Page 1


Todos buscan algo, nadie sabe mirar. Ilustrado por: Miguel Montaner Llorente Escrito por: Miguel Montaner Llorente Impresi贸n: Padisgraf Encuadernaci贸n: Raima Fecha de edici贸n: Mayo 2010


En un lugar donde todas las cosas parecen más grandes de lo que son para nosotros, Elvin, una pequeña cucaracha, vivía con su familia en una humilde caja de galletas. No era una familia con muchos bienes, pero por suerte habían mendigado pocas veces migajas de pan de los picnics humanos. Con él y sus padres también vivía su tío Jorge, uno de esos familiares que no dejan de contarte historias y leyendas de su tierra con un orgullo especial que hace que no dejen de rondar en la cabeza.

Papá

Mamá


TĂ­o Jorge

Yo


Su tío le sirvió una taza de chocolate y le explicó una historia. Ella contaba que en algún lugar al sur, no muy lejos de allí se encontraba un elemento mágico, algo que daría al que lo encontrará alimento y bienes eternos hasta el final de sus días. El lugar exacto nadie lo sabía, pero contaban algunos viejos que se encontraba en un mundo diferente al nuestro, en las alturas, y que era custodiado por enormes bestias. La verdad todo eso sonaba a locura...


Al rato de caminar, con el sol asomándose con un color rosado por el horizonte, y después de una larga charla, Lía se ofreció a llevarle el macuto, y Elvin, cansado del camino, se lo cedió agradecido.


Siguieron su camino y Elvin se colocó delante. Algo de lo que se arrepintió poco después. Al llegar a una bifurcación y girarse para preguntar que camino debían tomar, Lía no estaba. Se había ido con su macuto.


?


S


ZZZ N O E S


Anocheció y el frío le hacia crujir la espalda, nunca lo había pasado tan mal, flotando a la deriva esperando su fin.

Algo golpeó bruscamente la rama y la hizo tambalearse. En ese momento parecía que llegaba su fin. Pero no.


La rama comenzó a dar golpes contra unas raíces. Sin pensárselo dos veces Elvin saltó de la rama y se agarró a una de ellas.

Trepó con todas sus fuerzas cómo pudo, dolorido del frío y totalmente empapado, y logró salir del agua.


Miró hacia arriba y no daba crédito, era un gran m uro con agujeros cuadrados. E so no podía estar pasando, pensó. Siguió observando y descubrió que de uno d e esos agujeros asomaba la p lanta de los frutos rojo fuego. Sonrío y se echó a llorar, había encontrado l o que buscaba, eso que tanto anhelaba se encontraba allí arriba.


“Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda” - Jorge Bucay (El buscador)


Proyecto Final  

Proyecto Final

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you