Issuu on Google+

PODEMOS SER

AMIGOS DE DIOS


ÍNDICE

LECCIÓN

Dios nos invita a ser sus amigos

1

Dios es el mejor amigo que podemos tener

2

Tenemos que conocer a Dios

3

Cómo podemos conocer a Dios

4

Los amigos de Dios vivirán en el Paraíso

5

¡El Paraíso está cerca!

6

Una advertencia del pasado

7

¿Quiénes son los enemigos de Dios?

8

¿Quiénes son los amigos de Dios?

9

Cómo hallar la religión verdadera

10

Rechacemos la religión falsa

11

¿Qué nos sucede cuando morimos?

12

La magia y la brujería son malas

13

Los amigos de Dios no hacen lo que es malo

14

Los amigos de Dios hacen lo que es bueno

15

Demostremos que amamos a Dios

16

Para tener amigos, debemos ser amigos

17

Seamos amigos de Dios para siempre

18

© 2000 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania Todos los derechos reservados Podemos ser amigos de Dios Editores: Watchtower Bible and Tract Society of New York. Inc. International Bible Students Association. Brooklyn, New York, U.S.A. En España: Testigos Cristianos de J e h o v í Ctra. Torrejón-Ajalvir, km. 5, 2 8 8 6 4 AJALVIR (Madrid Primera impresión en inglés: 5.000.000 de ejemplares A menos que se indique lo contrario, las citas de la Biblia son de la versión en lenguaje moderno Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (con referent You Can Be Gods Friend! Spanish (gf-S' D.L.: M-25939-00 Printed in Spain Impreso en España


Dios

N O S INVITA A S E R S U S A M I G O S

Dios desea que seamos sus amigos. ¿Sabía usted que puede ser amigo de la Persona mas importante del universo? A Abrahán, quien vivió hace mucho tiempo, se le llamó amigo de Dios (Santiago 2:23). La Biblia habla de otros nombres y mujeres que también disfrutaron de la amistad divina y recibieron grandes bendiciones. Hoy día, muchas personas de todo el mundo han llegado a ser amigas de Dios. Usted también puede serlo. La amistad de Dios es mejor que la de cualquier ser humano. Dios nunca les falla a sus amigos leales (Salmo 18:25). Ser amigo de Dios es mejor que tener riquezas. Cuando los ricos mueren, otras personas se quedan con su dinero. Sin embargo, los que disfrutan de la amistad de Dios tienen un tesoro que nadie les puede quitar (Mateo 6:19). Quizás haya quienes no quieran que usted siga aprendiendo lo que Dios enseña. Puede que lo hagan hasta algunos de sus amigos y familiares (Mateo 10:36, 37). Si alguien se ríe de usted o lo amenaza, pregúntese: "¿A quién quiero agradar, a los hombres o a Dios?". Piense en lo siguiente: si alguien le dijera que dejase de comer, ¿lo haría? Por supuesto que no. Para vivir tenemos que comer. Pues bien, Dios puede hacer que usted viva para siempre. Por eso, siga aprendiendo cómo ser amigo de Dios y no permita que nadie lo detenga (Juan 17:3).


DIOS ES EL MEJOR AMIGO QUE PODEMOS TENER Ser amigo de Dios es lo mejor que p u d i e r a p a s a r l e . Dios le enseñará cómo conseguir felicidad y seguridad; lo librará de muchas creencias equivocadas y hábitos que hacen daño. Escuchará sus oraciones. Le dará paz interior y confianza en sí mismo (Salmo 71:5; 73:28). Dios le ayudará cuando pase por momentos difíciles (Salmo 18:18). Además, Dios le ofrece el regalo de la vida eterna (Romanos 6:23).

Cuando nos acercamos a Dios, nos acercamos a los amigos de Dios. Los amigos de Dios llegarán a ser también amigos suyos. En realidad, serán para usted como hermanos. Se alegrarán de enseñarle acerca de Dios, le ayudarán y animarán. No somos iguales a Dios. Al buscar la amistad de Dios, debemos entender algo importante: la amistad con Dios no es una amistad de igual a igual. El tiene muchísimos más años que nosotros y es mucho más sabio y poderoso. Es el único que tiene el derecho de ser nuestro Gobernante. Por eso, si queremos ser amigos suyos, tenemos que escucharle y hacer lo que nos pide. Obedecer a Dios siempre será para nuestro bien (Isaías 48:18). 4


TENEMOS QUE CONOCERÁ DIOS Para ser amigos de Dios, tenemos que con o c e r l o . Nuestros amigos saben nuestro nombre y lo usan, ¿verdad? Pues Dios también quiere que conozcamos y usemos su nombre. El nombre de Dios es Jehová (Salmo 83:18; Mateo 6:9). Además, debemos saber lo que le gusta y lo que no le gusta, quiénes son sus amigos y quiénes son sus enemigos. Puesto que toma tiempo conocer bien a alguien, la Biblia dice que es sensato apartar tiempo para conocer a Jehová (Efesios 5:15,16). Los amigos de Dios hacen lo que a él le agrada. Piense en sus amigos. Si usted los trata mal y hace lo que no les gusta, ¿seguirán siendo sus amigos? Claro que no. Así mismo, si queremos ser amigos de Dios, tenemos que hacer lo que a él le agrada (Juan 4:24).

No todas las religiones nos ayudan a ser amigos de Dios. Jesús, el mejor amigo de Dios, habló de dos caminos. Uno es ancho y está lleno de gente. Este camino conduce a la destrucción. El otro es estrecho y por él van muy pocas personas. Ese camino conduce a la vida eterna. Esto significa que si queremos tener la amistad de Dios, debemos saber cuál es el modo correcto de adorarlo (Mateo 7:13, 14).

5


C Ó M O PODEMOS CONOCERÁ DIOS Podemos conocer a Jehová leyendo la Biblia. Hace mucho tiempo, Dios eligió a algunos hombres para que escribieran las ideas de él. Esos escritos se conocen como la Biblia. Hoy podemos conocer a Dios leyendo la Biblia. Esta contiene la palabra de Jehová, o su mensaje, y por eso se la conoce también como la Palabra de Dios. Podemos creer lo que dice la Biblia porque Jehová nunca miente. "Es imposible que Dios mienta." (Hebreos 6:18.) Así pues, la Palabra de Dios contiene la verdad (Juan 17:17).

La Biblia es uno de los regalos más valiosos que hemos recibido de Dios. Es como la carta que escribe un padre amoroso a sus hijos. Nos habla de la promesa de Dios de hacer de la Tierra un lugar maravilloso donde vivir, es decir, un paraíso. Nos dice lo que Dios hizo en el pasado, lo que está haciendo ahora y lo que hará en el futuro para sus hijos fieles. También nos ayuda a solucionar nuestros problemas y a encontrar la felicidad (2 Timoteo 3:16, 17). 6


Los testigos de Jehová son amigos de Dios; le ayudarán a entender lo que la Biblia enseña. Solo tiene que decirles que quiere estudiar la Biblia. No le cobrarán nada por enseñarle (Mateo 10:8). Además, puede asistir a las reuniones cristianas. Estas se celebran en lugares de culto llamados Salones del Reino. Si asiste a las reuniones, su conocimiento de Dios aumentará rápidamente.

Podemos conocer a Dios pensando en las cosas que ha hecho. Por ejemplo, la Biblia dice: "Dios creó los cielos y la tierra" (Génesis 1:1). Cuando Jehová creó "los cielos", también hizo el Sol. Entonces, ¿qué nos enseña esto de Dios? Que Jehová tiene mucho poder. Solo él pudo hacer algo tan poderoso como el Sol. También nos muestra que Jehová es sabio, pues se necesita sabiduría para hacer el Sol, que nos da calor y luz, y nunca se apaga. La creación de Jehová demuestra que nos ama. Piense en todas las distintas frutas que hay en la Tierra. Jehová podía habernos dado solo una clase de fruta, o ninguna. Sin embargo, nos ha dado frutas de muchas clases con una gran variedad de formas, tamaños, colores y sabores. Esto demuestra que Jehová nos ama, y también que es muy generoso, considerado y bondadoso (Salmo 104:24).


L O S A M I G O S DE D I O S VIVIRÁN EN EL PARAÍSO El Paraíso no será como el mundo de hoy. Dios nunca quiso que el mundo estuviera lleno de problemas, dolor y sufrimiento. En el futuro, Dios hará de la Tierra un paraíso. ¿Cómo será? Veamos qué dice la Biblia. Personas buenas. El Paraíso será el hogar de los amigos de Dios. Estos harán cosas buenas los unos por los otros y vivirán de acuerdo con los justos caminos de Jehová (Proverbios 2:21). Gran cantidad de alimento. En el Paraíso, nadie pasará hambre. La Biblia dice: "Llegará a haber abundancia de grano [o comida] en la tierra" (Salmo 72:16). Buenas casas y trabajo agradable. En la Tierra paradisíaca, todas las familias tendrán su propia casa, y todo el mundo tendrá un trabajo que le haga feliz (Isaías 65:21-23).


Paz mundial. Nunca más luchará ni morirá la gente en la guerra. La Palabra de Dios dice: "[Dios] hace cesar las guerras" (Salmo 46:8, 9). Buena salud. La Biblia promete: "Ningún residente [del Paraíso] dirá: 'Estoy enfermo'" (Isaías 33:24). Tampoco habrá cojos, ciegos, sordos ni mudos (Isaías 35:5, 6). No habrá pena ni dolor ni muerte. La Palabra de Dios dice: "La muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado" (Revelación [Apocalipsis] 21:4). Ya no habrá personas malas. Jehová promete: "En cuanto a los inicuos [las personas malas], serán cortados de la mismísima tierra; y en cuanto a los traicioneros, serán arrancados de ella" (Proverbios 2:22). Las personas se amarán y respetarán unas a otras. No habrá ni injusticia ni opresión ni avaricia ni odio. Las personas estarán unidas y vivirán de acuerdo con los justos caminos de Dios (Isaías 26:9).


¡ E L P A R A Í S O ESTÁ C E R C A I Las cosas malas que están pasando en la Tierra demuestran que el Paraíso está cerca. La Biblia dijo hace mucho que veríamos tiempos muy difíciles justo antes de la venida del Paraíso. Ahora estamos viviendo en esos tiempos. Estas son algunas de las cosas que la Biblia dijo que pasarían: Grandes g u e r r a s . "Se levantará nación contra nación y reino contra reino." (Mateo 24:7.) Esta profecía se ha cumplido. Desde el año 1914 ha habido dos guerras mundiales y muchas otras guerras más pequeñas. Millones de personas han muerto en ellas. E n f e r m e d a d e s m u y extendidas. Habrá "en un lugar tras otro pestes" (Lucas 21:11). ¿Se ha cumplido esta señal? Sí. El cáncer, las enfermedades del corazón, la tuberculosis, el paludismo, el sida y otras enfermedades han matado a millones de personas. Falta de alimentos. Por todo el mundo hay gente que no tiene suficiente para comer. Millones de personas mueren de hambre todos los años. Esta es otra señal de que el Paraíso estará pronto aquí. La Biblia dice: "Habrá escaseces de alimento" (Marcos 13:8).


Terremotos. "Habrá [...] terremotos en un lugar tras otro." (Mateo 24:7.) Esto también se ha cumplido en nuestro tiempo. Más de un millón de personas han muerto por causa de los terremotos desde 1914. Gente mala. Las personas 'amarán el dinero' y 'se amarán a sí mismas'. 'Amarán los placeres más bien que a Dios.' Los hijos serán "desobedientes a los padres" (2 Timoteo 3:1-5). ¿No le parece que hay mucha gente así hoy día? No respetan a Dios y causan problemas a los que tratan de aprender acerca de él. Delito. También habrá "aumento del desafuero" (Mateo 24:12). Probablemente estará de acuerdo en que el delito ha aumentado mucho estos últimos años. En todas partes, la gente corre el peligro de que la roben, la engañen o le hagan daño. Todo esto d e m u e s t r a que el Reino de Dios está cerca. La Biblia dice: "Cuando vean suceder estas cosas, sepan que el reino de Dios está cerca" (Lucas 21:31). Pero ¿qué es el Reino de Dios? Es el gobierno celestial de Dios que hará de la Tierra un paraíso. Tomará el lugar de todos los gobiernos humanos (Daniel 2:44).


LECCIÓN 7

U N A ADVERTENCIA DEL PASADO J e h o v á no d e j a r á que la gente m a l a arruine el Paraíso. En él solo vivirán sus amigos. ¿Qué le pasará a la gente mala? Para saber la respuesta, veamos la historia real de Noé. Noé vivió hace miles de años. Fue un hombre bueno que siempre intentó con todas sus fuerzas hacer la voluntad de Jehová. Pero los demás habitantes de la Tierra se portaban mal. Por eso, Jehová le dijo a Noé que iba a traer un diluvio para destruir a todas las personas malas. También le mandó que hiciera un arca para que no murieran ni él ni su familia cuando viniese el Diluvio (Génesis 6:9-18).

Noé y su familia hicieron el arca. Noé avisó a las demás personas que iba a venir el Diluvio, pero nadie le escuchó. Siguieron comportándose mal. Cuando Noé terminó el arca, metió a los animales en ella, y luego también entraron él y su familia. Entonces, Jehová trajo una gran tormenta. Llovió durante cuarenta días y cuarenta noches, y el agua inundó la Tierra (Génesis 7:7-12). 12


Las personas malas perdieron la vida, pero Noé y su familia se salvaron. Jehová los cuidó durante el Diluvio y los condujo a una Tierra limpia de maldad (Génesis 7:22, 23). La Biblia dice que de nuevo va a llegar el tiempo en que Jehová destruirá a los que no quieren hacer lo que es justo. Las personas buenas no serán destruidas. Vivirán para siempre en la Tierra convertida en un Paraíso (2 Pedro 2:5, 6, 9).

Hoy día, mucha gente hace cosas malas. El mundo está lleno de problemas. Jehová envía a sus Testigos una y otra vez para advertir a las personas, pero la mayoría no desea escuchar las palabras de Jehová. No quieren cambiar su modo de vivir ni que Dios les diga lo que está bien y lo que está mal. ¿Qué les pasará a estas personas? ¿Cambiarán alguna vez? Muchas de ellas no cambiarán nunca. Se acerca el día en que la gente mala será destruida para siempre (Salmo 92:7). La Tierra no será destruida; se hará de ella un paraíso. Los que se hagan amigos de Dios vivirán para siempre en el Paraíso en la Tierra (Salmo 37:29). 13


¿QUIENES SON LOS ENEMIGOS DE DIOS? El principal enemigo de Dios es Satanás el Diablo. Él es una criatura espiritual que se rebeló contra Jehová. Satanás sigue luchando contra Dios y causa muchos problemas a la humanidad. Satanás es un ser malvado, mentiroso y asesino (Juan 8:44). Otras criaturas espirituales se unieron a Satanás en su rebelión contra Dios. La Biblia las llama demonios. Al igual que Satanás, los demonios son enemigos de los seres humanos. Les gusta hacer daño a la gente (Mateo 9:32, 33; 12:22). Jehová destruirá a Satanás y sus demonios para siempre. Les queda muy poco tiempo para hacer daño a la humanidad (Revelación 12:12). Si deseamos ser amigos de Dios, no debemos hacer lo que Satanás quiere que hagamos. Satanás y sus demonios odian a Jehová. Son enemigos de Dios y quieren que nosotros también lo seamos. Por eso, debemos elegir a quién deseamos agradar: a Satanás o a Jehová. Si queremos vivir para siempre, tenemos que decidir hacer la voluntad de Dios. Satanás sabe engañar a la gente de muchas maneras y usa numerosas trampas para hacerlo. Así consigue engañar a la mayoría de las personas (Revelación 12:9).


¿ Q U I E N E S S O N LOS AMIGOS DE DIOS? Jesucristo es el Hijo de Jehová y su amigo más íntimo y querido. Antes de vivir como hombre en la Tierra, Jesús vivió en el cielo como poderoso ser espiritual (Juan 17:5). Luego vino a la Tierra para enseñar a las personas la verdad acerca de Dios (Juan 18:37). Además, dio su vida humana para salvar del pecado y la muerte a los seres humanos obedientes (Romanos 6:23). Jesús es ahora el Rey del Reino de Dios, un gobierno celestial que hará de la Tierra un paraíso (Revelación 19:16). Los ángeles también son amigos de Dios. Los ángeles no comenzaron su vida como seres humanos en la Tierra. Fueron creados en el cielo antes de que Dios hiciera la Tierra (Job 38:4-7). Hay millones de ángeles (Daniel 7:10). Estos amigos celestiales de Dios quieren que las personas aprendan la verdad acerca de Jehová (Revelación 14:6, 7). Dios también tiene amigos en la Tierra; los llama sus testigos. Un testigo que está ante un tribunal dice lo que sabe sobre alguien o algo. Los testigos de Jehová hablan de Jehová y Su propósito a otras personas (Isaías 43:10). Al igual que los ángeles, los Testigos quieren ayudarle a aprender la verdad acerca de Jehová. Desean que usted también sea amigo de Dios.


C Ó M O HALLAR LA RELIGIÓN VERDADERA Si deseamos ser amigos de Dios, tenemos que practicar la religión que Dios aprueba. Jesús dijo que "los verdaderos adoradores" adorarían a Dios de acuerdo con la "verdad" (Juan 4:23, 24). Solo hay un modo correcto de adorar a Dios (Efesios 4:4-6). La religión verdadera conduce a la vida eterna, y la religión falsa conduce a la destrucción (Mateo 7:13, 14). Podemos saber cuál es la religión verdadera observando a las personas que la practican. Como Jehová es bueno, sus verdaderos adoradores deben ser buenas personas. Igual que un buen naranjo produce buenas naranjas, la religión verdadera produce gente buena (Mateo 7:15-20). Los amigos de Jehová respetan mucho la Biblia. Saben que la Biblia viene de Dios. Por ello, dejan que esta guíe su vida, solucione sus problemas y los ayude a conocer mejor a Dios (2 Timoteo 3:16). Además, tratan de practicar lo que predican.


Los amigos de Jehová se aman unos a otros. Jesús demostró que amaba a la gente enseñándole acerca de Dios y curando a los enfermos. Los que practican la religión verdadera también aman a las demás personas. Como Jesús, no desprecian a los pobres ni a los que son de otra raza o etnia. Jesús dijo que la gente sabría quiénes eran sus discípulos por el amor que tendrían entre sí (Juan 13:35). Los amigos de Dios honran Su nombre: Jehová. Si alguien no quisiera usar nuestro nombre, ¿sería nuestro amigo íntimo? Claro que no. Cuando tenemos un amigo, lo llamamos por su nombre y hablamos bien de él a los demás. Por eso, los que desean ser amigos de Dios deben usar Su nombre y hablar de él a otras personas. Jehová quiere que lo hagamos así (Mateo 6:9; Romanos 10:13,14). Como Jesús, los amigos de Dios enseñan a la gente acerca del Reino de Dios. El Reino de Dios es el gobierno celestial que hará de la Tierra un paraíso. Los amigos de Dios dan a conocer a otras personas estas buenas noticias sobre el Reino de Dios (Mateo 24:14). Los testigos de Jehová intentan ser amigos de Dios. Respetan la Biblia y se aman entre sí. También usan y honran el nombre de Dios y enseñan a otras personas acerca del Reino de Dios. Los testigos de Jehová practican hoy la religión verdadera en la Tierra. 17


R E C H A C E M O S LA R E L I G I O N FALSA Satanás y sus demonios no quieren que s i r v a m o s a Dios. Tratan de alejar de Dios a cuantas personas sea posible. ¿Cómo? Un modo de lograrlo es la religión falsa (2 Corintios 11:13-15). Una religión es falsa si no enseña la verdad de la Biblia. La religión falsa es como el dinero falso: puede parecer verdadera y no valer nada. Es más, puede traernos muchos problemas.

La falsedad religiosa no puede agradarle a Jehová, el Dios de la verdad. Cuando Jesús estuvo en la Tierra, los guías religiosos de aquel tiempo quisieron matarlo. Estos pensaban que su modo de adorar era el correcto. Decían: "Tenemos un solo Padre, Dios". Pero ¿estuvo de acuerdo con eso Jesús? No. El les respondió: "Ustedes proceden de su padre el Diablo" (Juan 8:41, 44). Hoy en día, muchas personas creen que están adorando a Dios, pero en realidad están sirviendo a Satanás y sus demonios (1 Corintios 10:20).


Como un árbol podrido produce malos frutos, la re ligión falsa produce personas que hacen cosas malas. El mundo está lleno de problemas debido a las cosas malas que hace la gente. Hay inmoralidad, peleas, robos, opresión, asesinatos y violaciones. Muchas de las personas que hacen estas cosas tienen su religión, pero esta religión no los mueve a hacer lo que es bueno. No pueden ser amigos de Dios a no ser que dejen de hacer cosas malas (Mateo 7:17,18). La religión falsa enseña a la gente a orar a ídolos. Dios nos dice que no debemos orar a ídolos. Esto es razonable. ¿Nos gustaría que alguien nunca hablase con nosotros pero sí hablara con nuestra fotografía? ¿Podría ser esa persona nuestra amiga? No, no podría. Jehová quiere que las personas le hablen a él, no a una estatua ni a un cuadro sin vida (Éxodo 20:4, 5). La religión falsa enseña que se puede matar a otras personas en tiempo de guerra. Jesús dijo que los amigos de Dios se amarían unos a otros. No matamos a las personas que amamos (Juan 13:35). Ni siquiera está bien que matemos a la gente mala. Cuando los enemigos de Jesús fueron a arrestarlo, él no dejó que sus discípulos lucharan para protegerlo (Mateo 26:51, 52). La religión falsa enseña que las personas malas sufrirán en el infierno. Sin embargo, la Biblia enseña que el pecado lleva a la muerte (Romanos 6:23). Jehová es un Dios de amor. ¿Torturaría para k siempre a la gente un Dios amoroso? Por supues- ® to que no. En el Paraíso habrá solo una religión, la religión que Jehová aprueba (Revelación 15:4). Todas las demás religiones que se basan en las mentiras de Satanás habrán desaparecido.


¿ Q U E NOS SUCEDE CUANDO MORIMOS? La muerte es lo contrario de la vida. Es como un sueño profundo (Juan 11:11-14). Los muertos no pueden oír ni ver ni hablar ni pensar nada (Eclesiastés 9:5, 10). La religión falsa dice que los muertos van al mundo de los espíritus para vivir con sus antepasados. Pero eso no es lo que la Biblia enseña. Las personas que han muerto no pueden ni ayudarnos ni hacernos daño. Es común que la gente haga rituales y sacrificios creyendo que estos agradan a los muertos. Sin embargo, esta costumbre no le agrada a Dios porque está basada en una de las mentiras de Satanás. Tampoco puede agradar a las personas que han muerto, pues ellas no tienen vida. No debemos temer ni adorar a los muertos. Solo debemos adorar a Dios (Mateo 4:10). Los muertos volverán a vivir. En el futuro, Jehová despertará a los muertos para que vivan en un paraíso en la Tierra (Juan 5: 28, 29; Hechos 24:15). Dios puede despertar a las personas que han muerto igual que nosotros podemos despertar a alguien que está durmiendo (Marcos 5:22, 23, 41, 42). La idea de que no morimos es una mentira, y Satanás el Diablo ha hecho que mucha gente la crea. Satanás y sus demonios hacen pensar a la gente que los espíritus de los muertos están vivos y causan enfermedades u otros problemas. Satanás engaña a las personas, a veces por medio de sueños o visiones. Por eso, Jehová condena a quienes tratan de hablar con los muertos (Deuteronomio 18:10-12).


LA MAGIA Y LA B R U I E R I A S O N MALAS Satanás quiere que practiquemos la magia. Muchas personas hacen sacrificios a los antepasados o a los espíritus para que no les hagan daño. Lo hacen porque temen la influencia del mundo de los espíritus. Estas personas llevan anillos o pulseras mágicos. Beben "medicinas" que ellas creen que tienen poderes mágicos o se frotan el cuerpo con ellas. Algunas personas esconden objetos en su casa o los entierran porque piensan que estos tienen el poder de protegerlas. Otras utilizan "medicinas" mágicas pues creen que les ayudarán en los negocios, los exámenes de la escuela o el noviazgo. ^

El mejor modo de protegernos de Satanás es siendo amigos de Jehová. Jehová Dios y sus ángeles son mucho más poderosos que Satanás y sus demonios (Santiago 2:19; Revelación 12:9). Jehová tiene un gran deseo de usar su poder a favor de sus amigos, aquellos que son completamente leales a él (2 Crónicas 16:9). La Palabra de Dios dice: "No deben practicar la magia". Jehová condena la magia y la brujería porque estas prácticas pueden ponernos directamente bajo el poder de Satanás el Diablo (Levítico 19:26).


LOS A M I G O S D E D I O S N O HACEN L O Q U E E S MALO Satanás nos tienta para que hagamos lo que es malo. Si deseamos ser amigos de Dios, tenemos que odiar lo que Jehová odia (Salmo 97:10). Estas son algunas cosas que los amigos de Dios deben evitar: Pecados sexuales. "No debes cometer adulterio." (Éxodo 20:14.) Tener relaciones sexuales antes del matrimonio también está mal (1 Corintios 6:18)

Borrachera. Los "borrachos [...] [no] heredarán el reino de Dios" (1 Corintios 6:10).

Asesinato y a b o r t o . "No debes asesinar." (Éxodo 20:13.)

Robo. "No debes hurtar." (Éxodo 20:15.)

Mentira. Jehová odia la "lengua falsa" (Proverbios 6:17).


Violencia e ira sin control. Jehová "odia a cualquiera que ama la violencia" (Salmo 11:5). Entre "las obras de la carne" están los "arrebatos de cólera" (Gálatas 5:19, 20). Juego. "Cesen de mezclarse en la compañía de cualquiera que [...] sea [...] persona dominada por la avidez." (1 Corintios 5:11.) Odio racial o étnico. "Continúen amando a sus enemigos y orando por los que los persiguen." (Mateo 5:43, 44.) Dios nos dice las cosas por nuestro bien. No siempre es fácil evitar lo que es malo, pero con la ayuda de Jehová y sus Testigos, usted puede evitar las cosas que no agradan a Dios (Isaías 48:17; Filipenses 4:13; Hebreos 10: 24, 25). 23


LOS AMIGOS DE DIOS HACEN LO Q U E ES B U E N O Cuando tenemos un amigo al que admiramos y respetamos, tratamos de ser como él. "Bueno y recto es Jehová", dice la Biblia (Salmo 25:8). Para ser amigos de Dios, debemos ser personas buenas y rectas. La Biblia dice: "Háganse imitadores de Dios, como hijos amados, y sigan andando en amor" (Efesios 5:1, 2). Estos son algunos ejemplos de cómo podemos imitar a Jehová: Ayudando a los demás. "Obremos lo que es bueno para con todos." (Gálatas 6:10.) Siendo buenos trabajadores. "El que hurta, ya no hurte más, sino, más bien, que haga trabajo duro, haciendo con las manos lo que sea buen trabajo." (Efesios 4:28.) Siendo limpios en sentido físico y moral. "Limpiémonos de toda contaminación de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios." (2 Corintios 7:1.)


Tratando a nuestros familiares con amor y respeto. "Que cada uno de ustedes [...] ame a su esposa tal como se ama a sí mismo; por otra parte, la esposa debe tenerle profundo respeto a su esposo. Hijos, sean obedientes a sus padres." (Efesios 5:33-6:1.)

Amando a los demás. "Continuemos amándonos unos a otros, porque el amor es de Dios." (1 Juan 4:7.) Obedeciendo las leyes del país. "Toda alma esté en sujeción [al gobierno] [...]. Den a todos lo que les es debido: al que pide impuesto, el impuesto." (Romanos 13:1, 7.)


DEMOSTREMOS Q U E AMAMOS A DIOS Para conservar un amigo, tenemos que hablar con él. Lo escuchamos, y él nos escucha a nosotros. También hablamos bien de él a otras personas. Lo mismo pasa si queremos conservar la amistad con Dios. Fíjese en lo que la Biblia dice que debemos hacer sobre este asunto. Orar a Jehová con regularidad. "Perseveren en la oración." (Romanos 12:12.) Leer la Palabra de Dios, la Biblia. "Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas." (2 Timoteo 3:16.) Enseñar a otros acerca de Dios. "Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, [...] enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado." (Mateo 28:19, 20.) . :


Acercarnos a los amigos de Dios. "El que está andando con personas sabias se hará sabio." (Proverbios 13:20.) Asistir a las reuniones del Salón del Reino. "Considerémonos unos a otros para incitarnos al amor y a las obras excelentes, [...] animándonos unos a otros." (Hebreos 10:24, 25.) Ayudar a mantener la obra del Reino. "Que cada uno [dé] tal como lo ha resuelto en su corazón, no de mala gana ni como obligado, porque Dios ama al dador alegre." (2 Corintios 9:7.)


PARA T E N E R AMIGOS, D E B E M O S S E R A M I G O S La amistad se basa en el amor. Cuanto más aprenda acerca de Jehová, mayor será su amor por él y su deseo de servirle. Esto le moverá a hacerse discípulo de Jesucristo (Mateo 28:19). Usted podrá disfrutar de la amistad de Dios para siempre si se une a la feliz familia de los testigos de Jehová. ¿Qué debe hacer para ser parte de ella? Demuestre que ama a Dios obedeciendo sus leyes. "Esto es lo que el amor de Dios significa: que observemos sus mandamientos; y, sin embargo, sus mandamientos no son gravosos." (1 Juan 5:3.) P o n g a p o r o b r a l o que a p r e n d a . Jesús contó una historia que ilustra esta idea. Un hombre sabio hizo su casa sobre una roca, y un hombre necio la hizo sobre la arena. Cuando vino una gran tormenta, la casa construida sobre la roca quedó en pie, pero la casa construida sobre la arena cayó haciendo mucho ruido. Jesús dijo que las personas que escuchan sus enseñanzas son como el hombre sabio que hizo su casa sobre la roca. También dijo que los que escuchan sus enseñanzas pero no las ponen en práctica son como el hombre necio que construyó sobre la arena. ¿A cuál de los dos hombres quiere parecerse usted? (Mateo 7:24-27.)


Dediqúese a Dios. Puede hacerlo diciéndole a Jehová en oración que quiere cumplir Su voluntad para siempre. Si hacemos la voluntad de Dios, demostramos que somos discípulos de Jesucristo (Mateo 11:29). Bautícese. "Bautízate y lava tus pecados mediante invocar su nombre." (Hechos 22: 16.) Sirva a Dios plenamente. "Cualquier cosa que estén haciendo, trabajen en ello de toda alma como para Jehová, y no para los hombres." (Colosenses 3:23.)


S E A M O S AMIGOS DE D I O S PARA SIEMPRE Hacer amigos y conservarlos cuesta esfuerzo. Nuestro esfuerzo por ser amigos de Dios y por conservar su amistad nos traerá muchas bendiciones. Jesús dijo a los que creían en él: "La verdad los libertará" (Juan 8:32). ¿Qué quiso decir? Podemos disfrutar de libertad ahora. Podemos liberarnos de las enseñanzas falsas y las mentiras que ha esparcido Satanás. También podemos liberarnos de la desesperanza que llena la vida de millones de personas que no conocen a Jehová (Romanos 8:22). Los amigos de Dios ni siquiera son esclavos del "temor de la muerte" (Hebreos 2:14,15). Podremos disfrutar de libertad en el nuevo mundo de Dios. ¡Qué libertad tan maravillosa tendremos en el futuro! Cuando la Tierra sea un paraíso, no habrá guerras, enfermedades ni delito. No habrá pobreza ni hambre. Se nos libertará de la vejez y la muerte, así como del temor, la opresión y la injusticia. La Biblia dice de Dios: "Estás abriendo tu mano y satisfaciendo el deseo de toda cosa viviente" (Salmo 145:16).


Los amigos de Dios vivirán p a r a siempre. La vida eterna es un regalo precioso que Dios dará a los que buscan su amistad (Romanos 6:23). Piense por un momento en lo que puede significar para usted vivir para siempre. Tendremos tiempo para hacer muchas cosas. Quizás deseemos aprender a tocar un instrumento musical, a pintar cuadros o a hacer trabajos de carpintería. Tal vez queramos estudiar los animales o las plantas. O quizás nos gustaría viajar y conocer otros países y sus gentes. Como tendremos vida sin fin, podremos hacer todas estas cosas. Tendremos tiempo para hacer muchos amigos. Como viviremos para siempre, podremos conocer a muchos otros amigos de Dios. Conoceremos sus habilidades y sus buenas cualidades, y también nos haremos amigos suyos. Los amaremos, y ellos nos amarán a nosotros (1 Corintios 13:8). Como tendremos vida sin fin, podremos hacernos amigos de todos los habitantes de la Tierra. Mejor aún, nuestra amistad con Jehová se irá haciendo más fuerte con el paso de los siglos. ¡Seamos amigos de Dios para siempre!


¿Desea más información? Escriba a la dirección de Watch Tower más cercana. ALEMANIA: N i e d e r s e l t e r s , A m S t e i n f e l s , D-65618 Selters. ARGENTINA: Casilla de Correo 83 (Suc. 27B), 1427 Buenos Aires. BÉLGICA: rué d'Argile-Potaardestraat 60, B-1950 Kraainem. BOLIVIA: Casilla 6397, Santa Cruz. BRASIL: C a i x a P o s t a l 92, 1 8 2 7 0 - 9 7 0 T a t u í , S P . CANADÁ: Box 4100, Halton Hills (Georgetown), O n t a r i o L 7 G 4 Y 4 . C H I L E : Casilla 2 6 7 , P u e n t e Alto. COLOMBIA: A p a r t a d o A é r e o 85058, S a n t a Fe de B o g o t á 8, D.C. COSTA RICA: Apartado 187-3006, Barreal, Heredia. DOMINICANA, REPÚBLICA: Apartado 1742, Santo Domingo. ECUADOR: Casilla 09-01-1334, Guayaquil. EL SALVADOR: Apartado Postal 401, San Salvador. ESPAÑA: Apartado postal 132, 28850 Torrejón de Ardoz (Madrid). ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA: 25 Columbia Heights, Brooklyn, NY 11201-2483. FRANCIA: B.P. 625, F-27406 Louviers cedex. GRAN BRETAÑA: The Ridgeway, Londres NW7 1RN. GUATEMALA: Apartado postal 711, 01901 Guatemala. HONDURAS: A p a r t a d o 147, T e g u c i g a l p a . ITALIA: Via della B u f a l o t t a 1 2 8 1 , 1-00138 R o m a RM. MÉXICO: A p a r t a d o Postal 896, 06002 México, D.F. NICARAGUA: Apartado 3587. Managua. PANAMÁ: Apartado 6-2671, Zona 6A, El Dorado. PARAGUAY: Casilla de Correo 482, 1209 Asunción. PERÚ: Apartado 18-1055, Lima 18. PUERTO RICO 00970: P.O. Box 3980, Guaynabo. SUIZA: P.O. Box 225, CH-3602 Thun. TRINIDAD Y TOBAGO, REP. DE: Lower Rapsey Street & Laxmi Lañe, Curepe. URUGUAY: Francisco Bauza 3372, Casilla de Correo 16006, 11600 Montevideo. VENEZUELA: Apartado 20.364, Caracas, DF 1020A.


2000 podemos ser amigos de dios