Issuu on Google+

Enero - Febrero 2009

Donativo 25 centavos

Editorial Comunistas proponen: que asambleas obreras y del pueblo aprueben la huelga general

Este pasado año fue matizado por el aumento progresivo en el costo de vida, la precarización del trabajo, la legalización de medidas ilegales que afectan nuestras condiciones laborales por medio de la Ley 7, la aprobación de la Ley de Permisos, la implementación progresiva de la privatización de servicios públicos, el despido masivo de empleados públicos, entre otros. A pesar de esta feroz ofensiva, la clase obrera junto a otros sectores desposeídos y marginados ha respondido con diversos niveles de intensidad, pero con determinación y ensayando formas organizativas que provoquen la reversión de las medidas antiobreras impuestas. Luego de la constitución del FASyL hace un año, en enero de 2009, se logró organizar un 1ro de Mayo masivo, combativo y con claros planteamientos de clase. La Coalición Todo Puerto

Rico por Puerto Rico convocó sendos paros el 5 de junio y el 15 de octubre que, en términos de masividad y combatividad, fueron exitosos. Sin embargo, a partir de esa espiral ascendente en la lucha social ha habido un reflujo que se ha intensificado por las “tradicionales fiestas navideñas”, arma predilecta de la burguesía para madrugarnos cada nuevo año con nuevas medidas opresivas. A raíz de las condiciones políticas y sociales actuales, ¿qué podemos esperar para este nuevo año? Avance vs. oportunismo A pesar de la noción del público general, el movimiento obrero enfrenta esta nueva ofensiva burguesa dividido en varias tendencias. Estas divisiones no se dan en el vacío o por capricho, sino que responden a visiones estra-

tégicas, políticas e ideológicas sobre las cuales cada tendencia visualiza cómo se debe llevar el proceso de lucha. Por un lado, la Coalición, sector bendecido y santificado por el sindicalismo corporativo estadounidense junto a determinados sectores “soberanistas” del Partido Popular, del movimiento independentista y con el apoyo de algunas organizaciones socialistas, se presenta como el “abanderado” de la lucha obrera y social. Actualmente, este sector impulsa una “huelga general”, convirtiéndose en su mayor propagandista mediante el uso de sus inmensos recursos económicos, su acceso a la prensa burguesa y sus portavoces insertados en los programas radiales de análisis. Algunos de los líderes de la Coalición son conocidos archienemigos de la clase obrera Continúa en la página 2


Comunistas proponen:que asambleas obreras y del puebloaprueben la huelga general