Page 1

Meros, Sendos, Insanos y Puros Cuentos. Por

Marquesi

Miguel Camacaro Ediciones


Meros, sendos, insanos y puros cuentos Por Marquesi


Meros, sendos, insanos y puros cuentos No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito del titular del Copyright. Derechos Reservados Copyright© 2016 Respecto a la primera edición Miguel Camacaro Pérez, Urb. Ciudad Roca, Ágata 05-08, Barquisimeto, Lara, Venezuela. cursoediciones@gmail.com. Sobre los personajes y los hechos Todos los personajes y situaciones referidos en los textos son producto de la imaginación del autor, así que cualquier coincidencia en la vida real es mera casualidad. Autorización Se autoriza la utilización de la información contenida en el cuerpo escrito, siempre que se cite la fuente, y si no lo hacen, que se puede hacer, todo por el humor. Editor: Miguel Camacaro Pérez Depósito Legal: Nº LA2016000107 ISBN: 978-980-12-9172-5 Edición gráfica: Miguel Camacaro Pérez Portada: Operadora Gráfica CYAN, C.A. Imagen de Charles Chaplin: http:// es.pinterest.com Imagen de Stand-up Comedian: http://www.shutterstock.com/ 1ª Edición 500 ejemplares en el mes de diciembre de 2016. Impreso en Venezuela por Tipografía y Litografía Horizonte, C.A.


“A fin de cuentas, todo es un chiste�

Dedicado a todas las personas con buen humor, Que sus sonrisas Se entrelacen en un mundo feliz.


Índice Pag. 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19. 20. 21. 22. 23. 24. 25. 26. 27. 28. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 35.

Los deseos reprimidos ......................................................................................1 El chocolate, peligroso por la adicción .......................................................2 Piropo ......................................................................................................................3 Kama Sutra senil .................................................................................................4 Mejor voy solo .....................................................................................................5 El tamaño, sí importa ........................................................................................6 Nada le faltaba.....................................................................................................7 Zapatazos al cocodrilo ......................................................................................8 Deslizando ante la infidelidad ........................................................................9 El experto donador...........................................................................................10 Los achaques en las piernas ..........................................................................10 Pesca de lado ......................................................................................................11 Aliento pequeño pero violento ...................................................................12 Se va muy rápido ..............................................................................................12 La esperanza es lo último que se pierde ..................................................13 Vivir para recordar ...........................................................................................14 Formas de relacionarse ..................................................................................14 De las amistades profesionales ...................................................................15 Luz al final del túnel .........................................................................................16 Como pesa la edad ...........................................................................................17 Cosas de niños....................................................................................................17 Diferentes forma de morir ............................................................................18 Visitando a la familia .......................................................................................19 ¿Qué más me va a quitar? .............................................................................20 Enseñanza ............................................................................................................21 Mudo al caminar ...............................................................................................21 Esa risa no es de loco .......................................................................................23 Una lágrima lo delata ......................................................................................23 Muy adelantado ................................................................................................25 En dos pedazos ..................................................................................................25 Tanto nadar para morir en la orilla ............................................................26 No hay problema ..............................................................................................27 No es negra, es naranja ..................................................................................27 Instrumento de alabanza ...............................................................................28 Si no estudia no pasa .......................................................................................29


36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 46. 47. 48. 49. 50. 51. 52. 53. 54. 55. 56. 57. 58. 59. 60. 61. 62. 63. 64. 65. 66. 67. 68. 69. 70. 71. 72.

Orden en la pieza ..............................................................................................29 Encuentros de vida ...........................................................................................31 Estirando la pena ..............................................................................................31 Mar agitado.........................................................................................................32 Sin penitencia no hay paraíso ......................................................................33 La tarea .................................................................................................................35 Los caprichos y la pobreza .............................................................................35 La hamaca tiene su precio .............................................................................37 La deuda sin pagar............................................................................................39 Aquí hace mucho calor ...................................................................................41 De película ...........................................................................................................43 No siempre es bueno decir la verdad........................................................43 Decídase, pero ya..............................................................................................44 Llama, llama tú, cuelga ...................................................................................45 El segundo frente ..............................................................................................47 Mejor cambiar....................................................................................................48 Comenzando a adivinar ..................................................................................49 Una fuga muy loca ............................................................................................51 El burro parrandero .........................................................................................53 Almuerzo en el páramo ..................................................................................55 Penitencias modernas .....................................................................................57 Las maneras de pensar ...................................................................................60 Pasear en silencio .............................................................................................61 Una sola compañía ...........................................................................................63 El Papa en Maracaibo ......................................................................................65 Llegó la Mercedes Benz a Caracas ..............................................................69 La plástica confundible ...................................................................................72 Quería dejar la peluca .....................................................................................74 Un trabajo en concreto ...................................................................................76 Ni tan perfecto ...................................................................................................77 Sin compañía ......................................................................................................79 Entrada exitosa ..................................................................................................81 Diecisiete setenta .............................................................................................82 Eu tenho tudo.....................................................................................................83 Al fin me comuniqué .......................................................................................85 Llegando a Carora .............................................................................................86 Vientos que elevan ...........................................................................................87


73. Necesidad con clase .........................................................................................89 74. Reclamo gocho...................................................................................................90 75. Mi primera vez ...................................................................................................93 76. El mono alzado...................................................................................................93 77. Indecisos...............................................................................................................95 78. Gritos cómplices ................................................................................................96 79. La ley derogada..................................................................................................97 80. Qué mal inglés ...................................................................................................98 81. Súper esfuerzo ...................................................................................................99 82. Vista aérea.........................................................................................................100 83. Visitante nocturno..........................................................................................101 84. Cuchara multifuncional ................................................................................103 85. También lo traje ..............................................................................................105 86. La fuerte limosna ............................................................................................106 87. Mujer en el mar ...............................................................................................107 88. Una nueva conquista .....................................................................................109 89. Doble ración de cachos .................................................................................110 90. Los gemelos .......................................................................................................111 91. Recompensa a la medida .............................................................................112 92. Entierro total ....................................................................................................113 93. El peligro es que te vea .................................................................................115 94. Los cachos y el mecenas ...............................................................................116 95. Recordar es vivir ..............................................................................................117 96. Durabilidad y frescura ...................................................................................118 97. Tiempo para hablar ........................................................................................119 98. Gesto de buena voluntad ............................................................................120 99. Penitencias acrobáticas ................................................................................122 100. El cuñado no tiene precio ............................................................................124 101. Robo monótono ..............................................................................................125 102. Los números no fallan ...................................................................................126 103. Un fiel reflejo ....................................................................................................130 104. Sonidos raros ....................................................................................................130 105. La última pieza .................................................................................................130 106. Peligro inminente ...........................................................................................131 107. Futuro prometedor ........................................................................................132 108. Haz bien sin mirar a quien ...........................................................................133 109. Pase sin avisar ..................................................................................................135 110. Egocentrismo total .........................................................................................135


111. Amistades peligrosas .....................................................................................137 112. Los mandamientos .........................................................................................138 113. Cachicamo trabaja para lapa ......................................................................139 114. La mejor empleada.........................................................................................140 115. Hay poco tiempo .............................................................................................141 116. Cápsulas de la sabiduría ...............................................................................141 117. Lo dulce del placer ..........................................................................................142 118. Y el título llegó .................................................................................................143 119. Sin armas para la traición ............................................................................144 120. Suicidio frustrado............................................................................................145 Referencia bibliográfica .........................................................................................146


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

1. Los deseos reprimidos A veces las cosas que deseamos cuando se presentan son un regalo divino. Ejemplo de ello sucedió cuando un barco naufragó y solo se salvó un hombre con su chivita, muy cabrita. Despertó en una isla desierta donde apenas había una palmerita. Estaba muy débil, poco veía. Debajo de la pequeña palmera estaba la chivita. Pasó el tiempo y la chivita empezó a crecer, y al naufragó su apetito sexual. Así comenzó a corretear detrás del animal. La tomaba por una pata pero como estaba desnutrido no tenía fuerza para sostenerla. La chivita siempre salía ilesa del asedio sexual del hombre. En un día muy soleado, se despierta desvanecido, y mira hacia el horizonte. Observa que viene una mujer náufraga, despampanante, completamente desnuda. Sus ojos brillaron, su corazón latía, su respiración era profunda, toda emoción y pasión contenidas por tanto tiempo, por fin habían escuchado sus plegarias. Sin fuerzas se abalanza sobre la mujer. Ésta lo abrazó con mucho cariño, y logra escuchar una voz suave que viene desde lo más íntimo del hombre: —Por favor, ayúdame a agarrar a la chivita...

1


Por Marquesi

2. El chocolate, peligroso por la adicción Los abuelos, quien no ha sido consentido por los abuelos, hasta ser el preferido. Es una relación sin igual que trasciende por encima de la relación con los padres mismos. En Siquisique, hace mucho tiempo, los niños crecían viendo el ejemplo de los hombres que se dejaban llevar por la belleza de las mujeres, burras de por medio, y por la bebedera de cocuy, eso sí, el trabajo fuerte lo hacían las mujeres y los hombres disfrutaban las siestas en las hamacas. Así se crecía y las abuelas como matronas también tenían sus caprichos. Marfelito era un niño adelantado y muy querido por la abuela. Ella que era muy delicada en el comer, le fascinaba el chocolate. El niño creció pero se resistía a dejar el pueblo. Su abuela le aconsejó, como no quería ir a estudiar medicina, que hiciera un curso de visitador médico, y con lo que se ganara, eso sí, se acordara de ella: los bombones de chocolate serían su mejor premio. Así Marfelito se vino a Barquisimeto, hizo el curso y comenzó a trabajar. El cocuy y las mujeres no lo dejaban descansar. Un viernes, terminada su faena de demostración de unos chocolates laxantes, decide regresar a su pueblo. Llegando se le desatan los demonios, deja el maletín en casa de su abuela, y se va para el botiquín de la esquina donde estaban las chicas malas. 2


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

Sus amigos de farra, el lunes siguiente, lo montan en la Línea Urdaneta. Llega a Barquisimeto, pero se da cuenta que dejó el maletín. Pide prestado uno para trabajar esa semana porque el viernes próximo lo recuperaría. En efecto, ese día emprendió el viaje a su pueblo. Llegando a la casa de la abuela, la ve en posición de evacuación en la letrina de hoyo. Con mucha pena le saluda, no recibiendo el saludo efusivo que caracterizaba a su viejita. También le extrañó ver en la casa a una gran cantidad de parientes. En el corredor de las hamacas consigue a su mamá a quien le explica que vio a la abuela y que no lo saludó, lo cual lo ponía muy triste. La mamá le responde: —Hijo mío, la abuela se murió el domingo pasado, sólo que estamos esperando que termine de evacuar para enterrarla...

3. Piropo Pasa una mujer afrodescendiente con un trasero descomunal, como las corredoras de Jamaica en la última olimpiada celebrada en Rio de Janeiro. Un borracho la mira y le dice: ─ Mi amor, eso es mucha alegría para un supositorio...

3


Por Marquesi

4.Kama Sutra senil Un señor de la tercera edad pasaba las tardes en un parque donde acudían las parejas a compartir sus cuerpos en una forma muy disimulada pero todos se daban cuenta. Todo lo que aprendía sobre las posiciones sexuales se las explicaba a su mujer, también de avanzada edad, así disfrutaban largos ratos con sus ya cansados cuerpos. Un día se maravilló con una posición numérica, y salió corriendo, casi gateando para ponerlo en práctica con su mujer. Ella, siempre lo espera muy ansiosa en las tardes. Obedecía a todas

las

peticiones

de

su

amante.

Tocan

la

puerta

desesperadamente y abre, era su viejito que venía muy recontento: —Vieja aprendí una posición muy buena, los jóvenes le dicen el 69, ya te la enseño. Ve al cuarto, te desnudas y te acuestas boca arriba, que ya yo voy. Así fue, la vieja respiraba profundamente, siempre era una sorpresa agradable las andanzas de su viejo. El cuarto era muy grande y la cama muy alta, usaban un banquito para subirse, a esa edad todo esfuerzo es agotador. Llega el viejito emocionado y le dice: —Vieja recuerda que es el 69. Empieza a buscar el banco y no lo consigue. Ya no tiene más tiempo su amada ansía conocer esa posición. En eso el viejito como 4


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

puede se encarama y le pasa la pierna por encima de la cabeza de la viejita, buscando la posición final. Fue tanto el esfuerzo que hizo que se le escapó un viento rectal en toda la cara de la viejita, y ésta se molesta mucho, le dice: —Mire viejo pervertido, los otros sesenta y ocho se los tiras a tu madre, sinvergüenza...

5.Mejor voy solo Una señora de mediana edad se está mudando y alquila un

camión

para

trasladar

sus

enseres.

Una

vez

materializada la carga, entra a la casa y agarra la jaula con su loro Ismael. La coloca encima de los corotos sin amarrarla. El chofer que no era muy experto, frenaba de golpe en cada esquina. Eso hacía que la jaula se cayera a cada rato con el loro adentro, la mujer se bajaba y lo acomodaba nuevamente. En el último frenazo, que fue muy fuerte, la señora se baja del camión para recoger la jaula. Para su sorpresa consiguió que la jaula estaba vacía. En eso mira para la acera y allí estaba el loro. Éste le dice: —Mire vieja del zipote, lleve usted la jaula en el camión pero me da la dirección que yo mejor tomo un taxi...

5


Por Marquesi

6.El tamaño, sí importa En una conversa entre dos amigos sale a relucir el tema de las apuestas en los casinos. Uno de ellos admite su afición por jugar pero el otro siempre piensa que a la hora de jugar no hay que andar con mentiras. Esos no son juegos. Éste último cuenta que fue a Las Vegas y observó todas las mesas, por más que veía a las personas eufóricas nada lo hacía caer en el juego. En eso una crupier muy linda llamó su atención y así galante se acerca a la ruleta ya que no había mucha gente. Ella con una mirada seductora le invita a jugar y él responde que no es aficionado. Ella le dice que intente quién sabe si la suerte toca su puerta. La mujer se desabotona la blusa y deja salir sus voluminosas emociones. No le queda más remedio que mirar la ruleta dando vueltas y las razones de la chica. Ella insiste y le pregunta: — ¿Cuál es el número de su habitación? — 21. —Juégate ese número, apuesta 100 USD. Así lo hizo, dio vuelta a la ruleta, paró exactamente en el 21. De esa forma ganó, dijo que se retiraba ya la ganancia era suficiente para él. Ella nuevamente lo impulsa a apostar: —Anda dime los dos últimos números de la placa de tu Ferrari. 6


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—63. —Apueste todo lo que ganó al 63. Le hizo caso, sorpresa, volvió a ganar una fortuna. Ella le dice: —Parece que la suerte está de su lado, intente nuevamente. —No, ya está bueno, ya gané lo suficiente. —Apueste por última vez, ¿Cuánto mide su miembro?— le dice con una voz muy seductora. —24 cm— responde con una voz nerviosa. Los ojos de la mujer brillaron, extasiada le pide que apueste todo lo que había ganado al número 24 y así fue. La ruleta comienza a dar vueltas, y la bolita brinca de número en número hasta que la ruleta se detiene y cae en el número 9...

7.Nada le faltaba Un niño le habla su padre desde dentro de su corazón, en una escena muy conmovedora: —Papá, tengo hambre, tengo frío, tengo sed, tengo miedo, tengo rabia... —Pero hijo, tienes todo y te quejas, ¡qué barbaridad!...

7


Por Marquesi

8.Zapatazos al cocodrilo Un señor habla con su amigo y le explica que tiene una mascota muy especial, que un día lo invitará a su casa para que se sorprenda. Así fue, un día en la tarde llegan al apartamento, abren la puerta y se consiguen con un gran cocodrilo en la sala. Abrió sus ojos, movió la cola, abrió su boca con sus largos dientes, reconoció a su amo cuando éste le habló. Los amigos se sentaron en el sofá. El dueño de la casa le comenta al invitado lo extraordinario que es el animal: —Condondrilo— así lo llamaba—, búscame las pantuflas. Allá iba el animal, regresaba con las pantuflas, le quitaba los zapatos y se las ponía. —Ahora, búscame el periódico y mis lentes. Efectivamente llegaba con el diario, se lo daba en la mano y le colocaba los lentes. El amigo maravillado por las acciones del réptil, le pregunta: — ¿Qué más sabe hacer? El dueño de la mascota se levanta del sofá, se baja los pantalones y le ordena al animal que le haga sexo oral. En efecto, el cocodrilo abre sus mandíbulas y comienza con el juego de la succión, pero había un problema no podía recibir la eyaculación porque trancaba su mordida, comenzaba a dar vueltas y existía la posibilidad de 8


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

arrancarle el miembro al amo. El hombre, que conocía ese defecto, ya cuando iba a acabar, agarró un zapato y comenzó a golpear al animal para que parase, le golpeaba cada vez más fuerte, con toda su furia, hasta que al final el animal lo suelta. Todo agotado le dice a su amigo: — ¿Quieres probar? —Ni de vaina, tú golpeas muy duro con esos malditos zapatos…

9.Deslizando ante la infidelidad Cierto día un hombre estaba almorzando con una novia en un restaurante muy elegante donde había mesas que eran de un material muy frágil, por ello los mesoneros tenían que estar muy pendientes del uso que le daban los comensales. Así fue transcurriendo el almuerzo de la feliz pareja, cuando de repente la mujer empieza a deslizarse hacia debajo de la mesa, el mesonero muy preocupado le llama la atención al hombre y le dice: —Dígale a su mujer que tenga cuidado con esa maniobra. —Esa no es mi mujer, pero la que acaba de entrar sí lo es...

9


Por Marquesi

10. El experto donador Un señor de la tercera edad, acostumbraba a donar su esperma, tenía muchos años en esas faenas manuales, ya era poseedor de una tarjeta Masturcard Negra, que siempre la tenía en la mano, emitida por el Banco de Esperma. Un día le extrañó ver a una mujer en la fila de los donantes. Muy curioso por ser la primera vez que veía esa situación la abordó preguntándole si iba a donar. Ella movió la cabeza de arriba abajo como un sí y le contestó: —Ujummmm...

11. Los achaques en las piernas Las comadres están sentadas en la Plaza Bolívar de Siquisique en una tarde fresca, muy raro en época de Semana Santa. Comentan de todo lo que acontece en el pueblo. De sus amores y sin sabores, de todo. Y en eso una de las comadres le pregunta a la otra: —Mijita, no te he visto “empinando el codo” con el cocuy ¿Qué te está pasando? — Es por causa de las piernas. — ¿Qué se te hinchan? —No, que va, se me abren...

10


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

12. Pesca de lado Dos comadres margariteñas salían todos los días a pescar al muelle. La faena comenzaba muy temprano en la mañana. Una era más consecuente que la otra, siempre seleccionaba el lado del muelle para pescar. Así, generalmente su pesca era más abundante que la de su comadre. Un día por mera curiosidad, la que no tenía mucha suerte en la pesca, le pregunta: —Comai, ¿por qué usted siempre pesca más que yo, aunque se cambie de lugar? ¿Cómo lo hace? —Tengo una técnica muy especial. Tiene que ver con mi esposo, quien duerme desnudo en pelota. Cuando me despierto, le levanto la sábana y le observo su miembro. Si está para el lado izquierdo, agarro el lado izquierdo del muelle, y si está para el lado derecho, pesco para el lado derecho. —Muy bien comai, ¿qué decisión toma cuando lo tiene así en el medio y "parado"’? —Ay, comai con ese mal tiempo quien sale a pescar...

11


Por Marquesi

13. Aliento pequeño pero violento El pequeño, pero ya mayor en edad, va al médico porque tiene mal aliento, insoportable, tanto así que su pareja, un poco más alta, que también tenía un problema de enanismo pero más moderado, no lo soportaba. El médico, paleta y linterna en mano, le pide que abra la boca. El galeno tuvo que retroceder inmediatamente por el mal olor proveniente de las entrañas del paciente. Repuesto de ese trance, se regresa y le dice: —Doctor, ¿Es grave? ¿Se puede curar? ¿Qué tengo? —Claro, como no vas a tener mal aliento, si es que tienes el trasero ahí mismo...

14. Se va muy rápido Luego de finalizada la faena amorosa, la mujer le dice en el oído a su amante: —Mi cielo me recuerdas tanto a Usain Bolt. — Ah, ya sé, por mi color. —No, por tu eyaculación precoz, menos de 10 seg...

12


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

15. La esperanza es lo último que se pierde En medio de esta crisis una pareja decide hacer una limpieza de los corotos y seleccionar los que se pueden vender porque con los bajos salarios cualquier ingreso es formidable. En eso el marido encuentra una orden de reparación de unos zapatos del año 1986. Melancólico le dice a su mujer que esos zapatos le traen muchos recuerdos: del matrimonio, del bautizo de los hijos; así con lágrimas le dice que el lunes sin falta pasará por ese negocio para recuperar sus zapatos. La mujer no le da esperanzas ya que el negocio pudiera haber cerrado y en la orden decía que no se hacían responsables luego de quince días de ordenar la reparación. Con esa tarea se levantó muy temprano el lunes. Se fue al centro a buscar la tienda. Su sorpresa fue mayúscula cuando vio que estaba abierta. Emocionado, entra y pregunta: —Mirá, ¿será que estos zapatos estarán aquí? — Disculpe Señor, pero está factura tiene treinta años. No le garantizo nada— le dice el encargado del negocio. Entró en el depósito. Luego de más de cuatro horas sale sudado y cansado. Le dice al ansioso cliente: — Los conseguí, pero están listos para el jueves…

13


Por Marquesi

16. Vivir para recordar Un matrimonio estaba hablando en la intimidad sobre lo que le gustaría a cada uno conservar del otro para cuando estuvieran viejos, como para recordarse. El hombre se adelanta. Dice que tiene una gran idea: voy a tomar una foto a tu cosita para mandar a montarla como un cuadro y colocarlo en la pared del baño, y así cuando ya estemos retirados de las lides de nuestra cama, yo pueda decirme para mis adentros lo feliz que fui comiéndote por tantos años, ¿Qué te parece? Muy bien le contesta. Ella le dice que también le gustaría sacarle una foto a su miembro varonil. Él le preguntó: — ¿Y eso como para qué? ¿Me recordarás siempre? —Bueno, en verdad es para mandarla a ampliar...

17. Formas de relacionarse El hijo adelantado le pregunta a su padre: —Papá, ¿qué es la Poligamia?, —Eso se practica mucho en Utah. Es cuando un hombre tiene varias esposas. ¿Por qué tiene interés en conocer sobre tema? —Es sólo curiosidad, y ¿qué significa la Bigamia?

14


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Hijo mío eso es como el caso de tu tío Andrés, que está casado con dos mujeres. Tú tienes dos tías, aunque eso es ilegal, no sé cómo lo hizo. —Entonces, papá ¿cómo se llama la relación entre dos personas, por ejemplo, mi mamá contigo? —Ah, eso es Monotonía...

18. De las amistades profesionales Un profesional de la ingeniería civil especialista en sismo resistencia, ya llegando a los 70, acostumbraba a pasear con su joven mujer agarrado de manos. Muy formal en su relación. Un día caminando por el Sambil, viene hacia la pareja una hermosa rubia, un metro ochenta de estatura, bellísima plásticamente hablando, se acerca a ellos y saluda con un beso muy conmovedor al amigo ingeniero. Éste le devuelve el saludo muy decentemente pero apura su paso y se despide. Siente un pellizco perturbador y una pregunta capciosa, pero rutinariamente obligada: —Y tú, ¿De dónde conoces a esa mujer? —Yo la conozco profesionalmente – le responde tragando fuerte. — ¿Por la profesión tuya o por la profesión de ella?...

15


Por Marquesi

19. Luz al final del túnel Un espermatozoide joven habla con un espermatozoide viejo y le pregunta cómo es el proceso de fecundación: —Es muy sencillo. Lo primero que debes tener presente es que sentirás un movimiento agitado que será el anuncio de la iniciación de la carrera. En ese momento debes salir muy rápido, vas a pasar por un túnel pequeño para luego entrar a otro túnel de mayor dimensión. Nadaras rápido muy rápido, si llegas primero te conseguirás con algo ovalado. Le preguntarás cómo se llama. Si te dice Óvulo tú serás el privilegiado que participará en la fecundación para dar una nueva vida. —Caramba, la cosa es difícil, veterano, pero seguro seguiré su consejo. Así fue, un día sintió el temblor que duro algo como cinco minutos y se dio la partida. Nadó como nunca, salió del primer túnel y continuó para el segundo. Nadó tan rápido que dejó a sus competidores atrás bien atrás. En eso se depara con una figura oval, y le hace la pregunta: — ¿Cómo te llamas? —Amígdala...

16


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

20. Como pesa la edad Los niños a muy temprana edad experimentan con todas las partes de su cuerpo, sienten mucha curiosidad cuando entran en la etapa del porqué de las cosas. El nieto le pregunta a su abuelo: — ¿Cuánto pesa mi pipí? —Como unos veinte gramos más o menos. — ¿Y el de mi papá? —Ese debe pesar como cien gramos — ¿Y el tuyo? —Ese si es que está pesado, imagínese que entre tu abuela y yo no lo hemos podido levantar...

21. Cosas de niños Los niños de hoy día tienen una vertiginosa carrera para el aprendizaje. Observan todas las cosas que lo rodean, quieren saber de todo, hasta experimentar. Cierta vez, una niña le comenta a la mamá: — Mami, mami, sabes que Marfelito tiene el pipí como una cotufa. — ¿Y cómo así? ¿Arrugadito? —curiosamente pregunta. —No, saladito…

17


Por Marquesi

22. Diferentes forma de morir Muchas personas creen que hay vida después de la muerte. Tanto así que las personas se pueden encontrar en otra dimensión. En un episodio, dos hombres llegan al cielo, aturdidos por el arribo, desconcertados, se observan y uno le pregunta al otro: —Dígame una cosa, ¿de qué murió usted? —Mire compadre—le dice todo afligido— yo morí congelado. — ¿Y cómo fue eso? —Fue terrible, estaba desnudo, se me empezaron a dormir las partes, los pies, las manos, sentí un frío intenso muy intenso hasta que me desmayé. Eso es lo que recuerdo, y aquí estoy. —Y usted ¿cómo murió? —Mi muerte no fue tan terrible como la suya pero sí muy sufrida. Llegué a mi casa más temprano que de costumbre y encuentro a mi mujer desnuda en la cama, toda sudada, aún "jadeando" de placer. Entré en cólera y comencé a buscar al maldito que había estado con mi mujer. Lo busqué debajo de la cama, en el baño, en el vestier, en la cocina, en el patio y visto que no lo conseguía me regresé al interior de la casa. Ahí sentí un dolor muy fuerte en el pecho, me dio un infarto y bueno aquí estoy. 18


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Mire compadre, si usted hubiese buscado en el frízer, los dos estuviéramos vivitos y coleando...

23. Visitando a la familia Luego de una agitada campaña electoral y posterior elecciones, un diputado decide salir a dar una vuelta y se le ocurre visitar un burdel. Cuando llega todas las niñas se abalanzan para felicitarlo por su triunfo. La madame le ofrece la que él quiera sin pago alguno como regalo por el escaño alcanzado. Dice que lo que desea es retribuirle con una visita y agradecer a todas por el voto sufragado a su favor en las urnas electorales. Así comienza despedirse: —Chao, Cristina —Hasta luego, Andrea —Adiós, Clementina —Pásala bien, Romea —Buenas noches, bendición mamá…

19


Por Marquesi

24. ¿Qué más me va a quitar? Cierto día una señora muy aventajada económicamente fue al salón de belleza. Le habían pintado las uñas de las manos y los pies, para ella una locura, de última moda. Diferentes diseños en todos los dedos. Sentada en la silla extendía los brazos y las piernas para observar con deleite la obra maestra. Estaba estrenando unas sandalias que hacía que los dedos de los pies brillaran como nunca. Muy contenta deja una gran propina por el servicio y cancela su cuenta en la caja. Caminando hacia el estacionamiento, mira para todos lados antes de cruzar la calle y observa que viene a millón un muchacho sin brazos y sin piernas en una patineta. Pensando que la iba a asaltar se detiene pero no le da tiempo de subir el brocal. Así el muchacho en su loca carrera le pasó las ruedas de la patineta por encima de los dos pies arruinando el trabajo en sus uñas que con tanta ilusión había dedicado tiempo y dinero. Con el encontronazo obviamente que el muchacho se cae de la patineta, y por su discapacidad queda tendido en la calle. La mujer se acerca y con toda la rabia del mundo le dice al muchacho: —Por lo que hiciste a mis pies, Dios te va a castigar. —No, señora, será quitándome la patineta...

20


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

25. Enseñanza Los niños reciben mucha información en las escuelas. Ellos interpretan la realidad que los rodea a su manera. Cierto día el nieto le pregunta al abuelo: — ¿Qué edad tiene, abuelito? —Tengo 90 años. — Y su novia, ¿cuántos años tiene? —La verdad hijo, es muy joven, tiene 20 años. —Y usted sabía que le dicen en mi escuela “oreja de vaca” ¿usted sabe el por qué? —Ni idea nieto, ¿por qué será? —Yo sí lo se abuelo, porque usted está muy lejos del culo y cerquita de los cachos…

26. Mudo al caminar Cierto día una mujer sale de su casa con una ropa muy sexy para ir caminar. Cuando pasa por la casa del vecino escucha que le dicen: — ¿Para dónde vas vagabunda? Se voltea y ve a un loro en una jaula. Sigue caminando. Cuando retorna a su casa, escucha que el loro le dice:

21


Por Marquesi

—Ya regresaste, vagabunda. Mientras más sexy salía a caminar más duro el animal le decía: ¡Vagabunda! Cansada del asunto se lo comenta al esposo que era muy celoso. Éste sale disparado con un arma en la mano para matar al loro. Así toca la puerta de la casa vecina y sale una pareja de ancianos muy educados. No le queda más remedio que decirles que vistos sus buenos modales agradecería que enseñaran al loro a hacer silencio cuando pasara su esposa, que le dará una oportunidad más, de lo contrario le metería un tiro al plumífero. La pareja se comprometió pero necesitarían tiempo por lo que le sugirieron que le dijera a su esposa que no saliera por un lapso razonable. Así fue. Un día la mujer decide salir, pero esta vez con un short súper sexy. Cruza la calle mira al loro, y éste no le dice nada. Sigue su camino. De regreso mira otra vez al loro y no le dice nada. Llega a la puerta de su casa y decide regresar para encarar al loro: — ¿Y tú no me vas a decir nada? —Disculpe, pero tengo prohibido hablar con vagabundas...

22


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

27. Esa risa no es de loco En la planificación de una boda, la pareja considera muy importante tomarse las fotos con sus parientes y allegados, el álbum del matrimonio debería contener las mejores fotografías para los grandes recuerdos. En una sesión privada, ensayaron como debería ser la sonrisa para darle mayor alegría a sus recuerdos, tanto en la iglesia como en la fiesta del matrimonio. Llegan a la iglesia, y esa sonrisa tan bien perfeccionada era objeto de admiración por todos los presentes, ya en el altar escuchan las palabras del sacerdote y éste los declara, marido y mujer, se dan el beso y comienzan los flashes. La sonrisa de la pareja era cada vez más equilibrada. Desde la ventana de la iglesia, un loco que ha estado observando todo, exclama: —Que bonitas y comprometedoras esas sonrisas, parecieran que se estuvieran divorciando…

28. Una lágrima lo delata Se muere el esposo por exceso de Viagra. La mujer inconsolable llama al señor de la funeraria para que arregle el cuerpo. Cuando el personal llega se espanta al ver el cadáver.

23


Por Marquesi

Estaba en posición boca arriba con el gran mástil levantado. Le hablan a la mujer y le dicen que así es muy difícil cerrar la tapa de la urna. En el cuarto se sentía demasiado calor. La mujer dice que el aire enfría poco. Tiene un pequeño goteo que con el viento del equipo se incrementa. Lo encienden. El señor le expone: —Señora es necesario cortar el miembro erecto. Siendo usted la que disfrutó enormemente es la idónea para cortarlo de raíz. Le entregan un bisturí. En efecto así fue. Pero ella hace una petición que una vez retirado el miembro éste debe permanecer en su cuerpo. El hombre encuentra la solución y le dice: —La única manera de cumplir con su petición es colocar el cadáver de cubito dorsal e introducir el miembro cortado por el asterisco o girasol. Ella acepta y comienzan a introducirlo. El aire acondicionado salpica el cadáver y una gota se derrama en uno de los ojos. La mujer que observa la penetración le da como cosita y con una cara de ternura mira la cara del difunto. Pero se percata de la lágrima y le habla: — Viste maldito, y tú qué me decías que eso no dolía...

24


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

29. Muy adelantado El nieto le salió muy adelantado, imagínense que ya está aprendiendo a leer y el abuelo le enseña: —M con a es ma, repite hijo, m con a es ma, se pronuncia ma, ma. El niño repite exactamente lo que escuchó para alegría de su maestro emergente. El abuelo le agrega: —Y si le ponemos tilde ¿cómo se pronuncia? —Muy fácil— responde el niño contento— Matilde, como mi abuela…

30. En dos pedazos Los niños tienen una gran imaginación, a veces sorprenden a los adultos. En una ocasión un niño llega a su casa, venía corriendo. Muy exaltado le dice a su mamá: —Mami, mami, a mi papá lo picó un caimán en el río. —Será que lo mordió. —No mami — le dice entre sollozos—, lo picó en dos…

25


Por Marquesi

31. Tanto nadar para morir en la orilla En una válida de natación paralímpica, la final de los 100 metros estilo mariposa, había un competidor excepcional, estaba en una silla de rueda sin brazos y sin piernas. Recibía las instrucciones finales de su entrenador: —Recuerda que ellos están completos, algunos son ciegos, otros sordos y un minusválido, pero están completos. Tú eres mi favorito, tú técnica es impresionante no puedes perder. El atleta asiente con su cabeza. Él tenía una ventaja, que el entrenador lo podía lanzar al agua al escuchar el disparo de salida. Así fue, se lanzan a la piscina, y fue tanto él impulso que dio el entrenador que el competidor cayó en la mitad de la piscina y comenzó a hundirse mientras los otros nadadores pasaban y lo dejaban atrás. Pero no fue por mucho tiempo, del fondo de la piscina emerge el atleta como un remolino y comienza su carrera. Fue el último en tocar los 50 m, pero a partir de allí con ese esfuerzo sin comparación fue pasando a todos los rivales. Faltando diez metros para la llegada se hundió. El entrenador muy preocupado porque se podría ahogar se lanza a la pileta y lo saca aún con señales de vida. Comienzan la reanimación y luego de una bocanada de agua, vuelve en sí. El entrenador llora 26


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

porque ha sobrevivido, pero quería saber que le había pasado ya que por poco pasaba de la gloria al luto. El nadador le dice al entrenador: —Seguí al pie de la letra todas sus instrucciones, pero me dio un calambre en las dos orejas y me hundí…

32. No hay problema Dos niños, Marfelito y Leopolvito, con mucha curiosidad, para la edad es muy normal, van a que la maestra y uno de ellos le pregunta: — Mae, mae, ¿los hombres pueden salir embarazados? —Claro que no, eso es imposible— responde asombrada por la incómoda pregunta. En eso Marfelito se voltea y le dice al que lo acompaña: —Viste Leopolvito que no te va a pasar nada...

33. No es negra, es naranja En uno de esos viajes de placer, iban en un avión privado las amigas Maite (rubia), Mariangel (rubia) y Mariela (morena, muy morena). El piloto se da cuenta que los motores de la aeronave se han detenido por lo que declara la emergencia:

27


Por Marquesi

—Pasajeras hagan lo que deseen que el avión no responde. Nos vamos a estrellar. En eso Maite saca sus productos de maquillaje y se comienza a pintar, y Mariangel le pregunta: — ¿Cómo se le ocurre en plena desgracia hacer eso? —Fíjate que siempre a la que buscan primero es la más bonita. Mariangel se queda pensando y aprovecha para quitarse el sostén, y dice: —Siempre a la primera que buscan es la más “buenota”. Mariela, con un poco de sabiduría y con la voluntad de trascender más que sus amigas, se quita la pantaleta y exclama: —Yo me la quito porque lo primero que buscan siempre es la caja negra…

34. Instrumento de alabanza El abuelo tenía una nueva conquista y su nieto no lo celebraba. Así el viejo le pregunta por qué cuando ella viene a su casa no la saluda y se esconde. El nieto le dice: —Yo le voy a decir la verdad, en mi escuela le dicen a su novia la pala.

28


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Y eso, ¿cómo por qué? —Porque si no está enterrada la ponen contra la pared…

35. Si no estudia no pasa Una maestra en pleno examen observa que un alumno se escupía en la mano y se la pasaba por la cabeza, así lo repetía invariablemente. Se acerca y le pregunta qué le está pasando. El niño le responde: —Mire maestra, sucede que anoche cuando estaba estudiando, mi hermana recibió la visita de su noviecito y yo estaba oyendo todo. Ella le decía que se echara saliva en la cabeza para que pasara…

36. Orden en la pieza Un señor sale muy agotado de su larga jornada y decide tomarse unos tragos en el hogar de las damas sin compañía. Llega a la barra e inmediatamente es abordado por una exuberante mujer. Pide dos tragos, uno de verdad y otro de mentira, éste último el más caro en la lista de precios. Mantienen una conversación animada. Ella le pregunta: — ¿Es usted profesional? —Sí, ¿Cómo se dio cuenta?

29


Por Marquesi

—Por su buena educación, su forma de vestir y su manera de expresarse. El hombre luego de entonarse le dice que vayan para la pieza. En efecto, allá fueron, la dama cierra la puerta y le pide que se quite la ropa. El hombre se quita su traje, su corbata, su camisa y su pantalón, doblando todo a satisfacción. La mujer lo observa y le dice: — ¿Usted tiene tiempo ejerciendo? —Si hace muchos años que ejerzo mi profesión. — ¿Usted es médico? ¿Verdad? —Sí, ¿Cómo lo supo? —responde sorprendido. —Antes de la crisis yo era enfermera— le responde con cierta melancolía—, al hacer las intervenciones quirúrgicas todo se arreglaba de la manera que usted ordenó su ropa. Comienza la batalla en la cama, el doctor muy afanado en un derroche de sexo, sudor y esperma, acaba rápidamente. La mujer le pregunta: — ¿Usted es anestesiólogo, verdad? —Sí, ¿Cómo lo supo? —Es que no sentí nada…

30


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

37. Encuentros de vida Una pareja de viejos iba caminando por la diagonal en Barcelona y por casualidad de la vida se consiguen con otra pareja de ancianos. Se saludan muy cordialmente. Las mujeres habían estudiado en la misma universidad, siendo que una de ellas tenía mucho dinero y le gustaba viajar mucho, no dedicando tanto tiempo para estudiar, tiempo que necesitaba la otra para poder salir adelante ya que su inteligencia la tenía negada desde su nacimiento. Comienza el cordial diálogo entre ellas, la del mal estudio pregunta: —Hola, ¿cómo estás amiga? ¿Cuánto tiempo sin verte? ¿Cómo has estado? —Para decir verdad, tuve un año en coma. —En Coma, caramba a tu edad sigues con tus andanzas, todavía viajando…

38. Estirando la pena Una pareja dispareja se dispuso a realizar una faena de piel y deciden ir a un motel de lujo. Lo de disparejo se debía a que ella era veterana de mil batallas en las sábanas, y él, el más novato hasta con las burras del pueblo. En todos los anuncios

31


Por Marquesi

del motel sugerían sexo seguro. En la habitación los condones eran obsequiados, de diferentes tamaños, colores y sabores. La mujer selecciona el condón de su preferencia y se lo entrega a su amante. Éste va al baño a ponérselo. Estaba durando más de la cuenta, la mujer lo llama y le pregunta qué pasa. Cuál fue su sorpresa cuando el hombre tiene el preservativo en su cabeza y con sus manos hace esfuerzo para que llegue a sus orejas. La mujer se muere de la risa y le dice que así no se pone esa cosa. El hombre responde: —Mire mamita, yo sé cómo es todo, lo que pasa es que lo estoy estirando…

39. Mar agitado Un compadre “ñero” invita a su compadre “gocho” a una pesca mar adentro. Todo pasaba de forma normal hasta que llegó una tormenta repentina y quedaron a la deriva. Pasaron los días y no lograban pescar nada para su sustento. Muy débiles divisaron un islote pero no tenían fuerzas para remar o nadar. En eso cae un atún al bote y ambos se lanzan para disputárselo, jalan para allá jalan para acá y los dos vencidos sueltan la presa. Con una renovada fuerza el “ñero” le dice al “gocho” que uno de los dos tiene que comerse el pescado para que tenga la fuerza suficiente para nadar y llevar la embarcación a tierra. 32


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

El problema era quién iba a ser el privilegiado. El “ñero” se adelanta y le dice que hay que hacer una apuesta que consistía en que uno de ellos se “ponía en cuatro” y el otro lo “ensartaba”, pero si gritaba perdía. Cuando uno terminara se cambiarían de lugar y así sucesivamente hasta que alguno de ellos gritara. El “gocho” avispado le dice al “ñero” que se ponga, pero este dice que se tienen que hacer un sorteo, si cae cara usted se pone si cae sello yo me pongo. Lanzan una moneda al aire y cae cara. El “gocho” se pone y el “ñero”, zúas, lo sacude sin que el gocho hiciera algún gesto de dolor o gritería. Termina el “ñero” y rápidamente el “gocho” se levanta y le dice: —Ahora le toca a usted, póngase compadre. —Cómase el atún usted, a mí ya se me pasó el hambre…

40. Sin penitencia no hay paraíso Un hombre no podía conciliar su sueño por causa de un affaire que mantenía con una mujer casada. Era imposible no pensar en ella y en el acto libidinoso. Resuelve contarle todo a su mejor amigo, y éste vista la gravedad del asunto, le aconseja que se vaya a confesar con el cura del pueblo. Así decidido a contarlo todo entra en la iglesia y espera su turno en el confesionario. El padre hace la señal para que entre y le dice: 33


Por Marquesi

—Buenos días, mi querido feligrés, ¿Cuál es el motivo de tu confesión? —Acúsame Padre, estoy teniendo relaciones carnales con una mujer casada. —Eso es un gran pecado, recuerda que no debes desear la mujer del prójimo. —Si lo se Padre, por eso estoy arrepentido ¿Cuál es la penitencia? —Antes me debe decir el nombre de la mujer. —Eso sí que no se lo voy a decir, le prometí a ella que jamás saldría de mi boca su dulce nombre. —Está bien, pero ¿no será Carolina, la mujer del panadero? —Como se le ocurre, no, esa es la madrina de mi hijo menor. — ¿No será Norma, la esposa del carpintero? —No que va, esa es la maestra de mis hijos. — ¿No será María, la esposa del carnicero? —No, definitivamente no le diré. —Entonces, no hay penitencia, confesión cerrada. El hombre sale furioso, con una pena tan grande como con la que entró, nunca nadie sale en ese estado de ánimo de la casa del señor. Se encuentra con su amigo y le cuenta todo, el amigo le pregunta:

34


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Entonces, si el cura no te quiso dar la confesión y menos la penitencia ¿qué vas a hacer? —Nada. El padre no me confesó, pero me dio tres datos muy buenos…

41. La tarea Las maestras no miden el tamaño de las tareas que le mandan a los niños para ser realizadas en casa. Con el agravante, a veces, que no pueden consultar a los mayores. Cierto día a un niño se le estaba complicando resolver su tarea y a escondidas llama al abuelo por teléfono: —Abuelito, ¿Cómo se escribe la palabra clítoris? —Ay, mijito me hubiese llamado 10 minutos antes, lo tenía en la punta de la lengua…

42. Los caprichos y la pobreza En un pueblo había un hombre que nació con una malformación en su pene. Lo tenía curvado y como una especie de nudo en el glande. De tamaño exagerado. Se había mantenido virgen porque no encontraba mujer que lo aceptara. Sin embargo, era un hombre muy rico. Un día decide ir al prostíbulo para intentar convencer a una mujer de la vida alegre para complacer 35


Por Marquesi

sus deseos reprimidos. Entrando al negocio de buenas carnes, las mujeres que lo conocían se pararon de sus sitios para evitar cualquier contacto con el fulano. Éste le pidió al señor de la barra que le llevara a hablar con la dueña del local. Se reúne con ella y le dice que está dispuesto a pagar hasta diez millones de dólares a la mujer que le aguante una noche siempre que lo hiciera el hombre más feliz de la tierra. La mujer sale disparada y reúne a las chicas y les expone la situación: —Es una buena oportunidad para una de ustedes, diez millones es mucha plata junta, ¿quién se atreve? Todas al unísono dijeron que no, sólo una muchacha recién llegada, muy flaca, levanta la mano para aceptar el reto. Ella tenía muchos problemas económicos. No le importaba nada con tal de sacar a su familia de la pobreza. La madame le dice: —Muy bien, pero le recuerdo que el miembro del cliente es muy exuberante. Si escucha algún ruido se desvanece con facilidad, por tanto, no se puede consumar el coito. En ese caso, no hay acuerdo posible. —Si madame, lo tendré presente. La pareja se fue a la habitación, la mujer se desnuda, casi sin carne en su cuerpo. El hombre se acuesta boca arriba, se saca el

36


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

miembro. En un abrir y cerrar de ojos se manifiesta como el animal que era. La mujer respira profundo y el hombre le habla: —Recuerda que luego de la primera erección no puedo oír ruido porque se baja y allí se acaba el encanto. La mujer abre sus piernas y direcciona el miembro para su órgano genital, abre muy bien las piernas para intentar pasar el nudo que tiene el pene del cliente. En un esfuerzo sobrehumano logra introducirse el nudo pero esa maniobra hace que se le salga un viento rectal, muy pero muy fuerte que desconcierta al hombre. Éste le reclama: —Yo se lo advertí que no quería ruidos. —Tranquilo señor— le dice en forma muy angustiada —, es que solo estoy tocando corneta porque ya vienen las curvas…

43. La hamaca tiene su precio Una mujer pasa por el frente de una tienda de artesanías y se detiene para admirar una hamaca de hilos de oro que estaba expuesta en la vitrina. Entra por curiosidad y se depara con el propietario del negocio. Este la observa de pies a cabeza y queda prendado por la belleza de la mujer. Así comienza el diálogo entre los dos:

37


Por Marquesi

—Buenas tardes señora, mi negocio se llena de esplendor con su presencia ¿Cómo puedo ayudarla? —Buenas tardes, señor. Este domingo se celebra el día del padre y estaba pensando que esa bella hamaca pudiera ser un buen regalo. —Me parece un excelente regalo pero esa hamaca precisamente no se vende. —Y eso ¿por qué no lo hace? —Esa es una joya, ha pertenecido a mis ancestros y la única forma de pasar los derechos a terceros es regalándola, pero hay ciertas condiciones que aplican. —A ver ¿cuáles son?— pregunta en forma muy interesada. —Esa hamaca se la regalo a la mujer que me aguante toda una noche sin que se le salga un sólo gas rectal. La mujer se sorprende con la condición: «puede que sea factible, voy a aceptar el reto, mi padre quedará encantado con ese regalo». Acepta el reto y se cita a las 8 de la noche para complacer los caprichos del propietario. Ya acercándose a la media noche, se escucha el ruido de la derrota y el hombre la manda para su casa. Llega llorando y su madre le pregunta que le pasó. La abuela también escucha el drama. Así la mamá también acepta el reto y al día siguiente se aparece a las 8 de la noche en la casa del señor. Su esposo merece esa hamaca dorada. El señor la hace pasar 38


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

y le recuerda la condición. Comienza el jaleo. Como a las cuatro de la mañana, su hija la recibe toda derrotada. La abuela que no se aguanta les dice: —Estas mujeres si son flojas, yo le voy a demostrar a ese señor de que están hechas las mujeres en este pueblo, de que me traigo la hamaca me la traigo. Llega a las ocho de la noche puntualmente, el hombre le abre la puerta y la dirige hacia el cuarto del saber morir. Se hace medianoche, la hija y su nieta angustiadas esperan su regreso. Llegan las cinco de la mañana y nada. Como a las siete de la mañana se aparece la abuela con la hamaca en su hombro. Las mujeres celebran, el premio ya está en casa. Le preguntan a la abuela cómo lo había conseguido: —Mijitas no se alegren tanto— con una voz tenue responde—, lo que pasa es que el muy zángano me mandó a lavar la hamaca porque la embarrada fue muy grande…

44. La deuda sin pagar Un hombre, de muy mala fama por el impago de sus deudas, acude a su mejor amigo para pedirle un préstamo. Siempre

se

había

rehusado

a

prestarle

por

el

incumplimiento continuo, sin embargo, la historia que le contó lo 39


Por Marquesi

convenció y le extendió un cheque por diez millones de bolívares que debía ser pagado antes de sesenta días. Se dieron la mano y se despidieron. Pasó el lapso convenido y por supuesto el amigo no apareció para el pago de la deuda, al menos recibir los intereses valdría la pena para el prestamista. Comienza la búsqueda del deudor, en su casa, en su trabajo, en los bares, restaurantes, casas de cita, juegos de envite y azar. Nada que lo consigue. Estando en la oficina preparando la segunda parte de la acción de búsqueda recibe una llamada de un informante. El sujeto fue visto en una funeraria, usando un traje. Pero el deudor tenía su contraespionaje. Le mandan un mensaje por WhatsApp para que tome las precauciones y se esconda. La sala de la funeraria tenía tres capillas, en ese momento se velaban los cuerpos de dos fallecidos. En la última capilla estaba una urna preparada para el próximo difunto. Llegan cinco carros blindados y diez hombres armados hasta los dientes para intentar agarrar al deudor. Buscan en todos lados, los baños, en las salas velatorias y nada. Casi de retiro el prestamista observa que la tapa de la urna estaba abierta porque se veía un pedazo de tela. Muy curioso se acerca, levanta la tapa y cuál es su sorpresa, allí estaba su amigo, de brazos cruzados, con algodones en la nariz. Le grita: 40


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— ¿Y tú pensabas que te saldrías con la tuya? — Haciendo una mueca que evocaba una sonrisa— ¿Qué haces ahí? —Ya sabes, aquí muerto de la pena porque no te he pagado…

45. Aquí hace mucho calor La diáspora venezolana es extraordinaria. Muchos salen del país para nuevas oportunidades. Un maracucho tuvo que dejar su ciudad para irse al país del tango. Allá llegó en pleno verano, pero enchaquetado. Consigue al primer argentino y éste se ríe de su atuendo. Se hacen amigos y le confiesa que en Maracaibo hace más calor que en Córdoba. El argentino todo sobrado, su estado natural de arrogancia, le dice que va a comprar un pasaje para Venezuela para comprobar lo que el maracucho aseguraba. Está convencido que el calor del verano en Argentina es insuperable, como nadie superará a su ídolo Maradona, y que decir de Messi, del Papa y de la reina europea “somos lo máximo”, exclamó. Llegó el día del viaje. Arriba al aeropuerto de La Chinita. Toma un taxi destino al Paseo del Lago. El taxista le indica que tenga mucho cuidado con los ladrones. También con los excrementos de los perros, que cotidianamente llevan sus amos a pasear mientras se ejercitan. Lleva como atuendo una franela con la foto de la pareja presidencial, 41


Por Marquesi

Néstor y Cristina, un bluyín y un par de zapato Vans. Esos zapatos eran muy bajitos y son de los que se siente todo cuando se camina. Así comienza su aventura y el reto al clima del Zulia. Mediodía y ese calor muy fuerte, para locos, no es impedimento para que el argentino comience a dar los primeros pasos. Se detiene, piensa: «Che, el boludo del maracucho como que tenía razón, esto está muy caliente, no soporto el calor del concreto en mis pies». Trata de acercarse a la baranda para ver si la brisa del lago lo refresca, pero nada. Camina hacia los árboles buscando la sombra. El termómetro marcaba 49 grados en la sombra con una sensación térmica de 60 grados. «Esto es impresionante» decía para sus adentros y siguió caminando todo distraído por el sofoco, en eso pisa el excremento de un perro que recién acaba de pasar por el lugar. Se queda paralizado mirando el sol. Su expresión en su rostro es más que un poema de Borges. Levanta muy lentamente el calzado, afincando la punta y levantando

el

talón,

y

observa

lo

que

había

pisado.

Desesperadamente, casi llorando, grita: —Che, me estoy derritiendo…

42


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

46. De película ¿En qué se diferencia un director de una película de acción de un director de película porno? En la forma de dar las órdenes para la escena. El primero dice: luz, cámara y acción. El segundo: luz, cama y erección...

47. No siempre es bueno decir la verdad Un día el León, el rey de la selva, hacía un recorrido por su reserva y escucha dentro de la maleza un lloriqueo. Con sus patas se abre paso y se da cuenta que está un conejito, muy espelucado y hediondo, sollozando desconsoladamente: —Oso, mal parido; Oso, mal parido— repetía sin parar. El león se le acerca y le pregunta: —Cuéntale al rey de la selva lo que te pasa, ¿por qué estás en ese estado tan deplorable? —Señor León, resulta que yo estaba cerca de mi cueva comiéndome una zanahoria tranquilamente. En eso el oso llegó y me preguntó que sí yo soltaba pelos. — ¿Y qué le respondiste? —Por supuesto que le dije que no.

43


Por Marquesi

— ¿Y entonces? —Y entonces, me agarró y se limpió el rabo conmigo…

48. Decídase, pero ya Un pasante de la carrera de Odontología, recibe su primera paciente. Una espectacular rubia, estéticamente aprovechada. La invita a sentarse en su silla. Saca todo el instrumental para su faena y enciende la lámpara encandilando a la señora. Así le hace una pregunta: — ¿Qué la trae por aquí? — Es que tengo un dolor de muela que no me deja dormir. —Por favor abra la boca. Indíqueme dónde siente el dolor. —Aquí Bachiller –señalando con el dedo—, me duele mucho. —Pues ya me di cuenta de su problema. Tiene un molar partido de raíz y esa es la razón del dolor. Hay que extraerlo. —Bachiller, pero no sería mejor que le pregunte a su profesor para ver si no hay otra solución. —No, no es necesario, yo aprendí bien esa lección. La única forma de quitar ese dolor es extrayendo la pieza dental. —Nooooooooooo — gritó la mujer—, bachiller eso nunca, prefiero parir un hijo. —Entonces, decídase para ver como acomodo la silla… 44


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

49. Llama, llama tú, cuelga A un playboy muy elegante y adinerado le gustaba las ocasiones especiales para tratar con diferentes mujeres. Hablaba cinco idiomas. Era un hombre que encantaba a las damas. Su dinero y su fama eran un imán para las doncellas, las maduras, las princesas y hasta las reinas. En una oportunidad conoce a una princesa filipina que hablaba un idioma que no conocía. El flechazo fue inminentemente rápido. Se van a la cama y en medio del coito escucha lo siguiente: — Bástale — decía muy fuerte—, llama, llama. —No entiendo, no entiendo nada — seguía con su faena hablando en varios idiomas— ¿Qué quieres? — Bástale, llama, llama. Como no obtuvo una respuesta, la princesa en un alarde de furia, con fuerza se lo quita de encima y le da la espalda. Así sucedió en diferentes noches sin que se completara la copulación, si la ilusión. El hombre estaba preocupado, era la primera vez que una mujer osaba no responder a sus caprichos. Llama a un amigo. Le pregunta que si se pueden reunir para plantearle un problema en busca de una urgente solución. Se encuentran en un café. Comienza contando la escena: 45


Por Marquesi

—Imagínese compadre, que en pleno sexo, llega a una plenitud tal que empieza a gritar como queriendo decirme algo y no logró entender nada, se enoja y me echa a un lado. — ¿Qué es lo que te dice? — Bástale, llama, llama. —Es muy extraño, sin embargo te voy a sugerir que le respondas llama tú, llama tú. Verás que pasa, así irás probando hasta que puedas entender que es lo que quiere ella. —Tomaré su sugerencia. Comienza a contactarla por el móvil y no tiene éxito. Le manda un mensaje por WhatsApp, nada. Le escribe un mensaje electrónico, nada. Como no obtuvo una respuesta la fue a buscar a su apartamento. Le permite que suba y la consigue desnuda con una belleza sin igual. Ella le hace una seña, a veces vale más que mil palabras, y le indica que se quite la ropa y que la espere en el lecho de amor. Regresa con una máscara, lo cual le causa cierta angustia al amante. Empieza el acto de amor, y ella empieza a cabalgar, a una velocidad inusual, se quita la máscara y comienza a gritar en voz alta, cada vez más alto: —Bástale, llama, llama. El hombre viendo aquel espectáculo de lujuria de su acompañante se acuerda de la sugerencia de su compadre y le grita: 46


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— Bástale, llama tú, llama tú. La mujer se estremece al oír esas palabras y en una forma muy expedita le introduce el dedo en el asterisco de su amante, con tanta fuerza libidinosa que el hombre en su incomodidad le grita: — Bástale, cuelga, cuelga, cuelga…

50. El segundo frente Muchos años atrás un comerciante decide tener una relación extra-matrimonial. Conquista una muchacha y le propone comprarle un apartamento en un edificio de baja altura. Para la época no existían intercomunicadores, solo timbres. Le plantea que sea su amante los días martes y jueves. Le iba a llevar una caja de whisky para que lo recibiera, antes de hacer el amor, con un vaso lleno para amenizar la estancia que sería en horario de tres a cinco de la tarde. La mujer acepta las condiciones, la peladera era muy grande y había conseguido su príncipe azul compartido. El primer martes, el hombre toca el timbre, ella sale al balcón para cerciorarse que es su amante. Lo ve, el hombre le hace señas, y ella lo invita a subir a viva voz. El apartamento estaba acomodado, tipo estudio, con una diminuta cocina y un amplio bar donde exhibía las botellas de licor 47


Por Marquesi

que antes había enviado su benefactor. Le sirve el trago de whisky, en las rocas, el amante le da vuelta con el dedo, y empina el codo para el primer sorbo. Estaba muy cargado, un palo de músico mismo. Se le calentaron las orejas y se puso libidinoso, entrando a la lucha cuerpo a cuerpo con su querida. Todos los días habían sido disfrutados como había planeado, su buen vaso de licor, la cama ardiente y la fiel compañera. En una ocasión llega como siempre a la hora habitual y toca el timbre, da un paso atrás para esperar la instrucción para subir. La mujer sale al balcón y le grita: —Mi amor hoy no puedo tengo la regla, si quiere suba y se toma un trago. — Ni de vaina, ni que fuera Drácula…

51. Mejor cambiar Cierto día un gallego llega temprano a su casa con ganas de portarse mal y le dice a su mujer: —Esta noche, María, vamos a hacer el amor. —Será a tirar Paco porque yo te odio…

48


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

52. Comenzando a adivinar Sábado Sensacional fue un programa muy popular en los setenta, ochenta y noventa, que tuvo varios animadores como Amador Bendayán, Gilberto Correa, Daniel Zarco, entre otros. En la época de Amador, como lo llamaban las personas en forma cariñosa, se presentó un personaje de nombre TUSAN, quien tenía increíbles poderes mentales. Hasta doblaba cucharas con su mente y era un excelente adivinador. En uno de sus presentaciones, una mujer que estaba divina, espera el espacio de las propagandas y le llega a Amador. Éste asombrado por tanta belleza acepta conversar con ella. Estaba tan entusiasmada con el TUSAN que tenía unas ganas locas de aprender a adivinar y quería que Amador la ayudara para contratar unas clases con el artista. El animador no le garantizó nada pero iba a exponerle su caso al artista. En efecto, Amador le cuenta el caso a TUSAN, y le describe la candidata y éste acepta. Amador la invita a subir al escenario y en baja voz le dice: —TUSAN aceptó, pero como tiene poco tiempo él puede adelantar las clases hoy mismo. Debe ir a su camerino en cinco minutos, sin falta. — ¿Y cuánto tendré que pagar por sus servicios?

49


Por Marquesi

—De eso no hablamos— la miraba de arriba abajo—, pero seguro que llegarás a un acuerdo con él. —Muchas gracias, Amador, usted es tan gentil y generoso. Salió disparada en dirección al camerino del artista, estando frente a la puerta se volvió un manojo de nervios que le impedía tocar con fuerza para anunciar su llegada. Tragó grueso y se atrevió a tocar. Abren la puerta y con su “vista de scanner” observa que hay una cama redonda con sábanas satinadas, cuando regresa su mirada encuentra que el hombre está completamente desnudo. Éste cierra la puerta muy delicadamente mientras se deleita con la belleza de la dama: —Con que usted es la que quiere recibir clases, muy bien, llegó al lugar indicado— mientras le habla camina hacia ella. —Sí señor TUSAN, yo quiero recibir clases de su parte para aprender a adivinar. —Muy bien – le repite con una voz seductora –, puede ir quitándose la ropa y luego se acuesta en la cama. —Pero TUSAN, ¿Usted me quiere hacer el amor? —Excelente, ya estás aprendiendo a adivinar…

50


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

53. Una fuga muy loca Un grupo de locos estaban planeando una fuga del nosocomio. No encontraban, dentro de su inacostumbrada lucidez, la forma más expedita para escapar. Habían intentado de todo, siempre fracasaban. Cierta vez entra un nuevo loco quien en sus buenos tiempos era historiador y cronista del pueblo donde se localizaba el centro de enfermos mentales. Lo acogieron inmediatamente como su asesor. Les comenta que en el pueblo todos los años hacían una fiesta patronal en honor al Santo Caramelero. Eran tres días de fiesta, con comparsas, música, mujeres, licor y muchos, pero muchos caramelos, que se lanzaban alegremente entre todos los participantes. Al mejor grupo de disfraces le daban un merecido premio en reconocimiento del esfuerzo realizado para dar brillo al evento. El orate historiador les sugiere que se disfracen de caramelos, de distintos sabores, para que el último día de las celebraciones intentar salir por la puerta principal sin que nadie se percate. Duraron semanas perfeccionando los trajes, utilizaron las sábanas, cortinas, ropa, papel, todo lo que estuviera al alcance. Se dividieron estratégicamente en cuatro sabores: Chocolate, menta, vainilla y fruta. Planearon la logística, incluyendo la hora de escape que coincidiría con el cambio de guardia, ocho de la noche. 51


Por Marquesi

Había un problema, no se ponían de acuerdo que sabor iba a salir primero, siendo los de chocolate y los de menta los más interesados en escaparse primero. Al final, decidieron en forma unánime que fueran los de chocolate. Llegó el día, en la hora cierta, rompen el candado de la puerta de sus cuartos y comienzan a salir con su vestimenta para la ocasión. El portón de salida que da a la calle principal donde se celebraba la fiesta permanecía abierto, los dos vigilantes intercambiaban informaciones sobre la guardia. Se forman en grupo, adelante los de chocolate, luego los de menta, de vainilla, y por último, los de fruta. La iniciación de la proeza coincidiría con la quema de fuegos artificiales para la ocasión. Comienza el lanzamiento de cohetes y morteros, señal de que es la hora de partir. En efecto, salen corriendo y unos de los vigilantes les toca el pito y les habla: —Épale pajaritos, deténgase ahí ¿Para dónde van? ¿Ustedes son dementes? —No, nosotros somos de chocolate, los de menta vienen atrás— Salieron escapándose por las calles del pueblo…

52


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

54. El burro parrandero Todos los viernes en la ciudad de Mérida, a finales de los setenta, los estudiantes programaban la salida para las fiestas, clubes y discotecas. Siempre en esos grupos había alguien que no tenía pareja por diversas razones. Una estudiante de ingeniería tenía unas ganas inmensas de bailar, birras de por medio. Tenía que celebrar en grande que había pasado lisa en todas las materias. Existía un pequeño problema: no conseguía pareja. Llama a una amiga y le pide que le recomiende un buen muchacho. Todos estaban ocupados excepto un alumno de medicina que le decían “El Burro”. —“El Burro”, ¿cómo así amiga? ¿Quién es ese? —No te pongas exigente, anota el teléfono y llámalo, ese debe estar en las residencias estudiantiles. “El Burro” recibe la llamada en la central telefónica de la residencia y atiende: —Buenas noches, Señor Burro, ¿tiene algo que hacer esta noche?— con una voz muy estimulante para animar al estudiante. —En verdad, no tengo nada programado, no me pagaron la beca y de mi casa no me enviaron la mesada. —Por eso no se preocupe que yo resuelvo, pero dígame una cosa ¿Usted sabe bailar? 53


Por Marquesi

—Bueno, no soy un experto pero la hebilla la pulo bastante. —Muy bien, ¿Y si le gustan las cervecitas? —Claro, son mis preferidas. Realizado el interrogatorio, le vienen pensamientos pecaminosos y queda intrigada por el sobrenombre de su futura pareja. Se pusieron de acuerdo para ir a una tasca que quedaba en el Parque Glorias Patrias, muy cerca del apartamento que compartía con unas amigas, que precisamente se habían regresado para sus ciudades de origen. Todo parecía que saldría como lo había planeado. A las ocho de la noche llega a la tasca y allí estaba “El Burro” esperándola. Piden dos cervecitas para comenzar y hablan de temas de la cotidianidad universitaria. Siguen con la ingesta alcohólica y se comienzan a ver bonitos ambos, se enciende la pasión. ”El Burro” le agarra la mano, ella intenta zafarse pero recula y le toma la mano al prometido de esa noche. “El Burro” la saca a bailar, un sabroso merengue. La chica descubre que es tremenda maraca. Entre cervezas y abrazos, la mujer lo invita a su apartamento y éste acepta sin chistar. Suben por la escalera oscura del edificio dándose unos besos desenfrenados, ella imaginando a su hombre de hoy con aquella potencia y largura varonil. Saca las llaves de la puerta comienzan a quitarse la ropa, entre manoseo y manoseo le toca el miembro a su 54


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

pareja e inmediatamente prende la luz porque no creía en el tamaño de lo que había tocado. “El Burro” no entiende nada y ella le grita: —Tanto nadar para morir en la orilla, ¿qué vaina es esa tan diminuta?, y entonces, ¿Por qué te dicen el burro? —Ah, porque no se “leel” ni “escribil”…

55. Almuerzo en el páramo En la Campaña Admirable, el Libertador en el Paso de Los Andes, se detiene para descansar junto a su tropa. En el lugar escogido solo había un gran árbol y una bella casa de un rico hacendado de la región del páramo merideño. Con la humildad que lo caracterizaba guindó su hamaca debajo del árbol. Todos los soldados descansarían en el mismo sitio aprovechando la sombra en el soleado día. A uno de los soldados de bajo rango le dieron inmensas ganas de hacerse de cuerpo. Sentía dolores de estómago y escalofríos, con la piel erizada camina desesperado para encontrar un lugar donde evacuar. No había donde esconderse de las miradas de los otros soldados y del mismísimo Libertador. Mira la casa y pega una gran carrera sin soltar ni un momento el fusil–bayoneta. Entra al zaguán y no ve a nadie, se baja los pantalones y se alivia. Pero no se dio cuenta

55


Por Marquesi

que el dueño de la casa observó todo. Abre el portón de acceso y en una acción violenta toma el arma, lo apunta y da una orden: —Ignacia, mi amor por favor tráigame una cuchara – con voz temblorosa pero con autoridad. Luego se dirige al soldado que está tremendamente asustado por la violencia con que actúa el señor de la tercera edad: —Y tú soldado insolente ¿Cómo ha osado defecar en mi casa? Llega la esposa con la cuchara. Recibe una seña de su marido para que se la entregue al soldado. El viejo, que estaba encolerizado por la acción del soldado, le dice: —Así como sacó el excremento de su cuerpo ahora se lo come, si no le meto un tiro y le digo al Libertador que fue en defensa propia, no hay más testigo que mi esposa, así que me creerán a mí porque usted estará muerto, cómase esa vaina— en tono amenazador y de ultimátum. El soldado no tuvo más remedio que comerse su excremento. Cuando ya iba por la mitad, el viejo considera que el soldado ya ha resarcido su osadía, baja el arma y la coloca en la pared. En un movimiento ágil, el soldado agarra el arma y apunta al propietario del inmueble. Éste le hace seña a la mujer para que corra y se encierre en la casa. En eso el soldado queda más rabioso y le dice:

56


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Como son las cosas mi viejito, muy valiente con el arma en la mano, ahora la tengo yo – amenazadoramente le grita –, pues se tiene que comer el resto y comience ya. El soldado sale de la casa, y más atrás, sale corriendo el señor, como alma que lleva el diablo, directo para el lugar donde descansa el Libertador. Pide conversar con él y éste lo recibe muy cordialmente: —Mi respeto General Bolívar, disculpe que le perturbe su siesta pero es que el asunto que me trae es bastante serio – le cuenta todo con lujo de detalles. Inmediatamente le dice a su lugarteniente que le traiga el soldado que le hizo el agravio al hacendado. Éste lo identifica dentro del grupo y lo traen ante la presencia de su excelencia, que le pregunta: —Soldado, ¿Usted conoce a este Señor? —Claro que lo conozco, hoy almorzamos juntos…

56. Penitencias modernas La tecnología llego para arroparnos, no hay nada que no dependa de los inventos del hombre. Y esa modernidad llegó a la iglesia de Siquisique. El Papa designó a un nuevo párroco que llegó de España con un computador personal y un programa para las penitencias. Mandó a reformar el confesionario de manera de 57


Por Marquesi

poder interactuar con los feligreses durante sus confesiones y decirles sus penitencias, que generalmente eran las mismas porque los pecados para la época eran muy similares. Así ahorraría tiempo para ocuparlo en otros servicios para la parroquia. Instalado el computador pasó a la fase de prueba del programa. Para ello hizo un sorteo entre los que conformaban la gran fila porque se corrió la voz en el pueblo de que el programa era una maravilla. Una muchacha muy joven, muy llorosa fue la primera seleccionada. Entra en el confesionario, se arrodilla y dice: —Padre, acúseme que he pecado. —Dime hija de Dios, ¿cuál fue tu pecado? —Mi novio me invito a salir— el cura comienza a introducir la confesión en su computador. — Ajá, ¿qué más te hizo? —Me quitó la blusa y me mamó los senos. —Sigue, ¿qué más pasó? —Me quitó la falda, luego las pantaletas y me metió medio glande. —Ajá, ¿qué más? — pregunta emocionado porque estaba llegando a completar la base de datos para la penitencia final. —Más nada padre. Introducido el dato final, da la instrucción para correr el programa y obtener el resultado final. La computadora se bloquea y 58


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

comienza a dar un mensaje: “error, error, error”. El cura se extraña y duda que haya metido bien los datos. El programa viene garantizado desde El Vaticano. Se dirige a la muchacha y le dice que le cuente nuevamente para cargar los datos: —Mi novio me invito a salir — Ajá, ¿qué más te hizo? —Me quitó la blusa y me mamó los senos. —Sigue, ¿qué más pasó? —Me quitó la falda, luego las pantaletas y me metió medio glande. —Aja, ¿qué más? — Nuevamente pregunta emocionado porque estaba llegando a completar la base de datos para la penitencia final. —Más nada padre. Otra vez corre el programa y recibe el mismo mensaje: “error, error, error”. Le pide que muy pausadamente repita el relato: —Mi novio me invito a salir. — Ajá, ¿qué más te hizo? —Me quitó la blusa y me mamó los senos. —Sigue, ¿qué más pasó? —Me quitó la falda, luego las pantaletas y me metió medio glande. —Ajá, ¿qué más? – pregunta para completar la base de datos para la penitencia final. —Más nada padre. 59


Por Marquesi

Otra vez el mismo mensaje: “error, error, error”. Pero esta vez detecta el origen del error y le dice a la muchacha: —Para obtener la penitencia va a tener que decirle a su novio que se lo meta completo ya que esta computadora no acepta decimales…

57. Las maneras de pensar La maestra de escuela enseñaba a sus alumnos las diferentes formas de pensamiento. Se dirige a uno de ellos, Marfelito, y le pregunta: —Si hay tres pajaritos en una cuerda y les disparo solo acertando a uno de ellos, ¿cuántos pajaritos quedan? —Ninguno maestra, ya que con el ruido del disparo los otros se van volando. —No era la respuesta que yo esperaba, pero me gusta su manera de pensar. —Maestra, maestra, ¿le puedo hacer una pregunta? —Sí, claro, a ver pregunte. —Si vienen tres mujeres comiéndose una barquilla, la primera le pasa la lengua, la segunda se lo pasa por la boca y la tercera lo chupa, ¿cuál de ellas es la casada? —Caramba Marfelito, será la que lo chupa.

60


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— No, la del anillo de matrimonio. No era la respuesta que yo esperaba, pero me gusta su manera de pensar…

58. Pasear en silencio Padre e hijo árabes llegan de vacaciones a Caracas y quieren conocer la ciudad desde el aire. Ambos son aficionados a los aviones. No hay nada más especial que pasear en aeronaves, sobre todo cuando son invitados por sus amigos propietarios de aviones. Le recomiendan que vayan al aeropuerto de La Carlota, allí pueden contratar los servicios de transporte aéreo turístico. Corrieron con mucha suerte y encontraron disponible un avión con su piloto: —Buenos días, papa y yo queremos conocer Caracas desde el aire, ¿cómo es la negocia hermano? —Qué bien, llegaron al sitio indicado y están hablando con el piloto que le puede hacer realidad sus sueños en estas vacaciones. —Señor, díganos por favor ¿cuál es el precio de un servicio de dos horas? —Pero qué maravilla, precisamente tenemos un tour de dos horas por solo 1.000 dólares por persona, ¿qué opinan? —Hermano de verdad eso es mucha plata, baja, baja…

61


Por Marquesi

—Está bien, la última oferta que le hago es de 1.000 dólares por los dos, porque este avión, que es de última generación, lo compré con un préstamo y debo pagar el crédito. —Hermano – dice el hijo—, de verdad este es un regalo que quiero hacer a mi padre pero no tengo esa cantidad, no podría dar un mejor descuento. Continuaban la negociación, pero a cada cifra que el piloto pedía siempre le exigían una rebaja. Fue tanto así que pensó en plantearle otro negocio: —Señores, yo también dispongo de un avión para acrobacias y paracaidismo, esto es, sin puertas, que puedo utilizar para su servicio sin ningún costo, siempre y cuando ustedes no griten, si gritan me pagan 2.500 dólares. —Que buena idea, nosotros somos hombres de aventuras, aceptamos el reto. Se montan en la avioneta en la parte de atrás y le hacen una seña al piloto indicando con el dedo pulgar de su mano derecha que están listos. Despegan con viento de cola, el piloto hace una pirueta y gira en forma ascendente, luego en forma descendente, pasando por encima del edificio del Cubo Negro rumbo a Las Mercedes. Un pase rasante por el Hotel Las Mercedes, se devuelve inmediatamente, pasa por encima del Hotel Tamanaco y se enfila hacia El Rosal. Pasa 62


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

entre los grandes edificios y se desvían en dirección Chacaíto – Parque Central, siguiendo el trazado del Metro por el Boulevard de Sabana Grande. El avión hace una “ese” entre las torres del Parque Central, sigue en dirección a las Torres del Silencio, se regresa, se eleva, hace una pirueta, comienza a descender y va en dirección al aeropuerto para el aterrizaje. Después de una extraordinaria llegada a tierra, el piloto comienza el carreteo para llevar el avión al hangar. Sin mirar para atrás el piloto dice: —Caramba señores, ustedes se comportaron como todos unos expertos, de verdad los felicito, no escuché ningún sonido, excepto el ruido del motor. —Y eso que estuve a punto de gritar cuando papa cayó en Plaza Venezuela…

59. Una sola compañía Cuando lo soledad llega, los seres humanos lucen impotentes. En la tercera edad algunas personas adquieren mascotas para mitigar la ausencia de compañía en el quehacer diario. Un señor muy culto, conocedor de todos los ritmos musicales, entra en depresión por su soledad y recurre a un psicólogo. Analizado 63


Por Marquesi

su caso el profesional le recomienda que compre un animal, con preferencia un loro. En efecto, siguiendo la recomendación acude a una venta de animales en el centro de la ciudad. Busca la sección de loros e inmediatamente selecciona uno de ellos por su hermoso plumaje. Pide al vendedor información sobre el animal: —Buenas tardes, estoy observando ese loro maravilloso que está en esta jaula – señalando insistentemente con su dedo índice— ¿Cuál es su precio?: —Señor, usted se ha enamorado de mi preferido, ese ejemplar vale 10.000 dólares. Pero espere que le diga que ese animal canta boleros, es una maravilla. —Caramba señor, no tengo disponible ese dinero. Me puede decir el precio de ese otro, el que tiene algunas plumas rotas. —Ese mi señor, es también súper consentido, pero he de contarle que además de cantar boleros, tangos y sambas, también recita poemas. Su precio es de 100.000 dólares. —Imposible, no llego a esa cantidad. Me podría decir el precio de aquel que está allá con un plumaje oscuro en forma de frac. —Ese que está allí es muy importante para el local, es el director de la orquesta de loros, ese tiene un precio de 500.000 dólares.

64


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

Ya habiendo perdido la ilusión, cabizbajo se depara con una jaula que está en el piso, muy descuidada. En su interior un loro todo desteñido, con muy pocas plumas, en una posición como el pensador de Auguste Rodin. Le llama poderosamente la atención, pues podría ser la solución a su bolsillo, ya que con toda seguridad lo podría comprar. Se regresa y le dice al vendedor: —Señor disculpe que le haya hecho perder tiempo con mis preguntas. Pero de verdad no puedo pagar los precios de sus loros. Sería usted tan gentil y me dice el precio de este loro que tiene muy mala apariencia, tan desplumado. —Mi estimado señor, el precio de este ejemplar es de 1.000.000 dólares. —Quééééé, ¿un millón de dólares? ¿Usted está loco? ¿Qué tiene de especial ese loro? — Ahí donde usted lo ve es el compositor de todos los demás loros…

60. El Papa en Maracaibo La primera ciudad de Venezuela que visitó el Papa Juan Pablo II fue Maracaibo, específicamente en Grano de Oro en 1985. Llegó el mismo día que se celebraba un Festival 65


Por Marquesi

Gaitero muy tradicional. Juan Pablo II había recibido información del gentilicio maracucho, de la forma extrovertida y ocurrente, además de su espantosa manera de conducir, un verdadero y soez espectáculo. Un vigilante de tránsito recién egresado de la escuela de vigilantes lo ubican en un puesto de tránsito en la Avenida Circunvalación I. Recibe una llamada de su comandante: —Buenas tardes, nueeeeeeeeeeevo. Le habla su comandante. Quiero darle una tarea muy especial, y dependiendo del resultado, usted recibirá su parte. —Si mi comandante, usted ordena. —Mirá esta noche comienza el Festival Gaitero y tengo dos nenas disponibles, uno puede ser para usted. Tengo muchas ganas de ir pero ando más limpio que talón de lavandera. De manera que va a estar pendiente de todo carro de lujo o extravagante que pase por allí. Lo detiene y le inventa una multa, pero no se la hacéis, negociá para que te den unos cobritos. —Muy bien, mi comandante ¿cuánto debo recoger? ¿A qué hora es el bochinche? —La fiesta empieza a las 9 p.m. Necesitamos comprar cuatro entradas, las botellas de whisky, la comidita, y vos sabéis, para pagar las habitaciones en el motel. Mañana no vamos a trabajar. —Entendida la orden mi comandante cuente conmigo. 66


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

La misa del Papa y los servicios religiosos habían concluido muy temprano, antes de lo programado. El Papa llama a su chofer y le dice que quiere conocer la vialidad de la ciudad y aprovechar para constatar el comportamiento de los choferes maracuchos. Le exige una condición, que se pasará para la parte de atrás del papamóvil que el mismo iría a conducir. Efectivamente ocupa el puesto del chofer y arranca. En la “Setenta y pum”, echa un frenazo que hace que el chofer que está en el asiento de atrás se clave en el parabrisas. En eso el causante del frenazo baja el vidrio y le dice: —Trimardito, aprendé a manejar no sabéis que hay un pare. El Papa se comienza a poner nervioso. El chofer regresa al asiento trasero sobándose la cabeza por el golpe con el vidrio. El papamóvil se detiene en un semáforo en la avenida Bella Vista y tarda más de lo debido cuando pasa del rojo al verde, y recibe otra dosis: —Muévete “pajúo”, estáis dormido o que es la verga, apúrate, mueve ese rabo. Verdaderamente la situación es angustiante para el santo padre, la historia es más cruel de lo que le habían contado. El chofer le dice que ya está bueno, que mejor el maneja. El Papa se opone. Toman la Avenida Circunvalación I y en el puesto de tránsito le hacen una señal para que se detenga. —Chofer ¿qué hago? —pregunta su santidad. 67


Por Marquesi

—Tranquilo su santidad, usted lo escucha nada más y resolvemos, no se preocupe, ya es muy tarde para cambiar de lugar. El vigilante de tránsito se acerca al vehículo, le pide que baje el vidrio, muy pesado y oscuro por el papel de seguridad y el blindaje. El Papa disciplinadamente aprieta el botón mientras el vidrio baja lentamente hasta su límite. El vigilante mira para todos los lados, se agacha, mira para dentro del vehículo, observa al chofer y al pasajero, le hace seña para que vuelva a subir el vidrio. En ese preciso instante va pasando una patrulla de tránsito donde iba el comandante, quien observa la escena y lo llama inmediatamente: —Usted si es que es obediente, así es que me gustan, que sean avispados, allí seguro te levantáis todo los cobres para la fiesta de hoy. —Mi comandante, hay un pequeño problema con los ocupantes. Creo que los voy que tener que dejar ir. —Vergación no te dije que le inventéis una infracción, múltalo y luego negociáis, así es la verga. —De verga no, ese pasajero es muy importante. — ¿Cómo es la verga? ¿Ese carro es el del Gobernador? ¿Es Omar Barboza el que va ahí? “Matraquéalo” no seas pendejo, ese es muy corrupto. Nos perderemos la fiesta, piensa en esa vaina. 68


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—No mi comandante. Ni se imagina. — ¿Ese es el carro del Presidente? ¿El que va ahí es Jaime Lusinchi? “Matraquéalo” no seas pendejo, ese es un borracho. Nos perderemos las nenitas, piensa en esa vaina. — No mi comandante. Ni se imagina. — A la verga, tu si eres bravo, a ver ¿quién es ese maldito? — De verdad que debe ser Dios, porque quien está de chofer es el Papa…

61. Llegó la Mercedes Benz a Caracas En la Venezuela de 1955, la empresa Daimler Benz AG hizo el lanzamiento del Mercedes Benz 300SL, siendo el General Marcos Pérez Jiménez, el primer comprador. En plena

dictadura,

se

recibirían

unas

90

unidades

para

ser

comercializadas en el país. Sólo para los privilegiados, los ricos de la época. Se inauguró un moderno concesionario para exhibir los autos “alados”. Un día entra una exuberante mujer, un “mujerón” pues, mira para todos los lados y observa que no hay personal, sólo los carros exhibidos. Los expertos vendedores no solían atender a curiosos, los clientes eran invitados especialmente a admirar y disfrutar la nueva tecnología automotriz de la casa alemana, sin ningún compromiso. 69


Por Marquesi

Curiosos ven pasar al “animal de dos patas”, una verdadera “yegua de paso”, una perfecta “cuarto de milla”, con un vestido muy ajustado que dejaba todo a la imaginación. Todos la observan detrás del vidrio oscuro. La mujer se encamina hacia el auto. Uno de los vendedores prendado por la belleza de la mujer, la sigue con el silencio de los pasos. Ella no se percata de la presencia del hombre. Mira hacia un lado, estira la mano para abrir la puerta. Se escucha el traqueo de la cerradura al unísono con el sonido de gas rectal estremecedor proveniente de su gran trasero. El hombre asombrado por ese acto de “divinidad sónica” le dice: —Bienvenida Señora, si con solo tocar la cerradura tiene esa reacción, tenga la seguridad que cuando se siente se embarra, la tecnología del Mercedes Alas de gaviota es irresistible. La señora no encontraba donde meter la cabeza, la pena era enorme. Comienza disculpándose con el vendedor. Éste acepta la disculpa y le pregunta: — ¿Tiene interés, mi bella señora, en adquirir esta máquina de placer? —Por supuesto, he leído mucho sobre este vehículo automotor, pero quisiera saber cuál es el adelanto, que a su juicio, me puede convencer para comprarlo.

70


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Sinceramente, el carro en sí es el mayor y mejor adelanto, pero a mi criterio considero que es el radio reproductor. Imagínese que usted le pide una canción y el equipo la complace con un perfecto sonido salido de sus parlantes. —Qué interesante. ¿Puedo darle una vuelta para probarlo? ¿Usted me acompaña verdad? —Con mucho gusto señora, es mi trabajo. Salieron del concesionario en forma muy lenta e inmediatamente la señora le propone al vendedor que prueben el equipo de sonido. Lo encienden y el vendedor le dice: —Acérquese a este micrófono y en voz pausada diga el nombre del artista que usted quiere escuchar. —Bueno, Billo’s — comienza a oírse: “La pelota, la pelota, la pelota de Carey es el baile que está de moda en la esquina del Mamey…” —Sensacional— expresa sorprendida. —Intenté con otra— le dice el entusiasmado vendedor. —Ahora, Alfredo Sadel — y se escucha: “Dime si estoy soñando o estoy despierto, quiero decirte tanto…” Así hicieron muchas pruebas, pero en un descuido de la choferesa un carro se atraviesa y hace que frene violentamente para evitar el choque. Mira al angustiado vendedor, y luego en dirección al otro carro, cuando grita sorprendentemente alto: 71


Por Marquesi

—Desgraciado, infeliz, ladrón… El equipo se activa y se oye el siguiente sonido: “Se dirige a la nación el General Marcos Pérez Jiménez con motivo del inicio de la celebración de la Semana de la Patria…”

62. La plástica confundible Una maestra muy coqueta, solterona, recibe la noticia de la aprobación de su jubilación, tan anhelada por ella. Generalmente esos ingresos extraordinarios algunos lo invierten en comprar una vivienda, en ampliar la ya existente, en viajes de placer, pago de compromisos adquiridos, en los estudios de sus hijos, etc. Pero esta persona era un caso muy especial, soñaba con “tirarse la plata” encima para lucir más coqueta y deseada. Cuando se disponía a cruzar la avenida, luego de retirar el cheque de la jubilación, un carro a toda velocidad la atropella y sube al cielo. Toda desconcertada toca la puerta y aparece San Pedro: —San Pedro, que injusticia, en el momento que comenzaría a disfrutar de mis beneficios laborales me mandan a llamar sin previo aviso ni protesto. — ¿Cómo se llama Usted? —María Laura Gómez.

72


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Déjeme buscar en esta lista, María, María….aquí hay un error, no te tocaba, te devuelvo para la tierra. De regreso a la tierra, hizo efectivo su cheque y pidió la cita con el mejor cirujano plástico de la ciudad. Le pidió que le hiciera los senos, las nalgas, rejuvenecimiento facial y vaginal, liposucción, injerto de cabello, de todo, con tal de destacar toda su belleza. En efecto después de varias operaciones y meses de reposo post—operatorio, llega el día de la revisión final. El médico le quita el vendaje y la desnuda completamente colocándola frente al espejo: —Doctor, que maravilla, no lo puedo creer. —Pues créalo es una nueva mujer, encantadora y prometedora. Emocionadísima se coloca un vestido muy ceñido y toda entaconada, con el pelo largo de color negro intenso, se dispone a buscar su carro en el estacionamiento. Da un paso en la calzada y otro carro a alta velocidad la atropella y regresa al cielo. Muy enojada pide hablar con San Pedro: —De verdad no entiendo, me dio otra oportunidad, realicé mi sueño de ser bella y deseada, ni tiempo tuve de disfrutar y de que me disfrutaran, ahora me vuelven a llamar para acá ¿qué pasó? —Pero tú no estabas en la lista, discúlpame pero es que estás irreconocible…

73


Por Marquesi

63. Quería dejar la peluca Los compadres Marfel, Barracuda, Leopolvo y Reyito armaron una rumba en la playa para celebrar los cincuenta años de amistad. Pero era una gran amistad de cómplices. Marfelito era pequeño y delgado, de fino humor y muy cuentero; Barracuda sólo lo superaba por centímetros, pero lo dejaba atrás por ser muy locuaz y hablachento; Leopolvo, un galán con dieciocho hijos, siempre tenía una carcajada a flor de labio, mientras que Reyito era calvo, se daba el lujo de usar peluca, no podía estar sin ella, era el más “acostador” de todos. Eran tantas las lavativas que habían echado juntos que ya sus respectivas mujeres se olvidaron de ser celosas, tanto así que les cedieron una vez al año un fin de semana de soltería. Ellas le preparaban todo, hacían las reservaciones en los moteles, pagaban por adelantado las bebidas, los preservativos, llamaban a las damas de compañía, contrataban los taxis, etc. No había detalle que no fueran atendidos para la amena atención de sus maridos. Ellos se lo merecían y justificaban ese gesto. Todo eso no era gratis. A cambio ellas tenían tarjeta de crédito ilimitada para las compras del fin de semana en el mejor centro comercial de la ciudad. Y de vez en cuando una canita al aire, hasta cachitos bien montados.

74


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

La fiesta aniversario la hicieron en un cuarto del mejor motel de la ciudad, en la Suite Presidencial. Allí llegaron las bellas damas, una de ellas, la que estaba “súper buena”, era conocida de la infancia de Reyito. Pidió encarecidamente, en la iniciación de la fiesta, que él no la tocara bajo ninguna circunstancia. Así colocaron la mejor música, bailaron desenfrenadamente y gozaron hasta al amanecer. Cuando todos estuvieron exhaustos por el sexo y el alcohol se quedaron dormidos unos encima de las otras, un final de fotografía de orgía. Rayito se despierta y todo está oscuro en el cuarto. Está todo desorientado más por la rolo é pea que por la oscuridad. Se lleva la mano a la cabeza y nota que su peluca no está en su lugar. Se agita y se desespera, pasa las manos por todas las paredes y no consigue el apagador de la luz, camina entre los cuerpos desnudos, se detiene y comienza a palpar por todos lados intentando sentir los pelos de su utensilio de belleza. En una de esas palpa a la dama que lo rechazaba y ésta se despierta y le reclama: —Pero qué estás haciendo, tu si eres pasado. Tú sabías cuál era mi condición. —Si yo entendí, lo que pasa es que estoy buscando mi peluca en medio de tantos cuerpos y con soberana oscurana. 75


Por Marquesi

— Y tú crees que la que estás tocando es la tuya. —No, que va, la mía está peinada de lado y la que acabo de tocar tiene la carrera por el medio…

64. Un trabajo en concreto Los guajiros tienen una inmensa fama de ser muy buenos trabajadores en la construcción. No temen trabajar en ningún tipo de obra, sin importar la época del año. A Reyesixto, contratista de Punto Fijo, le asignaron un excelente contrato para construir aceras y brocales en todas las avenidas de la ciudad. Era un contrato con presupuesto cerrado con limitaciones en el tiempo. Con un control de calidad exigente para garantizar la durabilidad de la obra. Colocó un aviso de prensa buscando personal obrero para su obra, con un horario de trabajo variable para cumplir con las 24 horas al día, de lunes a sábado. A pesar de que había crisis, nadie se presentó. Vistas las circunstancias, recuerda a Crucito, quien era de Tucupido y compañero de estudio de la universidad. Lo llama y le explica la situación. Éste le dice que no hay problema, que él consigue los trabajadores, que le diga cuántos son que él se los lleva en un camión desde Maracaibo. Acordada la cantidad de obreros necesarios, agarra la carretera Maracaibo— 76


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

Coro, pasa la ciudad de Coro, y llegando a Los Médanos, el camión comienza a fallar. Rueda un poco hasta pararse en medio de cerros de arena. Se baja del camión y se dirige al capataz: —Decíle a la gente que no se preocupe, que yo voy a buscar al mecánico. Me voy a pie. Le podéis abrir las puertas al camión para que tomen aire y vean este espectáculo natural. De esta manera comienza caminar en dirección a Coro mientras el capataz cumple las instrucciones dadas. Ya ha caminado media hora, cuando lo alcanza el grupo de guajiros, con cara de asombro y susto, dentro del grupo va el capataz corriendo como un loco. —Epa, Betulio, ¿pa’ dónde van tan apurados?— le habla muy sorprendido—. Les dijiste que esperaran que ya iba a buscar ayuda. —Qué va, Crucito, usted está loco, si esa es la arena cómo será el concreto que hay que batir…

65. Ni tan perfecto Una pareja de la tercera edad adoptó a una niña que creció con los mejores cuidados y sobre todo bajo un estricto régimen alimenticio. Fue muy sobreprotegida. Le seguían todos los pasos, siempre andaban los tres juntos, así la llevaron a la escuela, al liceo y finalmente a la universidad. Estaba muy sometida y tenía ganas inmensas de liberarse. Su contextura no 77


Por Marquesi

era fuerte, su pelo castaño, de piel blanca y ojos verdes, la hacía una linda muchacha. Pero también era caprichosa. En una oportunidad pide hablar con su padre y con su madre porque se enamoró de un compañero de estudio y lo quería traer a la casa. Ellos no objetaron la presencia del muchacho pero debían hablarle o mejor dicho recordarle sobre la importancia del sexo seguro y algunos detalles sobre las relaciones sexuales. Su madre pensaba mucho en todo aquello que podría causarle daño o trauma a su hija, en especial, el tamaño del miembro de su futura pareja en el momento del coito. El día convenido, el novio toca la puerta y el padre corre a abrir. Se depara con un joven afrodescendiente de más de dos metros de altura. Lo hizo pasar, él se tuvo que agachar para poder entrar. La madre casi se desmaya al ver tan imponente figura. La niña toda emocionada lo presenta y les comenta que es el hombre perfecto para ella. Esa misma noche deciden salir a dar una vuelta por la ciudad y el novio le pide que tengan sexo. No se resiste y van para un motel. En la habitación la niña pide que la deje quitarse la ropa y mientras tanto que él se vaya al baño, que ella luego lo espera en la cama. El joven tarda más de la cuenta y al rato sale, la mujer lo ve de arriba abajo y exclama: 78


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Mi amor, ¿usted no tiene pene?— le dice muy sorprendida y confusa —Sí, lo que me falta es la pierna izquierda…

66. Sin compañía Garcilazo, un gocho, viejito pero bien conservado, se dedicaba parte de su tiempo, esto es, una vez al mes para visitar a las damas del burdel que quedaba a escasos metros de su casa. Había heredado una fortuna por lo que los amigos de su edad siempre lo acompañaban a todos lados, hasta para las sesiones de lavado y engrase personales. Era muy juguetón pero también muy “manotas” con las mujeres, a veces se pasaba y caí muy mal, pero en general, por su condición de rico y viejo se le aceptaban todos sus deslices. Un día convocó a una rumba en el prostíbulo a las 9 de la noche, pero esa vez se fue más temprano de lo pautado. Llegó, saludo a todas las presentes, pidió un whisky y quintándose el sombrero observó a una nueva adquisición. Fue un flechazo, sería un polvo a primera vista, jamás sus piernas habían temblado ante ninguna mujer. Ella, novata en el negocio de abrir las piernas, quedó encantado con el anciano. Se le acerca, le da la mano, y le dice:

79


Por Marquesi

—Qué cosa más maravillosa me he encontrado— mientras pasaba su dedo índice por la boca del anciano. —Igualmente digo yo— contesta muy sonriente el viejo—. Caramba por fin carne nueva para los carniceros bípedos. —Yo no quiero perder la oportunidad de estar con usted, así sea de gratis le daré lo que me pida. Nunca, ninguna mujer había sido tan osada, hasta le parecía que fingía, pero lo que vio en sus ojos lo conmovió, era la mirada del amor, la pasión, la lujuria y el desenfreno. Termina su trago, su corazón latía, su cuerpo no respondía a la velocidad acostumbrada, la toma por el brazo y le dice que vayan a la pieza. Ya camino al matadero, se abrazan, se besan, comienzan a desvestirse, abren la puerta y se lanzan en la cama circular, se entrelazan sus piernas, comienza la faena. La mujer imponente se esfuerza por hacer sentir a su viejo, éste lo hace como si fuera la última vez, sin límite de tiempo, se complacen hasta más no poder, llegando ambos sincronizados al placer. La mujer, increíblemente complacida le dice al anciano: —Fue todo tan maravilloso, parece mentira, mi amor échame el otro. —En eso sí que no la puedo complacer porque que yo vine sólito esta vez… 80


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

67. Entrada exitosa Las relaciones entre las parejas de la tercera edad no son muy consecutivas. El estiaje sexual caracteriza en algunos casos, hasta se olvida, y en otros, ya la libido está extinguida. Los órganos de reproducción sexual no quedan sino para hacer necesidades. Un viejito había leído un escrito sobre como retomar las relaciones en pareja, esto es, aquellas que ya habían bajado la “Santamaría”, a veces yacía muerto el pajarito. Se entusiasmó tanto que se lo comunica a su viejita, y deciden hacer una velada romántica para recordar viejos y deliciosos momentos. Una botella de vino, un ramo de flores y aperitivos para adornar la mesa. Comienza el “sarao íntimo” con un baile a “quemarropa”. Se besan, se acarician, se dicen cosas al oído, el clima se enrarece y terminan en el lecho matrimonial. Con la prisa de la edad se desvisten y con toda emoción el viejito va para encima, la vieja le dice: —Ay mi amor, que rico, esto ya se me había olvidado, lo siento más grueso que la última vez — dice con una voz sensual y complacida. —Si mi vieja, lo que pasa es que está entrando doblado…

81


Por Marquesi

68. Diecisiete setenta El viejito se escapa de su casa, se lleva algún dinerito para malgastarlo con una amiga que lo recibe a domicilio. Siempre antes de salir utilizaba el material para pegar sus prótesis dentales, pero ese día por el apuro se le olvidó. Toca la puerta y sale la amiga en Baby Doll, muy pero muy transparente que la vista le saltaba: —Qué lo trae a estas horas tan tempranas por aquí, cuéntemelo todo – le dice con picardía. —Hoy requiero de sus servicios – el habla se le dificulta por la movilidad de la pieza dental. —Vino en el momento exacto, tengo todo preparado, pasa a mi pieza, pero recuerda que el servicio aumentó a Bs. 65.000. El viejito se desviste y con toda la pena del mundo le pide un vaso con agua, sólo eso. Le da la espalda y se saca la “plancha” colocándola en el agua contenida en el vaso. Se voltea y observa lo que se iría a comer que era la causa de su escape. Él siempre quería escuchar de sus mujeres algunas frases o palabras con sentido lujurioso, que lo estimularan para endurecer su miembro, que a veces era caprichoso. Ese día pareciera que la presión le estaba jugando una mala pasada y le dice a la mujer: —Diiiiviiina, diecisiete setenta— alcanzaba a decirle en la oreja. 82


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— ¿Cómo qué ciento setenta? Ya te dije Bs. 65.000— le respondió sorprendida con intenciones de bajarlo del cerro sexual. —Diiiviiina, diecisiete setenta— insistió —Cariño ya te lo dije no hay discusión— le dice con cierto tono de protesta. — Diiiiviiina, diecisiete setenta… Como pudo sacó fuerzas y se sacó el viejito de encima, formando una alharaca. El viejito muy apenado estira el brazo y logra agarrar la plancha que reposaba en el vaso, se la coloca en la posición normal dentro de su boca y se apura a aclararle: —No hay discusión con el pago, de acuerdo, lo que te intenté decir siempre es que si sientes que te entra…

69. Eu tenho tudo Unos malandros llegan a la bodega del portugués con malas

intenciones.

El

portugués

intenta

bajar

la

“Santamaría” pero ya era tarde, las pistolas no dejaron que se cerrará con seguridad. Levantan la puerta y entran, mientras el dueño de la bodega se refugia en el baño. Comienzan a registrar todo, pero no consiguen nada de valor. Le tocan la puerta del baño donde se escondía el portugués y le gritan: —Maldito portu, sal de ese hueco si no te vamos a quebrar.

83


Por Marquesi

—Eu não vou saire, eu tenho medo. —Y te vas a asustar más cuando veas está arma, sal de ahí cabrón. —Tá bem, eu estou saindo. Un malandro se sube al techo y consigue una plata escondida en el cielo raso, se baja y encara al portugués: — ¿Dónde está la otra plata? —Eu tenho só moedas. —Busca la otra plata, sino aparece te quebramos o te vamos a hacer la maldad. En verdad el portugués ya había ido al banco a depositar el efectivo y lo poco que tenía era el producto de la venta del día. Entonces los malandros deciden hacerle la maldad al lusitano: —Mira portugués, bájate los pantalones. —Eu tenho correia não posso. —Y cuando te lo quites te bajas los interiores. —Eu tenho fe que não será. El hombre, asustado, como pudo se bajó los interiores y mostro su trasero peludo. Los malandros se bajaron los pantalones y uno le dice al otro: —Viste la vaina, ese rabo está muy peludo, dale tu primero. —No convive, mejor dale tú. 84


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—No, ni de vaina me voy a tirar a este tipo. —Ni yo tampoco, ese rabo está demasiado peludo, mejor lo quebramos. El portugués amenazado de muerte, sin salida, respira profundo y le grita a los malandros: —Não me matem, por favore, eu tenho prestobarba…

70. Al fin me comuniqué Un maracucho se fue a vivir a Australia en busca de mejores oportunidades y le prometió a su madre que la llamaría solo si conseguía un trabajo decente. Pasó el tiempo, y la viejita no tenía noticia de su hijo, estaba muy triste y ansiosa por saber de él. El día que consigue el trabajo decide llamar a su mamá para darle la buena nueva. Compra la tarjeta para llamadas internacionales y comienza a marcar el número pero no oye nada. Sigue intentando, y ahora el número sale ocupado, ocupado y comienza a desesperarse. Intenta nuevamente, repica, repica y nadie le responde. Está entrando en crisis, y marca una vez más ya sin esperanza. Repica el teléfono dos veces y contestan:

85


Por Marquesi

—Aló, Aló – responde su mamá. —Vergaaaaaaaaaaaa…ción— pega un grito por la emoción de comunicarse. —Dios me lo bendiga mijo— contesta emocionada la madre…

71. Llegando a Carora Un “cabillero” andaba por Maracaibo y estaba maluco sexualmente hablando, buscando por aquí y por allá, nada que conseguía. Ya se le estaba haciendo la hora para regresarse a Cabimas. Se va para el terminal y compra un boleto de Expresos

Maracaibo,

que

cubría

la

ruta

Maracaibo–Carora–

Barquisimeto. En eso ve que una mujer muy bella con un niño en los brazos. Escuchó que estaba comprando un boleto para Barquisimeto. Espera que suba a la unidad y se sienta al lado de la señora. Arranca el autobús, y ya llegando al puente sobre el lago, el niño comienza a llorar. La mujer se saca el seno para dárselo al bebé y el hombre aprovecha para mirar. Le mete el seno en la boca al bebé y éste no quiere nada y sigue llorando. En eso exclama la mujer: —A la verga mijo, mámate esta vaina porque si no la queréis se la voy a dar al señor que tengo al lado.

86


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

El hombre empezó a sudar al escuchar tan buena propuesta. Ya llegando a Santa Rita, nuevamente el bebé comienza a llorar más fuerte. La mujer intenta nuevamente meterle el seno en la boca y éste no quiere, soltando aún más el llanto. La mujer lo vuelve a amenazar: —Mirá mijito, o te mamáis esto o se la doy al señor que tengo al lado. El viaje prosiguió y ya llegando a Carora se vuelve a despertar el niñito ahora con un llanto muy fuerte. La mamá desesperada intenta nuevamente apaciguarlo y nada, le vuelve a decir: —Ahora sí es verdad, o te la mamáis o se la doy al señor. En eso el hombre se despierta y se dirige con voz de esperanza al lactante: —Vergajo, tenéis que decidirte de una vez por todas, porque yo iba era para Cabimas…

72. Vientos que elevan Dos hombres, Carlitro y Clarklitro, estaban bebiendo en un restaurante ubicado en el piso 100 de un edificio de oficinas ubicado en New York. Entre otras cosas que discutían, Clarklitro le dice que está muy sorprendido por el

87


Por Marquesi

comportamiento de los vientos cuando pasan entre los edificios altos de la ciudad. Le dice que si un cuerpo se deja caer desde la altura donde ellos están los vientos se encargan de traerlo nuevamente al lugar de donde saltó. Carlitro no está convencido del todo. Le decía que eso era imposible y que la única forma de que lo creyera era ver una demostración. Clarklitro acepta el reto, va a la ventana, casi regresa a su mesa por la fuerza del viento en ese momento, se agarra duro del marco de la ventana para asegurar el salto. Señala con el dedo pulgar como aprobación y se lanza. Carlitro se acerca a la ventana y mira hacia abajo. Ve el cuerpo cayendo. Ya a mitad del edificio, la velocidad de caída va disminuyendo hasta que se detiene, e inmediatamente comienza a subir hasta llegar a la ventana y caer prácticamente parado en la silla de su mesa. Carlitro muy asombrado le dice: —Compadre, me ha dejado sin aliento, increíble ¿usted cree que yo lo puedo intentar? —Claro, no vio como yo lo hice tan fácil, ese es uno de los secretos de esta gran urbe. Carlitro se dirige a la ventana y se lanza al vacío. Segundos después se escucha un fuerte golpe en el pavimento de la calle. El mesonero sale en carrera hacia la ventana y mira hacia abajo 88


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

constatando la desgracia del hombre. Se regresa a la mesa donde esta Clarklitro: —No hombre, Superman, tu cuando estás rascado eres una vaina seria…

73. Necesidad con clase Marfel, Leopolvo y Barracuda deciden hacer un curso de etiqueta. Para ellos es muy importante tener un comportamiento acorde al lugar donde los inviten, ya sean fiesta, agasajos, celebraciones, etc. La profesora Morella que es una mujer muy elegante, de singular belleza y de muy buenos modales, será la que impartirá el curso. Llega el día para comenzar las clases. Todos los alumnos se presentan, luego a manera de romper el hielo entre los participantes, la profesora narra una hipotética escena para oír las respuestas de cada uno: —Señores, buenos días. Si ustedes estuvieran en una mesa compartiendo con una dama, como la que está a mi lado, toda una miss por cierto, y tuvieran muchas ganas de ir al baño para hacer una necesidad fisiológica ¿cómo se lo dirían a esta bella dama? —Yo la miraría a sus ojos, le haría una venia y le señalaría con una mano en dirección del baño y con la otra le haría seña para que me espere. 89


Por Marquesi

— Señor Barracuda es de muy mala educación hablar con señas, ni que la señora fuera muda. —Yo mi estimada profesora, también la miraría a los ojos y le diría frontalmente que tengo ganas de orinar. —Qué falta de glamour en sus palabras, así lo que va a conseguir es que se vaya de su lado— le dice casi que regañando a Marfel. —De verdad profesora – Leopolvo habla en un tono muy educado y con una excelente dicción—, yo le diría a la señora que tengo que ausentarme por un momento, porque debo estrecharle la mano a un gran amigo, que luego tendré el honor de presentárselo una vez que se haya terminado esta fiesta…

74. Reclamo gocho En las Ferias de

San Sebastián anunciaron la

presentación en el Club Demócrata del ventrílocuo Carlos Donoso y su Mono Kini, además de otros personajes. Todas las entradas se habían agotado. A lo largo de una hora entre chistes y carcajadas transcurre el espectáculo, el ventrílocuo sin darse cuenta por la ovación y la euforia del público comienza a narrar una historia de un gocho en Maracaibo. La sala se queda en silencio. El artista no se detiene, el Mono Kini actúa deliberadamente:

90


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Sucede que iba caminando un gocho por el Paseo del Lago bajo el ardiente sol, en eso una luz lo ilumina. Cierra los ojos y los vuelve abrir deparándose con una lámpara. Se acerca y la agarra, pero como está un poco sucia empieza a limpiarla con la mano. De repente comienza a salir humo y se aparece un genio. Pero no era un genio cualquiera era un genio maracucho y éste se dirige al gocho: —Qué molleja de suertudo, tengo tres mil años metido esta lámpara y el que la frota es este gocho. Podéis tener solo dos deseos, lo que queráis, pero solo dos. —Tan toche genio, la vaina son tres. —Pero a mí no me da la gana, los gochos me caen mal, son dos para vos. —Qué hijo é madre, está bien. Ahora voy con mi primer deseo: Yo quiero ser el mayor productor de café de La Azulita, que mis matas carguen todos los días y se recoja café todos los días. —No hay problema, deseo cumplido. En ese momento el gocho recibe una llamada del encargado de su hacienda y le dice muy alarmando que la plantación de café comenzó a producir de una manera insospechada. El gocho se dirige al genio: 91


Por Marquesi

—Madre, ya se me cumplió el primer deseo. El segundo, es que yo quiero exportar mi producto para la China por lo que quiero que me construya un puente desde el sur del lago hasta Pekín. —Vergación, eso es imposible tenéis que pensar en otro deseo, ese es muy bravo. — Usted dijo que era lo que yo quisiera y además me jodiste porque eran tres deseos. Ajá, entonces, hágame inteligente. — Decíme una vaina gocho, como queréis el puente, con dos o cuatro canales, con iluminación, con barandas o sin barandas. Ni una sola carcajada, nadie aplaudió. En eso se para un señor y dice: —De verdad que esto que contó es una burla al gentilicio de los gochos, es inaceptable que nosotros paguemos unas entradas tan caras para ver este espectáculo y usted nos falta el respeto. —De verdad disculpen todos ustedes, no era mi intención, si falté el respeto me arrepiento de haber contado este chiste en este escenario, mil disculpas a todos. De manera que— en ese momento el hombre interrumpe a Donoso de una manera grosera y altanera. —Mire señor Donoso, usted no se meta, yo no me estoy dirigiendo a Usted, yo le estoy reclamando a ese mono hediondo…

92


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

75. Mi primera vez En una tarde soleada en la población de Siquisique, Marfel y Leopolvo recordaban sus andanzas. Hablaban hasta por

los

codos,

los

cuales

también

empinaban

frecuentemente. Leopolvo, un mamador de gallo de excepción, le pregunta a su compadre: —Compadre, ¿Cómo fue la primera vez que usted tuvo relaciones sexuales? — Eso fue impresionante— Contesta casi con lágrimas en los ojos. —Tanto así compadre. —Si imagínese que fue delante de su mamá. — ¿Y la mamá que dijo? —Ella grito demasiado, dijo Meeeee, meeeee, meeeee…

76. El mono alzado La selva amaneció con olor a motín. El mono andaba alborotado y quería casar una pelea con cualquiera, pero no encontraba a ningún animal, todos pasaban la resaca de la gran fiesta ofrecida por el Rey de la Selva. Caminaba sin rumbo fijo, hasta que en la orilla del río divisa al león, que está de espalda

93


Por Marquesi

bebiendo agua y refrescándose del agobiante calor. El mono tenía malos pensamientos: «Mirá el león ese, yo sé que es el más arrecho de la selva, pa´ mis cojones, lo voy a joder, le meteré el dedo por el culo porque me quiero entrar a coñazos con alguien». Salió a la carrera, y en efecto, le metió el dedo, lo disfruto como nunca. Rápidamente el León se dio la vuelta y observa que el mono se le cuadra para pelear. Con un rugido deshace la posición de retar que tenía el mono, y éste al verse en disminuidas condiciones sale a la carrera y el león se le pega atrás. El mono desarrolla una velocidad inusitada y en vez de coger para la selva se enrumba en dirección al pueblo, logrando sacar una ventaja considerable al animal feroz. Así pasa en carrera por frente de la Plaza Bolívar y ya cansado se consigue con una silla desocupada y un periódico. Se sienta y se tapa la cara con el periódico. En eso pasa el león muy furioso por la dignidad violada, tan rápido que le levanta las hojas del diario que el mono sostiene con fuerza en sus manos. Se aleja, ya cansado de perseguir al mono se devuelve. Observa que hay alguien en la esquina que posiblemente le pueda dar noticias del enemigo que anda buscando: —Buenas tardes, disculpe que interrumpa su lectura, ¿usted no ha visto un mono pasar corriendo por aquí? Si lo vio, ¿qué dirección tomó? 94


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— ¿Cuál mono? ¿El que te metió el dedo por el rabo?— contesta aguantando la risa. —Vergación—dice con sorpresa el león—, qué molleja ve, ya esa vaina salió en el Panorama…

77. Indecisos Dos ganaderos de Churuguara tenían que hacer una diligencia en Caracas pero no se ponían de acuerdo cuál medio de transporte utilizar. Se habían comprado dos camionetas todo terreno que cómoda y seguramente los podría llevar hasta la ciudad capital. Pero también había la opción de tomar un vuelo comercial en el aeropuerto Jacinto Lara de Barquisimeto. Arrancaron con el viaje y llegan al aeropuerto larense. Estacionan en frente y mandan a preguntar si hay boletos y para qué hora es el vuelo. Efectivamente si había cupo, uno de ellos le pregunta al otro: —Entonces compadre, ¿qué hacemos? ¿Por tierra o por aire? —De verdad compadre que yo me siento más seguro por tierra. Los aviones no me gustan. —Pero sí son más seguros que los carros, compadre. —Déjese de vaina, a la pinga, ¿y si ese avión se cae? —De que te vas a preocupar ni que fuera tuyo…

95


Por Marquesi

78. Gritos cómplices Estaban tres amigos, Carlitro, el Papi y Gochoman, hablando pistoladas, como siempre, cervecitas de por medio. El tema era el cómo las mujeres reaccionaban cuando acababan. Empieza Carlitro queriendo impresionar: —De verdad, mi mujer tiene orgasmos múltiples, sus gritos son una sinfonía para mis oídos, pero son tan fuertes que el vecino nos ha reclamado porque generalmente se despierta. El Papi para no quedarse atrás se inspira para intentar opacar el relato anterior y dice: —Mi mujer con un sólo orgasmo grita tan fuerte que despierta a todos los vecinos del edificio. Eso siempre me lo reclaman en las asambleas de la Junta de Condominio. Gochoman no podía ser menos y les cuenta su versión sobre la relación entre el orgasmo y el grito de placer: —Imagínense ustedes que yo tengo mi negocio que dista a cinco cuadras de mi casa. Cuando mi mujer hace el amor y acaba, sus gritos los escucho en mi oficina que está en el segundo piso del negocio...

96


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

79. La ley derogada Cito Cande era un diputado regional, muy popular, pero tan bien era muy ignorante, esa mezcla que convierte toda acción de gobierno en un desastre. Surgió del pueblo convenciendo a todos de su capacidad para resolver los problemas de la comunidad. Es del tipo de políticos que le fascina que los barrios lleven su nombre, para reforzar su ego, claro está. En una ocasión, en la comunidad distinguida con su nombre y localizada un poco distante del tanque de distribución de agua potable, a pesar que las tuberías estaban instaladas, no había posibilidad de que le llegara el agua para beneficio de los pobladores. Cande analizó el problema y movió sus influencias para hacer una interpelación al presidente de la empresa responsable de la distribución del agua en la ciudad. El diputado le hace la primera pregunta: —Distinguido Ingeniero, si cerca de la comunidad existe un tanque de concreto post-tensado de 1.000.000 de lts, y está construido en una colina, ¿por qué no le llega el agua a las casas? —Primero estimado diputado, ese tanque está construido mucho antes de que esa comunidad se formara luego de la invasión de los terrenos, por tanto, por la Ley de la Gravedad es imposible que el

97


Por Marquesi

preciado líquido llegue con suficiente caudal y presión. La distancia es muy larga y las pérdidas son enormes. —Por favor Ingeniero, repita que quiero tomar nota de esa Ley. —Me referí a la Ley de la Gravedad— le repite muy respetuosamente el ingeniero. —Entonces, si esa es la causa de la falta de agua en esa comunidad, someto a esta Asamblea de Diputados que se vote para derogar la Ley que hace referencia el ingeniero...

80. Qué mal inglés Dos amigas, una muy bella y otra un poco fea, se encuentran casualmente luego de mucho tiempo sin verse, ni llamarse, en fin, “perdidísimas” como ellas se refieren. La menos agraciada le saluda: —Hola, ¿cómo te va? —Muy bien, estoy viviendo en Hollywood. —Qué bien, ¿qué haces allá? —Soy actriz. — ¿Cómo te trata el inglés?, tú no eras muy buena para los idiomas. —No me ha hecho falta, en las películas donde he trabajado los parlamentos son muy cortos, así que me los aprendo de memoria. 98


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— ¿Cómo es eso?, no entiendo. —En el último film solo repetía Oh, my god, give me more, Oh, my god, give me more…y ya. —Seguro que con la palanca del director de esa película tendrás un Oscar. —Por supuesto, Oscarcito ya camina…

81. Súper esfuerzo Un señor de la tercera edad se compra un loro para que lo acompañe, pero éste sale muy avispado sexualmente hablando. En un descuido del dueño, se escapa de la jaula y entra en las otras jaulas raspándose a todos los pájaros, prácticamente los desplumó. Insaciable se fue al patio y comenzó con los pollos, las gallinas, los gallos, con todas las aves del corral. El viejo se asombra con lo que pasó y toma la decisión de meterlo en el frízer para enfriar el apetito sexual del animal. Se puso a hacer algunas cosas y se le olvidó el loro. Como habían pasado cuatro horas, pensó que ya estaría congelado. Al abrir la puerta del congelador lo observa que está sudando a cántaros, todo espelucado. El hombre le dice:

99


Por Marquesi

—Na’guará pensé que estabas congelado. —No, lo que estoy es agotado, no te imaginas lo que me ha costado abrirle las piernas a estos pollos…

82. Vista aérea Marfelito le gustaba encaramarse en los árboles del patio de su casa. Sobre todo cuando escapaba de la correa de la mamá por alguna travesura que acostumbraba a hacer. Ese día muy temprano colgó por una pata al gato con una media de nylon que su mamá había comprado para usar con el vestido nuevo que su marido le regaló para el día de la madre. Al escuchar el grito de Maaaaaarfeliiiiiiiito, corrió como alma que lleva al diablo y se subió esta vez en el árbol de tamarindo que estaba cargado. Para él era muy bueno porque se podía quedar comiendo hasta que le diera dentera. Su amigo Leopolvito tenía una conquista que se moría por los helados de tamarindo. Invita a la muchacha a comerse un helado debajo del árbol del fruto que se iban a deleitar. El joven tenía malas intenciones con la muchacha y se llevó una estera para sentarse, y porque no para acostarse. Así se instalan en el pie del árbol sin notar la presencia de Marfelito. El niño se esconde detrás de una rama y apenas puede ver lo que están haciendo allá abajo. Comienzan los besos y las caricias, Leopolvito no se detiene 100


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

aún con el freno de la joven. Sigue luchando hasta que pantaletas quitadas se introduce de alegría en el cuerpo de la muchacha. Marfelito se da cuenta que está asistiendo a una película porno de gratis y se emociona, saca la cabeza entre las ramas para sintonizar mejor el sentido de la vista. La muchacha toda excitada abre por un momento los ojos y se da cuenta que Marfelito está mirando y le dice a su pareja ocasional: —Leopolvito, un niño, un niño. —Muévete más, muévete más—le responde todo emocionado—, no hay problema será lo que tú quieras con tal que salga sanito...

83. Visitante nocturno Desde muy pequeños, los niños escuchan los cuentos de los hombres, algunos espeluznantes como las historias de fantasmas o aparecidos. Cuando se apagaba la luz de la planta de gasoil de Siquisique, el escenario estaba montado para que salieran todo espanto o bicho raro de la imaginación de los pobladores. Una vez llegó un cargamento de cocuy al pueblo de muy mala calidad, parecía gasolina, el cual fue rechazado por el distribuidor. Para no tener que llevarse de nuevo la pesada carga y así darle descanso a los burros, el productor decide regalárselo a los 101


Por Marquesi

borrachos del pueblo. A Carlitro, el más buen humorado del grupo, le asignan una gran cantidad de botellas, tantas que casi le da un infarto de la emoción. Empieza a libar el desaprobado licor y de inmediato sufre alucinaciones dándole por irse al cementerio esa misma noche. Abre el portón y comienza caminar entre las tumbas, se para y comienza a gritar: — ¿Qué vaina es?, que me salgan los muertos, que me salgan los muertos, no les tengo miedo. Así pasaron cinco días y la escena se repetía, lo cual molestaba enormemente el sueño del vigilante, que hacía lo posible por no escuchar la gritería del borracho. Ya estaba agotado por no poder descansar en la noche. Se propone a darle un susto al borracho para correrlo de una vez, «Mañana me voy a esconder en una tumba y cuando aparezca me levantaré y le daré una paliza para que escarmiente». Así fue, esa noche regresó el borracho: — ¿Qué vaina es?, que me salgan los muertos, que me salgan los muertos, no les tengo miedo. En ese momento el vigilante se levanta y le cae a golpes, patadas y Kung Fu, le da con una cabilla hasta dejarlo mal herido. En la madrugada al ver que el compadre no regresaba de su actividad nocturna van al cementerio y se consiguen el cuerpo del amigo todo 102


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

golpeado y sangrante. Se lo llevan cargado a la medicatura, tocan durísimo la puerta y levantan al médico, quien se viste rápidamente y abre la puerta. —Doctor, Doctor, por el amor de dios, salve a nuestro amigo— con lágrimas sus más cercanos imploraban. —Póngalo en la camilla vamos a examinarlo, de verdad como que está muy golpeado, ¿cómo le pasó esto? —Por el camino contó que lo habían agredido cuando estaba parado en una tumba, eso fue como a la media noche— le cuenta uno de los amigos. —Vacié, pero a quién carajo se le ocurre ir a esa hora al cementerio. El borracho que está escuchando todo, a pesar de su grave estado, interrumpe el diálogo: — Ajá, Doctor, pero dígame una vaina a quien se le ocurre enterrar un muerto con una cabilla en la mano…

84. Cuchara multifuncional Después de una larga jornada de tragos, un hombre en verdadero estado de embriaguez decide regresar a su casa utilizando el metro como medio de transporte. Por la hora debía tomar el último del día. Cuando se sube al vagón mira para un 103


Por Marquesi

lado y mira para otro, no ve a nadie, se sienta. Antes de que se cierren las puertas, entra una mujer con una minifalda tan corta que no parecía falda. Estaba muy borracha y se sienta al frente del señor. Lo mira con sensualidad, de una vez abre las piernas y le enseña la cuchara, pero no era una cuchara cualquiera, era una señora cuchara. En ese momento le pregunta: — ¿Qué te parece? ¿Te gusta? — insinuándose descaradamente. — Claro que me gusta es un espectáculo divino. —Hoy ella está muy cansada, trabajó mucho pero puede “picarte el ojo”. —Esa vaina no te la creo— se lo dijo muy asombrado. La mujer se relaja, cierra las piernas y luego las abre lentamente, allí estaba su enorme genital moviéndose emulando un cerrar y abrir de ojos en forma intermitente. El borracho se acomoda en la silla y le dice: —Epa, la vaina es verdad, y ¿qué más hace esa criatura? —Tira besitos, ¿quieres ver? — le dice en forma retadora. —Claro que sí, si esta vaina es de gratis. La damisela cierra las piernas y hace un movimiento con el labio inferior y superior de su vagina, los recoge y a partir de la forma de boca cerrada se expande con el sonido característico de un beso. —Esa vaina si es vergataria ¿qué más hace? 104


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Ven mi borrachito acércate y méteme los dedos índice y meñique… —Nooooo me digas que esa cosita también “chifla”…

85. También lo traje Un señor mayor de ochenta años con una profunda mirada libidinosa le habla con voz firme pero pausada a la farmacéutica de turno: —Buenas tardes, Doctora. Necesito comprar mil pastillas de Viagra. La mujer se quita suavemente los lentes que utiliza para leer, como buena présbita, levanta la cara, observa al aventurero sexual de vieja data y le responde: —Sí señor no hay problema, pero ¿Usted trajo el récipe?, por favor enséñemelo. —A decir verdad no lo traje, pero lo que sí traje fue al enfermito, con mucho gusto se lo enseño…

105


Por Marquesi

86. La fuerte limosna El cura Bardriano estaba obstinado porque la solterona del pueblo siempre le pedía dinero de la limosna. Habla con Lalocura, el monaguillo, sobre la embarazosa situación porque cada vez se hacía más intensa la petición. Éste le explica: —Padre yo tengo la solución para que ella más nunca le pida dinero. —A ver, ¿cuál es? —Mire Padre, ella siempre viene para la casa parroquial como a las tres de la tarde. Cuando ella llegue, usted le dice que necesita hablar en privado y la conduce al cuarto de retiro. Ya en ese recinto cuando le pida la plata, usted se levanta la sotana, ya previamente se ha colocado un fuerte en el glande del “chaparro”, verá que se va a morir del susto y así nunca más volverá a pedirle dinero. —Entendido, buena idea, y Dios entenderá que es por el bien de la iglesia. Tal cual el monaguillo había dicho, llega la señora con un vestido floreado de tela transparente, muy llamativo. El padre siguiendo las instrucciones al pie de la letra, la hace pasar al cuarto para conversar. Ella se adelanta y le dice: —Por favor padre antes de comenzar nuestra conversación por favor me da cinco bolívares. 106


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Sí, claro como de costumbre — le responde subiéndose la sotana hasta enseñar el miembro sagrado con el glande en forma de moneda—, agárrelo es todo suyo. —Ay padre, usted si es así — y comienza a subirse el vestido quedan su órgano genital al descubierto—, porque en lugar de que yo tome el fuerte con mi mano usted me hace la caridad de metérmelo en esta carterita…

87. Mujer en el mar Era la semana santa, las playas de Boca de Aroa se llenan de turistas y así también aumenta el riesgo de ahogamiento. Una pareja fue con suegra a pasar unos días de sol, arena y mar. El mar estaba picado y los salvavidas advirtieron del peligro que corrían los bañistas con las fuertes olas, seguidas de fuertes resacas. Pasado el mediodía, con el mar un poco calmado, la suegra decide darse un chapuzón. Apenas hizo contacto con el agua sintió lo fría que estaba. Se aventuró un poco más adentro cuando de pronto vino una ola de más de tres metros y la arropó, luego la resaca comenzó a arrastrarla mar adentro. Comenzó la gritería, el pedido de ayuda, “el socorro me ahogo”. El salvavidas salto de su puesto. Toda la gente comenzó a aglomerarse pero ninguno se atrevía a nadar para rescatar a la vieja. 107


Por Marquesi

No aportaban soluciones y opinaban sin oficios. Sólo un borracho se destacaba. La mujer gritaba que le lanzaran una cuerda y el borracho dijo: —Esa vieja si es jodía se está ahogando y también se quiere ahorcar. Con el uso de una tripa de caucho inflada dos valientes se adentran al agua. El cuerpo se había hundido por primera vez y esperaban que saliera, como en efecto sucedió, la toman por el cabello llevándola hasta la orilla. La acuestan en la arena y el borracho exclama: —Hagan llorar a esa vieja para ver si se desahoga. Comienza con las labores de primeros auxilios, le hacen presión en el pecho, le dan respiración boca a boca, repiten las funciones de reanimación. Nuevamente presionan su pecho, le dan respiración boca a boca, resultando en grandes bocanadas de agua. Así estuvieron más de una hora, y la vieja bota que bota agua de mar por la boca, era impresionante no paraba después de la respiración boca a boca y la presión en el pecho. El borracho detenidamente analiza el caso, observa las acciones de los rescatistas y mira el cuerpo de la mujer todo desfallecido, cuando interviene de nuevo:

108


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Hasta que no le saquen el rabo del agua, la vieja continuará trabajando como una bomba…

88. Una nueva conquista Leopolvo fue a la farmacia a comprar un preservativo. Al dirigirse al regente lo hace en una forma muy altanera: —Buenas tardes, tengo un compromiso con una bella joven, será la primera vez que salgo con ella. Por favor me vende un preservativo tamaño natural. —Buenas tardes, disculpe joven pero siempre es mejor llevar uno adicional por si acaso una emergencia. —Pensándolo bien, usted tiene razón, véndame otro ya que lo usaré con la hermanita que está tan rica como mi novia. Espere, mejor me llevo tres, porque la mamá está bien buena también, las tres están como me las recomendó el doctor— se despidió con gestos de picardía. Esa noche la novia había preparado una cena con su familia para celebrar el noviazgo. Leopolvo llegó muy puntual a la cita. La chica lo hace entrar y lo dirige al comedor donde lo esperan papá, mamá y hermana. Una vez que ha saludado a los presentes, se sienta y agacha la cabeza y comienza a rezar para todos: 109


Por Marquesi

—Dios grande omnipotente bendice esta cena. Hay que dar las gracias a la persona que trabajó para comprar la comida. Señor Jesús, te ofrecemos este pan de vida. Rogamos señor que toda alimentación se convierta en salud para todos— seguía rezando sin parar y sin levantar la vista, con las manos entrelazadas, hasta que su novia lo interrumpe. —Leopolvo, mi amor, me sorprende que no me hayas hablado de que eras católico. —Y tú tampoco te tomaste la molestia de decirme que tu papá era el regente de la farmacia…

89. Doble ración de cachos La mujer llega a la farmacia y le pide al regente que por favor le venda dos kilos de arsénico: —Disculpe mi señora no creo que pueda vendérselos, porque se venden bajo estricta vigilancia médica, ¿para qué lo necesita? —Es que quiero envenenar a mi esposo— casi llorando le cuenta el motivo. —Pero insisto señora no se lo venderé y mucho menos para esa actividad criminal que desea realizar.

110


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Es que mi esposo me ha sido infiel— y le enseña una fotografía de la escena de infidelidad. El regente observa bien la fotografía y se percata que su mujer lo está traicionando con el esposo de la compradora y le dice. —Con este récipe que me acaba de enseñar le vendo la cantidad que usted quiera…

90. Los gemelos Una mujer muy fea, pero “burda de fea”, iba con dos niños paseando por el parque cuando se encuentra de frente con un borracho: —Disculpe mi señora— le habla sin quitarle la vista del rostro que lo enloquece de fealdad, no creía en lo que estaba viendo—, ¿Esos niños son gemelos? —Pero animal, no te das cuenta que uno es más alto que el otro, el más grande tiene once años y el más pequeño tres, como te atreves a preguntar sin son gemelos, lo que tienes de borracho lo tienes de bruto. —Perdóneme pero es que no puedo creer que alguien haya tenido la valentía de haberla preñado dos veces…

111


Por Marquesi

91. Recompensa a la medida Tres soldados venezolanos, Perezfre, Papitor y Osmita regresan luego de luchar como voluntarios en la guerra de Irak. El gobierno norteamericano los cita para darles un reconocimiento por sus servicios prestados. El General encargado de atenderlos en el cuartel general les habla: —Grandes guerreros, voluntarios, el gobierno ha decido indemnizarlos por sus servicios prestados para USA. Ustedes deben escoger una medida de sus cuerpos y vamos a pagarles USD 1.000,00 por cada centímetro de longitud. Uno de ellos, el Capitán Perezfre, abre sus brazos pide que midan desde la mano izquierda hasta la mano derecha. Alcanzó a medir un metro y ochenta centímetros. —Capitán aquí tiene un cheque por USD 180.000, ahora que pase el siguiente. El siguiente, el subteniente Papitor, levanta el brazo izquierdo y pide que midan desde la mano hasta el pie izquierdo. Alcanzó a medir dos metros y cincuenta centímetros. —Subteniente aquí tiene un cheque por USD 250.000. Que pase último.

112


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

El Sargento Osmita pide que le tomen la medida desde el escroto hasta el glande de su pene. El General queda sorprendido porque la indemnización sería muy poca. —Sargento usted está seguro que esa es la medida que solicita. —Sin lugar a dudas mi General, esa es. El sargento se baja el pantalón, se saca el “chaparro”, el General utiliza la cinta para tomar la medida como la había indicado el Sargento. Pero hay algo que no lo convence del todo. —Sargento, estoy midiendo desde su escroto, estoy recogiendo el prepucio pero yo no veo el glande del pene—mirando sorprendido— ¿Dónde está el glande? — En Irak…

92. Entierro total En cierto pueblo montañoso de la cordillera andina, un grupo de políticos celebraban la convención de su partido. Luego de tres días de una encerrona ideológica deciden regresar a la capital. La carretera de acceso al pueblo era muy peligrosa y los barrancos daban vértigos. En una de las curvas el chofer no pudo controlar el autobús que llevaba más de cincuenta delegados y se fueron por el barranco dando vueltas hasta parar en el lecho del río. 113


Por Marquesi

Un campesino observó todo el accidente desde su casa y como pudo comenzó por su parte a hacer las primeras labores de rescate. No si antes participar a la policía y a las autoridades de tránsito. La prensa, la radio y la televisión, también llegaron. Los primeros rescatistas bajaron con equipos de rapel y se consiguieron con un desastre en la escena del accidente. Pero no consiguieron ningún cuerpo. Reportan al jefe de la unidad de rescate, quién se alegra que no haya víctimas. Los periodistas cuando se enteran corren a entrevistar al único testigo para conocer de buena fuente qué había pasado con los pasajeros: —Señor Domitilio, ¿cuál es la versión de los hechos? — Yo estaba en mi casa cuando escuché el frenazo y luego vi como el autobús caía por el barranco. Salí corriendo para ver de cerca que les había pasado a los ocupantes. Visto el escenario comencé a enterrarlos ahí mismo pensado que el rescate iba tardar mucho tiempo por las condiciones del sitio. —Pero

Señor

Domitilio,

es

increíble.

¿Usted

no

vio

sobrevivientes? —Bueno, yo gritaba por si había alguien vivo. Por allá escuchaba algunos que me contestaban un “sí, aquí estoy”, pero yo también los enterraba porque en verdad yo ya no les creo nada a los políticos…

114


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

93. El peligro es que te vea Vivir en edificios altos no muy separados alimenta el morbo de las personas. Algunas personas pervertidas compran binoculares para espiar a los vecinos. Son muchas las historias de desamores y traiciones, inclusive escenas de locura y hasta de muertes. En general, los moradores intentan protegerse colocando cortinas o papeles oscuros que no permiten que otros incursionen en su privacidad. Pero no siempre las personas pueden, así que se mudan con lo que tengan y planifican comprar a futuro cuando el dinero así lo permita. Una pareja recién mudada en un edificio comentaba sobre esta situación: —Ay, mi amor, necesito que compres una persiana para el balcón, urgente, yo siempre ando desnuda para allá y para acá cuando hago los oficios, y me incomoda que el vecino me pueda estar observando ¿puedes complacerme querido? —La verdad mujer es que yo creo que si el vecino te ve cómo estás de cuerpo, lo más seguro es que sea él quien compre la persiana para su balcón…

115


Por Marquesi

94. Los cachos y el mecenas En una oportunidad el marido llega a la casa más temprano de lo habitual, y al entrar a su cuarto consigue a su mujer con otro: — ¿Qué descaro es este? Sinvergüenza, en mi casa con otro hombre— le hablaba con voz traicionada mientras los apuntaba con un arma. —Espera, mi amor no es lo que tú crees— decía la mujer con el mayor desespero por la sorpresa. — ¿Qué hace ese hombre debajo de la cama? — insistió. —De verdad no se amor que hace allá abajo pero aquí arriba hace maravillas. — ¿Es que tú crees que no estoy viendo nada? Ah, voy a matar a ese cabrón— le temblaba la mano que empuñaba el arma. — Espera un momento, ¿tú sabes quién paga la casa? Este señor que está aquí. ¿Tú sabes quién paga el colegio de los niños? Este señor que está aquí. ¿Tú sabes quién paga la comida de esta casa? Este señor que está aquí. ¿Tú sabes quién paga los vestidos que me pongo? Este señor que está aquí. ¿Tú sabes quién paga las vacaciones de la familia? Este señor que está aquí— le habla en forma calmada pero extremadamente insegura por la reacción del marido.

116


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Ahora entendí— baja la cabeza así como también el arma—. Entonces, si es así que regrese a la cama y lo arropamos no vaya a ser que se resfríe...

95. Recordar es vivir Una pareja de la tercera edad decide celebrar sus bodas de oro con una cena en el restaurante donde se conocieron. Hacen la reservación y llegan puntualmente al lugar. Los esperaba una bella velada. El hombre mientras disfrutaban de una copa de Champagne le insinúa a su mujer que porque no se iban a la parte de atrás y repetían la escena vivida en tiempos mozos. Ella aceptó y salieron al patio del restaurante. El hombre se baja los pantalones y la mujer se quita el vestido. Un policía observa la escena y espera que se consumen los hechos para luego actuar contra ellos por violentar la moral. Sin embargo, su corazón se afloja cuando escucha el diálogo entre los viejitos. El señor toma a la señora por el torso y la empuja contra la cerca y

comienza

con

unos

movimientos

sensuales

que

rayan

lo

extravagante. La velocidad de penetración hace que la mujer se estremezca, se le levantan los cabellos blancos, los ojos del viejo se aclaran llegando al límite de la pasión y caen los dos abrazados, casi

117


Por Marquesi

desmayados con los cabellos chamuscados. Un humo comenzó a salir de sus cuerpos. El policía se le acerca y en vez de reclamarle la exhibición pública del acto sexual, los felicita y le pregunta al señor cuál es el secreto para mantenerse sexualmente fuerte a su avanzada edad. El viejo le cuenta: — Qué cosas oficial, imagínese que queríamos recordar los bellos momentos de nuestro primer encuentro, lo hicimos exactamente igual con el amor y la pasión que nos tenemos, pero en aquella oportunidad la cerca no estaba electrificada...

96. Durabilidad y frescura Dos viejitos, ya exhaustos de tanto hacer el amor, reflexionan sobre una amplia experiencia. La mujer comenta: —Mi amor, siento que tú tienes tu pene como un pan Bimbo. — ¿Cómo es eso querida? ¿Siempre fresco? —No que va, esa vaina nunca se pone dura...

118


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

97. Tiempo para hablar Un pensionado francés había perdido su esposa y la soledad lo estaba matando. Fue al psicólogo para tratar la depresión y éste le recomienda que compre una mascota. Fue a un Petshop y le pide al vendedor que le recomiende un animal para comprarlo. El vendedor se da cuenta que es extranjero y recuerda que tiene un loro que habla francés y español: —Con todo respeto le recomiendo este ejemplar que lo acompañara siempre y usted practicara su idioma. Hay un problema, le gusta hablar demasiado por teléfono. —No importa, ese es el que necesito para mi casa, et voilá. Llega a su apartamento y lo coloca en la cocina, visto que la mayor parte del tiempo está allí porque es muy buen cocinero y disfruta de la culinaria francesa. Así pasó el primer mes, el hombre está muy contento con el animal. Un día revisando la correspondencia, observa que la cuenta del teléfono subió una barbaridad y son puras llamadas de larga distancia para Niza. Levanta la cara y se dirige al loro: —Mira Ismael— lo bautizó con ese nombre porque una amiga de Churuguara tenía uno parecido—, si continuas llamando por teléfono te voy a castigar, il n'y a pas d'autre possibilité. Los meses siguientes la renta telefónica fue creciendo hasta el punto que su pensión ya no le alcanzaba para comer. Decide castigar 119


Por Marquesi

al loro clavándolo con las alas abiertas en la pared por un mes. Sucede que enfrente del loro estaba un crucifijo de madera. El primer día comienza a hablarle en español y francés: —Épale, épale, INRI….INRI, háblame por favor, Parle moi s'il te plait — repetía exactamente lo mismo desde la mañana, ya en la tarde estaba perdiendo la voz pero insistía. El hombre que estaba clavado en la cruz se da cuenta de la insistencia del loro y le responde: —Dime querido animal, ¿en qué puedo ayudarte? —No quiero que me ayude, lo que necesito es que hable conmigo porque tengo prohibido hablar por teléfono, dime una cosa ¿cuánto tiempo tiene clavado en esa cruz? —Tengo ya más de dos mil años. — ¿Qué? — grita con el mayor asombro— ¿Y cómo para dónde llamabas tú?...

98. Gesto de buena voluntad Había una gran fiesta, la música estaba de lo mejor, todo el mundo andaba emparejado. Ronceto estaba en una esquina libando un fino licor pero no encontraba a nadie para bailar. Siguió escuchando la música y ya los pies bailaban solos. Bajo los efectos del embellecedor decide sacar a bailar a una joven 120


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

que estaba en silla de ruedas. El detalle es que le faltaban los brazos y las piernas: —Bailamos—se lo pide abrazándose y moviendo las caderas. —Si usted quiere yo no tengo problemas. La agarró de la silla y la abrazó cuando arrancó el merengue de Wilfrido Vargas, “El Barbarazo”. Hicieron una rueda entre los bailarines, le toco a Ronceto con su pareja bailar en el centro. Estaban con la mejor coreografía. Cuando alguien gritó: —Suéltala para que se defienda… Ronceto la ha soltado en una vuelta y la joven cae de golpe en el piso. Con una gran pena la recoge y le dice que lo disculpe. La lleva a la silla de ruedas y la muchacha le pide que la lleve a la casa, que está cerca, pasando el parque. En eso la muchacha le dice: —Esta noche ha sido muy divertida para mí y de la única forma que puedo agradecerte es haciendo el amor contigo. —Pero ¿cómo hacemos? — le dice entre extrañado y sorprendido. —Vamos al parque. Hacen el amor hasta que sale el sol. La pareja decide que estaba bien por esa noche. Ronceto la lleva a su casa, con una pena muy grande porque ya el efecto del licor estaba pasando. Toca la puerta de la casa y sale el padre de la joven: 121


Por Marquesi

—Buenos días, feliz pareja— le da la bienvenida mirándolos de arriba abajo. —Buenos días, fue una gran fiesta. Aquí le traigo a su hija. —Caramba usted si es gentil, siempre tengo que ir a buscarla al parque porque todos los demás me la han dejado colgada en el columpio…

99. Penitencias acrobáticas Es impresionante la cantidad de sobrinos que tienen los curas de las iglesias de los pueblos. Siempre son los más populares entre los feligreses, en especial, por las mujeres que acuden al confesionario. En un pueblo italiano había uno de nombre Balduino, que tenía un sobrino muy consentido pero que era muy vago, no quería trabajar, no hacía ningún deporte. Se la pasaba encaramado en los árboles, brincado de allá para acá. El Padre Balduino siempre lo sermoneaba, pero no hacía caso. Un día se escapó de la casa y no regresó más. Cierta vez, muchos años después, una caravana de un circo pasaba por el pueblo y uno de los empleados le pide al dueño que por favor se detengan que él quiere saludar a su tío. Observa una inmensa fila antes de llegar a la iglesia, la mayoría mujeres de la tercera edad. Como no tiene tiempo para hacer la cola, va a la casa parroquial y allí 122


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

pregunta por su tío. La persona que lo recibe le dice que hoy es el día de confesión y que el padre Balduino está en el confesionario pero que ya le manda avisar de su presencia en la casa de Dios. Sale el monaguillo de la iglesia y lo hace pasar. Algunas viejas en la cola refunfuñaron. Aclara que no será ninguna confesión no hay pecados. El sobrino se arrodilla y le dice al confesor: —Padre Balduino, acúseme que he pecado. Soy su sobrino, el fugado. —Sobrino querido cuánta falta me has hecho, estoy muy contento que me hayas visitado. Dime ¿cómo has hecho para ganarte la vida? —Bueno fue muy difícil para mí llegar a mi profesión, porque es muy riesgosa, ahora soy el trapecista principal del circo. —Alabado sea el Señor, que interesante. Tú me podrías hacer una exhibición para mi deleite. El sobrino sale del confesionario, corre hasta el púlpito, hace un triple mortal hacia adelante, un spagat, luego un salto alto hasta los candelabros, pasa de brazo en brazo, cae en el suelo, vuela entre los bancos, hasta que finalmente hace una vuelta canela hasta salir por la puerta de la iglesia. Claro, esto lo están presenciando todos los feligreses que están en la fila para confesarse. De pronto salen en

123


Por Marquesi

estampida. El monaguillo alcanza a conversar con una señora y le pregunta: — ¿Qué pasó? ¿Por qué corren de esa forma tan despavorida? —Si ese hombre no se confesó, imagine la penitencia para quienes tenemos pecados…

100. El cuñado no tiene precio El portugués Farías atendía un puesto de verduras en el mercado principal junto con su hermana Sol, que era solterona. Ella se encargaba de organizar las verduras, en especial, los pepinos. Una vez su hermano observa que agarra uno muy estilizado lo mete en el bolso y se despide hasta el siguiente día. Cuando llega en la mañana lo acomoda en la parte de abajo, escondido muy estratégicamente. Cuando van a cerrar la hermana nuevamente agarra el pepino, lo mete en el bolso y sale disparada para la casa. Un mediodía, Sol se siente muy mal del estómago y pide permiso porque necesita ir al médico. Farías no tiene problema en suplirla. Una señora de un comedor escolar llega a realizar la compra de la semana y empieza a seleccionar todo lo que quería comprar y se depara con un pepino que estaba brillante casi plastificado y lo toma

124


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

para su compra. Terminada la selección va a la caja a cancelar el pedido. Farías empieza a sacar la cuenta: —Vamo vere, dois kilos de cambures, dois kilos de papas, um de auyama, um de cenoura, um de remolacha, ¿pepino?— el último producto no lo pesó y se sintió su voz muy melancólica. — ¿Qué pasa portugués? ¿Por qué no metiste ese pepino en la cuenta? —Senhora, não posso vendere esse pepino. — ¿Cuál es el problema? ¿Qué lo hace tan especial que no quiera venderlo? —Não posso vendere porque esse ai é o meu cunhado...

101. Robo monótono Una pareja decide ir al circo, ella una impresionante catira ojos azules, el un hombre de color, casi morado. Se sientan en la sección V.I.P. para asistir a los actos acrobáticos y el show de los payasos, antesala para el cierre que era el encuentro con los animales. Todo se desarrollaba normalmente hasta que el show se detiene y por los parlantes anuncian que se ha perdido un mono. Ordenan evacuar las gradas y comienza la búsqueda del simio.

125


Por Marquesi

Todas las personas son interpeladas por el personal de seguridad intentando dar con el paradero del animal. En el preciso instante que la pareja dispareja quería pasar el umbral de la salida son detenidos por el guardia de seguridad. — Mire señora, ¿para dónde va usted con ese mono? Con mucha rabia por la falta de respeto del vigilante, el hombre le responde airadamente: — Usted si es falta de respeto, cómo se le ocurre decirle eso a mi mujer. Sorprendido por la actitud del hombre se dirige nuevamente a la mujer: — Señora usted si es brava, se va a llevar al que habla…

102. Los números no fallan Un señor sufría de un estreñimiento terrible. Ya tenía casi tres meses que no iba al baño. Había consultado a todos los expertos en Venezuela y no encontraban la causa ni la cura de su taponamiento. Viajó a los Estados Unidos, Europa, China, Rusia y nada de nada. Muy preocupado, ya con la barriga a estallar, sin gases que lamentar, habla con un amigo para contarle todo su malestar que afectaba gravemente su salud. El amigo muy preocupado le dice: 126


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— Mire mi amigo, lo que la ciencia no ha podido seguro que el numerólogo lo va a ayudar, ese no tiene falla, los números te ayudarán a solucionar tu problema. —Usted cree amigo— le dice con desgano—. De verdad ya no creo en nada. Espero la muerte resignado por la no evacuación. — Insisto que debe ir, aquí está su tarjeta. No me quedará cargo de conciencia porque hice lo correcto para ayudarlo. El hombre pensó «Y si mi amigo tiene razón, total no tengo nada que perder mejor voy a visitar al numerólogo». Así fue y se presenta al día siguiente en la consulta: —Buenos días, estoy por aquí por un grave problema de estreñimiento—le explica con el mayor desgano. —Sí, correcto, su amigo me llamó y me adelantó su caso. Vamos a comenzar a preparar su fórmula pero necesito información. A ver cuál es la fecha de nacimiento, en números por favor. —05, 06 y 74. Inmediatamente el numerólogo toma una pequeña escalera, se sube para tomar algunos frascos que estaban numerados. Contenían polvos químicos para las combinaciones basadas en su interpretación de los números contra las enfermedades. Tomó un recipiente de aluminio y vertió en forma proporcional el frasco N° 05, el 06 y el 74, revolvió bien la muestra. En seguida le pregunta: 127


Por Marquesi

—Dígame su edad y el número de hijos, recuerde sólo números. —42 y 2. Nuevamente se sube, toma los frascos identificados con los números indicados, y vierte el contenido en forma proporcional en el recipiente. Vuelve a mezclar con una paleta metálica. Y le hace la siguiente pregunta: — ¿Cuánto mide usted en centímetros? ¿Cuál es la medida de su barriga?, sólo número. —182 y 120. Impresionado con la medida de su circunferencia abdominal toma los frascos etiquetados con esos números y los mezcla con el contenido del recipiente dándole vuelta con la paleta metálica. Vuelve a preguntar: — ¿Cuál es su dirección?, recuerde sólo número. —Carrera 25 entre 11 y 12. —Le he dicho en reiteradas ocasiones que sólo los números me interesan. —Disculpe usted. Son 25, 11 y 12. Repetida la mezcla de los contenidos proporcionales de los frascos en el recipiente, le indica: — ¿Cuál es el número de su casa?, sólo números. —11 y 50. 128


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

Terminada la mezcla definitiva se la da a tomar de un solo trago para que pueda hacer efecto. Le dice que vaya tranquilo que con toda seguridad estará mejor y se le regularizará la evacuación de sus heces. Al día siguiente, el hombre llega al consultorio del numerólogo, muy sonriente, con una barriga ya más desinflada, con un mejor semblante, sin angustia. Se nota feliz y complacido. Se dirige al numerólogo en buenos términos: —Estoy muy contento porque la recomendación de mi amigo fue atinada. Usted es maravilloso, lo que la medicina tradicional no había solucionado, el señor con su receta basada en combinaciones de números ha hecho que yo tenga una paz espiritual sin estreñimiento. De verdad muy agradecido por sus atenciones. —Caramba señor, gracias por la deferencia en sus palabras, no esperaba tanto ¿cómo fue esa experiencia? —Imagínese que hice una espectacular evacuación de mis heces, fue extraordinaria la cantidad por lo más de tres meses sin poder ir al baño, lo único donde su fórmula estaba equivocada fue en la dirección. Me hice en mis pantalones faltando una cuadra para llegar a mi casa…

129


Por Marquesi

103. Un fiel reflejo Una señora de alta moda sale muy orgullosa con su enorme peinado del salón de belleza. Necesita comprar en la carnicería del portugués la carne para la semana. Entra al local y ve con asombro una cabeza de un animal: —Caramba señor, me puede decir si esa es una cabeza de cochino. —Não senhora, isso aí é um espelho...

104. Sonidos raros Un anciano, ya mayor de noventa años, acude a la cita con el psiquiatra para plantearle un trastorno en su conducto sexual: —Buenos días, Doctor. De verdad, cuando estoy haciendo el amor siento que me “chiflan”, son muchos silbidos, ¿usted qué opina? —Y que pretende usted que a su edad lo aplaudan...

105. La última pieza Un odontólogo duda entre hacer la extracción de una pieza dental o hacer el tratamiento de conducto:

130


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Señora, este es el último molar, el tratamiento de conducto tiene un precio muy superior a la extracción. Debe tomar la decisión, pero recuerde que es la última. —Con sinceridad doctor yo estoy muy alcanzada de dinero y mejor será que la extraiga. El doctor prepara la silla, prepara la anestesia tópica y la jeringa con la anestesia para evitar el dolor en la extracción. La anciana abre su boca, se inicia el procedimiento pero la muela tiene una raíz muy larga lo que dificulta sacarla. Siendo así, el doctor le aplica una técnica de fuerza controlada y ya cuando va a salir la pieza, la mujer se ha tirado un viento muy sonoro y grita un ayayay. El odontólogo sorprendido le dice: —Caramba mi señora, si yo he sabido que la raíz le llegaba hasta el trasero era mejor hacerle el tratamiento de conducto…

106. Peligro inminente La maestra se despide de una manera muy cordial de Marfelito cuando se termina la clase: —Marfelito, estudia mucho, hasta mañana. —Hasta mañana, Maestra…si amanezco vivo. La maestra se quedó un poco pensativa ya que no esperaba esa respuesta. La mañana siguiente iba a prestar más atención en el 131


Por Marquesi

comportamiento del niño para intentar saber el porqué de su respuesta. No observó nada extraño, por el contrario era un niño muy alegre y compartía mucho con sus compañeritos. Terminada la clase la Maestra le habla: —Marfelito, recuerda estudiar, mucho juicio, hasta mañana—le decía como queriendo insistir con su seguridad. —Hasta mañana, Maestra…si amanezco vivo. —Dime una cosa Marfelito, de verdad no entiendo tu despedida, ¿cómo es eso que si amaneces vivo? —Querida Maestra, lo que pasa es que yo duermo entre mi papá y mi mamá, y todas las madrugadas escucho que mi papá le dice a mi mama, “pásame el chiquito para echarle machete...”

107. Futuro prometedor Estaban los animalitos de la selva reunidos para saber que iban a ser en el futuro: —Yo cuando sea grande, voy a ser un Gorilón— Dijo el monito. — Yo cuando sea grande, voy a ser un hipopotamón— Dijo el hipopotamito. — Yo cuando sea grande, voy a ser un León— Dijo el leoncito.

132


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— Yo cuando sea grande, voy a ser un Culebrón— Dijo la culebrita. En eso uno de los animalitos estalla en llanto, los demás compañeros

lo

miraban

con

compasión,

estaba

realmente

inconsolable, era el cabrito…

108. Haz bien sin mirar a quien Una mujer necesitaba darse un refrescamiento en su órgano genital. Acude al cirujano plástico y le explica: —Doctor necesito que me ayude a resolver un problema de estética de mi vagina. Resulta que por la actividad sexual en estos dos últimos años, que incluye los dos partos, los labios se estiraron tanto que no puedo usar bikini, porque es impresionante como se nota. Los hombres clavan sus miradas lo cual siempre me incomoda. ¿Qué se puede hacer? — Ay Señora, eso sí es un problema, pase para ver cuál es la dimensión de su problema. La mujer abre las piernas y el cirujano queda sorprendido con el tamaño de los labios de la vagina. Esa anomalía necesitaba una cirugía correctiva lo más pronto posible: —Señora, si está de acuerdo podemos fijar la fecha y los honorarios ¿usted decide? 133


Por Marquesi

— Si Doctor, no tengo problema con el tiempo ni con el dinero, lo que sí le voy a pedir es el mayor sigilo. Mis amigas además de ser muy envidiosas me tienen una mamadera de gallo por lo que quiero darles una sorpresa. Ni a mi esposo le voy a decir, voy a aprovechar sus quince días fuera del país para realizarme la cirugía. —Seguro, juramento de médico es sagrado, puede contar con el secreto profesional. Planificada la operación y efectuada con éxito, la mujer comienza despertarse de la anestesia general. Al lado de su cama había tres ramos de rosas rojas. Las miró con detenimiento y se dirige al Doctor: —Qué pena Doctor, le pedí que no fuera a decir nada pero me encuentro que hay tres ramos de flores, necesito una explicación. —Muy bien. Uno de los ramos se lo envié yo porque ha sido una muy buena paciente. El segundo, lo mandó la enfermera, ya que usted fui amable con ella. — ¿Y el tercero? —pregunta angustiada. —El tercero, es de un joven de la sección de Quemados del hospital, que agradece a la donadora por sus nuevas orejas...

134


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

109. Pase sin avisar Una ambulancia llega al hospital trayendo a un señor que ha sido atropellado por un camión volteo. Los paramédicos hicieron lo posible para reanimarlo y lo pasan directamente a la sección de cuidados intensivos. Los médicos lograron salvarlo. Cuando ya vuelve en sí, luego de tres días en coma, el Doctor le habla: —Señor que alegría que usted haya recuperado la conciencia y es muy oportuna su recuperación. Fíjese que sus familiares y amigos han estado pendiente de su salud. Y quien ha estado preocupadísimo fue el señor que le causó el accidente. Por cierto ¿usted le permite pasar? —Pues claro que puede pasar — responde con una voz muy baja y que refleja el dolor de sus heridas—, pero eso sí, dígale que deje el camión afuera...

110. Egocentrismo total Un argentino galán, muy sobrado, llega a un bar y observa que todas las mujeres y los hombres notan su presencia.

En

ese

momento

se

levanta

una

rubia

despampanante y le da un beso rabioso. El hombre no se sorprende de esos arrebatos de locura, dice que está acostumbrado a esas

135


Por Marquesi

escenas, es irresistible. Invita a la chica a tomarse un whisky y le dice: —Yo sabía que no te ibas a detener con ese ataque frontal, Dios me hizo bello, millonario y argentino, qué más puedo pedir. —Ya se— le dice con brillos en los ojos—, una mujer tan bella como yo. —La verdad no es mala idea que usted haya aparecido. Yo te puedo llevar en mi Ferrari para cualquiera de mis pent-houses, el que tú escojas— lo dice todo seguro de su control en el momento. Llegan al apartamento, se toman otro trago, se abrazan, se besan, el hombre comienza a meter mano y la mujer lo agarra para detener su ímpetu sexual: —Espera un momento, no vaya tan rápido aún no hemos hablado de dinero— le habla la mujer con una voz esperanzadora y a la vez retadora. —Muy bien— se levanta y se mira en el espejo, donde se refleja su forma arrogante—, no te preocupes, que yo no pienso cobrarte nada...

136


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

111. Amistades peligrosas Se realizaba una elegante recepción en un hotel cinco estrellas cuando un grupo de antisociales en una operación comando toma el control del sarao. El que comanda la operación grita a todos los asistentes: —Todas las mujeres, las malvadas, las osadas, las sin corazón, las regaladas, las mal habladas, las mal paridas, las envidiosas, las monta cachos, póngase de este lado del salón. Una vez que todas las mujeres se colocaron en la posición indicada, eso sí todas asustadísimas, el comandante se dirige a los hombres: —Todos los hombres, cabrones, mal paridos, desgraciados, ladrones, estafadores, maricas, mal hablantes, políticos, póngase de este lado del salón. Después de la separación de los hombres y de las mujeres, un viejito se queda en el medio, inmovilizado, observando los dos grupos. En su mano tiene un vaso de whisky, que lo revuelve con el dedo de la otra mano y al final se lo chupa, está muy confundido con lo que sucede. El comandante lo observa y le grita: — Viejo marica ¿y usted qué? ¿Qué hace ahí parado en medio del salón? — Aquí estoy, avergonzado por todas mis amistades… 137


Por Marquesi

112. Los mandamientos Un día Araujito llegó corriendo a la iglesia a hablar con el cura, ya que le habían robado la bicicleta: —Padre necesito que me colabore para poder encontrar mi bicicleta, es mi único medio de transporte, me lleva a mi trabajo y así puedo llevar el sustento a mi familia. Ayúdeme, Padre. —En verdad es bien lamentable lo que te pasó hijo mío, pero dime ¿cómo te puedo ayudar? —Muchas gracias padre, sí que me puede ayudar y mucho. El domingo en la misa principal usted se dirigirá a todos los feligreses y les recordará los diez mandamientos. A cada mandamiento que señale debe acompañarlo con un ejemplo. — Eso está muy bien, pero no entiendo cómo podré ayudarte a encontrar tu bicicleta— le comenta el padre un poco confundido. —Le voy a poner un ejemplo. El primer mandamiento se refiere a amar a Dios sobre todas las cosas, pues bien, usted dice que los feligreses cumplen siempre con este mandamiento cuando están en la casa del señor. Así sigue hasta que llegue al mandamiento No robarás, entonces, dirá que me han robado la bicicleta y eso es un pecado. Es posible que alguien le dé remordimiento de conciencia y me la devuelva.

138


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

—Eso está muy bien, pero voy a dejar para lo último el mandamiento que señala que no desearás la mujer del prójimo— lo dice con cierto aire de satisfacción. —Padre por favor repítame ¿con cuál mandamiento cerrará? — se quedó muy pensativo como si tratará de recordar algo. —No desearás la mujer del prójimo— lo repite con el mayor entusiasmo. —Padre, olvide la ayuda que le pedí, ya recordé donde fue que dejé la bicicleta…

113. Cachicamo trabaja para lapa Dos nalgas mantienen una conversación sobre la raya que las separa. Una de ellas le dice a la otra: —Que injusticia, nosotras somos las que levantamos y la que disfruta es la peluda de enfrente. — No solo eso, solo cuando ella está indispuesta es que nosotras somos útiles para cuando el tipo se pasa de la raya...

139


Por Marquesi

114. La mejor empleada Luego de una discusión entre la dueña de la casa y la empleada doméstica, la primera decide despedir a la trabajadora: —María, usted se tiene que ir porque no estoy satisfecha con su trabajo. —La señora me está botando porque yo soy mejor que usted. — ¿Quién le dijo esa barbaridad? —Su esposo, señora. —Pues ahora con más razón te boto. —La señora me está botando porque yo estoy más buena que usted. — ¿Quién le dijo esa barbaridad? — nuevamente le pregunta la señora. —Su esposo, señora. —Mire, ya estoy harta de usted, mejor recoja sus cosas y se larga. —La señora me está botando porque yo soy mejor que usted en la cama. —No me vaya a decir que mi esposo también se lo dijo. —No que va señora, fue Ismael su chofer…

140


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

115. Hay poco tiempo Una señora recibe un diagnóstico por parte de su médico, no son buenas noticias: —A la señora sólo le quedan nueve horas de vida. Su esposo la acompaña en su regreso a casa. Como a las diez de la noche la pareja decide que es mejor aprovechar el tiempo haciendo el amor por lo que resta de la vida de la mujer. Hacen el amor, una, dos, tres, cuatro, cinco veces, pero ella pide más y más. El marido la detiene y le dice: —Amor por favor detente, recuerda que yo tengo que levantarme temprano y tú no…

116. Cápsulas de la sabiduría Estaban dos locos conversando sobre medicina cuando el director del manicomio pasa y se interesa en lo tratado por ellos. Observa que tienen como especie de cápsulas en un recipiente de vidrio. Se detiene y los interroga: — ¿Qué es eso que contiene el frasco? —Son cápsulas de la sabiduría. — ¿Cápsulas de sabiduría? — muy sorprendido le repite en forma de pregunta.

141


Por Marquesi

—Sí, usted se toma una rápidamente comienza a adivinar. — ¿Dónde consiguieron esas cápsulas? —Nosotros inventamos la fórmula ¿le gustaría probar una? Con bastante reserva pero con mucha curiosidad el doctor agarra una, la mastica y reacciona: —Pero esto sabe a mierda—les reclama y luego escupe con asco. —Como puede ver mi querido doctor, los efectos son impresionantemente rápidos, ya está comenzando a adivinar...

117. Lo dulce del placer En la clase de Biología, el profesor estaba explicando el alto contenido de azúcar en el semen pero fue interrumpido por una alumna muy aventajada: —Si entendí bien, profesor, usted está diciendo que hay mucha azúcar ¿es tanto así? —Si señorita— respondió el profesor. — Entonces, usted puede explicarme por qué no sabe dulce. Después de un breve silencio todos los alumnos se rieron hasta decir basta con la aseveración de su compañera de clases. La muchacha se moría de la vergüenza una vez que se dio cuenta del “chinazo”. Sin embargo, el profesor le hace la aclaratoria correspondiente: 142


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

— El dulce del semen no se detecta porque las papilas gustativas que mandan la señal al cerebro se encuentran en la punta de la lengua y no en lo profundo de la garganta…

118. Y el título llegó Un abuelo muy orgulloso de su nieto siempre tenía la oportunidad de hablar por Skype con él cada vez que se conectaba a internet. Lo había criado desde muy pequeño. Cierta ocasión estaba hablando con el niño y tenía un compadre al lado para mostrarle a su pequeño. Le dice al amigo que quien está con la Tablet es Título, lo llamo así por cariño, realmente se llama Héctor José. El compadre siente curiosidad por el sobrenombre del niño. El abuelo le comenta que parece extraño pero tiene su historia. Cuenta que un día su hija mayor se fue a estudiar a la Universidad de Los Andes, en Mérida, y al despedirse le promete a su padre que cuando regrese, le haría sentir muy orgulloso, ya que se iba a traer un título. Así fue, no terminó la carrera y regresó con ese muchachito…

143


Por Marquesi

119. Sin armas para la traición Un tío que no había podido tener descendencia con su actual esposa, estaba muy orgulloso de su sobrino. Hacía todo lo posible por complacerlo porque el niño era terrible por la lengua. El muchacho estaba siempre pendiente de todo lo que pasaba en la familia, tanto lo bueno como lo malo. Si llegaba a sus oídos lo malo se encargaba de mamarle gallo a su familiar hasta decir basta. Cierta vez fueron al cine y una vez terminada la película lo invitó a su casa para que saludara a su esposa, que tampoco era santa de su devoción. Llegan a la casa y consiguen a la mujer con otro hombre. El tío se encoleriza, no haya que hacer, ni pensar en lo que iría a comentar su sobrino. En eso el sobrino le dice: —Pero tío, que le ha hecho su mujer, lo está traicionando, mátelos, mátelos—se gozaba el momento. — Sobrino, yo no tengo arma de fuego, ¿cómo hago? —Vaya a la cocina, busque unos cuchillos, pero mátelos, mátelos— con la mayor cizaña lo repetía. — Todos esos cuchillos no están afilados, ¿cómo hago? — Entonces, embístalos, si embístalos, con los cachos que le están montando…

144


Meros, sendos, insanos y puros cuentos

120. Suicidio frustrado Un hombre que le faltaba un brazo decide suicidarse. La causa: su incapacidad. No le daban trabajo en ninguna parte. Su familia estaba pasando por una situación terrible. Con el último dinero que tenía se compró un revolver. El día que decide acabar con su vida se va al parque de su urbanización. Carga el arma y se la lleva a la cabeza. En ese momento a la distancia observa que viene un hombre sin los dos brazos, muy sonriente, con un movimiento en su cuerpo que pareciera que estuviera bailando un merengue. Baja el arma y piensa «como son las cosas, a mí me falta un solo brazo y a ese señor los dos, se ve tan alegre, y aquí yo tratando de quitarme la vida». En eso detiene al hombre y le pregunta sobre su alegría por la vida: — Mire señor, hace un minuto había decidido acabar con mi vida por culpa de mi brazo faltante pero al verlo a usted con ese ritmo de merengue y esa manera de andar, a pesar de que no tiene los brazos, recapacité ¿cómo hace usted para darle sabor a la vida? — Hermano, para serle franco, ese movimiento de merengue lo aprendí en un curso de bailoterapia, es la única manera que tengo para rascarme cuando tengo una piquiña en mi trasero…

145


Por Marquesi

Referencia bibliográfica De la calle, Cuentos (2016) Lo cotidiano del humor. Ciudades y Pueblos de Brasil, Chile, Colombia, México, España, Cuba y Venezuela. Marquesi Ediciones.

146


Meros, Sendos, Insanos y Puros Cuentos. Por Marquesi Nada le faltaba Un niño le habla a su padre desde dentro de su corazón, en una escena bien conmovedora: —Papá, tengo hambre, tengo frío, tengo sed, tengo miedo, tengo rabia... —Pero hijo, tienes todo y te quejas, qué barbaridad...

Piropeando

De pelicula ¿En qué se diferencia un director de una película de acción de un director de película porno? En la forma de dar las órdenes para la escena. El primero dice: luz, cámara y acción. El segundo: luz, cama y erección...

Pasa una morena con un trasero descomunal, como las corredoras de Jamaica en la última olimpiada celebrada en Rio de Janeiro. Un borracho la mira y le dice: —Mi amor, eso es mucha alegría para un supositorio...

Profile for Miguel Camacaro Ediciones

Meros, sendos, insanos y puros cuentos  

Recopilación de historias, cuentos y chistes.

Meros, sendos, insanos y puros cuentos  

Recopilación de historias, cuentos y chistes.

Advertisement