Page 27

quedaba en la montaña. En el camino, en plena subida, el carro se apagó. Todos se bajaron rápidamente del automóvil, el cual rodó por un barranco y quedó inservible. Caminaron un poco y comenzó a llover. Fue entonces cuando vieron una humilde casita. Allí vivía otra familia de lobos integrada por papá Antonio, mamá Teresa y dos lobitos menores que Leonardo. De inmediato, les dieron leche caliente y ropa para dormir. Los lobitos jugaron con Leonardo hasta que los venció el sueño y se quedaron rendidos en unas colchonetas.

27

Mis cuentos infantiles  

Siempre he tenido la preocupación por inculcar valores a los niños. Como madre, abuela y educadora, estoy consciente que la educación comien...

Mis cuentos infantiles  

Siempre he tenido la preocupación por inculcar valores a los niños. Como madre, abuela y educadora, estoy consciente que la educación comien...

Advertisement