Issuu on Google+

Sara Santiago & Aldana GarcĂ­a


LA CENICIENTA.

Había una vez una encargada del hogar de la casa de su madrastra. Ella era la menos querida, la más odiada en aquella casa. Un día estaba limpiando su habitación, y le apareció el Hada Madrina, que le concidio el deseo de poder convertirse en una bella y encantadora princesa. Pero había una condición, solo podía ser posible hasta las 12 de la noche. El hada madrina le cambió su vestido de criada, por un maravilloso vestido,que toda chica desearia tener, la calabaza la conviritó en la carroza, y los ratones, en los caballos. Aquel mismo día había un baile donde tenian que ir muy elegantes. Ella fué a alli. No se esparaba que fuera a causar tanto impacto con su belleza. Y un principe se le acercó y le pidió para bailar. Allí mismo, se encontraba su madrastra y sus hermanastras. Ella ,encantada se dispuso a bailar con aquel maravilloso principe deseado por toda chica, pero llegó la hora de marcharse. Eran justamente las 11:59 cuando Cenicienta se dispuso a correr para que nadie la viera tal como era. Y en aquella carrera, se le cayó un zapato de cristal en la escalera. El principe, fue detras de ella diciendole: -Cenicienta,cenicienta, donde vas bella doncella ? Cenicienta se subío a su carroza, cuando de repente, el hechizo se deshizo. Y cada cosa volvio a su estado normal. El principe cogió el zapato, y se decidió a buscar a la chica a la cual pertenecia. Buscó, y buscó, pero no encontro a nadie. Cuando un día el principe acudió a la casa de la madrastra de cenicienta, para que ella y las hermanastras se probaran el zapato, y casualmente,Cenicienta pasó por allí y se lo probó. Su pie encajaba a la perfeccion en el zapato. Finalmente, Cenicienta y el hermoso principe, se casaron , y vivieron felices y comieron perdices.


FIN =)


Cenicienta