Page 1

MI DINERO Tu Revista de Finanzas Personales

Número 16 | Agosto 2012

especial consumo

ISSN 2174-176X

2012: el año del consumismo

niños & adultos educación financiera para niñOS cómo enseñar a los niños las trampas del consumo

más

economía para gente madura las largas pestañas de los tipos de interés

novedades

patio de recreo

empresas

finanzas con amigos

la publicidad rentable

www.revistamidinero.com primerA revista digital gratuita DE finanzas personales


EDITORIAL

Minidocs Tu Editorial® www.minidocs.es - Alicante - Madrid - Buenos Aires Directora Editorial Verónica Deambrogio editorial@minidocs.es El editor de la revista no necesariamente comparte las opiniones expresadas por colaboradores y/o autores. Derechos reservados Minidocs® Queda rigurosamente prohibida sin autorización por escrita de los autores del copyright o de la editorial Minidocs®, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la copia, comercialización, reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento, distribución a título gratuito u oneroso del presente documento. (Minidocs®). Reservados todos los derechos. ISSN 2174-176X Copyright Minidocs® 2011. Minidocs no es propietario de los derechos de las imágenes pero posee la licencia para su utilización otorgada por Clipart.com, y Shutterstock que al igual, prohibe su uso, copia, reproducción, y utilización de las mismas, sin su correspondiente autorización por escrito.

¡Hola! Aquí estamos de nuevo para compartir contigo el Número 16 de nuestra revista. Este número lo hemos dedicado especialmente al consumo y al papel que tiene la publicidad en nuestras decisiones financieras.

Facebook:www.facebook.com/educacionfinancieraparatodos o directamente en el mail elconsultorio@educacionfinancieraparatodos.com . Escríbenos, es como tener tu asesor financiero, pero ¡GRATIS!

Todos somos consumidores, con la pequeña (gran) diferencia de que algunos son consumidores inteligentes. En este número queremos ayudarte a que descubras los trucos de la publicidad y el marketing, para que puedas analizarlos y decidir con inteligencia. Para ello, Cristina comparte un excelente artículo sobre las “largas pestañas de los tipos de interés”; aunque el título confunda un poco, después de leerlo descubrirás que es de lo más acertado.

¡Espero que disfrutes de este número, hasta el próximo mes!

María Inés, como siempre, nos ayuda a inculcarles a los niños las bases sólidas de una buena educación financiera en el hogar y, esta vez, lo hace con un didáctico y educativo artículo sobre cómo enseñar a los niños las trampas del consumo. Miguel nos pone del otro lado del río, y nos muestra la importancia de conocer la rentabilidad de la publicidad en la que invertimos. En cuanto a mí, he tratado de contarte por qué el año 2012 seguramente lo llamaremos el “año del consumismo”.

¡Hasta la próxima!

1

Verónica Deambrogio

¡Ah, me olvidaba! En este número, ¡traemos novedades! Hemos inaugurado una nueva sección llamada El Consultorio, donde contestaremos a las preguntas sobre finanzas personales que nos hagas en nuestra página de

www.revistamidinero.com


Colaboradores

ÍNDICE

Tu Revista de Finanzas Personales

2

MI DINERO

VERONICA DEAMBROGIO (Argentina, 1975) Empresaria, Consultora en Finanzas Personales, Directora de Addkeen Consulting, Minidocs Tu Editorial y del programa educativo Educación Financiera para Todos para España y Europa.

MARÍA INÉS SARMIENTO (Colombia)

Psicóloga, docente universitaria, formadora de formadores, especialista en educación financiera para niños, reputada autora y conferencista internacional.

Índice 2 2012: el año del consumismo

3

Publicidad rentable

5

Las largas pestañas de los tipos de interés

8

Cómo enseñar a los niños las trampas del consumo

11

El Patio de recreo

14

Finanzas con amigos

15

El Consultorio

16

Novedades 18 Contacta con nosotros MIGUEL MARTÍNEZ CLEMENTE (España, 1973) Asesor Financiero Personal y Consultor de Gestión Empresarial. Consultor experto en administración y finanzas para pymes y profesionales. Creador del blog www.administracionpyme.com

NOS PATROCINA:

CRISTINA CARRILLO (España,1966) Economista, Abogada. Directora de Addkeen Consulting para Latinoamérica.

www.revistamidinero.com

EDITORIAL 1

19


Opinión

2012: el año del consumismo

Educación financiera para todos

Verónica Deambrogio

@verodeambrogio facebook.com/verodeambrogio facebook.com/educacionfinancieraparatodos http://www.educacionfinancieraparatodos.com E-mail: editorial@minidocs.es

E

l otro día escuché algo que pretendía ser un chiste pero, cuando uno lo analiza un poco, nos deja entrever una triste realidad. El año 2012 será sin duda el AÑO DEL CONSUMISMO, ConSuMismo coche, ConSuMismo sueldo, ConSuMismo vestuario y, si tiene suerte y Dios y la Virgen lo acompañan... ConSuMismo trabajo. Como el 2013 apunta las mismas maneras que su antecesor, hoy quería hablar un poco del consumismo, para ver qué podemos aprender sobre él. Pero, antes que nada, vamos a echarle una ojeada a mi asesor lingüístico de preferencia (wordreference.com), para que nos cuente un poco lo que sabe del tema: Consumismo: Afán por comprar bienes indiscriminadamente, aunque no sean necesarios.

¿Afán? Es decir... ¿Cómo si fuera una patología que te condujera a comprar sin control, evitando usar tu cerebro racional para ello? Casi, aunque quitaría lo de patología, porque eso tiene otro nombre con menos glamour: “comprador compulsivo”. Para que sepan un poco más de mí, mi capacidad de interpretar las cosas se basa en la manera en que puedo hacer una analogía con ellas, o describirlas de manera simple para que hasta un niño pueda comprenderlas (¡la niña que hay en mí!). Así, cuando estaba pensando en consumismo, me imaginé qué es lo que sentiría yo entrando en una tienda de Versace, Chanel, Dior o Louis Vuitton, y que de todas las prendas, accesorios y carteras colgara una etiqueta de “Sólo 99€” ¡Seguramente me gastaría en una hora lo que gano en seis meses, sin pensar siquiera en que probablemente jamás asistiré a una fiesta donde pueda ostentar tan majestuosos vestidos, o que jamás tendré un jet privado donde mis maletas Louis Vuitton no se arruinen con el traslado! Este pensamiento, para qué negarlo, por un momento me hizo fantasear y disfrutar el paseo por alguna alfombra roja del mundo, y después me condujo a otro:

¿Qué es lo que realmente me llevaría a ese estado casi “frenético” (sí, lo confieso) de deambular de un perchero a otro agarrando todo lo que estuviera a mi paso? ¿Saber que puedo comprar por 99 euros algo que vale mucho más de 1.000? ¿El miedo a que sea sólo un sueño y me despierte de repente? ¿La estupenda calidad y diseño de las prendas? ¿La sensación de pertenecer a una clase privilegiada? ¿El prestigio que

me daría alardear de vestirme de Chanel? ¿O mi veta emprendedora, que me diría que en eBay podría ganar mucho dinero con ello? Probablemente, una mezcla de todas. Como pensar es gratis, al menos hasta que el gobierno encuentre la manera de cobrar un impuesto por ello, seguí reflexionando y terminé llegando a la conclusión “cuasicientífica” de que la culpa la tienen la publicidad y el marketing actual. No, no, amigos publicistas, no voy a echarles toda la culpa a ustedes, porque soy consciente de que no me ponen un revólver en la cabeza para obligarme a sacar la tarjeta de crédito. Sin embargo, acuerden conmigo en que, lo que en sus inicios fue una actividad respetable para contarnos las “buenas cualidades” de los productos, de las que como “ignorantes” consumidores tal vez podríamos no percatarnos, hoy en día se ha convertido en una práctica a veces hostil, engañosa y cruel: casi me aseguran que, si no compro sus productos, nunca será guapa, flaca, con una piel de porcelana y una melena envidiable, exitosa, rodeada de amigos, querida por todo el mundo, valorada y, lo peor de todo, ¡a veces hasta me dicen que ni siquiera seré feliz! OK, OK, no se me ofendan, voy a ser ecuánime; no me lo dicen exactamente con esas palabras, pero sí me lo muestran con las imágenes que representan sus anuncios.

¿Acaso hoy en día hay alguien que no sepa que las fotos de las modelos son tratawww.revistamidinero.com

3


2012: el año del consumismo

das con Photoshop? ¿Hay alguien que crea que las modelos no tienen poros en la piel? ¿Algún incrédulo piensa que a Claudia Schiffer se le detuvo el reloj biológico a los 20? Lo dudo mucho; sin embargo, muchas de nosotras seguimos comprando cremas caras con ingredientes cada vez más exóticos, en envases dorados con un diseño exquisito, que nos prometen que tendrán el mismo efecto. Lo peor no es lo que verdaderamente creemos, sino lo que queremos creer. En el fondo sabemos que nos engañan, pero nos dejamos engañar. ¿Por

qué?

4

Opinión

mucho, una tercera parte de las decisiones se toma de forma consciente, en el sistema cognitivo explícito; el resto se forma en la zona inconsciente del sistema cognitivo. El ser humano sólo percibe de forma consciente aquellos objetos que tienen sentido para él, según el principio de placerdolor.” Es decir, lo que nos da placer lo queremos, lo que nos causa dolor lo evitamos. Para poder distinguir racionalmente uno de otro, antes tuvo que pasar por nuestro “cerebro emocional”, llamado sistema límbico, que ha decidido de una manera inconsciente para nosotros lo que podría ser mejor hacer o evitar, basándose en nuestro sistema de valores (familiares, sociales, culturales, etc.) y en nuestras motivaciones (seguridad, confort, descubrimiento, status, etc.).

¿Acaso a nadie le pasó que compró algo excesivamente caro, o inútil, o por partida doble, y después al llegar a casa se preguntó por qué lo había hecho? Seguramente a muchos,

Según las recientes investigaciones y el trabajo del neurocientífico alemán Dr. Hans Georg Hausel, “El 70% y el 80% de las decisiones de compra se toman de forma inconsciente” y, sin dudarlo, afirma que “El consumidor racional no es más que un mito. Como www.revistamidinero.com

y aunque ahora sabemos el porqué, esto no significa que estemos a merced de nuestras emociones, que actuemos como robots y que tengamos un marcianito en nuestro cerebro que nos controle los movimientos. Mejor dicho, sí estamos a su merced, pero la mayoría de las veces podemos evitarlo, si así lo deseamos.

Hay muchos trucos que podemos utilizar para “engañar al marcianito”,

y se basan simplemente en obligar a nuestro cerebro a pensar y razonar, activando de esta manera el nivel racional y consciente para la toma de decisiones.

¿Cómo hacerlo? Es fácil. Cuando quieras comprar algo, o de una determinada marca, lo que sea, responde antes de hacerlo a algunas de estas preguntas:

¿Tengo ya algo similar? ¿Hay algo más barato y mejor que pueda reemplazarlo? ¿Realmente lo necesito? y

por último pregúntate una vez más:

¿Realmente lo necesito?

Esto te llevará, al menos por un instante, a hacer un análisis “racional” de la compra, y si aún no estás convencido con las respuestas que te has dado, espera una semana para comprar lo que deseabas. Si a la semana aún conservas el mismo deseo, con la misma intensidad, cómpralo, pero sólo si puedes pagarlo en efectivo. Sin embargo, si a la semana ya no tienes ese mismo deseo de comprarlo, dile al “marcianito” que esta vez has ganado tú. Si en cambio quieres agregar una pregunta más emocional, piensa en tu sueño (tal vez comprar una casa, saldar tus deudas, pasar más tiempo con tus hijos, etc.) y pregúntate si lo que quieres comprar... ¿te acerca o te aleja

de tus sueños?

Tu “sueño” es más importante que llenarle los bolsillos a las grandes multinacionales, así que piensa en él, y la próxima vez que te sientas tentado/a a caer en el “consumismo”, recuerda este artículo y los trucos que te he dado pero, principalmente, recuerda tu sueño, que lo que te hace realmente feliz, seguramente no tiene precio. ¡Hasta el próximo número! Verónica Deambrogio Pd: Les dejo, como regalo, un documento genial para que lean sobre los Trucos de la Publicidad y el Marketing que pueden descargar desde aquí.


Opinión

Publicidad rentable

Suma y sigue

Miguel Martínez Clemente

www.facebook.com/miguelmclemente es.linkedin.com/in/miguelmartinezclemente http://administracionpyme.com

H

ay un factor determinante para que un negocio funcione: tener clientes. Para tenerlos, sin duda, lo que tenemos que hacer es informarles de que existimos, y eso se hace con publicidad. Los clientes no llegarán porque sí, hay que buscarlos mediante campañas de publicidad y/o acciones de marketing. Claro que no nos vale cualquier campaña de publicidad: tiene que ser rentable. Son muchos los factores que intervienen en que una campaña de publicidad sea rentable, comenzando siempre por definir el perfil de cliente al que nos queremos dirigir, qué queremos comunicar y el resultado que queremos obtener: que compre un producto o se suscriba a un servicio, que se haga socio de nuestro club de clientes, etc. Una vez que tenemos definido el perfil del cliente al que nos queremos dirigir, lo que queremos comunicar y cómo hacerlo, hay que elegir el medio de comunicación para llegar al cliente. Es importante elegir bien el canal, porque no todos son igual de efectivos. Ello depende de si es un producto de consumo masivo, para lo que elegiremos canales de comunicación que lleguen al gran público (cadenas de radio, vallas publicitarias, prensa, etc.) o si se trata de un producto dirigido a un perfil de cliente muy concreto, por ejemplo dentistas, optaremos por un medio de comunicación que llegue directamente a ellos (prensa especializada, webs dirigidas al sector, etc.).

Hay un factor determinante para que un negocio funcione: tener clientes te, el qué queremos comunicar y cómo lo vamos a hacer. El objeto de este artículo no es definir cómo se haría una campaña de publicidad, ya que cada uno de estos tres factores contemplan un desarrollo que daría para escribir un libro, sino determinar la rentabilidad de una acción publicitaria. La forma más simple y rápida de verlo es con un ejemplo. Para poder determinar la rentabilidad de una campaña publicitaria es imprescindible que esta pueda ser medida. Para ello debemos establecer algún tipo de control que nos permita conocer los datos que en el siguiente ejemplo manejaremos para hacer los cálculos. Aclarar que no soy especia-

lista en publicidad y tal vez el ejemplo no sea el más idóneo en lo que a campaña se refiere, pero nos servirá para medir la rentabilidad de una campaña. Supongamos que queremos hacer una campaña de publicidad para un modelo nuevo de alarma de seguridad para el hogar. La idea es hacer una presentación en los salones de un hotel que hemos alquilado, donde aprovecharemos para invitar a los asistentes a un pequeño ágape, con el fin de captar su interés y de que soliciten la visita de un comercial para que les dé una atención personalizada. Para que los interesados asistan a la presentación, vamos a lanzar unas cuñas publicitarias a través de una cadena de radio local, cuya audiencia se estima en 500.000 oyentes. Los clientes tendrán que llamar a un teléfono gratuito para reservar

Básicamente, para hacer una campaña de publicidad tendremos que tener en cuenta estos tres factores: el perfil de clienwww.revistamidinero.com

5


Publicidad rentable

su plaza y asistir a la presentación. Los costes de la campaña son los siguientes: Cuñas publicitarias = 600 € Alquiler de salón y ágape = 1.000 € Otros costes de campaña = 1.000 € Total coste publicidad = 2.600 € Tras lanzar las cuñas de publicidad recibimos 1.000 llamadas de teléfono. Este es el primer dato a analizar. Teniendo en cuenta que la cadena de radio tiene 500.000 oyentes, aquí tenemos la efectividad del medio que es de (1.000/500.000 =) 0,20 %. Hay que destacar que la efectividad del medio 6 puede variar según el producto, el ámbito geográfico que cubra, la audiencia, etc. Este dato es importante para poder compararlo con otros medios de comunicación y determinar cuál es más efectivo.

Para poder determinar la rentabilidad de una campaña publicitaria es imprescindible que ésta pueda ser medida

De las 1.000 llamadas recibidas, se inscriben para asistir 500 personas. Esto es el 50% de los que mostraron interés. Aquí hay que analizar el 50% de los que no se inscribieron para determinar cuál fue la razón, lo que nos ayudará a afinar y definir mejor futuras campañas. El día de la presentación asisten 400 invitados. Nos faltan 100, que son el 20% mewww.revistamidinero.com

Opinión

nos de lo que esperábamos. Aquí es conveniente contactar con los que confirmaron que asistirían, porque mostraron interés, y tal vez lo mantengan y hayan tenido algún contratiempo. Se pueden repescar. Al finalizar la presentación nos solicitan la visita de un comercial 100 de los 400 asistentes, lo que representa un 25% de eficiencia. Este es un buen momento para recoger opiniones de los asistentes, con el fin de mejorar la presentación, o detectar carencias. Tras la visita del comercial se realizan 80 ventas. Esto es lo que se conoce como el ratio de conversión (los que se convierten en clientes) que en este caso es de un 80%. Ahora nos queda determinar si esta campaña ha sido rentable. Sabiendo que el precio de venta del producto es de 100 €, tenemos que el total de ventas ha sido de 8.000 €. Como nuestro margen es del 50%, hemos obtenido un beneficio bruto de 4.000 €, sobre el que tendremos que calcular la rentabilidad de la campaña. Sabiendo que los costes de la campaña han sido 2.600 € tenemos que la rentabilidad de la campaña ha sido de (4.000 – 2.600 / 4000 =) 35%. Es conveniente realizar estos cálculos previos al lanzamiento de la campaña y compararlos con otros medios o canales de comunicación para medir el impacto y la conversión. Existen estadísticas con las que hacer estimaciones. De este modo podremos determinar qué medio nos resulta más rentable y optimizar los costes antes de lanzar una campaña de publicidad.

Además, estableciendo filtros y controles obtendremos información con la que mejorar la eficiencia de futuras campañas. Nos vemos en el próximo número de Mi Dinero. Miguel Martínez Clemente


Opini贸n

7

www.revistamidinero.com


Economía para gente madura

Las largas pestañas de los tipos de interés

Opinión

¿

En qué se parecen las pestañas de Penélope Cruz y las rentabilidades ofrecidas por los bancos? ¡En que ambas son falsas y están agrandadas por la publicidad!

Economía para gente madura

también son empleadas con gran destreza por entidades tan poco sospechosas de frivolidad como los bancos. Y aquí surge el primer problema: mientras muchos consumidores mantenemos aparcada, en algún remoto rincón de la mente, la certeza de que nos estamos dejando manipular por el marketing de las empresas, no ocurre lo mismo con

“La publicidad SIEMPRE y SÓLO es maquillaje. Por su propia naturaleza magnifica lo bueno y minimiza (o esconde) lo malo”

8

Cristina Carrillo Rivero

@addkeen @addkeen_eng cristinacarrillo.addkeen http://ar.linkedin.com/in/cristinacarrillo http://www.addkeen.net E-mail: info@addkeen.net

Todos sabemos que las supermodelos no suelen tener una piel tan perfecta ni unas pestañas tan kilométricas como sugieren las fotografías. Y que las habitaciones de los hoteles no son tan amplias ni confortables como se desprende de los catálogos. Y que el bistec con patatas que sirven en la cafetería no es grande y jugoso como en las imágenes, sino pequeño y reseco. Aunque la mente racional es consciente del truco, nuestras emociones siguen respondiendo de manera positiva hacia esas representaciones mejoradas de la realidad que nos rodea. ¡Bienvenidos al mágico mundo de la publicidad! Para los ingenuos que creen estar inmunizados ante tales maniobras de distracción, avisamos de que las diferentes técnicas de embellecimiento de la realidad no son patrimonio exclusivo de las empresas que incentivan el consumo masivo de artículos de “usar y tirar”, sino que

www.revistamidinero.com

la publicidad financiera: nuestra capacidad crítica ante las espectaculares ofertas de préstamos instantáneos, depósitos super-hiper-mega-rentables e inversiones seguras es casi inexistente. ¿El motivo? Queremos creer que existen maneras sencillas e inmediatas de disponer de dinero o de aumentar nuestro capital y, por lo tanto… ¡las aceptamos sin pestañear cuando nos las ponen delante! En la edad madura, esta actitud inconsciente y confiada hacia las tácticas de la publicidad financiera puede llegar a ser mucho más peligrosa que la ocasional adquisición impulsiva de algún artículo que no necesitamos. Definitivamente, no es lo mismo descubrir que la nueva y carísima tele de plasma en realidad no te hace sentir como si estuvieras con Messi dentro de la cancha de fútbol o en la guerra de Troya junto a Brad Pitt, que perder

los ahorros de toda la vida por culpa de las largas pestañas de los tipos de interés. ¿Cómo distinguir lo postizo de lo auténtico? ¿Qué parte de lo que nos cuenta la publicidad es verdad y qué parte es “maquillaje”? Tal vez penséis que es complicado separar una cosa de otra, sobre todo si se trata de productos financieros con los que no estamos familiarizados. ¡Que no cunda el pánico! En realidad, la respuesta es sencillísima: La publicidad SIEMPRE y SÓLO es maquillaje Por su propia naturaleza, la publicidad magnifica lo bueno y minimiza (o esconde) lo malo. Por tanto, jamás debemos contratar nada sin haber retirado antes la capa cosmética, para ver cómo es de verdad el producto que hay debajo. Aclaremos algo: la publicidad es necesaria, y cumple la función de llamar la atención sobre los productos financieros que hay a nuestra disposición. El peligro está en confundir publicidad con información. Jamás encontraremos en un folleto comercial todos los datos que necesitamos para saber si un producto financiero es o no adecuado para nosotros. Hemos dicho que la publicidad, por su propia naturaleza, realza lo positivo y prescinde de lo negativo. Por ejemplo, si el anuncio de una vivienda dice que es “acogedora”, todos asumimos que en realidad quiere decir “diminuta”. Por des-


Economía para gente madura

gracia, cuando se trata de publicidad -

Opinión

produzcan una serie de circunstancias altamente improbables. ¿Cómo podemos enterarnos de toda esa información, que es la que realmente nos interesa? ¡Vamos a la siguiente pista!

microscópica, cargado de jerga y palabras técnicas. ¡Ni los consumidores paces de llegar más allá de la segunda línea!

Además de recomendar la breve Cómo interpretar , de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), vamos a repasar aquí unas cuantas “pistas” que nos ayudarán a sobrevivir a las prácticas comerciales sible con nuestro patrimonio intacto.

Pista nº 2. La lupa, accesorio imprescindible.

Pista nº 1. ¿Cómo se “tunean” los tipos de interés?

“La información de interés se encuentra en la letra pequeña”

Una vez que tenemos esto presente, es facilísimo encontrar ejemplos a nuestro alrededor. En uno de mis recientes viajes en transporte público, y por pura deformación profesional, me entretuve en analizar una oferta de “préstamo personal a devolver en bajísimas cuotas, para esas vacaciones que sólo tú puedes regalarte”, con una espléndida foto de una pareja en la playa. En la parte de la arena, con letra blanca sobre fondo claro (sí, con el

Pues igual que se tunean (personalizan) los coches: se toma un coche pequeñito y modesto y se le añaden adornos y accesorios hasta que parece un prototipo de Fórmula 1. Digo “parece” porque, en el fondo, sigue siendo el mismo coche pequeñito y modesto. Los departamentos comerciales de los bancos son expertos en “tunear” los rendimientos de un producto, dejándonos tan deslumbrados que nos olvidamos de preguntar por todas las demás características: qué riesgo tiene, si es posible recuperar el dinero con facilidad, los gastos asociados (no lo olvidemos, habrá que restárselos al interés tuneado) y, sobre todo, las posibles condiciones para la obtención de tales rendimientos: en la mayoría de los casos, los intereses elevados están limitados a un periodo de tiempo muy reducido, o condicionados a que se

En la letra pequeña. ¿No podéis verlo bien?

del mensaje), podíamos encontrar un

que se esconden bajo el uso creativo y poético del lenguaje.

Aunque nunca nos cansaremos de insistir en que no debemos confundir publicidad con información, los mensajes comerciales sí suelen incluir datos informativos relevantes. ¿Dónde?

¡Claro! ¡De eso se trata, precisamente! Vamos, conseguid una lupa y podréis ver dónde esconden los publicistas del banco la única información realmente útil. ¿Ya tenéis a mano la lupa o las gafas para ver de cerca? Bien, la información de interés se encuentra en la letra pequeña. Por si a alguien le quedaba alguna duda: la letra pequeña es pequeña para que no la leamos. En muchos países existen normas que obligan a incluir en los mensajes publicitarios determinada información, imprescindible para arrojar algo de luz sobre los verdaderos riesgos y costes del producto. Como esos datos restan mucho atractivo y longitud a las pestañas de los tipos de interés, se esconden con sumo cuidado en un párrafo con letra

9

como el hecho de que el total de los dían a un 40%. Con tales gastos casi podríamos pagarnos otras vacaciones, pero los señores del banco cuentan con que el único mensaje que vamos a retener es que las cuotas mensuales de devolución son muy bajas y “ni vamos a enterarnos de que lo estamos pagando”. ¡Qué bien nos conocen! Pista nº 3. ¿Venderías una moto con la fotografía de un barco? Probablemente no, ¿verdad? ¡Pues los bancos sí lo hacen! Volviendo al ejemplo anterior, si la fotografía se correspondiera con la realidad del producto, tendrían que poner a una persona en la ventanilla del banco, de-

www.revistamidinero.com


Opinión

Economía para gente madura

volviendo con una sonrisa relajada su pequeña cuota mensual. Lo sé, lo sé, por mucha sonrisa que le pongamos al tema, tal imagen sería completamente anti-comercial. A nadie le gusta imaginarse a sí mismo soltando dinero. Para manipular nuestras emociones, ¡es mucho mejor la foto de la parejita en la playa! Hay casos aún más asombrosos que, sin embargo, aceptamos con la mayor naturalidad. “¡Abra un depósito y llévese esta espléndida vajilla!”. El 90% del cartel publicitario está tan lleno de platos que apenas queda espacio para explicar las condiciones del depósito, o para aclarar que el valor de 10 la vajilla está sujeto a impuestos porque en realidad no se trata de un regalo, sino de una retribución en especie. ¡Bah, detallitos sin importancia! El humorista José Mota ha realizado una divertida parodia de una situación muy común: cómo la ilusión por conseguir un “regalito” (¡somos como niños!) puede cegarnos hasta el punto de pasar por alto el verdadero interés del producto. Para nuestros lectores en línea, aquí va el enlace al vídeo. Pista nº 4. El peligro de los anuncios vivientes Supongamos que nuestros queridos lectores han interiorizado las tres pistas anteriores y, con muy buen criterio, han decidido que en el futuro no tomarán ninguna decisión basada en la publicidad. En su lugar, pedirán

www.revistamidinero.com

información a… ¿A quién? Lo primero que nos viene a la cabeza es “al señor del banco, claro”. Pues no, no tan claro. Como repetimos con frecuencia en esta revista, en nuestra página de Facebook y en todas partes, el banco no es nuestro amigo. Su objetivo en la vida no es preocuparse por nuestro patrimonio, sino vendernos sus productos. Algunas veces, esos productos

“Lo esencial es invisible a los ojos” como decía el Principito

serán adecuados para nosotros, pero en general no será así. Las personas que nos atienden en el banco suelen realizar una labor más publicitaria que informativa, ya que se limitan a repetir los argumentos positivos que la entidad maneja en sus mensajes comerciales. Son hombres y mujeres-anuncio, folletos publicitarios vivientes que resultan mucho más peligrosos que los carteles, porque nos miran a los ojos mientras nos aseguran que su interés tuneado es lo mejor del mercado y que no encontraremos nada más seguro en ninguna parte. Por desgracia, a menudo están sinceramente convencidos de sus explicaciones, porque tampoco ellos conocen el producto más allá de lo que dice la publicidad. La única manera de tener todos los datos que necesitamos es pedir la información oficial del producto y/o el contrato, llevárnoslo a casa y mi-

rarlo con lupa, microscopio y todo lo que sea necesario, antes de estampar nuestra firma. En casi todos los países existen servicios públicos y gratuitos de consultas, atendidos por los supervisores del sector financiero, que responden a las dudas genéricas sobre las características de los productos, y que pueden ayudarnos a entender qué riesgos estamos asumiendo, cuál es el coste del producto y en qué aspectos debemos fijarnos para saber si nos interesa. En resumen, los tipos de interés que nos ofrecen los bancos no siempre son “tipos interesantes”. Para cerrar este artículo dedicado a los excesos poéticos de la publicidad, nada más apropiado que recurrir a la literatura: “Lo esencial es invisible a los ojos”, como decía el Principito. No dejemos que la seducción del maquillaje publicitario desvíe nuestra atención de la esencia del producto… ¡Hasta el mes que viene! Cristina Carrillo


Opinión Cómo enseñar a los niños las trampas del consumo

Educación financiera para niños

María Inés Sarmiento

¿Sabías qué? María Inés Sarmiento Díaz es también autora de la colección completa digital de educación financiera para niños “Cómo enseñar a los niños sobre el dinero” que encontrarás en www.minidocs.es

E

nseñarles a los niños a ser consumidores inteligentes es una labor educativa y preventiva, que puede evitar que cuando crezcan se conviertan en “consumidores compulsivos”, en consumistas, en derrochadores o, por el contrario, en personas que no gastan dinero ni siquiera en ellas mismas. Quiero partir diciendo que vivimos en un mundo donde el consumo es importante para satisfacer nuestras necesidades y deseos. A la vez, es importante diferenciar entre consumo y consumismo. El consumo es un comportamiento económico que se refiere a la acción de gastar, consumir o adquirir bienes y servicios importantes para vivir bien. Quienes producen esos bienes y servicios, también requieren “consumir” o adquirir materias primas e insumos para poder realizar su actividad de producción. El consumismo se refiere a un comportamiento exagerado de consumo que no genera bienestar personal ni social. Se observa cuando las personas consumen y adquieren bienes y servicios que no necesitan ni van a necesitar en el futuro, incluso endeudándose para adquirirlos. Generalmente, el consumismo es un comportamiento obsesivo, en el cual la persona suele asociar comprar con estar y sentirse bien. Asocia consumo con felicidad. Si compra es feliz, mientras que, si no lo hace, se deprime y se siente mal. La publicidad suele invitarnos a consumir los bienes y servicios que se anuncian a través de los medios de comunicación. Sin embargo, muchas veces pueden promover el consumismo, cuando señalan que sólo

comprando dichos productos seremos felices, nos veremos más jóvenes, tendremos amigos, alcanzaremos nuestros deseos, etc.

Los niños suelen ser un “público codiciado” por los publicistas, por la gran influencia que tienen en la decisión de compra de los padres, pues pueden presionarlos para que compren aquello que han visto en los anuncios publicitarios. Es

El consumismo se refiere a un comportamiento exagerado de consumo que no genera bienestar personal ni social aquí donde cobra importancia el marketing dirigido a menores, en busca de convertirlos en compradores en el presente o en el futuro. Ya no se trata al niño como un ser humano, sino como un consumidor, tal como dice la figura de al lado: “Nacido para comprar”. Es papel nuestro, como adultos, enseñar a los niños que, antes que ser compradores, son personas. Dos formas de marketing dirigido a niños son: A) El uso de personajes infantiles conocidos en los objetos cotidianos (por ejemplo, utilizarlos en la decoración de la

habitación de los niños); B) El ofrecimiento de regalos infantiles por la compra de un determinado producto. Al respecto, quiero contar que hace poco, en Colombia, una empresa sacó como producto una gelatina. Para facilitar sus ventas, como premio incluyeron dentro de ella un juguete de látex (una bomba, la cual se debía inflar para accionar un pito que traía adentro). Este producto trajo algunos incidentes relacionados con asfixia, pues al inflar la bomba, el aire regresaba con fuerza y hacía que el menor se tragara el pito, obstruyendo sus vías respiratorias. La empresa, en un acto de responsabilidad social, decidió retirar completamente el producto del mercado, por los peligros que conllevaba para la salud de los pequeños . Lo anterior nos invita a reflexionar acerca del marketing infantil y de la responsabilidad que tenemos como padres. Es importante asegurarnos de que los productos dirigidos a los niños no sean riesgosos para ellos(as) y sean apropiados para las edades a las que se dirigen. Asimismo, es importante mantenernos firmes y no dejarnos presionar por los hijos, cuando nos negamos a comprar un producto que consideramos inadecuado para ellos. Lo anterior constituye una buena enseñanza que proviene del ejemplo. Los niños aprenden que sus padres no compran todo aquello que existe en el mercado o que la publicidad exalta a través de los medios de comunicación. Es muy importante enseñarles a los niños desde pequeños a analizar las propagandas que observan en los distintos mewww.revistamidinero.com

11


Cómo enseñar a los niños las trampas del consumo

Es muy importante enseñarles a los niños desde pequeños a analizar las propagandas que observan en los distintos medios de comunicación dios de comunicación, a darse cuenta de que el objetivo de esas propagandas es invitarlos a comprar muchas veces lo que no necesitan, llevándolos a que igualen necesidades con deseos y haciéndoles creer desde pequeños que se van a sentir muy bien adquiriendo aquello que se promueve a través de la publicidad. ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo enseñar-

12 les que pueden consumir y adquirir

aquello que necesitan y, a la vez, enseñarles que si no compran lo que desean, no “se va a acabar el mundo”? ¿Cómo enseñarles a ser críticos frente a la publicidad con que son bombardeados? ¿Cómo enseñarles que existe todo un mercado dirigido a niños, que promueve distintas formas de que ellos compren lo que producen? ¿Cómo enseñarles a ser consumidores inteligentes y a manejar la presión del medio, que los invita a gastar su dinero en bienes que no siempre necesitan? Algunas sugerencias: - Enseñarles a analizar las propagandas con las que son bombardeados cada día a través de los medios de comunicación. Pueden elegir una prowww.revistamidinero.com

paganda de la televisión e, inmediatamente después de verla, preguntarle al niño: ¿Cuál cree que es el objetivo de la propaganda? (Por ejemplo, vender zapatos de una marca determinada). ¿Cómo hacen y qué muestra la propaganda para lograr su propósito? (Mostrando que las personas que adquieren el producto se ríen, brincan, saltan, tienen más amigos, etc. que quienes no lo hacen). - Jugar a hacer propagandas de algún objeto que encuentren en su casa, por ejemplo: un jabón, un par de zapatos, un computador, etc. - Enseñarles que, a veces, por vender sus productos algunas personas hacen propaganda omitiendo los problemas que puede causar en la salud de los niños el consumo de dichos productos. Por ejemplo, el consumo exagerado de hamburguesas o de gaseosas. - Guiarlos desde pequeños y enseñarles a analizar lo que van a comprar desde el punto de vista de la calidad (si es buena marca o no lo es, si es duradero o no lo es), de la garantía (cómo les van a responder en el lugar de compra por la calidad de lo adquirido), del valor (si el precio es muy alto o muy bajo, en relación con el precio promedio del producto), etc. - Es importante que poco a poco dejemos que los mismos niños analicen lo que van a adquirir, realicen sus compras y asuman las consecuencias de comprar, haciendo o no un análisis

Opinión

previo de las mismas. Si, por ejemplo, no indagan el valor de lo que van a comprar en distintos lugares (hacer compras comparadas), pueden terminar comprando un bien o un servicio por un precio mucho más alto y el dinero no les va a alcanzar para hacer otras compras.

B) Hacer listas de lo que quieren comprar antes de gastar su dinero, y demorar al menos dos semanas la compra de lo que desean.

- Enseñarles a manejar el poco o mucho dinero de manera equilibrada: una parte para invertir, una parte para ahorrar, una parte para compartir y una parte para gastar. De esa manera no gastan todo su dinero en compras innecesarias.

- Enseñarles a los niños acerca de las deudas buenas y las deudas malas. Las deudas buenas son aquellas en las que tú te endeudas para adquirir un activo (algo que te produce dinero). Las deudas malas son aquellas que utilizas para adquirir algo que no te produce dinero. Por ejemplo, el niño que quiere comprar un balón que están promoviendo y pide dinero prestado a sus papás, hermanos o amigos. Enseñarle que esas deudas no son buenas porque le sacan dinero del bolsillo e “hipotecan” los ingresos futuros que va a recibir: cuando le llegue el dinero, ya lo debe. Si quiere comprar el balón, puede ahorrar parte de su dinero y, cuando tenga la totalidad, comprarlo. Aquí son muy importantes los valores de austeridad, paciencia y aprender a postergar la satisfacción de los deseos.

- Enseñarles a ser consumidores inteligentes implica, entre otras cosas, orientarlos para: A) Hacer compras comparadas

C) Analizar la publicidad que invita a comprar distintos artículos innecesarios.

- Enseñarles a los niños la importancia de aprender a invertir el dinero de tal manera que vayan construyendo un patrimonio que les permita tener más adelante ingresos pasivos, y no sólo ingresos activos. Este aprendizaje les ayuda a no gastar más del dinero que reciben. - Es importante establecer acuerdos

en relación con las compras que pueden hacer con el dinero que les damos. Podemos acordar que no compren juguetes bélicos o que no compren bebidas con altos niveles de azúcar, o que no compren productos contaminantes del medio ambiente. A la vez, podemos acceder a que compren la ropa que a ellos les gusta (aunque a nosotros no). Lo importante es permitirles poco a poco independencia en sus decisiones de consumo, enseñándoles en este proceso a consumir de manera inteligente, es decir, que su consumo genere bienestar individual y social.

Los niños también pueden aprender que no hay una única respuesta sino que pueden existir varias soluciones - También podemos enseñarles a pedir y guardar durante un tiempo los recibos de sus gastos, de tal manera que si por ejemplo compran un juguete y les sale defectuoso, puedan reclamar para que se lo cambien o les den otro en perfecto estado. Solamente con el recibo pueden demostrar que ellos sí adquirieron el bien o el servicio que desean mejorar. - De la misma manera, cuando los niños elaboran un presupuesto, los recibos les permiten analizarlo y contrastarlo con los gastos efectivamente realizados, y hacer los ajustes necesarios.


Cómo enseñar a los niños las trampas del consumo

Opinión

- También pueden utilizar los recibos para hacer compras comparadas. Si, por ejemplo, guardan el recibo de la compra de un producto (Vg. un helado) hecha en el mes de marzo y quieren comprar el mismo producto en abril, pueden comparar si tiene el mismo valor y si en otros lugares varía el precio. Guiar a los niños para que comprendan que la publicidad y el marketing buscan influir en nuestras decisiones financieras es una enseñanza inaplazable en una sociedad de consumo, como es la que vivimos en el mundo actual.

13

¡Hasta la próxima! María Inés Sarmiento

www.revistamidinero.com


El Patio de recreo Analiza, con la ayuda de tus padres, cuáles son los características que dicen que poseen sus productos o tu puedes lograr al comprarlos, de acuerdo a las imágenes de sus publicidades. Luego escríbelas.

14

1.

Lujo

2.

Poder

3.

_________________________

4.

_________________________

5.

_________________________

6.

_________________________

7.

_________________________

8.

_________________________

9.

_________________________

10. _________________________

1.

_________________________

2.

_________________________

3.

_________________________

4.

_________________________

5.

_________________________

6.

_________________________

7.

_________________________

8.

_________________________

9.

_________________________

10. _________________________ www.revistamidinero.com


Finanzas con amigos

Hoy: Pablo F. Abram Ingeniero industrial y MBA con concentración en Marketing. Director PA Consultores http://solucionesrentables.com.ar

Ante un enfriamiento económico: cómo gestionar y fidelizar a los clientes

L

a caída en la actividad económica, el desempleo y la incertidumbre han provocado una caída de la demanda en los principales mercados del mundo y un cambio de los hábitos de consumo que atenta la rentabilidad de muchas empresas. Ante un escenario adverso la competencia se recrudece y algunas empresas invierten más en captar nuevos clientes y retener los actuales. Como resultado se incrementa la caída en la facturación de las firmas que no hacen algo al respecto. Los principales peligros para la fidelización de clientes, individuos o empresas, son: • La incertidumbre económica que vuelven al cliente más exigente al momento de consumir. La gente reduce sus gastos y busca el mayor valor posible por su dinero.

Capte nuevos clientes, para lo cual:

•Las acciones más agresivas de la competencia, para mantener o incrementar su facturación en desmedro de otras empresas.

•Construya una imagen de empresa competitiva.

• Los cambios de hábito de los consumidores en búsqueda de adaptarse al nuevo escenario.

• Aproveche la fidelización de sus clientes lograda en el punto anterior para conseguir muchas recomendaciones.

• Un incremento en la oferta que facilita al cliente insatisfecho cambiar de proveedor. 80% de los mismos lo hacen sin antes quejarse.

•Optimice el proceso de venta teniendo en cuenta los nuevos hábitos de consumo.

¿Cómo vender más y ser rentable en este escenario? El primer consejo es fidelizar a los clientes, para ello: • Comuníquese mejor con los consumidores, descubra las causas de insatisfacción y resuélvalas antes que su competidor lo haga.

Seas empresario o gerente comercial, los cambios en la economía te enfrentan a un dilema, “me adapto y aprovecho las oportunidades o mantengo mis estrategias y aguanto los embates”. Esta en cada ejecutivo tomar la decisión de aprovechar la situación. “A río revuelto ganancia de pescadores”

• Detecte los cambios en su hábito de consumo y ajuste su modelo de negocio en consecuencia. • Mejore su oferta, brinde más valor en sus productos o servicios. • Cultive la relación con su cliente, teniendo más cuidado en todas las interacciones empresa-consumidor. • Bríndeles una experiencia memorable.

www.revistamidinero.com

15


El Consultorio

CONSULTA DEL MES

16

¡Bienvenido/a al consultorio de Educación Financiera!

Cómo están? Me tomo el atrevimiento de escribirles para consultarles algunos temas sobre inversión que quiero hacer. Aunque me interese, haya leído algo y vea programas en la tele siempre... al momento de tomar una decisión me surge un miedo terrible.

En esta nueva sección intentaremos resolver todas tus dudas y preguntas acerca de las finanzas personales.

Les cuento primero mi situación para ponerlos en contexto:

Para participar sólo tienes que escribir tu duda en nuestro muro de Facebook www.facebook.com/educacionfinancieraparatodos o enviarnos un email a elconsultorio@educacionfinancieraparatodos.com . La pregunta seleccionada será respondida por nuestros expertos en el próximo número.

No tengo experiencia en inversiones, nunca hice un negocio, tengo 23 años y muchas ganas eso si. Trabajo en relación de dependencia y gano $6900 neto por mes, de los cuales ahorro alrededor de $5000 (soy soltero y vivo con mis viejos, ambos jubilados que llegan justo a fin de mes pero no me piden nada).

¡Anímate! Es como tener un asesor financiero pero... GRATIS!

Por otro lado, tengo ya $25.000 ahorrados a la fecha (10 en caja de ahorro y 15 en un plazo fijo a 30 días). Presté a mis viejos (acá no les quedó otra que pedirme) $ 70.000 para mudarnos de casa y a partir del mes que viene van a ir devolviéndome: $15.000 de una y el resto de a $1000 cada mes (seguramente tenga interés la devolución). Resumiendo esa es mi situación. Esto es lo que se me plantea como dudas: 1) Debo de adquirir un auto para no usar el de ellos de acá a 6 meses; conviene un plan de ahorro??? o espero y lo financio?

www.revistamidinero.com

2) Quiero comenzar a invertir en algo... pero no se que puede ser! algún negocio rentable hoy día? alguna otra inversión que no conozca? Por ejemplo tenemos pensado comprar otro auto pero para ponerlo de remise... pero al contado hoy no puedo, tendría que financiarlo? o saco un préstamo personal? Se que voy a tener $6000 todos los meses para invertir pero a la vez tengo poco hoy día en mano. Espero puedan aconsejarme un poco, ya que el momento del país me desconcierta y repito tengo ganas pero muy poca experiencia. Desde ya, muchísimas gracias. Un abrazo enorme!. Alexis (Argentina)


El Consultorio

RESPUESTA Hola Alexis: En primer, lugar felicidades por tu disciplina para el ahorro que, teniendo en cuenta tu juventud, es más que un don. Aprovéchalo. Permíteme que te diga que tus dudas y tus miedos no tienen que ver con tu edad o con tu inexperiencia, sino más bien con las dudas que cualquier inversor, incluso los más experimentados, tienen. Comienza a preocuparte el día que desaparezcan las dudas y no tengas miedo a invertir. Ahora bien, las dudas y los miedos se resumen en un solo concepto que está presente en toda inversión: el riesgo. El riesgo cero no existe. Asúmelo porque tendrás que convivir con ello. Pero el riesgo si se puede gestionar para minimizarlo y controlarlo llegado el caso. Esto es lo que tienes que aprender, y quizá deberías comenzar por aprender estos conceptos antes de pensar en qué invertir. El primer riesgo que debes aprender a gestionar es el de tu supervivencia. Contéstate a esta pregunta: Si invirtieras todo o parte de lo que tienes ahorrado, ¿podrías seguir viviendo tranquilo y manteniendo tu nivel de vida, si perdieras la inversión? Si la respuesta es no, entonces es que aún no tienes las condiciones adecuadas para invertir. Según dices tener tu situación financiera, debes estructurarla. Primero crea los 3 fondos que todo inversor debe tener: el fondo de emergencias, el fondo de gastos frecuentes y finalmente el fondo de inversión. Explicar-

te como crear y gestionar estos fondos es un poco extenso y me llevaría a darte todo un curso de finanzas personales. No obstante, quiero dar respuesta a tus dudas: Respecto al auto, contéstate esta pregunta: ¿realmente lo necesitas? Si lo necesitas para ir a trabajar, por ejemplo, lo podrías considerar como una inversión, porque comprando el auto te va a permitir generar un ingreso. Aquí lo que deberías aprender es a analizar la rentabilidad, además de evaluar los riesgos como, por ejemplo, la posibilidad de que pierdas el trabajo sin haber amortizado la inversión. ¿Existen otras alternativas para ir a trabajar que no sea realizar la inversión en el auto? ¿Puedes compararlas? ¿Cuál es más rentable? En cuanto a tu otra consulta, decirte que es la eterna pregunta del inversor: ¿En qué invertir? Déjame que te dé un consejo: jamás, nunca, permitas que nadie te diga dónde invertir. Escucha consejos, escucha las inversiones de otros, aprende, pero no dejes que nadie te diga qué hacer con tu dinero. Eso solo te compete a ti.

Su pecado fue la falta de EDUCACION FINANCIERA. Y este es el mejor consejo que te puedo dar, dada tu situación y según lo que nos cuentas en tu consulta. Aprende a evaluar los riesgos de inversión y los tipos de inversión que existen, cómo manejar tus finanzas personales, cómo crear coberturas para los riesgos, analizar inversiones y calcular la rentabilidad, etc. Cuando tengas esos conocimientos tendrás la respuesta a tu consulta, sabrás en qué negocio poner tu dinero, conocerás las diferentes opciones de inversión que tienes, tus miedos y dudas se minimizarán, encontrarás las respuestas y entonces verás crecer tus ahorros.

17

Pero, hasta que llegue ese momento, estudia y sigue ahorrando. Confío en haberte ayudado. Saludos cordiales Miguel Martínez Clemente

Hoy día, en España, tenemos cientos de miles de personas arruinadas, que perdieron los ahorros de toda su vida porque invirtieron donde les dijo su amigo el banquero. No sabían que tenían riesgos, ni el tipo de producto que estaban contratando, ni siquiera cuándo podrían retirar su inversión o cuánto iban a ganar (o perder). Alguien les dijo “Eh, esto es buenísimo, pon tu dinero aquí… y firma”. Y firmaron. Hoy no tienen nada.

www.revistamidinero.com


Novedades

Mรกs informaciรณn en:

18

No te quedes afuera...es ยกGRATIS!

www.revistamidinero.com


Contacto

¿Quieres contactarnos? Realmente deseamos saber de ti, tus opiniones, sugerencias, y comentarios que nos interesan, porque estamos en constante evolución, por eso siéntete libre de escribirnos cuantas veces lo desees. La dirección de correo para contactarnos directamente es: midinero@minidocs.es También nos encuentras en nuestra fanpage de Facebook, puedes seguirnos en Twitter, donde te avisaremos de la próxima edición o ver nuestros vídeos en Youtube. Si quieres enviar tus dudas y consultas para la sección “El Consultorio”

puedes hacerlo escribiendo en nuestro muro de Facebook o enviando ,y un e-mail a el : responderemos tus inquietudes en la próxima edición. Recuerda que sólo aceptamos 100 suscriptores mensuales, así que si quieres recomendarnos a tus amigos HAZLO PRONTO, antes de que se acabe el cupo. HAZ CLICK AQUÍ

19

Nos apoyan:

19 $ $

$

$ $

$

$

$ $

Tu Revista de Finanzas Personales

MI DINERO

$

Para solicitar información sobre publicidad y patrocinio contactar a: marketing@minidocs.es

www.revistamidinero.com

turevistadefinanzaspersonalesnro16  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you