Issuu on Google+

Después de todo lo sucedido Vi pudo recostarse en una pared de su oficina de la estacion. Estaba muy herida y con sangre en la cara, alzo la mirada y su sorpresa fue cuando encontró otro mensaje en la pizarra.

¡Esa maldita me las pagara! ¡Te encontrare y entonces me pedirás de rodillas perdón “#$%&@!


Pagina8