Issuu on Google+

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA FACULTAD DE CIENCIAS AGROALIMENTARIAS ESCUELA DE AGRONOMIA AF-0109

PRACTICA 2 OBSERVACION DE HONGOS FITPATOGENOS

Todas las plantas son atacadas por algún tipo de hongo y cada uno de los hongos parásitos ataca a uno o más tipos de plantas. La mayoría de las 100.000 especies identificadas, son estrictamente saprófitas y viven sobre la materia orgánica muerta, a la que descomponen. Alrededor de 50 especies producen enfermedades en el hombre y casi el mismo número ocasiona enfermedades en los animales. Sin embargo, más de 8.000 especies de hongos producen enfermedades en las plantas. Causan pérdidas económicas considerables, tanto por el daño que causan como por el costo en que se incurre para combatirlos. Pueden causar clorosis, necrosis, marchitez y alteraciones del crecimiento, tales como hiperplasia, hipertrofia, escoba de bruja y enanismo. La estructura vegetativa de los hongos se llama micelio, la cual está constituida por filamentos llamados hifas, las cuales pueden ser septadas o cenocíticas. Las hifas pueden agregarse de distintas maneras para formar estructuras de resistencia, las cuales les permite sobrevivir por largos períodos de tiempo. Muchos hongos forman una estructura en forma de colchón compacto de hifas llamado estroma. A menudo las fructificaciones del hongo se forman dentro o sobre el estroma. La gran mayoría de los hongos producen esporas para su reproducción o diseminación. Pueden producirse de muy diversas maneras. Las esporas asexuales se forman sin que medie un proceso de reproducción sexual, mientras que las que se forman a partir de dicho proceso, se dan bien sea por cariogamia o bien a partir de la meiosis. Los hongos se pueden identificar y caracterizar tanto por sus estructuras vegetativas (micelio), como por sus estructuras reproductivas (esporas, cuerpos frutíferos, etc.). En los hongos inferiores, las esporas asexuales se forman en el interior de un saco denominado esporangio, y se diseminan en el momento en que se rompe esta estructura. Algunas de esas esporas se mueven mediante flagelos y se les denomina zoospora. Otros hongos producen esporas asexuales denominadas conidios, que se desprenden de las células terminales de hifas especializadas llamadas conidióforos. En otros grupos, las esporas asexuales se forman en el interior de estructuras de pared gruesa denominadas picnidios. En la reproducción sexual, un par de células se fusionan y producen un cigoto denominado zigóspora. En otros grupos, el cigoto que se forma se llama oospora. La clase Ascomycete produce habitualmente ocho esporas sexuales en el interior de la célula o cigoto (el asca) y a esas esporas se les denomina ascósporas. Los hongos de la clase Basidiomycetes forman sus esporas sexuales fuera del cigoto o basidio y a esas esporas se les denomina basidioporas. Hasta la fecha, no se sabe que los hongos imperfectos se reproduzcan sexualmente, debido a que este fenómeno no se presenta en este amplio grupo de hongos o a que aún no se ha podido descubrir en ellos.


Objetivos: Reconocer y diferenciar, según su morfología, las principales estructuras de las clases de hongos fitopatógenos más importantes.

Procedimiento: 1. En el laboratorio se tendrán muestras de enfermedades provocadas por Oomicetes, Ascomicetes, Basidiomicetes e Imperfectos. Observe detenidamente los síntomas, haga un dibujo de cada uno y rotúlelo indicando forma, color, apariencia, tamaño y signos (si los hay). 2. Prepara un portaobjetos y colóquele una gota de agua. Establezca si el material por analizar requiere un corte o un raspado para liberar las esporas. 3.

Si va a hacer un raspado, tome el material vegetal con síntomas, apóyelo en el dedo índice de la mano y con la ayuda de una aguja de disección raspe suavemente sobre el tejido enfermo, tratando de no romperlo. Agite la aguja en la gota de agua sobre el portaobjetos. Repita el proceso varias veces. Tape la gota con un cubreobjetos y obsérvelo al microscopio, primero en bajo poder y luego auméntelo.

4. Para realizar un corte, prepare primero el portaobjetos con la gota de agua. Con ayuda de una navajilla muy afilada proceda a cortar trozos muy delgado (0.5 mm o menos de ancho) del tejido enfermo, tratando de partir las estructuras del hongo. Utilice un dedo de la mano que no usa para cortar como guía y apoye la muestra sobre una superficie dura. Recuerde que mientras más delgado sea el corte, éste será mejor. Realice varios cortes de igual manera. Luego monte dichos trozos en la gota de agua sobre el portaobjetos, cúbralos con el cubreobjetos y obsérvelos en bajo poder. 5.

Dibuje las estructuras y las esporas que ellos contienen.


Hongos Fitopatógenos