Issuu on Google+

06

sábado 12 de DIciembre de 2009

sábado 12 de DIciembre de 2009

El tema

el tema 07

fiestas guadalupanas FOTOS: SERGIO CERVANTES

La Catedral está lista para recibirlos

Esperan la visita de 4 mil feligreses a la Virgen de Guadalupe

crónica por César Barrera Vázquez

El padre Jesús Mendoza dijo que hoy estiman la llegada de alrededor de cuatro mil personas, pero destacó que todo el docenario ha habido buena participación de los colimenses ColimauCésar Barrera Vázquez

E

l rector de la Catedral de Colima, Jesús Mendoza, estimó que para la culminación del docenario guadalupano, esperan hoy la visita de cerca de 4 mil feligreses, que sumados a todos los que han acudido en días anteriores, rondarán entre los doce mil que se anunciaron esperaban en este año. Además, indicó que desde el primer día de esta fiesta religiosa se han realizado aproximadamente 40 peregrinaciones y para este día se esperan 11 peregrinaciones más. El presbítero señaló que las peregrinaciones para este 12 de diciembre comienzan desde las primeras horas del amanecer y finalizan a las ocho de la noche de este día. En ese sentido, destacó que las peregrinaciones están conformadas por diversos sectores de la sociedad, así como agrupaciones de trabajadores.

Cientos de fieles marchan hasta el interior de Catedral Con relación al programa, Jesús Mendoza dijo que se celebraron cinco misas al día, entre los horarios de 6:00, 7:30, 11:30, 18:00 y 20:00 horas. Informó que en las misas anteriores se tuvo una aproximado de 200 feligreses por misa y que se tiene la expectativa

de una cantidad mayor para este 12 de diciembre. El rector de la Catedral de Colima dijo que desde que comenzó el docenario de la Virgen, el templo ha estado lleno y que la participación de los colimenses ha sido muy positiva en ese sentido.

El sacerdote hizo mención al sentido religioso de la fiesta guadalupana y su fuerte influenza en la sociedad colimenses, ya que señaló que el mexicano tiene como características principales la sencillez, la humildad, aspectos que se relacionan mucho con Juan Diego, el siervo más fiel de la Virgen de Guadalupe. Respecto a alguna contingencia que se pudiera producir en plena ceremonia, Jesús Mendoza enfatizó que se han tomado medidas precautorias para que la gente salga por las salidas de emergencia y así evitar una estampida de personas o un congestionamiento que impida la salida por la puerta principal. Sobre el rango de edad de las personas que más han visitado a la virgen, Mendoza señaló que mayoritariamente han sido adultos, y agregó que los jóvenes sí han visitado a la virgen, “pero estos llegan ya más noche, acompañados del novio o de la novia, pero llegan”. pM

La Virgen y sus milagros Jesús asegura que “si no hubiera sido por ella”, no habría sobrevivido al choque de trenes que padeció como maquinista

U La Madero, en pleno clímax decembrino

La gente no compra como otros años, dicen

La crisis golpea a vendedores guadalupanos 1 Algunos consideran

que, en realidad, la alta competencia es la culpable ColimauCBV

D

e los 26 años que María de Jesús tiene vendiendo ropa tradicional para el docenario Guadalupano, éste y el año pasado han sido los más difíciles, ya que la venta ha disminuido y los compradores le regatean el precio de sus productos. Así como ella, otros vendedores sufren las consecuencias de la crisis económica.

Los comerciantes han vendido poco esta temporada, más que otras

Por su parte, Agustín González Castellanos, quien tiene un puesto de venta de nacimientos desde hace 37 años en el jardín Gregorio Torres Quintero, indicó que en relación con años anteriores, han bajado las ventas. Sin embargo, en su opinión, la crisis no es la culpable, sino el crecimiento de la competencia, situación que propicia un abaratamiento en las mercancías. A su vez, Patricia de la Cruz, vendedora de luces navideñas desde hace más de 21 años, comentó que las ventas, más que bajar, se han vuelto más lentas, e indicó que por ese motivo ha tenido pérdidas económicas. “La gente ya no compra

Figuras de la guadalupana

Vestidas de inditas, las niñas cumplen con una tradición anual

como antes, prefieran comprar otras cosas que adornar su casa. Luego, luego se ve que es la crisis, porque cuando la gente tiene dinero, pues gasta y gasta”.

Sobre cuánto ha vendido en relación con otros años, el fotógrafo Pedro Cervín, quien toma fotos desde hace 25 años afuera de Catedral a niños vestidos de

inditos, explicó que la crisis le ha pegado muy duro. “Antes tomaba dos o tres rollos diarios; ahora pasa todo el día y no se termina uno”. pM

n milagro le salvó la vida. En un aparatoso choque de trenes de camino, Jesús Casilla Estrada, de 59 años, afirma que la Virgen de Guadalupe intervino en ese accidente para arrebatarlo de las garras de la muerte. “Si no hubiera sido por ella –explica- yo no estaría aquí”. Pocos son los hombres que, vestidos de inditos, visitan a la virgen; Jesús, de pelo plateado por los años, es uno de ellos. Son las 11: 30 de la mañana, exactamente. En sus manos tiene el retrato de la Virgen de Guadalupe. Junto a él, desfila una peregrinación de aproximadamente 70 adultos en plenitud. De los pocos hombres que están reunidos y que conforman esa comitiva, él es el único que porta la indumentaria tradicional de Juan Diego. Por su parte, las mujeres, que con paso lento caminan por la calle Madero hasta la Catedral, ostentan los coloridos vestidos de inditas. Todas, sin excepción, llevan globos en las manos, los cuales regalan a los niños que sonríen a su paso. La cadencia de su caminar revela las secuelas del accidente que Jesús Casilla Estrada tuvo hace varios años, cuando era maquinista de camino. Dice, con voz que en momento parece apagarse en el recuerdo del pasado: “Yo tuve un accidente muy fuerte: alcancé con un tren a otro tren. Tuve fractura de pelvis, salí muy lesionado. Y aún así salí con vida y me puedo mover. Antes de entrar a Catedral, y con el repicar de las campanas vibrando

en el aire, Jesús Casilla explica que no necesita venir personalmente a ver a la virgen, ya que ella siempre está con él, como aquella noche en que su vida corrió peligro. Para él, como para muchos y muchas que participan en el Docenario Guadalupano, la Virgen de Guadalupe representa algo más que una imagen religiosa; es un símbolo de nuestra mexicanidad, que nos llena de esperanza.

“Para mí es muy importante la Virgen de Guadalupe, porque soy mexicano y es un símbolo de nuestra entidad. Y además soy católico y soy creyente y creo en la Virgen de Guadalupe”, sostiene Jesús. Al final, la peregrinación de adultos en plenitud y pensionados entra a Catedral. El sol, afuera, quema la piel. Y un niño, con lágrimas en las mejillas, llora porque no encuentra a su madre. pM


Cantan las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe