Page 1

GENERACIÓN UNIVERSITARIA

LA NETA

>>

WWW.SXC.HU

4

El mundo de

la mente NUESTROS PENSAMIENTOS, ACTOS Y FUNCIONAMIENTO ESTÁN LIGADOS PROFUNDAMENTE CON UN BUEN DESCANSO MIGUEL H. VILLARREAL ORTIZ

¿P

or qué dormimos? Igual y porque tenemos una cantidad determinada de sangre en la cabeza, y cuando ésta comienza a circular más lentamente dentro de nuestra alacena cerebral, la conciencia se carcome hasta que quedamos embarrados en un colchón con los ojos cerrados. Puede ser, pero igual y no. ¿Por qué duerme el mundo? A lo mejor porque los seres humanos somos tan enérgicos, intensos y extravagantes que, si no nos viéramos obligados a cerrar negocios, apagar luces y dejar de dar conferencias de prensa a las 8:00 pm para podernos dormir, ya nos habríamos auto-aniquilado. También puede ser, pero igual y no. A lo mejor los mecanismos están invertidos: Cerramos los negocios porque nos circula más lentamente la sangre en la cabeza y dormimos para que nuestras neuronas no se aniquilen entre sí. ¿Será? Busquemos la respuesta haciendo uso de la imaginación y

Generación Universitaria < Martes 25 de enero de 2011

suponiendo que sucede lo siguiente cuando es hora de comenzar a dormir. Planchamos la almohada y cerramos los ojos. Nuestras neuronas se juntan, se ponen de acuerdo y hacen un plantón en la delegación de la subsecretaría de la corteza frontal. Una neuronita sindicalizada negocia con el cerebelo (en los pasillos de la comisión de arbitraje del hipotálamo) y se asegura de que los términos del contrato colectivo de trabajo y la vigilia concuerden con los estatutos anuales emitidos por la OMS. En respuesta (como sucede en la vida real, en muchos de los países del mundo) algunos de los sectores más productivos de nuestro cerebro, disgustados por el mencionado paro de actividades, condenan a viva voz el proceder de aquellas células “sanguijuelas” y vividoras que no hacen más que drenar la gasolina orgánica sin aportar una sola función cognitiva a cambio. Se van acrecentando estas fricciones con el paso de los minutos y, como sucede en el mundo (con la cadencia de los bombazos

lacrimógenos y la métrica de un par de cocteles molotov) terminan desatándose ideas turbias, explosivas y no confiables en nuestras cabezas que vuelven a nuestros sueños fisiológicamente inciertos. Entonces, nuestros pensamientos se tornan densos, viscosos y lo suficientemente modificados como para tomar el control de ciertas regiones importantes de la mente: toda una guerrilla latinoamericana. Los nuevos invasores se plantan como régimen separatista en la sección reptiliana del cerebro, y comienzan a deteriorarse las cada vez más precarias relaciones entre los inquilinos conceptuales del hemisferio derecho y el izquierdo. Esto desemboca en el colapso completo de los diálogos inter-hemisféricos y, al igual que truenan las mesas de negociación en los congresos y senados del mundo, comienza a gestarse una inmovilidad operativa en las principales dependencias intelectuales encargadas de la toma correcta de nuestras decisiones. Se acerca el sueño. De ahí siguen los pleitos civiles, las embolias, los focos rojos demográficos y las patologías. Revientan quórums y vasos sanguinarios, dejan de coordinarse policías locales y conductos del sistema nervioso; se detiene el mundo y la serotonina. ¿Terminé hablando del mundo o de la mente? No importa, creo con coherencia que ambas cosas necesitan descansar de vez en cuando. Escogí el tema porque siento que me vence el sueño y percibo cómo comienza, lentamente, a desacelerar mi propio mundo mental: espécimen cualquiera de un órgano que ha emanado las ideas más brillantes y las intenciones más deplorables en la historia de la humanidad. Twitter: @mikeyvillarreal E-mail: mikeyvillarreal@gmail.com

El Mundo de la Mente  

Mi Artículo de enero para la sección "Generación Universitaria" de El Universal