Issuu on Google+


La Mirada Hacia el Cielo Camila Reyes era una joven que tenía muchos sueños y fé de que lo estaba cumpliendo poco a poco en cada minuto de su vida, uno de sus sueños fue participar de un movimiento juvenil para poder ejercer un voluntariado ayudando a la gente que más necesitaba, no solo eso sino también quería vivir bonitas experiencias estando en un acilo, orfanato y muchas más organizaciones donde necesiten una joven para alegrar el día a estas personas que la necesitan mucho. Un día domingo, como un día normal asistió con su tía a la parroquia cercana de su casa para participar de la misa de tal manera motivándose a formar parte del conjunto musical donde ella tocaba la flauta y compartió su don a los católicos para que con entusiasmo se celebre la santa misa.Conoció muchos jóvenes de su edad exactamente de 19 años, convirtiéndose en su mejor amigo Joseph Villón, un chico que conoció en una academia de baile siendo su profesor para realizar un gran show que estaban preparando para el orfanato María Luisa donde querían colaborar participando por medio de una baile y recaudar fondos para dicha organización. Con mucho éxito terminó el show donde pudimos recaudar mucho dinero y pueda servir de ayuda para el Orfanato María Luisa finalmente terminó su jornada y fue directo a su casa donde su querida mamá Carmen Ayala la recibió con un fuerte abrazo. Camila Reyes fue una buena estudiante y excelente hija le gustaba ayudar a su mamá en las cosas de la casa donde cada sábado compartía con su familia, se iban de paseo y la pasaban muy bien. Ella siempre le gustaba apreciar las maravillas creadas por Dios como las plantas, las estrellas y la inspiraba mucho el cielo buscando las miles formas que tenía las nubes. En la Universidad tuvo muchas amigas donde ella era un buen ejemplo ante todas, sus consejos eran sabios siempre se preocupaba en los demás tenía amigas que andaban en malos pasos que le gustaban el alcohol, el cigarrillo y drogarse ella siempre se involucraba en estos casos acercándose a cada una para motivarlas a que ingresen por el camino de Jesús donde él es bueno, nunca falla y sobretodo perdona si estas realmente arrepentida. Era respetada, odiada por la gente pero también tenía personas que la querían mucho y la admiraban. Ella motivaba a la juventud para que vea cuan bello en el mundo, que cada uno vino con un objetivo que una sonrisa puede alegrar a todos pero de 5 amigas solo 3 siguieron sus consejos, las demás se marcharon por el camino de la perdición haciendo a Dios a un lado donde la soledad y la tristeza era su única amiga hacia la infelicidad. Pasaron los días y se sintió motivada de querer participar en un hospital donde los niños conozcan a Dios y puedan saber dónde encontrarlo. En un atardecer tan bonito llamó inmediatamente a su mejor amigo Joseph Villón motivándolo de tal manera que la acompañe en esta noble causa ,el chico con mucha alegría le respondió que sí, después al siguiente día llegaron al hospital Teodoro Plaza con un traje súper gracioso ,la cara pintada y una sonrisa grande convirtiéndose en unos payasos. Todo el día repartieron muchas sonrisas y sobretodo leyeron el mensaje de Dios y una frase muy célebre que ella siempre replicaba es” Mirad al Cielo y encontraras una de sus maravillosas creaciones y a ÉL” siempre repartía ese mensaje a toda la humanidad. Pasaron dos meses y tuvo una enfermedad que no pudo combatirla inmediatamente ya que estaba avanzada explícitamente era Cáncer después de esta noticia inesperada la tomo con mucha serenidad donde solo ella lo sabía y no quería producir tristeza a la gente que la amaba, cuando un día fue al jardín de su casa se acostó sobre el pasto sonrió y miró por última vez el cielo.


La mirada hacia el cielo