Page 1

WHAT I ATE TODAY JEN'S FOOD LOG


Mascarada C O S T A R R I CE N S E

¿DE DÓNDE VIENEN? “TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO TIENEN ALGÚN TIPO DE MASCARA, PERO LO QUE LLAMAMOS MASCARADA ES ALGO PROPIO DEL VALLE CENTRAL DE COSTA RICA”- GISELLE VARGAS Todos los costarricenses hemos visto al menos una vez a estos gigantes bailarines, pero lamentablemente la mayoría de los costarricenses desconoce el origen de esta curiosa tradición, que dentro de nuestra cultura representan un legado de arte que alcanza su máximo esplendor cada 31 de octubre en las calles de nuestro país, con una historia nos lleva a dar un viaje en el tiempo desde la época precolombina. Comenzando en la época precolombina donde los grupos borucas celebraban el “Juego de los diablitos” que consiste en juegos y danzas donde se empleaban mascaras que se asemejan a diablos y otra que se asemeja a un toro (que representa a los conquistadores españoles), un dato interesante es que fue uno de los pueblos que más se resistió hacia los españoles y precisamente esta actividad era una manifestación ante ellos.


Más adelante en el tiempo, en la época colonial podemos encontrar a los “parlampanes”, estos eran personas humildes que vestían con mantas largas acompañadas de máscaras inspiradas en animales y así salir a las calles de Cartago a bailar y perseguí personas antes de las corridas de toros. Como última fase, en 1824 se organizó la primera mascarada oficial en la ciudad de Cartago en honor a la negrita por Rafael Valerin, quien cuenta la leyenda, mientras estaba trabajando en la iglesia de los ángeles encontró un viejo baúl que contenía mascaras españolas, asustado cerro el baúl pero en una esquina volvió a encontrar otra de esas mascaras así que interpretando esto como un mensaje de la virgen de los ángeles la tomo y construyo una estructura para así poder colocarla, después de esto mezclo sus máscaras con los mantudos, dando así inicio con lo que hoy conocemos como las mascaradas


Costa Rica como un país lleno de tradiciones y festividades celebra el 31 de octubre la Mascarada Tradicional Costarricense con el objetivo primordial de promover el conocimiento de las diferentes manifestaciones culturales existentes en el país, como un aporte dirigido a recuperar y consolidar la identidad cultural del ser costarricense, a diferencia de otros países como los Estados Unidos que celebra Halloween.

En estas épocas se da el desfile de distintas agrupaciones de cimarronas características por el uso del instrumento de la trompeta, el redoblante y saxofón solo por mencionar algunos, algunos miembros de las cimarronas utilizan algunas prendas muy característico de campesino nacional costarricense como lo son el chonete y el paño de color azul o rojo. Las cimarronas son pequeñas bandas de músicos aficionados que suelen acompañar a la mascarada mientras desfilan por las calles durante las festividades. En cada cuadra, las cimarronas tocan música de desplante para que las máscaras bailen mientras el público asistente las rodea. Las cimarronas surgen a partir de las bandas municipales o filarmonías que solían animar las fiestas cívicas o patronales en cada cantón. Común mente en Costa Rica esta celebración se caracteriza por que se da el cierre de las avenidas centrales de los pueblos o provincias, en algunos lugares se dan ventas de comida como algodones de azúcar, entre otras comidas y otro tipo de artefactos como mascaras o juguetes para los niños. En estas épocas se da el desfile de distintas agrupaciones de cimarronas características por el uso del instrumento de la trompeta, el redoblante y saxofón solo por mencionar algunos, algunos miembros de las cimarronas utilizan algunas prendas muy característico de campesino nacional costarricense como lo son el chonete y el paño de color azul o rojo.


Este año por ejemplo se dio la participación de invitados especiales de otros países como España, Panamá, Cuba, donde se vio su manera de poner sabor al festival con sus trajes típicos y sus instrumentos con los cuales deleitaban a todo el público con sus ritmos característicos. En las siguientes imágenes se puede observar el atuendo típico de Panamá así como su cimarrona

Seguidamente seda el desfile de las mascaradas de distintos tamaños, personajes de la farándula o políticos nacionales conocidos o algunas mascaradas muy tradicionales como por ejemplo El Diablo, la Muerte, la Segua, la Llorona, la Giganta, el Polizonte, la Chingoleta, el Padre sin Cabeza, esto solo por mencionar algunos de los más esperados en el desfile. De igual manera este año se vio la particular presencia de bueyes en el desfile.


LEYENDAS “ LA T U L E V I E J A ” Personaje de la mascarada tradicional costarricense En Costa Rica, el 31 de Octubre cada año se celebra la popular mascarada tradicional costarricense. Esta tradición se mantiene viva en diversas partes del país gracias al trabajo de muchos artistas que desempeñan una ardua labor, al realizar la imagen caricaturesca demuchos de los personajes que han tomado vida gracias a las leyendas costarricenses. Originalmente, esta tradición tuvo origen en La Puebla de los Pardos de Cartago y uno

de los personajes que nunca pueden faltar en el pasacalle de cada año, es la famosa “Tulevieja”. “Gran sombrero de tule, pechos al desnudo, patas de gavilán, alas de murciélago, rostro de bruja y carga de leña”. Así describían a la viejita que usaba para taparse del sol un gran sombrero de tule, y que entre años y muchas mañas, amedrentaba a los chiquillos que huían de ella al mirarla cerca del río Virilla.


“LA MONA” Una leyenda de hechicería y belleza Cada años, junto a las mascaradas, leyendas como “La mona” se hacen presentes en los animados pasacalles, donde una criatura representada con aspecto de simio pero la silueta de una mujer deambula por las calles molestando al primer desdichado que se aparezca en su camino. Dice la leyenda que la Mona era una mujer de envidiable belleza, pero una envidiosa bruja sentía celos de ella. Una noche de luna llena, la hechicera la envió personalmente por una persona a la que quería castigar, pero nunca pasó por su mente el hecho de que se trataba de ella. Deambulando en busca de aquella persona, en un camino solitario su cuerpo cambió, se cubría de pelos, sus ojos tenían un rojo penetrante y su vos se convirtió en un aullido escalofriante. De sus manos salieron grandes garras con las que arrancaba el zinc de los techos por los que solía andar


Tony es un personaje muy querido dentro de la comunidad de Ciudad Colón “Mi abuelo desde chiquillo me llevaba a ver la mascarada de los Arias, de 1945, siempre me gustó el folclore y Costa Rica” “Yo me integré a la Casa de la Cultura en 2005 y formó parte de la cimarrona, cuando empecé con ellos no habían máscaras, así que fue ahí cuando decidí dar inicio al proyecto” “Me he llevado muchas sorpresas, los chiquillo me tienen mucho cariño, eso es algo que ni por la mente me pasaba” “Una muchacha me trajo a un chiquito, un chiquito agredido que estaba teniendo problemas en el kinder, y lo trajimos aquí, la muchacha le entró por el tema de los payasos y le di dos mascarillas de barro, una pintada y la otra sin pintar para que la pintara el, es increíble porque yo lo ayudé mucho” “Me da mucha satisfacción y no por los payasos y las fiestas, más allá de eso es poder ayudar a los demás”


PROCESO DE LA ELABORACIÓN DE LAS MASCARADAS

1. La base es en un molde de barro de arcilla. Antes se hacían en papel maché, diez capas con goma de almidón de yuca, el problema de esto en Costa Rica es la lluvia y la humedad. Fue un mascarero de Aserrí el que comenzó a usar la fibra de vidrio. 2. El molde de barro se cubre con fibra de vidrio y se le aplica con una brocha un líquido que se llama resina. 3. Se aplican gotas de catalizador para que seque. 4. Una vez acabada la cubierta sobre el barro, se le da la vuelta y se extrae el contenido. 5. Sobre la cara de la máscara se aplica una pasta, consiste en un talco revuelto con resina. Este paso se hace con el fin de afinar los detalles. 6. Después lijar, se pinta con pinturas en aceite. 7. La máscara se monta sobre una base de metal para darle forma al cuerpo. El proceso puede tardar como mínimo 48 horas de trabajo.


El Diablo, la Muerte, la Segua, la Llorona, la Giganta, el Polizonte, la Chingoleta, el Padre sin Cabeza y demás personajes propios de la mascarada tradicional costarricense, son una parte importante de nuestras costumbres más arraigadas, donde tanto la elaboración como el desfile de las mismas, permiten la expresión de tradiciones antiquísimas y ponen de manifiesto el talento creativo de nuestros artesanos. Tipos de mantudos Los mantudos, en general, son máscaras de tintes exagerados y caricaturescos, que representan diversos personajes tradicionales o legendarios de Costa Rica, animales, figuras de origen precolombino, europeo o afrocaribeño, con rasgos que van de lo cómico a lo grotesco, de índole fantástica, macabra o burlona.e manifiesto el talento creativo de nuestros artesanos.

El Diablo, la Muerte, la Segua, la Llorona, la Giganta, el Polizonte, la Chingoleta, el Padre sin Cabeza y demás personajes propios de la mascarada tradicional costarricense, son una parte importante de nuestras costumbres más arraigadas, donde tanto la elaboración como el desfile de las mismas, permiten la expresión de tradiciones antiquísimas y ponen de manifiesto el talento creativo de nuestros artesanos. Tipos de mantudos Los mantudos, en general, son máscaras de tintes exagerados y caricaturescos, que representan diversos personajes tradicionales o legendarios de Costa Rica, animales, figuras de origen precolombino, europeo o afrocaribeño, con rasgos que van de lo cómico a lo grotesco, de índole fantástica, macabra o burlona.e manifiesto el talento creativo de nuestros artesanos.


Existe seis tipos de mascaradas tradicionales las máscaras tradicionales indígenas, los gigantes, los cabezudos, las máscaras de casco, los aparatos y las caretas. Mascaradas Tradicionales Indígenas :realizadas en madera de balsa, son una de las más importantes representaciones artísticas de las comunidades indígenas boruca, maléku y talamanqueña, los motivos y temas de estas máscaras son de animales y elementos propios de la cosmovisión indígena. Gigantes: los gigantes son máscaras de gran tamaño, montadas sobre una estructura hecha de bambú o de alambre. En general, los gigantes tienen una estructura que se coloca sobre los hombros del usuario, mientras éste ve a través de un orificio en medio de la tela del vestido del mantudo. Su apariencia es agradable y armónica, y pueden ir en parejas. Destaca en especial la Giganta, caracterizada por movimientos exagerados, rasgos y ojos prominentes, peinado exuberante y elaborado, y adornada con otros accesorios como pendientes y aretes.

Mascaras de caso: las máscaras de casco son similares a los cabezudos, con la diferencia de que el molde para su elaboración generalmente está constituido por una cubeta o tina, o bien, un globo inflado, de modo que la máscara tiene la forma geométrica respectiva.

Aparatos: Los aparatos son mantudos que poseen una estructura un poco más compleja, de modo que puedan representar, por ejemplo, animales cuadrúpedos o seres mitológicos. El personaje más representado en los aparatos es el Toro. El Toro Guaco lleva una estructura de alambre encima donde se colocan fuegos artificiales. La Copetona, por su parte, representa a una señora que carga "a caballo" a su hijo, con el mismo principio Caretas: Son máscaras que cubren únicamente la cara, y a veces llevan una pieza de tela que cubre el resto de la cabeza del usuario. Representan duendes, enanos, brujas, diablos, personajes de leyenda como la Llorona o la Tulevieja, animales, aves y personajes diversos. Al igual que los cabezudos y las máscaras de casco, suelen llevar látigos o vejigas de toro.


El pueblo opina. A pesar de que esta celebración se remonta a la colonia, influenciada por los rituales y tradiciones indígenas, su estatus oficial tiene apenas un par de décadas. Asimismo su aceptación en un principio era mayormente negativa debido a la población conservacionista religiosa de esos tiempos. Con el crecimiento de la diversidad tanto ideológica como religiosa esa misma aceptación se ha visto aumentada por parte del costarricense promedio.Para el presente artículo se ha propuesto la tarea que realizar entrevistas orientadas tanto al público joven como al no tan joven, en dichas entrevistas más que una serie de preguntas con respuestas definitivas, la única interrogante es: “¿Qué opina?” con el fin de obtener respuestas más concretas y colocarlas en marco más general al establecer las conclusiones además de una expresión más amplia del entrevistado. Ante la anterior interrogante fue curioso que aunque como anteriormente se dijo que la celebración de la mascarada costarricense es mejor recibida en tos días, 6 de 10 entrevistados por sus opiniones se muestran escépticos y en contra de la práctica de esta tradición, no todos por mismos argumentos, algunos discrepan ligeramente en comparación con otros. En s u m a y o r í a , la negativa ante la interrogante se debe princ i p a l m e n t e a conservar su posición religiosa rechazando cualqui e r celeb r a c i ó n q u e i ncluya personajes paganos o símbolos que induzca n al pe c a d o o e l s a tanismo, basado en los textos bíblicos: “Porque no quier o a d o r n a r mi casa con brujita s, fantasmas y emblemas satánicos ” ( Leví t i c o 1 8 : 3 0 ) , “Porque mi Dios es Señor de vida y no de muerte” ( Juan 1 4 : 6 ) .

Los religiosos sostienen que esta tradición es una excusa para la adoración de entes malignos y prácticas que van en contra de la punidad y la moral cristiana. Todo lo anterior fue argumentado a pesar de que estas tradiciones tienen una gran influencia por parte de la religión católica, ya que es conmemorativa de la celebración del Día de los Santos Difuntos del 1 de noviembre.


Por otro lado, 2 de los 6 entrevistados con opinión reservada argumenta que la mascarada costarricense es solo una fachada para copiar celebraciones anglosajonas y por tanto influye al consumismo y la falta de identidad cultural, nacional y tradicional. Como se sabe Halloween es también celebrado el 31 de octubre principalmente en Estados Unidos y algunos países europeos, por otro lado en México se celebra el Día de los Muertos, esto influenciado por el cine y la televisión norteamericana ha creado una imagen de la celebración en la mente de los costarricenses y que efectivamente ha tenido un papel fundamental en el consumismo y al publicidad. Por el lado positivo de la opinión pública de los encuestados, es una actividad que promueve la sana convivencia y vivencia de los valores costarricenses, que si bien tiene influencias extranjeras tiene en mayores medidas prácticas y aspectos propios de la identidad costarricense como ejemplo las mascaradas o payasos y la inclusión de cimarronas interpretando temas típicos del país. Por otra parte es satisfactorio ver que los niños disfrutan de la actividad de forma sana e inocente.

Mascarada Tradicional Costarricense  

La celebración de las mascaradas en Costa Rica

Mascarada Tradicional Costarricense  

La celebración de las mascaradas en Costa Rica

Advertisement