Issuu on Google+

Te quiero linda mestiza como el barco al vendaval aunque ronques por las noches y perfumes mi jacal

El: Cuando pase por tu casa te vi apurada lavando no sera mezticita que algo estas ocultando Ella: Que ciencias ocultas te traes con eso de mi lavado solo estoy quitando el quiritz de tu calzoncillo piteado. EL: ESTA MESTICITA LINDA YA QUIERE QUE YO ME VAYA TUERCE SU BOQUITA MUCHO Y PONE CARA DE PAPAYA. ELLA: YO VINE A LA VAQUERĂ?A A BUSCAR UN LINDO "CUERO" Y SOLO VINO ESTE POBRE CON SU CHILITO HABANERO.

1


2


3


4


La Llorona - Un Alma en Pena Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México se recogían en sus casas con el toque de queda, avisado por las campanas de la primera Catedral; a media noche y principalmente cuando había luna, despertaban espantados al oír en la calle, tristes y prolongadisimos gemidos, lanzados por una mujer a quien afligía, sin duda, honda pena moral o tremendo dolor físico. Las primeras noches, los vecinos se resignaban a santiguarse por el temor que les causaban aquellos lúgubres gemidos, que según ellos, petenecían un ánima del otro mundo; pero fueron tantos y tan repetidos y se prolongaron por tanto tiempo, que algunos osados quisieron cerciorarse con sus propios ojos qué era aquello; y primero desde las puertas entornadas, de las ventanas o balcones, y enseguida atreviéndose a salir a las calles, lograron ver a la que, en el silencio de las oscuras noches o en aquellas en que la luz pálida de la luna caía como un manto vaporoso lanzaba agudos y agónicos gemidos. Vestía la mujer un traje blanco y un espeso velo cubría su rostro. Con lentos y callados pasos recorría muchas calles de la ciudad, cada noche tomaba distintas calles, pero siempre pasaba por la Plaza Mayor (hoy conocida como el Zocalo de la Capital), donde se detenía e hincada de rodillas, daba el último angustioso y languidísimo lamento en dirección al Oriente; después continuaba con el paso lento y pausado hacia el mismo rumbo y al llegar a orillas del lago, que en ese tiempo penetraba dentro de algunos barrios, como una sombra se desvanecía entre sus aguas. "La hora avanzada de la noche, - dice el Dr. José María Marroquí- el silencio y la soledad de las calles y plazas, el traje, el aire, el pausado andar de aquella mujer misteriosa y, sobre todo, lo penetrante, agudo y prolongado de su gemido, que daba siempre cayendo en tierra de rodillas, formaba un conjunto que aterrorizaba a cuantos la veían y oían, y no pocos de los conquistadores valerosos y esforzados, quedaban en presencia de aquella mujer, mudos, pálidos y fríos, como de mármol. Los más animosos apenas se atrevían a seguirla a larga distancia, aprovechando la claridad de la luna, sin lograr otra cosa que verla desaparecer llegando al lago, como si se sumergiera entre las aguas, y no pudiéndose averiguar más de ella, e ignorándose quién era, de dónde venía y a dónde iba, se le dio el nombre de La Llorona."

El Origen de la Llorona El antecedente mas conocido de la leyenda de la llorona tiene sus raices en la mitologia Azteca. Una versión sostiene que es la diosa azteca Chihuacóatl, protectora de la raza. Cuentan que antes de la conquista española, una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco y a vagar por las colinas aterrorizando a los habitantes del gran Tenochtitlán. "Ay, mis hijos, ¿dónde los llevaré para que escapen tan funesto destino?", se lamentaba. Un grupo de sacerdotes decidió consultar viejos augurios. Los antiguos advirtieron que la diosa Chihuacóalt aparecería para anunciar la caída del imperio azteca a manos de hombres procedentes de Oriente. La aparición constituía el sexto presagio del fin de la civilización. Con la llegada de los españoles al Continente Americano, y una vez consumada la conquista de Tenochtitlan, sede del Imperio Azteca, años mas tarde y después de que murio Doña Marina, mejor conocida como la "Malinche" (joven azteca que se convirtió en amante del conquistador español Hernán Cortés), se decía que esta era la llorona, la que venía a penar del otro mundo por haber traicionado a los indios de su raza, ayudando a los extranjeros para que los sometieran.

5


Leyenda de La Monja Condenada Bueno se cuenta que en la calle san antonio en arequipa, hay una casona muy antigua, que ahora es un colegio, lo raro es que han ocupado todos los cuartos menos uno, en el que nadie sabe que es lo que tiene dentro. pero mis compañeros y yo investigamos, y al ver por una ranura de la ventana que rompimos, logramos ver una cama con algo encima. en ese momento nos apartaron y al día siguiente repararon la ventana ahora era mucho mas sospechoso. un mes más tarde, tuvimos una serenata en el colegio, y el director mencionó que el colegio antes era un convento. en ese momento estábamos en nuestra clase cuando una compañera llego desesperada y sin poder hablar, cuando se calmó nos contó que había visto una monja que se desvaneció. ella se fue del colegio pero descubrimos que lo que había en el cuartito era el cadáver de una monja, que dijo que nunca quería salir de ahí como última voluntad, así que se lo cumplieron y hasta este día sigue ahí, solo lo sabemos yo y algunos compañeros, el señor que cuida el colegio dice que todas las noches la ve ahí mismo, en el baño, pero que se desvanece antes de que le vea la cara. creemos que ella tal vez murió por algo en el baño que no la deja irse.

Leyenda de La Muchacha del Lago Yo vivo en dallas, texas y como ya saben en cualquier lugar ocurren cosas que son difíciles de explicar o creer. me encontraba con mis amigos en la escuela, platicando de cosas de terror y estábamos tan fascinados que mi maestra al vernos empezó a contarnos una historia que ocurrió hace tiempo, así mas o menos va la historia: era una noche de homecoming dance (baile de graduacion) y como siempre las parejas de enamorados se iban a algún lugar más cómodo para ellos. esa noche, una pareja de estudiantes, de los más populares, decidieron salir del baile e irse al lago para estar más tranquilos, sin tanta gente a su alrededor. el lago es una zona apartada y oscura donde no es nada prudente estar por la noche y mucho más imprudente para una mujer, pues ahí han tenido lugar abusos y violaciones. al cabo de unos momentos íntimos, la pareja escuchó algo, sobre todo ella sentía que algo no andaba bien y quería regresar a casa pero el chico no se lo permitía y aunque la chica insistía enfadada el chico la forzaba para que se quedara con él, así que empezó a gritar y justo en ese momento algo atrapó a la muchacha desapareciendo al instante, el chico no pudo hacer nada más que correr y correr y nunca se supo más de él, muchos dicen que ella se ahogó en el lago. desde aquel día, se cuenta que cada homecoming dance de esa misma escuela y sobre medianoche, ella se aparece con su bonito vestido blanco haciendo autostop. se dice que sólo alcanza a decir, - ¿me puedes llevar a casa?, es que mi novio me dejó aquí y todavía no ha regresado por mi, vivo a dos cuadras -. el conductor del vehículo accede y cuando voltea para decirle algo o para preguntar allí no hay nadie, la muchacha desaparece, pero cuando el conductor revisa el asiento trasero de su carro, donde la muchacha se sentó, está húmedo y frío. eso es lo que cuentan, y sólo les pasa a personas que van conduciendo solas en mitad de la noche.

6


Leyenda de La Niña y la Sepultura Esta leyenda circula por mi pueblo desde hace mucho tiempo, cuando me la contaron no me la creí pero he investigado y todo parece inclinar si que es real. Victoria no quería irse de su antigua ciudad, pero no tenía mas remedio, su padre había sido expulsado del trabajo y tuvieron que irse a vivir a una casa que habían heredado, en medio de un pueblo casi despoblado. quizá fuera por que victoria nunca había sido muy extrovertida, quizá por el hecho de que su familia que solo constaba de su padre y ella fuera pobre; los demás muchachos del pueblo se metían con ella y la engañaban. Ella siempre se quedaba e una esquina, llorando, recordando a su madre y a su antigua vida. una noche de halloween los chicos del barrio prepararon una mala pasada para ella. fueron a buscarla al rincón donde siempre estaba y le dijeron: - no queremos miedicas en nuestro grupo. si quieres ir con nosotros debes pasar una prueba: tienes que pisar la tumba que hay al final del viejo cementerio, está en lo alto de una colina. además tienes que clavar este cuchillo en la lápida para que sepamos que has estado allí. Victoria aceptó y tomó la navaja. temblando de miedo fue cruzando el cementerio esquivando las tumbas, en algunas se veían entre las grietas, trozos del cadáver, piel muerta y tensada que debajo solo tenía hueso. cada vez que sentía el impulso de volver pensaba: "así te aceptarán" y continuaba, muriendo en cada paso. Cuando llegó a la última de todas, subió a ella y temblando clavó el cuchillo. ya no tenía excusa para quedarse allí así que cogió impulso para salir corriendo. pero notó que algo la retenía. Dos horas después los niños del pueblo fueron al cementerio al ver que victoria no volvía y cuando llegaron a la última tumba se la encontraron tirada encima. tenía el vestido pillado con el cuchillo en la tumba. estaba muerta...de miedo.

Leyenda de Carrera Fantasma Estábamos reunidos un grupo de amigos en la ciudad de Tacna, en el Perú, y de pronto llega Víctor un amigo taxista, bajó de pronto de su auto, muy asustado y entre balbuceos empezó a contarnos algo increíble: - Muchachos acabo de hacer una carrera a una fantasma. Nos dijo pasmado y muy preocupado. Algunos le creímos pero otros empezaron a reír. Pero nos juraba y perjuraba que era totalmente cierto, entonces uno de nosotros para poder creerle, le pidió que nos llevara donde recogió y dejó a la supuesta fantasma. Accedió. Nos llevó a la altura de un cruce de Calana, lejos de la ciudad, comentó que cuando regresaba de dejar a un cliente se encontró con una señora de edad, iba con la cara tapada con un velo negro, daba escalofríos. La tomó en carrera y ésta le pidió que la llevara a Pocollay, pero cuando llegó al cruce de Pocollay con Tacna, nuestro amigo el taxista pudo apreciar que en una de las manos le faltaba un dedo. Simplemente por dar un poco de conversación y por curiosidad el taxista le preguntó. ¿Señora que le paso con el dedo? ¿Cómo lo perdió?, a lo cual la señora le contestó: - TUUUUUUUUUUU. Con un grito estremecedor. Del susto nuestro amigo casi choca y se sale de la carretera, le costó controlar el coche y cuando se volteó para saber como estaba la mujer vio que ésta había desaparecido, no estaba…

7


8


REVISCOOL