Page 75

encuentro familiar, Beatriz Saraí los abrazó y besó, diciéndoles: ─Los amo. Nunca dejaré de agradecer a Dios por la familia que tengo. Por su parte, Magaly aprendió una gran lección: debemos ser obedientes y considerados con nuestros padres al igual que contribuir en todo momento para que la tranquilidad reine siempre en nuestro hogar.

75

Mis cuentos infantiles  

Siempre he tenido la preocupación por inculcar valores a los niños. Como madre, abuela y educadora, estoy consciente que la educación comien...