Page 51

Muy preocupado el elefantito le comentó a su querida maestra lo que le pasaba. Ella le dijo que no todos somos iguales, tenemos limitaciones para realizar ciertas actividades, pero a la vez poseemos habilidades que nos permiten destacarnos en otras. Para demostrárselo, la docente organizó unas competencias, donde el ganador sería el que lograra arrastrar el tronco más pesado de un árbol. Armando resultó el vencedor. El elefantito Armando lucía orgulloso su medalla de oro, estaba feliz por ser el más fuerte, sus padres y amigos le brindaron un caluroso aplauso. Su maestra lo abraza emocionada. 51

Mis cuentos infantiles  

Siempre he tenido la preocupación por inculcar valores a los niños. Como madre, abuela y educadora, estoy consciente que la educación comien...

Advertisement