Issuu on Google+


Contenido Editorial

3

La belleza

4

7 hábitos para ser un joven exitoso

8

Conoce a los Arcángeles

10

Jornada Mundial de la Juventud 2011

12

¿Por qué es mejor esperarse hasta el matrimonio? 30 preguntas para no equivocarse en la aventura más importante de la vida (parte 1)

14

Vivencias

22

¿Casarse o vivir juntos?

24

Sabías que…

28

Sano humor

29

Último tema

30

2

16


Editorial Queridos lectores: bienvenidos sean a esta nueva edición de su revista Encuentro… un lugar para ti. Espero se encuentren muy bien, quizá andan un poco estresados o ajetreados por el regreso a clases, bueno al menos yo sí, pero poco a poco vamos a agarrarle el ritmo a este nuevo ciclo. Bueno, como siempre trataremos temas actuales y de interés para nosotros los jóvenes así como vivencias que pueden ayudarnos a conocer que no estamos solos y que otras personas también han pasado por lo mismo que nosotros, por las mismas inseguridades, aficiones, deseos etc., es por eso que te invito a que nos escribas y nos compartas alguna experiencia, situación o dificultad por la que hayas pasado para que juntos busquemos una solución o si ya la tienes, algunos de nuestros lectores que se encuentren en algo similar aprendan de tus comentarios. Como siempre, les agradezco que nos lean, y pues ahora sí los dejo para que le echen un vistazo a lo que traemos para ustedes en este mes.

Nuestro Equipo Editora General Ana Lucía Reina Salazar

Temas Georgina G. Reina Salazar

Productor Miguel A. Reina Salazar

Temas Rafael Reina Salazar

3


La belleza

En la buena filosofía estudiamos que todo ser, por el hecho de existir, tiene cuatro propiedades ínsitas: unidad, verdad, bondad y belleza. 1. Definición y tipos de belleza El vocablo belleza deriva del término latino “bellus”, bonito (que a su vez, procede de bonus, bueno). Desde antiguo se destacó la dificultad que entraña dar una definición de este concepto. Platón se propuso en su diálogo “Hipias major” determinar qué es la belleza en sí misma: aquello que hace bellas a las cosas que se nos manifiestan como tales. Se han dado muchas definiciones: Bello es lo que visto (y no sólo lo conocido), agrada (Santo Tomás). La belleza es el esplendor del orden (San Agustín). Es el esplendor de todas las propiedades del ser reunidos: unidad, verdad y bondad (Jacques Maritain). Belleza es luminosidad. Belleza es armonía. Belleza es orden. La belleza es la hermosura interior que se refleja hacia fuera. No sólo está el gozo de la vista que contempla la belleza exterior y se recrea en sus líneas. La capacidad para descubrir la otra, la interior, indica una facultad más elevada, la de de ser exploradores de la intimidad ajena, lo que a la larga va a ser una valiosa adquisición o valor. Hay tres tipos de belleza: a) La belleza natural: Es la belleza que se encuentra en las cosas de la naturaleza. Un paisaje, el vuelo de un pájaro, unas cataratas, unas montañas, el mar, unas nubes, etc. Su fuerza

4

radica en entrar por los ojos, en ser rotundo a la hora de mostrarse. Esta belleza natural es fuente de agrado y complacencia para los sentidos exteriores. Va de fuera para adentro. Me enriquece. Me ennoblece. b) La belleza artística, es decir, la plasmada en el arte: Es la belleza de un hermoso cuadro, un edificio, una escultura, una pintura, un discurso. El Renacimiento se encargó de transmitirnos un nuevo estilo de belleza basado en la armonía y el orden, canon que cambiará en los siglos XVII (Barroco) y XVIII (Ilustración y Neoclasicismo). Esta belleza artística quedará reflejada en las artes plásticas (arquitectura, escultura y pintura) y en las artes del movimiento (música, coreografía y poesía). También es una belleza que va de fuera para adentro. Nos exalta. Nos enriquece y ennoblece.

c) La belleza moral o interior: es el orden, el equilibrio, la bondad interior de la persona. Es el conjunto de unidad, verdad, bondad, espiritualidad en armonía, orden, proporción...que cada uno de nosotros tiene en su interior. Es la armonía entre las acciones del hombre y el ideal de su vida (ideal que decide su vocación y su misión en la misma). Es la coherencia entre la conducta del hombre y la meta o ideal que persigue. Albert Einstein dijo: “La belleza reside en el corazón de quien la contempla”. Esta es la belleza en la que nos detendremos. Es la belleza que uno tiene dentro como fuente para saciar la sed propia y la de los demás. Llega a ser fuente de alegría constante, de gozo consolador, de encanto arrebatador. Genera amor y alegría renovada en quien la contempla y se beneficia de ella, en el trato con esa persona. Esta belleza interior se exterioriza en resplandores de bondad, veracidad, honestidad, coherencia, simplicidad, encanto, armonía, equilibrio. Por eso, una persona será bella interiormente en la medida en que viva y se alimenta de las otras cualidades del ser: unidad, verdad, bondad.


2. ¿Cómo llegar a descubrir nuestra belleza interior? En la medida en que somos capaces de olvidarnos de nosotros mismos para interesarnos por los demás y sentimos la necesidad interior, acuciante, aunque serena, de contribuir con nuestra vida y nuestras obras a hacer de este mundo un lugar mejor, más hermoso y gratificante para todos...en la medida en que dejemos de inquietarnos por las necesidades más bajas de supervivencia y de seguridad que se cubren de forma automática y nos elevemos sobre lo material, perecedero y terrenal, para entrar en el área inconmensurable, llena de luz y de esperanza del espíritu...en esa medida comenzaremos a apreciar en nuestro interior que tenemos verdad, bondad, espiritualidad y belleza, y las sentimos y vivimos con plenitud en lo más profundo de las estructuras que conforman nuestra mismidad. Por tanto, esta belleza interior está en ti y es la unión de verdad, bondad, espiritualidad. Es un valor que se autogenera en todo aquel que sepa sentirla, vivirla, sintonizarla y crearla en su derredor. Hay que descubrirla, pues está en ti. Que no te pase que mueras sediento de sed, teniendo a tu lado esta fuente inagotable. Así lo expresaba Leon Bloy: “Hay una fuente al pie de todos aquellos que mueren de sed”.

Pero además, esta belleza interior se ha alimentado de esa belleza natural y artística y es un valor universal que se da en todos y que funde en abrazo espiritual y entusiasma por igual al filósofo, al poeta, al campesino y al científico. Es el caso del místico san Juan de la cruz, o de san Francisco de Asís, que encuentran a Dios (el porqué de su existencia) en la candidez y belleza de los seres sencillos de la creación, o el caso de sabios como Einstein, anonadado y perplejo ante la maravillosa armonía que descubre en el Universo, o el caso de un sencillo labrador como san Isidro, que siente interiormente el pálpito de la belleza de los campos arados, de las mies, de la lluvia, del sol y de la escarcha, y contemplándola se siente transportado en espíritu hacia su Creador. Gustavo Adolfo Bécquer diría: “El espectáculo de lo bello, en cualquier forma que se presente, levanta la mente a nobles aspiraciones”. Por lo tanto, esta belleza interior se dará en quienes tengan los ojos limpios y el corazón desalojado de preocupaciones y saben abrirse a la belleza que encuentran a su alrededor, esparcida en la creación. Esta belleza sentida en el interior como armonía que sintoniza con todo lo creado nos permite descubrir, además, un mundo

5


trascendente que el hombre no es capaz de expresar en términos racionales y que los místicos y poetas se esfuerzan en hacerlo con imágenes poéticas, figuras retóricas, etc. Pero, ¿por qué hay unos ciegos que no ven esta belleza interior? ¿Por qué otros son capaces de verla en lo más mínimo? No hay camino para descubrir la belleza, sino que la belleza está precisamente en hacer el camino hacia el interior del espíritu. La mayoría de los humanos dejan la vida, pasan por la tierra poniendo su empeño en cubrir las necesidades primarias de alimento, pertenencia, aprecio y autoestima, y en su horizonte de miras apenas si han ido poco más allá de capacitarse para ejercer una profesión u oficio, conseguir un nivel socioeconómico aceptable y atesorar propiedades y riquezas con un doble fin: asegurarse unos años de vejez libres de preocupaciones económicas y dejar en herencia a los hijos la seguridad de un patrimonio que alivie las dificultades que la vida pueda depararles. Después, esperar que la muerte llegue lo más tarde posible, y estar orgullosos de haber hecho algo en la vida. Hasta aquí, todo perfecto, y es digna de elogio la conducta de quienes así programan y realizan la propia existencia. Sin embargo, aquellos, demasiado pocos, por desgracia, que amplían sus miradas hacia el horizonte sin límites de la plena realización de ser, adquieren la inapreciable virtud de convertir en bellos, maravillosos, deseables y dignos de disfrute hasta los momentos más prosaicos y simples de la propia existencia: una merienda en familia, un día de lluvia, el retraso del tren o del subte, el nacimiento de un nuevo hijo.

6

Los semblantes de estas personas son serenos, calmados, animosos firmes, pero orlados de ternura y de paz. En sus rostros reflejan la alegría, porque han hecho motivo de su existencia el disfrute del encanto y de la belleza que late a raudales en cada rincón de la naturaleza. Gustavo Flaubert dijo: “Si mirásemos siempre al cielo, acabaríamos por tener alas”. Hay que mirar un poco más allá de nuestras necesidades primarias, si queremos descubrir las alas de la belleza, percibir el perfume de la belleza, calentarnos con el resplandor de la belleza y saborear el gusto de la belleza. Debe ser muy alentador y estimulante para los hombres saber que en cada uno de nosotros permanece la disponibilidad anímica y la predisposición a descubrir la armonía, el orden, el equilibrio y la belleza en todas las cosas de la creación, y que esa sintonía y hermandad con el Universo no es algo que se nos da, sino una riqueza insondable que permanece dentro de nosotros mismos y que sólo hemos de ocuparnos de sentirla, vivirla y disfrutarla.


3. ¿Cómo acrecentar y preservar esta belleza interior? Necesitamos: Ánimo equilibrado, mente serena y calma psicofísica. Lo contrario a ánimo perturbado, depresivo y exaltado, angustiado, violento, ansioso, apático, atormentado, esquizofrénico, paranoico, egoísta, vanidoso, orgulloso, pasional, sentimental, inestable, incoherente y mentiroso. Todo esto nos hace perder la belleza interior.

Cada día, antes de iniciar nuestra jornada, mientras nos vestimos y aseamos, debemos poner en orden nuestras ideas, afectos, sentimientos y propósitos, y barrera de nuestro corazón y de nuestra mente posibles residuos de pensamientos y sentimientos negativos de rencores, envidias, venganzas, resentimientos, antipatías y discordias, para dar paso a la armonía equilibradora y saludable del espíritu sereno, que viene acompañada de generosidad, optimismo, comprensión, perdón, actitud mental esperanzada, positiva y de servicio a los demás y predisposición a dejarse invadir por la incomparable belleza de las cosas más pequeñas, cotidianas y aparentemente insignificantes y triviales. En vano se pretende restablecer el equilibrio perdido y llenar los vacíos del espíritu con honores, posesiones, fama y atesoramiento de bienes materiales, porque la verdadera felicidad es consecuencia de esa armonía interna y equilibradora en cuanto síntesis de bondad, verdad, espiritualidad y belleza, la belleza que es disfrute y gozo en lo cotidiano, vivido y sentido con plenitud del ser.

Autor: P. Antonio Rivero

Albert Einstein dijo: “Los ideales que han iluminado mi camino, y una y otra vez me han infundido valor para enfrentarme a la vida con ánimo, han sido la bondad, la belleza y la verdad”. Y Rousseau: “Si quitaseis de nuestros corazones el amor a la bello, nos quitaríais el encanto de vivir”. Y Maurois: “Cuando las cosas no van bien, nada como cerrar los ojos y evocar intensamente una cosa bella”. Una persona amada, una canción, una poesía, un recuerdo hermoso, una vivencia pasada... CONCLUSIÓN: Ana Frank en su Diario decía: “Volviendo los ojos hacia lo que es bello -naturaleza, el sol, la libertad y la belleza que está en nosotros- uno se siente enriquecido. No perdiendo esto de vista, uno vuelve a encontrarse en Dios y se recobra el equilibrio. El que es feliz puede hacer felices a los demás. El que no pierde el valor ni la confianza no se morirá nunca de pena.”

7


7 hábitos para ser un joven exitoso Ser joven no es una tarea fácil de llevar menos cuando se está en la universidad y queda poco tiempo para disfrutar las cosas buenas de la vida. En su libro, Los 7 hábitos para hacer a los jóvenes altamente exitosos, el autor Sean Covey intenta entregar una brújula que sirva de ayuda a los jóvenes para enfrentarse frente a la sociedad.

1

Ser Proactivo.

Ser proactivo es la llave para abrir los otros hábitos. Acá destaca que se debe tomar el control y la responsabilidad de su vida. Las personas proactivas deben entender que son responsables de su propia felicidad o infelicidad. No culpar a otros de sus propias acciones o sentimientos.

3

2

Tener en mente una meta.

Si los jóvenes no tienen claro dónde quieren llegar con su vida, su valores, metas y quiénes son, se perderán en el tiempo y vagarán de aquí para allá con las opiniones que le den de los demás. Es bueno tener en mente cuál es la meta que se quiere lograr, dónde se ven y se proyectan en el futuro, auto declararse una misión que se quiere conseguir en la vida, será una hoja de ruta para enfrentarla.

Poner Primero lo que realmente es primero.

Esta costumbre ayuda a los jóvenes a priorizar y administrar su tiempo de manera que se enfocan en terminar las cosas más importantes en sus vidas. Poner primero lo primero significa también aprender a superar los miedos y ser fuertes en tiempos difíciles. Es vivir la vida según lo que más importa.

8


4

Piense en ganar.

Los jóvenes pueden aprender a fomentar la creencia de que es posible crear un ambiente donde se puede ganar en todas las relaciones. Este hábito motiva la idea de que cualquier discusión o situación ambas partes pueden llegar a una solución beneficiosa mutuamente. Con esta actitud se aprenderá a celebrar los logros de otro, en lugar de sentirse amenazados por ellos.

6

Sinergice

La sinergia se alcanza cuando dos o más personas trabajan juntas para crear algo mejor. A través de este hábito los jóvenes aprender que no tiene que ser “a su manera” o “a mi manera”, sino que a una mejor manera, una forma superior de hacer las cosas. La sinergia permite a los jóvenes a valorar las diferencias y apreciar mejor a los demás.

5

Escuchar primero y entender, después ser entendido.

Porque la mayoría de la gente no toma atención cuando escucha y una de las frustraciones más grandes en la vida es que muchos se sienten incomprendidos. Este hábito asegura que uno adquiere la habilidad de comunicación más importante que existe: la escucha activa.

7

Agudizar la vista.

Los jóvenes deben entender que nunca deben vivir demasiado ocupados como para tener tiempo para sí mismos. Cuando un joven “agudiza la vista” lo que se quiere decir es que se mantiene preocupado de su yo personal y se hace fuerte para enfrentar los problemas. Esto significa que periódicamente se renuevan y esfuerzan en mantener activo su cuerpo, mente, corazón y alma.

9 Fuente: http://www.empreser.org/


Este nombre significa: "¿Quién como Dios? O: "Nadie es como Dios". A San Miguel lo nombre tres veces la S. Biblia. Primero en el capítulo 12 del libro de Daniel a donde se dice: "Al final de los tiempos aparecerá Miguel, al gran Príncipe que defiende a los hijos del pueblo de Dios. Y entonces los muertos resucitarán. Los que hicieron el bien, para la Vida Eterna, y los que hicieron el mal, para el horror eterno". En el capítulo 12 del Libro del Apocalipsis se cuenta lo siguiente: "Hubo una gran batalla en el cielo. Miguel y sus ángeles combatieron contra Satanás y los suyos, que fueron derrotados, y no hubo lugar para ellos en el cielo, y fue arrojada la Serpiente antigua, el diablo, el seductor del mundo. Ay de la tierra y del mar, porque el diablo ha bajado a vosotros con gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo". En la Carta de San Judas Tadeo se dice: "El Arcángel San Miguel cuando se le enfrentó al diablo le dijo: „Que te castigue el Señor‟". Por eso a San Miguel lo pintan atacando a la serpiente infernal. La Iglesia Católica ha tenido siempre una gran devoción al Arcángel San Miguel, especialmente para pedirle que nos libre de los ataques del demonio y de los espíritus infernales. Y él cuando lo invocamos llega a defendernos, con el gran poder que Dios le ha concedido. Muchos creen que él sea el jefe de los ejércitos celestiales.

10


Su nombre significa: "Medicina de Dios". Fue el arcángel enviado por Dios para quitarle la ceguera a Tobías y acompañar al hijo de éste en un larguísimo y peligroso viaje y conseguirle una santa esposa. Su interesante historia está narrada en el día 7 de febrero. San Rafael es muy invocado para alejar enfermedades y lograr terminar felizmente los viajes.

Su nombre significa: "Dios es mi protector". A este Arcángel se le nombra varias veces en la S. Biblia. Él fue el que le anunció al profeta Daniel el tiempo en el que iba a llegar el Redentor. Dice así el profeta: "Se me apareció Gabriel de parte de Dios y me dijo: dentro de setenta semanas de años (o sea 490 años) aparecerá el Santo de los Santos" (Dan. 9). Al Arcángel San Gabriel se le confió la misión más alta que jamás se le haya confiado a criatura alguna: anunciar la encarnación del Hijo de Dios. Por eso se le venera mucho desde la antigüedad. Su carta de presentación cuando se le apareció a Zacarías para anunciarle que iba a tener por hijo a Juan Bautista fue esta: "Yo soy Gabriel, el que está en la presencia de Dios" (Luc. 1, 19). San Lucas dice: "Fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, a una virgen llamada María, y llegando junto a ella, le dijo: „Salve María, llena de gracia, el Señor está contigo‟. Ella se turbó al oír aquel saludo, pero el ángel le dijo: „No temas María, porque has hallado gracia delante de Dios. Vas a concebir un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. Él será Hijo del Altísimo y su Reino no tendrá fin‟". San Gabriel es el patrono de las comunicaciones y de los comunicadores, porque trajo al mundo la más bella noticia: que el Hijo de Dios se hacía hombre. 11


Jornada Mundial de la Juventud 2011 La vigésima séptima edición de la Jornada Mundial de la Juventud reunió a más de 1 millón de jóvenes de todo el mundo del 16 al 21 de agosto de 2011 en Madrid con el objetivo de dar a conocer el mensaje de Cristo. La JMJ tiene la finalidad de crear un ambiente para compartir y reflexionar sobre los temas fundamentales de la vida cristiana, el papa Benedicto XVI ha convocado a todos los jóvenes católicos y no católicos bajo el lema: “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”. Desde del martes 16 de agosto hasta el domingo 21 se celebraron numerosos actos culturales, celebraciones litúrgicas, catequesis y viacrucis. El 18 de agosto su santidad llegó para unirse a la JMJ, ofreció un mensaje de bienvenida en el que mostró su inmensa alegría y agradecimiento a las autoridades de España, exhortó a los jóvenes a que el mensaje de esperanza y amor de Cristo tuviera eco en el corazón de los que no creen o se han alejado de la iglesia.

El viernes 19 se reunió con jóvenes religiosas de distintas órdenes, muchas de las cuales era la primera vez que salían de la clausura de sus conventos; minutos antes en la breve presentación del cardenal arzobispo de Madrid ha hecho referencia a la colaboración de tantas religiosas en la Jornada Mundial de la Juventud y a “las horas de oración y adoración en común, y labores de todo tipo, con las que han contribuido a este encuentro, por ejemplo, la simpatiquísima iniciativa ‘Coser y cantar’ a la que se sumaron muchas señoras y jóvenes de toda España”. Gracias a esta iniciativa se ha podido contar con ornamentos litúrgicos suficientes para las grandes celebraciones de estos días. Finalmente se trasladó a la Basílica del monasterio del Escorial para mantener un encuentro con 1000 profesores universitarios jóvenes donde El Santo Padre ha querido animarles “a no perder nunca la sensibilidad e ilusión por la verdad, a no olvidar que la enseñanza es una formación de jóvenes a quienes debéis de comprender y querer”.

12


Mundial de la Juventud donde finalizó con una petición “que respondáis con amor a quien por amor se ha entregado por nosotros.” Por otra parte, el Papa ha resaltado en su encuentro con los jóvenes que es a través de Dios como podemos “alcanzar la vida auténtica, la que siempre vale la pena vivir en toda circunstancia y que ni siquiera la muerte puede destruir”. En sus palabras ha aconsejado a los jóvenes a escuchar lo que realmente puede enriquecer y construir una vida sólida; “Hay palabras que Más tarde desde la plaza Cibeles presidió el solamente sirven para entretener, y pasan como viacrucis, el santo padre animó a los jóvenes a el viento; otras instruyen la mente en algunos que el amor de Cristo aumentara su alegría y les aspectos; las de Jesús, en cambio, han de llegar al alentara a estar más cerca de los menos corazón, arraigar en él y fraguar toda la vida. Sin favorecidos. esto, se quedan vacías y se vuelven efímeras”, ha El sábado 20, millón y medio de jóvenes se explicado. congregaron en el aeródromo de Madrid de “Al edificar sobre la roca firme, no solamente cuatro vientos para la celebración de la gran vuestra vida será sólida y estable, sino que vigilia; el papa exhortó a los jóvenes con las contribuirá a proyectar la luz de Cristo sobre siguientes palabras: “No tengáis miedo al vuestros coetáneos”, ha recalcado Benedicto mundo, ni al futuro, ni a vuestra debilidad, el XVI. “Edificad vuestras vidas sobre el cimiento señor les ha otorgado vivir en este momento de firme que es Cristo. Esta sabiduría y prudencia la historia para que gracias a vuestra fe siga guiará vuestros pasos, y vuestra alegría resonando su nombre en toda la tierra.” La contagiará a los demás y se preguntarán por el tormenta que sorprendió a los peregrinos no secreto de vuestra vida”. impidió que los jóvenes se sobrecogieran en oración. El domingo 20 en la mañana se celebró la misa de clausura de la JMJ, el papa alentó a los jóvenes a sentirse amados por Cristo y a responderle con generosidad y valentía, a fiarse de Él y a poner sus vidas en manos del Señor, a ser testigos y misioneros de Cristo en otras tierras y países. El santo padre también mantuvo un encuentro con 12 mil jóvenes voluntarios de la Jornada

Fuente: www. madrid11.com Editado por: Georgina Reina Fotos: www.portalcomarcal.es y www.aciprensa.com

Autor: Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net

13


¿Por qué es mejor esperarse hasta el matrimonio?

Creo que todas las personas nos hemos hecho esta misma pregunta cuando estábamos de novios y muy enamorados ¿Por qué esperar hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales con la pareja? Algunos de nuestros padres contestarán “porque así debe de ser”, “porque no puedes andar regando por aquí y por allá semillas de vida”, “¡qué van a decir nuestros conocidos!” ó algunos apegados a la vida cristiana dirán: “porque es pecado”. Bueno en lo que a mi opinión respecta, la relación sexual es una entrega total, es como la cereza del pastel; ya que la pareja se ha

14

demostrado que se quiere de todas las maneras posibles durante el noviazgo y una vez tomada la decisión de casarse y formar una familia juntos ahora si va la “buena” en el buen sentido de la palabra y es que en la relación sexual entregas todo para ser uno solo, entregas tu cuerpo, tu alma, tu personalidad, tu vergüenza, tus nervios, toooodo en un solo acto y demostración de amor.

Creo firmemente que para llegar a tener sexo, antes se encuentran algunas preparaciones tanto físicas, psicológicas y emocionales que han tenido su momento de maduración a lo largo de nuestro desarrollo pero confieso que hasta el momento no comprendo por qué la maduración física es la primera en estar preparada o por qué su inicio es a muy temprana edad; ya que en la

adolescencia empiezan los cambios y las curiosidades sexuales; debido a esto, es necesario tomar en cuenta que la relación sexual en sí conlleva madurez y compromiso.

Nuestra intimidad es una de las cosas más valiosas que tenemos y no sería muy conveniente para nosotros, en cuanto a dignidad como persona se refiere, el mostrarla a la pareja solo porque “presentimos” es la persona indicada o como muchos lo justifican: “es una necesidad que debe satisfacerse”; somos personas con necesidades, sí, pero también razonamos y por eso mismo podemos controlarlas. Muchos se preguntarán ¿Y cómo voy


a saber si es la persona indicada? Bueno pues primeramente porque te quiere por lo que eres, es tu amigo además de tu novio(a), siempre busca tu bienestar y no solo el de él (ella), disfruta estar contigo, respeta tu decisión de esperar para llegar al acto sexual y un sinfín de comportamientos que tú irás conociendo durante el noviazgo.

¿Por qué es mejor esperar hasta el matrimonio? Porque es mejor esperar a que el amor que se tienen pase por las muchas y distintas situaciones que se presentan en el noviazgo las cuales harán que el amor madure y la entrega sea más libre y satisfactoria en todos los sentidos.

¡ÁNIMO! Sean fuertes, vale la pena esperar .

Autor: Georgina Reina Salazar.

15


“El amor no es cosa que se aprenda, ¡y sin embargo no hay nada que sea más necesario enseñar! Siendo aún un joven sacerdote aprendí a amar el amor humano. Si se ama el amor humano nace también la viva necesidad de dedicar todas las fuerzas a la búsqueda de un «amor hermoso». Porque el amor es hermoso. Los jóvenes, en el fondo, buscan siempre la belleza del amor, quieren que su amor sea bello” (Juan Pablo II).

1

2

El amor, ¿vive en el mundo real o el de los sueños?

“Mantente despierto, la vida es breve” decía el anuncio de una marca de café. Nos recordaba así que muchas veces vivimos nuestra vida como si durmiésemos, como quien está soñando. Por muy vivos que sean los sueños nunca podrán sustituir la realidad. Por muy bellos o agradables que sean, son solo una construcción nuestra: no tiene un origen, y sobre todo, no tienen una meta, no tienen destino. Para vivir de verdad, para vivir en la realidad, es necesario estar despiertos, como dice el anuncio. Es necesario aceptar que vivimos en un mundo con personas reales que pueden enriquecernos o defraudarnos, porque no las creamos nosotros. Es decir, para despertar a la vida, es necesario despertar al amor. Sólo se despierta quien ama. El amor evita que confundamos la vida con un sueño. El amor hace surgir un horizonte que no se desvanece de golpe, como el de los sueños, sino que se ensancha siempre hacia la meta, hacia un destino lejano y maravilloso. La vida es breve... ¡despierta al amor!

16

¿Por qué el amor nos atrae tanto?

“Hoy la tierra y los cielos me sonríen / hoy llega al fondo de mi alma el sol. / Hoy la he visto..., / la he visto y me ha mirado... / ¡Hoy creo en Dios!” Así decía un poeta español, queriendo describir sus sensaciones de enamorado. También a él, como a todos, el amor le cambiaba la vida, le llenaba de un entusiasmo inesperado e incontenible, hasta parecerle sobrenatural, incluso divino. Esta es la fuerza del amor: eleva al que ama más allá de sus expectativas, le abre nuevos horizontes e infinitas posibilidades. Es tan grande la alegría que da el amor, que quien lo experimenta corre un peligro: creer que ha llegado ya a la meta. El enamorado queda tan sorprendido de la luz que ha inundado su vida que no hace otra cosa que contemplarla. Al igual que le sucede a un caminante que, tras haber avanzado por senderos oscuros, se encuentra ante una llanura maravillosa e interminable y, en vez de atravesarla, se para a contemplar la nueva visión. Cuando un enamorado se comporta así, su amor acaba por agotarse, pronto cansa o aburre. El amor nos fascina porque contiene una promesa de belleza, algo tan grande que deseamos poseerlo inmediatamente, en un instante. Pero esto no es posible. El amor nos invita a caminar a lo largo de su sendero, un sendero nuevo que podemos construir solo paso a paso.


3

¿El amor es siempre igual, verdadero, o hay amores falsos?

El amor contiene una promesa de felicidad: para vivirlo es preciso aceptar con confianza la promesa que nos hace. Quien confía solo en las propias seguridades porque no quiere cometer errores, ese no cree en el amor, jamás podrá amar. El amor es algo que no nos pertenece, que no depende de nosotros. Es necesario confiarse al amor, abrirse a él, dejarse conducir por él. No importa que hayamos tenido malas experiencias. El amor no es el sentimiento débil y fugaz que algunos nos describen. El amor es más bien la fuerza que nos acompaña desde el inicio de nuestra vida; que existía antes de que viniésemos al mundo, en el abrazo de nuestros padres; que ha sostenido nuestros primeros pasos. Y entonces decimos: Sí, es posible creer en el amor, porque el amor ha venido a mí primero. Dale crédito al amor: el amor ya te ha dado crédito a ti. De este modo la apertura al amor no es un salto en el vacío. Todo amor tiene siempre una meta. Si no la tiene, entonces gira en redondo y se pierde en instantes fugaces, incapaz de seguir un sendero que conduzca hacia el horizonte lejano. Cuando no tiene meta, el amor deja de ser amor. ¿Cuál es nuestra ruta y nuestra brújula para creer en el amor? ¿Cómo distinguir el amor verdadero del falso? Pregúntate si tu amor tiene meta o si das vueltas en círculo. Pregúntate si tu amor construye algo o si es un amor-burbuja, en que dos amantes se limitan a mirarse embelesados el uno al otro... Pregúntate si tu amor te hace crecer y madurar... si te promete y abre un camino.

4

¿Existen distintos tipos de amores?

La música es una sola y, sin embargo, hay muchas formas distintas de tocarla. Del mismo modo, también hay formas distintas de amar. La música, por ejemplo, puede cantarse en coro. Nuestra voz se une con otras voces. Así es más fácil seguir la melodía y no perder el tono. Cuando cantamos en coro nos une un mismo ritmo, nos contagiamos

la pasión por la misma música, nos atrae un mismo misterio. Pues bien, cantar en coro se parece a un tipo de amor, la amistad. Cada amor se distingue por los bienes que se comparten en él: a los amigos les une un ideal común, una visión común, una obra común. Por eso los amigos quieren lo mismo y rechazan lo mismo, hasta verse a sí mismos en el otro. Hay otro tipo de música: un dúo de instrumentos que dialogan entre sí, cada uno poniendo una parte de la pieza, de forma que entre los dos se haga armónica y bella. Se parece esto al amor esponsal, entre hombre y mujer. Aquí también están los dos unidos por un mismo amor a la música, pero ahora cada uno desempeña un papel distinto, y los dos se complementan, se inspiran, sacan lo mejor del otro en su diferencia. Sin el otro no podrían tocar la partitura, que quedaría incompleta, llena de silencios, rota. Por último, podemos pensar en otro tipo de música, la de una orquesta. Un único director reparte a cada músico su papel y su entrada, convierte el sonido de todos en un único movimiento de ritmo y armonía. Esta música se parece a otro tipo de amor, el amor filial, que cada hombre y cada mujer recibe de sus padres y, en último término, de Dios Creador. Este es el amor primero, de donde bebe el amor de los amigos y los esposos, la fuente de todos los tipos de música.

17


5

El amor, ¿es algo que se encuentra, o hay que aprenderlo?

Cuando se encuentra el amor, nos parece que ya hemos alcanzado la felicidad plena. Todo nos parece hermosísimo, perfecto; corremos el riesgo de hacer como el caminante: pararnos a mirar el horizonte que se ha abierto ante nosotros. Sin embargo, como ya hemos dicho, no basta contemplar nuestro amor para vivirlo en su verdad; al igual que no basta amar la música para saber tocarla. Es necesario el tiempo, el estudio y mucha práctica para llegar a ser verdaderos músicos. Como la música, el amor es un arte que no se aprende ni cultiva en solitario, sino junto a la persona amada. Y hay que contar también con la ayuda de un maestro al que nos abrimos, dejando que sus palabras resuenen en nosotros y nos introduzcan en el arte de amar. ¿Quién es este amigo, experto en el arte de amar, que nos ofrece su amistad y su sabiduría? Cristo es el Maestro del que tenemos necesidad para aprender a amar: Él nos ha amado primero y nos amará hasta el fin de nuestros días, sin reservarse nada. En su escuela cada uno aprenderá, no solo la fascinación de la música, sino el arte de tocarla, de componer nuevas melodías.

18

6

¿El amor es espiritual o se vive y se expresa gracias a nuestro cuerpo?

Nuestro cuerpo no es un objeto más. Se parece, es verdad, al resto de las cosas. A veces otros lo tratan así: pasan a nuestro lado sin saludar o nos miran con ojos posesivos o nos tratan con violencia, algunas veces nos sentimos mal cuando esto ocurre. Y es que el cuerpo no está solo fuera de nosotros, no es solo lo que observo por fuera, sino también lo que siento por dentro, mi propia intimidad. Con el cuerpo hacemos cosas, pero en el cuerpo forjamos también nuestras inclinaciones, nuestros gustos y preferencias. El cuerpo no es sólo una cosa que tengamos, sino algo que somos: las sensaciones que experimentamos, los deseos que nos mueven. De esta forma el cuerpo me habla. Es como si tuviese un lenguaje. ¡Y qué importante es saber descifrarlo! Quien no lo entiende no se entiende a sí mismo. El lenguaje del cuerpo me dice, en primer lugar: no eres un ser aislado. Gracias al cuerpo entendemos, también, que no nos hemos dado la vida a nosotros mismos. Nuestro cuerpo se formó, admirablemente, en el seno materno. Por eso el cuerpo te invita a mirar a tu origen: ¿de dónde vengo? Y el cuerpo responde con palabras de la Biblia: “tus manos me formaron en las entrañas maternas...” (Job 10,8; Jer 1,5). Es verdad que a veces no nos gusta nuestro cuerpo. ¿Y si fuera más alto, más fuerte, más atractivo? La respuesta suena: entonces no serías tú; y la gente que te ama de verdad te ama por lo que eres y como eres. Lo que importa no es tener un cuerpo perfecto, sino saber que tu cuerpo es bueno y aceptarlo como un regalo, incluyendo sus límites. Solo entonces aprenderás a entender el lenguaje del cuerpo, y sabrás también expresarte con él.


7

¿Es verdad que nuestro cuerpo está hecho a imagen de Dios?

En nuestro cuerpo son evidentes las huellas de quien nos ha formado, los dedos del Creador que actuaron a través del amor de nuestros padres. Por eso, antes de nada, nuestro cuerpo nos “dice” que hemos sido hechos, que somos “hijos”. El cuerpo, además, nos “habla” de las personas que nos rodean y nos permite dialogar con ellas. La mano tendida es un signo de ayuda, la sonrisa es signo de aprobación, el abrazo un gesto de acogida. Y en el encuentro del hombre y la mujer, el cuerpo nos permite amarnos en totalidad, hasta hacernos una sola carne. El cuerpo, donde vivimos nuestra intimidad, nos abre a la intimidad con otras personas, permite compartir el mundo. Por eso el cuerpo nos invita a descubrir al otro y a acogerle en nosotros. En el encuentro del hombre y la mujer habla el cuerpo, a través de la sexualidad, el lenguaje del amor conyugal. Un lenguaje que, también en este caso, es difícil de aprender: hablarlo es todo un arte. Pero quien lo domina bien, evitando faltas de ortografía y usando las palabras correctas, puede comunicarlo todo, en la plenitud del amor.

8

El hombre y la mujer son en verdad diferentes, en qué consiste su distinción?

Ciertamente, el hombre y la mujer son diferentes. El cuerpo tiene su lenguaje, y este nos “habla” también de la diferencia sexual. Esta diferencia permite la unión más plena entre el hombre y la mujer: una unión fecunda, que puede dar la vida. El hombre y la mujer no provienen del azar, sino del amor de sus padres, mediante el cual se manifiesta la fuerza creadora del amor de Dios. Si la diferencia sexual entre el hombre y la mujer fuera sólo fruto de la casualidad, también sería fortuito el amor que nos ha traído a la existencia, y la vida sería un viaje de la nada hacia la nada, como un sueño. La diferencia que existe entre un hombre y una mujer es más profunda que la que vemos entre las razas, las lenguas y las culturas. El hombre y la mujer son, no sólo diferentes, sino también complementarios. Se necesitan el uno al otro para enriquecerse recíprocamente. Esto no quiere decir que hombre y mujer sean como las piezas de un rompecabezas. El hombre y la mujer no son una “media naranja” para el otro que, cuando se unen, quedan cerrados en sí, formando una burbuja. Su amor, por el contrario, se expande, da fruto más allá de ellos, construyen algo juntos y se abren a un misterio que siempre ofrece más. Y es que el amor entre hombre y mujer se basa sobre algo más grande que ellos dos. Ambos se unen en la dimensión de Dios, que les creó y escribió en sus cuerpos el lenguaje de la sexualidad; que les descubre el misterio de la persona amada y bendice su unión con el fruto de una nueva vida, de valor infinito.

19


9

El sexo, ¿es algo corpóreo o espiritual?

La Iglesia prefiere, más que de sexo, hablar de sexualidad, porque la sexualidad afecta a toda nuestra vida y no solo a una parte de ella, a un órgano o a un deseo particular. La sexualidad, por otra parte, tiene distintas dimensiones: genética (hombre y mujer tienen distinto ADN), gonádica (diferentes órganos sexuales), fisiológica (distinta forma del cuerpo), psicológica (tenemos distinto modo de ser, de reaccionar afectivamente) y, por último, espiritual (la sexualidad toca a nuestro mismo centro como personas, a la manera en que amamos y somos amados). No son dimensiones separadas, sino que todas se unen en mi cuerpo, que es la fuente de donde brotan nuestras vivencias. Ser hombre o ser mujer no es un simple dato que ponemos en nuestro pasaporte, sino una dimensión de nuestra identidad, un modo de responder a la pregunta fundamental: “¿quién soy yo?” Pensemos, por ejemplo, en lo importante que es haber recibido la vida de otros, haber sido engendrado del amor de nuestros padres. Y también en la capacidad que tenemos para dar vida a otras personas. Esto no es accesorio, sino central para nuestra vida, y está unido a la sexualidad. Por eso la sexualidad no es sólo una atracción hacia la otra persona, sino también un elemento que nos ayuda a comprendernos a nosotros mismos, a partir del cual nos construimos a nosotros mismos y nuestras relaciones. La importancia de la sexualidad nos es bien conocida por la fuerza con la que se manifiesta. Los otros deseos corporales como el hambre, la sed, o las ganas de poseer algo se extinguen cuando obtenemos el objeto que buscábamos. No sucede lo mismo cuando anda por medio la sexualidad. ¿Cómo es esto? Es que la sexualidad, como hemos dicho, es una ventana abierta a un misterio, que no se dirige a una cosa, sino a la

comunión con una persona. Por la sexualidad percibo que no puedo vivir para mí mismo. En ella encuentro una llamada profunda al amor, y en el amor se juega el sentido de mi vida. Si alguno la utiliza solo para darse fácil satisfacción, no realiza una comunión personal y se convierte en presa de un narcisismo estéril.

10

20

¿Cómo comportarse cuando se experimenta la atracción hacia alguien?

Al hombre le atrae el cuerpo femenino, y a la mujer el masculino. Despiertan en ellos impulsos y deseos. Para aprender a amar es necesario descifrar el lenguaje de esta atracción sexual hacia la otra persona, que tiene tres niveles. El primero es el de la atracción física que experimentamos hacia la persona del otro sexo. Esta tiene tanta fuerza porque apunta a algo más grande que nosotros, al misterio de la persona amada. Sólo quien descubre esa belleza más profunda puede descifrar el verdadero sentido de los deseos. Quien se queda sólo en el placer físico acaba en desilusión: como ocurre con la droga, la sexualidad cada vez le da menos placer y cada vez le hace más adicto a ella. Está luego el nivel psicológico de la sexualidad: nos atraen las cualidades masculinas o femeninas de la otra persona. Es el mundo de los afectos y sentimientos que me ligan al otro. Estos son tan bellos porque veo en ellos la posibilidad de construir un mundo común: la otra persona se hace presente en mí.


Ahora bien, los sentimientos van y vienen, como las olas del río. Muchas de esas olas se estrellan en la orilla y allí se acaba su fuerza. Pero el río tiene un movimiento más profundo, el de su corriente, que le conduce hacia el mar. El arte de amar es lograr que mis sentimientos se vuelvan también hondos, que impulsen la vida, que hagan madurar y crecer el amor mutuo. Para ello he de descubrir que, más allá del sentimiento, está el encuentro con la otra persona, que me aparece como alguien único, singular, distinto de todas las demás cosas. Es el nivel personal de la sexualidad, en que aprendo a “vivir para el otro” trenzando una vida común. El periodo de noviazgo sirve para comprobar si nuestra atracción y sentimiento han madurado hasta el fondo, si hemos llegado al nivel personal. ¿Nos movemos todavía según las vibraciones del río, que se estrellan en la orilla? ¿O hemos encontrado un amor estable, que abre un camino, el de la corriente que va hasta el océano, llenando de vida sus márgenes?

Continuará…

Fuente: www.catholic.net

21


embarazo", como suponen salió positivo. No sé que pensaba, tenía la tonta esperanza que iba a pasar y que no nacería el bebé que estaba en mi vientre, que desaparecería por arte de magia. Fui donde mi "amigo" y le conté que estaba embarazada y me dijo: "ese hijo no es mío, y tu me mentiste al decirme que eras virgen.....ese bebé puede ser de cualquiera"...... Imagínense el tremendo apoyo del padre de mi hijo.

A los 24 años fui a una fiesta con un "amigo", me dio a beber un trago muy fuerte (no sé si tenía algo más que licor, tampoco desconfié de A todo esto entre en una depresión tremenda, él), en ese momento se me cayó el vaso que tenía peleaba con mi madre, con mis compañeros de en mis manos al suelo y todo se me dio vueltas. trabajo.....quería morir....nadie comprendería que yo - la hija ideal, la niña dulce, inocente, Luego él me dijo, con tono preocupado: buena - tendría un hijo soltera, sin padre. "...¿¡cómo te vas a ir en esas condiciones a tu casa!? Mejor ándate para la mía". Me fui a su Un día, cuando la situación en mi casa era casa. Estábamos solos, empezó a besarme y me insoportable, le grité a mi mama que estaba hizo suya, yo hasta esa fecha era virgen, siempre embarazada, casi se muere la pobre....yo me había pensado que al hombre que le entregara fui, salí corriendo de mi casa y me fui a una mi virginidad, sería por amor, a esta persona plaza cerca de mi barrio. Ahí estuve todo el nunca la amé por lo que puse mucha resistencia, día. En la noche, sin tener donde ir, y sin saber pero no conseguí nada. qué hacer, sólo con la idea de morir, de haber defraudado a mi madre, llegué a mi casa. Cuando llegue a casa, tenía mucho miedo, no quise contarle nada a mi mamá, por que me iba Mi mamá no estaba en casa, andaba donde una a retar y no creería que fue casi una vecina, contándole lo sucedido. Ella le violación. Tampoco pensé que la primera vez de recomendó que debería hacerme un aborto, ya tener relaciones iba a quedar embarazada, pero que no podía truncar mis estudios, mi carrera así fue. Al pasar el tiempo, llegó la fecha de mi profesional y mi futuro. Y un hijo , me periodo menstrual y al ver que no pasaba nada, impediría todos mis planes. me di cuenta de inmediato que estaba embarazada. Sin contarle a nadie, fui a una farmacia y me compre un "examen de

22


Resumiendo, fuimos con mi madre y mi vecina a una clínica, donde un doctor y dos enfermeras me practicaron un aborto. Yo no me di cuenta de nada, ya que me anestesiaron y cuando desperté el pabellón estaba limpio como si no hubiese sucedido nada. En el momento y por mucho tiempo, me sentí aliviada y contenta de haberme liberado de esa "carga". Pero con el tiempo, me he dado cuenta el tremendo error que cometí, la irresponsabilidad e inmadurez de mi actuar. Mi hijito ya tendría tres años y sé que aunque hubiese tenido muchas dificultades, sería muy feliz con él. Y le habría entregado todo lo que soy. Desde un principio y hasta ahora, creo que Dios no me va a perdonar jamás (y bien merecido que me lo tengo). Tengo miedo de no poder nunca tener un hijo, que me hayan dañado mis órganos reproductores

En estos momentos estoy llorando y sufro cada vez que recuerdo mi gran error.....el no poder estar con mi angelito, abrazarlo y entregarle todo mi amor. Por favor, rueguen por mi, para que Dios y mi hijito puedan perdonarme. De antemano muchas gracias por darnos esta ventana a nosotros, las mujeres arrepentidas del asesinato cometido. Y por último, pedirles a todas las mujeres que lean mi testimonio, no cometan el error que yo cometí, que luchen por sacar adelante esa vida que está en sus manos, tan indefensa, vulnerable y dependiente. Amen a sus bebés con todo el corazón......Dios se lo merece.

Esto sucedió en febrero del 2001.....en junio del mismo año, conocí a mi actual novio, él es el amor de mi vida, y tenemos las intenciones de estar toda la vida juntos y tener hijos..... Esto último me da miedo y creo que sería el castigo más justo que me merezco, no poder darle hijos al hombre que amo. Él sabe lo que me sucedió y me comprende y me consuela en los momentos que lo necesito.

Fuente: www.catholic.net SEUDÓNIMO: "MANDY"

23


Según el IPF, en el primer semestre de 2006 ha habido un 21% más rupturas que en 2005; aún así, no es lo mismo casarse que cohabitar. El matrimonio se ve sometido a una presión enorme desde la aprobación del "divorcio exprés" en España. En tan solo un año de nueva ley (julio 2005-junio 2006) se han alcanzado 163.444 rupturas. Y por si fuera poco, en el primer semestre del 2006 se han producido 85.633 rupturas que representa un crecimiento del 21,1% con respecto al mismo semestre del 2005, señala el Instituto de Política Familiar. En efecto, en el primer semestre del 2006 se han producido 15.000 rupturas más que en el primer semestre del 2005, pasando de 70.689 rupturas a las 85.633 actuales. Todo ello provocará que, al final del 2006, la ruptura sea de más de 170.000 matrimonios, con un incremento de más del 14% con respecto al 2005.

24


Esto tiende a crear un desprestigio del matrimonio y del compromiso en general, en una sociedad que ya está bastante escasa de compromisos. Muchos tienden a unirse con miedo a una falsa estabilidad y así crecen las uniones en co-habitación. Sin embargo, la cohabitación aumenta el riesgo de ruptura (incluso si le sigue la boda) y, en cualquier caso, no es lo mismo que el matrimonio. El periodista Dennis Praguer, autor de "La felicidad es un serio problema: manual de reparación de la naturaleza humana", al asistir a las bodas de sus hijos, entendió mejor por qué casarse es distinto (y mucho más valioso y beneficioso) que simplemente cohabitar. Traducimos sus reflexiones publicadas en TownHall.com.

Cinco argumentos no religiosos a favor del matrimonio en vez del "vivir juntos"

No importa lo que pensabais cuando cohabitabais; en el momento que os casáis vuestra relación con el otro cambia. Ahora habéis hecho un compromiso con el otro como esposo o esposa delante de casi toda la gente importante de tu vida. Ahora os veréis el uno al otro con una luz diferente, más seria.

Segunda diferencia: las palabras sí importan

Yo siempre he creído que no hay comparación posible entre vivir juntos y el matrimonio. Hay enormes diferencias entre ser esposo o esposa y ser "un compañero", "un amigo", o un "compañero sentimental"; enormes diferencias entre un compromiso legal y una asociación voluntaria; entre levantarse ante la sociedad y anunciar públicamente tu compromiso y el vivir, simplemente, junto a otro.

Las palabras nos afectan profundamente. Vivir con tu "novio" no es lo mismo que con tu "esposo". Y vivir con tu "amiga" o cualquier otro título que le des no es lo mismo que hacer un hogar con tu "esposa". Cuando presentas a esa persona como tu esposo o esposa, estás haciendo una afirmación más importante sobre el papel de esa persona en tu vida que con cualquier otro título.

Al asistir a las bodas de dos de mis tres hijos este pasado verano vi las diferencias con más claridad.

Tercera diferencia: la legalidad sí importa Estar legalmente atado y ser responsable por otra persona es algo que importa. Es un anuncio para él/ella y para ti de que tomas esta relación con la

Primera diferencia: desde que te casas, ves la relación con más seriedad 25


máxima seriedad. Ninguna palabra de afecto, promesas de compromiso, etc... no importa lo sinceras que sean, pueden igualar la seriedad de un compromiso legal.

Cuarta diferencia: jamás reunirás a tanta gente que te importa Para ver lo importante que es el matrimonio para la inmensa mayoría de la gente que te importa, piensa en esto: no hay ningún acontecimiento, ninguna ocasión, ningún momento en tu vida en el que tanta gente que te importa se reunirá en un lugar como en tu boda. Ni el nacimiento de ninguno de tus hijos, ni un cumpleaños importante, ni la confirmación de tus hijos... Sólo hay otro momento en que se reunirá en un lugar la mayoría de las personas que aprecias y que te aprecian: es en tu funeral. Pero, a menos que mueras joven, para entonces casi todas las personas que amas mayores que tú ya habrán muerto. Así que tu boda es la mayor concentración de seres amados de tu vida. Y eso es por una razón: es el momento más grande de tu vida. Un momento así no sucederá jamás si no tienes una boda.

Quinta diferencia: sólo el matrimonio convierte ajenos en familia Sólo mediante el matrimonio la familia de tu hombre o tu mujer será tu familia. Las dos

26

bodas transformaron a la mujer que estaba en la vida de mi hijo en mi nuera, y transformaron al hombre de la vida de mi hija en mi yerno. E instantáneamente las bodas me convirtieron en suegro, cuando antes era sólo "el padre de su novio/a". Fue la idea que más me impactó. Ahora yo era pariente de las parejas de mis hijos. Sus parientes y padres se convirtieron en familia. Nada comparable sucede cuando dos personas cohabitan sin casarse. ¿Sólo "un trozo de papel"? Muchas mujeres llaman a mi programa de radio diciendo que el hombre de su vida no ve razón para casarse. "Sólo es un pedazo de papel", dicen estos hombres (y ahora algunas mujeres).


Hay dos respuestas a este argumento. Una es que, de hecho, si "sólo es un pedazo de papel", ¿qué es exactamente lo que le asusta? ¿Qué teme de un pedazo de papel? O se miente a sí mismo y a su pareja, o miente sólo a su pareja porque sabe que no es "sólo un trozo de papel". La otra respuesta es la que hemos dado arriba: casarse significa que yo ahora soy tu esposa, no tu co-habitante; ahora soy tu esposo, no tu pareja. Significa que vamos a tener una boda donde la mayoría de las personas vivas que significan mucho para nosotros estarán. Nos comprometeremos. Significa que hemos decidido traer toda esta gente que apreciamos a nuestras vidas. Significa que tenemos obligaciones legales el uno con el otro. Significa que mi familia se hace la tuya, y la tuya será la mía.

27


¿Sabías qué…

28


Estaba Paco tomándose un yogur, llegaba hasta la mitad, y lo tiraba, y así con todos los yogures. Entonces Manolo al verlo le pregunta: ¿Por qué haces eso Paco? A lo que contesta: Porque en la tapa dice: “Consumir preferentemente antes de: ver fondo del envase”. Un cura está dando misa y va a empezar su sermón: - Hermanos, hoy vamos a hablar de la mentira y de los mentirosos. Cuantos de vosotros recordáis lo que dice el capítulo 32 de San Lucas ? Todo el mundo levanta la mano y entonces el cura continúa: - Bueno, pues a eso me refiero. El evangelio de San Lucas solo tiene 24 capítulos. Todos los días pasaba por una casa un repartidor de periódicos, el cual siempre que entraba al patio delantero a dejar el periódico, encontraba a un niño que lo esperaba, y con la mano y el dedo apuntándole, le hacía: - ¡Pum, pum, pum! -Simulando disparos contra el repartidor-. Esto era cosa de todos los días, todos los días. Pero un día el repartidor dijo: - Ah no, hoy le voy a seguir el juego, porque ya me tiene cansado que todos los días me dispare, aunque sea de mentiras. Entonces, llega al otro día, entra al patio, y observa que el niño está en el techo, entonces el repartidor le apunta con el dedo y dice: - ¡Pum, pum, pum, y pum! Cae el niño al suelo desde el techo, y entonces el repartidor asustado corre hacia él, y le dice: - Niño, niño, ¿Estás bien? El niño le responde medio inconsciente: - ¡Yo nunca te tiré a matar!

29


Había una mujer que había sido diagnosticada con una enfermedad incurable y a la que le habían dado sólo tres meses de vida. Así que empezó a poner sus cosas “en orden”. Contactó a su sacerdote y lo citó en su casa para discutir algunos aspectos de su última voluntad. Le dijo qué canciones quería que se cantaran en su funeral, qué lecturas hacer y con qué traje deseaba ser enterrada. La mujer también solicitó ser enterrada con su Biblia favorita. Todo estaba en orden y el sacerdote se estaba preparando para irse cuando la mujer recordó algún muy importante para ella. – Hay algo más, dijo ella exaltada. – ¿Qué es?, preguntó el sacerdote. – Esto es muy importante, continuó la mujer. Quiero ser enterrada con un tenedor en mi mano derecha. El sacerdote quedó impávido mirando a la mujer, sin saber exactamente qué decir. – Eso lo sorprende ¿o no? preguntó la mujer – Bueno, para ser honesto, estoy intrigado con la solicitud, dijo el sacerdote. La mujer explicó: – En todos los años que he asistido a eventos sociales y cenas de compromiso, siempre recuerdo que cuando se retiraban los platos del platillo principal, alguien inevitablemente se agachaba y decía, “Quédate con tu tenedor”. Era mi parte favorita porque sabía que algo mejor estaba por venir… como pastel de chocolate o pastel de manzana. ¡Algo maravilloso y sustancioso! Así que quiero que la gente me vea dentro de mi ataúd con un tenedor en mi mano y quiero que se pregunten: ¿“Qué onda con el tenedor?” Después quiero que usted les diga: “Se quedó con su tenedor porque lo mejor está por venir.” Los ojos del sacerdote se llenaron de lágrimas de alegría mientras abrazaba a la mujer despidiéndose. El sabía que esta sería una de las últimas veces que la vería antes de su muerte. Pero también sabía que la mujer tenía un mejor concepto de la esperanza cristiana que él mismo. Ella sabía que algo mejor estaba por venir. Durante el funeral, la gente pasaba por el ataúd de la mujer y veían el precioso vestido que llevaba, su Biblia favorita y el tenedor puesto en su mano derecha. Una y otra vez el sacerdote escuchó la pregunta: “¿Qué onda con el tenedor?”. Y una y otra vez sonrió. Durante su mensaje, el sacerdote les platicó a las personas la conversación que había tenido con la mujer poco tiempo antes de morir. También les habló acerca del tenedor y qué era lo que significaba para ella. El sacerdote les dijo a las personas cómo él no podía dejar de pensar en el tenedor y también que probablemente ellos tampoco podrían dejar de pensar en él. Estaba en lo correcto. Así que, la próxima vez que tomes en tus manos un tenedor, déjalo recordarte que lo mejor está aún por venir…

30


¡Gracias por acompañarnos otro mes! Esperamos verlos el próximo


SEPTIEMBRE 2011