo era el trabajo duro. Cada dĂ­a se levantaba al alba para abrir su pequeĂąa carpinterĂ­a, en la que trabajaba hasta que el sol se retiraba avisĂĄndole de que ya era hora de cerrar. Su hermano menor se mofaba cariĂąosamente de ĂŠl cuando lo veĂ­a transpirar puliendo las puertas que luego ĂŠl usarĂ­a para su “palacioâ€?: â€œÂżCuando te mudarĂĄs a una casa decente, Pedro? ÂĄQue tuve que devolver la televisiĂłn de 89 pulgadas que te regalĂŠ para tu cumpleaĂąos porque no cabĂ­a en tu salĂłn!â€?. TomĂĄs no podĂ­a concebir que su hermano no disfrutara de la vida: “No sĂŠ para que trabajas tanto, Pedro, si al final nunca usas el dinero para divertirteâ€?, solĂ­a

www.revistamidinero.com

3


0QJOJÓO

El cuento financiero de los tres cerditos

sería un espejismo. “Vengo a quedarme con tu casa y tus bienes”, bramó el lobo feroz a un aterrorizado Harry. “Tus deudas de construcción se acumulan en mi escritorio y ya no tienes con qué pagarme. Has vivido por encima de tus posibilidades, has gastado más de lo que tenías con tu afán de tener siempre lo más grande y lujoso y hoy todo se ha desmoronado. Lo siento, pero debes entregarme las llaves”. Harry, con lágrimas en los ojos y sintiéndose impotente al verse desprovisto “injustamente” de sus tan preciados juguetes, le entregó las llaves y corrió a contarle a su hermano Tomás su más reciente desgracia, esperando animarse con alguna de sus fiestas.

4

mientras le exigía que le diera las llaves de su hogar, que había puesto como garantía. “Si gastas más de lo que ingresas, acabarás en la ruina. Ya te lo advertí, Tomás, ahora sólo hago mi trabajo”, respondió el lobo feroz a los intensos reclamos del cerdito. Al levantar la mirada, encontró los ojos también llorosos de Harry y ambos hermanos se fundieron en un abrazo. “¿Qué vamos a hacer? ¿Qué será de nosotros?”, se preguntaron mientras caminaban hacia la casa de su hermano mayor, Pedro, que vivía muy cerca de allí. Nada los asombró más en ese momento que ver como su hermano Pedro se despedía amistosamente del lobo feroz, y lo invitaba a que lo visitara más seguido.

repetirle. Pedro, siempre ajeno a los comentarios “bienintencionados” de sus hermanos, solía sonreírles y responder: “No se preocupen, tengo todo lo que necesito”. Un día, algo cambió en el bosque urbano. El aire se enrareció de repente, y el personaje más temido del bosque llegó a la exclusiva urbanización en su coche deportivo. “¿Qué hace por acá?”, se preguntaban los vecinos. “¡Este no es su lugar! Aquí no tiene nada qué hacer!”, comentaban otros. Mientras lo seguían con la mirada, se sorprendieron al descubrir que el Lobo del Frac, feroz cobrador de deudas, aparcaba parsimoniosamente frente a la casa de Harry, el famoso cerdito constructor, que lo aguardaba en la puerta tan asustado que todos se preguntaron si no

www.revistamidinero.com

¡Hacía mucho que Harry no caminaba tanto! Acostumbrado a sus coches de lujo, ya casi no recordaba lo que era andar, y el trayecto a la casa de su hermano, que antaño le llevaba cinco minutos conduciendo, esta vez le llevó ¡casi una hora! Su mal estado físico no lo sorprendió tanto como encontrar, al llegar allí, al lobo feroz hablando con su hermano. ¡No daba crédito a sus ojos! Su hermano, siempre tan feliz y animado, estaba arrodillado en el suelo suplicando que le prestara más dinero. Gimoteaba lastimosamente que sus fiestas no serían lo mismo, que perdería su prestigio, que sus amigos dejarían de visitarlo… A pesar de sus ruegos e insistencias, el lobo feroz seguía negando con la cabeza

¡No podían creerlo! ¡Traición! ¿Qué hacía allí? ¿Por qué eran amigos? Todas esas preguntas se agolpaban en la mente de los cerditos, que se abalanzaron confusos y furiosos hacia el interior de la casa de su hermano para pedirle explicaciones. Al verlos entrar intempestivamente, Pedro hizo un gesto para que lo dejaran hablar primero y, con la amable sonrisa que lo caracterizaba, explicó: “El lobo feroz, al que ustedes tanto temían, no es más que un empleado mío. Mientras ustedes vivían la buena vida y se ufanaban de sus grandiosas posesiones, yo trabajaba de sol a sol para poder prestarles el dinero sin que se sintieran ofendidos, porque pensé que esa forma de vida los hacía felices.

Con el tiempo me he dado cuenta de que estaba equivocado. En vez de apreciar lo que tenían, cada día querían más y más, y no se conformaban con nada, se convirtieron en personas codiciosas y vagas. Dejaron de apreciar las cosas buenas y sencillas de la vida, y se concentraron en las cosas materiales que podían comprar con dinero. Hoy me he dado cuenta de que cometí un error y por eso estoy dispuesto a repararlo. Quiero darles una segunda oportunidad. Con el dinero de vuestras posesiones ampliaremos la carpintería, y trabajaremos juntos como nuestros padres siempre han soñado. Construiremos casas de madera gracias a las habilidades de Harry, y Tomás se encargará de venderlas con su don de gentes.

Crearemos valor para las personas, volveremos a estar juntos, y ya no temerán perder sus posesiones porque, a partir de ahora, construirán su verdadero futuro, un futuro libre de deudas, donde finalmente podrán “ser” sin necesidad de “tener”. Avergonzados, pero inmensamente agradecidos y sintiéndose afortunados por contar con tan generoso hermano, los tres cerditos se fundieron en un abrazo y una nueva vida comenzó para todos. Nunca volvieron a endeudarse ni a vivir por encima de sus posibilidades, y hoy la carpinteria “Los Tres Hermanos”, es la más exitosa del bosque. Y, colorín colorado, este cuento financiero... se ha acabado. ¡Hasta el próximo número! Verónica Deambrogio


OpiniĂłn

CuÊntame un cuento‌

Suma y sigue

Miguel MartĂ­nez Clemente www.facebook.com/miguelmclemente es.linkedin.com/in/miguelmartinezclemente http://administracionpyme.com

CuĂŠntame un cuento y verĂĄs que contento me voy a la cama y tengo lindos sueĂąos.

"

TĂŽ TPOBCB FM FTUSJCJMMP EF VOB EF NJT DBODJPOFT EF KVWFOUVE " WFDFT OPT DVFOUBO VO DVFOUP Z OPT WBNPT UBO GFMJDFTBMBDBNB&OPDBTJPOFT TPNPTOPTP USPTNJTNPTMPTRVFOPTDPOUBNPTFMDVFOUP  Z IBTUB OPT MP DSFFNPT : MP RVF QVFEF TFS QFPS JOUFOUBNPT RVF MPT EFNĂƒT P BMHVOPT PUSPTTFMPDSFBOUBNCJĂŠO$VBOEPIBCMBNPT EF OFHPDJPT  MPT DVFOUPT TVFMFO UFSNJOBS DPOWJSUJĂŠOEPTF FO QFTBEJMMBT  BTĂŽ RVF NFKPS

EFMPTOFHPDJPT ZBTFBRVFOPTMPTDVFOUFO P RVF OPT MPT DPOUFNPT B OPTPUSPT NJTNPT "IĂŽWBOVOPTDVBOUPT

He hecho algunos nĂşmeros y, siendo conservador, el negocio es rentable.

conservador�. Ser conservador es algo abstracto, y puede que lo que sea conservador para ti no lo sea para mí. Pero asumamos la realidad: ni tú ni yo tenemos la mås remota idea de cuånto facturarås. Como es lógico, ante la incertidumbre, al hacer tus números te habrås dado cuenta de que si pones cantidades pequeùas el negocio no es rentable y, si pones cantidades grandes, te da risa. Pongamos los pies en la tierra. Debes hacer números, sí. Pero la intención es que sirvan de idea para saber en quÊ mårgenes te has de mover para considerar que el negocio es rentable y te permitirå seguir adelante. Son objetivos que esperas cumplir, no una realidad. Esto tambiÊn

se conoce como “el cuento de la lecheraâ€?. SegĂşn un estudio realizado por la Universidad de Harvard, este mercado serĂĄ de 50.000 millones de dĂłlares anuales en 5 aĂąos.

interesan las estadísticas y sigo con regularidad las opiniones de personas relevantes de la economía. Sin embargo, todo eso me aporta información, ideas sobre las tendencias a futuro, orientación sobre los próximos movimientos de la economía y de los negocios‌ pero jamås tomaría una decisión sobre esas bases. Cada cierto tiempo, alguien me trae algún artículo o un estudio que seùala lo que serå una gran oportunidad de negocio.

En ocasiones, somos nosotros mismos los que nos contamos el cuento, y hasta nos lo creemos. Si deseas montar un negocio necesitas leer toda esa información, documentarte y conocer milimÊtricamente el mercado en el que vas a desarrollar tu actividad. Pero no olvides que con esa información tienes que salir a la calle y contrastar la información con tu público objetivo. Si tu negocio serå una tienda de barrio, tienes que ir a ese barrio y averiguar quÊ opina la gente sobre tu negocio; si vas a crear una pågina web para comercializar no se quÊ producto tienes que descubrir si existe una verdadera demanda online de ese producto, y así sucesivamente‌ No hay mås que tirar de hemeroteca para descubrir cientos de artículos, noticias e informes sobre productos que iban a revolucionar el mercado y que casi nadie recuerda a fecha de

www.revistamidinero.com

5


0QJOJÓO

Cuéntame un cuento…

hoy, o que simplemente siguen en fase de desarrollo. Nadie puede hacer lo que mismo que nosotros. No tenemos competencia. Este cuento es para llorar y tiene dos vertientes: o nadie hace lo mismo simplemente porque no es rentable o no hay mercado, o el emprendedor está tan tencia. Como regla general, si tienes una buena idea hay al menos 5 empresas más trabajando en ella; y, si la idea es excelente, como mínimo serán 15 las empresas trabajando en la misma línea. En el mejor de los casos, si fuera cierto que tienes una gran idea y no tienes competencia, no tardarán ni 90 días en comenzar a pisarte los talones. Cuando alguien se dispone a comercializar un

6 producto o servicio, de alguna manera su público objetivo ya estará cubriendo esa necesidad. Tu producto lo puede hacer mejor, más barato, más bonito… pero alguien está comercializando algo que cubre esa necesidad, aunque sea peor, más caro o menos bonito. No los subestimes, son tu competencia, y ten por seguro que reaccionarán. Cuando se comenzaron a comercializar los vehículos a motor, ya tenían competencia. Eran los vehículos de tracción animal. La gente, para sus desplazamientos, usaba carros tirados por animales. Con el paso de los años fueron sustituidos por los de tracción mecánica, pero durante un tiempo convivieron y fueron competencia. Los personajes ingenuos de los cuentos acaban bien. Los ingenuos de la vida real acaban mal. Tengo tropecientos clientes esperando a que abra el negocio.

www.revistamidinero.com

Todavía recuerdo el último amigo que abrió un bar, no hace mucho. En algunos lugares de España, cuando se inaugura un negocio es costumbre hacer

Y colorín colorado, hasta el próximo número. Sed felices y comed perdices. Miguel Martínez Clemente

invita especialmente a familiares y amigos. El objetivo es puramente promocional, pero en la mayoría de casos tiene un retorno bastante bajo. La noche de apertura, el bar de mi amigo estaba lleno. Tanto, que incluso tuvieron que cortar la calle porque la gente no entraba en el local. Esa noche corrieron muchos litros de cerveza y vino, y no paraban de salir bandejas con tapas variadas, a cual más rica. Al día siguiente, domingo por la mañana, fui a desayunar allí. No había más de una docena de clientes, incluyéndome a mí. Un par de semanas más tarde, fui a cenar una noche de viernes, y mi amigo y su mujer estaban sentados en la barra, mirando la televisión: no había nadie. Mes y medio después regresé había ni una sola tapa en la barra. A los seis meses, la puerta estaba cerrada con un cartel que decía “SE TRASPASA”. Cometieron muchos errores que sería muy largo relatar. Moraleja del cuento: no puedes pensar que tu negocio funcionará sólo porque te animen tus amigos o familiares. Necesitas clientes a los que facturar todos los días. También hay que analizar muchos factores, como la ubicación, la competencia, el público objeticonseguir el punto de equilibrio, etcétera, etcétera. Bueno, tenía que contarte un cuento y he acabado contándote cuatro. Espero que si alguna vez decides emprender no sea un cuento. De últimas, si se te ocurre algún cuento, déjalo para relatárselo a tus hijos o sobrinos.


Opini贸n

7

www.revistamidinero.com


EconomĂ­a para gente madura

El rodeo circular hacia el punto de partida

EconomĂ­a para gente madura

8

Cristina Carrillo Rivero @addkeen @addkeen_eng cristinacarrillo.addkeen http://ar.linkedin.com/in/cristinacarrillo http://www.addkeen.net E-mail: info@addkeen.net

0QJOJĂ“O

­

SBTFVOBWF[VOKPWFONVZQPCS FFJO UFMJHFOUF4VNBZPSEFTFPFOFMNVO  EPFSBUFOFSVOIPHBSCPOJUP DPOVOB HSBOFTUVGBQBSBOPQBTBSGSĂŽPFOMPTEVS PT JOWJFSOPT y con comida suficiente parBBMJ NFOUBS B MPTIJKPT RVF FTQFSBCB UFOFSFO FMGVUVSP El muchacho vivĂ­a en un reino que tambiĂŠn era muy pobre; tanto, que los niĂąos tenĂ­an que dejar muy pronto el colegio para ayudar a sus familias. SĂłlo los nobles y algunos ricos comerciantes podĂ­an enviar a sus hijos a la universidad. Los jĂłvenes inteligentes pero pobres, como nuestro protagonista, no tenĂ­an la menor posibilidad de llegar a desempeĂąar alguna de esas profesiones tan prestigiosas y bien pagadas que aseguraban una vida cĂłmoda: todos sabĂ­an y aceptaban que los futuros mĂŠdicos, abogados y empresarios serĂ­an los hijos de los actuales mĂŠdicos, abogados y empresarios, que tenĂ­an posiciĂłn y dinero suficiente como para proporcionar a su prole una buena educaciĂłn. Un buen dĂ­a, se enterĂł de que en un paĂ­s lejano habĂ­a muchas oportunidades de prosperar para alguien trabajador y honrado como ĂŠl. Sin pensĂĄrselo dos veces, el animoso joven hizo las maletas y se preparĂł para partir en busca de fortuna. Sus padres le acompaĂąaron a la estaciĂłn de tren y le despidieron con abundantes lĂĄgrimas y recomendaciones: “Hijo, cuĂ­date mucho, come bien y abrĂ­gate, dicen que es un paĂ­s muy frĂ­o. ÂĄNo te juntes con malas compaùías!â€?. Nuestro joven se sentĂ­a muy triste por tener que dejar a sus padres, sus hermanos

www.revistamidinero.com

y todos sus amigos, pero se consolaba pensando que el tiempo pasa muy deprisa y que pronto conseguirĂ­a dinero suficiente para comprar una casita. “SĂłlo serĂĄn unos pocos aĂąosâ€?, aseguraba a su llorosa madre. “Antes de que os deis cuenta estarĂŠ de vuelta y no tendremos que preocuparnos por el dinero nunca mĂĄsâ€?. Y con tan decidido propĂłsito subiĂł al tren, debatiĂŠndose entre el temor a lo desconocido y la emociĂłn ante las aventuras que sin duda le esperaban. Efectivamente, en el lejano paĂ­s hacĂ­a mucho frĂ­o. Durante algĂşn tiempo se sintiĂł muy solo, y aĂąoraba la calidez y el apoyo de la familia que habĂ­a dejado atrĂĄs. El joven trabajaba duro y ahorraba todo lo que podĂ­a‌ que

no era tanto como habĂ­a esperado al principio. “El problema es que sĂłlo me ofrecen trabajos mal pagadosâ€?, se decĂ­a a sĂ­ mismo. â€œÂĄOjalĂĄ hubiese podido ir mĂĄs tiempo a la escuela! AsĂ­ podrĂ­a conseguir mejores empleos y ganarĂ­a dinero mĂĄs deprisaâ€?. Entonces se le ocurriĂł que tal vez deberĂ­a destinar algo del dinero que ganaba a mejorar su educaciĂłn. Aunque al principio disminuyese un poco la cantidad destinada al ahorro, estaba seguro de que tal inversiĂłn le reportarĂ­a beneficios futuros, en forma de mejores trabajos. Como el muchacho era muy inteligente y jamĂĄs hacĂ­a nada a la ligera, primero se dedicĂł a observar quĂŠ tipo de especialidades eran las mĂĄs solicitadas, y por fin llegĂł a la conclusiĂłn de que la floreciente industria automovilĂ­stica podrĂ­a ofrecerle un


El rodeo circular hacia el punto de partida sobre el dinero

Opinión

el oficio y él contaba con la reputación de haber trabajado “en el extranjero”, durante mucho tiempo no tuvo competencia y su negocio floreció con gran rapidez.

buen porvenir. Durante tres años continuó trabajando mientras acudía a una escuela nocturna, en la que aprendió todo lo que podía saberse sobre la mecánica de los coches. La verdad es que siempre le pareció un tema limitado y poco estimulante (¡él hubiera preferido ser carpintero!), pero tenía muy claro su objetivo y ningún sacrificio le parecía excesivo. Su análisis de la situación resultó acertado: pronto encontró otro empleo, más cómodo y mejor pagado, en el que pudo aplicar sus nuevos conocimientos. Era tan hábil y cuidadoso que se convirtió en un mecánico muy solicitado. Sin embargo, con cierta sorpresa descubrió que su descontento era cada vez mayor: no era capaz de poner el corazón en su traba-

jo y observaba con envidia a los ingenieros de la fábrica, a los que todo el mundo trataba con respeto y deferencia. Frustrado por la ausencia de desafíos en sus tareas cotidianas, cada vez se sentía más resentido por no haber tenido la oportunidad de desarrollar todo su potencial. ¡Él también hubiese podido ser un gran ingeniero! Pasaron algunos años y por fin decidió que era el momento de regresar a su ciudad natal. Con el dinero que había ahorrado cumplió su sueño de comprar una casita, y aún le sobró para montar un pequeño taller. Ni siquiera el retrasado reino en el que había nacido había podido quedarse al margen de los nuevos tiempos, y ya se veían por las calles los primeros automóviles. Como nadie más conocía

Entonces decidió que había llegado el momento de fundar una familia. Se casó con una jovencita del pueblo y tuvieron una hija. “¡Lástima que no haya sido un muchacho!”, se lamentó el hombre. “Hubiese sido ingeniero y habría gozado de prestigio y posición”. En aquel reino tan mediocre, ni siquiera a alguien tan viajado como él le cabía en la cabeza que una mujer pudiese desempeñar tan excelsa profesión. En cualquier caso, la cuestión nunca llegó a plantearse porque su hija, una muchacha lista y alegre, siempre tuvo muy claro que quería ser maestra. Además, se casó muy joven y… dio a nuestro protagonista la mayor alegría de su vida: un nieto fuerte y saludable, destinado a cumplir todos los sueños del abuelo. Como suele suceder, el hombre destinó a su nieto todos los mimos, el apoyo y el tiempo que no había podido dedicar a su hija (¡al fin y al cabo, hasta entonces siempre había tenido que trabajar muy duro!). Para su gran deleite, el crío era tan listo como cabía desear, y pronto la escuela del pueblo resultó insuficiente para su enorme curiosidad. Entonces nuestro hombre, haciendo valer su condición de patriarca, decidió enviar al pequeño a una prestigiosa (y lejana) escuela, en la que recibiría la mejor educación que el dinero podía comprar. Los padres, desolados ante la idea de separarse tan pronto del niño,

le suplicaron que esperara unos años para que pudieran verle crecer, pero el abuelo se mostró inconmovible: “¡No hay tiempo que perder!”, sentenció. “¡Los años que no se destinan a obtener la mejor formación posible son años perdidos! Las pruebas de acceso a las escuelas de ingenieros son muy difíciles, y tiene que empezar a prepararse cuanto antes”. Y así fue como el pequeño viajó lejos de su hogar, para adquirir una educación propia de las élites. Aunque también le echaba mucho de menos, el abuelo se sentía inmensamente orgulloso por haberle podido ofrecer tan singular ventaja. En aquella exclusiva escuela, el niño no sólo aprendió matemáticas, ciencias e idiomas, sino también pintura y música. De hecho, a los dieciocho años dio a su familia el primer gran sobresalto: “¿Ingeniero? De ningún modo… ¡Yo quiero ser violinista!”. No hace falta mucha imaginación para figurarse lo que se vivió en aquella casa: mientras la madre aseguraba que le parecía muy bien y el padre sugería que tal vez debería ser, por lo menos, abogado, el abuelo… En fin, decir que se lo tomó mal es quedarse corto: gritó, vociferó e incluso recurrió al chantaje emocional. “¿Violinista? ¿Es que quieres morirte de hambre? Primero estudia algo con buena salida profesional que te permita vivir sin problemas y luego, en tus ratos libres, ¡tocas el violín, la flauta travesera o las carracas, si te apetece! Tanto trabajo y tantos sacrificios como he pasado, para acabar viendo cómo desperdicias tu vida… ¡Ojalá hubiera muerto de aquel

infarto que sufrí hace cuatro años, así no habría tenido que pasar por esto!”. Finalmente, el jovencito llegó a la conclusión de que no era capaz de oponerse a los deseos de su adorado abuelo, guardó bajo llave los anhelos de su corazón e ingresó en la escuela de ingenieros. Terminó con brillantez sus estudios y, para no dejar ningún cabo suelto, completó su impecable formación con tres años de especialización, mientras perfeccionaba su dominio de otros tres idiomas. Finalmente, el abuelo decidió que ya estaba preparado para conquistar el mundo, pero entonces… Bueno, parece que el mundo en general, y el reino en el que vivían en particular, habían cambiado a gran velocidad. Muchas familias habían tenido la misma idea que el abuelo, y al parecer sobraban médicos, abogados… ¡e incluso ingenieros! El país, que no había sabido digerir los años de florecimiento y prosperidad, estaba ahora terriblemente endeudado y había más jóvenes preparados que puestos disponibles. Así pasaron dos años, en los que sólo le ofrecían puestos mal pagados y muy por debajo de su capacidad. Un buen día, el joven se enteró de que en un país lejano había muchas oportunidades de prosperar para alguien bien preparado, trabajador y honrado como él. Sin pensárselo dos veces, el animoso joven hizo las maletas y se preparó para partir en busca de fortuna. Sus padres y su abuelo le acompañaron al aeropuerto y

www.revistamidinero.com

9


El rodeo circular hacia el punto de partida sobre el dinero

le despidieron con abundantes lágrimas y recomendaciones: “Cuídate mucho, come bien y abrígate, dicen que es un país muy frío. ¡No te juntes con malas compañías!”. Y así fue como el protagonista de nuestra historia se miró en su nieto, y demasiado tarde comprendió que toda su vida había sido un gigantesco rodeo… hacia el punto de partida. Por el camino, el mundo había perdido un magnífico carpintero y un gran violinista. ¿Moraleja? Ninguno tenemos una bola de cristal, pero el corazón es mejor guía que la cabeza. No desperdiciemos nuestra vida tratando de adivinar cómo van a ir las cosas, para tratar de situarnos 10 en la mejor posición posible… ¡La mayoría de las veces no acertaremos! AVISO: Cualquier parecido con personas, situaciones o lugares verdaderos NO es pura coincidencia. Esta historia está rigurosamente basada en hechos reales. ¡Hasta el mes que viene!

Cristina Carrillo Rivero

www.revistamidinero.com

0QJOJÓO


Opinión

Que nadie se quede sin comer “¡Mañana es viernes, mañana es viernes!”, se repetía emocionado Julián una y otra vez. compensa que recibiría de sus padres al otro día.

"

la mañana siguiente, su padre lo despertó con una gran sonrisa y le entregó un sobre amarillo mientras decía: “Julián, aunque sólo tienes 12 años nos has demostrado a mamá y a mí que eres muy trabajador y responsable. Has cumplido con tu palabra y el jardín está impecable: el césped cortado, las plantas regadas, el tractor aceitado y ¡hasta has arreglado el arcón de las herramientas!

María Inés Sarmiento

¿Sabías qué? María Inés Sarmiento Díaz es también autora de la colección completa digital de educación “Cómo enseñar a los niños sobre el dinero” que encontrarás en www. minidocs.es

Estamos muy orgullosos de ti y por eso, como acordamos con mamá, queremos reconocer tu trabajo pagándote tu primer sueldo. Estamos seguros de que serás capaz de cuidarlo y sacar provecho de él”. Le dio un abrazo muy fuerte y lo dejó solo para que pudiera abrir el sobre con tranquilidad.

Querido hijo: ¡Felicitaciones por tu primer sueldo! Has hecho un gran trabajo y te mereces cada peso. Sin embargo, antes de que decidas cómo vas a gastarlo, me gustaría contarte una historia que mi padre me enseñó hace mucho tiempo, y que me ha sido de gran ayuda a lo largo de mi vida: Quiero que imagines que todo ese dinero que ahora tienes entre tus manos es un pastel de chocolate. Un pastel con el que tendrás que convidar a cuatro invitados: el señor Juan Ahorro, el señor Tomás Gastos, la señora Ana Compartir y la señora Julieta Inversión.

te acompañarán toda la vida, tienes que cortar el pastel de la mejor manera, para que nadie se enoje porque comió de más o de menos. A veces, alguien tendrá más hambre y podrá comer un poco de más, como cuando tenemos que comprar muchas cosas y tenemos que dedicar

más dinero para el señor Gastos. Pero si todos los meses hacemos lo mismo, los demás invitados van a terminar enojándose contigo, porque les toca poco pastel y comerán de menos.

no quieres enfadar a nadie, por lo que tendrás que dividir el pastel de la manera más justa y equitativa posible. A veces, según las circunstancias, podrá ser necesario que un mes le des una porción más grande a alguno de los invitados, pero lo más importante es que, cada vez que tengas que repartir la torta del dinero, ¡ningún invitado se quede sin comer! Para despedirnos, te dejamos esta hoja que se llama presupuesto, para que puedas escribir en ella cómo vas a repartir tu dinero para ali11 mentar a los invitados, y recuerda: ¡Que nadie se quede sin comer! Con mucho amor, papá y mamá.

Julián, entusiasmado, abrió el sobre y se sorprendió al descubrir que estaba lleno de dinero. ¡Mucho dinero! Empezó a contar los billetes: 1, 2, 3, 4, 5... ¡¡Cien pesos!! ¡Había ganado 100 pesos en tan sólo tres días de trabajo! ¡Qué orgulloso estaba de sí mismo! ¡Ahora sí podría comprarse todo lo que quisiera! ¡Videojuegos, golosinas, revistas y muchas cosas más! Mientras soñaba despierto con todas las cosas que se iba a comprar con su dinero, de repente descubrió en el fondo del sobre una pequeña nota que parecía escondida entre los billetes. La leyó con mucha atención:

www.revistamidinero.com


0QJOJÓO

Que nadie se quede sin comer

Después de leer esta carta, Julián se dió cuenta de que él había estado pensando sólo en alimentar al señor Gastos. ¿Y que pasaría con el señor Ahorro o las señoras Compartir e Inversión? ¡Él no podía dejar a nadie sin comer!

de que, con la lección que aprendió ese día, siempre sería un buen anfitrión para su dinero. Un saludo. María Inés Sarmiento

Después de reflexionar un poco, comenzó a completar con gran entusiasmo la hoja del presupuesto, que tenía cuatro columnas con los apellidos de sus invitados: AHORRO, GASTOS, COMPARTIR e INVERSIÓN: 1. Porción para el señor Juan AHORRO: El primer paso fue identificar sus objetivos y necesidades en el futuro, y repartir entre ellos las cantidades destinadas al AHORRO. 2. Porción para el señor Tomás GASTOS: Des-

12 pués de guardar lo que correspondía al aho-

rro, pensó en las cosas que quería o necesitaba comprarse, y comenzó a anotar todo el dinero que pensaba gastar inmediatamente. 3. Porción para la señora Ana COMPARTIR: Una vez separado lo que correspondía al señor Ahorro y al señor Gastos, se puso a pensar que la protectora de animales de la otra calle estaba necesitando unos almohadones nuevos para los cachorros, así que apuntó una parte de su dinero en la columna de la señora COMPARTIR. 4. Porción para la señora INVERSIÓN: Por último, pero no menos importante, pensó que guardaría el dinero restante para comprarse más adelante una cortadora de césped más grande, que le permitiera cuidar también el jardín de los vecinos ¡para ganar así más dinero! ¡Por fin había terminado su presupuesto! Julián se sintió orgulloso de haber alimentado a todos sus invitados. También estaba seguro

www.revistamidinero.com


El Patio de recreo

13

www.revistamidinero.com


Finanzas con amigos

Hoy: Susan Beacham

Las 10 cosas que NO debes decir a tus niĂąos sobre el dinero

&

O su magnĂ­fico blog, Susan nos ofrFDF VOBJOUFSFTBOUFMJTUBEFUPEPMPRVF/0 EFCFNPT EFDJS B MPT OJĂ’PT FO SFMBDJĂ“O DPOFMEJOFSPwZDPOMBWJEBFOHFOFSBM Como vamos a comprobar, son mensajes que les transmitimos con mucha frecuencia. Por suerte, Susan nos propone alternativas que nos ayudarĂĄn a orientar mejor a los pequeĂąos. 1: “No podemos pagar esoâ€? En su lugar, deberĂ­amos decir: “Eso no estĂĄ en nuestro presupuesto, pero podrĂ­amos planificarlo para el futuroâ€?. 2: “Ama lo que haces y el dinero vendrĂĄ soloâ€?

14

Reseùa de la autora Susan Beacham fundó Generación Money Savvy en 1999 despuÊs de casi dos dÊcadas de gestión de inversiones en la banca privada, complementados con una amplia trayectoria en la enseùanza elemental. La compaùía desarrolla productos innovadores que ayu- dan a los padres y educadores a enseùar las habilidades bå- sicas de las finanzas personales a los niùos en edad escolar. En un mundo de creciente complejidad financiera, la misión de Susan es capacitar a niùos y adultos jóvenes para tomar el control de su vida y su futuro financiero. Oradora de gran trayectoria, es la creadora de la alcancía Money Savvy Piggy Bank, herramienta educacional para niùos galardonada internacionalmente. Consta de cuatro compar- timentos (ahorrar, gastar, donar e invertir) que enseùa a los niùos, de forma lúdica, la correcta administración del dinero y los comportamientos económicos relacionados. www.susanbeacham.com

www.revistamidinero.com

El enfoque adecuado de esta frase serĂ­a: “Ama lo que haces y el dinero serĂĄ algo secundarioâ€?.

3: â€œÂĄNo soporto tener que dejarte para ir a trabajar!â€? Lo que deberĂ­amos decir es: “Soy afortunada de poder ir a trabajar y amar lo que hago, mientras consigo dinero para ayudar a mantener nuestra familia. Te extraĂąarĂŠ durante el dĂ­a, ÂĄpero estarĂŠ de vuelta esta noche!â€?. 4: “Empezaremos a darte una asignaciĂłn mĂĄs adelante, cuando seas lo bastante mayor, cuando yo tenga mĂĄs tiempo‌â€? Cuando en realidad deberĂ­amos decir: “Vamos a hablar sobre cĂłmo la asignaciĂłn te ayudarĂĄ a aprender cĂłmo manejar con ĂŠxito el dinero en tu vida. ÂżEstĂĄs preparado para tener mĂĄs control sobre tu dinero?â€?. 5: “Haz lo que digo, no lo que hagoâ€? ÂżEn serio? Los niĂąos hacen lo que nos ven hacer, y saben que nuestras acciones como pa-

dres son mĂĄs genuinas que nuestras palabras. ÂżRecuerdas esa primera sonrisa? Fue un reflejo de nuestra propia sonrisa. Les hemos enseĂąado a sonreĂ­r ante nuestras acciones. Lo que deberĂ­amos decir es: “ObsĂŠrvame y aprende cĂłmo se maneja con sensatez el dinero. Mira cĂłmo ahorro, cĂłmo gasto con sabidurĂ­a, cĂłmo me ocupo de donar y de invertir para el futuro. Deja que te enseĂąe cĂłmo hacerloâ€?. 6: “SĂ­â€? Cuando deberĂ­amos decir‌ “Noâ€?. La mayor parte de los niĂąos tratan de aprender lo que estĂĄ bien y lo que no cuando nos hacen sus preguntas. Cada peticiĂłn es un momento de enseĂąanza para que los padres puedan introducir la diferencia entre “deseosâ€? y “necesidadesâ€? y cĂłmo planificar de la mejor forma para atender esas necesidades y deseos. 7: “Tendremos esto o haremos aquello cuando ganemos la loterĂ­aâ€? Puesto que las posibilidades de ganar la loterĂ­a son de una entre 12 millones, tienes mĂĄs posibilidades de ser alcanzada por un rayo (una entre 1,9 millones). AsĂ­ que lo que deberĂ­amos decir es: “Vamos a hacer una lista de lo que necesitamos y deseamos y empezaremos a ahorrar e invertir para alcanzar esas metasâ€?. ÂĄTendremos muchas mĂĄs oportunidades! 8: “El dinero es la raĂ­z de todos los malesâ€? Cuando deberĂ­amos decir: “Porque el amor al dinero es la raĂ­z de todos los malesâ€?, como dice la primera epĂ­stola a Timoteo, 6:10. Ayudemos a nuestros niĂąos a desarrollar una actitud saludable sobre el dinero, enseùåndoles a no


Las 10 cosas que NO debes decir a tus niños sobre el dinero

Opinión

tenerle miedo. #9: “¡El dinero no crece en los árboles!” En su lugar, deberíamos decir “Haz una lista de tus necesidades y deseos, y vamos a hablar sobre cómo puedes ganar algún dinero para ahorrarlo y conseguir lo que necesitas y quieres”. #10: “Es mejor dar que recibir” En cambio, deberíamos decir: “Decidiremos DONAR estas vacaciones y daremos nuestro tiempo, talento y dinero a otros”.

15

www.revistamidinero.com


Novedades

Addkeen Consulting colabora desde Julio de 2012 con la incubadora de empresas sociales Socialnest, www.socialnest.org, en su programa de mentoring para emprendedores sociales. 16

Como apoyo especial a los emprendedores sociales, el próximo domingo 3 de febrero de 2013, en las instalaciones de Socialnest en Bétera (Valencia- España) realizaremos el Taller ¿Cuánto vale mi trabajo? Cómo hablar de dinero con naturalidad, a cargo de nuestra directora para España, Verónica Deambrogio. Todos los comentarios y novedades podrán encontrarlos en : www.socialnest.org y en nuestro blog : addkeen.blogspot.com

www.revistamidinero.com


Contacta con nosotros

¿Quieres contactarnos? Realmente deseamos saber de ti, tus opiniones, sugerencias, y comentarios que nos interesan, porque estamos en constante evolución, por eso siéntete libre de escribirnos cuantas veces lo desees. La dirección de correo para contactarnos directamente es: midinero@minidocs.es También nos encuentras en nuestra fanpage de Facebook, puedes seguirnos en Twitter, donde te avisaremos de la próxima edición o ver nuestros vídeos en Youtube. Si quieres enviar tus dudas y consultas para la sección “El Consultorio”

puedes hacerlo escribiendo en nuestro muro de Facebook o enviando ,y un e-mail a el : responderemos tus inquietudes en la próxima edición. Recuerda que sólo aceptamos 100 suscriptores mensuales, así que si quieres recomendarnos a tus amigos HAZLO PRONTO, antes de que se acabe el cupo. HAZ CLICK AQUÍ

19

Nos apoyan:

17 18 $ $

$

$

$

$

$ $

$

$

Para solicitar información sobre publicidad y patrocinio contactar a: marketing@minidocs.es www.revistamidinero.com


MI Dinero: Tu Revista de Finanzas Personales Nro. 21 (Enero 2013)