Page 48

menor. Carmen realizaba la limpieza y Jorge jugaba en su cuarto. El travieso monito fue a la cocina a buscar un cambur. Dejó caer las conchas en el piso y regresó a su habitación. De repente escuchó los gritos de Carmen. La nana se había resbalado con las conchas de cambur y estaba tirada en el piso muy adolorida. El asustado monito corrió a pedir ayuda. Tocó la puerta de la vecina: la mona Aura. Ésta se comunicó con su amiga Alejandra. Rápidamente llevaron a Carmen al doctor. Afortunadamente no tenía fracturas, pero le indicaron reposo.

48

Mis cuentos infantiles  
Mis cuentos infantiles  

Siempre he tenido la preocupación por inculcar valores a los niños. Como madre, abuela y educadora, estoy consciente que la educación comien...

Advertisement