Page 1

14

Sábado, 12 de enero de 2013 Deia

GIZARTEA

gizartea@deia.com

D E B AT E S O B R E L A R E F O R M A E D U C AT I V A E N E U S K A D I >

La ley Wert, ideología y poco más

◗ La LOMCE se estanca en la cuestión identitaria y el debate lingüístico para mejorar el nivel educativo ◗ Según los expertos, la ley carece de diagnóstico y propone medidas contrarias a los fines que persigue la Estrategia Europa es alcanzar en 2020 del 10% (ahora con un 13,5%). “Es absurdo aplicar el mismo esquema a comunidades tan dispares como las del Estado, con zonas monolingües y otras bilingües, y con resultados académicos que cuadruplican el fracaso escolar, o lo sextuplican como sucede entre el alumnado femenino de Gipuzkoa y el masculino de Castellón, en una proporción de 50,8/8”, reflexiona Agirregabiria. El jefe del Servicio de Innovación Educativa en Bizkaia insiste en que en Euskadi “se alcanzan las tasas europeas de titulación en estudios medios y casi se doblan en los estudios superiores, gracias a la aportación de la formación profesional”. Así, explica, la población entre 25 y 34 años con estudios medios es del 81% en CAV, igual al 81% de la UE-27 y muy superior al 64% del Estado. Por otro lado, la población entre 25 y 34 años con estudios superiores asciende al 58% cuando en la UE-27 es el 33% y en el Estado el 39%. Además, reivindica la salud de la escuela vasca en promoción y titulación ya que “Euskadi supera notablemente la media española”.

IDOIA ALONSO BILBAO. Hay un proverbio muy cas-

tizo que dice: Los árboles no dejan ver el bosque. Se dice cuando alguien no puede ver un asunto en su conjunto porque está prestando atención a los detalles. La inclinación a la verbosidad del ministro de Educación, José Ignacio Wert, quien dijo de sí mismo que es “como un toro bravo que se crece con el castigo” y que quiere “españolizar a los alumnos catalanes, para que se sientan tan orgullosos de ser españoles como catalanes”, ha brindado al Partido Popular los detalles que impiden ver con claridad el bosque, su reforma educativa. Detalle número uno: el peor ministro valorado del Ejecutivo Rajoy que, como penitente de la Inquisición, se ha vestido el sambenito para someterse a humillación pública. Detalle número dos: la cuestión identitaria. Y detalle número 3: la guerra lingüística. Todo so pretexto de mejorar la enseñanza y acabar con el fracaso escolar. Con argumentos (detalles) tan poderosos, no es de extrañar que desde el 29 de junio de 2012, fecha en la que el Consejo de Ministros presentó el primer informe de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), no haya tertulia, articulista o gobierno autonómico ajeno a la disciplina popular, que no haya centrado sus críticas en Wert, la recentralización de las competencias autonómicas o la defensa de la lengua oficial, en el caso de Euskadi, de la troncalidad del euskera. DEIA quiere ahora ver el bosque y analizar la LOMCE, ignorando esos detalles. Y qué mejor para ello que recurrir a un técnico, a un profesor titular de didáctica de las Matemáticas experimentales de la UPV/EHU. Mikel Agirregabiria es también jefe del Servicio de Innovación Educativa en la Delegación de Bizkaia y un influyente blogger.

UNIFICACIÓN DE LOS CONTENIDOS

Wertpretendehomogeneizar los17sistemasautonómicos

Imagen del segundo borrador de la LOMCE del 3 de diciembre de 2012. FOTO: DEIA DIAGNÓSTICO ERRÓNEO

Indicadoresyresultadosde EspañayEuskadi:nocheydía Para este profesional, el primer déficit que ensombrece toda la LOMCE tiene que ver con la rigurosidad del diagnóstico, o mejor dicho, con el hecho de que el punto de partida de la ley Wert ignora los resultados de las comunidades. “El anteproyecto no arranca, por primera vez, con un Libro Blanco previo de diagnóstico de la compleja situación del sistema educativo del Estado, con un análisis y valoración diferenciales que contemple la realidad y diversidad de cada una de las comunidades autónomas”, afirma Agirregabiria.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert. FOTO: EFE

Si se trasladase su aplicación a Euskadi, se observa que los indicadores que señala el anteproyecto como objetivos para el conjunto de España ya están en gran medida alcanzados en Euskadi, empezando por la tasa de abandono temprano y escolarización. Agirregabiria reconoce que en el Estado hay un bajo porcentaje de titulación en Secundaria Obligatoria, que pasó del 32% al 26,5% entre 2004 y 2011, lo cual en su opinión “es inaceptable”. Por contra, subraya que en el caso de la CAV abandono prematuro se sitúa en 12,6% (bajando desde el 15% anterior), cuando el objetivo de

El ministro de Educación atribuye esta realidad a la descentralización de la Educación y propone eliminar los 17 sistemas autonómicos a través del control de los contenidos. Agirregabiria no ve con malos ojos establecer niveles de competencias educativas mínimas a alcanzar a lo largo de las diversas etapas de las enseñanzas básicas, pero “sin entrometerse en metodologías” sobre cómo alcanzar tales niveles. Dicho de otro modo, según este experto, sería legítimo establecer un nivel mínimo de Matemáticas o de cada Lengua Oficial al concluir Primaria o ESO en los términos del portfolio europeo, o un marco estándar europeo, “pero no obligando ni excluyendo metodologías (por ejemplo, de inmersión lingüística) u otras fórmulas pedagógicas”. Asimismo, opina que el anteproyecto actual apunta bien algunos objetivos, pero que sus mecanismos de consecución “resultan ineficaces, regresivos, uniformadores y recentralizadores, y no camina hacia un éxito escolar mayor y a una reducción de la tasa de abandono escolar, objetivos que dice perseguir”. Y esta incompatibilidad entre los fines que la LOMCE pretende y los medios que propone para ello queda patente desde el preámbulo de la Ley. La exposición de motivos comienza con dos frases, en opinión de Agirregabiria, “impecables a modo de declaración de principios” que luego se desdicen.


GIZARTEA 15

Deia Larunbata, 2013ko urtarrilaren 12 12a

Ola de frío en Euskadi. El frío que viene protagoniza los foros de internet de los aficionados a la meteorología, que auguran 25 días heladores. P.16

PLANTÓN AL MINISTRO TRES DE LAS CUATRO ASOCIACIONES CONVOCADAS POR GALLARDÓN LE PLANTAN P.17

D E B AT E S O B R E L A R E F O R M A E D U C AT I V A E N E U S K A D I Y es que, según argumenta, “en el mismo primer párrafo, ya se puede comenzar a discrepar”. Todos los alumnos tienen un sueño, todas las personas jóvenes tienen talento, reza el texto. “Se vuelve –afirma– se retrocede, hacia el talento, en singular, único en lugar de abrazar las propuestas más plenas de inteligencias múltiples, educación emocional, creatividad, resiliencia,… que subyacen en las competencias básicas que propugna el currículum europeo”. ITINERARIOS

Contradicciónentrelosfinesde laleyylasmedidasquepropone Agirregabiria opina que las evaluaciones y los itinerarios no son positivos. Se establecen dos evaluaciones finales de etapa, en ESO y Bachillerato, con efectos sobre la titulación. Igualmente, se modifican los niveles de aplicación de las anteriores evaluaciones diagnosticas de Educación Primaria y ESO. Se crean nuevas pruebas de acceso en la Formación Profesional. Finalmente, se modifican las condiciones de acceso a la universidad. Para Agirregabiria la nueva estructura contradice los objetivos de bajar la tasa de abandono y fomentar la empleabilidad. Y es que, “siendo plausible ante una generación de ni-nis (muy acusada en algunas comunidades) el fomento de la empleabilidad que se declara, pero obra en su contra que no se pueda obtener el título de la ESO por pasarelas que son factibles en la actualidad”, declara el profesor. Además, apunta, “se vuelve a la visión de la FP como vía secundaria, del alumnado sin otras opciones, cuando una sociedad avanzada ha de contar con profesionales altamente cualificados en estos niveles”. Por otro lado, considera que las pruebas externas “no deben entenderse como filtro educativo, tal y como se deriva de la redacción de la LOMCE, sin reconocer el valor de la evaluación interna continua que se realiza en períodos más dilatados, de modo contextualizado y con un conocimiento más exacto de cada alumno o alumna”. AUTONOMÍA DE LOS CENTROS

Seobstaculizalaparticipación delacomunidadescolar Agirregabiria censura que los consejos escolares que hasta hora decidían y aprobaban pasan a informar, y que las decisiones las tome el director. “Es una extraña forma de incrementar la autonomía y, sobre todo, de que la comunidad educativa se involucre en el proyecto de centro con los padres y madres al frente”, dice. En conclusión, este profesional cree que “es preciso combinar y reforzar las pruebas normalizadas externas y periódicas con la evaluación continua interna del profesorado, que revaloriza su función y responsabilidad. Así se evitan efectos perversos como limitar la atención o concentrarse en los aspectos curriculares que van a ser objeto de evaluación externa, abocando a cursos destinados a preparar unas determinadas pruebas como se hacía con el teórico del carnet de conducir”.

MIKEL AGIRREGABIRIA JEFE DEL SERVICIO DE INNOVACIÓN EDUCATIVA EN BIZKAIA

“La diversificación curricular en 4º de Secundaria es un engendro” Ahora que la LOMCE ha reabierto el debate educativo, que se han socializado algunos aspectos a mejorar, según Agirregabiria, convendría analizar nuestra realidad y “pasar a la acción, con más evaluación, más innovación y un sólido marco propio”, la Ley Vasca de Educación

sitaria. Además, no son garantes de estabilidad para el futuro ni siquiera a corto plazo.

I. ALONSO

Con la LOMCE, ¿dónde quedan conceptos como la educación individualizada, clave del éxito?

¿Un pacto escolar entre quienes? Un pacto no sólo entre los principales partidos políticos, ni siquiera con todos los partidos políticos, sino convenciendo a la ciudadanía, a los agentes. Ya no sirve, y menos en educación, las leyes orgánicas, ni los Boletines Oficiales ante los riesgos ciertos de que avancen los desafíos de la desescolarización de la sociedad.

BILBAO. Desde un punto de vista téc-

nico, ¿cómo definiría la LOMCE? La LOMCE es, técnicamente, un anteproyecto mal redactado y socializado, carente de un diagnóstico elaborado, pobremente abierto a aportaciones, discordante entre sus objetivos y sus propuestas, desconocedor de la pluralidad educativa y lingüística del Estado y, me temo, conducente a una regresión pedagógica. Todo apunta que habría que reabrir un clima más profesional, más abierto, menos impositivo y menos regulador para evitar la oposición total que se ha desatado.

La LOMCE amenaza con convertirse en una cama de Procusto que cortará los pies, o la cabeza, a quien destaque o no se ajuste a esa norma promedio. No puede pedirse un mismo traje que se adapte a todo un inmenso universo de alumnado.

¿La polarización del debate en lo identitario es buscado? El debate generado es poco pedagógico, nada racional, se alientan descalificaciones nada educadas ni constructivas, resulta demasiado corporativo, desperdiciando la oportunidad de aportar estrategias. ¿Quién piensa en el alumnado?

¿La escuela vasca corre el riesgo de que baje el nivel?

¿Las medidas que se proponen son eficaces para mejorar lo que ya hay?

No y sí. Me explico, una ley, por muy general que sea, ni sube ni baja el nivel, y menos de forma automática y a corto plazo. Pero sí puede afectar, de modo grave y negativo, si se aplicase la LOMCE en sus términos actuales. Por los efectos perversos de clasificar al alumnado, generar más fracaso, centrarse en superar las reválidas, y unificar objetivos y estrategias.

¿Las reválidas externas que plantea por parte de un órgano independiente cuenta con las suficientes garantías para el alumnado euskaldun? La redacción actual no ofrece detalle, ni garantiza por tanto, un correcto y justo tratamiento lingüístico de dichas pruebas. Y menos aún si se confirmase el actual artículo 29.4, donde se señala: Los criterios de evaluación –esto es lo nuevo y peor– y las características de las pruebas serán establecidas para todo el Sistema Educativo Español por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que también diseñará las pruebas y establecerá su contenido para cada convocatoria.

¿Cree factible que se aplique esta legislatura, esto es a finales 2015? Difícilmente, porque el calendario fijado, aunque se aprobase en este semestre de 2013 y con el retraso del último borrador, prevé que –sin considerar las pruebas con carácter diagnóstico– la primera prueba general sería para 2º de Bachillerato en el curso 15-16.

Y mientras tanto, ¿qué debería hacer

Mikel Agirregabiria, en un momento de la entrevista. FOTO: PABLO VIÑAS el Parlamento Vasco para contrarrestar los efectos de la LOMCE? Lo negativo es que el marco de la LOMCE, si no se renegociase, podría mediatizar y yugular un posible acuerdo educativo en Euskadi. Aunque la alternativa ideal sería avanzar y materializar una Ley de Educación Vasca, con amplio consenso social y educativo. El Parlamento Vasco, inexcusablemente, debe promulgar y proclamar en esta legislatura una primera Ley de Educación Vasca, consensuada con amplio respaldo político y social.

“El Parlamento Vasco, inexcusablemente debe promulgar en esta legislatura una primera Ley de Educación Vasca”

A ciertos sectores la oferta lanzada por la consejera Uriarte a Wert les ha descolocado. ¿Qué opina usted? Más razonable que la posición de Isabel Celaá, que junto a las CC. AA.. socialistas pidió la retirada del anteproyecto, parece más política y educativa la actitud, igualmente firme, pero dialogante, que ya ha mostrado la nueva consejera Cristina Uriarte, apelando a lo establecido en el Estatuto de Gernika.

Desde su punto de vista, ¿cómo se debería abordar la reforma educativa en Euskadi? Habría que alcanzar un acuerdo estable que transcienda la coyuntura política para el 2020 ó 2030, trabajando por décadas. Es necesario cerrar un pacto escolar para superar la leyes de la Escuela Pública Vasca y Cuerpos Docentes Propios ya que están agotadas y siguen sin cubrir el conjunto de la educación no univer-

En cuando a la competencia lingüística (y otras) se entremezclan, intencionadamente, objetivos con metodologías. Establezcamos consensuadamente niveles finales y parciales mínimos, y no entremos en inmersión o no. La propuesta de la diferenciación curricular del curso 4º de ESO es un engendro, nacido de no saber cómo satisfacer, aunque sea de un modo excéntrico el compromiso electoral del PP de un Bachillerato de tres años. Y es que esta medida significaría o retrasar en un año la salida hacia Grados Superiores de FP o la Universidad –inasumible en coste– o cursar obligatoriamente todo el alumnado un curso de Bachillerato.

Y entre tanto despropósito, ¿hay algo positivo en la ley Wert? El equipo de Wert acierta cuando explicita y denuncia las debilidades del sistema educativo, aunque lo haga bajo la hipótesis de que es uniforme, dado que coexisten aspectos comunes aunque con gravedades nada comparables. Hay que bajar las tasas de abandono escolar escandalosas, el escaso rendimiento del uso de TIC allí donde Escuela 2.0 se aplicaron, es inaceptable una proporción de alumnos excelentes, de apenas el 3%, lo que supone la tercera parte de la media de la OCDE. También es necesario reducir la tasa de repetición del Estado, el 37% entre estudiantes de 15 años.

Entrevista a Mikel Agirregabiria de Idoia Alonos en DEIA 120113  

Entrevista a Mikel Agirregabiria de Idoia Alonos DEIA120113