Page 1

GANADORES DEL I CONCURSO DE NARRATIVA 2012 PRIMER CICLO. 1º y 2º DE PRIMARIA 1º PREMIO

I CONCURSO DE NARRATIVA

EL ELEFANTE SIN TROMPA. Érase una vez un elefante sin trompa. Los elefantes se burlaban de él, pero no sabían que era especial. El elefante sin trompa se llamaba Edi y se sentía mal cuando se burlaban de él, pero Edi sabía que él no era inútil. Un día, Edi conoció a una elefanta llamada Lena y se hicieron amigos. Luego Lena les dijo a todos los elefantes que Edi era especial y los elefantes se rieron porque tenían envidia de Edi. Al día siguiente todos los elefantes se hicieron amigos de Edi.

Marta C. 2º A


2ยบ PREMIO

I CONCURSO DE NARRATIVA

Daniela 1ยบ A


3º PREMIO

I CONCURSO DE NARRATIVA

LIDIA Y LOS ANIMALES

Érase una niña buena llamada Lidia que le encantaban los animales, ella soñaba con tener una mascota pero no sabía cual, si un perro, un gato o un conejo...Hasta que un día investigó sobre los animales y se dio cuenta que las tortugas marinas estaban en peligro de extinción. Eso despertó en ella una sensibilidad por todas las tortugas, desde ese momento decidió que su mascota sería la tortuga... Pero Lidia, no tenía dinero para comprar una tortuga, desde ese momento Lidia se compró una hucha para ahorrar y así poder comprar una tortuga bebé que ya la había visto en la tienda de mascotas. Lidia ya le tenía nombre " Lily". Todas las noches al acostarse soñaba con tener a Lily en su casa... Lidia pudo ahorrar hasta que llegó el día de comprarla...Ahora Lidia es muy feliz cuida, mima y protege a su mascota y espera colaborar cuando sea grande a la protección y cuidado de los animales en peligro de extinción.

Valentina C. 2º A


SEGUNDO CICLO. 3º y 4º DE PRIMARIA 1º PREMIO

I CONCURSO DE NARRATIVA

EL CUADRO ROBADO Había una vez un museo donde se exponía un cuadro en el que estaba representado un bosque de hayas y en el centro había una gran haya de color naranja y rojo. Las demás hayas eran, algunas, color amarillo y naranja y otras amarillo y rojo. Ese cuadro se titulaba El hayedo del artista Vincent Van Gogh, se exponía en el Museo del Prado. Toda la gente que iba visitaba la galería donde estaba expuesto. Un año después, robaron, y el cuadro no apareció, entonces la policía buscó y rebuscó hasta que lo encontró y lo devolvía al museo. La policía investigó a las tres personas que lo visitaron el día que robaron el hayedo. Los testigos eran una estudiante de arte, una madre con tres hijos y un anciano francés. La policía no supo elegir al ladrón hasta que, un día, se encontraron una huella dactilar en el cuadro, que correspondía al jubilado francés y fueron a su casa a detenerlo, se lo encontraron sentado y le dijeron que por qué había robado el cuadro. El anciano les dijo que porque ese cuadro representaba a un bosque en el que él jugaba cuando era pequeño. Entonces la policía tuvo una idea: hacer una copia del cuadro y no arrestar al anciano francés.

Daniela A. 4º B

2º PREMIO

I CONCURSO DE NARRATIVA

EL SOPLO Había una vez una familia a la que llamaban la familia aterrorizada, porque decía que existía un viento llamado El Soplo. Advertían a la gente del pueblo pero no se lo creían. Un día la familia vio que se acercaba El Soplo e intento llegar hasta él, pero llegaron tarde, El Soplo iba a destruirlo todo. Pero aún así lo intentaron y lo intentaron, pero no lo conseguían. Al padre se le ocurrió electrificar la red, al hermano mayor se le ocurrió inventar un ventilador gigante que para que soplara el viento, al mediano se le ocurrió usar un abanico gigante que acompañara al ventilador y al más pequeño se le ocurrió lo más brillante, hablar con él y decirle que por favor no lo destruyera todo. Y eso hicieron. Hablaron con él y El Soplo como sentía pena les contó por qué quería destruirlo todo y resulta que era porque había perdido su peluche, así que el más pequeño le dio el suyo y desde entonces la familia aterrorizadora se llama la familia “valiente”. Ariadna C. 3º B


3º PREMIO I CONCURSO DE NARRATIVA

PAQUITO Paquito era un coche deportivo rojo normal, que un día cambió de golpe y se transformó en el coche más fuerte y todo fue así. Paquito era un coche de servicio que trabajaba en un hotel llevando personas a sitios. Un día de lluvia, llevando personas al aeropuerto tuvo un accidente y cayó en una huerta, donde sin querer, se tragó unas espinacas…¡Y SE HIZO SUPERFUERTE! A Paquito lo despidieron, porque su fuerza estaba descontrolada y arruinó así el hotel, porque destruía todo lo que tocaba. Paquito se hizo chocolatero, hasta hizo su propia canción sobre el negocio: “Paquito, el chocolatero. Paquito, el chocolatero”. Se lo pasaba muy bien haciendo todo tipo de chocolates y los clientes le venían a montones; hasta que el negocio se lo arruinó otro chocolatero que se instaló en la ciudad. Todos los días, Paquito comía espinacas para hacerse más fuerte. Un día, otro coche más joven y más fuerte que Paquito lo retó a un combate. Paquito ganó, porque aunque el otro coche fuera más joven que él, Paquito, además de fuerza, tenía la astucia de un zorro. Hulk lo vio combatir y desde ese momento Paquito fue muy feliz ayudando a Hulk en sus misiones, dejando así de ser “Paquito, el chocolatero” y pasando a ser “Paquito, el aventurero”.

Nerea R. 4º B


TERCER CICLO. 5º y 6º DE PRIMARIA 1º PREMIO

I CONCURSO DE NARRATIVA

LA MANSIÓN ENCANTADA Érase una vez unos hermanos que vivían en una casita al lado de la playa en las islas tropicales. El niño se llamaba Rafael y la niña se llamaba Coral, eran mellizos y tenían 11 años. Todos los días iban a darse un baño en la playa. Les encantaba ese sitio. No querían irse de allí, era como su tesoro. Un lugar en el que no todo el mundo podía estar todos los días del año. Podían vivir allí porque su padre Luis Leralta era el dueño del mejor hotel de las islas tropicales. Antes lo hacía con su madre, Silvia de la Montaña que falleció en el hospital hace 11 años cuando nacieron Rafael y Coral. Con la crisis los turistas ya no iban de viaje a esas islas y Luis empezaba a estar en números rojos. Como empezaba a deber mucho dinero al banco se quedó sin hotel y sin casita en la playa. Por suerte encontró una casita rural que no costaba muy cara en los alrededores de un bosque. Rafael y Coral estaban muy tristes ya que no podrían ir a la playa todos los días, jugar con la arena haciendo castillos, bañarse, surfear... No se desanimaron mucho porque su padre les prometió que iría ahorrando un poquito cada mes, para que en verano puedan pasar unas vacaciones en la playa. A Rafael aunque le duele no poder hacer todo lo de su antigua vida asiente y acepta ir unos días en verano, en cambio, Coral no quiere estar en aquella casa, se siente pobre, quiere recuperar su vida de antes pero sabe que no va a poder ser. Se echa a llorar y sale corriendo adentrándose en el bosque. Rafael sale corriendo detrás de ella y antes de que se den cuenta no saben donde están. Cuando Rafael alcanza a Coral la tranquiliza y se sientan en la sombra de un árbol. Cuando están relajados y tranquilos intentan recordar por donde se habían adentrado en el bosque. No lo recuerdan muy bien y deciden andar haber si consiguen encontrar la casita rural. Tras caminar unas horas encuentran una mansión que se cae a pedazos. Se acercan a ella y leen el letrero del buzón “familia Twilight”. Rafael quiere entrar a investigar pero Coral tiene miedo y no quiere pasar, aunque se está haciendo de noche y necesitan un lugar donde dormir. Al final Rafael la convence y entran. Rafael va delante aunque Coral le está agarrando del brazo. Rafael abre una puerta y la habitación está vacía, luego la vuelve a abrir Coral y hay una cama con un cabecero, una mesita de noche, una lámpara y una ventana. Están aterrorizados. ¿Por qué al abrirla Rafael no había nada y al abrirla Coral si? No lo entienden, prueban con las demás puertas y es lo mismo. Una vez no hay nada y la siguiente hay muebles y siempre el mismo proceso. Prefieren dormir debajo de un árbol acurrucados para no pasar frío. Por la mañana buscarán la casita rural. A la mañana siguiente alguien les despertó y al abrir los ojos era Luis preguntándoles donde habían estado. Coral se levantó de un salto y le dió un abrazo. Luis les llevó a casa y por la tarde, cuando su padre se fue


a trabajar para ganar dinero, Rafael y Coral cogieron una cámara y se fueron a la mansión para fotografiar las habitaciones y llevarlas a la policía. Al llegar allí abrieron una puerta y fotografiaron la habitación vacía, luego cerraron la puerta y la volvieron a abrir. Estaban los muebles y ¡un gato! no sabían que hacía allí aquel gato blanco pero igualmente fotografiaron la habitación. Al hacerlo y mirar cómo había quedado vieron una mancha blanca con ojos y boca al lado del cabecero ¡un fantasma! Coral se desmaya y la cámara se cae al suelo. Rafael no sabe qué hacer y se acerca hacia Coral para despertarla. Antes de que se despertara llega un chico de unos veinte años diciendo que ha oído un golpe y ha venido lo antes que a podido. Rafael se asusta y de repente su hermana se empieza a despertar. La coge del brazo, la levanta y salen corriendo por el largo pasillo. El chico de veinte años va detrás de ellos y les dice que no se asusten que no les va a hacer daño. Rafael se para, le mira y le pregunta quién es. El chico responde que se llama Kevin y que vive en esa mansión. Kevin les ofrece salir a dar un paseo por la parcela para ir hablando. Rafael y Coral aceptan, le ven muy tranquilo para vivir en una mansión como esta. Al salir a la parcela, cuando se alejan un poco de la mansión, Kevin les empieza a contar un poco alterado lo que ocurre en esa mansión. Les cuenta que cuando el tan solo tenía nueve años entró en esa mansión y vio lo que ellos han visto, lo de que cada vez que abres la puerta aparece una cosa diferente y lo del fantasma de la foto. El problema es que él no dejó caer la cámara al suelo y se la llevó. Antes de que pudiera salir de la mansión el fantasma de la foto fue tras él y le echó un maleficio para que no pudiera salir del recinto y no pudiera contar lo que había visto. Para que el fantasma no le matara prometió que cada vez que alguien entrara y le pasara algo parecido a lo que le pasó a él o que de otra manera pudiera ver a aquel fantasma debería sacarles a dar un paseo y explicarles que era una broma que había querido gastar. Rafael y Coral están aterrorizados no se pueden creer lo que oyen sus oídos. Coral tras unos largos minutos le pregunta que hacía aquel gato blanco en la habitación. Kevin les dice que era el fantasma y que solo se puede ver como es en realidad con una cámara de fotos o de video. Rafael le pregunta que si hay alguna manera de deshacer aquel maleficio y les dice que sí. La única manera de deshacer el maleficio es encontrar a la familia de Kevin y derramar una gota de sangre de un familiar sobre el fantasma. Coral le ofrece su ayuda y le pregunta como se llaman sus padres. Kevin dice que su padre se llama Luis Leralta y su madre Silvia de la Montaña. A Coral se le quedan los ojos como platos tras oír aquello. ¡Luis y Silvia son sus padres! Rafael le dice que eso no puede ser ya que Luis y Silvia son sus padres. Kevin no se lo puede creer eso significa que tiene dos hermanos pero todavía no pueden cantar victoria. Hay que preguntar a Luis si es cierto todo aquello. Si lo es podrán liberarle de aquella maldición y si no lo es tendrán que buscar a sus padres. Rafael y Coral se van hacia la casita rural para esperar allí a su padre y preguntarle. Cuando anocheció Luis llegó a casa y Coral se lo preguntó. Luis asintió y saco de debajo de la cama una cajita marrón que ponía “recuerdos”. La abrió y estaba llena de fotos de sus padres y de un niño pequeño. Luis les conto que una vez fueron a esa casita rural de vacaciones y Kevin salió a dar un paseo y no volvió. Fueron a


denunciarlo a la policía y tras buscar mucho no encontraron nada solo una mansión que se caía a pedazos y un montón de árboles, de ese modo, dejaron de buscarle. Años después tuvieron a Rafael y a Coral y por un problema de parto falleció la madre. Rafael le explicó todo y a la mañana siguiente salieron hacia la mansión para poder salvar a Kevin, su hermano. Luis abrió las puertas dos veces para poder ver los muebles y si se encontraba en gato en una de ellas. En la quinta puerta ve a un gato blanco tumbado sobre un sofá de color verde. Luis se acerca hasta él y saca una navaja de su bolsillo derecho del pantalón y en el dedo corazón de su mano izquierda se hace un corte del que de inmediato empieza a salir sangre. El gato se da cuenta y salta encima de la mesa para no mancharse con esa sangre. Se abre la puerta y aparece Rafael con una red de la que enseguida lanza al gato y lo atrapa. Luis retira la red y le echa un poco de sangre sobre la nariz. En la ventana se abre una especie de portal en forma de espiral que empieza a tragar los muebles de la habitación. Por suerte Luis y Rafael consiguen agarrarse al pomo de la puerta para no ser tragados por aquel portal. De repente el portal se cierra con el gato dentro de él. Coral llega con Kevin y abre la puerta. Tras contarles a Coral y a Kevin lo que ha ocurrido salen de la mansión. Están juntos toda la familia, Luis está feliz. Kevin se pone a trabajar y con el sueldo de Luis y el de él pueden comprar la casita en la playa. Al fin pueden dejar aquel lugar que no les ha traído más que problemas. Adrián C. 5º A


2º PREMIO

I CONCURSO DE NARRATIVA

Las moscas, insectos pesados y molestos que aparecen normalmente en verano y que no dejan de incordiar, ¿de dónde vienen? De repente aparecen en tu habitación un día, y empiezan a molestarte. Se te ponen en la cara cuando estás durmiendo la siesta y por más que las intentas espantar no se van nunca, a donde quiera que vas te persiguen. ¿Es que acaso están escondidas y cuando te ven se lanzan a tu cara? Aparecen por todas partes y aunque cojas un matamoscas y las mates por fin, no importa, vienen más. ¿Será toda su familia que viene al entierro? No lo sé, pero el otro día vi a una volando sin parar por la cocina, parecía que estaba loca. Yo creo que realmente no son moscas, son habitantes de algún lejano planeta que nos espían y estudian para invadir nuestro planeta, por eso tenéis que tener mucho cuidado con ellas porque seguro que escuchan todo lo que decimos. Víctor S. 6º B


3ยบ PREMIO

I CONCURSO DE NARRATIVA


Ana M. 5ยบ C

Certamen de narrativa 2012  

Relatos de los alumnos de 2012