Page 28

Por la mañana desayunaron y salieron a la carretera a esperar el bus para regresar a su casa, no sin antes agradecer a la familia de Antonio por las atenciones brindadas. Leonardo quedó maravillado por la amabilidad de esta familia tan pobre. En forma desinteresa los habían invitado a pasar la noche en su humilde y cálido hogar. Desde ese día, Leonardo y su familia visitan con frecuencia a sus nuevos amigos. Les llevan comida, ropa, zapatos y juguetes.

28

Mis cuentos infantiles  

Siempre he tenido la preocupación por inculcar valores a los niños. Como madre, abuela y educadora, estoy consciente que la educación comien...

Advertisement