Page 1


1. chisme. Bandas delincuenciales del barrio Castilla en Medellín entregaron armas.

Se trataba de dos bandas delincuenciales autodenimadas los buche pájaros y los machacos las cuales integraban 25 hombres. Las bandas hicieron la entrega de 10 revólveres, un changón dos

granadas de mano, munición y 20 cuchillos y navajas comprometiéndose con la justicia y con la comunidad para no volver a las actividades delictivas. Las entrega de armas estuvo presi-

dida por el combate de la policía metropolitana, general marco Antonio pedreros rivera, delegados a la alcaldía de Medellín, la personería, derechos humanos , la iglesia católica y la comunidad en general.

Según la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, desde hace dos años estos grupos se venían enfrentando por el control del barrio Castilla, ubicado en el noroccidente de la ciudad. Entre sus actividades delictivas se encuentran extorsión a comerciantes, hurto a motociclistas y taxistas y homicidios a integrantes de otras bandas. También se les atribuye la muerte de 15 de las 45 personas que fueron asesinadas el año pasado en ese barrio. Pese a la entrega de armas por parte de los integrantes de estos dos grupos, Gustavo Villegas, secretario de Gobierno de Medellín, anunció que no gozarán de beneficios y que se iniciarán las investigaciones para que paguen por sus delitos. Se estima que en el noroccidente de la ciudad hay otras 20 bandas, integradas en su mayoría por jóvenes, de las cuales se espera que se sumen a los planes de paz y entrega de armas que adelanta la Policía.


Averiguación del barrio castilla. . Barrios: Toscana, Las Brisas, Florencia, Tejelo, Boyacá, Plaza de Ferias, Héctor Abad Gómez, Belalcázar, Girardot, Tricentenario, Castilla, Oleoducto, Francisco Antonio Zea, Alfonso López, Cementerio Universal, Terminal de Transportes del Norte, Caribe, Everfit, El Progreso

El barrio de calle arriba En cierta manera, la historia del barrio Castilla parece escrita de acuerdo con la topografía del lugar donde está levantado: en subida. Y aunque en Medellín son francamente pocos los barrios sin pendientes y lomas, en este barrio, el centro y la referencia de todo es una calle absolutamente recta que no tiene un nombre en especial -en esta ciudad donde para cada calle, antes de construirla siquiera, ya hay un nombre especial -. Todos la reconocen con el número de su nomenclatura. Le dicen "La Noventa y ocho". La sesenta y ocho sale casi de la orilla occidental del río, allá muy abajo, cuando se le mira desde la parte alta del barrio. Tan abajo, que para decir la verdad, no se ve el punto exacto, brumoso, desde donde arranca, pero en todo caso, se ve claramente cuando comienza a subir, a ganar esquina por esquina, cuadra por cuadra, hasta llegar al cruce con la carrera 68. Ese es como el hipotálamo del barrio, donde está la iglesia San Judas Tadeo, para que no quede duda. Ahí funcionan los establecimientos comerciales más importantes, los mercados, almacenes, el colegio Judas Tadeo, las casas de apuestas. Los miércoles, llegan peregrinaciones desde toda la ciudad para visitar la casa de este San Judas, que dicen que es milagroso y puntual con lo pedido. Mucho ha cambiado Castilla desde que se escribió la primera página sobre el barrio, en la que quedó consignado en 1930 que sólo eran diez las casas que ocupaban un terraplén en la parte baja. En aquel entonces, el puñado de casas no daba para llamarlas más que corregimiento y estaban demasiado lejos de Medellín, pero el tiempo fue pasando y los campesinos llegando a la ciudad para convertirse en obreros. En 1940 pasaron de corregimiento a barrio y para la década del cincuenta la familia Cock, dueña de los terrenos, vendió lotes así, sin planificación, a manos llenas. Y esos lotes se dividieron y subdividieron hasta llegar al Castilla de hoy, un lugar compartido por más de cinco mil casitas, distintas entre sí, de dos pisos, de tres, con fachadas de adobe, de mármol, de cal, con patio, sin patio, con tiendas de esquina en cada esquina, que están a 20 minutos del centro de Medellín tomando la línea de buses de Castilla. Un barrio de origen obrero de donde salió René Higuita, el arquero melenudo de los mundiales de fútbol del Italia y Estados Unidos, que rechazó un pelotazo inglés con las enrevesadas piernas al aire como la aguja de un escorpión. Y hay otro nombre: Freddy Serna, uno de los pintores jóvenes con más futuro de la ciudad, que imprime sobre sus lienzos el mosaico de colores que vistos desde lejos son los barrios de Medellín. Dos muchachos como los demás, que son la mitad del barrio.


Esta es la iglesia san judas.


Patriotas golpea primero en la gran final del Torneo Postob贸n


Instituci贸n: alfredo Cook Arango cook Arango


de todito  

es una combinacion de deporte cultura entretenimiento y mucha realidad social y politica.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you