Page 1

construyendo en pen dien te

Miguel Silva Barral


Fig. 1 - Riomaggiore, en la regiรณn italiana de Liguria


5 9 15 19

introducción

Proyectos de edificación en pendiente Rokkō Housing (Tadao Ando) Long Tan Park (MVRDV)

Proyectos de urbanización en pendiente Cementerio Metropolitano de Roques Blanques (Batlle i Roig)

Proyectos de paisajismo en pendiente Jardín Botánico de Barcelona (OAB) Jardines de Sto. Domingo de Bonaval (Isabel Aguirre y Álvaro Siza)

3


Fig. 2 - Foto satélite de Himeji, Japón. Se puede observar como la “mancha” urbana sigue las zonas bajas, evitando los relieves más pronunciados. Así, las colinas más escarpadas van quedando aisladas, a modo de islas verdes en medio del mar urbanizado.

Fig. 3 - Pese a que Machu Picchu se asienta sobre una cresta rocosa muy escarpada, sus pobladores han podido hasta practicar la agricultura, en bancales.

Fig. 4 - Rocinha, la segunda favela más grande de Río de Janeiro. Aunque la tendencia es a construir en las zonas llanas, a veces no hay más remedio que trepar.

Fig. 5 - El monasterio de Santa María de La Tourette, diseñado por Le Corbusier, tiene entre sus principios compositivos hacer uso de la pendiente del terreno

Fig. 6 - El fuerte desnivel en el que se ubican las Termas de Vals, obra de Peter Zumthor, permiten disfrutar de grandes vistas desde el interior mientras que desde arriba ni siquiera se ve el edificio

4

2

3

4

5

6


Introducción Ninguna casa debería estar nunca sobre una colina ni sobre nada. Debería ser de la colina. Perteneciente a ella. Colina y casa deberían vivir juntas, cada una feliz de la otra. Frank Lloyd Wright

A

lo largo de la Historia, el ser humano ha dejado patente en más de una ocasión su predilección por los terrenos llanos para establecer su morada. La facilidad constructiva del terreno plano, sumada a la abundancia de agua, la aptitud de las zonas aluviales bajas para la agricultura y el ahorro de energía que supone desplazarse sobre el llano, han ido estableciendo la tendencia a ocupar zonas lejos de los relieves abruptos. Este modelo de asentamiento no ha hecho sino aumentar desde el salto de escala en la planificación urbana, con grandes extensiones de urbanización planificada que naturalmente son mucho más sencillas de ordenar cuando ocupan terrenos horizontales. (Fig. 2) No obstante, esta tendencia se ve alterada en no pocas

ocasiones. Además de ser muchos los motivos que pueden llevar a querer establecerse en una zona en pendiente, no es ni mucho menos un fenómeno reciente, lo que nos ha ido dejando un amplio catálogo de asentamientos en laderas.

Son numerosas las obras arquitectónicas que se aprovechan de la ladera en su favor Ya haya sido por razones defensivas (como las ciudades castreñas y medievales), religiosos (las acrópolis griegas , Potala o Machu Picchu) (Fig 3), paisajísticos (como las urbanizaciones en las colinas norteameri-

canas al modo de Beverly Hills), por falta de suelo asequible económicamente (las favelas brasileñas y otros barrios marginales sudamericanos) (Fig. 4) o por falta de suelo en general, o por una infinidad de motivos más, el caso es que abundan los ejemplos de edificaciones en terrenos inclinados. Dicha inclinación puede incluso dotar de un interés extra a la arquitectura, siendo así que son numerosas las buenas obras arquitectónicas que se aprovechan de la ladera en su favor: el convento de La Tourette de Le Corbusier, muchas de las obras de Peter Zumthor en Suiza, como las Termas de Vals (Figs 6 y 7) o la capilla de Sankt Benedigt, la mítica Fallingwater de Wright, muchos palacios y catedrales (la catedral y el ayuntamiento de Santiago, sin ir más lejos) y así una lista interminable que recorrería todos los tiempos y todo el mundo.

5


Fig. 7 - Cuando Le Corbusier ideó la Ville Radieuse la pensó sobre una superficie ideal: un plano horizontal e infinito.

Fig. 8 - Las idealizaciones de Hilberseimer también están planteadas en lugares ideales llanos

Fig. 9 - Tony Garnier adereza el paisaje de su Ciudad Industrial con algunas colinas, pero no forman parte más que del horizonte

6


8

9

Siendo así que las muestras de edificios en pendiente son muy numerosas, cuando saltamos a una escala más urbana ya dejan de serlo tanto. Como muestra, idealizaciones urbanísticas que ha producido el siglo XX están lejos de ser aplicables a un relieve complejo: la Ville Radieuse de Le Corbusier, la Ciudad Vertical y la Ciudad Horizontal de Hilberseimer, la Cité Industrielle de Tony Garnier… se desarrollan to-

das ellas en vastas llanuras. ¿Cómo encarar, entonces, con tal escasez de precedentes, un proyecto de urbanización en una ladera? En efecto, los ejemplos de proyectos urbanísticos en relieves abruptos son escasos en comparación con el resto, pero siempre se pueden encontrar caminos ya abiertos. Se podría establecer una clasificación de estos proyectos según

dónde se sitúan sobre una escala de edificación – urbanización. Esta abarcaría desde proyectos con una densidad edificatoria importante (de nuevo, francamente escasos cuando se trata de laderas) hasta proyectos de parques en laderas. En el medio habría diferentes grados de parques edificados, en extensiones tipo “campus”: un continuo natural con edificaciones más o menos destacadas.

7


8 Fig. 10 - Las fases I y II de Rokko Housing, de Tadao Ando


Proyectos de edificaciรณn en pendiente

9


10Fig. 11 - Rokko I amalgamado con la montaĂąa


Rokkō Housing, Tadao Andō 1978-83, 1989-93, 1997-99 Montes Rokkō, Kobe, Japón

K

ōbe es una de esas ciudades en las que se manifiesta la querencia del hombre por las zonas llanas y bajas. Como si se tratase de una mancha de aceite, el continuo construido rehúye de las colinas, extendiéndose a lo largo de los valles y sobre el mar antes que encaramarse a ellas. En los bordes de la ciudad, sin embargo, sí que encontramos algunas edificaciones que se montan sobre la base de las laderas. Es precisamente en el punto de contacto entre Kōbe y los montes Rokkō donde entre 1978 y 1983 se construirá esta obra. Sobre una pendiente de 60 grados, Ando concibe una retícula tridimensional de 5,70x4,90x2,90m. Esta retícula artificial, que contrasta con la poderosa presencia de la naturaleza que la rodea, se convierte al disponerse sobre el terreno en una abstracción de la geometría natural. Así, la ladera

Fig. 12 - Sección de Rokko I

del monte “se convierte” en el edificio, tanto así que se busca intencionadamente que el peso de las tierras excavadas sea igual al peso del edificio que se construye. El edificio resulta, al final, un escalonamiento de viviendas, de modo que todas ellas disfrutan de su propio trocito de naturaleza. A la hora de organizar el conjunto, Ando recurre a la idea de la calle japonesa como lugar de interacción social. La calle se convierte aquí en una escalera, que será el tema que vertebre el conjunto: primero, en forma de escalera tendida hasta una plaza central en el cuarto nivel; a partir de ahí, como una escalera de ida y vuelta que se va retranqueando a cada nivel. A causa del enorme éxito cosechado tanto comercial como de la crítica, en 1985-93 se construyó la segunda fase

del conjunto. Cuatro veces mayor, Rokkō II comparte los mismos principios que su hermano mayor pero con el doble de densidad. La escalinata vuelve a ser el tema central, estructurando la retícula de 5,2x5,2m Cuatro años más tarde se construye la tercera fase, mucho más masiva y ya situada en el altiplano. Desaparece el motivo de la escalera y la retícula ya no es perceptible, si bien todavía sigue siendo el elemento organizador del conjunto. Finalmente, Rokkō IV ya se despega totalmente del concepto inicial, formalizándose como volúmenes curvos aislados descendiendo por la pendiente.

11


12Fig. 13 - Las pilas de cajas de Long Tan Park completan las caras seccionadas de los montes


Long Tan Park, MVRDV 2004 Liuzhou, Guangxi, China

E

n el sur de China, en medio de un paisaje kárstico catalogado como Patrimonio de la Humanidad, se ubica la ciudad de Liuzhou. A su alrededor, multitud de canteras desnudan las montañas para extraer piedra caliza. Cerca de la ciudad, una de ellas ha dejado cinco montañas partidas a la mitad. La antigua cantera, por estar tan próxima a la ciudad, atrae ahora a promotores interesados en ocupar este

Fig. 14 - Sección de Long Tan Park

bello paisaje. El estudio holandés MVRDV se plantea hacer frente al reto del nuevo uso residencial de la cantera al mismo tiempo que resuelve el problema de la erosión de las laderas ahora desnudas, mediante la ocupación de los escarpes con 2700 viviendas. Estas tomarían forma de cajas individuales, escalonadas sobre el acantilado. Los espacios públicos y de acceso los conforman

escaleras que discurren entre las agrupaciones de cajas, y ascensores que salen en forma de columnas de entre la melée habitacional, resultando una red capilar de calles en el irregular tejido de las viviendas. Todas las cajas se separan tres metros de la pared rocosa para permitir la ventilación. MVRDV comparan el proyecto de Long Tan Park con el monte Rushmore.

13


14Fig. 15 - Vista del Cementerio Metropolitano de Roques Blanques


Proyectos de urbanizaciรณn en pendiente

15


16Fig. 16 - Las pĂŠrgolas con enredaderas le dan un ambiente mĂĄs Ă­ntimo a la zona de enterramiento


Cementerio Metropolitano de Roques Blanques, Batlle i Roig 1981-85 El Papiol, Barcelona, España

E

n la falda de la sierra de Collserola, por el lado opuesto a Barcelona, se ubica el Cementerio Metropolitano de Roques Blanques. Es una pendiente del 30% que soporta un bosque de robles, encinas y pinos. Batlle i Roig

diseñarán el parque en terrazas, pavimentadas con áridos finos y pobladas de flora local. El programa del cementerio se resuelve de forma que los muros de nichos conforman los muros de contención de las terrazas. En total las zonas de

Fig. 17 - Sección del parque con los nichos

enterramiento constan de 6.135 nichos, 2.882 tumbas, 173 panteones, unos 6.976 osarios y columbarios cinerarios y 687 Bosc de la Calma; el Árbol Familiar, el Jardí y la Font del Repós, todo ello en una superficie de 56 hectáreas.

17


18Fig. 18 - Carballeira del parque de Santo Domingo de Bonaval


Proyectos de paisajismo en pendiente 19


20Fig. 19 - El JardĂ­n BotĂĄnico de Barcelona exhibe plantas de la misma latitud de diferentes lugares


Jardín Botánico de Barcelona, Carlos Ferrater (OAB) 1998-99 Barcelona, España

E

ste parque basa su diseño en dos consideraciones. En primer lugar, cómo hacer que sea el propio lugar el que proporcione las pautas del proyecto. La segunda consideración trataba sobre las especies vegeta-

Fig. 20 - Vista general del parque

les que se debían plantar en este parque. El argumento para integrar estas consideraciones junto con el programa fue establecer una malla triangular, que crece o mengua según la topografía, y que se deshilacha en los bordes. Dos de los

vértices de cada triángulo estarían siempre a la misma cota. Esta malla permitió racionalizar las instalaciones, establecer una malla de caminos jerarquizada y dotar al territorio de un orden que facilita su misión pedagógica.

21


22Fig. 21 - El motivo vertebrador del parque de Bonaval es el omnipresente curso de agua


Parque de Santo Domingo de Bonaval (I. Aguirre y Á. Siza) 1994 Santiago de Compostela, España

O

trora finca y cementerio perteneciente al convento dominico de Santo Domingo de Bonaval, se recuperó en 1994 tras la construcción del Centro Gallego de Arte Contemporáneo (1993), en la parte baja del parque, y obra también del portugués Álvaro Siza.. La finca conventual se componía de tres partes, que hoy marcan la fisionomía

del parque. En primer lugar, la huerta del convento, situada en la parte baja. Aquí las actuaciones comprenden la restauración de los muros existentes y su puesta en valor, incluidas algunas ruinas de edificaciones auxiliares del convento. La segunda parte es el cementerio, y la tercera la carballeira. En esta última zona está la mina de agua, elemento fundamental en la composición del parque dado que ese agua que discurre

será un motivo recurrente. El agua sale de la mina a través de túneles para después recorrer por canales abiertos los jardines, caer en un chorro abierto sobre otra pieza y seguir su curso por la zona baja del parque, hasta una fuente de caño. A medida que el usuario recorre el parque, trazando eses para vencer la pendiente, se va a ir cruzando en varias ocasiones con el curso de agua.

Fig. 22 - Vista general del prado del cementerio. Al fondo, el convento de Santo Domingo

23


Conclusi De todo lo visto anteriormente podemos sacar una serie de conclusiones. En primer lugar, que pese a que el hombre tiene una tendencia innata a situalrse en el plano horizontal, y a desarrollar todas sus actividades en estas condiciones, en ocasioens se asienta en terrenos inclinados, ya porque no tiene otro remedio o porque las ventajas son mayores que este inconveniente.

24

Fig. 23 - ViĂąedos en Lavaux, una muestra de una secular arquitectura en pendiente.


iones Además, hemos visto que la respuesta que da el hombre al problema del asentamiento en pendiente es de todo menos única. El problema puede abordarse desde diferentes aproximaciones, según sean de tipo más edificatorio o paisajístico. Hemos visto como los ejemplos seleccionados toman la pendiente como un estímulo positivo y procuran acomodarse a ella manteniendo el perfil

del estado natural anterior. El respeto por unas condiciones topográficas tan marcadas parece un postulado esencial. La creación de diferentes niveles es una constante, demostrando que la máxima constante es buscar la permanencia a cota. Sea como fuere, aunque la respuesta está lejos de ser única, el respeto por el ámbito natural preexistente parece ser el punto común.

25


Fig. 1 - Chadwick, Ed

Fig. 2 - Hakker, Matthias

2001

2012

Terraced Village

Riomaggiore

http://www.flickr.com/

http://matthias-haker.deviantart.com/

(CC BY-NC-ND 2.0) Fig. 4 - St-Amant, Martin

Fig. 3 - Digital Globe

2009

2015

Machu Picchu

Himeji

http://commons.wikimedia.org/

http://maps.google.com/

(CC BY-NC-ND 2.0) Fig. 5 - Wasilewski, Leszek

Fig. 6 - La Simon, François

2008

Rocinha

La Tourette

http://commons.wikimedia.org/

http://www.flickr.com/

(CC BY-NC-ND 2.0) Fig. 7 - k2000

Fig. 8 - Le Corbusier

Therme

Ville Radieuse

http://www.flickr.com/ (CC BY-NC-ND 2.0) Fig. 9 - Ludwig Hilberseimer

Fig. 10 - Tony Garnier

1930

1917

Hochhausstadt

Cité Industrielle

Fig. 11 - Conley, Ken

Fig. 12 -

2009

Rokko

Rokko House

http://www.flickr.com/

http://www.tumblr.com/

(CC BY-NC-ND 2.0) Fig. 19 - Wasilewski, Leszek

Fig. 20 - MVRDV

2008 http://www.flickr.com/

http://www.mvrdv.nl/

Fig. 14 - MVRDV

Fig. 13 - Batlle i Roig

http://www.mvrdv.nl/

www.batlleiroig.com

Fig. 21 - Batlle i Roig

Fig. 22 - Batlle i Roig

www.batlleiroig.com

www.batlleiroig.com

Fig. 15 - Yanes, Germán

Fig. 16 - Lee, Ilha

2012

2005

Carballeira de Bonaval http://www.flickr.com/

http://www.flickr.com/

(CC BY-NC-ND 2.0)

(CC BY-NC-ND 2.0) Fig. 23 - Ferrater, Carlos

Fig. 24 - Saavedra, Carlos

2008

2009

http://wp.ferrater.com//

http://www.flickr.com/ (CC BY-NC-ND 2.0)

26

Fig. 17 - Lambricae

Fig. 18 - Paudex Yves

Panorámica Bonaval

Bourg-en-Lavaux

http://www.flickr.com/

http://www.flickr.com/

2014

(CC BY-NC-ND 2.0)


Bibliografía & índice fotográfico

BATLLE, Enric y ROIG, Joan; “Vertedero del Garraf. Begues”, en www.batlleiroig.com. Consultado 19 enero 2015. FERRATER, CArlos; “La fractalidad en la construcción del paisaje”, en www.ferrater.com. Consultado 19 enero 2015. FUTAGAWA, Yukio; “Tadao Ando : 1988-1993”, A.D.A.1993 Tokio

27


Construyendo en Pendiente  

Academic work on buildings on slopes

Construyendo en Pendiente  

Academic work on buildings on slopes

Advertisement