Page 1


Contenido Editorial

3

El éxito

4

¿Cómo es una personalidad inmadura?

7

Conoce a Santa Ana

11

Una visión del amor sólido

14

La felicidad no esta en el afecto carnal

16

Redes sociales

20

Vivencias

23

El difícil arte de cultivar la amistad

25

Sabías que…

28

Sano humor

29

Último tema

30

2


Editorial Hola queridos lectores! bienvenidos a la 2da edición de su revista Encuentro... un lugar para ti : ) ! en este mes trataremos temas sobre el noviazgo, el amor para uno mismo y con los demás! También tomaremos un punto muy importante y de moda en la actualidad que son las redes sociales, qué tanto dicen de nosotros y cómo utilizarlas para el bien común y no sólo para repartir chismes o críticas. ¡Este mes es muy especial, porque estamos de vacaciones!, esperamos que este número les ayude a reflexionar sobre cómo vivir sus días de receso escolar de la mejor manera.

Nuestro Equipo Editora General

Productor

Ana Lucía Reina Salazar

Miguel A. Reina Salazar

Temas

Temas

Georgina G. Reina Salazar

Rafael Reina Salazar

3


El éxito Veamos dos tipos de Éxito que existen, fíjense que si no nos damos cuenta de esto podemos caer en la frustración. Primero hagámonos esta pregunta ¿Cuántos de nosotros a lo largo de nuestra vida nos hemos puesto metas tareas objetivos a alcanzar, trabajamos arduamente con muchas ganas para hacerlo y terminamos frustrados? Tal vez sí tuvimos un resultado pero no el resultado idóneo que queríamos realmente.

Estos dos tipos de éxito son el dependiente y el independiente.

¿Saben por qué? Porque no todo depende de ellos, el éxito dependiente nos dice que tú y yo no vamos a hacer el único factor que determina el éxito, somos uno y tal vez el más importante en lo que tiene que ver a nuestros propios objetivos pero no somos el único.

El primero como su palabra lo dice es el éxito que depende de otros factores además de mí para alcanzarlo o para lograrlo. Por ejemplo un equipo de ventas que se establece cierta cantidad a alcanzar a fin de mes y ¡oh sorpresa! a pesar de sus esfuerzos de quedarse horas extras a trabajar duro no llegaron al objetivo al 100% y se frustran ¿Por qué? ¿Qué pasó?

En este tipo de ventas habría que estudiar e investigar: Cómo anda el mercado. Qué ofertas, promociones o productos sacó la competencia. Cómo está el poder adquisitivo del mercado meta. Cómo está la economía del país. Qué está pasando con la calidad del producto.

Bueno pues, déjenme decirles que eso puede ser causado porque ignoramos que hay dos tipos de éxito.

4


NO TODO DEPENDE DE LOS VENDEDORES Esa es una realidad pero no quiero que se malinterprete ni que siempre busquemos justificaciones por aquello que no logramos, pero seamos realistas no todo depende de los vendedores. Otro ejemplo sería un problema con un amigo, no sé, hubo algún mal entendido y por error salió perjudicado un amigo y aunque yo haga mi parte de ir a platicar con él y disculparme él puede decidir no volver a entablar amistad conmigo. No todo depende de mí. Porque mi amigo tiene la libertad de decidir y no lo puedo forzar a seguir con esa relación. Debemos caer en la realidad que aunque uno ponga todo de su parte hay otros factores que no controlamos. Ese es el éxito dependiente. El otro tipo de éxito ya debes obviar de qué se trata, es aquel que se da independientemente de las circunstancias y de lo que los demás digan o hagan, es decir, solo depende de mí. Tenemos toda la libertad y somos el único responsable de que se alcance o no.

Retomando el ejemplo de las ventas, tenemos que de nosotros no depende que todos los clientes nos quieran comprar o cómo está el mercado o qué va a hacer la competencia pero mi éxito independiente está en hacer yo el mejor esfuerzo: Visitar a todos mis prospectos. Programar bien mis citas. Tener reuniones. Hacer las invitaciones correctas. Conocer los productos sus bondades y beneficios

5


En sí, hacer mi parte BIEN. Y puedo decirles que en una circunstancia en donde el éxito dependiente no se dio al 100%, es decir, no me compraron todas las personas que yo quería que me compraran. Sin embargo, en esa misma circunstancia yo puedo decir que tuve éxito en el área independiente porque estoy satisfecho conmigo ya que hice lo mejor que podía hacer, fui tenaz, explique bien, fui respetuoso tuvimos un tiempo agradable y varios de ellos sí me compraron. No estoy totalmente satisfecho con el resultado total pero sí estoy totalmente satisfecho con cómo trabajé y con el proceso en sí. Cuando las personas creemos que en la vida lo único importante son los resultados, es decir, cuando nos enfocamos en el éxito dependiente tendemos a vivir muchas frustraciones ¿por qué? porque hacemos esfuerzo, luchamos, le metemos garra pero no tenemos la garantía del resultado tal como lo quisiéramos, porque la vida es así.

NO SOMOS EL ÚNICO FACTOR Pero cuando las personas nos concentramos y nos enfocamos en el éxito que sólo depende de nosotros, un éxito incondicional, bueno, la única condición a cumplir es que yo haga lo que tengo que hacer.

de

Cuando nos enfocamos en ese éxito independiente donde de mí depende el 100% mi resultado de cómo hago las cosas puedo tener satisfacción incluso cuando no tenga el 100% de mis resultados. Ahora, hay algo importante aquí, cuando usted y yo nos concentramos en ese éxito independiente, en lo que a mí respecta, incrementamos también las posibilidades de alcanzar el otro tipo de éxito porque mi parte la estoy haciendo bien.

Recordemos esto siempre : Existe un éxito condicionado, o sea, el éxito dependiente donde hay factores que no manejo pero existe otro éxito incondicional independiente donde yo soy el factor a controlar. Ahí tenemos que enfocarnos, no nos frustremos si no siempre conseguimos el resultado lo que tenemos que estar seguros es de que hicimos nuestro mejor intento por lograr las ventas por recuperar esa relación de amistad, y sabes ¿que nos trae esto? Paz, la paz que da el vivir en integridad aunque no siempre tengamos los resultados.

6 Sacado de audio libro “Súbete a la bicicleta” de RAFAEL AYALA.


¿Cómo es una personalidad inmadura? La personalidad es la suma total de las pautas de conducta actuales y potenciales determinadas por tres notas: la herencia (el equipaje genético, lo que recibimos de nuestros padres), el ambiente (el entorno) y la experiencia de la vida (la biografía de cada uno). La personalidad es el sello propio y específico de cada uno. La tarjeta de visita. Dicho en otros términos, la personalidad es una organización dinámica, en movimiento, en donde confluyen los aspectos físicos, psicológicos, sociales y culturales de un individuo. Los psiquiatras nos dedicamos a la ingeniería de la conducta. Somos perforadores de superficies psicológicas, intentamos ahondar en la mecánica interna del comportamiento, para corregirlo, mejorarlo, hacerlo más equilibrado.

La inmadurez significa una persona a medio hacer, que da lugar a una psicología incipiente, incompleta, que no está bien terminada y que tiene muchos flecos negativos, pero que puede cambiar y mejorar y hacerse más sólida, con la ayuda de un psiquiatra o de un psicólogo. Voy a intentar sistematizar sus principales ingredientes en este decálogo, para que el lector pueda adentrarse en la frondosidad de lo que ahí reside. Los síntomas son los siguientes:

7


1) Desfase entre la edad cronológica y la edad mental: esta es una de las manifestaciones que más llama la atención de entrada, en una primera aproximación. No olvidemos que hay gente de maduración tardía y otra de maduración temprana, y esto le da un carácter ligeramente distinto a esta observación. 2) Desconocimiento de uno mismo: ésta era una de las normas del héroe griego. En el templo de Apolo, en Grecia, había en el frontispicio* de la entrada una inscripción que decía así: «Nosci se autom», conócete a ti mismo. Se trata de tener claro que la asignatura más importante de cada persona es uno mismo, lo que quiere decir saber las actitudes y las limitaciones que uno tiene. Ambas son como el cuaderno de bitácora que nos ayuda a una navegación por la vida adecuada. 3) Inestabilidad emocional: que se expresa mediante cambios en el estado de ánimo, pasando de la euforia a la melancolía y esto de un día para otro o dentro de un mismo día. Esto hay que diferenciarlo claramente de las llamadas depresiones bipolares. El inmaduro es desigual, variable, irregular, sus sentimientos se mueven y bambolean de forma pendular, lo que hace que nunca pueda uno saber qué va a encontrar en el otro. Esa fragilidad mudable es una nota muy característica. Su estado de ánimo se expresa a través de unos dientes de sierra, una especie de montaña rusa, en donde las oscilaciones son muy frecuentes. 4) Poca o nula responsabilidad; la inmadurez tiene niveles, lo mismo que sucede con cualquier hecho psicológico. Esta palabra procede del latín «responderé», que significa: contestar, prometer, satisfacer. Estar en la realidad es conocer el hoyahora de uno mismo sin creerse uno más que nadie. 5) Mala o nula percepción de la realidad: la captación incorrecta de sí mismo y del entorno que le rodea le lleva a tener una conducta desadaptada tanto intrapersonal (disarmonía consigo mismo) como interpersonal (inadecuado contacto con los demás, no sabiendo medir las distancias ni las cercanías).

8


6) Ausencia de un proyecto de vida: la vida no se improvisa. Necesita una cierta organización, un esquema que diseñe el porvenir. Los tres grandes argumentos de éste son: amor, trabajo y cultura. En ninguno de ellos ha calado con profundidad. No se puede vivir sin amor, el amor debe ser el primer argumento de la vida, que da vida y fuerza a los demás. Del cumplimiento de estos tres grandes temas brota la felicidad, suma y compendio de una coherencia de vida donde los tres tienen una enorme importancia.

7) Falta de madurez afectiva: entender qué es, en qué consiste y cómo vertebra nuestra vida sentimental. Por amor tiene sentido la vida. Pero no hay amor sin renuncias. Y al mismo tiempo saber que nadie puede ser absoluto para otro. El amor eterno no existe; se da en las películas, en las canciones de moda y en las personas poco maduras. Lo que sí existe es el amor trabajado día a día. Amar no significa tener dulces sentimientos, sino volcarse con el otro en las pequeñas cosas de cada día. En mi libro Quién eres, describo la madurez afectiva como una modalidad aparte, con perfiles propios y específicos. Ahí solamente subrayaría ¡qué fácil es enamorarse y qué complejo mantenerse enamorado! Hoy se ha producido en este campo una auténtica socialización de la madurez sentimental. 8) Falta de madurez intelectual: la inteligencia es otra de las grandes herramientas de la psicología, junto con la afectividad. Hay muchas variedades de inteligencia: teórica, práctica, social, analítica, sintética, discursiva, matemática, analógica, intuitiva y reflexiva... Pero para quedarnos con una idea clara: una persona es inteligente cuando sabe centrar un tema, haciendo razonamientos y juicios de la realidad adecuados, siendo capaz de elaborar un conjunto de soluciones asequibles y positivas que permitan resolver problemas concretos. Dicho en términos más modernos de la psicología cognitiva: inteligencia es saber recibir información, codificarla y ordenarla de forma correcta y ofrecer respuestas válidas, coherentes y eficaces. Aquí las manifestaciones de la inmadurez se expresan de forma rica y variada. Falta de visión y de planificación del futuro. Hipertrofia del presente, una exaltación del instante. No hay crecimiento en los análisis personales y generales, con poca o nula justeza de juicio. Serias dificultades para racionalizar los hechos y aplicar un cierto espíritu cartesiano. La vida es como un viaje, por eso es importante saber a dónde uno quiere ir. 9


9) Poca educación de la voluntad: la voluntad es una joya que adorna la personalidad del hombre maduro. Cuando es frágil y no está templada en una lucha perseverante, convierte a ese sujeto en alguien débil, blando, voluble, caprichoso, incapaz de ponerse objetivos concretos, ya que todos se desvanecen ante el primer estímulo que llega de fuera y le hace abandonar la tarea que iba a tener entre manos. Es la imagen del niño mimado que tanta pena produce; traído y llevado y tiranizado por lo que le apetece, por lo que le pide el cuerpo en ese momento. Que no sabe decir que no, ni renunciar. Alguien echado a perder, consentido, malcriado, estropeado por cualquier exigencia seria, que no doblará el cabo de sus propias posibilidades. Un ser que ha aprendido a no vencerse, sino a seguir sus impulsos inmediatos. Por ese derrotero se ha ido convirtiendo en voluble, inconstante, ligero, superficial, frívolo, que se entusiasma fácilmente con algo, para abandonarlo cuando las cosas se tornan mínimamente difíciles. Esto trae consigo otros datos: baja tolerancia a las frustraciones, ser mal perdedor, ya que tiene poca capacidad para remontar las adversidades, pues no está acostumbrado a vencerse en casi nada; tendencia a refugiarse en un mundo fantástico, para alejarse de la realidad. 10) Criterios morales y éticos inestables: la moral es el arte de vivir con dignidad; el arte de usar de forma correcta la libertad, conocer y poner en práctica lo que es bueno. En la persona inmadura todo está cogido por alfileres y fácilmente se deshilacha y se rompe. La moda, la permisividad, el relativismo son pautas vertebrales básicas, sigue los vaivenes de lo último a lo que se apunta todo el mundo sin ningún espíritu crítico. La madurez es uno de los puentes levadizos que lleva a la fortaleza de la felicidad, y es el resultado de un trabajo esforzado, serio, paciente, de quitar y añadir, de pulir, de limar, de intentar que nuestra forma de ser sea como una piedra de canto rodado de esas que vemos en los ríos y que casi no tienen aristas.

*Frontispicio: elementos que encuadran y decoran la portalada central de un edificio, en especial cuando aquella está situada en la fachada principal en vez de estar tras una columnata o pórtico.

10

Autor: Enrique Rojas | Fuente: Interrogantes


Santa Ana Ana (del hebreo Hannah, gracia) es el nombre que la tradición ha señalado para la madre de la Virgen. Las fuentes son las mismas que en el caso de San Joaquín. Aunque la versión más antigua de estas fuentes apócrifas se remonta al año 150 d.C., difícilmente podemos admitir como fuera de toda duda sus variopintas afirmaciones con fundamento en su sola autoridad. En Oriente, el Protoevangelio gozó de gran autoridad y de él se leían pasajes en las fiestas marianas entre los griegos, los coptos y los árabes. En Occidente, sin embargo, como ya te adelanté con San Joaquín, fue rechazado por los Padres de la Iglesia hasta que su contenido fue incorporado por San Jacobo de Vorágine a su Leyenda Áurea en el siglo XIII. A partir de entonces, la historia de Santa Ana se divulgó en Occidente y tuvo un considerable desarrollo, hasta que Santa Ana llegó a convertirse en uno de los santos más populares también para los cristianos de rito latino.

El Protoevangelio aporta la siguiente relación: En Nazaret vivía una pareja rica y piadosa, Joaquín y Ana. No tenían hijos. Cuando con ocasión de cierto día festivo Joaquín se presentó a ofrecer un sacrificio en el templo, fue arrojado de él por un tal Rubén, porque los varones sin descendencia eran indignos de ser admitidos. Joaquín entonces, transido de dolor, no regresó a su casa, sino que se dirigió a las montañas para manifestar su sentimiento a Dios en soledad. También Ana, puesta ya al tanto de la prolongada ausencia de su marido, dirigió lastimeras súplicas a Dios para que le levantara la maldición de la esterilidad, prometiendo dedicar el hijo a su servicio.

11


Sus plegarias fueron oídas; un ángel se presentó ante Ana y le dijo: "Ana, el Señor ha visto tus lágrimas; concebirás y darás a luz, y el fruto de tu seno será bendecido por todo el mundo". El ángel hizo la misma promesa a Joaquín, que volvió al lado de su esposa. Ana dio a luz una hija, a la que llamó Miriam. Dado que esta narración parece reproducir el relato bíblico de la concepción del profeta Samuel, cuya madre también se llamaba Hannah, la sombra de la duda se proyecta hasta en el nombre de la madre de María. El célebre Padre John de Eck de Ingolstadt, en un sermón dedicado a Santa Ana (pronunciado en París en 1579), aparenta conocer hasta los nombres de los padres de Santa Ana. Los llama Estolano (Stollanus) y Emerencia (Emerentia). Afirma que la santa nació después de que Estolano y Emerencia pasaran veinte años sin descendencia; que San Joaquín murió poco después de la presentación de María en el templo; que Santa Ana casó después con Cleofás, del cual tuvo a María de Cleofás; la mujer de Alfeo y madre de los apóstoles Santiago el Menor, Simón y Judas Tadeo, así como de José el Justo. Después de la muerte de Cleofás, se dijo que casó con Salomas, de quien trajo al mundo a María Salomé (la mujer de Zebedeo y madre de los apóstoles Juan y Santiago el Mayor). La misma leyenda espuria se halla en los textos de Gerson y en los de muchos otros. Allí surgió en el siglo XVI una animada controversia sobre los matrimonios de Santa Ana, en la que Baronio y Belarmino defendieron su monogamia.

12

En Oriente, al culto a Santa Ana se le puede seguir la pista hasta el siglo IV. Justiniano I hizo que se le dedicara una iglesia. El canon del oficio griego de Santa Ana fue compuesto por San Teófanes, pero partes aún más antiguas del oficio son atribuidas a Anatolio de Bizancio. Su fiesta se celebra en Oriente el 25 de julio, que podría ser el día de la dedicación de su primera iglesia en Constantinopla o el aniversario de la llegada de sus supuestas reliquias a esta ciudad (710).


Aparece ya en el más antiguo documento litúrgico de la Iglesia Griega, el Calendario de Constantinopla (primera mitad del siglo VIII). Los griegos conservan una fiesta común de San Joaquín y Santa Ana el 9 de septiembre. En la Iglesia Latina, Santa Ana no fue venerada, salvo, quizás, en el sur de Francia, antes del siglo XIII. Su imagen, pintada en el siglo VIII y hallada más tarde en la Iglesia de Santa María la Antigua de Roma, acusa la influencia bizantina. Su fiesta, bajo la influencia de la Leyenda Áurea, se puede ya rastrear (26 de julio) en el siglo XIII, en Douai. Fue introducida en Inglaterra por Urbano VI el 21 de noviembre de 1378, y a partir de entonces se extendió a toda la Iglesia occidental. Pasó a la Iglesia Latina universal en 1584. Santa Ana es la patrona de Bretaña. Su imagen milagrosa (fiesta, 7 de marzo) es venerada en Notre Dame d´Auray, en la diócesis de Vannes. También en Canadá -donde es la patrona principal de la provincia de Québec- el santuario de Santa Ana de Beaupré es muy famoso. Santa Ana es patrona de las mujeres trabajadoras; se la representa con la Virgen María en su regazo, que también lleva en brazos al Niño Jesús. Es además la patrona de los mineros, que comparan a Cristo con el oro y con la plata a María. Autor: P. Jesús Martí Ballester

13 Autor: Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net


Una visión del amor sólido El mundo actual nos presenta un zapping de situaciones, vivencias, búsquedas, donde pareciera que siempre “lo mejor está por venir”. Hay que vivir el presente a “full” y dejarse llevar por el instante. En este contexto, los jóvenes van tratando de descifrar que significa Amar. ¿Es amar dejarse llevar? ¿Es amar el primer impulso que aparece? Surge un sinfín de preguntas sin poder encontrar respuestas. El laberinto empieza a ser cada vez más difícil, y la salida no se encuentra. En el proceso piensan “bueno, si no lo hacemos ahora, ¿Cuándo?” o “Ya llegará el momento de parar”. Y la pregunta es: ¿llegará? Se comienza, sin querer, un entrenamiento sin un objetivo claro o, mejor dicho, el objetivo termina siendo “la paso bien yo”; y esta situación lleva a un individualismo que no permite mirar al otro. Que no permite encontrarme con el otro. Y es aquí donde quisiera detenerme, para reflexionar, ejercicio que muchas veces nos cuesta, pero que es el que lleva a ir encontrando respuestas. El amor no sólo se siente, también se piensa. Amamos con todo lo que somos. Una persona nos puede atraer por su apariencia pero también a medida que uno entra en el conocimiento profundo del otro, descubre aquello que lo hace ser único. Ese descubrimiento lleva tiempo. Necesitamos construir las relaciones a partir de una base sólida sostenida en varios elementos. Tomaremos cuatro que llamaremos las “cuatro C”: CONFIANZA-COMPROMISO-CONSENTIR-COMPARTIR.

14


CONFIANZA significa darle crédito al otro y que el otro me lo de a mí. Confianza significa la capacidad de salir de uno mismo. Es creer en el otro. El COMPROMISO implica la capacidad de meterme en el futuro de la otra persona; significa ir recorriendo un tiempo, un camino, no sólo el presente. Recordemos que el futuro será en relación a lo vivido y elegido en cada momento. El CONSENTIMIENTO es la capacidad que integra aquello que siento y la libertad de lo que estoy eligiendo, me involucra en toda mi persona. Y por último, el COMPARTIR nos recuerda que no podemos vivir solos, que los vínculos afectivos son aquellos que nos sostienen y nos permiten crecer y creer que la vida vale la pena. Todos los laberintos finalmente tienen una salida: comprender que el amor es la base esencial. Una buena relación se logra cuando dos personas se ayudan y esfuerzan en lograr que el otro sea la mejor versión de sí mismo. Recorrer este camino no es fácil, pero intentarlo significa buscar amores sólidos, auténticos y sostenidos en el tiempo. Fuente: Grupo Solido, Andrea Saporiti, Lic. en Psicología.

15


La felicidad no está en el afecto carnal Deseo comenzar este tema sobre la sexualidad y la castidad con una lectura resumida del Evangelio de San Lucas, 24, 13-35, sobre los discípulos de Emaús: "Iban dos... a... Emaús... y conversaban entre sí... Jesús se acercó y siguió con ellos... Él les dijo: "¿De qué discutís entre vosotros mientras vais andando?" Ellos se pararon con aire entristecido... le dijeron: "Lo de Jesús de Nazaret.... cómo le condenaron a muerte y le crucificaron... Nosotros esperábamos que sería él el que iba a liberar a Israel..." El les dijo: "¿No era necesario que... Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria?" Y... les explicó todo lo que había sobre él en... las Escrituras. Al acercarse al pueblo... él hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le forzaron diciéndole ´Quédate con nosotros´... Y entró... Cuando se puso a la mesa con ellos... tomó el pan... pronunció la bendición... Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron pero Él desapareció... Se dijeron: "¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba´...?". Este Evangelio es siempre conmovedor porque Jesús rescata al alma de la confusión sobre la felicidad. Los discípulos judíos cifraban su felicidad en una fácil conquista de la libertad que les negaba el imperio romano. Jesús se les une en su camino diciéndoles que no hay felicidad sin amar la cruz. Jesús les habla con la verdad, y sus corazones estando dispuestos, lo entienden y responden con ardor a esa verdad. La ilusión y la desilusión son emociones intensas y frecuentes en el joven; y esto en particular sucede en la búsqueda del amor. Empezar a conocer y comprender que el amor, bajo cualquier forma, es servir a los demás, no es lo que hace dolorosa esa experiencia. Tarde o temprano, se sabrá la verdad de que no hay felicidad si no se busca el amor en la cruz, en el sacrificio, y en la entrega de uno mismo.

16


Lo que hace dolorosa la experiencia del amor es que el mundo moderno nos exige que la felicidad suprema sea encontrada en el afecto carnal. El mundo moderno objeta que se diga que sí es posible el amor sin una relación de afecto carnal con otro ser humano. El mundo moderno tilda entonces de "fracasados en el amor" aquellos que guardan la castidad. Pero, como en Emaús, Jesús nos dice que los que le aman y le siguen, no fracasan nunca; por el contrario, aman con el Amor de Dios, siempre ardiente. Cuando el amor divino desciende sobre el corazón humano, lo purifica como se purifica el oro en el fuego. O como la madera, el corazón humano, se quema, se oscurece y poco a poco, va penetrando el fuego dentro de la madera hasta que se convierte en antorcha para el fuego. Eso es lo que Dios quiere de nosotros, que nos convirtamos en antorcha de su amor, extendiendo su calor a cada persona con que nos encontremos. La castidad de la laica soltera, bien sea durante su vida o hasta el matrimonio, es precisamente amar al otro ser humano con el amor de Dios; es amar con limpieza de corazón. Con el amor de Dios, no se mira al otro ser humano para tomarle para el placer ni para convertirlo en objeto del placer; se mira al otro para dar y recibir de nuestro propio amor, de nuestra vida, de nuestra persona. Y es grande saber que la castidad no hace imposible la maternidad. Por el contrario, en la transmisión de nuestra personalidad y nuestro servicio hacia el otro ser humano, todas las mujeres se convierten en madres espirituales de muchos. La castidad tampoco significa negar la sexualidad femenina. La castidad hace uso de ella, al poner sus atributos y cualidades propias al servicio del amor auténtico y duradero. La castidad es ética de respeto por uno mismo y por el otro ser humano. Si bien cada uno de nosotros adoptamos y requerimos una ética de trabajo, de estudio, del deporte, de gobierno, no es menos cierto, y es aún más necesario y profundo, guardar una ética sobre la sexualidad. 17


Decir que el amor es siempre libre y arriesgado es cierto. Pero decir que el amor sólo será libre y pleno en la expresión carnal desenfrenada es falso. Esto es sofocar el inmenso deseo de amar verdaderamente. Y el amor verdadero es el aliento del alma y la alegría del corazón. Sin ese amor, el alma muere y el corazón se pervierte. Sabemos que nuestra capacidad de adhesión a la voluntad de Dios es lo que medirá el grado de libertad que hayamos alcanzado. Por lo tanto, la obediencia a Dios en la castidad es lo que libera nuestro ser para amar ¡con plenitud! En la castidad, anclamos nuestro corazón primero al Corazón de Dios, antes que a cualquier corazón humano. De esta manera, andamos seguros de que nuestro corazón no desfallecerá nunca y amaremos mejor al otro. Pero si nuestro corazón depende de otro corazón para poder amar, siempre será un corazón errante o al menos no tendrá paz. También es inevitable comprender que el alma pertenece a Dios, y es sólo a Dios a quien desea tener el alma. Ninguna otra persona puede llenar ese lugar; y si el alma no tiene a Dios, siempre suspirará, o estará inconforme en su vida, por ese Alguien que le faltará.

18


Dios habla un idioma distinto al del mundo sobre los componentes de la sexualidad humana: El mundo habla de entrega. Jesús añade: por la cruz. El mundo habla de la dicha del amor. Jesús añade: siendo perfectos en el amor. El mundo habla de madurez emocional. Jesús añade: siendo pequeños. El mundo habla de bienestar personal. Jesús añade: dándolo todo. La castidad es la aventura con Dios de amar a quienes Él nos pone delante en cada circunstancia de nuestra vida. Si nos negamos a practicar la castidad, nunca conoceremos el verdadero amor. Se dice que San Francisco de Asís, cuando hablaba con alguien, le prestaba tal atención a esa persona, que esa persona era la más importante para él en ese momento. A San Francisco de Asís no se le escapaba la dignidad de esa persona y se maravillaba pensando cuál sería el plan de Dios para ella. ¡Eso es amor humano auténtico! Si queremos guardar la castidad, en un mundo que considera locura amar con el Amor de Dios, es imprescindible la oración. Es decir todas las mañanas: "Mi Señor, hágase tu voluntad de amor en mí". Es caer de rodillas, extender los brazos en forma de cruz, y pedir pureza de corazón para ese día a la Madre del Amor Hermoso, a Ella, que amó mejor que cualquiera otro en la vida, diciendo: "María, Madre Admirable, Inmaculada desde la concepción, ruega por mí". Autor: Marlene Gillete Ibern | Fuente: Solo para jóvenes

19


V entajas e Inconvenientes de las

Redes sociales

Será preciso a la prudencia, para no convertir las modernas oportunidades en esclavitudes Un buen amigo me consulta sobre el uso de las redes sociales —Hi5, Facebook, Tuenti, MySpace y otros— en Internet. Le comento que es claro que pueden ayudar a estar mejor comunicados y difundir noticias, opinión, iniciativas de solidaridad, etcétera. Pero nos será preciso a todos, la prudencia, para no convertir las modernas oportunidades en esclavitudes. Ya comprobamos en las diversas circunstancias de la vida que el hecho de tener información no es suficiente, interesa saber administrarla de forma adecuada y no sólo para el propio provecho, si es que buscamos el bien común y el progreso real de este mundo nuestro. El caso es que las redes sociales permiten a los usuarios fijar límites para que sólo ciertas personas puedan ver sus páginas, pero pocas veces se usan. Tan es así que muchos admiten haber caído en cierto exhibicionismo pues no tenían ni idea de que sus páginas podrían ser vistas por cualquiera.

20

Además, es evidente el riesgo de derrochar energías y tiempo lo que para todos supone atender la inmediatez que producen este tipo de redes. Pueden crear una peligrosa dependencia-necesidad-obligación artificial de ser “oído” o “reconocido” inmediatamente por otros. ¡Cada uno deberá medir sus posibilidades y que libremente decida! Lo mismo se puede decir de los blogs que demandan atención permanente las 24 horas al día, como si de un indefenso y preciado ser vivo se tratase. Tengamos presente que para nuestro descanso, crecimiento y salud necesitamos momentos de afectosilencio-intimidad-amistad-tertulia que nos ayuden a amortiguar el excesivo "ruido informativo ambiental". Siempre que no nos distorsione de las principales responsabilidades familiares, laborales, de amistad, de una profunda preparación profesional, adelante con Facebook.


Las redes sociales vía Internet son un medio estupendo, pero nunca un fin. Es muy oportuno que nos interroguemos sobre ello y que compartamos reflexiones e inquietudes con los más jóvenes, en un clima de confianza y transparencia. Y, a la vez, hemos de evitar los perjuicios que para un equilibrado desarrollo comportan el individualismo y la falta de mesura en las relaciones personales. Podremos disfrutar más de esta sociedad nuestra “tan moderna” y hacer un gran bien a los demás si nos ejercitamos en un uso realmente libre, sensato y responsable de Internet.

Por eso, depende de los contenidos que seamos capaces de generar con ellas, las redes serán estupendas. O, al contrario, dificultarán el desarrollo personal y social. Y es aquí que vuelvo a hablarles de educación, pues padres, educadores, políticos, formadores de opinión, todos de una manera u otra, es preciso que tengamos en cuenta la globalización y las nuevas tecnologías como elementos necesarios a los que acogerse y vincularse, con creatividad y sin prejuicios.

No pongamos puertas al campo, pero sí será preciso evitar el ruido de los “portazos” incomunicadores que cualquier adicción – incluso la de engrosar la cantidad registrada de amigos en red- podría suponer para una buena convivencia o para la mejora humana y profesional de cada uno de nosotros.

Nos es preciso avanzar mucho en la capacidad de reflexionar con tino, sin autoengaños. Hemos de estar alerta ante pulsiones exageradas y sentimentalismos inmovilizadores o autocomplacientes. Y es que al preguntar a hombres y mujeres jóvenes qué les hace realmente felices, contestan mayoritariamente que la armonía de las relaciones familiares, de amistad y de pareja. Pues ¡ea!, para conseguirlo necesitamos una importante “dosis” de presencia; un sincero, cotidiano y, por qué no, apasionado “tête-à-tête” (frente a frente). Como dice el refrán castizo: “El roce hace el cariño”.

21


Y no me salgo del tema al recordar que nuestros jóvenes se reconocen, con desagrado, consumistas, egoístas y poco comprometidos. Pues tengamos eso en cuenta, ya que sus inseguridades y miedos ante imposiciones, manipulaciones y situaciones de crisis, sólo se pueden superar aprendiendo a “vivir-con”, no sólo a “vivir-junto”. Para ello nos hemos de ejercitar todos en unas relaciones sociales, socialización grupal básica, más solidarias, que no olvidemos tienen su fundamento primigenio en la familia. Así, con medios modernos o tradicionales, el dinamismo humano y la creatividad estarán siempre presentes. Sea como sea, que en este nuevo mes sepamos sacar buen partido al tiempo y energías que nos quedan por delante. Y recordemos que no toda la realidad de nuestra vida es la que pasa por la red. Ni muchísimo menos. Animemos a nuestro alrededor el hábito de pensar, argumentar y razonar; ejercitemos el buen humor y el respeto; tengamos la felicidad de los demás como objetivo real y concreto. Que a eso lleguemos todos, en la red más rápido y de más formas, con la idea clara del inefable e íntimo valor de cada persona.

Autor: Emili Áviles | Fuente: Sontushijos.org

22


VIVENCIAS TESTIMONIOS DE FE DE FUTBOLISTAS CATÓLICOS

Gabriel Batistuta, jugador argentino, remarca que "para mí, Jesús es un ejemplo a seguir. Siempre he tenido fe, aún en los momentos difíciles de mi vida. A menudo, lo confieso, he tenido alguna duda, aunque quizás estoy usando una palabra muy gorda. Pero siempre he creído, siempre he seguido las enseñanzas de la Iglesia". Señala que su fama no le deja participar tranquilo cuando va a misa porque hasta ahí le piden autógrafos, algo que le ha sorprendido. "Esto no me pasaba en Argentina", asegura. Reza tres veces al día y antes de entrar en el campo "para que no me pase nada" y antes de los momentos importantes para "agradecer a Dios con la oración".

El nigeriano Kanu tuvo una experiencia trascendental. En 1996, en un momento espléndido de su carrera, le encuentran una anomalía cardíaca y su vida y su carrera corren peligro. Todos daban por terminada su vida. Sin embargo, una operación milagrosa le salvó la vida. "Soy cristiano católico, practicante. En Nigeria hay una Iglesia católica muy fervorosa. No puedes basar tu vida sobre el fútbol o sobre el éxito, o sobre una cosa humana porque cuando falle estarás perdido. Sólo Dios es eterno", señala. Añade que en los momentos de dolor ha sentido la fuerza de los que rezaban por él. "No es retórica, creo en el valor de la oración, no para que suceda un milagro, sino para saber aceptar la voluntad de Dios".

23


En audiencia con el Papa Juan Pablo II. Ronaldo, exjugador del Real Madrid, se declara creyente católico a pesar de que la mayoría de sus compañeros brasileños son evangélicos. Recuerda especialmente el encuentro con el Papa. "Fue un momento inolvidable. Antes de que nos recibiera, temblaba tanto que mi madre se burlaba de mí. Nunca había estado tan emocionado. Después me calmé, cuando él me hizo sentir cómodo. El Papa es un hombre excepcional, un testimonio de fe", asegura.

Al belga George Grun se le fortaleció la fe cuando perdió a su hija en 1992. "He vivido una tragedia increíble. Y es en la fe en donde he encontrado la fuerza, el coraje, la esperanza para seguir adelante. Y es en Dios donde he encontrado el sentido de la vida. Porque la vida para nosotros los seres humanos continúa aún cuando pierdes una hija pequeña. La vida no termina aquí en la tierra. Es esta certeza la que me ha dado el coraje de continuar, de seguir adelante. Como católico puedo decir que he descubierto el amor de Dios aún en esta tragedia. He descubierto la oración, que no sólo debe ser un refugio en los momentos de desesperación".

Fuente: http://webcatolicodejavier.org/testimoniosdefutbolistascatolicos.html

24


La amistad, como el amor, necesita cuidados diarios y detalles. No olvidemos que, igual que toda planta, crece poco a poco, hasta convertirse en un gran árbol. Muchos jóvenes no se preocupan por mantener y cultivar una amistad porque viven el momento, sin preocuparse mucho por el futuro y creen que lo que tienen nunca acabará. Están solos, pues sólo se preocupan de sus propias necesidades aunque aparentemente están rodeados de "amigos". El egoísmo que nos aturde actualmente, impide descubrir a esas personas que valen la pena mantener como amigos. El destino de una persona, aseguran algunos estudiosos, puede estar determinado en gran medida, por la amistad. Un joven puede comprometer o asegurar su porvenir según las amistades que mantenga o rechace. Por algo existe el dicho: "Los hombres son falsos, si conviven con mentirosos; ruines, si conviven con avaros; y vanidosos, si se relacionan con presumidos". De la misma manera, podemos afirmar que las personas son virtuosas, si conviven con aquellos que practican las virtudes. La verdadera amistad, por lo tanto, se contagia, se aprende y se debe enseñar con el ejemplo. Los amigos terminan por ser los "libros del corazón". Únicamente cosecharemos amistad, en la medida en que hayamos sembrado amor comprensión y sinceridad con nuestros semejantes. Sin olvidar que la prueba de fuego de una verdadera amistad pasa, necesariamente, por la soledad.

25


El Papa Juan Pablo II nos dice en sus diversos documentos que la amistad no es un interés particular, sino una donación de uno mismo, de tiempo, de disponibilidad, de generosidad, de caridad. Así, para mantener una amistad toda la vida, debemos cultivar las siguientes virtudes:

•La sinceridad y la franqueza. El amigo es alguien en quien siempre se confía. La mentira y la traición acaban al instante con cualquier amistad, por firme que haya sido. • El respeto al amigo tal como es. Dejarle que tenga plena libertad de actuación y no pretender jamás adueñarse de su voluntad. Ninguna forma de amor respeta tanto la libertad del otro como la amistad. •La generosidad. Es una virtud que, en la amistad, se da en forma natural y espontánea. Esta generosidad entre amigos, compartiéndolo todo, exige una necesaria dosis de respeto y delicadeza mutua. •La aceptación de fallos, defectos y limitaciones, sabiendo disculpar de la misma forma que uno desearla ser perdonado y disculpado por el amigo. No ayuda a mantener una amistad el sermonear o exhibirse como un ejemplo a imitar. •La amistad es una forma de amor que exige reciprocidad y se construye de encuentros diferentes, que son momentos de felicidad y gran intensidad vital. En estos encuentros, los amigos se complementan mutuamente y ven la misma realidad, del mismo modo.

26


•Para cultivar una verdadera amistad, hay que tomar en cuenta que elegimos por amigo a quien se comporta bien con nosotros, a quien a nuestro entender también los demás apreciarán como tal. Nosotros, al mismo tiempo, nos comportamos de una forma ejemplar con el amigo, si seguimos los consejos de Jesucristo. ¿Qué estás dispuesto a hacer por la otra persona? La amistad es sacrificio y abnegación porque cuando alguien es amigo, es capaz de hacer cualquier cosa para ayudar. Si a las tres de la mañana te avisan que tu mejor amigo sufrió un accidente, sin pensarlo dos veces, te levantarás e irás al hospital a acompañarle. Es un sacrificio: el salir de noche, dejar de descansar, pero como existe una verdadera amistad, ni te cuestionas el esfuerzo. También hay que ser generosos para atraer amigos. Ser generoso significa compartir una comida cuando nos vamos de paseo, prestarle dinero al que lo necesite de verdad o compartir una chamarra cuando hace frío. Hay que saber en qué puede estar pensando nuestro amigo para adelantarnos a los acontecimientos y demostrar que lo conocemos, tanto que sabemos los pasos que va a dar. Cristo, el mejor modelo de amigo Si uno busca el amigo perfecto, se quedará sin amigos porque ni siquiera nosotros somos personas perfectas. No se puede ser perfeccionista cuando se quiere hacer amigos. Nadie es perfecto en este mundo, salvo Cristo, Nuestro Señor. El sí es el amigo perfecto para cualquier persona porque vive y pone en práctica todas estas cualidades que estamos analizando. Él nos demuestra que, a pesar de nuestras infidelidades, sigue esperando reactivar nuestra amistad en el Sacramento del perdón. Está siempre abierto a escucharnos si nos damos tiempo para la oración. Y también, si le dejamos hablarnos y le escuchamos frente al sagrario o después de recibirle en la Eucaristía, Él nos dirá con toda franqueza y delicadeza, qué aspectos de nuestra vida debemos rectificar para ser unos buenos amigos.

Tomado de KOINONIA 1999.

27


¿Sabías qué…

28


Sano humor

Un padre hablando a su hijo: - Este reloj perteneció a mi tatarabuelo. De mi tatarabuelo paso a mi bisabuelo, de mi bisabuelo a mi abuelo, de mi abuelo a mi padre, de mi padre a mi, y yo ahora quiero que pase a ti. Te lo vendo.

Un niño cavernícola llega a la cueva y le da las notas a su padre, que las lee detenidamente. Al rato, dice: - Mira hijo, que suspendas caza, lo comprendo, porque eres pequeño y todavía no puedes con la lanza. Que suspendas agricultura te lo paso, porque es un rollo y al principio cuesta trabajo cogerle el truco, incluso que suspendas pintura rupestre te lo perdono porque todavía eres pequeño y no coordinas, pero... QUE SUSPENDAS HISTORIA... ¡¡¡¡¡SI NO LLEVAMOS NI DOS PÁGINAS..!!!!!

Un matrimonio iba en el automóvil diciéndose barbaridades en medio de una discusión bastante fuerte. Al pasar frente a una granja el esposo vio a unos cochinitos y le dijo a la mujer: -¿Familiares tuyos? Y ella le contestó: -¡Oh, claro que sí, por supuesto… son mis suegros.

Extrañada de que su hijo regresara tan temprano de la escuela, la mamá de Jaimito le interroga: - ¿Por qué llegaste tan temprano de la escuela, hijo? - Es que fui el único que pude contestar una pregunta. - ¡Muy bien, Jaimito! ¡Eres un niño tan estudioso! Tengo que decírselo a tu papá para que te compre tu helado favorito. ¿Y cuál fue la pregunta? - Pues, ésta, contestó Jaimito con carita de nene bueno: “¿Quién puso goma de mascar en el asiento de la maestra?”

29


El muro Dicen que una vez un hombre, era perseguido por varios malhechores que querían matarlo. El hombre ingresó a una cueva. Los malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores de la que él se encontraba. Con tal desesperación elevó una plegaria a Dios, de la siguiente manera: " Dios todopoderoso, has que dos ángeles bajen y tapen la entrada, para que no entren a matarme". En ese momento escuchó a los hombres acercándose a la cueva en la que el se encontraba, y vio que apareció una arañita. La arañita empezó a tejer una telaraña en la entrada. El hombre volvió a elevar otra plegaria, esta vez mas angustiado: "Señor te pedí ángeles, no una araña." Y continuó: "Señor por favor, con tu mano poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a matarme". Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada, y observo a la arañita tejiendo la telaraña. Estaban ya los malhechores ingresando en la cueva anterior de la que se encontraba el hombre y este quedó esperando su muerte. Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva que se encontraba el hombre, ya la arañita había tapado toda la entrada, entonces se escuchó esta conversación: Primer hombre: - Vamos, entremos a esta cueva. Segundo hombre: - No, ¿no ves que hasta hay telarañas? nadie ha entrado en esta cueva. Sigamos buscando en las demás cuevas. Dios como padre amoroso sabe perfectamente cuál es la respuesta apropiada para cada situación que se nos presenta. Esperar que nuestras plegarias sean atendidas de acuerdo con nuestras reglas es desmerecer el poder de Dios que sabe no solo que nos hará más felices, sino también, qué es más conveniente para nuestra vida. Fuente: http://www.nuestraedad.com.mx/elmuro.htm

30


¡Gracias por acompañarnos otro mes!

Los esperamos el próximo mes con nuevos temas…


Encuentro  

Julio 2011

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you