Page 11

A11 MARTES 25 DE SEPTIEMBRE DE 2012

PENSAMIENTO Y ACCIÓN DE MÉXICO

OPINIÓN

* Alejandra Barrales * Guillermo Osorno  * Alejandro Encinas Rodríguez 

Ciudad de Vanguardia

L

a Línea 12 del Metro permitirá acercar a la población que vive en Tláhuac e Iztapalapa con la delegación Álvaro Obregón, será un recorrido de 25.6 kilómetros, el más largo en toda la ciudad con este sistema de transporte, se trata no sólo de una obra de infraestructura sino que tendrá impacto directo en la calidad de vida de miles de personas. Estamos a unas semanas de que inicien formalmente los trabajos en la Línea Dorada —como se le nombra a la Línea 12 del Metro—; ya se hicieron pruebas de recorrido los fines de semana, ahora en días laborales para dar solución a cualquier situación que pudiera presentarse.  En diversas ocasiones hemos hablado en este espacio de la necesidad de mejorar la movilidad en una metrópoli como la nuestra, que no puede ser que el oriente de la ciudad este convertido en un gran dormitorio; por ello en la medida que se acerquen proyectos de desarrollo urbano esas distancias se acortarán, al igual que las grandes diferencias.  Para buscar un desarrollo más equilibrado en las diferentes zonas del Distrito Federal es fundamental contar con los servicios necesarios y el transporte es la columna vertebral, por eso es tan importante el impacto que tendrá en millones que viven en esta zona la Línea 12 del Metro.  La gente que vive en el sur-oriente de la ciudad de México sabe que en 45 minutos podrá acortar un tiempo que le tomaba dos horas y media de recorrido.  El metro para los capitalinos es en el principal sistema de transporte, es uno de los más grandes del mundo y se estima que unos cinco millones de usuarios diariamente que se transportan en él.  Calidad de vida  Para el proyecto que gobierna esta ciudad desde hace 15 años es fundamental el desarrollo humano de su población, bajo esa perspectiva el Distrito Federal.

Cronista de guardia

El país de Nunca Jamás

ienso que el cruce peatonal más populoso del Distrito Federal es la esquina que forman Juárez y Lázaro Cárdenas, en el Centro de la ciudad. Cada dos minutos se acumulan decenas de personas de un lado y otro de la calle esperando a que el semáforo se ponga en verde. Cuando esto sucede, una masa humana compacta se avienta contra la masa humana contraria. No chocan, se mezclan, se confunden, se separan y llega cada quien a su destino. Dos minutos después el fenómeno se vuelve a repetir.  Estar allí parado es como mirar el ir y venir de las olas en el mar. Una ola humana se ha ido y pronto se comienza a formar otra. Acá se congrega el güey de zapatos verdes y jeans rotos, una familia que come helado, una adolescente con orejitas de gato, un señor con bermudas, botas y camisa del América; un pordiosero que arrastra a una viejita en silla de ruedas; la señora con el delantal, el pelo pintado y los lentes grandes.  La señal cambia de color y la gente se hecha con ánimo hacia la calle, mientras un agente de tránsito hace sonar su silbato repetidas veces, para apurar a los autos que vienen de Juárez y dan vuelta en Eje Central.  Si uno levanta los ojos, verá también que esta es la esquina de Carlos Slim. De un lado, el Banco Inbursa y la Torre Latinoamericana. Del otro, unas oficinas de Telcel. Un poco más allá, está Sears, otro poco más para acá, se encuentra Sanborns. Todo es propiedad del grupo Carso. A lo mejor un día les venden Bellas Artes.  Las aceras, en cambio, están ocupadas por algunos puestos de lotería: el del lado de Madero vende además bicicletas miniaturas; el que está en Juárez vende cigarros sueltos. Simétricamente, también hay un puesto de periódico en cada acera, donde se puede atisbar lo que preocupa a la prensa. Un titular ve en contra del jefe de gobierno Marcelo Ebrard, el otro, a favor del Ejército, y un tercero, en contra del escritor Alfredo Bryce Echenique, por plagiador. 

a novela constituye una metáfora de la infancia eterna, pero también se relaciona con la sensación de inmortalidad y de escapismo ante la incapacidad de algunas personas para entablar lazos significativos con la realidad, quienes establecen un refugio psicológico para protegerse de lo que pasa en el mundo y su alrededor. De acuerdo con la leyenda, para llegar a este lugar se debe “girar en la segunda estrella a la derecha, volando hasta el amanecer”, hasta llegar… a Los Pinos. Como una mala parodia, el México del “Nunca Jamás” en que sueña Calderón se convirtió en el reflejo de un universo donde la infancia política se eternizó, dónde el Ejecutivo federal recreó al político que no quiso crecer para evitar las responsabilidades de la edad madura. El último informe de gobierno de Felipe Calderón constituye la cúspide de la ficción con que se pretende esconder el saldo de una gestión desastrosa. La recreación de un país imaginario, donde la fatuidad con que se presume la estabilidad macroeconómica y la cruzada contra el crimen, evade la realidad que enfrentan a diario los mexicanos.  Esta infancia política retozó en un juego de sangre, que pese a vaciar los cuarteles e inundar el territorio nacional de policías, marinos y soldados, causó más de 95 mil víctimas; 230 mil desplazados y miles de desaparecidos.  Para el gobierno del México del “Nunca Jamás”, nuestro país es respetado en el mundo, no importan editoriales como el de “Le Monde”, en el cual consideran a México una “espiral de la barbarie”.

P

L

CARICATURA

ABC 25 09 12  

periodico pdf

ABC 25 09 12  

periodico pdf